Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Domingo 18 Noviembre del 2018
cielo claro 19°

El manual de la buena esposa

Tírate a matar este San Valentín

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Una taza con la foto de los dos, un llavero de corazón dividido a la mitad, un calzón de pata larga que diga algo romántico personalizado, una playera con la foto de los dos, un mandil donde se lea clarito a quién pertenece tu corazón, una cama decorada con un corazón lleno de rosas. Hay tantos detalles con los que podemos sorprender.

Un oso gigante con un Te amo en el pecho, un álbum cargado de los mejores momentos juntos, llenarle el auto de post-it con palabras románticas.

¿Qué tal una carta de amor en estos tiempos donde hace rato no escribimos nada? Un libro de poesías, una caja de chocolates, un ramo de rosas. Desde lo más sencillo, hasta un regalo con mayor presupuesto aplica en estas fechas.

Llevártelo al aeropuerto con los ojos vendados, hacerle o que te hagan la maleta y que te tome por sorpresa el destino seleccionado por tu amante, hasta que lo mencione el capitán por las bocinas del avión. Ya le voy a parar con los ejemplos porque voy a suspirar. Lo que quiero hoy en este espacio, es recordarte que siempre son bien recibidos los detalles para demostrar el amor. Hacer sentir especial a la persona amada te hace sentir aún más especial a ti, cuando estás en búsqueda de ese detalle que sorprenda.

Estamos a tiempo. Tenemos una semana para decirle de una forma diferente, te amo. Ya viene el 14 de febrero y no nos podemos permitir un año más que pase como si no se celebrara nada. Llénate de ilusión y construye ese momento en tu mente, trabájalo y da lo mejor de ti. No te quedes con nada.

Si te fijas algunos de los cursis ejemplos que te puse de regalo de San Valentín, ni son caros ni originales. Pero el efecto que causa es maravilloso. Después de tantos años juntos, uno pierde ese romántico hábito que teníamos de sorprendernos cuando éramos novios. Ahora las deudas y gastos de la casa son prioridad. ¿Y la pareja, cuándo?

Es momento de motivarte e inyectarte esas ganas contagiosas que le haga recordar cuanto lo amas. “Ya lo sabe”, dirán algunos. Son los que dan todo por sentado y después aparecen en las encuestas dentro del alto porcentaje de matrimonio que se separan por falta de comunicación. Si bien suma muchísimo a la relación dialogar acerca de lo que no te gusta y cuáles son tus necesidades, es igual de importante demostrar el amor.

¿Sabes cuantas personas se quejan de tener una pareja que nunca les ha dicho te amo? O que jamás han tenido con ellas un detalle que lo demuestre. El día a día cuenta, sentirte cuidada y protegida pero también valorada y amada.

Manos a la obra. Vamos a volvernos locos y a sacarle provecho a este 14 de febrero. Vamos a exprimir a San Valentín como lo hacen los enamorados. Esos amores que están esperando esta fecha desde hace un par de meses porque por fin se van a animar o consiguieron la cita con la chica que les gusta Vamos a sembrar en nuestra mente que este 14 de febrero es para conquistar, para tirar a matar, como pensábamos cuando éramos novios.

No lo trates como tratarías a tu marido un San Valentín. Trátalo como lo tratabas de novio y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Lisardo estrena romance y se regala salud

Raquel Bigorra

Twitter / @rbigorra

¿Sabías que los que viven en pareja, viven más años? Esos que han hecho famosa la frase de que el matrimonio es la tumba del amor, no son más que unos detractores. Lo digo porque la vida en pareja nos regala salud. La gente está viendo cómo incorporar alimentos inteligentes o super foods, cómo le llaman los millennials, con tal de vivir más años. No toman, no fuman, hacen ejercicio. Lo que sea por tener buena calidad de vida y vivir mil años.

Y esto no es un invento mío. De veras que así como nos movemos para tener hábitos más saludables, deberíamos estar abiertos al amor, aunque sea por salud.

Las investigaciones sobre este tema son antiguas. El epidemiólogo inglés William Farr, en el siglo XIX, comprobó que quien estaba casado tenía menores probabilidades de contraer una neumonía. Y eso no es todo, él aseguraba que quien vivía en pareja era menos propenso a recibir intervenciones quirúrgicas o padecer cáncer. Algo tan traumático como sufrir un infarto, él afirmaba que los casados lo podían evitar.

Ahora que vi que Lisardo, el actor y cantante, dejó la soltería y anda de novio con una empresaria española de nombre Xenia Barros, me dije: Qué bien que ya se están regalando salud.

Con estas bajas temperaturas, donde hasta las clases en las escuelas las han suspendido, usted dígame si tener pareja no es evitar por lo menos una buena gripa.

Hablando en serio, estuve mirando las estadísticas de suicidios y son los solteros los más propensos a quitarse la vida. Algunos estudios aseguran que al tener más libertad para cambiar de vida, de idea, esto les lleva a perder un poco el sentido de su existencia. Es lo que se conoce como  anomia.

Tener pareja puede alargar la vida al menos dos veces y medio más. Una persona que tiene una relación estable tiene una actitud más relajada hacia la vida. Lleva una vida más regular y de cierta manera más previsible. Además, puede contar con el apoyo de su compañero Yo, de veras, no sé qué haría sin mi marido. Es quien me escucha, me anima y me da los mejores consejos. Me hace la vida más ligera, y yo soy quien también más lo aliviana. Digamos que ambos nos damos terapia. Y nos ayudamos a encaminar las emociones para alejarnos de situaciones estresantes del trabajo o la vida cotidiana.

En cambio, el que vive solo no tiene con quien compartir las alegrías y mucho menos las penas. Una cosa es estar soltero por elección. A todos nos ha venido bien en alguna etapa de nuestras vidas. Ya vivir como la vecina que tenía 100 gatos por todas las partes de su casa, es otra cosa.

Si puedes elegir, elige estar en pareja. Si estás en pareja, recuerda siempre que este estado te regala salud. Si estás un poco desmotivada y ya miras al marido como un objeto obsoleto o pasado de moda, enfócate bien. Cambia la perspectiva y ahora voltéalo a ver como cuando miras un vaso de agua, una fruta, una verdura, un alimento inteligente. Trátalo como un gran tesoro porque teniéndolo a tu lado,  te estás regalando años de vida. Juntos se vive la vida mejor y más años. ¡Enhorabuena por Lisardo y la novia enamorada! Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

A portarse mal los jueves y todos los días

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

La práctica del sexo o el acto de hacer el amor, como quieran llamarle, se está realizando con mayor frecuencia los jueves. Reciente estudio demuestra que la mayoría de las parejas entregan prenda ese día de la semana.

La realidad es que deberíamos practicarlo a diario, pero el cuerpo luego con los años no responde. La intimidad sexual, además de ser sumamente entretenida, tiene enormes beneficios para tu salud, por ejemplo, para prevenir el cáncer de próstata, reducir el estrés, bajar de peso, potenciar tu autoestima y hasta para quitar el dolor de cabeza. Esta última es paradójica. Ya sabemos que es la excusa más común que usamos cuando no queremos tener relación íntima.

Pero, ¿por qué los jueves? Resulta que durante este día las hormonas masculinas y femeninas están mejor sincronizadas. A mí también me pareció una tontería, pero cuando lo leí de un estudio de la London School of Economics and Political Science, en Reino Unido, no me quedó de otra más que creerlo.

Pensándolo bien, parece tener lógica. Por algo le llaman al jueves, viernes chiquito. Es el día de la semana donde tienes un pie en la rumba. También le dicen Juevebes. Nos entra una especie de ganas de celebrar la vida, portarnos mal, agarrar la fiesta… Sabes que en pocas horas será viernes y saldrás a descansar, así que necesitas estar bien motivada para acabar la semana.

Según el estudio, jueves en la mañana es el mejor día para chocar los carritos, o ponerle jorge al niño. Otra de las razones para creerlo es que por la mañana, ellos están más dispuestos porque su nivel de testosterona se eleva. Mientras que los niveles de estrógenos de nosotras se multiplican por cinco. Así que el jueves es el día bueno. No lo desaproveches.

Los lunes son difíciles. Con todo lo que comimos y tomamos el fin de semana, el cuerpo nos pesa el doble. El martes vamos agarrando rumbo pero así como que digas: “Muero de ganas, como cuando éramos novios”, no. Miércoles a correr que se acaba la semana y no salimos de pendientes. Y el jueves es el día, cómo revela el estudio que las hormonas de los dos están a nuestro favor.

