Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Martes 13 Noviembre del 2018
lluvia ligera 19°

Malicia en el País de las Maravillas

POR ESO ESTAMOS COMO ESTAMOS

Lupita Reyes

Y me refiero a las telenovelas mexicanas, y propiamente a las de Televisa. Vi el último capítulo del Vuelo de la Victoria, y cuando ya estaba por cambiar de canal porque todo lo que pasaba no me resultaba interesante: ¡Pum!, como decía Javi Noble, algo llamó mi atención. Resulta que todo lo que vimos a lo largo de decenas de capítulos al aire, fue obra de la imaginación de la protagonista, ¡como chiste interno de Televisa! No podía creerlo, y no por otra cosa, pero me había quedado en que el gran talento de Victoria era correr, no escribir. Desde el momento en que El vuelo de la Victoria apenas si duró al aire cuatro meses, quiere decir que no fue exitosa, porque cuando es así, las alargan y las alargan. Económicamente creo que fue un fracaso, porque Como tú ninguna, la telenovela venezolana en que estuvo basada duró al aire once meses. En conclusión: la más reciente telenovela de Nathalie Lartilleux formará parte de las peores telenovelas de toda la historia de Televisa.

Y con respecto al melodrama que se estrenó al siguiente día, tampoco les tengo buenas noticias. En Sin tu mirada, no tienen perdón de Dios  los escritores y realizadores de este melodrama. Me queda claro que apenas estaban terminando de grabar Mi adorable maldición, cuando les encargaron este nuevo trabajo. Pues lo que salió al aire dejó mucho que desear. Arrancaron con un collage de la protagonista ya veinteañera. Y la primera imagen  la muestra caminando y con bastón de ciegos, eso no tendría nada de malo sino fuera que escenas después nos cuentan que nació muerta, y que es ciega, que un incendio estuvo a punto de acabar con su vida, y las tres situaciones pierden impacto porque ya vimos que ella en algún momento crecerá y se valdrá de un bastón para pasear, escuchar los ruidos del bosque, tocar el musgo de los árboles, tomar agua del río y disfrutar plenamente de la naturaleza. ¿En verdad nadie se dio cuenta de semejante error? ¿Ni los escritores encabezados por Gabriela Ortigoza, ni el equipo de producción comandado por Ignacio Sada? Para acabar pronto, ¿ni el departamento de supervisión literaria de Televisa, que se supone revisa minuciosamente cada libreto antes de grabarse? Ahora que entren en funciones Bernardo Gómez y Alfonso de Angoitia, espero que se percaten de que en Televisa, muchos no están haciendo su chamba.

Y ya que hablamos de no hacer su trabajo adecuadamente, me parece que los encargados de publicitar la telenovela Papá a toda madre, deberían bajarle dos rayitas a la promoción de lo que han dado por llamar: el primer beso gay en las pantallas de Televisa, simple y sencillamente porque eso ya lo vimos en Como dice el Dicho, en dos episodios. El primero fue el 12 de septiembre, titulado Todo hombre muere, en donde los personajes de Aaron Ida y Alejandro Felipe se besan en la boca. El segundo se llamó Secreto entre dos lo sabe Dios, secreto entre tres, descubierto es y se transmitió al aire el 27 de septiembre y fue protagonizado por Sebastián Fouilloux y Memo Dorantes. Ahí la prueba de que los equipos de producción de Televisa, no le echan un ojo a lo que sale al aire en Las Estrellas.

¿Emilio Larrosa, con nuevo puesto en Televisa?

Lupita Reyes

El pasado 15 de marzo, el señor Emilio Larrosa anunciaba en su cuenta de Twitter que Televisa le había dado la gran responsabilidad de producir la vida de Pedro Infante; ocho meses después, nada hemos sabido de ese proyecto. Dicen que ya no será él quien lo realice, sino los primos Galindo. Otro rumor que ahora corre es que el artífice de melodramas como El camino secreto, Muchachitas y El premio mayor será asesor del señor Bernardo Gómez (Co-presidente de Grupo Televisa) en cuanto a la producción de telenovelas, a partir del mes de enero. Ya veremos si eso sucede.

Larrosa tiene trayectoria y éxitos, y siempre ostenta­ba el crédito de idea original, así que espero que eso signi­fique que Televisa por fin de­je de hacer refritos y se dedi­que a hacer historias origi­nales. Realizar una historia que la gente no ha visto an­tes, implica más trabajo, pe­ro también la satisfacción de haber hecho un mayor es­fuerzo, y eso es lo que aho­ra se necesita, que todos los involucrados aporten el cien por ciento de su capacidad y trabajo para hacer que el te­levidente siga día a día un programa de televisión.

