Historia de vida: Un chusco y mortal plan

Historia de vida: Un chusco y mortal plan

511
0
Compartir

La ambición del cantante de ópera, Paco Sierra, esposo de La Reina de la Opereta, Esperanza Iris, a poco estuvo de escribir una de las más grandes tragedias aéreas de los años 50.

Paco saltó a la fama en 1938, cuando contrajo matrimonio, a la edad de 28 años, con Esperanza Iris, 22 años mayor que él.

Quizá opacado por el éxito de su esposa, tanto en el terreno empresarial como en el musical, orillaron a Sierra a emprender negocios que nunca funcionaron, hasta que conoció a quien después se volvería su amigo, representante y confidente, en 1949: Emilio Arellano Schetelige, un vividor y estafador de profesión.

Juntos urdieron un plan que les redituaría millonarias ganancias para saciar su ambición.

Se trataba de hacer falsos contratos de gente que presuntamente trabajaría en Oaxaca para una empresa norteamericana, que a su vez haría obras para Ferrocarriles Mexicanos.

El maquiavélico plan consistía en contratar importantes seguros, de hasta 300 mil pesos, a las personas contratadas. Casi dos millones de pesos. El punto culminante sería hacer volar el avión que los transportaría.

Los beneficiarios de dichas pólizas serían Sara Gutiérrez Tenorio, ama de llaves de Paco Sierra; su amante, Concepción Manzano; y su amigo, Hermenegildo Mondragón.

Planearon para el 24 de septiembre de 1952 el traslado de la gente, en un avión de la empresa Mexicana de Aviación y prepararon la maleta con la bomba, que sin saber su contenido, llevaría un tío que Arellano trajo de Estados Unidos. (Continuará)

Carlos Ríos Quiroz