Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Lunes 12 Noviembre del 2018
nubes 19°

Lo + Brillanti

#FUERZA MÉXICO

Lili Brillanti

Pienso que es el Mes Pa­trio más trágico que re­cuerdo y los temblo­res recientes reforzaron mi idea de pasar a la acción. Sen­tía impotencia ante tanto do­lor y me urgía sentirme útil.

El pasado viernes me di­rigí al estado de More­los –origen del mortal epi­centro– para colaborar en lo que fuera necesario.

En el trayecto pude cons­tatar un inusual tráfico por la carretera. Decenas de vehícu­los con ayuda humanitaria. La mayoría portaban mensajes de ánimo para las víctimas y recibían gestos de apoyo cóm­plice del resto de vehículos.

La experiencia, gratifican­te a nivel personal, me dio una percepción diferente de nuestro país por todo lo que les cuento a continuación.

GABY MAR

O Gabriela Mar en la canta­da. Junto con su marido Ri­cardo es propietaria del Jar­dín Valkiria del que recien­temente les hablé por ser donde Arturo Peniche gra­bó un concierto en vivo.

Nuestras familias son amigas, vecinas en Oax­tepec y es quien me ofre­ce la oportunidad de colabo­rar que siento la necesidad de explicarles; tan solo, co­mo uno de los múltiples ejem­plos de movilización en nues­tra sociedad civil como reac­ción ante la dura tragedia.

Ambas implicamos a nues­tras familias, con la particu­laridad de que Gaby se in­volucró desde el primer mi­nuto y con el apoyo de Ana Zazuela y Soraya orga­nizaron sucesivos convo­yes de vehículos desde CD­MX a las zonas más afecta­das de Morelos para llevar toneladas de víveres, cedió su propio negocio sirvió co­mo centro de acopio, los em­pleados apoyaron su iniciati­va y sus instalaciones sirvie­ron para elaborar comida para afectados y colaboradores.

Pude sumarme a la causa el sábado para distribuir ayu­da en Totolapan y mi con­tacto con la realidad fue im­pactante. Calculo que no me­nos de la tercera parte de las edificaciones estaban afecta­das y la mayoría derruidas.

Nuestro convoy no era el único y nos cruzamos con va­rios que se esforzaban por cu­brir las necesidades de nues­tros paisanos. Era palpable la complicidad al vernos e in­tuyo que, dentro de la trage­dia, nos sentíamos confor­tados por sentirnos útiles.

En Totolapan pude ver de­cenas de voluntarios apoyan­do. La inmensa mayoría jó­venes. Bendita juventud que nos garantizan el relevo ge­neracional y ofrecieron esa hermosa muestra de solidari­dad y compromiso con nues­tro país. Les juro que ese da­to que pude constatar me emociona y aumenta la fe en nuestro país a futuro.

El domingo, la ayuda coor­dinada por Gaby se fue a Tlayacapan, localidad ve­cina donde nos surtimos de artesanías, pueblo má­gico, ampliamente afecta­do por el sismo y con 8 muer­tos en su pequeña población.

Les traslado mis conclusio­nes: Pese a llevar comida para distribuir, los voluntarios pre­ferían no tomarla para que lle­gara a los más necesitados y pude ver como algunos dam­nificados, si ya habían comi­do lo decían para no abusar.

En este periplo humanita­rio no percibí abusos por acu­mular o aprovecharse inde­bidamente por parte de quie­nes lo habían perdido todo.

Con sencillez y sonrisa de per­dedor agradecían lo que se les ofrecía. Percibí su alivio y su consciencia de que lo peor es­taba por venir dando las gra­cias sin una sola queja.

Esa humildad era tan gran­de como la desconfianza de la sociedad civil en la clase políti­ca y aparato gubernamental. La consigna no escrita era se entre­ga en mano. Quienes daban pe­dían testimonio gráfico de que se entregaba al pueblo. Quie­nes recibían preferían el con­tacto directo y desinteresado.

