Síguenos

¿Qué estás buscando?

CDMX

Historia de vida: Se peló con la tanda

Ricardo Neftalí

Claudia era una chica amiguera, conocida por todos en la empresa donde trabajaba, porque también era fiestera y le gustaba convivir con sus compañeras y compañeros. Era el alma de la fiesta.

En un recorte laboral a Claudia le tocó salir, la liquidaron y unos días después, sin perder comunicación con sus anteriores compañeros, les comunicó que había encontrado chamba en una zapatería.

Como les dijo que los extrañaba tanto, los fines de semana, ya fuera los viernes o los sábados, se reunían para departir como siempre lo hicieron en los barecitos y chelerías de la zona de Bucareli.

Una de esas noches les propuso organizar una tanda: $1000 semanales. A todos les pareció una cantidad alta, pero ella siempre tuvo la facilidad de convencerlos y en esta ocasión se trataba de 12 mil pesos para cada quien.

Por supuesto, el número uno se lo llevó la organizadora, quien dijo que lo usaría para tomar unas vacaciones en un lugar de Veracruz, desde donde convocó a todos a depositarle el dinero de la siguiente semana, mismo que le entregaría al volver a su amiga Ana.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Los once amigos cumplieron, sin embargo, unos días después, por un amigo común, se enteraron que en un fallido asalto en la entidad jarocha, Claudia habría perdido la vida.

Los amigos lo lamentaron y fallidamente intentaron comunicarse a su celular, pero jamás volvió a sonar ese teléfono y nunca se les ocurrió conocer su domicilio, al que querían acudir para dar el pésame.

Casi un año después, en una taquería del centro de Tlalnepantla, Ana encontró a Claudia saboreando unos tacos de pastor. Ana le reclamó su actitud y entrada en reclamos, también la tanda.

De los gritos pasaron a los golpes, hasta que llegó la policía; Ana llamó a sus amigos y tras reclamar a Claudia, decidieron denunciarla. Luego tuvo que pasar un par de años tras las rejas, acusada de robo y fraude.

Te puede interesar