Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Domingo 18 Noviembre del 2018
nubes rotas 19°

Malicia en el País de las Maravillas

De Rusia para el mundo ¡Irina es una súper dotada!

Lupita Reyes

La rusa lleva 10 años en el país, pero aprendió el idioma en 5 meses

VA USTED A DECIR que a bue­na hora me vengo a dar cuenta, pero tampoco nadie había toca­do el tema. Y es que no le había tomado interés a la actriz Irina Baeva, la mujer que aprendió a hablar español en cinco meses, aunque luego dice que fue en seis. Pero un mes más o menos no importa, lo que interesa es que es una súper dotada. Estos días que he visto La Jugada Del Mundial, me impresiona como sabe estructurar oraciones, las conjugaciones las domina al de­dillo, así como el uso correcto de los artículos. De los modis­mos y el entendimiento per­fecto del albur, ya ni hablamos, ¡El Compayito y ella se dan un quién vive! Su pronunciación es correcta y conoce y habla con algunos tonos como si hubiera nacido aquí.

Lo de Baeva es digno de aná­lisis, pues tengo un amigo ex­tranjero que lleva viviendo 10 años en México y en su teléfo­no la contestadora responde: “deje su mensaje a la Ramón”. En cambio, ella lleva 6 años y en sus reportajes demuestra su pertenencia a nuestra patria con palabras como: “Nosotros los mexicanos”; aunque puntual­mente marca la diferencia: “Los rusos somos güeritos”. Lo cu­rioso es que a la rusa rubia no la hemos escuchado hablar ruso más allá del: “Hola, ¿quieres sa­lir en la cámara?”. Pues bien, le propongo a Irina que registre su método de aprendizaje del idio­ma español y monte una escue­la, pues solo con ejercicios de un libro, muchas ganas y viendo telenovelas, asimiló de manera asombrosa el idioma. Irina tiene en sus manos la llave del apren­dizaje del futuro, porque pensar que miente, ¡Dios me libre!

El futbol y el mundo del espectáculo van de la mano

Lupita Reyes

Hoy a las 6:30 de la tarde, se estrena por Las Estrellas, La jefa del campeón, una telenovela que gira en torno al futbol. Es el refrito de la colombiana La mamá del 10, y una vez más el soccer y las novelas se unen. Anteriormente, hubo otros títulos como Son amores, Botineras, El juego de la vida, De pies a cabeza, Cebollitas, Mis amigos de siempre, La selección, Avenida Brasil, y Príncipes de Barrio, que trataron el tema en sus tramas.

También tenemos futbolistas que han aparecido en telenovelas como Luis García, Christian Patiño, Braulio Luna, Cuauhtémoc Blanco y Duilio Davino, quienes se dejaron ver en melodramas nacionales. En el futbol y el espectáculo cupido hizo de las suyas emparejando a Luis García y Kate del Castillo; Kikin Fonseca y Jacky Bracamontes; Pavel Pardo y Ana La Salvia; Memo Ochoa y Dulce María; Carlos Reinoso y Lupita D’ Alessio; Jorge Campos y Daniela Castro; Camila Sodi y Chicharito Hernández; Belinda y Giovanni Dos Santos; Galilea Montijo y Cuauhtémoc Blanco; y Adriana Lavat con Rafael Márquez.

La serie de Luis Miguel, ¿el hundimiento para Univisión?

Lupita Reyes

El día de ayer se estrenó por Telemundo en Estados Unidos y por Netflix en España, México y el resto de Latinoamérica la serie de Luis Miguel.

Al momento del cierre de esta columna aún no habían liberado el capítulo para su transmisión, así que hasta la próxima entrega le daré mis impresiones.

Pero, ¿por qué lo menciono? Porque la empresa Univisión está temblando, pues el que Telemundo haya estrenado una de las series más esperadas por el público en los dos últimos años, les viene a dar un golpe mortal.

Univisión está en una crisis de audiencia, y por lo tanto económica, lo cual se ha venido reflejando en recortes de personal catastróficos, como lo reporta la revista Forbes de Estados Unidos. Se esperan despidos masivos en junio (más los que ya se han venido dando), ya que la empresa necesita recortar $300 millones de dólares en sus gastos. Univisión era el líder hace 10 años; ahora, Telemundo gana las audiencias de lunes a viernes. Ya veremos los estragos que les provoca el estreno de Luis Miguel, la serie.

