Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Martes 25 Septiembre del 2018
cielo claro 19°

Malicia en el País de las Maravillas

Las últimas apuestas de Rosy Ocampo

Lupita Reyes

Como ya es de dominio popular, Rosy Ocampo no ocupa más el puesto de vicepresidenta que tenía; en su lugar despacha ahora Patricio Wills, quien apareció en la presentación a prensa de la telenovela Tenías que ser tú, que el día de hoy sale al aire por Las Estrellas a las ocho y media de la noche, en el horario que deja vacante la telenovela de Sebastián Rulli y Maite Perroni.

Tenías que ser tú es refrito de la telenovela chilena Ámbar, que hace poco se transmitió y cuenta la historia de una madre soltera que llega con su hija a la capital, se reencuentra en el trabajo con el padre de su hija y conoce el amor con el chofer del transporte escolar que lleva a su hija. El elenco de la versión mexicana está encabezado por Ariadne Díaz y Andrés Palacios. Este último tendrá que hacer gala de todo su carisma, pues es memorable la actuación de Gonzalo Valenzuela en la versión chilena. También es un reto para quien tenga que interpretar a la niña de la historia. A ver qué tal recibe el público esta producción de Mapat, quien tiene en contra una temática similar a la de la telenovela de Lalo Meza, que apenas ayer terminó.

Esta telenovela que hoy emite su primer capítulo, fue uno de los últimos proyectos que Rosy Ocampo autorizó. El otro es el melodrama que Roberto Gómez Fernández presentará al público en junio, días antes del Mundial Rusia 2018, y que precisamente toca el tema del futbol. La historia original es de Colombia, lleva como título La mamá del 10, y trata de una progenitora que apoya incondicionalmente a su hijo para que logre su sueño de ser jugador profesional.

La mamá del 10 está ambientada en la costa, propiamente en un pueblo donde la mayoría de la población es de raza negra. Esto en la versión de Televisa seguro va a cambiar y, por lo tanto, varias situaciones que se presentan en la historia, que tienen que ver con el color de piel del joven protagonista y su abnegada mamá. Esperemos que el nuevo dirigente de la televisora de San Ángel incluya historias originales para el segundo semestre de este año.

 Gigantes de México, una serie muy romántica

 

 

Lupita Reyes

Pues nada, que he visto la serie Gigantes de México. Los ejecutivos del canal ya habían advertido que la serie solo tocaría el aspecto profesional de los cuatro personajes que cambiaron la historia de México: Carlos Slim, Lorenzo Zambrano, Emilio Azcárraga y Lorenzo Servitje. También, prometieron presentar una “investigación muy profunda en la historia de los líderes de las industrias y sus protagonistas”.

Pues bien, la primera par­te la han cumplido. Gigantes de México es de esos programas hechos a modo. Realizados pa­ra alabar y conseguir patroci­nadores fácilmente. Respec­to a la segunda promesa, de “una investigación muy pro­funda”, solo se cuentan ver­dades a medias. Como públi­co, esperaba que un canal co­mo History nos entregara un trabajo de investigación pro­funda, en donde se trabaje pa­ra llegar a la verdad. En Gigan­tes de México faltó el dato du­ro, el rigor periodístico y quedó en telenovela corta de supera­ción personal en cuatro pasos.

Pero vayamos capítulo por capítulo. El de Carlos Slim fue el de menor investigación periodística. La mayor parte del episodio se basó en una entre­vista al periodista Carlos Ma­rín, quien dijo lo poco que ya se sabe. Según el relato de His­tory, Slim se empeñó en mon­tar su imperio en México, un país en el que nadie creía. Y lo logró aun sabiendo que había comprado Telmex, una empresa que según History era un problema mayor. Vaya, por poco y me convencen de com­padecer al ingeniero, en lugar de felicitarlo. Ahora, si Slim tenía  el talento y dinero (por­que se asoció con franceses a los que les tuvo que rogar que invirtieran en México), ¿por qué no fundó su empresa en el primer mundo? ¿Por qué batallar con una empresa con tantos problemas en un país tan corrupto? Tratando de ha­cer más interesante el capítu­lo, se hace referencia de la fe­roz competencia a la que Slim se tuvo que enfrentar cuan­do ya era dueño de Telmex. ¿Usted sabe quién era su feroz competencia? Ni yo, y eso que vi el capítulo. Eso pasa cuan­do no inviertes en buenos in­vestigadores. O cuando no es tu objetivo llegar a la verdad.