Y ya que hablamos de bio­series, la que está con los dedos cruzados esperan­do arrancar grabaciones es Carla Estrada, pero en es­ta ocasión no ha hecho mu­cho ruido, tal vez por aque­llo de que hace tiempo anun­ció con bombo y platillo que llevaría a la pantalla chica la  vida de Silvia Pinal y pospu­sieron el proyecto. Tal vez di­rá que hasta que no se escuche: Se graba… tres, dos uno… no pue­de decir nada. Al respecto po­demos decirles que Itatí Can­toral sigue al frente del elenco.

Tal como se los dije la sema­na pasada, la telenovela En tie­rras salvajes de Salvador Me­jía, terminó sin pena ni gloria. ¡Y cómo no, si tuvieron a bien programar su desenlace en ple­no puente del Día de Muertos! No es por amarrar navajas, pe­ro hasta parece que alguien qui­so perjudicarlo aún más. Por­que recordemos que cuando ya llevaba varios días de graba­ción, le pidieron que cambia­ra a la protagonista de su me­lodrama y por una puerta sa­lió Mayrín Villanueva, y por la otra entró Claudia Álvarez.

Y ya que hablamos de la esposa de Eduardo Santamarina, ocu­rre que se estrenó Me declaro cul­pable, donde Mayrín comparte créditos con Juan Soler, Danie­la Castro, Irina Baeva y Juan Diego Covarrubias. La historia gira en torno a dos polémicos casos legales, el de una mujer que le desconecta el respirador artificial a su esposo enfermo, y el de una joven que atropella con su coche a un deportista y lo deja en una silla de ruedas.

El primer capítulo me pareció len­to y me hizo falta ver cuando el personaje de Mayrín Villanueva ayudó a morir a su marido. Con­forme veía los capítulos al aire, sentía que algo le faltaba a la historia y creo que es la pre­sencia de personajes de otro estrato social. Es decir, no hay pobres en esa historia, me pa­rece que tanto lujo y opulen­cia puede hacer que los es­pectadores no terminen de engancharse con la historia, pero esa es solo una percep­ción mía. Y los diálogos tam­bién deben cuidarlos, porque me tocó escuchar uno donde el personaje de Sabine Mous­sier dice: “Te preparé tu so­pa consentida”. ¿Acaso quiso decir favorita o la que tanto te gusta? En fin, que al parecer ya nadie cuida los detalles.

Las vueltas que da la vida

Lupita Reyes

En las últimas semanas se han dado en la televisión mexicana importantes cambios que seguramente influirán en lo que se vea en la pantalla chica de nuestro país en los próximos meses. Desde Emilio Azcárraga Jean, que deja importantes funciones que venía desempeñando al frente de Televisa, hasta la incorporación de Alberto Ciurana a Televisión Azteca.

Esperemos que ambas situaciones traigan un aire renovador porque, la verdad, parece que la época de oro de la televisión mexicana ya pasó. Después de 10 años en el gusto del público, el único programa sólido de Televisa es La rosa de Guadalupe, y en cuanto a Azteca, la joya de la corona es Enamorándonos. Pero seamos honestos, eso no es suficiente para sostener a ambas empresas. Atrás quedaron los tiempos de éxitos internacionales como Los ricos también lloran, Rosa salvaje, Cuna de lobos, Mirada de mujer, Amor en custodia y todas esas telenovelas que hacían que el público de muchos países se interesara por los melodramas mexicanos; ahora las que rifan en el extranjero son las producciones turcas. Que, dicho sea de paso, aprendieron a exportar sus productos, siguiendo el plan de trabajo que antes se tenía aquí: buenas historias, grandes elencos y majestuosas realizaciones.

Y aunque en Televisa se dan esfuerzos por cambiar, no se han implementado de la manera adecuada. Me refiero en concreto, a que Salvador Mejía después de veinte años de producir melodramas se atrevió a sacar al aire una historia original, la cual no corrió con suerte. Y eso que fue creada por los responsables de grandes éxitos internacionales como Gran Hotel. Lo cierto es que En tierras salvajes se va a despedir con más pena que gloria: Cristián de la Fuente, Diego Olivera y Horacio Pancheri no entusiasmaron a las televidentes, y Claudia Álvarez, César Évora, Daniela Romo y demás integrantes del elenco, tampoco. Fue una telenovela más, que muy pronto será olvidada.