Les voy a pedir un favor, no se esperen a la próxima semana para poner el cuerpo a gozar. Aquí no más ando platicándoles de lo que cuentan las encuestas y estadísticas. Si bien dicen que los jueves son los buenos y en la mañana, que bien. Pero usted ponga en práctica el afloje del esqueleto las 24 horas del día. Si no trae ganas no más vuelva a leer la parte de este manual donde le platico de todos los beneficios de hacer el amor. Por piedad, ponga de su parte. Entregue prenda no solo los jueves en la mañana y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

¿Le entras al recalentado como Alejandro Camacho?

Raquel Bigorra

Se vale o no el recalentado de pareja? Yo digo que no hay que quedarse con las ganas. Y parece que mucha gente anda por la vida con la misma filosofía. Es que cada vez se pone más de moda esta práctica por aquello del face. Hay una cantidad de personas solteras saliendo con un ex de la secundaria, de la prepa o la universidad, que yo me sorprendo. El pensamiento de la mayoría es: más vale malo conocido que bueno por conocer. Es probable que ni se acuerden por que terminaron la relación o más bien, ni cómo era la persona cuando  vivieron el romance en los tiempos de juventud. Se están dando una segunda oportunidad quizás cuando ya son otras personas. Dicen que chango viejo no aprende maroma nueva pero yo sí creo que la gente cambia. Crecemos, nos conocemos más, muchos ya no estamos dispuestos a cometer los mismos errores. Hemos cambiado de hábitos.

Hay que considerar que estas transformaciones es más fácil que se den con el paso de los años. Digamos que con las horas de vuelo y los golpes de la vida, uno aprende a moverse de lugar. Pretender seguir siendo los mismos necios no nos llevan a ningún lado. Pero qué pasa con las parejas que deciden terminar la relación, agarran un respiro y regresan juntas al ruedo al poco tiempo de separarse. ¿Se vale ese recalentado?

Alejandro Camacho y Tere Salinas parece que le entraron y con ganas. Después de 4 años de estar sepaRaquel Bigorra EL MANUAL DE LA BUENA ESPOSA ¿Le entras al recalentado como Alejandro Camacho? Twitter/@rbigorra rados están felices juntos otra vez y dicen que hasta habrá boda. En su momento ella dijo que una de las causas de la separación es porque él es acelerado y le encanta la fiesta y ella es más tranquila. Aunque el actor le lleva 20 años, ahí es claro que la edad no determina la actitud de las personas. Alejandro tiene pilas y ni modo, ahora con el recalentado o tendrá que bajarle dos rayas al acelere o ella deberá tomarse sus one a day. Esas vitaminas maravillosas que animan a cualquiera.

Creo que la vida te da pocas veces la oportunidad de volver a intentarlo cuando se trata de la misma pareja. Los hombres tienen esa suerte de olvidar rápido y son buenos para encontrar quien los consuele de volada. Ya cuando uno los llama de vuelta están ocupados. Una se toma más tiempo en volverse a enamorar. Una necesita vivir el famoso duelo y entender en que fallamos, por qué no funcionó la relación. Ellos son más prácticos. Luego luego cambian de colchón.

Si la vida te da la oportunidad de volver a intentar con el hombre que amas, con el que crees que vale la pena darte una segunda oportunidad, con el que te quedó algún pendiente, por qué negártelo. Yo digo que si los dos quieren no hay que pensarlo tanto. Si hay ganas, adelante. Puede ser que no haya cambiado en nada, puede ser que sea el mismo pero tú seas otra. Quizás lo que te molestaba de la relación hoy no sea relevante para ti. Prueba. Si la riegan, no te quedaste con las ganas.

Para mí, se vale el recalentado. Cuando veo la carita de Camacho con Tere Salinas y los percibo más enamorados que en la primera vuelta, caray, me dan ganas de aplaudirles. Hay gente que no lo hace por miedo a fracasar. Pero para mí es mucho peor quedarse con las ganas. Así que si la mesa está puesta, a comer. Disfruta de la segunda vuelta y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Esposa, pero de China libre

Raquel Bigorra

Mi marido se fue toda la semana a trabajar fuera de México y ando de China libre. Ahora que tengo más tiempo para estar en casa me he dedicado a estar con mi hija, pero también conmigo. Arreglé mi clóset, ando desempolvando el librero, acomodando los cajones de la cocina…

Estoy ocupadísima tomándome el cafecito de la mañana después de dejar en la escuela a mi niña. Media hora estoy sentada sin hacer otra cosa más que disfrutarme tomando mi café. Me di cuenta que hace tanto tiempo que no lo hacía. ¡Qué maltratadas me he dado, caray!

Estoy entrenando a gusto y cuidando mi alimentación como si me estuviera preparando para posar desnuda. Nada de eso. Me estoy apapachando, consintiendo y te invito a que hagas lo mismo por ti, que bien que te lo mereces. Luego vivimos para los hijos, la casa, el marido, andamos tan ocupadas, que nos olvidamos de nosotras.

Estamos arrancando el año, ¿por qué no agarramos enero para conocernos un poco más? El tiempo que nos dediquemos será muy provechoso. Mientras más te conozcas, más fácil será lidiar con todo lo demás. Mientras más te mimes, más feliz serás. Con la persona con la que tenemos que tener la mejor relación del mundo es con una misma. Date tiempo para conocerte.

Por eso, lejos de llenar mi agenda para hacer mil cosas al día, me estoy conociendo un poquito más, me estoy escuchando. Increíblemente, mientras más paso tiempo conmigo, más en paz estoy. Menos preguntas tengo que hacerme, menos me cuestiono, más contenta estoy por ser quien soy.

Ahora ando pensando cómo recibir al marido el sábado, y ya hasta ganas de hacer el amor me dieron. Cosa rara en nosotras las casadas, que muy comúnmente nos duele la cabeza. ¿A poco no? Hazme caso y toma en cuenta mi sugerencia. Deja de correr a todos lados, para de hacer maravillas con tu tiempo y deja de ser la Super Woman por unos días. En verdad sentirás que alguien está valorando todo lo que eres: tú misma. Tu mejor maestra, tu verdugo más estricto, tú. Pasa tiempo contigo y verás cómo empezarás el año con todas las pilas puestas con mil planes por hacer, más sueños por cumplir, pero eso déjalo para más adelante, hoy encárgate de ti y de nadie más.

Esto de andar de China libre ha sido mi mejor regalo de Año Nuevo. Estoy segura que cuando regrese mi viejo se va a sorprender de lo cool y relajada que ando. Ya lo extraño, confieso. Pero en bonito, no con ansiedad ni malos pensamientos por la distancia. Al contrario. Muy feliz ando de estarme apapachando. Hazlo tú también y seguro tendrás mucho más para darles a los demás, empezando por ti misma. Recuerda que una mujer feliz suma puro positivo al matrimonio. No tengas miedo de regalarte un tiempo para ti. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

¿Tienes un marido muppie?

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Esos que explican y comparten todo lo que hacen en las redes sociales, hacen deporte y comen sano, es la nueva generación muppies.

La escritora Michelle Miller acuñó este término para referirse a los jóvenes entre 25 y 35 años que comparten estos hábitos.

Ella también asegura que se pasan buceando al menos una hora al día en internet, otra media hora la ocupan en hacer compras on line y 3/4 del día planeando qué van a comer el día siguiente. Buscan un trabajo que los satisfaga y se cuidan mucho físicamente.

Quizás su marido o pareja no pertenezca a esta generación, usted tampoco. Yo no, por ejemplo. Mi marido, menos. Pero tengo que reconocer que ambos, a pesar de la diferencia de edad, invertimos al menos una hora de nuestras vidas en bucear, como le llama la escritora que aquí cito, cuando uno pasa tiempo en internet.

Leo periódicos online, encuentro muchísimos artículos interesantes de cualquier índole, paso tiempo también en redes sociales, etc. Nunca me hubiera imaginado entrar a un mundo donde encuentro tanto placer. De veras que me encanta meterme en mi celular a cada rato. Y mi marido está igual.

Hemos tenido que hablar del tema para ponernos de acuerdo, porque más de una vez en viajes, cenas, convivios familiares, etc., estábamos cada quien en su cel. Es más, ahora mi hija a cada rato me pide que le ponga en mi teléfono bebés con papillitas y podemos estar mirando una hora las dos como los que tienen canales en YouTube, explican paso a paso el funcionamiento de cada muñeca o bebé que van sacando las famosas marcas de juguetes. Es muy entretenido.

Entonces, aquí el punto es reconocer en su relación de pareja, qué tanto están haciéndola del muppie o muppeando. Mucho cuidado si están dejando de convivir entre ustedes para cada quien agarrar su celular. Yo le aconsejo que, si es su caso, ponga en su lista de propósitos de Año Nuevo, en qué momentos va a consumir la hora al día en internet. De que lo hacemos y es entretenido, lo es. Entonces, no hay que pasar menos tiempo, más bien es habituarse a hacerlo en horarios que no le quitemos tiempo a los nuestros por convivir con el mundo que encontramos en el celular.

