‘Las segundas partes … Sí son buenas’

‘Las segundas partes … Sí son buenas’

471
0
Compartir
Foto, internet

EL LUCHADOR TAPATÍO REVELA QUE CARÍSTICO FUE SU INSPIRACIÓN PARA INCURSIONAR EN ESTE DEPORTE DE CONTACTO

Por: ALEJANDRO MEJÍA

Cuidad de México.- Las segundas partes dentro de la Lucha Libre no siempre suelen ser tan exitosas; sin embargo, hay quienes rompen el molde y lo dan todo por ganarse un nombre propio al ras de la lona.

El pasado 2 de diciembre de 2018 Angelikal vivió una de las noches más importantes en su carrera. Durante el evento Guerra de Titanes, La Parka lo bautizó como Myzteziz Jr., un nombre que hace no mucho tiempo fue utilizado por uno de los últimos ídolos del pancracio, el hoy llamado Carístico.

Utilizar esta nueva incógnita es hasta hoy uno de los retos más importantes en la vida de Myzteziz Jr.; sin embargo, no tiene miedo alguno y, en charla con Grupo Cantón, el esteta comparte la sensación que tiene a un mes y medio de portar esta identidad. “Estoy muy contento y agradecido con la AAA, con La Parka, porque han creído en mí y en el talento que tengo. No queda más que seguir echándole ganas y no defraudarlos”, incluso, el originario de Puerto Vallarta, Jalisco, revela su admiración por Carístico, a quien se refirió como un ejemplo a seguir, pero también es consciente de que ahora le toca hacer su propia historia.

“Para mí fue una inspiración. Gracias a él estoy dentro de la lucha libre. Tuve ídolos antes, pero él (Caristico) fue el último que tuve. Es una persona que admiro mucho en lo personal. Es momento de darle mi empuje, mi propio estilo, revivir este personaje. Ahora es mi responsabilidad y mi momento de destacar, demostrar todo lo que he aprendido. Es hora de poder catapultar este nombre”. Ser parte de la plantilla de la Caravana Tres Veces Estelar no ha sido fácil; incluso, el gladiador jalisciense recuerda su origen en los encordados y cuenta de dónde nació su gusto por este deporte.

“Soy originario de Puerto Vallarta, Jalisco. Cambié una cuestión importante en mí, cambié deportes que había en la playa por éste. Desde niño siempre me enfoqué en la Lucha Libre, en gran parte por mi papá que fue luchador. Todo empezó con el profesor Humberto Pérez Mijares, uno de los últimos alumnos del Diablo Velasco, de la escuela grande. De ahí fui escalando hasta el torneo la Llave a la Gloria”.

La preparación para llegar hasta aquí no sólo ha sido física, pues tener los pies en la tierra y seguir con la ambición es un trabajo mental que hoy ha hecho más fuerte a Myzteziz Jr., enseñanzas de su padre que hoy lleva a la lona.

“Algo que comentaba mi papá cuando era niño era que cuando luchas y abres la maleta sale el personaje, el que transmite y hace algo. Cuando terminas y se apagan las luces de la Arena y guardas el personaje en la maleta, ahí termina todo y vuelves a tu vida cotidiana. Este deporte absorbe mucho, pero por eso debes prepararte día con día”.

Esto es su vida, pertenecer a una empresa y ser reconocido son anhelos con los que creció, por lo que agradece y vive su momento con la convicción de seguir triunfando.

“Cada niño tiene un sueño. Unos quieren ser arquitectos, otros licenciados, otros futbolistas, pero yo siempre soñé con ser luchador. Día con día que me levantaba imaginaba esto, pensando que algún día iba a estar ahí, soñando que iba a firmar autógrafos, a dar fotos, escuchar a la gente coreando mi nombre. Estarlo realizando es algo que me deja muy contento”.