Claudia Álvarez

Otra historia que está por terminar es El vuelo de la victoria, que muchos le siguen llamando El vuelo del águila, y que desde sus inicios tuvo serias dificultades: corrieron a Pablo Montero, y en su lugar entró Andrés Palacios. La pareja que conformaron Paulina Goto y Mane de la Parra no llamó la atención. Ahora ella anda en boca de todos, por su presunta relación con el productor Pedro Damián, lo que parece que fue la razón de que terminara su noviazgo en la vida real con Horacio Pancheri, aunque ellos lo niegan. Cierta o falsa la información, cuando la vida personal de un actor o actriz es más interesante que la ficción en la que trabaja, estamos en problemas. Y eso no fue todo, en el equipo de trabajo de Natalie Lartilleux Nicaud hubo importantes cambios, y como las cosas no se compusieron, hasta ella terminó afectada en su salud y se ausentó para que le realizaran una intervención quirúrgica.

Andrés Palacios

En el horario de esta tan accidentada producción, entrará la nueva versión de Esmeralda, telenovela que hace años curiosamente llevaron a la pantalla Salvador Mejía y Nathalie Lartilleux. Y que ya habíamos visto como Topacio en el Canal 5. En concreto: Televisa continuará con los refritos en lugar de apostar por historias originales. Solamente Papá a toda madre se inscribe en ese rubro, y con sus severas sospechas, porque más bien parece un licuado de muchos melodramas y por eso no termina por cautivar. Otro remake que empieza a cocinarse es Hijas de la luna, que no es otra cosa que la versión de Televisa de Las Juanas, ahora con Omar Fierro, Cynthia Klitbo y Michelle Renaud a la cabeza del elenco, y con locaciones en el estado de Sinaloa.

A la producción de Nicandro Díaz le sugiero que cuide mucho la manera de hablar de sus personajes, porque en su anterior telenovela, El bienamado, era de risa loca que unos hablaran con acento costeño y otros no. Yo soy de la idea que es mejor que se maneje un tono neutro, para que haya uniformidad y no se preste a caricaturizaciones. En fin, que pronto veremos qué nos ofrece Me declaro culpable, producción de Angelli Nesma, con el regreso a Televisa de Juan Soler, después del descalabro que tuvo en TV Azteca, con el refrito de Nada personal.

Nicandro Díaz

Kate del Castillo y Epigmenio Ibarra señalan a Televisa como empresa de trata de mujeres

Lupita Reyes

Pues eso. Que yo también ya vi la serie de Kate del Castillo llamada Cuando conocí al Chapo y es una oda a Kate del Castillo y al Chapo Guzmán. Tenía que ser así, pues es una producción de la misma Kate del Castillo y, como bien reza el dicho, halago en boca propia es vituperio. Y sí, este documental más que dejar a Kate del Castillo como heroína, contribuye a la deshonra de Kate y ahora le digo por qué.

Kate nos narra lo que le conviene y empieza por señalar a Televisa como una empresa de trata de mujeres: “(Televisa) te sexualizaba de una manera muy fuerte. En ese tiempo yo no lo entendía, pero sí me molestaba. En las comidas de publicistas básicamente eras una elegida. Así, guauuuu si te invitaban a las comidas de publicidad. Porque literalmente esas comidas eran para ofrecer a las actrices a los publicistas, que son la gente que mete el dinero a Televisa, que compra los tiempos de aire en Televisa. La primera vez que me invitaron estaba yo en Muchachitas y tenía a mi novio, que era Ari Telch. Entonces, cuando hablé para reservar mi lugar y el de Ari, me dijeron: ‘No, solo estás tú invitada’. Y les contesté: ‘No se me antoja ir, muchas gracias’. Después me hablaron y me dijeron: ‘¡Cómo que no vas a ir!’ Casi, casi que no te estamos preguntando. A mí lo que me ofrecieron fue ir a entretener a unos señores que yo no conocía y me pareció de lo más bajo y nunca lo acepté”. Esto que cuenta Kate era un secreto a voces en las instalaciones de Televisa; sin embargo, jamás una actriz que fue elegida para esas comidas lo había dicho con todas sus letras. Ella, que fue la novia del dueño de Televisa, asegura que no aceptó, pero sí está bien enterada de lo que en esas comidas ocurría. El asunto no para ahí, el productor Epigmenio Ibarra apoya las palabras de Kate, afirmando: “Así como en Colombia, las prepago (prostitutas) famosas. O sea, la televisión era un catálogo, tú escogías en pantalla y había actrices que por un papel hacían cualquier cosa”. Es decir, a Epigmenio también le consta que desde la comodidad de su hogar podía elegir a la actriz que quisiera y llevársela a la cama. ¿Por qué si ellos lo sabían no lo denunciaron a tiempo? Les recuerdo que al callar también se convierten en cómplices de esta infamia.

