Compartir

Las chatarreras empezaron a quejarse de que habrá pérdida de empleos.

 

 

Héctor García

 

México es el primer país del mundo con el mayor consumo de refresco que provoca más de 23 mil muertes al año asociadas a la diabetes, según cifras de la Secretaría de Salud Federal.

Eso sin contar con el consumo de productos chatarra que colocan a la nación Azteca en el lugar número dos en obesidad, solo detrás de Estados Unidos.

Ante dicha situación, autoridades de la Ciudad de México, anunciaron que junto con diputados locales revisarán la ley anti chatarra que legisladores oaxaqueños aprobaron prohibiendo este tipo de productos a menores de edad.

Señalaron que la pandemia que enfrenta el país por el SARS-CoV-2, exhibió la frágil salud de los mexicanos por la mala alimentación, basada en productos procesados, industrializados, ricos en grasas saturadas, altas cantidades de azúcar y otros componentes sin ningún valor nutricional.

Recordaron que el gran consumo de refrescos en la capital y el resto del país, provoca enfermedades graves y crónicas ante la ciudadanía que se hacen más notorias en una situación como la vive hoy en día la sociedad.

Por ello, el GCDMX anunció que junto con el Congreso local revisará la ley, pues su objetivo será alinear la estrategia de gobierno en materia de una buena alimentación de los capitalinos, con la del gobierno federal de “salud en tu vida”.

 

Dato: 7 de cada 10 menores de edad sufre obesidad, por el alto consumo de productos procesados y bebidas azucaradas.