Viacrucis desde el encierro y por TV

Viacrucis desde el encierro y por TV

541
0
Compartir

Hugo Hernández

 

Este Viernes Santo fue inédito en la capital del país. Ni el encierro y el aislamiento impidió que los fieles católicos celebraran la 177 representación del Viacrucis, en la ciudad pues desde Televisión, redes sociales e Internet, miles de personas acompañaron la crucifixión de Jesús.

La Semana Santa de este 2020, se vivió desde casa. Al medio día de este Viernes Santo, miles de fieles católicos siguieron la transmisión de la 177 representación de la Pasión de Cristo, en Iztapalapa, donde los actores -respetando la sana distancia, aunque de pronto se les olvidaba-, interpretaron el punto culminante de la representación de Semana Santa.

Fiel a sus costumbres católicas, los habitantes de la ciudad tuvieron que encender ahora sus televisores, sus computadoras, o desde el celular, para ser testigos de cómo Jesús fue presentado ante Herodes, quien rechaza juzgarlo.

El Viacrucis por los Ocho Barrios de Iztapalapa, efectuando paradas en las diferentes caídas hasta llegar al Predio de la Pasión, en el Cerro de la Estrella, se realizó en medio de calles vacías, y vallas custodiadas por elementos a caballo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, quienes eran los únicos espectadores presenciales.

Desde la Calzada Ermita Iztapalapa y hasta el Cerro de la Estrella, se cerró la circulación vehicular y peatonal. Los únicos que podían pasar eran los actores cargando las cruces rumbo al Predio de la Pasión.

A diferencia de otros años, el coronavirus pasó factura a la alcaldía Iztapalapa. Las calles lucían vacías, desoladas, la 177 representación no fue la misma, pero la fe de los católicos se estremeció cuando Jesús subió a la cruz.

El punto culminante de la representación de Semana Santa en Iztapalapa, se tuvo que realizar a puerta cerrada, sin público, sin fieles, quienes desde su aislamiento vieron en la 177 representación de la Pasión de Jesús una luz de esperanza, una oportunidad de regresar a sus vidas habituales.

Comerciantes y locales tendrán que confiar para recuperar los miles de pesos que perdieron en este año. El símbolo de la cruz selló el retiro obligatorio de los católicos en la capital, pero no ocultó la fe de los chilangos.