Ahora, Kate del Castillo dice muy contundente que huyó a Hollywood para no ser estereotipada en las telenovelas mexicanas; pero, se queja que “en Hollywood siguen estereotipando a la mujer latina en papeles de sirvienta, prostituta, traficante de droga y aunque vivo en Hollywood, no gano como las actrices de Hollywood”. Es decir, que pasó de intento de prostituta en Televisa a transexual en Hollywood. Pero como bien dijo en la serie Héctor Berrellez, exagente de la DEA: “(Kate) no es muy despierta que digamos. El Chapo es un sociópata”. Pues si no ha sabido llevar su carrera, ¡menos su vida!

EL NARCO MÁS PELIGROSO, ENAMORADO Y ENGAÑADO

Kate narra su historia con El Chapo y lo deja como todo un caballero: siempre la trató como una reina y siempre fue respetuoso. También contó de su visita en la madrugada a Xochimilco, en donde pasó dos horas con el abogado del Chapo en los canales de Xochimilco, ¿qué hizo tanto tiempo con el abogado? Respecto a su historia con Sean Penn, todos los que en ese documental intervienen, a excepción de un par, le echan la culpa a Sean Penn de que el Gobierno mexicano supiera todo. Es decir, no se supo porque Kate contactó a un delincuente, sino porque Sean Penn se pasó de listo. ¡Ah!, pero eso sí, al hablar de su relación sexual con Sean Penn, Kate le confiesa a Lydia Cacho: “Pues caí, amiga, ¿qué te puedo decir”. Lo dice con una actitud pícara y coqueta. Solo por ver esa cara y esa sonrisa, que son la mejor actuación de Kate en toda su carrera y que además son sinceras, vale la pena ver el documental.

Eso sí, mientras que Kate ha afirmado en recientes entrevistas que con Penn “fue puro sexo, nunca una relación”, su amiga Jessica Maldonado dice que “la relación entre Sean Penn y Kate se fracturó porque ella le comenzó a cuestionar cosas y empezaron a tener tensiones”. Y su hermana Verónica dijo en Ventaneando que: “Así como El Chapo estaba infatuado por Kate, Kate lo estaba por Sean. Ella lo veía para arriba y que él se fijara en ella, le pareció sensacional. Lo que no sabía era que la estaba usando para llegar al Chapo”. ¿Pues no que fue puro sexo?

Siempre hay que recordar que en esta vida nadie sabe para quién trabaja. El Chapo quería a Katita para él y Katita terminó en brazos de Penn. Con razón Sean Penn declaró que después del “documental” tiene miedo, ¡pues cómo no, si le pedaleó la bicicleta al narco más peligroso del mundo! Mire usted, ya Verónica del Castillo lo dijo: “Varias personas me han contado que lo han encontrado ahogado (borracho), porque asumo que ha de tener miedo ahora que El Señor de la Montaña ha sido extraditado a Estados Unidos, ¡porque capturan al Chapo por Sean Penn! Yo si fuera él, sí me cuidaba…”.

La amenaza ahí está, si se cumple, será: porque por él lo capturaron, o porque pedaleó la bicicleta ajena. Por lo pronto, Kate ya nos preparó para la película del Chapo, por lo cual ya tuvo su primera reunión con el narcotraficante en la cárcel de máxima seguridad en Nueva York.

PILDORITAS DEL SABER

– La productora Mapat planea realizar un refrito de la telenovela portuguesa Rosa Fogón.

– Carla Estrada empieza a grabar la bioserie de Silvial Pinal el 14 de noviembre.

– Televisa planea seguir con las bioseries y se dice se producirá la de Hugo Sánchez.

A Eduardo Yáñez le urge tratar su frustración

Lupita Reyes

La niñez de Eduardo Yáñez fue marcada por la ausencia de un padre y el carácter fuerte de su madre, María Eugenia Luévano, quien era celadora en el Palacio Negro de Lecumberri. Los castigos para Yáñez iban desde golpearlo con el cordón de una plancha, hasta quemarle las manos con la misma plancha. Rodeado de carencias, tuvo que trabajar desde los ocho años vendiendo gelatinas, paletas y boleando zapatos. Soñó con ser un jugador de futbol americano; pero un día conoció al productor Ernesto Alonso, quien lo llevó a la cima de la fama dándole la oportunidad de ser el galán de moda en Televisa.