Este tiempo que pasamos absortos, metidos en un aparato telefónico, es tiempo que puede probar un distanciamiento con nuestra pareja. ¿Está casada con un muppie? Si su marido hace ejercicio y cuida la dieta y tiene un trabajo que lo satisface, qué maravilla. La felicito. Pero si está pasando una hora en internet en su cara, mientras usted se muere por platicarle cómo le fue en el día, entonces deben de tocar el punto y llegar a un acuerdo. ¿Será que todos somos un poco muppies o seguimos perteneciendo a la Generación Z? Échele ojo a los hábitos que tiene con su aparato telefónico. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Hágase tu voluntad

Raquel Bigorra

Cuánto daño nos ha hecho escuchar repetidamente de nuestras madres y abuelas: “Te casas con la familia, no solo con el marido”.

Esta idea nos ha metido en una serie de problemas tremendos. Nos ha hecho tener que lidiar con personas difíciles de la familia política y tenerles hasta más paciencia que a nuestros propios familiares.

Hay que reconocer que hay personas más difíciles que otras. Hay miembros de algunas familias que destacan por su complicada forma de ser y actuar, aceptando asistir a convivios y celebraciones sin sentido. Una por quedar bien luego se la pasa mal. Todos bien divertidos menos nosotras. Por complacer al marido vamos a lugares donde ni estamos a gusto ni agradecemos estar. Llámese casa de la cuñada o la suegra.

A todos nos ilusiona recibir el año con buena vibra, felices, contar las campanadas mientras comemos las uvas. Ponernos el calzón rojo y sacar las maletas a dar una vuelta para que el próximo año andemos de viajeros. Reírnos alto, ponernos happy si nos da la gana, levantar la copa y hacer un brindis, ser espontáneos y no andar de queda bien y por ello pasarla mal.

Una vez más estoy aquí para recordarte que nuestra única obligación es ser felices. Está en tus manos planear con quién quieres recibir el Año Nuevo. Siéntete cómoda y habla con tu pareja con el corazón en la mano. Tienes 364 días más para quedar bien y pasarla quizás con la suegra que a todo le pone peros o la cuñada que cada que te ve te sigue diciendo gordita por molestar.

La pareja debe de entender y apoyar nuestros gustos y elecciones. Como siempre les comparto, todo con amor. Hablando se entiende la gente. Si esperas a que estén todos vestidos para salir a celebrar y ahí dar el show de No voy porque me choca toda tu parentela, es obvio que el marido no va a entender ni razonar. Pero sentados, tranquilos, sabiendo poner sobre la mesa tus deseos y anhelos, hasta el más bruto entendería que más allá de cualquier compromiso. El chiste es pasarla bien en pareja.

Si otra vez vas a recibir el año sin ilusiones, es momento de hablarlo con tu pareja. Eso de que en el matrimonio la comunicación es básica, es más que cierto. Aprende a ponerle nombre a tus emociones desde un estado tranquilo; no esperes a estar como olla de presión a punto de explotar para decir lo que sientes.

Es muy importante recibir el Año Nuevo lleno de ilusiones y con mucho amor

Estamos a un par de días de que termine este año. Si llevas tiempo pensando que despedir al año viejo se te ha vuelto monótono, sin chiste, proponle a tu marido y a tus hijos un cambio. “Vámonos a sentar al malecón”, un día dijo mi madre en La Habana. Recuerdo que nunca lo hicimos. Hubiera estado increíble, pero el hubiera no existe. Es tu deber cumplir tus anhelos y enamorar a tu familia de tus fantásticas ideas. Por sencillo que parezca, subirle el volumen a la radio y echar un baile en la sala de tu casa, puede hacer que empieces el Año Nuevo con la mejor actitud del mundo. En lugar de pasarla otra vez con los parientes incómodos.

Quizás tu sueño sea estrenar un vestido o un par de zapatos. O a lo mejor, hacerle como yo, ponerte como loca a limpiar tu closet o vestidor. Así estuve un par de días con dolor de espalda y hasta alergia agarré del polvo que había. Pero a mí me hacía mucha ilusión empezar el año con todo limpio. Por más que mi marido me dijo que lo dejara para el año que viene, me subí a las escaleras y terminamos los dos limpiando y acomodando.

Hágase tu voluntad. No permitas que tus anhelos y sueños se queden en el camino. No pospongas, la vida es ahora. No olvides poner como prioridad tus propósitos y compartirlos con la pareja. Contagia a todos de tu magia y no pases más una celebración tan importante como recibir el nuevo año en casa de quienes no te caen bien y con gente que no te agrada. Recuerda que no te casas con la familia. Te casaste para ser feliz y bien mereces esa felicidad. Ya viene un nuevo año, vamos a pasarla bien. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Basta de reclamos, llegó la Navidad

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

¿De qué sirve reclamar? A mí es una de las cosas que más me incomodan, y además me parecen absurdas. Nunca se saca nada bueno de una reclamación o trato con sarcasmo. Nunca, nunca.

Siempre queda una como la mala de las novelas y además el otro se pone a la defensiva. Lo obligamos a justificarse o de plano a que nos ignore.

Nadie quiere vivir en una casa donde al abrir la puerta te esté esperando una mujer o un hombre con una lista de reclamos. Basta, si reclamar se ha vuelto un hábito para ti, deja de hacerlo. Te aseguro que no te llevará a ningún lugar. Sobre todo cuando la pareja cuestionada empieza a ignorarte, a darte el avión, o peor aún, a evitarte.

Conozco personas que no llegan a su casa hasta tarde, no porque tienen una relación fuera del matrimonio, lo que pasa es que están hartos de ser señalados con el dedo y acusados de infidelidades que no cometieron. O simplemente el que se queda en casa tiene mucho tiempo de ocio y ha encontrado en reclamar un nuevo deporte. Tantita paz, por piedad de Dios.

Tantita armonía. La gente anda vuelta loca en las tiendas arrebatándose los regalos y aprovechando las ofertas. Están preocupados en cómo envolver los presentes. Total, para vivir en un ambiente hostil y poco navideño en casa. Deja de preocuparte por “en qué gasto el aguinaldo” y ocúpate de disfrutar más tiempo en casa con los tuyos, con tu pareja.

Hagamos una pausa. Reflexionemos acerca de nuestras actitudes. Es prudente reconocer cuando se nos pasa la mano. Tengo una pareja de amigos en la que me inspiré para tocar este tema. Él se va vuelto un sordomudo y ella una monotemática mujer que insiste en que él tiene a otra. Es insistir a lo tonto, considero.

Cuándo se ha visto que un hombre confiese. Sabemos que están diseñados para negar sus fechorías aun cuando los cachemos con las manos en la masa. Ya le dije a mi amiga: “Déjalo tranquilo, déjalo vivir. Vive tú también”. Ella insiste, él la ignora. Ella jura que tiene la razón y él está preparando sus maletas para salirse de casa. Les aseguro que no llegan a rellenar el pavo.

Me da mucha tristeza, porque estoy segura de que él no tiene a otra mujer. Su esposa lo ama y creo que los dos se aman. Solo que están agotados de vivir bajo el mismo techo. La convivencia se ha hecho imposible y cualquiera prefiere vivir en paz que atosigado. Qué caras le han salido a esta querida pareja las reclamaciones de ella. Qué precio tan alto pagan por las metidas de pata del pasado. Se vale detenernos. Se vale rectificar. Sentarnos, dialogar.

En el momento en que razonemos que de nada nos sirve tener la razón si no tenemos una vida en pareja placentera, otra cosa sería nuestra relación matrimonial. Llegó la Navidad, envolvámonos en este maravilloso espíritu de paz y amor, y seamos bondadosos con nuestras vidas y relaciones. Dejemos de reclamar. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

|| Hay que reflexionar sobre nuestras actitudes y perdonar

Todos estamos expuestos

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Un querido amigo periodista, hace unos días cuando le pregunté si no tenía cargo de consciencia por publicar infidelidades de parejas famosas, me dijo rotundamente que no. “Alguien va a sacar la nota de todos modos”, me dijo. Cosa que es cierto, pero cuando ves parejas que se divorcian, familias que se dividen tras una publicación de este tipo, se te estruja el corazón.

Claro que el problema cuando hay separación es mucho más de fondo. Todos estamos expuestos y no solamente los famosos. Todos somos públicos cuando abrimos una cuenta de Facebook, cuando posteamos fotos familiares en Instagram y hasta de chamba en Twitter. Estos famosos grupos de WhatsApp también han generado malos entendidos entre familias y parejas, que para que los menciono.

