Difícilmente se controlará la epidemia

Difícilmente se controlará la epidemia

238
0
Compartir
Foto: Eric Vilchis

La vacuna para abatir a la Covid-19 llegará en al menos dos años

Por: LIZBETH ÁLVAREZ/ JUAN R. HERNÁNDEZ

SEGUNDA PARTE- GRUPO CANTÓN

CIUDAD DE MÉXICO.– A través de una vacuna podremos controlar al Covid-19, por lo que varios países se han lanzado a la carrera de encontrar la cura. México no es la excepción y está sumando esfuerzos para conseguirlo, dice en entrevista exclusiva para Grupo Cantón, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez. En primer lugar, habla de las dos condiciones que se necesita para detener una epidemia, como lo es ahora la enfermedad del coronavirus que ha afectado en casi todo el mundo.

“Ciertamente se identifica que para detener una epidemia tan grande de un virus que tiene esta capacidad de contagio y de propagación tan importante, difícilmente se va a lograr un control de la epidemia, excepto que ocurran una de dos condiciones: Que realmente el virus genere inmunidad, sino permanente por lo menos de larga duración, y que una cantidad muy grande de personas, estamos hablando que al menos el 70 por ciento de todos los países, en este caso México, adquiera inmunidad por la infección.

La otra posibilidad desde luego es tener la vacuna y que esta se pueda poner a tiempo en 70 por ciento de las personas, asumiendo que la vacuna es capaz de producir una respuesta inmune, de suficiente potencia y suficiente duración, esto es respecto al deseo de tenerla”, expresa el subsecretario.

No obstante, aclara, que nunca se ha visto que una vacuna logre tener en un periodo “sumamente rápido”, de cuatro o cinco años, por lo que es difícil que se desarrolle una durante el primer ciclo de la epidemia.

“Para fines prácticos, personalmente, no tengo la esperanza que una vacuna esté disponible para su uso en las poblaciones humanas, antes de dos años, contados desde esta fecha. Si la realidad me desmiente reconoceré que estaba equivocado y que fui poco optimista”, así lo dijo el epidemiólogo López-Gatell.

Desde un salón aledaño, en donde todas las tardes da sus conferencias vespertinas, su segunda casa, Palacio Nacional, nos explica que a pesar notorio el progreso que ha tenido la humanidad en su conjunto o la comunidad de salud pública del mundo hay una gran competencia para generar la vacuna, así lo explica:

“Aunque es notorio el progreso que ha tenido la humanidad en su conjunto o la comunidad de salud pública del mundo, en su capacidad de coordinarse, los organismos internacionales, los gobiernos nacionales, las comunidades académicas, las personas inversionistas, las compañías que tienen competencias técnicas para fabricar vacunas, hoy están en una mayor comunicación, y eso es alentador.

Lo anterior, haría pensar que es solo cosa de estar trabajando y que pronto se logre la vacuna, pero existen retos, el primero: no se conoce con suficiente claridad cómo funciona la inmunología de los seres humanos al virus SARS-CoV-2.

Se desconoce si la infección y por lo tanto si el estímulo con una potencial vacuna generaría una respuesta inmune protectora y de suficiente duración para que sea útil, cuando decimos de suficiente duración, tendría que ser un año, que la inmunidad dure un año.

Los posibles candidatos a la vacuna se encuentran en grados de desarrollo variables”, asevera el doctor Gatell.

Con un clima de lluvia, finalizó diciendo que una vez que se tenga una molécula, una formulación de vacuna prometedora tiene que ser segura en primer lugar y eficaz.

“Cuando la vacuna se pruebe en poblaciones humanas, en seres humanos, tiene que persistir con esas características y eso solo lo podemos saber a través de la investigación clínica, la cual lleva sus fases, tiene sus requisitos de seguridad, duran los reclutamientos de observación y procedimientos de análisis”.