domingo, 22 de enero de 2017 22:24
     








Raquel Bigorra


El primer golpe
Martes, 22 de Marzo del 2016, a las 07:00 hrs.

  twitter@@rbigorra


Rafaella ya sufri el primer golpe de la vida. Qu dramtico se escucha. Y s, cuando o cmo se peg en la frente estuve a punto del colapso. Anda muy sueltita caminando detrs de m por todo el teatro. Como hay alfombra en el camerino, con mayor tranquilidad la dejo que explore, pero sin perderle pie ni pisada.

Fuimos a visitar a Michaela al camerino de Bisogno. Como ya empieza Rafaella a caminar con ms seguridad, confiada, le agarr el celular al pap. No pas un segundo cuando ya estaba metindole mano al aparato y aplaudiendo. Todo eso con sus dos nicas manos. Yo hasta me sorprend. "Como puede hacer tantas cosas a la vez?", pens en voz alta. "Fmina al fin", me dije.

Justo cuando a todos nos hizo mucha gracia su carita de pcara, perdi el equilibrio. A ninguno de los cuatro, ni a su pap ni padrinos nos dio chance de hacer nada. Estamp la frente contra el piso y a llorar. La cargu y la saqu rpido del lugar pues Michaela, la nena de Bisogno, dorma profundamente.

Le sob la cabecita justo donde empezaba a salirle un chichn. En cuanto se calm, le cant "sana sana, culito de rana, si no sana hoy, sana maana" y las lgrimas y sollozos desaparecieron como por arte de magia.

Es la misma tonada que las abuelas en Cuba te cantan si te caes o lastimas. Mi marido me mir con cara rara al escucharme y me aclar que en Mxico se dice "colita" y no "culito". As es que tengo que estar abusada para no ser la mam que d la nota discordante cuando empiece mi nia en la escuela. Pero son detalles, lo importante es estar con los hijos pero sobretodo saber estar.

Por eso ando respirando profundo, para no hacer mucho drama cuando se tropieza o resbala mi nia. Hago como si nada pasara y a seguirle. As pienso llevrmela de por vida. No quiero contagiarle ni mis miedos ni limitaciones. Mi mam no me dejaba caminar descalza ni tomar el sol. Mucho menos jugar en la calle ni mojarme bajo la lluvia. Me cuidaba las rodillas para que no fuera a tener marcas de alguna cada. Eso de montar bicicleta o patines, no era para m. "A las nias hay que cuidarlas mucho ms que a los nios", me deca cuando le preguntaba por qu mi hermano s poda jugar fut en la calle y yo apenas poda convivir con las amiguitas del barrio en la casa.

Vivo muy feliz con la persona que soy. Tengo muy poco que reclamarle a mi mam por la educacin que me dio. Pero no deja uno de repetir loaprendido. En realidad me inculc muchsimos valores y me impuls a luchar por mis sueos. Tengo un montn de cosas buenas que me hered mi madre para contagiarle a mi nia y guiarla en su educacin. Tambin voy de la mano de su pap, as que estamos muy enfocados en ensearle lo mejor de nuestros mundos.

Por eso estoy alerta con el tema de no hacerla miedosa o dejar que se pierda la parte ms divertida de la vida. Quiero que sea una nia libre as haya que dejarla que experimente cadas, porque adems lo mejor de las cadas son las levantadas.

Cuidarla, s, pero habr muchos golpes que sern inevitables que se d. Ensearle que no es tan relevante lo que te pase, pero s cmo reaccionamos ante ello. Que se arriesgue y sea valiente.

As que vamos juntas. Yo camino delante y ella sigue mis pasos. En algunos aos ser al revs. La ley de la vida. Espero seguir aprendiendo de mi hija cada da. Sin duda mi mayor maestra.

Con la llegada de la primavera, cambiamos tambin de calzado. As que ya anda con sus sandalias muy monas y hasta las chancletitas pata de gallo las domina. Vamos a Acapulco a pasar estos das de Semana Santa.

Gracias por leerme cada martes. Ya les contar qu tal mi nia en la alberca, el mar y los das de sol. Mientras se suelta a caminar al 100 ah estar para cuidar sus pasos y evitar las duras cadas, que sin duda me duelen ms a mi, como a todas las mams, que a ella. Por suerte, a los chamacos se les olvida de volada. Nos leemos maana en Ah viene la Bigorra.






Nombre
Mensaje