Se debe tener mucha comunicación en pareja

Los tiempos cambiaron y debemos saber manejarnos en todas las áreas. Conozco a varias amigas haciéndosela de tos a los maridos porque en la posada del trabajo había un par de edecanes guapas sosteniendo unas botellas de vino que patrocinaron el evento. La foto la publicó el patrocinador, pero el pobre marido ni las volteó a ver.

Imaginamos, suponemos y nos dejamos ir como hilo de media. Tenemos que aprender a respirar y a no andar de creativas. He visto gente mal viajándose mirando fotos de la ex del marido. Leyendo frases que postea gente que ya nada que ver con uno y sacando conclusiones erróneas. La mayoría de los que publican frases ni son de su propia inspiración, solo que se les olvida darle el crédito al autor.

Retomando el tema de los famosos que se han visto involucrados en escándalos, aquí les va una recomendación que me hizo un psiquiatra hace algunos años. Vive tu vida que a la gente no le importa. Eres famosa, sí, pero no creas que la gente está tan al pendiente de tu vida. Y es cierto. El chisme pasa y deja de estar de moda tu situación sentimental. Si te pusieron los cuernos, o te cacharon con otro, en el fondo a nadie realmente nos importa. Lo mismo que a los mortales que se han vuelto públicos por el face.

No hay que hacerse ideas erróneas

Te lo digo por si estás pensando actuar de modo que des gusto a los demás, no vas por buen camino.

Si te da la gana perdonar, como lo hizo Beyonce, perdona. Más exposición que la que tiene la cantante no la tiene otra persona y ella siguió adelante con su marido. Podremos estar o no de acuerdo, pero es su vida. Ella elige, no nosotros.

Te podrán criticar un par de días, pero no les importas. Nadie te llama para preguntarte cómo te sientes ¿Cierto? Me refiero a los que hablan de ti. Pocos te preguntan si dormiste bien, si estás pasando por una etapa difícil emocionalmente y necesitas ayuda, ¿verdad? Entonces no direcciones tus pasos en función del qué dirán, porque estarás dejando de hacer lo que dicta tu corazón.

No te dejes llevar por
comentarios externos

Esas amigas que dejan de hablarte porque tomaste tu decisión y no seguiste el consejo de ellas, estás en todo tu derecho. Vive. Recuerda que estás aquí para ser feliz, no para complacer a otros donde no apareces ni en sus oraciones.

Todos, absolutamente todos estamos expuestos. Expuestos al qué dirán, a ser publicados, criticados y hasta señalados. Crece, aprende y defiende tus deseos y sueños. No dejes que tus decisiones estén influenciadas por los comentarios de la gente. En cuestiones de pareja recuerda siempre escuchar a tu corazón y NO los comentarios de la gente… Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Se vale llorar como Geraldine Bazán

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

De vez en cuando debemos darnos el permiso de echarnos a llorar. Cuando el alma te lo pida, cuando estés a punto de quebrarte, no las detengas. Déjalas que salgan, porque limpian el alma. Dan consuelo a la tristeza y cuando te secas las lágrimas, regresas del viaje fortalecida. Recuerda que también se vale llorar.

Hay que aprender a desahogarnos, pero también a darnos unas palmaditas en la espalda y seguir adelante. Así lo hizo Geraldine Bazán esta semana, cuando subió a las redes un testimonial dirigido a su público. El que no se dedique a este negocio pensará que por qué mejor no se lo platicó a una amiga. Una artista como Geraldine está rodeada de amigas y mucha gente a la que le puede confiar cómo se siente, pero también al público. En esta carrera siempre será la gente el mejor aliado del artista.

Son momentos difíciles para Geraldine y su familia

Estuve leyendo las palabras de ánimo que le escribían y aquello era como estar en una terapia de abrazo. Yo le aplaudo, como el público, que se haya quebrado mientras nos contaba que estaba pasando por un proceso difícil de separación. ¿Saben por qué?, porque Geraldine es una mujer que inspira. Tiene millones de seguidores que están al pendiente de qué se pone o cómo luce el cabello, porque nos gusta como mujer. Nos cae bien. Nos hace sentir lo que somos, maravillosas. Mujeres que trabajamos, somos mamás y sí, peleamos con uñas y dientes por una familia, por un amor. A veces las cosas no salen como planeamos, pero ahí está la mujer fuerte que a la vez se da el permiso de llorar si le duele, si la está pasando mal. Eso somos también, sensibles y vulnerables. Bravo por Geraldine, que tuvo la valentía de no apagar la cámara cuando las lágrimas le ganaron. En este mismo espacio les he compartido lo importante de sonreír, de estar cerca de la alegría. Vivir con alegría y entusiasmo se vuelve un estilo de vida. Pero la vida tiene de todo. Si bien no hay que estacionarnos en la tristeza, si se está pasando por una crisis de pareja, una situación difícil, un luto, cómo ya también hemos hablado en El manual, hay que darse el permiso de dejar fluir las emociones. Ver a Geraldine llorando me dice mucho más que una mujer que sufre; habla de una mujer que no tiene miedo a sentir.

Aquí va de nuez: llorar es sano. Si sientes que te quiebras, no cargues esa mochila tan pesada. Las heroínas también lloran. Hazlo, no te reprimas. No te hagas la fuerte, que nadie va a pensar que eres débil si dejas salir unas lágrimas.

A pesar de la separación, sabemos que saldrá adelante

Todos hemos pasado por procesos difíciles. Yo recuerdo hace algunos años, cuando grabábamos TV de Noche en la XEW, en medio de una separación yo tenía que hacer mi trabajo con una sonrisa, era difícil. Nomás hacían una pausa en la grabación y yo corría al baño. Me encerraba. Lloraba de lo más sabroso. Me retocaba el maquillaje y salía otra vez a la batalla. La mejor terapia del mundo, recuerdo. Soltar, desahogarse, ser. Mirarte al espejo y reconocer que es doloroso, que las piernas se te aflojan, que hay días que es difícil seguir adelante. Que apenas si puedes dormir dándole vueltas al dolor, no sabes cómo llamarlo, cómo hacer que mitigue. Entonces lloras a mares, se limpia el alma y empiezas otra vez.

Bien por Geraldine Bazán. Gracias por recordarnos que tenemos derecho a sentir lo que sea que traiga nuestro corazón. Gracias por también ponerle nombre a las emociones. Cuánto ayuda, verlas y reconocerlas. Ánimo, mujeres. Sola, acompañada, feliz o contenta, ocúpate de ser. Ríe a carcajadas y que no te importe si a los de la mesa de al lado les afecta tu risa. Llora aunque sea en público si tu alma así lo necesita. Libérate de todo y serás más fuerte. Serás más plena. Y cuando se está contenta con lo que uno es, es mucho más fácil el viaje en compañía. Desnuda el alma. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Es una mujer fuerte y bella
por dentro y por fuera

 

 

Jay-Z confiesa que le fue infiel a Beyoncé

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Ahora resulta que Jay- Z , el marido de Beyoncé, confesó que le fue infiel a la cantante. Gracias a la música y a la terapia salieron adelante y “lo más duro es ver en la cara del otro el dolor que has causado y tener que lidiar con eso”, le dijo a un periodista el también productor.

Hace rato que la prensa había manejado este rumor que hoy confirma el rapero al The New York Times. ¿Usted ha visto la foto del músico? ¿Ubica a Beyoncé? ¿No es cierto que parece imposible de creer que le haya puesto los cuernos? Pero la infidelidad tiene mucho más que ver con problemas de insatisfacción personal que de pareja. Por eso es importante escucharnos y conocernos. Aprender a llamarle a los sentimientos y frustraciones por su nombre.

Jay-Z fue sincero sobre su relación con la cantante

No piense que me volví lo loca. Años llevamos pensando en agradar, con tal de que no nos engañen, estar presentes y hasta marcar territorio para que no nos vean la cara. Todo eso está muy bien, así como oler rico para mantener viva una relación. Pero así como nos ocupamos de la relación de pareja debemos estar atentos a la relación más importante que tendremos siempre, la de nosotros mismos. Ojo con las insatisfacciones.

Se tiene que tener mucha comunicación y
se debe buscar arreglar los problemas

La insatisfacción es fruto de miedos, inseguridades e indecisiones, que hacen que la vida vaya pasando sin ningún aliciente ni sentido personal, ya que no nos atrevemos a afrontar, resolver y decidir frente a las situaciones que hacen infeliz a la persona. Usted dirá, ¿qué insatisfacción puede tener el marido de Beyoncé, es millonario, tiene a una mujer bellísima al lado, 3 hijos, avión privado, fans, etcétera?