Yáñez quiso dar el paso a la internacionalización e in­tentó llegar a Hollywood, en donde se gastó su dinero aho­rrado, se endeudó, se sintió frustrado, cayó en depresión y tocó fondo en el alcoho­lismo, tomando hasta bote­llas de loción. Años después tuvo que regresar a México para reactivar su carrera en las telenovelas mexicanas y salir del bache en que se en­contraba, como algún día de­claró en el programa El Gordo y La Flaca. Mismo programa al que pertenece el reportero Pa­co Fuentes quien, al paso de Yá­ñez por una alfombra roja, le pidió su opinión sobre el Go­FundMe que su hijo abrió pa­ra recuperar su automóvil con el cual sufrió un accidente.

Eduardo Yánez y el manejo de la fustración.

Yáñez, quien ahora usted ya sabe el porqué de su frustra­ción en la vida, le asestó un gol­pe en la cara al reportero, quien no supo cómo reaccionar al ver a un Yáñez lleno de rabia. Varios actores y conductores salieron a defender al actor; obviamen­te lo hicieron pues forman par­te del mismo gremio. Por eso los programas de espectáculos es­tán en un bache, porque queda demostrado que no puedes ser juez y parte, pues simple y sen­cillamente pierdes objetividad.

Actores y conductores justi­ficaron la agresividad de Eduar­do. Lili Estefan dijo: “Tal vez se enojó porque le tocaron a su hi­jo”. ¿Le tocaron a su hijo? Si él es el primero que tocó a su hijo al ser mal padre, ¿o no es por eso por lo que se hizo el escándalo? Por su parte, Raúl Araiza ase­gura que si a él le tocan a sus hi­jas diciéndoles que él fue droga­dicto, reaccionaría igual. A ver, ¿y por qué la prensa iría a de­cirle eso a sus hijas? Si los hijos de los famosos no forman par­te del medio artístico, ¿cuándo ha visto que la prensa del cora­zón se meta a las aulas universi­tarias a cuestionar a sus hijos?

Por su parte, Andrea Le­garreta afirma que la prensa es agresiva con ellos solo por­que están en la tele. Pues si es­tán en la tele y ya saben que la prensa es agresiva, que apren­dan a manejar a los medios, que aprendan a tomar su sana distancia, como Fernando Colun­ga o Adela Noriega. Hay gen­te que se dedica a la imagen pú­blica y cobran por asesorar en manejo de crisis, ¿por qué no los contratan? Andrea Legarre­ta, evidentemente molesta, pre­gunta: “¿Habrá manera de que por ser una persona pública me dejes de faltar al respeto?”.

¡Claro que la hay! La manera es que los involucrados se respe­ten a sí mismos, sean coheren­tes y digan “no hablo de mi vi­da privada” y sea un no rotun­do; porque si un día dicen que no hablan y al día siguiente le dan la entrevista a otro repor­tero “porque es mi mejor ami­go”, ya desde ahí estamos mal. ¿O cómo cree Eduardo Yáñez que sabemos santo y seña? Otra manera es que la prensa ten­ga artistas talentosos y se pue­da hablar de ellos con orgu­llo. También está la manera en que dejen de meter a sus hijos en la boca del lobo, porque pri­mero los quieren proteger de la prensa malvada y después bus­can a la prensa cruel para que los entreviste porque sus hi­jos son ¡artistas! Entonces, ¿se­mos o no semos? ¡Pues no semos!

Paco Fuentes, el reportero golpeado por Yáñez.

MÁS TELENOVELAS ARGENTINAS

Pues eso. Que Lucero Suárez producirá el refrito de la teleno­vela argentina Sos mi hombre. Por lo visto las historias argentinas seguirán programándose en Las Estrellas, pues ahora se transmite Caer en tentación de Giselle González y después llegará Me declaro culpable de Angelli Nes­ma y el año que entra, Suárez con Sos mi hombre. Así pues, vaya preparando el chimichurri.

Lucero Suárez sin historias originales.