Me solicitaron que difun­diera en redes las necesidades que había y pedían que hicie­ra hincapié en que no era gu­bernamental como garantía de que la ayuda iba a llegar. Los centros de acopio civiles se es­forzaban en explicar que no eran gubernamentales para ra­cionar una ayuda que llega­ra a los más desfavorecidos.

Mi inquietud, me lleva a co­municarme con personalida­des diferentes para que se ha­gan una idea de conjunto que pueden comprobar en redes.

PADRE JOSÉ DE JESÚS AGUILAR

Estaba viajando con un gru­po de peregrinos a Roma y a punto de tener audiencia con el Papa Francisco. “Nos llena­mos de preocupación. Las imá­genes que llegaban a través de las redes eran impresionan­tes. La primera foto de mi pa­rroquia mostraba caído al gran Cristo del altar, hecho pedazos. Más que las cosas materiales, nos importaban las personas y empezamos a orar por México”.

A la audiencia papal, con la bandera en alto, fueron el pri­mer grupo que llegó a la Pla­za de San Pedro. De regreso me comentó que “lo más importan­te es salvar vidas y dar alber­gue. Da gusto que también es­tén salvando a algunos ani­males y lamento el daño del patrimonio en templos. En contra de quienes afirman lo con­trario, los sismos son parte de la naturaleza y no castigos de Dios. También, la oportunidad de ayudarnos unos a otros.”

LÓPEZ-DÓRIGA

Establece la diferencia con el terremoto del 85 en que no ha­bía teléfonos, ni información. Estaban incomunicados. Aho­ra “la naturaleza nos vuelve a recordar la pequeña dimensión del ser humano frente a ella”.

Respecto a la Escuela Rébsa­men se pregunta ¿Por qué si ahí estuvieron todos los medios y, aun los que informaron a dis­tancia, nadie dio otra versión o la desmintió en su momento?

JORGE EDUARDO PASCUAL

Es todo un personaje que qui­zás algunos de ustedes no co­nozcan pero al que sí conocen todos los presidentes que tuvi­mos en el último medio siglo. Fue Presidente del Colegio de Abogados de México, Vicepre­sidente de la Federación Intera­mericana de Abogados, Primer Presidente de la Confedera­ción Latinoamericana de Abo­gados, 25 Doctorados Hono­ris Causa por todo el mundo…

¿Es posible reglamentar pa­ra que las ayudas lleguen sin obstáculos a los afectados?

Claro. Necesitamos una ver­dadera legislación para ca­sos de desastre. No la hay.

¿Qué opinas de este desas­tre? Lo manejan todo en ba­se a ocurrencias. Sin legisla­ción. Sin sistematización. So­mos un país sísmico que no estamos preparados para los sismos. Es gente que no es­tá preparada. Un país sísmi­co como el nuestro debía te­ner una regulación desde ha­ce años, una legislación para proceder en todos los casos.

Los jóvenes se movilizaron. El hecho de que los jóvenes hayan salido a la calle es muy satisfac­torio; pero, no modifica nada. Sin consecuencias electorales? No creo. Todos están cometiendo errores. Partidos con dinero pa­ra devolver al INE, etc. A final de cuentas quien aparecía como favorito –AMLO- no hizo na­da. Hay factores externos. Lo de Obrador depende mucho de la tontería que hizo el Gobierno del DF con el dedazo por Claudia Sheinbaum. Ricardo Monreal puede jugar por otro partido y les puede ganar el DF. Si Mo­rena pierde el Distrito no tiene nada más que hacer en el país.

¿Es el Cardenal Norber­to Rivera dueño del Cole­gio Enrique Rébsamen?

Eso dicen. No hay cer­teza. Es rumor y yo si lo creo. Es un pillo.

¿Cuál es tu colaboración?

Hice publica mi oferta de descuento del 50% para inscri­bir todos los alumnos de esa es­cuela en mi Colegio Héroes…

Por mi parte, siento orgu­llo de que se haya movilizado la sociedad civil sin diferencias de clases, ni de edad. Tan solo la­mento, siempre hay excepcio­nes, que la clase política no se­pa estar a la altura del pueblo.

En definitiva, es México en la grandeza y la tragedia