Seguramente viene arrastrando dolores viejos, quizás problemas no resueltos de la infancia o malas mañas, también. El chiste es aprender a lidiar con ellas y no reconocerlas.

Aprender a perdonar es importante

Además de las insatisfacciones personales, ahora súmele a que en otras ocasiones la insatisfacción aumenta dentro de la relación de pareja, ya que ésta no funciona y no se toman decisiones. Como consecuencia, la pareja mantiene cada vez más una relación distante, fría y monótona, hacia la cual, la única solución que se intuye es la evitación y el aumento de la insatisfacción. Ahí es donde entra el tercero o tercera en discordia, como le llaman. No solo a Beyoncé le han puesto el cuerno, a Salma Hayek y a bellísimas mujeres que parecería imposible que teniéndolas de pareja un hombre se atrevería a voltear a otro lado que no fuera su esposa. Por eso insisto: ojo con las insatisfacciones. Tanto Salma como Beyoncé aprendieron a perdonar, tomaron terapia y siguieron adelante con su vida en pareja. Después de leerme, ¿a quién le teme más, a las insatisfacciones personales suyas o a las del marido? ¿Cree que su relación de pareja tiene insatisfacciones no resueltas? Manos urgentes al matrimonio. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Hay que seguir con la vida y ser felices

Marcando territorio

Raquel Bigorra

Todos hemos sido testigo de cómo los perros orinan un árbol. La orina de los mamíferos contiene un aroma que los distingue, por lo tanto, un perro que huele un árbol, sentirá el olor de la orina de otro perro y entenderá que se trata de su territorio.

Que interesante que los humanos hacemos lo mismo. Es más común en el caso del hombre, ellos marcan territorio con mayor frecuencia, pero nosotras ya también aprendimos a hacerlo.

Somos libres y soberanas. Agarramos el auto o el avión y nos apersonamos, como le encanta decir a una amiga. Claro que no lo hacemos a través de la orina, gracias a Dios. Que cabe señalar que hablando de perros, el olor de la orina de machos y hembras, es diferente. Esto sirve para identificar a una posible pareja en los caninos.

Recientemente me encontré en las instalaciones de Azteca Novelas a Paty, la esposa de Carlitos Espejel, marcando territorio. La pareja vive en Mérida y por cuestiones de trabajo, Espejel está grabando novela en la Ciudad de México. Bien por Paty, quien por cierto, parecía una Barbie. Bellísima se dejó ver por los foros acompañada del muy galán de su hijo Fausto.

Paty y Carlos Espejel son una gran pareja

Parecían un par de muñequitos, Paty Azuara y su hijo. Venían impecables como si fueran a presentarse en un programa de televisión. Le aplaudo muchísimo a ella que se venga a dar sus vueltas. Y la invito a usted a que haga lo mismo.

Cuando yo estoy hasta tarde en un foro y mi marido me cae de sorpresa, se que además de que me extraña, viene a que sepan que no ando sola. Me hace sentir especial y de paso me espanta a los abejorros. Lo mismo hago yo, sobre todo cuando él está con guapas modelos filmando un comercial. No crea que llego a reclamar o a darle lata. Hasta llevo cafecito y merienda, para justificar mi visita. A veces también llevo a la niña. “Es que estaba pregunte y pregunte por su papá”, le digo. “Además de que te extraño mucho”, le agrego.

Claro, a todos nos cae bien sentirnos amados, protegidos, cuidados.

Eso de estar distanciados por el trabajo es peligroso en las parejas. Cualquiera se siente solo y descuidado. Sobre todo cuando uno sale a trabajar y la pareja se queda en casa. El que sale por la papa, se sube a un avión, va y viene, come solo, desayuna solo, son muchas horas las que sacrifica de no estar con la familia por solventar los gastos.

Un día mi suegra me dijo: “si él te invita, nunca le digas que no”. Es un consejo que aplicamos tanto mi marido como yo. Con toda seguridad, hasta de imprevisto, si nos sale alguna invitación los dos estamos seguros de que el otro jala. Jamás vamos a algo social solos. Para todos lados juntos aunque tenemos nuestros espacios. Pero cuestiones sociales, nada de que “me voy a tomar mi aire” o “no te acompaño porque me duele la cabeza”.

Siempre que me entra la flojera de acompañarlo porque estoy cansada del trabajo o lo que sea, me pregunto: ¿de novios me hubiera perdido la oportunidad de salir con él? ¡Claro que no! Entonces no lo hagamos de casados. Esta es mi invitación. Tomemos de la mano a nuestra pareja como cuando andábamos al principio romanceando. Aprendamos a marcar territorio, va más allá de ser desconfiados. Tiene que ver con hacer sentir amada a nuestra pareja y de paso parar a algunas lanzadas o lanzados. Que ni se apunten. Un matrimonio fuerte y seguro de hacia dónde camina no pierde la oportunidad para demostrar el amor y saberse hacer presente. Un mensaje de texto, un ramo de flores, una comida, aunque sea en tuppers como los godínez, una llamada, una aparición física; habla de amor pero también de que ya aprendimos a marcar territorio. Bien por Paty y Carlitos Espejel. Motívese usted también y vivieron felices para siempre, gracias al Manual de la buena esposa.

Paty y Carlos Espejel son una gran pareja

¿Cuál es el gusto de los hombres?

Raquel Bigorra

La lista de las famosas que se han dejado ver sin maquillaje en las redes sociales crece por día. Parece que se ha puesto de moda. Mientras muchas usábamos los filtros de las redes para postear las mejores instantáneas, en Hollywood comenzaron a dejarse ver de cara lavada.

Thalía hace un par de días volvió loco el Instagram con su foto sin maquillaje. A sus seguidores les encantó y seguramente también a su marido. Hay que recordar que fue Tommy Mottola quien le quitó un poco las lentejuelas y la motivó a verse más casual, en jeans, botas bajitas y camiseta, cuando grabó su 1era fila.

Malillany Marín se unió a
la moda

Thalía revolucionó el mercado latino. Mientras la mayoría andábamos sin poder respirar en corsets, shakiras y tacones de 10 centímetros, ella se atrevió a salir en jeans y tenis.

Las latinas somos bien presumidas. Hay que reconocer que nos sentimos inseguras sin una enchinada de pestaña, un bile, y unas chapitas en las mejillas. ¿A poco no siente que algo le falta si sale de cara lavada? Yo por años en televisión usé pestañas postizas, pero hace un mes me dije: ya no más. Vámonos por un look más casual y no saben de la tediosa rutina de la que me he liberado. Siempre mi marido me dice que menos es más, que no me produzca tanto, que me veo más chava sin crepé y sin tanta producción. Pero yo siempre termino metiendo la mano en el bolso de maquillaje. Poco a poco he ido relajándome y he dejado atrás la mala costumbre de colgarme hasta el molcajete.

Alicia Keys destaca por no
usar maquillaje

¿Pero quién tendrá más pegue? ¿Cuál será el verdadero gusto de los hombres? ¿Mujer de cara lavada o con maquillaje? Recientes estudios en el Reino Unido revelaron un dato curioso. Un grupo de investigadores reunieron a mujeres de cara lavada y luego les entregaron un kit de maquillaje. Les pidieron que se arreglaran como si fueran a una cita de noche. Otro grupo de hombres, cuando les mostraron a las chicas de cara lavada, se sintieron más atraídos por ellas que por las mismas mujeres con labial, rímel y polvo.

Sin embargo de este lado del mundo, el tema cambia. Colombia intentó hacer el mismo experimento para revelar el gusto de los latinos por las mujeres. Vaya sorpresa que se llevó el sitio de internet que lanzó la encuesta al darse cuenta que de este lado del charco, el hombre latino tiene gustos muy diferentes.

Thalía se ve guapísima como siempre

En un portal para citas, las que más peticiones tuvieron fueron las maquilladas. Sí señoras, el latino nos prefiere “producidas“. Ahora, una cosa es darse una manita de gato y estar presentable y otra es meterse a la alberca con rímel de aceite de mamey y bile indeleble. Salir a la calle con dos capas de base de maquillaje y con unos correctores tan marcados que en lugar de lucir una piel fresca parecemos mapaches, es algo muy distinto. Yo digo que debemos buscar una media. No fodongas, pero tampoco que parezcamos vedette de los 70’ s. Hay unas que salen hasta con unas colas de caballo postizas que parecen que van al ballet de Milton Gío en lugar de ir a una cena con el marido.

