Compartir

Héctor García

 

Personal de la Secretaría de Gobierno, de Seguridad Ciudadana y el INVEA, tuvo que intervenir para amonestar una tienda departamental en el Centro Histórico para que solo ofreciera servicios bancarios y dejara de ofrecer mercancía.

En esta zona muchos negocios considerados no esenciales se niegan a cerrar sus puertas voluntariamente por la emergencia sanitaria que vive la ZMVM, por lo que es supervisada todos los días, para que los dueños cumplan los acuerdos temporales.

En la última supervisión se visitaron 47 establecimientos no esenciales, mismos que cerraron sus instalaciones voluntariamente.

De igual forma, se revisaron dos supermercados, dos comercios considerados esenciales y 12 restaurantes, para constatar que respeten las medidas de sana distancia y que solo cuenten con el servicio de venta de alimentos para llevar.