 Gigantes de México, una serie muy romántica

 

 

Lupita Reyes

Pues nada, que he visto la serie Gigantes de México. Los ejecutivos del canal ya habían advertido que la serie solo tocaría el aspecto profesional de los cuatro personajes que cambiaron la historia de México: Carlos Slim, Lorenzo Zambrano, Emilio Azcárraga y Lorenzo Servitje. También, prometieron presentar una “investigación muy profunda en la historia de los líderes de las industrias y sus protagonistas”.

Pues bien, la primera par­te la han cumplido. Gigantes de México es de esos programas hechos a modo. Realizados pa­ra alabar y conseguir patroci­nadores fácilmente. Respec­to a la segunda promesa, de “una investigación muy pro­funda”, solo se cuentan ver­dades a medias. Como públi­co, esperaba que un canal co­mo History nos entregara un trabajo de investigación pro­funda, en donde se trabaje pa­ra llegar a la verdad. En Gigan­tes de México faltó el dato du­ro, el rigor periodístico y quedó en telenovela corta de supera­ción personal en cuatro pasos.

Pero vayamos capítulo por capítulo. El de Carlos Slim fue el de menor investigación periodística. La mayor parte del episodio se basó en una entre­vista al periodista Carlos Ma­rín, quien dijo lo poco que ya se sabe. Según el relato de His­tory, Slim se empeñó en mon­tar su imperio en México, un país en el que nadie creía. Y lo logró aun sabiendo que había comprado Telmex, una empresa que según History era un problema mayor. Vaya, por poco y me convencen de com­padecer al ingeniero, en lugar de felicitarlo. Ahora, si Slim tenía  el talento y dinero (por­que se asoció con franceses a los que les tuvo que rogar que invirtieran en México), ¿por qué no fundó su empresa en el primer mundo? ¿Por qué batallar con una empresa con tantos problemas en un país tan corrupto? Tratando de ha­cer más interesante el capítu­lo, se hace referencia de la fe­roz competencia a la que Slim se tuvo que enfrentar cuan­do ya era dueño de Telmex. ¿Usted sabe quién era su feroz competencia? Ni yo, y eso que vi el capítulo. Eso pasa cuan­do no inviertes en buenos in­vestigadores. O cuando no es tu objetivo llegar a la verdad.

El episodio de Emilio Azcá­rraga Milmo estuvo un poco mejor. En primer lugar porque colaboró el historiador Enri­que Krauze, quien con su so­la voz y bagaje cultural levan­tan cualquier historia; además, que del Tigre se ha escrito más. Acompañando a Krauze, estuvieron contando anécdotas, Lolita Ayala, Francisco Ibarra y José Carreño. Gente que conoció a don Emilio y estuvo presente en el lugar de los hechos  y puede dar fe que las his­torias que ahí se contaron son fidedignas. Como por ejem­plo, la que contó don Francisco Ibarra, al narrar cómo Az­cárraga defendió su empresa (y las de todos los que ahí es­taban presentes) ante Gustavo Díaz Ordaz. También se ratifi­có que recibía buenos consejos de su padre, Emilio Azcárraga Vidaurreta y que tuvo competencia con nombres, apellidos y fechas. Vimos cómo fue que ordenó la construcción del es­tadio Azteca y cómo llegó a ver el futuro en español de la tele­visión en Estados Unidos. Fi­nalmente, lo dejaron como lo que fue: un visionario en la in­dustria del entretenimiento.

La historia de los dos Loren­zos, Zambrano y Servitje, es si­milar. Dos hombres que nacieron en una familia con un padre emprendedor, con un negocio que ellos con su visión a futuro lograron engran­decer. Ambos con competen­cias agresivas, que de la nada desaparecen y terminan ab­sorbiéndolas. La única diferen­cia que vemos en cada uno de los capítulos es que Servitje es un hombre religioso y el úni­co de los cuatro empresarios que pidió un préstamo al banco para invertir en maquina­ria que elevaría su fortuna. A Zambrano lo presentaron con sus conocidas alergias y dedi­cado en cuerpo y alma al negocio del cemento (es bien sa­bido que jamás tuvo novia y nunca contrajo matrimonio).

Así pues, terminan esos cua­tro capítulos narrados en tono misericordioso, con actuaciones, vestuario y escenografía que dejan mucho qué desear. Eso sí, en Gigantes de México, en ningún capítulo vemos que es­tos empresarios hayan recibi­do apoyo del gobierno, o con acceso a información privile­giada; todo fue gracias a su es­fuerzo y visión propia. Si us­ted ignora la vida de estos per­sonajes, échele un ojo a la serie y después infórmese al res­pecto, que libros para cono­cer más sobre ellos, los hay.