También decidí subir una foto sin maquillaje

Hay tanta información en internet que es fácil tener acceso a lo que está de moda. Es más, hay hasta una aplicación donde puedes ver cómo lucirías con el cabello rubio, oscuro, corto o largo. Es importante sentirnos lindas y seguras. Vernos al espejo y estar contentas con lo que vemos. Arreglarnos para nosotras, también para nuestra pareja. Oler rico, estar limpias y presentables, pero a nadie nos cae mal una orientadita. También es importante escuchar a las personas que nos quieren. Si el marido, por ejemplo, nos dice que le gustamos más de pelo largo, ¿por qué no creer que nos lo dice en buena sonda? O mejor aún, ¿por qué no darle gusto? Mírese al espejo y escuche también su sentido común. Recuerda que en Europa triunfan las que se acaban de levantar, pero de este lado, una manita de gato, aunque sea leve, nos subirá el raiting. Recuerde no dejarse caer y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

¿Que veinte años no es nada?

Raquel Bigorra

Twitter/ @rebigorra

Para las que les parece imposible lograr hacer todo al mismo tiempo: trabajar, ser una madre amorosa y presente, esposa, ejercitarse, comer sano y sonreírle a la vida, volteen a ver a mi querida Inés Sainz. La más espectacular de las conductoras de deportes acaba de celebrar veinte años de casada, tiene cuatro hijos y el cuerpo perfecto.

Si tan solo una persona puede lograrlo, tú también. Mira la historia de esta espectacular mujer, y motívate. Tú también tienes derecho a ser feliz en todas las áreas de tu vida. Dejemos de quejarnos, y ¡manos a la obra!

 

Héctor Rojano e Inés cumplieron 20 años de casados y decidieron renovar votos. Me mandó una bellísima invitación para esta celebración que se llevó a cabo en su natal Querétaro y, con profunda tristeza, no pudimos acompañarlos. Me tocó trabajar en Cancún y vaya que moría por ser testigo de ese día tan especial. De veras le tengo un cariño y admiración muy especiales.

 

Cuando una pareja se casa o renueva votos y te invita, es el momento perfecto para contagiarte del amor y romanticismo que se vibra en esas celebraciones donde con tanto esmero las parejas cuidan cada detalle para que a la hora del SÍ ACEPTO, todo cobre magia. Así que apúntate a ir con tu esposo(a) si los invitan a festejar el amor.

Inés me parece una mujer increíble, una mujer de 10, que sabe darse sus escapadascon el marido, dejar los niños de vez en cuando para seguir haciendo vida de novios cuando le toca cubrir algún evento deportivo fuera de México. En otras ocasiones se lleva a Inés, su hija mayor, y otras a sus cuates de 9 años. Un día me dijo: “Hay que darle a cada quien su espacio y lugar”. Además de hacer vida de familia con sus cuatro hijos y Héctor, ella trabaja duro, va por los niños a la escuela. A Maya, la más pequeña, la lleva al ballet; los chicos toman clases de golf y corre en las tardes para llevarlos a fiestas infantiles. Es una mujer que no para y se divide en mil, pero también se da tiempo para entrenar y mantenerse en súper forma. El resultado, una mujer plena, feliz que renueva votos con su marido porque sabe que hay corazón para mucho más.

Vivió las bodas de porcelana con la misma emoción con la que se vive un casamiento. Inés se vistió de novia, invitó a familiares y amigos a ser testigos de la renovación y tiró la casa por la ventana. Bien hecho. Celebrar, celebrar, celebrar. A eso vinimos, a hacer de la vida una eterna fiesta. Dar gracias por haber encontrado el amor y contar bendiciones. Aquí les va mi invitación a celebrar aniversarios de novios, de casados, cumpleaños, bautizos, pedidas, dadas… Vivan con nuevas metas e ilusiones, como lo hacen Inés y su marido. ¿Que veinte años no es nada? Bien merece una fecha como esta tirar la casa por la ventana como lo hizo Inés. Vayan mis más sinceras felicitaciones. Recuerda vivir para celebrar, celebrar, celebrar. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa

¿Cuándo la terapia no funciona?

Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Acabo de leer que Mariana Ochoa y su esposo están atravesando por una severa crisis de pareja. Me alegró saber que no todo está perdido en la relación y hasta están pensando en acudir a terapia matrimonial para volver a retomar la relación amorosa que tenían de recién casados.

Ciudad de México(26/10/2017).- Alfombra hombres revista GQ México. PHOTOAMC

A veces debemos atravesar duras pruebas y tensos momentos en el matrimonio. Lo sé y los he vivido. Lo que requiera, lo que demande la situación y lo que sea necesario hay que hacer para retomar el camino de la felicidad en la vida en pareja.

Tomar terapia es una maravillosa herramienta, pero hoy quiero citar algunos puntos que debes tomar en cuenta si estás pensando que es la solución. Es maravilloso acudir con un especialista en relaciones, pero tiene sus puntos a considerar.

Cuando los esposos están dispuestos a recibir ayuda para resolver muchos de los problemas que por ellos mismos no puedan resolver, es favorable. El tema es cuando uno de los dos acude por compromiso. Quizás ya está completamente convencido o dio por terminada la relación y no está dispuesto ni a cooperar ni a llevar a cabo los cambios que sugiera hacer el especialista.

Cuando el problema es individual y no de pareja, tampoco hay terapia en pareja con éxito. Se debe tomar terapia individual y atender los problemas no resueltos quizá desde la niñez.

Cuando uno obliga al otro, y la pareja no coopera en la sesión, no hay mucho avance.

Cuando no están cómodos con la terapia y no están abiertos a hablar de temas íntimos, como los temas sexuales, por supuesto que no hay terapia que logre un cambio.

Puede ser que el terapeuta no sea el adecuado. Y no debes darte por vencido. Puede ser que la orientación que estén recibiendo no sea la que los llevará al éxito.

Hay parejas que tiran la toalla y dicen: Es que ni la terapia nos funcionó. Muchas veces es el especialista, no es culpa de los cónyuges; no es que no se puedan solucionar las diferencias.

Algunos terapeutas en pareja también hablan que cuando el problema tiene una historia tan larga que el daño emocional es demasiado grande como para ser reparado; las sesiones deben ser más intensas y muchas veces no ven con buenos ojos el tratamiento. Pero yo no creo en imposibles.

Creo en voluntades. Así que vayan desde este Manual todas las bendiciones y buena vibra para Mariana Ochoa y su marido. Si es cierto que están pasando por una crisis, les deseo sabiduría y paciencia. Si están dispuestos a tomar terapia, se los aplaudo y les deseo que el especialista encuentre el buen camino que los ayude a trabajar y mejorar en la relación. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

¿Puede el matrimonio sobrevivir al cáncer?

Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Laura Vidal, Oncóloga

Octubre es el mes de la lucha contra el cáncer de mama. Que no se nos olvide las vidas que ha cobrado esta enfermedad y la importancia de la autoexploración. Revisarnos, hacernos la mastografía y estar al pendiente de nuestra salud. A tiempo, el cáncer, sabemos que es curable.

Pero ¿qué pasa con las parejas que atraviesan una lucha contra este padecimiento? Muchas no logran pasar esta dura prueba de vida. Otras, salen fortalecidas.

La oncóloga Laura Vidal, de Barcelona, después de años de tratar a sus pacientes, revela en un libro los mejores consejos para que los familiares sepan acompañar al enfermo de cáncer. Ella asegura que “las familias que aprenden a verbalizar sus emociones salen reforzadas del viaje, independientemente de su desenlace”.

Y habla de familias, porque el cáncer es una enfermedad que toca a todos los miembros de un núcleo. La familia acompaña, se deprime, se desmotiva, también tiene miedo, y muchas veces tiene ganas de tirar la toalla. Se pregunta por qué, al igual que el enfermo. Le cuesta mucho mantener el ánimo arriba para poder contagiar al paciente de esta onda positiva que tanto cura.

Edith González y Lorenzo Lazo, su esposo, son un claro ejemplo de una pareja que salió más fortalecida de esta lucha. Han caminado juntos, llenos de amor y esperanza. Edith hizo todo lo que estuvo en sus manos para curarse y Lorenzo no la dejó sola ni un instante durante todo el proceso.

Otras mujeres no han tenido la misma suerte. Pero solas, también han salido victoriosas. De que podemos, no hay duda. Ese es el caso de La puertorriqueña Adamari López, quien publicó el libro Viviendo. Llena de valor, y para inspirar a muchas, deja ver en la portada la cicatriz como parte del proceso que vivió en la lucha contra el cáncer de mama.

