El Narcoestado neoliberal

El Narcoestado neoliberal

446
0
Compartir
Foto, internet

DESDE FILOMENO MATA 8

MOURIS SALLOUM GEORGE

@vocesperiodista

DESDE LOS OCHENTAS, DADA LA IRRUPCIÓN DE LOS CÁRTELES DE…

…la droga en las campañas electorales y en el financiamiento de candidaturas, algunos analistas nos presentaron un neologismo: Narcodemocracia.

Conforme se fue documentando la participación de altos mandos policíacos y militares en el negocio de la droga y la protección de gobernadores y dirigentes de partidos a los capos más afamados, el título fue otro: Narcoestado.

La segunda hipótesis cobró verosimilitud cuando se sospechó que la primera presidencia neoliberal pretendía administrar la producción y el mercado de narcóticos, persiguiendo a determinadas bandas y favoreciendo a otras en el reparto de los territorios entre los litorales del Pacífico y el Golfo de México. Empresarios quebrados aparecieron como prósperos inversores.

En ese periodo, se instituyeron y desarrollaron diversas figuras de banca paralela y aparecieron operadoras comerciales; crecieron como hongos casas de bolsa y casas de cambio; éstas, en la franja fronteriza norte…

La industria inmobiliaria registró un inusitado auge en el sector turístico y residencial, y las agencias distribuidoras de vehículos automotores aceptaban, con pago anticipado, la reservación exclusiva del total de los modelos más potentes y exóticos a punto de salir al mercado.

El signo de sospecha se dio en el hecho de que los nuevos prósperos inversionistas tenían expedientes de quiebras de empresas -algunas tipificadas como fraudulentas- en la economía formal.

Un procurador federal entonces, había propuesto pasar de tratar el asunto del narco como un asunto de barandilla policíaca, a tratarlo como problema de Seguridad Nacional; otro, hizo un mapeo de los centros metropolitanos, presuntamente convertidos en lavaderos de dinero. Un tercero divulgó investigaciones académicas sobre el proceso de construcción de la Economía criminal a partir de los delitos de cuello blanco. Los presidentes no los escucharon.