 Luis Miguel no tiene problemas de dinero

 

Lupita Reyes

 

En recientes fechas Luis Miguel ha visitado el restaurante Picasso, del hotel Bellagio, en Las Vegas, Nevada. El chef del lugar, Julián Serrano, asegura que Luismi en los últimos meses ha visitado su restaurante unas ocho veces. La ocasión más reciente que visitó el Picasso fue hace unas cuatro semanas.

Serrano ha notado a un Luis Miguel diferente: “Ha cambiado”, asegura. Al ser cuestionado de qué mane­ra ha cambiado el cantante, Serrano añade: “Antes lleva­ba guardaespaldas, ahora an­da solo, a este restaurante con­cretamente ha venido solo. Yo me he sentado a charlar con él durante siete u ocho ho­ras. Es más, he cerrado el Lago (otro restaurante del Bellagio) con él. Hablamos de músi­ca, de conciertos, de ciuda­des, de negocios, de mujeres”.

Sobre sus gustos en comi­da y vinos, Serrano afirma: “Le gusta tomar buen vino y comer bien. La única diferen­cia es que ahora viene solo y no con las 20 personas que ve­nía antes”. El vino favorito de Luismi sigue siendo el Vega-Si­cilia Único: “Todavía se lo to­ma, todavía tiene dinero que yo sepa, no tiene problemas”. Más claro que el agua, nada.

 

EL CÉSAR, OTRA BIOSERIE FALLIDA

Después de ver cuatro capí­tulos de la bioserie El César, les puedo dar un consejo: no pierdan su tiempo viéndo­la. Como todas las bioseries en donde su protagonista es­tá vivo, las cosas se quedan a medias. Para empezar, El César está basada en el libro que su hermano Rafael escribió pa­ra él y, obviamente, su hermano no iba a escribir cosas que mo­lesten al campeón. Por otro la­do, el mismo actor que lo en­carna en sus años de juventud (18), es el mismo que lo perso­nifica en la gloria y decadencia de su carrera. Si no tenían dine­ro para contratar a un actor jo­ven, mejor se hubieran saltado esos años, porque es absurdo ver a un hombre de casi 40 años, en el papel de un jovencito de 18.

Y por si fuera poco, en cua­tro capítulos de la bioserie de un campeón, solo ha habido una pelea, una en donde jamás se asesoraron o contrataron a un comentarista de box. Imagíne­se que el narrador dice cosas co­mo: “Le pega en los hombros, le pega arriba, le pega abajo”; pala­bras que jamás escuchará en bo­ca de un comentarista especia­lizado. Llama mi atención que en El César solo se ha mencio­nado una vez a José Sulaimán (Presidente del Consejo Mun­dial de Boxeo hasta su muerte) y fue así: “Sulaimán nos reco­mendó a Julio César”. Si les dio miedo mencionarlo, ahórrense­lo. En cuanto a Don King, lo po­nen como un mafioso, pero un mafioso al que su secretaria lo aconseja y manda. El villano no es King, es la secre. En verdad, es de risa y pena ajena esa serie, mejor nunca la hubieran hecho.

 

 AHÍ VIENEN LAS BIOSERIES DE MARADONA, ISABEL PANTOJA Y SELENA

Pero el boom de las series apenas inicia. BTF Media, quienes de la mano con Disney han pro­ducido Hasta que te conocí (la única buena hasta ahora), Su nombre era Dolores. La Jenn que yo conocí y El César, ya están en proceso y desarrollo de las se­ries de las cantantes Selena e Isabel Pantoja, así como la de la leyenda del futbol, Marado­na. Aquí la única que ha falle­cido es Selena, pero su familia, como bien sabemos, está meti­da en todo lo que a la cantan­te del texmex se refiere. Mara­dona ya sabemos que con cual­quier cerillo se enciende, igual que Isabel Pantoja. Dígame us­ted, ¿qué nos van a querer con­tar que no los deje mal planta­dos y que no sepamos? Desde ya les digo, háganse y hágannos un favor: no las produzcan.

 Televisa insiste en la repetición temática de sus telenovelas

Lupita Reyes

Por Lupita Reyes

Y para muestra está la telenovela que el día de hoy se vuelve a estrenar por Las Estrellas en el horario estelar; es decir, Caer en tentación. Esta telenovela es un refrito de la argentina Amar después de amar, que apenas este año salió al aire, y que al igual que la bioserie de Lupita D’Alessio, no lleva una narrativa lineal, sino que brinca a lo largo de cuatro etapas (como vimos que también así nos relataron a Las malcriadas en Azteca 13 y El César en canal Space).