Y es en este punto donde a las parejas les genera tanto conflicto. Es devastador para una como mujer mirarse al espejo y verte sin una o ambas mamas. Aunque hoy los cirujanos realizan con extraordinarios resultados la reconstrucción del seno, es duro pasar por el proceso. Es ahí donde la pareja debe brindar su mayor apoyo para decirle a la paciente que se ve hermosa, que vale mucho y cuánto la ama.

A mí me encanta leer los casos de éxito. Esas historias que nos muestran que se puede vencer al cáncer. Pero también conocer las herramientas que nos permitan lidiar de la mejor manera con una enfermedad tan devastadora. Un mal que no avisa ni distingue. Te toma por sorpresa y arrasa con vidas, familias, matrimonios, si no sabe uno cómo lidiar con él.

Vivir es una aventura y es imposible saber lo que nos depara el destino. Si es nuestra decisión compartir esta bendición sagrada con alguien más, estemos decididos a brincar cualquier obstáculo que se presente. De la mano, haciendo equipo con nuestra esposa o esposo.

Vaya desde aquí mi reconocimiento no solo a esas guerreras que hoy son sobrevivientes de cáncer. También a esas personas que supieron acompañar, motivar, escuchar, apapachar a la pareja cuando más lo necesitaba. Estuvieron ahí para después de cada quimio, radiación, o cirugía decirle que iban juntos a salir adelante. Que siguieron alentándote, ilusionándote, con los planes futuros que hoy están cumpliendo juntos.

Definitivamente el matrimonio puede sobrevivir el cáncer. Seamos empáticos y aprendamos a estar para cuando más nos necesite nuestra pareja. Sé que no es tarea fácil y bien lo menciona la doctora Laura en su libro. Dicen que en la cárcel y en la cama de un hospital se conoce a los verdaderos amigos. Seamos valientes y enfrentemos las adversidades.

La oncóloga catalana que te mencioné al empezar este Manual, habla de “Verbalizar las emociones”. Dejemos atrás un momento el tema de una enfermedad. Hoy, que tú y tu pareja están completamente sanos, te pregunto: ¿Le ponen nombre a sus emociones? ¿Saben poner en palabras lo que sienten? O solo se frustran y se distancian porque algo les incomoda, no les gusta, los hace sentir infelices y no saben expresar lo que es. Regálate un tiempito para pensarlo y poner manos a la obra. Quiero cerrar este espacio de hoy alentándolos a trabajar en sus emociones. Bien dicen algunos conocedores, que son la base de todo. No enfermes tu cuerpo con emociones que no dejas salir. No te atores con sentimientos que no sabes poner en palabras. No guardes. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

 Odiseo Bichir y Yolanda: original boda

 

Raquel Bigorra

Para hacerse el bien y dejarse libres, Odi­seo Bichir y Yolanda Ventura decidieron casarse tras un ritual chamán en Te­poztlán. La pareja lleva jun­ta más de cinco años y la pre­gunta obligada de la pren­sa, cada vez que los veían en alguna alfombra roja, era la de: ¿Pa’ cuándo la boda?

Parece que se les empe­zó a complicar cuando se die­ron cuenta que para llegar al altar hay que tener en or­den una serie de documen­tos. Ellos mismos confesa­ron hace un tiempo que el papeleo engorroso no les ha­bía permitido dar el paso.

Estaban puestos, pe­ro no se daba la oportuni­dad. La exintegrante de Par­chís había dicho que le gus­taría estar rodeada de la naturaleza. Tener una mon­taña o el mar de testigo sería lo ideal para el día de su enlace. Pues sin invitados y sin tanta planeación, es­te par de guapos decidió dar el sí. Nos sorprendieron a to­dos al dar a conocer los deta­lles de su boda, muy original.

Algo sencillo pero lle­no de simbolismo: hi­cieron fuego, para dejar atrás el pasado y agrade­cieron el presente. Así, sin tanto rollo, Tepozt­lán, un chamán y los enamorados. Ahora son marido y mujer y des­de aquí se los aplaudo.

Hay un momento en la vida de muchas pa­rejas donde uno sien­te el deseo de regalar­se este bendito instante, que aunque usualmen­te invitamos a los ami­gos y familiares, la verdad es que es un mo­mento íntimo. De dos.

Se sienten tan úni­cas esas mariposas en el estómago, que vale la pena lanzarse al rue­do. En momentos de cri­sis en la relación, re­cordar ese momento puede hacerte volver a tomar el rum­bo de la armonía si las cosas no van tan bien como antes.

Lo que hicieron Odiseo y Yo­landa con este acto de amor es recordarnos a muchos que el momento perfec­to se construye con lo que sea cuando las ga­nas de hacerlo vienen del corazón. No impor­ta el ritual ni la religión. Si se hace de forma le­gal ante un juez, si vas de jeans o vestida de blan­co. Es un momento pa­ra ti y tu pareja que le su­ma mucho a la relación.

Si traes ganas, no es­peres a juntar la lana pa­ra poder llevar 200 in­vitados a una ceremonia, o a sacarte la lotería para irte de luna de miel. Hay quienes están es­perando comprar el de­partamento o la casa de sus sueños para estable­cerse y comenzar a go­zar de una vida en pareja.

Ponle pasión a cada día de tu vida. Vive como si cada instante fuera el primero y el último. Si tienes ganas de hacer­lo, hazlo. Vuélvete loco y vive tu sueño de amor como te dé la gana. Y esa locura llévala a cada momento que compar­tas con tu pareja. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

 Cómo enfrentar un duelo

Cuando supe que Hi­romi había muerto en el parto de su an­helada hija Julieta, me que­dé muda. Recién la había vis­to en el escenario de Mentiras, porque trabajó hasta casi el término de su embarazo. Me pareció la muerte más injus­ta del mundo. Una chava ta­lentosa, sana, joven, enamo­rada, a punto de hacer realidad su más grande sueño, el de convertirse en madre.

Hoy, en este Manual de la buena esposa quie­ro hablarles del duelo.

Ya sea después de un pro­ceso largo de enfermedad o una muerte repentina, las despedidas hay que saber­las manejar, porque podemos hundirnos en una profunda tristeza y no saber cómo seguir adelante con nuestras vidas. En una pareja hay pla­nes a futuro, una complicidad tan especial, que tener que renunciar al amor por la par­tida de alguno de los cónyu­ges, es aterrador. Dios quiera que jamás tengamos que pa­sar por el dolor que vive hoy Fernando Santana, el espo­so de la bellísima Hiromi y papi de su princesa Julieta. Pero hoy es una realidad que quedó viudo y perdió a sus dos gran­des amores. Hoy le toca acep­tar esta durísima realidad y no dejarse vencer por el dolor.

Hay herramientas que de­bemos conocer para dejar fluir el dolor que en estos momen­tos es necesario. Hay perso­nas que entran en la negación o se dicen a sí mismas que es una pesadilla, pero no acep­tan la realidad. Otros tratan de minimizar el dolor diciéndo­se que no perdieron tanto. Hay mil formas de evadir y alejar­se del shock, pero lo más sano es aceptar y dejar que los mie­dos, la frustración, la ira, im­potencia y el coraje salgan.

Después, acercarse a la fa­milia y los amigos. Es allí don­de vamos a encontrar el amor verdadero. El abrazo, las pa­labras de aliento, encontrar quien nos escuche una y otra vez dividiendo las mismas pa­labras y discursos. Eso está bien, el dolor hay que sacarlo.

Cuánto más pronto logre­mos reincorporarnos a nues­tras actividades cotidianas co­mo el trabajo y el gimnasio, me­jor. El ejercicio es sanador. Ya sabemos que la actividad físi­ca produce endorfinas que nos hacen sentir bien. Y en el tra­bajo nos sentiremos útiles.

Falta de apetito, insomnio, pocas ganas de vivir, son al­gunos de los síntomas con los que tendremos que lidiar des­pués de una pérdida tan gran­de. El sentimiento de culpa. Ese que nos mata por dentro cuando nos preguntamos por qué tuvo que partir la perso­na amada y no mejor nosotros.

Hay parejas que en me­dio de una discusión, con te­mas pendientes y sin resolver, parten. La otra parte se que­da con una gran culpa y con un sin fin de cosas por decir y ha­cer. Es bueno utilizar papel y lá­piz. No importa que no lo ten­gamos físicamente para hacer este tipo de despedidas o ejer­cicio emocional. Siempre ayu­da escribirlo, le hace bien al al­ma. Pensar que nuestros se­res amados están en un mejor lugar, también aliviana.

Estuve leyendo la carta que Fernando le escribió a su ama­da Hiromi y su hijita Julie­ta y no pude evitar echarme a llorar. Son palabras que es­tán escritas con el corazón y conmueven a cualquiera.

