domingo, 22 de enero de 2017 22:23
     








Raquel Bigorra


Rafaella y Ramona
Martes, 5 de Abril del 2016, a las 07:00 hrs.

  twitter@@rbigorra


En la Ciudad de Mxico hace un calor que la chiquitica y yo no nos hemos puesto zapatos en muchos das. Andamos en chancla y metindonos a la alberca a cada rato.

Ella de por s es calurosa. En eso no sali a m que hasta en Cuba cargaba siempre con un suetercito o chalina por si refrescaba en la noche. Claro que todos me tachaban de loca, pero les juro que me lo pona.

Ahora imagnense en Mxico. Rafaella naci en enero, uno de los meses ms fros de todo el ao. Mi marido tuvo que meterle paneles de madera y tela a los vidrios que tenemos en casa pues la nia estaba a todo dar pero la madre se mora de fro.

Por eso estoy feliz en esta poca. Calorcito rico para andar a gusto. Rafaella se me prende como chango y ah andamos las dos haciendo aquaerobics en la piscina. Ah, s, desde chiquita la estoy enseando a que no sea sedentaria.

Todos los das yo hago ejercicios y ella me acompaa durante la clase. Es increble cmo los hijos todo absorben. Ya sabe agacharse, subir y bajar los brazos y hasta respira como me ha enseado mi maestro. Inhala y exhala durante los movimientos.

A veces se nos complica la actividad pues Ramona, nuestra perrita, tambin quiere participar. Es pequea, pero como se pone nerviosa de la emocin, a cada rato empuja a Rafaella y tengo que andar agarrndola antes de que la tire al piso.

He descubierto que Rafaella y Ramona tienen una relacin medio extraa. Algunos me dicen que la perrita siente celos, por eso est siempre detrs de la nia. A m no me lo parece. Ms bien cree que es su amiga y en el fondo s lo es. Mi nia le comparte de su comida, la acaricia mientras duerme. A veces se pelean por las hojas y los aguacates pequeos que caen de nuestro rbol, pero fuera de eso, la llevan bien.

Ramona puede ladrarle 15 minutos seguidos mientras Rafaella camina. A m me aturde y pone nerviosa pero ella lo toma con humor y no para de rerse a carcajadas y decirle no y ven. Le que es bueno que los nios convivan con una mascota desde pequeos. Entre otros muchos beneficios crean anticuerpos.

La Ramona le lame las manos a la nia a cada rato. Rafaella le mete la mano en la boca cuando le da de sus galletas Mara y cuando alcanza a sacarle algn aguacatito. La perra se come todo menos el hueso y Rafaella, feliz pone su cara de pcara porque la deja quedarse con el.

Ah ando compartiendo con las dos. Ramona tambin es mi hija, lleg muy pequeita a la casa y enferma. Estuvo a punto de morir, as que la llenamos de mimos y cuidados.

Cuando lleg Rafaella no dejbamos que se le acercara la perrita, pero a los pocos meses las dejamos convivir y ha sido todo un acierto.

Estoy encantada de que se lleven bien y podamos pasar las tres tanto tiempo juntos. Ramona se duerme con nosotras en las tardes y nos sigue los pasos por toda la casa. Somos las mujeres de la familia y nos encanta disfrutarnos.

Gracias por leerme cada martes. Mi estrella me gua. He aprendido con mi nia a perder el miedo a no acercarla a la perrita. Todo lo contrario, son ntimas amigas y se hacen una compaa maravillosa.

La Ramona no se siente desplazada y Rafaella tiene una mascota que ms que una perrita es su amiga. Nos leemos maana en Ah viene la Bigorra.






Nombre
Mensaje