El episodio de Emilio Azcá­rraga Milmo estuvo un poco mejor. En primer lugar porque colaboró el historiador Enri­que Krauze, quien con su so­la voz y bagaje cultural levan­tan cualquier historia; además, que del Tigre se ha escrito más. Acompañando a Krauze, estuvieron contando anécdotas, Lolita Ayala, Francisco Ibarra y José Carreño. Gente que conoció a don Emilio y estuvo presente en el lugar de los hechos  y puede dar fe que las his­torias que ahí se contaron son fidedignas. Como por ejem­plo, la que contó don Francisco Ibarra, al narrar cómo Az­cárraga defendió su empresa (y las de todos los que ahí es­taban presentes) ante Gustavo Díaz Ordaz. También se ratifi­có que recibía buenos consejos de su padre, Emilio Azcárraga Vidaurreta y que tuvo competencia con nombres, apellidos y fechas. Vimos cómo fue que ordenó la construcción del es­tadio Azteca y cómo llegó a ver el futuro en español de la tele­visión en Estados Unidos. Fi­nalmente, lo dejaron como lo que fue: un visionario en la in­dustria del entretenimiento.

La historia de los dos Loren­zos, Zambrano y Servitje, es si­milar. Dos hombres que nacieron en una familia con un padre emprendedor, con un negocio que ellos con su visión a futuro lograron engran­decer. Ambos con competen­cias agresivas, que de la nada desaparecen y terminan ab­sorbiéndolas. La única diferen­cia que vemos en cada uno de los capítulos es que Servitje es un hombre religioso y el úni­co de los cuatro empresarios que pidió un préstamo al banco para invertir en maquina­ria que elevaría su fortuna. A Zambrano lo presentaron con sus conocidas alergias y dedi­cado en cuerpo y alma al negocio del cemento (es bien sa­bido que jamás tuvo novia y nunca contrajo matrimonio).

Así pues, terminan esos cua­tro capítulos narrados en tono misericordioso, con actuaciones, vestuario y escenografía que dejan mucho qué desear. Eso sí, en Gigantes de México, en ningún capítulo vemos que es­tos empresarios hayan recibi­do apoyo del gobierno, o con acceso a información privile­giada; todo fue gracias a su es­fuerzo y visión propia. Si us­ted ignora la vida de estos per­sonajes, échele un ojo a la serie y después infórmese al res­pecto, que libros para cono­cer más sobre ellos, los hay.

Las hijas perdieron el paso

Lupita Reyes

La telenovela Hijas de la luna, arrancó con un elenco juvenil alegre y dinámico, otro maduro que les daba soporte y una propuesta musical atractiva. Con el paso de los días, todo vino a menos. Las maravillosas locaciones en Mazatlán fueron cambiadas por un back lot, que no se compara con los paisajes de Sinaloa que nos mostraron en el arranque.

La pareja protagónica ha perdido fuerza, la frescura de Juana Victoria ya no existe más y aunque insisten en que estudia hasta altas horas de la noche, es evidente que no le sirve de nada, pues era para que se cultivara un poco y ya no fuera tan ñera. Otro que sigue estancado en lo mismo es el personaje de Danilo Carrera, no se decide a casarse con el de Mariluz Bermúdez, pero tampoco termina con ella definitivamente. Y de las canciones y coreografías se olvidaron por completo de ellas.

Conclusión: Televisa compra una historia y permite que los adaptadores presenten al público algo que casi nada tiene que ver con la propuesta original.

De Las juanas de Bernardo Romero, solo quedaron cuatro medias hermanas que llegan a buscar a su papá y una de ellas se enamora del que cree su medio hermano, que al final resulta que no lleva su misma sangre y entonces ellos pueden estar juntos y ser felices. Todo lo demás ha sido una sucesión de anécdotas inconexas, con un exagerado acento en Las Juanas, para marcar que son distintas regiones de nuestro país.

Lo peor es que todavía le falta un mes al aire, así que nos quedan cuatro largas semanas de relleno, hasta que la tercera en discordia o muera o enloquezca; que el personaje de Alexis pague por sus maldades y se sepa que Sebastián no es hijo de Juan y sea feliz con Juañera Victoria.

Efectos especiales sin presupuesto especial

Lupita Reyes

Tuve oportunidad de ver un capítulo de la telenovela Las hijas de la luna, donde un huracán de categoría 5 azotaba las costas de Mazatlán. Y comprobé que en cuanto a efectos especiales se refiere, los melodramas nacionales no solo estamos lejos de lograr que en pantalla se vea algo espectacular y bien logrado, sino que ya nos quedamos rezagados. Y es que comparado con el tráiler de la película El Gran Huracán Categoría 5, pues la verdad es que la producción de Nicandro Díaz era de caricatura. Ya sé que los presupuestos entre una película de Hollywood y un melodrama de Televisa no se comparan. Pero si no tienes dinero, mejor ni le entres o vas a quedar mal.

