¡Beto, dictador en 2 bocas!

¡Beto, dictador en 2 bocas!

434
0
Compartir
FOTO: PRESIDENCIA /CUARTOSCURO.COM

LA PLATAFORMA

LINO ZENTELLA

@LaPlataformaML

LAS DENUNCIAS PÚBLICAS NO SE REFLEJAN EN LAS AUDITORÍAS

En la Administración Portuaria Integral (API) Dos Bocas, Paraíso, pegado a donde se construye la nueva refinería supervisada por @rocionahle, me denuncian que hay un dictador en plena Cuarta Transformación.

Se trata del director ALBERTO SÁNCHEZ JUÁREZ, quien precisamente fue apadrinado por la secretaria de Energía, quien se sacó la lotería hasta ahora, desde que comenzó a trabajar en su plaza neoliberal como subgerente Técnico de Proyectos desde el 2001 en donde obstruía los proyectos de inversión, innovación y crecimiento portuario, culpando a todos los involucrados comisionados a las responsabilidades de los proyectos de obra.

Ahora que es el mandamás, no ha hecho más que llenarse la boca de que por él existe la API (¡Hágame usted el favor!) y sólo se centra en quedar bien con su «madrina y los de arriba» con el tema de la refinería…

Recientemente con la situación de la pandemia, aún con una muerte confirmada dentro de su plantilla laboral, ni siquiera se «mosqueó» para tomar medidas más inteligentes y no arriesgar más al personal, situación que quedó expuesta en las redes sociales, en donde le reclamaron su negligencia, actitud prepotente, mala administración y sobre todo, corrupción…

Curiosamente, que no se reflejan en las auditorías del Órgano Interno de Control del que sospechan está manipulado, porque solo saben dar carpetazos… acusan ciertos personajes inmiscuidos en el tema.

Cuando llegó, uno de los compromisos era limpiar los puestos de mandos corruptos, pero no cumplió y el presupuesto público sigue estando en manos de los mismos rufianes al grado que mientras Petróleos Méxicanos (Pemex), está finiquitando el outsourcing por décadas de corrupción y sobre costos, SÁNCHEZ JUÁREZ prefiere subcontratar más personal de outsourcing a los ojos de todos.

Bueno, basta con decirle, estimado lector, que ni siquiera ha querido promover algún nombramiento en el cargo que dejó.

Quizás lo guarda -como as bajo la manga- por si alguien le machuca los dedos con la puerta… Habrá más.