Los puentes y los días patrióticos

Los puentes y los días patrióticos

530
0
Compartir
Eduardo Betancourt

DEBO RECONOCER LOS ACIERTOS DEL PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR…

…uno de ellos es terminar con los “puentes”. Siguiendo la costumbre norteamericana particularmente, dejaron de festejarse los días patrios para convertirlos en momentos de descanso y esparcimiento; así, en lugar de festejar, como sucedió el 5 de febrero con el aniversario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se hizo un “puente” para dejar inactivo el lunes inmediato, o sea, el 3 de febrero; el Presidente fue claro y exacto, ¡ya basta!, le estamos dando preferencia a los días de asueto y nos olvidamos de reconocer fechas emblemáticas; evidentemente no faltaron las críticas contra la iniciativa.

Tiene toda la razón el Jefe del Ejecutivo Federal, ya basta de hacerle “el juego” a los intereses económicos y anteponerlos al respeto de nuestra historia, que hoy por hoy, en buena medida se está perdiendo.

¿Qué importa el día de la Constitución?, tampoco el nacimiento de Benito Juárez, mucho menos la Revolución Mexicana; es patético que nos llame más la atención descansar, repito, “juntar” sábado, domingo y lunes, que reconocer los valores cívicos, que son los que hacen grande a nuestra nación.

Descansar en un día patriótico implica sin lugar a dudas precisar que lo hacemos para recordar un hecho que estimula en buena medida la mexicanidad y el orgullo que implica el haber nacido en esta tierra, donde hubo tantos y tan reconocidos mexicanos que no les importó el sacrificio para darnos Patria; ¡enhorabuena! que volvamos a lo que nunca debimos perder: nuestra identificación con los héroes preclaros y los hechos excepcionales, por los culas se decidió el reconocimiento a los mismos y se les otorgó el beneplácito de día de descanso obligatorio.

De lo que más nos podemos sentir orgullosos, es de nuestra historia llena de intensa gloria y presencia de hombres excepcionales.