domingo, 22 de enero de 2017 22:25
     








Raquel Bigorra


chele ojo con el ritmo
Viernes, 6 de Enero del 2017, a las 09:00 hrs.

  twitter@@rbigorra


Pareca un mito, pero se acaba de comprobar lo que muchas sospechbamos: el que un buen bailarn sea un buen amante era una especie de leyenda urbana que ahora tiene sustento. Una investigacin realizada en Newcastle (Reino Unido) por una famosa universidad, revel que si un hombre posee buenas aptitudes para el baile, posee grandes probabilidades de ser bueno en la cama.

No dice una mucho gusto y se va directo a probar la mercanca. Es durante el cortejo donde nos llevan al baile. Ms bien, a bailar. Es all donde hay que abrir bien los ojos y fijarse en el movimiento de cadera o ms bien en las rodillas.

El estudio revela que la forma en la que los hombres mueven su cuerpo, y la velocidad de sus rodillas son dos armas de seduccin que muy pocos saben utilizar. Cuando un hombre baila, su cuerpo emite seales que las mujeres interpretamos en trminos de salud, vigor, fuerza y sobre todo, en calidad reproductiva del macho. No crea que ellos no hacen lo mismo. Claro que tambin estn echndonos ojo al ritmo.

El cerebro femenino selecciona casi automticamente a los individuos con movimientos ms armnicos y simtricos. Ah es donde se nos prende el foco y pensamos ste es el bueno. As me enamor yo de mi marido. Cuando me lo llev a bailar al Mama Rumba me dije ste es mo. Y hasta el sol de hoy nos siguen uniendo las noches de rumba.

Es viernes, as que anmese a llevarse al marido a bailar. Quizs no tenga buen ritmo, pero poco a poco y con un buen entrenamiento chance y agarre el paso. El chiste es compartir en pareja. Tampoco pretendemos a un John Travolta; el chiste es que le eche ojo. Si le toc uno con dos pies izquierdos y usted as lo eligi, ni hablar. No se vale sealar, ni criticar. El sabor es algo con lo que se nace. Ya sabe que no se puede devolver la mercanca. Anmense a bailar y aprovechen este fin de semana y vyanse de rumba. La pista los espera. A sacarle brillo al piso. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.






Nombre
Mensaje