La que se encuentra en la recta final es la telenovela Sin tu mirada, de Ignacio Sada, y ni por eso su rating ha subido.

Esta nueva versión de Esmeralda es un producto malo que si no está como para sacarlo del aire, tampoco está como para correr a sintonizarlo. En su lugar viene un melodrama con Angélica Vale, donde encarna otra vez a la secretaria enamorada de su jefe, como en La fea más bella. Esta producción de Carlos Moreno es un refrito de la serie chilena Cuenta conmigo, que hace casi 10 años se transmitió y que no fue un éxito. ¿Por qué entonces se hace una nueva versión?

Yo entiendo que compren argumentos que fueron un fenómeno de audiencia, pero algo que empezó con 30 puntos de rating y al final promedió 15 ¡no es para tomarse en cuenta! Y, curiosamente, la telenovela de Mapat también está basada en un melodrama chileno. ¿Será que Televisa compró un paquete de novelas en Chile y ahora las veremos a fuerza aquí, hayan sido buenas o malas? ¿Quién se lleva su comisión ahí?

Danzón dedicado…

Lupita Reyes

Hace unos días, el dramaturgo y productor mexicano Miguel Sabido, llegó de Indonesia, en donde fue reconocido como El padre del Entertainment Education, un modelo de producción con vocación social desarrollado por él, en el seno de la televisión comercial mexicana. Es decir, el padre de las telenovelas didácticas, como aquí las conocimos.

En conferencia de prensa, Sabido dio una declaración que ha llamado mi atención. Dijo que: “Televisa se ha convertido en la maquiladora de Univisión. Televisa ya no produce para México con los valores que tuvo siempre. Ya no es una televisión que defienda nuestro nacionalismo y nuestras tradiciones, ya es una televisión que sucede en una especie de niebla indeterminada y que está hecha para la segunda generación de latinos en Estados Unidos, que es la que le interesa a Univisión por su poder adquisitivo y por lo tanto, elaboran proyectos a precio de pesos devaluados mexicanos para venderlos a precios de dólar sobrevaluados”.

¿Y qué cree? ¡Que Sabido lleva razón! Al día siguiente vi la nota de un periódico en donde Televisa anuncia su nuevo programa sabatino conducido por Alan Tacher y Ximena Córdoba, ambos desempacados de Univisión. El programa de concursos se llamará Al final todo queda en familia y las familias que concursarán serán de México, Miami, Nueva York y Puerto Rico. Un danzón dedicado a la audiencia de Univisión y no a la de México.

Por cierto, que la nueva adquisición de Televisa se llama Andrés López López, un narcotraficante que después se convirtió en sapo y de ahí surgió su inspiración para escribir el libro El Cártel de los sapos, el cual posteriormente se convirtió en serie de televisión. López, fue novio de Sofía Vergara y Adamari López, y llega a Televisa como asesor de Patricio Wills, Presidente del área de Producción de Contenidos de Televisa Estudios. Miguel Sabido también se preguntaba en esa conferencia de prensa: “¿Qué le enseñan las telenovelas que glorifican narcotraficantes como El señor de los cielos, a los adolescentes sin trabajo?”. Bueno, aquí la respuesta.

Verónica Castro regresará al cine en 2018

Lupita Reyes

Pues nada, que después de la serie La casa de las flores para Netflix, Verónica Castro y Manolo Caro han hecho buena amistad. Tan buenas migas han hecho que Manolo ya le propuso hacer una película para 2018. La película es de comedia y a La Vero le hace ilusión regresar al cine con este proyecto, el cual inicia el rodaje en marzo de 2018.

En cuanto a la televisión, La Vero asegura que Televisa la ha buscado, pero que solo le han propuesto puras pendejadas. Y que con Azteca hubo un acercamiento, pero nada se concretó. Total que el ícono de la televisión mexicana no tiene para cuándo regresar a la pantalla chica y menos con tanto cambio en Azteca y Televisa. Por cierto, sigue el alboroto en Unicable. Ocurre que la productora Andrea Rodríguez dejó el programa PonteFit para irse a TV Azteca a producir la nueva revista femenina, junto a su hermana Magda Rodríguez, quien será la encargada de producir El Club de Eva. En Unicable no les quedó de otra que pasarle la producción a Lalo Suárez, quien por lo visto no se ha enterado del cambio, pues no se ha presentado con su equipo de producción a darles indicaciones. Ya se imaginarán cómo van a salir los próximos programas.