Por otro lado, esperaba que Azteca estrenara la serie de José José, para ver si eso les ayudaba en algo, pero ocurre que su estreno será por Televisa. Después del final de Exatlón, ninguno de los programas de Azteca ha visto un buen rating. Los focos rojos están encendidos: cayó la audiencia de Enamorándonos y ya están viendo qué cambios hacerle. Educando a Nina es otro fracaso y también le cambiarán el rumbo a la historia, aunque no entiendo para qué.

Mejor que graben un accidente y digan que todos los personajes murieron ahí. Y para que las televisoras vean que al público le gustan las telenovelas, la repetición de Teresa se colocó en los primeros lugares de audiencia en televisión abierta. Sucede que vomitamos las malas historias.

Los promocionales de Televisa no atrapan

Lupita Reyes

Y es que las primeras imágenes que nos han mostrado de Por amar sin ley, no impactan como debieran. Tal vez porque ya sabemos de qué va la historia colombiana en la que está basado este refrito, pues actualmente lo están transmitiendo por la señal de Telemundo Internacional en tres horarios distintos.

En uno de los promos, el personaje de David Zepeda dice: “Mi cliente es su padre”. Y la representada de Ana Brenda le responde: “Ya vio en lo que se transformó ese hombre”. En el promo original de Colombia mostraban que se trataba de un transexual. Aquí seguro quieren impactar con eso al televidente. Seguro que tampoco le ayuda a la más reciente producción de José Alberto Castro, el hecho de que su colega Angelli Nesma recién haya tenido al aire una telenovela que también se desarrolla en un despacho de abogados. En ambas historias el abogado de más edad es el dueño de despacho, y con él trabajan el protagonista y el villano. Espero que el público no se sature del tema legal, porque entonces van a estar en problemas, pues en La ley del corazón, el original colombiano, ese es el tema eje de toda la historia. Por si fuera poco, en uno de los promos, nos enteramos que el personaje de Altaír Jarabo se llama Victoria, igual que el de Michelle Renaud en la telenovela de Nicandro Díaz.

Y ya que hablamos del remake de Las Juanas, tampoco sus promos son triunfadores. En el primero que salió al aire se ve a las cuatro hermanas despojándose de su ropa para terminar en traje de baño en la playa. O sea que bien se pudo llamar: Mazatlán, cuerpo y alma. Me queda claro que en esta nueva versión del clásico de Bernardo Romero, apuestan por el atractivo visual, o por lo menos eso me queda claro al ver el tremendo acercamiento a los glúteos de las protagonistas. Ya veremos qué tal recibe el público la historia de las hermanas que tienen un lunar en donde la espalda pierde su nombre.

Se nota claramente que Nicandro fue pupilo de Valentín Pimstein, pues a la protagonista le puso una peluca al más puro estilo de María Mercedes. También viste a dos de sus personajes con ropa idéntica, como el fallecido productor chileno hizo en su momento en Rosa salvaje y Vivir un poco, pero desde entonces han pasado 25 años y muchas cosas han cambiado. Una cosa que llamó poderosamente mi atención es que en los promos de El Güero Castro sí mencionan que Por amar sin ley va a las nueve y media de la noche, en lugar de Caer en tentación. Y los de Nicandro, solo anuncian que Hijas de la luna inicia transmisiones el 19 de febrero. Al investigar al respecto, hubo quien me dijo que es porque Televisa aún no sabe a qué hora va a poner la novela de Nic. Dicen que es tanta la preocupación por el éxito de Exatlón, de Televisión Azteca, que quieren poner en ese mismo horario a La rosa de Guadalupe. Esto después de que por tres semanas el programa unitario vaya de dos horas diarias, pues se recortó Me declaro culpable.

De ser cierta esta información, Televisa estaría evidenciando que no tiene un plan trazado y que la toma de decisiones está en función de lo que hacen en la televisora de enfrente. Si esa va a ser la manera de llevar el destino de la empresa de la familia Azcárraga, corren el riesgo de desarticular su programación. Y es que si originalmente Hijas de la luna iba a las ocho y media, luego a las siete y media y ahora a las seis y media, pues obviamente no están seguros de lo que están programando. Como tampoco están respetando las fechas al aire, pues el melodrama en cuestión primero iba a ser estrenado el 26 de febrero, luego el 19, luego el 12 y finalmente el 19. ¿A qué se deberá que no haya una línea a seguir? En otros tiempos el calendario que se manejaba en Televisa era inamovible, se sabía con año y medio de anticipación qué productor iba a entrar al aire, con qué historia y durante cuánto tiempo. Me queda claro que desde entonces muchas cosas han cambiado, lo que no sé es si para bien.

