CEDA, nido de ratas y de infección

CEDA, nido de ratas y de infección

622
0
Compartir
FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM

Diario se generan miles de pesos por fraudes, extorsiones y hasta por pago de derecho de piso, al Cártel de Jalisco

CIUDAD DE MÉXICO.– La Central de Abasto (CEDA) se ha convertido en nido de ladrones, permea la corruptela, fraude con rifas fantasma, pago por derecho de piso, cobro a ambulantes por renta indebida en áreas comunes, vivales que esquilman a los carretilleros, ambulantaje prohibido y hasta los rateros del dos de bastos –quienes extraen el dinero de la ropa del incauto con dos dedos.

En entrevista con varios bodegueros, que pidieron omitir sus nombres, se quejan de una banda delictiva que se autodenomina Cártel de Jalisco, que exigen pago de piso y hay quienes han sufrido robos en sus locales o accidentes, por negarse.

También hablan del regreso de rifas, que son como una tanda que juntan entre los locatarios, 20 números de 500 pesos y solo dan un premio de mil pesos. Estas rifas habían sido erradicadas por la dirección de CEDA, pero están de regreso.

Nuestros entrevistados exponen: “La División de Normatividad, que se encarga de cumplir el reglamento de procedimientos del mercado más grande de América, lucra con áreas comunes que se han saturado, ocasionando un tumulto entre clientes y vendedores que estorban en los pasillos, y que ante la presencia de la pandemia, CEDA se convierte en un foco de infección de Covid. Estos espacios en pleno tránsito los alquilan por ocho mil pesos, pago del permiso y 300 pesos semanales por cada uno y se estima una cantidad conservadora de cuatro mil personas del comercio informal.

Añaden: “durante muchos años, en Normatividad estuvo al frente Antonio Caballero, y a la vez era presidente de una asociación civil llamada Bloque de Izquierda y los afiliados a su organismo recibían los permisos para operar a sus anchas. El señor era juez y parte. Todavía lo vemos por aquí”.

“Otro negocio: las camionetas foráneas que vienen de otros estados cargadas de productos variados y se les otorga un lugar dentro de las vialidades y las cabeceras que se supone que son áreas exclusivas para carga y descarga de los clientes”.

“Líderes de agrupaciones fantasma se adueñan de los lugares y cobran a los choferes de las camionetas, cantidades arriba de 500 pesos por dejarlos descargar en el estacionamiento destinado a los clientes, no a los proveedores. También les cobran a los viene viene de 20 a 40 pesos por cada camioneta”.

“El área de Normatividad no hace nada, se le ha comentado al actual administrador de la CEDA, Héctor Ulises García Nieto, pero no pasa del discurso que siempre dan”.