La Gran Reforma Política de 1978

La Gran Reforma Política de 1978

366
0
Compartir
Foto, internet

DESDE FILOMENO MATA 8

MOURIS SALLOUM GEORGE

@vocesperiodista

EN SEXENIO DE FOX, HUBO DESENCANTO EN LA DEMOCRACIA

Aun bajo el arco de la cantada transición democrática, durante el sexenio de Fox existió un desencanto en la democracia, más acusado entre los jóvenes mexicanos. En lo que va del siglo, han pasado ya siete legislaturas federales y se instituyó el Congreso de la Ciudad de México, y en las moradas donde debiera trabajarse en la formación de leyes…

Durante dos décadas, las representaciones de los partidos políticos en cámaras altas o bajas han legislado sólo para ensanchar las prebendas a sus formaciones políticas y abrir espacios a los francotiradores para jugar candidaturas independientes a puestos de elección popular, incluyendo la presidencia de la República.

El referente modernizador de la democracia mexicana, es la Gran Reforma Política 1977-1978, cuyo diseño original para civilizar la lucha de los contrarios ha sido desnaturalizado con parches y remiendos, con la contratación de burocracia parasitaria, la judicialización de la política y nuevos escenarios de conflictividad sin solución de continuidad.

A la luz de aquel desencanto desde principios de siglo, la pregunta obligada es si puede darse una cuarta transformación sin tocar lo que, en esencia, es espíritu y herramienta de nuestro régimen político: El sistema electoral.

Ha terminado propiamente el segundo año de la LXIV Legislatura federal y, salvo inciertos acercamientos a la revocación de mandato, que requiere mayoría calificada en tanto se trata de una reforma constitucional, no se han dado más pasos adelante para, verbigracia, dar el salto de la anquilosada y corrompida democracia representativa a una democracia participativa que comprometa a los tres Poderes de la Unión. En esa agenda encajaría la segunda vuelta en la elección presidencial.