Y ya que los directivos de Televisa en su mayoría son colombianos, deberían considerar hacer una versión del reality show: Protagonistas de nuestra tele. Que en ese país sudamericano ya va por su cuarta emisión, y en el cual los participantes compiten para ganar un contrato que les permita actuar en RCN. Eso le sería muy útil a Televisa, pues es una manera de convocar a jóvenes talentos que a la larga engrosen las filas de la televisora de San Ángel, y sean sus próximas estrellas. Y si usted creía que solamente Televisa se nutre de historias colombianas, le recuerdo que en Azteca hicieron Rosario Tijeras, y ya trabajan de la mano de Sony en la producción de Tres milagros; es decir, que en ambas empresas rifa el Colombia power.

 Televisa insiste en la repetición temática de sus telenovelas

Lupita Reyes

Por Lupita Reyes

Y para muestra está la telenovela que el día de hoy se vuelve a estrenar por Las Estrellas en el horario estelar; es decir, Caer en tentación. Esta telenovela es un refrito de la argentina Amar después de amar, que apenas este año salió al aire, y que al igual que la bioserie de Lupita D’Alessio, no lleva una narrativa lineal, sino que brinca a lo largo de cuatro etapas (como vimos que también así nos relataron a Las malcriadas en Azteca 13 y El César en canal Space).

Me da la impresión que esa forma de narrar una historia no le gusta al público mexica­no, porque tampoco en la tele­novela Quiero amarte de Carlos Moreno les funcionó; lo mis­mo sucedió con Yago de Car­men Armendáriz, que termi­nó hasta en otro canal. El deto­nante del conflicto de Caer en tentación es una infidelidad. Y aquí es donde también las co­sas se empiezan a repetir; el año que entra, veremos la ver­sión de Televisa de Señora Isa­bel, la historia que en Azteca conocimos como Mirada de mu­jer, en Telemundo como Victo­ria y que como recordarán, tie­ne como eje central la infide­lidad. Se dice que este nuevo refrito no verá la luz en el ho­rario estelar, sino que saldrá a las siete y media de la noche.

Pero eso no es todo, en la te­levisora de San Ángel también preparan su versión de Las Juanas, (que lleva en su elen­co a Omar Fierro y Cynthia Klitbo, entre otros) que tam­bién aborda la múltiple in­fidelidad de su protagonista masculino. Parece que poner la misma temática al mismo tiempo, es algo que se les da mucho en la empresa de Emi­lio Azcárraga Jean, porque apenas hace un año sacaron al aire La candidata, a la par de El Bienamado, que también tenía como protagonista a un can­didato político. Así que ahora hay que prepararnos para ver en tres distintas telenovelas a mujeres sufriendo porque les pusieron el cuerno y las conse­cuentes reacciones al respecto.

Y por si fuera poco repe­tir temas, incluyen a actrices en papeles similares, porque en Caer en tentación, Adriana Louvier una vez más tendrá un accidente automovilístico en el primer capítulo y por un tiempo la darán por extravia­da, tal como sucedió en Sin ras­tro, producción de Silvia Ca­no. Y Silvia Navarro vuelve a encarnar a una mujer rica a la cual le ponen el cuerno bien y bonito como en La Candidata. Llama mi atención que los pro­ductores al elegir una histo­ria, no se pregunten qué es lo que están haciendo sus colegas y que una actriz, al leer el per­sonaje que le ofrecen, no caiga en cuenta que es lo mismo que hizo en su más reciente parti­cipación en la pantalla chica.