Me da la impresión que esa forma de narrar una historia no le gusta al público mexica­no, porque tampoco en la tele­novela Quiero amarte de Carlos Moreno les funcionó; lo mis­mo sucedió con Yago de Car­men Armendáriz, que termi­nó hasta en otro canal. El deto­nante del conflicto de Caer en tentación es una infidelidad. Y aquí es donde también las co­sas se empiezan a repetir; el año que entra, veremos la ver­sión de Televisa de Señora Isa­bel, la historia que en Azteca conocimos como Mirada de mu­jer, en Telemundo como Victo­ria y que como recordarán, tie­ne como eje central la infide­lidad. Se dice que este nuevo refrito no verá la luz en el ho­rario estelar, sino que saldrá a las siete y media de la noche.

Pero eso no es todo, en la te­levisora de San Ángel también preparan su versión de Las Juanas, (que lleva en su elen­co a Omar Fierro y Cynthia Klitbo, entre otros) que tam­bién aborda la múltiple in­fidelidad de su protagonista masculino. Parece que poner la misma temática al mismo tiempo, es algo que se les da mucho en la empresa de Emi­lio Azcárraga Jean, porque apenas hace un año sacaron al aire La candidata, a la par de El Bienamado, que también tenía como protagonista a un can­didato político. Así que ahora hay que prepararnos para ver en tres distintas telenovelas a mujeres sufriendo porque les pusieron el cuerno y las conse­cuentes reacciones al respecto.

Y por si fuera poco repe­tir temas, incluyen a actrices en papeles similares, porque en Caer en tentación, Adriana Louvier una vez más tendrá un accidente automovilístico en el primer capítulo y por un tiempo la darán por extravia­da, tal como sucedió en Sin ras­tro, producción de Silvia Ca­no. Y Silvia Navarro vuelve a encarnar a una mujer rica a la cual le ponen el cuerno bien y bonito como en La Candidata. Llama mi atención que los pro­ductores al elegir una histo­ria, no se pregunten qué es lo que están haciendo sus colegas y que una actriz, al leer el per­sonaje que le ofrecen, no caiga en cuenta que es lo mismo que hizo en su más reciente parti­cipación en la pantalla chica.

En el concreto caso de Adriana Louvier, cuando por fin se había posicionado co­mo protagonista en Televisa, da un paso atrás y acepta ser comparsa de Silvia Navarro, porque eso de que las dos son protagonistas del nuevo me­lodrama estelar de Las Estre­llas no me lo creo, porque sim­ple y sencillamente el perso­naje de Louvier morirá al final como lo hacen muchos villa­nos de telenovela. Y en el mis­mo tenor está Gabriel Soto, su papel no es el protagonis­ta, es cierto que todo transcu­rre a raíz de que él se interesa en el personaje de Louvier, pe­ro él es el perverso, no el bue­no. Tan buen paso que lle­vaba después de Yo no creo en los hombres y Vino el amor, co­mo para que ahora retroceda. Porque lo que le veremos, no es una actuación especial co­mo en Antes muerta que Lichi­ta, o Qué pobres tan ricos, tan es así que su personaje tam­bién fallece. O sea, los aman­tes que hicieron sufrir a los buenos de la historia termina­rán juntos en la misma tumba.

Y para cerrar tenemos que existe la posibilidad de que el señor José Alberto Castro lle­ve a las pantallas mexicanas  una versión libre de la teleno­vela colombiana La ley del co­razón, la cual transcurre en un bufete jurídico. Pero antes sal­drá al aire Me declaro culpable (producción de Angelli Nes­ma), que es la versión mexica­na de la argentina Por amar­te así, donde claro, también hay un abogado tratando un te­ma escabroso como es la muer­te asistida. Así que este fin de año y principio del otro, en Las Estrellas, repetidamente vere­mos los temas de la infideli­dad masculina y los conflictos legales, basados en melodra­mas argentinos y colombianos.

Es decir, de argumentos originales ni hablamos, o muy poco tal vez, pues la única que se sostendrá en ese rubro es Padre a toda madre (producción a cargo de Eduardo Meza), que muchos señalan tiene muchas similitudes con Muy padres de Imagen Televisión (historia que peca de boba). Ya veremos si en verdad tendremos un tercer caso de repetición temática en las telenovelas mexicanas. Tiempo al tiempo.