En Centro Histórico, establecimiento no esenciales desesperados por abrir sus puertas

En Centro Histórico, establecimiento no esenciales desesperados por abrir sus puertas

301
0
Compartir

Héctor García

 

En el Centro Histórico de la capital de la república se encuentran el mayor comercio en pequeño en telas, boneteria, ropa, calzado, papelería y otros, considerados no esenciales que los obliga tener sus puertas cerradas desde principios del mes de mayo.

A través de cartulinas, los negocios promocionan sus productos por teléfono, pero reconocen que la situación económica es tan crítica que otra semana sin abrir será un caos, porque están de por medio sus patrimonios y miles de empleos.

En las calles de Jesús María Rico, Corregidora, Correo Mayor, San Pablo, República del Salvador y otras, los empleados tienen la consigna de llegar antes de las nueve de la mañana aun cuando las puertas de los establecimientos no se abran.

Para evitar que en esas calles se aglomere la gente, las autoridades capitalinas, cerraron varios tramos y la vigilancia policiaca es continua para que no habrán los negocios considerados no esenciales, por pena de ser clausurarlos.