En el concreto caso de Adriana Louvier, cuando por fin se había posicionado co­mo protagonista en Televisa, da un paso atrás y acepta ser comparsa de Silvia Navarro, porque eso de que las dos son protagonistas del nuevo me­lodrama estelar de Las Estre­llas no me lo creo, porque sim­ple y sencillamente el perso­naje de Louvier morirá al final como lo hacen muchos villa­nos de telenovela. Y en el mis­mo tenor está Gabriel Soto, su papel no es el protagonis­ta, es cierto que todo transcu­rre a raíz de que él se interesa en el personaje de Louvier, pe­ro él es el perverso, no el bue­no. Tan buen paso que lle­vaba después de Yo no creo en los hombres y Vino el amor, co­mo para que ahora retroceda. Porque lo que le veremos, no es una actuación especial co­mo en Antes muerta que Lichi­ta, o Qué pobres tan ricos, tan es así que su personaje tam­bién fallece. O sea, los aman­tes que hicieron sufrir a los buenos de la historia termina­rán juntos en la misma tumba.

Y para cerrar tenemos que existe la posibilidad de que el señor José Alberto Castro lle­ve a las pantallas mexicanas  una versión libre de la teleno­vela colombiana La ley del co­razón, la cual transcurre en un bufete jurídico. Pero antes sal­drá al aire Me declaro culpable (producción de Angelli Nes­ma), que es la versión mexica­na de la argentina Por amar­te así, donde claro, también hay un abogado tratando un te­ma escabroso como es la muer­te asistida. Así que este fin de año y principio del otro, en Las Estrellas, repetidamente vere­mos los temas de la infideli­dad masculina y los conflictos legales, basados en melodra­mas argentinos y colombianos.

Es decir, de argumentos originales ni hablamos, o muy poco tal vez, pues la única que se sostendrá en ese rubro es Padre a toda madre (producción a cargo de Eduardo Meza), que muchos señalan tiene muchas similitudes con Muy padres de Imagen Televisión (historia que peca de boba). Ya veremos si en verdad tendremos un tercer caso de repetición temática en las telenovelas mexicanas. Tiempo al tiempo.

Televisa hace cambios en Las Estrellas

Lupita Reyes

Pues eso. Que apenas arranca el 2018 y ya tenemos novedades. La primera es que la telenovela Me declaro culpable que produce Angelli Nesma, termina mucho antes de lo que originalmente se había planeado. El melodrama encabezado por Daniela Castro, Juan Soler y Mayrín Villanueva llegará a su final este mes de enero.

En el lugar de Me declaro culpable, Televisa va a programar dos horas de La Rosa de Guadalupe, supongo que con los buenos resultados que los programas dobles dieron los sábados. A alguien se le ocurrió (esta es la segunda ocasión que entra como programa emergente en lo que inicia la telenovela que ocupará ese horario) que también podrían funcionar con más horas entre semana. Así que prepárese a ver este programa desde la seis y media de la tarde hasta las ocho y media de la noche. Enhorabuena a Carlos Mercado y a todo el equipo de La Rosa de Guadalupe, quienes siguen siendo la joya de la corona en Televisa. Lo curioso, es que siendo los número uno de la televisión mexicana, únicamente al productor Miguel Ángel Herros lo invitaron a la famosa posada de Televisa, el resto del equipo no fue convidado. Vaya manera que Televisa tiene de agradecer el éxito.

Pero me desvío. Volviendo a los cambios, otro que se avecina es el de la telenovela Hijas de la lunaY la familia cambió. Sí, así de extraño es el título definitivo de la más reciente telenovela de Nicandro Díaz, basado en la historia de Las Juanas, de Bernardo Romero, que hace veinte años se vio en Colombia. Y ojo con eso de basado en, porque es algo así como las letras chiquitas de los contratos, donde se incluyen los datos más importantes. En este caso se refiere a que no es igual que la historia que ya se exhibió. De las cinco hijas que se plantean en el original, sólo quedan cuatro. Esas hermanas van a vivir en distintas ciudades de nuestro país: Monterrey, Guadalajara, Puebla y la Ciudad de México. Y todas van a terminar juntas en Mazatlán, Sinaloa, donde reside el padre de todas ellas. Si esto que le cuento le resulta interesante, no deje de sintonizarla el próximo 12 de febrero a las siete y media de la noche por Las Estrellas. Esta novela iba a salir el día 26, luego el 19 y ahora el 12. Y ese mismo día de febrero, pero a las nueve y media de la noche, saldrá al aire también, el primer capítulo del remake mexicano de la colombiana La ley del corazón, en donde los créditos principales los llevan Ana Brenda, David Zepeda y Julián Gil (a quienes vimos juntos en Sortilegio). La versión de la televisora de San Ángel lleva el título: Por amar sin ley.

