Síguenos

¿Qué estás buscando?

Mundo

“El Grito” se está degradando, y al fin se sabe la razón

La humedad del aire es la causa que decolora “El Grito” de Edvard Munch, uno de los cuadros más importantes del siglo XX. Esta es la conclusión a la que ha llegado un grupo de expertos tras analizar micro-muestras de la pintura con ayuda de un sincrotrón, un tipo de acelerador de partículas.

El estudio establece que el sulfuro de cadmio usado en el color amarillo se oxida y se destiñe con una humedad alta, lo que provoca la degradación de la pintura. Si durante mucho tiempo se consideró la luz como la causa principal del deterioro del óleo —razón por la que estuvo guardado en la oscuridad—, los autores del estudio sostienen que la influencia de este factor sobre los colores es mínima.

Así las cosas, una humedad de menos del 45 % será clave para permitir la exhibición de la pintura, mientras que el nivel de luminosidad podrá mantenerse normal.

“El Grito” es la cristalización de la ansiedad y de los miedos, que Munch sufrió la mayor parte de su vida. Bajo la influencia de sus emociones, el pintor creó una suerte de grito infinito de la naturaleza.

Las dos versiones más conocidas del cuadro datan de 1893 y 1910, siendo muy diferentes entre sí, desde un punto de vista cromático. En la versión de 1910, el objeto de la investigación, Munch usó témpera, un pigmento a base de agua mezclado con un aglutinante químico. Con el tiempo, la pintura empezó a degradarse en diferentes partes donde fue usado el sulfuro de cadmio, que se vuelve blanco con una humedad del 95 %, indicaron los científicos.

Está previsto que la obra sea expuesta nuevamente en el Museo de Munch de Oslo, la capital noruega, que reabre este año después de someterse a una remodelación.

Advertisement. Scroll to continue reading.

También te puede interesar:

“Sonidos del confinamiento”, el cortometraje que concientiza la pandemia en la CDMX

Te puede interesar