¡La guerra!

¡La guerra!

587
0
Compartir
Hugo Hernandez

La semana pasada, las calles de la Ciudad de México fueron el escenario de la lucha que mantienen las personas que se dedican al comercio popular, exigiendo que se apruebe de una vez por todas la Ley que regule a los trabajadores no asalariados y a los comerciantes populares de la vía pública de la CDMX, demandando en particular la atención a la iniciativa ciudadana preferente popularmente conocida como “Chambeando Ando”, que cuenta con el respaldo de más de 32 mil ciudadanos.

Después de haber conseguido entablar el diálogo con distintos legisladores en el Congreso CDMX y generar el compromiso de que de manera individual, la discusión de la citada iniciativa se daría antes de que termine el mes de febrero, las personas no asalariadas y comerciantes que trabajan en la vía pública, no han podido dejar de padecer el abuso de autoridad y el uso de violencia que han distinguido a los operativos de reordenamiento, incluso en sitios como el perímetro B del Centro Histórico, donde no existe prohibición alguna para desarrollar sus actividades.

Al parecer, lo que comenzó como un esfuerzo ciudadano en atención a una disposición Constitucional, en el caso de la creación de un marco jurídico que regule a estos sectores, hoy se ha convertido en una guerra en la que funcionarios están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias, con tal de hacerse del control de estos miles de personas que trabajan en la llamada informalidad.

Por eso, urge que el Congreso local apruebe cuanto antes el marco jurídico, para ponerle fin a las arbitrariedades, y de esa manera termine también la ola de violencia no sólo física, sino también en contra de la subsistencia de las personas que no pueden conseguir el sustento para mantener a sus familias si no los dejan trabajar.