martes, 28 de febrero de 2017 02:19
     








Raquel Bigorra


Vacaciones en Acapulco
Martes, 29 de Marzo del 2016, a las 07:00 hrs.

  twitter@@rbigorra


Nos fuimos unos das a Acapulco y me llev a mi nia a caminar por la arena. Toda la semana nos despertamos temprano. Bloqueador, traje de bao, sombrero, y a las ocho de la maana cada da ya estbamos en la alberca. A las 11:30 nos despedamos del agua y nos encerrbamos con el aire acondicionado puesto.

As nos haca mi madre cuando ramos chicos. Podamos invitar a amiguitos a la playa, si queramos, pero mi hermano y yo sabamos que el asunto con ella era temprano. Le hua al sol y a la gente. En cuanto se llenaba la costa, nosotros empezbamos a recoger.

Valientes ramos pues nos aventbamos mar abierto con el Atlntico a nuestros pies. Siempre me pregunt por qu no podamos quedarnos todo el da en el mar como el resto de los baistas. Cuando empezaba a calentar el sol y a ponerse de ambiente el lugar, ya de nosotros no quedaba ni rastro.

As anduve yo con Rafaella en Semana Santa. Cada da me parezco ms a mi madre. Bajamos tan temprano a la playa que todava no haba ni un alma. No nos metimos al mar, pero caminamos muy felices dejando las huellas de nuestras pisadas en la arena.

Slo una maana la llev a la playa, el resto de los das nos metimos a la alberca. Ella feliz, convivi con varios nios. Jug con algunos monstruos y sper hroes, pues la mayora de los chiquitos eran varones.

Mi chiquitica con pocas horas tuvo y hasta lleg a la Ciudad de Mxico con bonito color. Se port muy bien y vaya siestas que nos echbamos en las tardes. Ahora s, a pesar de estar en accin desde muy temprano, descansamos y pasamos unos das en familia muy bonitos.

Llegando a la casa, retomamos nuestra rutina. Ya llevamos tiempo bandonos juntas en la ducha y echndole comidita a los peces que tenemos en el estanque, en las maanas. Ella aprovecha para darle comida especial a los peces y uno que otro cachito a la perrita Ramona.

Despus del golpe que se dio en al cabeza la semana antepasada, agarr un poco de miedo para caminar. Poco a poco estos ltimos das recobr la seguridad y ya anda otra vez dando pasitos por toda la casa.

Ya me dice mam a cada ratito y estoy que no quepo de la emocin. Hasta hace unos das llamaba pap a todas las personas y cosas que encontraba a su paso, pero de mam a conciencia, apenas hace unos das.

Tambin me tiene boba la forma en que arrulla a sus bebs. Su primita Becky cuando vino al bautizo le trajo de regalo sus dos muecos favoritos. Mi sobrina ya tiene ocho aos as que le haca mucha ilusin traerle de Miami los queridos bebs con los que jugaba cuando era pequeita.

Rafaella los envuelve con una frazadita, los besa y arrulla con mucha ternura. Es la nueva gracia de mi gordita. Parece una nia grande dndole cario a sus bebs.

Tambin aprendi a dar besitos. Hasta ahora los tronaba o mandaba con la manita, pero no saba dar el beso en el cachete. Ya se imaginarn la cara de enamorado del padre.

Aprendi adems a esconderse. Entonces nos tiene a todos a cualquier hora jugando a donde est Rafaella?

Se queda quietecita y hace ojos de pcara hasta que la encontramos. Son unas carcajadas que nos contagia de su fiesta. Si ve almohadas o cojines ya sabemos que es hora de jugar.

Algunas noches la malcro y la meto en la cama con nosotros. Despertamos los tres hechos bolas, pero felices de pasar el mayor tiempo posible juntos.

La parte ms linda es cuando nos comemos a besos. Yo le doy besos a pap, ella a m, l a ella y ah andamos de cariosos encamados los domingos.

Cuando la veo jugando ya a las muecas me cae el veinte de lo rpido que pasa el tiempo. En cualquier momento dejar de ser beb mi chiquitica bella.

Por lo pronto sigo siendo su persona favorita y lo disfruto mucho. Quiere que la acompae a todos lados. Que la cargue, que la arrulle, que la duerma, aunque sigue de sociable con todas las personas que se le acercan.

En el teatro La Chupitos y las bailarinas se divirtieron vistindola con el vestuario de la obra y tomndole fotos. Pone bastante de su parte, por eso yo tambin me aprovecho de su nobleza y me divierto ponindole lentes y collares, ella se deja. Ahora le llaman mucho la atencin las pulseras y anda muy femenina con los colguijes de su mam.

Gracias por leerme cada martes. Espero hayan pasado unos das lindos con sus hijos. Esta semana todava hay muchos que no regresan a la escuela. Yo la verdad no s muy bien la tradicin de Pascua ni como esconder los huevitos, as que por esta vez, nos la saltamos.

Mi estrella me gua, ya que est ms grandecita le traeremos la coneja aunque sea de chocolate. Sigan disfrutando de la familia esta semana de Pascua mientras nos leemos maana en Ah viene la Bigorra.






Nombre
Mensaje