Personalmente creo que no está bien dar a conocer dos telenovelas el mismo día, pero supongo que fue una idea muy bien pensada y no resultado de un mero impulso. Llama mi atención que ambas historias vieran la luz en Colombia, quiero creer que el hecho de que Televisa este manejada por gente de ese país, tiene mucho que ver. Queda esperar qué tal les va a estos dos melodramas que no tardan en promocionar. A ambos la mejor de las suertes. Ya veremos cuál se levanta con la victoria. Corren apuestas.

Danzón dedicado…

Lupita Reyes

Hace unos días, el dramaturgo y productor mexicano Miguel Sabido, llegó de Indonesia, en donde fue reconocido como El padre del Entertainment Education, un modelo de producción con vocación social desarrollado por él, en el seno de la televisión comercial mexicana. Es decir, el padre de las telenovelas didácticas, como aquí las conocimos.

En conferencia de prensa, Sabido dio una declaración que ha llamado mi atención. Dijo que: “Televisa se ha convertido en la maquiladora de Univisión. Televisa ya no produce para México con los valores que tuvo siempre. Ya no es una televisión que defienda nuestro nacionalismo y nuestras tradiciones, ya es una televisión que sucede en una especie de niebla indeterminada y que está hecha para la segunda generación de latinos en Estados Unidos, que es la que le interesa a Univisión por su poder adquisitivo y por lo tanto, elaboran proyectos a precio de pesos devaluados mexicanos para venderlos a precios de dólar sobrevaluados”.

¿Y qué cree? ¡Que Sabido lleva razón! Al día siguiente vi la nota de un periódico en donde Televisa anuncia su nuevo programa sabatino conducido por Alan Tacher y Ximena Córdoba, ambos desempacados de Univisión. El programa de concursos se llamará Al final todo queda en familia y las familias que concursarán serán de México, Miami, Nueva York y Puerto Rico. Un danzón dedicado a la audiencia de Univisión y no a la de México.

Por cierto, que la nueva adquisición de Televisa se llama Andrés López López, un narcotraficante que después se convirtió en sapo y de ahí surgió su inspiración para escribir el libro El Cártel de los sapos, el cual posteriormente se convirtió en serie de televisión. López, fue novio de Sofía Vergara y Adamari López, y llega a Televisa como asesor de Patricio Wills, Presidente del área de Producción de Contenidos de Televisa Estudios. Miguel Sabido también se preguntaba en esa conferencia de prensa: “¿Qué le enseñan las telenovelas que glorifican narcotraficantes como El señor de los cielos, a los adolescentes sin trabajo?”. Bueno, aquí la respuesta.

Efectos especiales sin presupuesto especial

Lupita Reyes

Tuve oportunidad de ver un capítulo de la telenovela Las hijas de la luna, donde un huracán de categoría 5 azotaba las costas de Mazatlán. Y comprobé que en cuanto a efectos especiales se refiere, los melodramas nacionales no solo estamos lejos de lograr que en pantalla se vea algo espectacular y bien logrado, sino que ya nos quedamos rezagados. Y es que comparado con el tráiler de la película El Gran Huracán Categoría 5, pues la verdad es que la producción de Nicandro Díaz era de caricatura. Ya sé que los presupuestos entre una película de Hollywood y un melodrama de Televisa no se comparan. Pero si no tienes dinero, mejor ni le entres o vas a quedar mal.

La que se encuentra en la recta final es la telenovela Sin tu mirada, de Ignacio Sada, y ni por eso su rating ha subido.

Esta nueva versión de Esmeralda es un producto malo que si no está como para sacarlo del aire, tampoco está como para correr a sintonizarlo. En su lugar viene un melodrama con Angélica Vale, donde encarna otra vez a la secretaria enamorada de su jefe, como en La fea más bella. Esta producción de Carlos Moreno es un refrito de la serie chilena Cuenta conmigo, que hace casi 10 años se transmitió y que no fue un éxito. ¿Por qué entonces se hace una nueva versión?

Yo entiendo que compren argumentos que fueron un fenómeno de audiencia, pero algo que empezó con 30 puntos de rating y al final promedió 15 ¡no es para tomarse en cuenta! Y, curiosamente, la telenovela de Mapat también está basada en un melodrama chileno. ¿Será que Televisa compró un paquete de novelas en Chile y ahora las veremos a fuerza aquí, hayan sido buenas o malas? ¿Quién se lleva su comisión ahí?