Bien por él, que aunque está lidiando con un dolor inexplica­ble por la pérdida de sus amores, está aprendiendo a enfrentar el duelo. Siento muchísimo por lo que está pasando y aunque no lo conozco, le deseo toda la fortale­za para poder seguir en pie, por él y por tanta gente como la fa­milia y amigos que lo quieren.

Como esposa, esposo, en al­gún momento de nuestras vi­das nos tocará vivir el dolor de la partida. Quizás sea yo la que llore a Alejandro o quizás sea él a quien le toque cerrar­me los ojos. Es ley de vida. Uno de los dos partirá primero. Si bien nunca estaremos prepara­dos para enfrentar un duelo de esta envergadura, aquí les com­parto algunas de las herramien­tas de las que debemos echar mano para poder seguir en pie.

Por último, les menciono la posibilidad de pedir y bus­car ayuda. Acudir con un es­pecialista. Un psicólogo, un psicoanalista o un tanatólo­go nos ayudará muchísimo a encontrar ese nuevo cami­no que debemos emprender.

No tomar decisiones a la li­gera ni hacer cambios bruscos en nuestra vida, también se re­comienda. ¿Estamos listos pa­ra enfrentar un duelo? Nunca. Por eso hay que vivir el aquí y el ahora, como siempre les escribo; valoremos y procuremos a nues­tra pareja como el primer día, como si fuera el último. Y vivie­ron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Aquí les comparto un frag­mento de la bellísima car­ta de despedida de Fernando Santana a Hiromi y Julieta.

“Hoy te dejo partir, mi vi­da hermosa, las dejo para que puedan ir en paz. Cui­da a nuestra hija, mi amor, se quedan aquí en mi corazón por siempre”: Fer­nando Santana.

 Buena relación con mi ex (JLo y Marc Anthony)  

Raquel Bigorra

JLo y Marc Anthony se unieron para ayudar a Puerto Rico, tras el de­vastador huracán que azotó a La Isla del Encanto. Pero es­ta no es la primera vez que lo hacen después de su divor­cio. Los cantantes han com­partido el escenario y hasta se han tomado juntos la foto con sus nuevas parejas. Al­go así como felices los cuatro.

No se crea. Hablo en se­rio y con todo el respeto ha­cia este par de también ac­tores, quienes cada vez que los veo juntos me ha­cen admirar su grado de in­teligencia y madurez.

Deberíamos aprender­les un poco, sobre todo cuan­do hay hijos, como es tam­bién su caso. No se trata de ser amigos y seguir confián­dose secretos o intimida­des después de una ruptura. Por respeto a la relación ac­tual, no debemos caer en ese tipo de confianzas. Pero te­ner una buena relación con el padre o la madre de nues­tros hijos es primordial des­pués de un divorcio. Y por sa­lud mental propia, también.

Cuánta gente hay que cre­ció escuchando al padre ha­blar horrores de la madre. O mujeres que no pierden oportunidad para descalifi­car al ex enfrente de los hi­jos. “Ojalá que se muera”, “Qué bueno que le vaya mal”. Ese tipo de comentarios los he escuchado mil veces, y conste que a gente sobria.

El resultado son personas adultas pagando millona­das en terapia, leyendo antes de dormir cientos de libros de autoayuda, en el mejor de los casos. La realidad es que lidiar con baja autoesti­ma, inseguridades, rencores y odios, es mucha de la herencia que nos dejan nuestros padres.

La ira, el despecho, la ven­ganza, no pueden ser par­te del 2017, ni de otro año que esté por venir. Ya tene­mos acceso a mucha infor­mación de cómo alejarnos de esos sentimientos. Hay gen­te que se aferra a cargarlos de por vida y solo hace misera­ble su existencia y la de todos los que están a su alrededor.

No se confunda, si me sa­lió muy mocho, pensando que Jennifer Lopez y Marc son un par de libertinos. Lo que pa­sa es que estos newyorican ha­ce rato que se dejaron de impor­tar, gustar y todo lo que tenga que ver con el romance. Debe­mos aprender a soltar, dejar ir.

Lo que no sume, aprenda­mos a alejarlo de nuestras vi­das. Pensemos en los renco­res y odios que estaremos he­redando de generación en generación, cada que ven­gan a nuestra mente pen­samientos destructivos.

Lo que pasó, pasó. Si te en­gañaron, perdona. Si fue el pa­dre de tus hijos, perdóna­lo aún más. Porque te mere­ces una vida llena de buenos pensamientos. Regálatelo.

Ya verás cómo vivirás más fe­liz, como lo hace JLo. Si le suma ayudar al pueblo de sus raíces, Puerto Rico, ¿por qué no hacer­lo? Si a sus hijos les da tranqui­lidad emocional y les hace feli­ces ver a sus padres juntos en su cumpleaños, ¿por qué no apa­gar las velas juntos del pastel de los gemelos Max y Emme?

¿Por qué no dejar las diferen­cias atrás? No hablo de hacer sa­crificios, hablo de desechar lo que no sume en tu vida. Atréve­te a ser feliz y darle el 100 a tu pareja actual. Llenarla de amor y seguridad. Si ve que no tienes dilema con tu ex, créame que es­to será un alivio para cualquier relación. Enfócate en los regalos de la vida. Deja que todos sean  felices, incluyendo a tu expa­reja. Bien por JLo y Marc, de los que hoy estamos apren­diendo que se puede y se va­le tener una buena relación después de un divorcio; pe­ro sobre todo que se puede ser feliz con la relación pre­sente. Claro, y cómo no ser­lo, si ya superaste los dolo­res del pasado. Y vivieron fe­lices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Estar en sintonía, como Ernesto D’Alessio y Charito

Ernesto y su esposa han formado una familia ejemplar

Qué importante es es­tar en sintonía con la pareja. Cuando uno va para un lado y el otro, en otra dirección, empieza a abrirse una brecha entre am­bos cónyuges que hace muy difícil encaminarse de vuelta.

Si bien debemos tener me­tas individuales y defender nuestros propios sueños, una vez que se está en un matri­monio, es de vital importan­cia que ambos miembros de la relación tengan conoci­miento de ellos y se sumen a la cristalización de las metas.

Hay que jalar parejo, como bien dicen. Les voy a poner un ejemplo muy básico: cuan­do uno quiere bajar de peso, se pone a dieta. Se hace el do­ble de difícil si una anda a le­chuga y el marido devora ta­cos, tortas y tlacoyos delante de nosotras. Diría que tiene al enemigo en casa. Lo mis­mo si su pareja es la prime­ra que le dice que no existen los sueños güajiros. Que ca­da vez que usted le cuenta al­guna nueva meta, éste le di­ce que es imposible de lograr­la, que desista. ¿Cómo? Si somos un equipo, la pareja de­be ser el principal apoyo y moti­vación. Esto une, hace que la re­lación crezca porque encontra­mos en la pareja un cómplice.

Acabo de ver unas imáge­nes que hablan por sí solas. Er­nesto D’Alessio y su esposa Cha­rito en unas vacaciones increí­bles. Los cuerpos de ambos son un espectáculo. Se ve que comen sano y hacen ejercicio. Aplau­so a los dos. Esto nos dice que es una pareja que está en sintonía. Hablan el mismo idioma, pues.

Seguramente entrenan mo­tivados y cuidan la alimenta­ción en equipo. Esto no es al­go que se construye de la nada. La pareja debe haberse sentado antes a hablar de cualquier te­ma o nueva meta, para dar el pa­so. Seguramente ambos traza­ron el camino de la salud en el matrimonio porque para ver­se así de paparazzi de verano; no hay otra manera para lograrlo que a ba­se de esfuerzo. Ya me los ima­gino pactando cuál es su día de destrampe. Me refiero al día en que se olvidan de la lechu­ga y le entran a los antojitos.

Revalúe su estatus en la rela­ción. ¿Dónde han dejado de po­nerse de acuerdo? ¿Qué me­ta le está costando a usted el doble porque se la está aventan­do sola o solo? ¿Dónde no tie­ne apoyo? ¿No le gustaría que usted y su pareja estuvieran tan conectados que se aplau­dieran y se alegraran por ca­da logro del cónyuge como si fuera propio? Y claro que lo es cuando se trabaja en equipo.

Ocúpese de estar en sinto­nía con su pareja. Y si en una de esas se motiva con las fotos de Ernesto y Charito y de paso se anima a checarse los tri­glicéridos y empieza a hacer ejercicios para quemar calo­rías, pues cuánto mejor. Aun­que yo me refiero a todas las áreas, no solamente a la física.

Trabajemos por nuestros sue­ños y hagámoslo en equipo. Recuerde que el matrimonio es una empresa. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.