¡AY, GÜEY! LA NUEVA SERIE DE TELEVISA

Y ya que Televisa insiste en producir series. Acaban de terminar una que lleva por título ¡Ay, güey!, la cual estrenarán por Blim el 22 de diciembre, producida por Rodolfo de Anda. La historia, que es una comedia, va así: dos tipas que se caen mal y no son amigas por azares del destino se encuentran una maleta con diez millones de dólares. Ambas huyen para conservar el dinero, por lo que comienzan a convivir. Durante su trayecto, se van encontrando con algunos personajes que saben de la existencia del dinero y las persiguen para quitárselos. La idea de esta historia nació porque a una amiga del productor le robaron su automóvil y casualmente llevaba las llaves del auto en su bolsa y decidió llevárselo. Al salir del estacionamiento y abrir la cajuela, se dio cuenta que había armamento y dinero, por lo cual tuvieron que avisar a la policía. Cuatro años se llevaron en grabar esta historia, entre la Ciudad de México y Acapulco, y hoy se convierte en la primera apuesta de 2018 de Televisa. Esta es la última Malicia de este 2017, así que aprovecho para desearles lo mejor de lo mejor para 2018. Nos leemos en enero, ¡a disfrutar las fiestas!

De narcos e historias conocidas

Lupita Reyes

Como cada año, las televisoras presentaron en Estados Unidos sus nuevos proyectos de televisión para lo que resta de 2018 y el 2019. Televisa y Univisión han decidido que ahora las estrellas de sus historias serán los narcotraficantes, por lo que el 80% de sus producciones van sobre el mismo tema con la variante de un narco más o un narco menos. El 20% restante de la programación que veremos en Las Estrellas, son copias de temas que ya hemos visto.

En las narcoseries veremos cosas como Contracara, destinos que se entrecruzan cuando asesinan a un magnate de medios de comunicación el día de su boda, al mismo tiempo que un sicario es ejecutado en la silla eléctrica. El alma del magnate reencarna en el cuerpo de un asesino y el alma del asesino termina en el cuerpo de un profesor; es decir, Chucky pero con narcos. También está Bad hombres, que son dos hermanos separados en su niñez. Uno se convierte en narcotraficante y el otro, ¿en qué cree? Adivinó, ¡en oficial militar de los Estados Unidos! También se anunciaron las narconovelas El Último Dragón, Las Buchonas, Juego de Reinas, Comandante Bonita y La Piloto, segunda temporada.

Y ya que hablo de segundas temporadas, veremos Por amar sin ley y Mi marido tiene familia. Así como las comedias 101 pasos para olvidarte, Ringo (que es Rocky Balboa), Cantinflas, Like (nueva versión de Rebelde), La jefa del campeón, Los príncipes no existen, Espíritu de madre, Mami, Brujas al amanecer (que es Brujas Adolescentes), entre otras. Después de la presentación de esta programación, en Televisa ya cancelaron varias producciones, por lo que varios productores le han avisado a su equipo que mejor le vayan buscando por otro lado. Así de triste el panorama.

El futbol y el mundo del espectáculo van de la mano

Lupita Reyes

Hoy a las 6:30 de la tarde, se estrena por Las Estrellas, La jefa del campeón, una telenovela que gira en torno al futbol. Es el refrito de la colombiana La mamá del 10, y una vez más el soccer y las novelas se unen. Anteriormente, hubo otros títulos como Son amores, Botineras, El juego de la vida, De pies a cabeza, Cebollitas, Mis amigos de siempre, La selección, Avenida Brasil, y Príncipes de Barrio, que trataron el tema en sus tramas.

También tenemos futbolistas que han aparecido en telenovelas como Luis García, Christian Patiño, Braulio Luna, Cuauhtémoc Blanco y Duilio Davino, quienes se dejaron ver en melodramas nacionales. En el futbol y el espectáculo cupido hizo de las suyas emparejando a Luis García y Kate del Castillo; Kikin Fonseca y Jacky Bracamontes; Pavel Pardo y Ana La Salvia; Memo Ochoa y Dulce María; Carlos Reinoso y Lupita D’ Alessio; Jorge Campos y Daniela Castro; Camila Sodi y Chicharito Hernández; Belinda y Giovanni Dos Santos; Galilea Montijo y Cuauhtémoc Blanco; y Adriana Lavat con Rafael Márquez.

Basta! para que te enredes

49,958FansMe gusta
87,075SeguidoresSeguir
4,006suscriptoresSuscribirte