¿Melanie tiene la culpa?

¿Melanie tiene la culpa?

483
0
Compartir
FOTO: ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM
Fabian Pasos

Hace unas semanas los disturbios en Estados Unidos fueron la noticia de diversos medios de comunicación, redes sociales y más. Todos hablaban del caso George Floyd y sin filtros opinaban al respecto de los disturbios que tienen tintes políticos a unos cuantos meses de las elecciones en ese país.

Te confirmé que faltaba poco tiempo para que en México diversos grupos radicales replicaran estas manifestaciones aprovechándose del morbo mediático que estaba atento a los disturbios de otro país. Los grupos de choque son predecibles y casi casi al carbón replican movimientos que están siendo importantes con la única misión de colgarse del “tren del mame”.

Los grupos de choque en México son pagados por diversos políticos que contratan a terceros para perpetrar actos vandálicos en las calles de la ciudad, estos a su vez; contratan a adolescentes que no le tengan miedo a nada para ganarse una “lana” en pocas horas. Es ahí donde cientos de acarreados terminan detenidos.

La violencia excesiva de parte de las autoridades no tiene justificación alguna mucho menos cuando se trata de una menor de edad que está en esos lugares manifestándose pero hay que ser un poco más crudos para entender que cientos de jóvenes menores de edad son invitados a este tipo de protestas sin entender el trasfondo de las mismas.

Durante las protestas del viernes pasado una chica menor de edad fue golpeada por los elementos de seguridad que protegían la embajada de Estados Unidos y las redes enardecidas comenzaron a buscar culpables al respecto pero seamos honestos la culpa no es del estado o la mala formación de esos policías; la responsabilidad recae en los padres que permiten que sus hijos “menores de edad” salgan a manifestarse por unos cuantos pesos.

Es más sencillo que las redes sociales encuentren responsables inmediatos que paguen los platos rotos de otros y comiencen una vez más la caza de brujas en contra del sistema, cuando en realidad lo que se busca con estas manifestaciones justo es eso; atacar para recibir agresiones y cumplir con el círculo vicioso de una relación tóxica mediática.

“Yo te hago, tu respondes y después de reclamo”

Las manifestaciones en México no tienen pies ni cabeza, es una réplica fiel de lo que sucede en otros países con la única finalidad de seguir en los titulares de México donde perdieron vigencia, total si de eso se tratan las manifestaciones díganme donde firmo para cobrar unos cuantos pesos y llevar a todos mis suscriptores a protestar a Reforma.