Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Lunes 18 Febrero del 2019
cielo claro 19°

El manual de la buena esposa

Jay-Z confiesa que le fue infiel a Beyoncé

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Ahora resulta que Jay- Z , el marido de Beyoncé, confesó que le fue infiel a la cantante. Gracias a la música y a la terapia salieron adelante y “lo más duro es ver en la cara del otro el dolor que has causado y tener que lidiar con eso”, le dijo a un periodista el también productor.

Hace rato que la prensa había manejado este rumor que hoy confirma el rapero al The New York Times. ¿Usted ha visto la foto del músico? ¿Ubica a Beyoncé? ¿No es cierto que parece imposible de creer que le haya puesto los cuernos? Pero la infidelidad tiene mucho más que ver con problemas de insatisfacción personal que de pareja. Por eso es importante escucharnos y conocernos. Aprender a llamarle a los sentimientos y frustraciones por su nombre.

Jay-Z fue sincero sobre su relación con la cantante

No piense que me volví lo loca. Años llevamos pensando en agradar, con tal de que no nos engañen, estar presentes y hasta marcar territorio para que no nos vean la cara. Todo eso está muy bien, así como oler rico para mantener viva una relación. Pero así como nos ocupamos de la relación de pareja debemos estar atentos a la relación más importante que tendremos siempre, la de nosotros mismos. Ojo con las insatisfacciones.

Se tiene que tener mucha comunicación y
se debe buscar arreglar los problemas

La insatisfacción es fruto de miedos, inseguridades e indecisiones, que hacen que la vida vaya pasando sin ningún aliciente ni sentido personal, ya que no nos atrevemos a afrontar, resolver y decidir frente a las situaciones que hacen infeliz a la persona. Usted dirá, ¿qué insatisfacción puede tener el marido de Beyoncé, es millonario, tiene a una mujer bellísima al lado, 3 hijos, avión privado, fans, etcétera?

Seguramente viene arrastrando dolores viejos, quizás problemas no resueltos de la infancia o malas mañas, también. El chiste es aprender a lidiar con ellas y no reconocerlas.

Aprender a perdonar es importante

Además de las insatisfacciones personales, ahora súmele a que en otras ocasiones la insatisfacción aumenta dentro de la relación de pareja, ya que ésta no funciona y no se toman decisiones. Como consecuencia, la pareja mantiene cada vez más una relación distante, fría y monótona, hacia la cual, la única solución que se intuye es la evitación y el aumento de la insatisfacción. Ahí es donde entra el tercero o tercera en discordia, como le llaman. No solo a Beyoncé le han puesto el cuerno, a Salma Hayek y a bellísimas mujeres que parecería imposible que teniéndolas de pareja un hombre se atrevería a voltear a otro lado que no fuera su esposa. Por eso insisto: ojo con las insatisfacciones. Tanto Salma como Beyoncé aprendieron a perdonar, tomaron terapia y siguieron adelante con su vida en pareja. Después de leerme, ¿a quién le teme más, a las insatisfacciones personales suyas o a las del marido? ¿Cree que su relación de pareja tiene insatisfacciones no resueltas? Manos urgentes al matrimonio. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Hay que seguir con la vida y ser felices

Boneta y Sodi siguen consejos de El Manual

Raquel Bigorra

Ha tomado mucha relevancia en redes las fotos que suben Diego Boneta y Camila Sodi. Nos tienen un poco confundidos. A veces pienso que se trata de Luis Miguel y Ericka, el personaje que interpreta cada uno en la serie de El Sol. Otras tantas pienso que se involucraron sentimentalmente y están viviendo un tórrido romance.

Sí es cierto que andan, hacen muy bonita pareja. Él debe tomar en cuenta que ella es madre de dos y para salir de vez en cuando, no necesita muchos consejos. Si su interés es involucrarse sentimentalmente con todo lo que una relación conlleva, debe saber que formar parte de una familia ensamblada, es algo muy común hoy en día. Pero tiene sus bemoles. El formará parte importante de la vida de dos pequeños inevitablemente, y debe entrarle a la relación a conciencia.

Muchos cometen el error de querer convivir con los pequeños luego luego. Es mejor no apresurar las cosas. Iniciar la relación con los pequeños de a poco, primero como amigos y quizás con el tiempo si los hijos lo aceptan, tomar un rol más relevante en sus vidas pero jamás intentar ocupar el rol del padre. Estar dispuestos a darles cariño, cuidado, atención.

Las familias ensambladas son un espacio de amor, tolerancia y armonía no un campo de batalla. Así que jamás se debe competir por amor. Conozco parejas que erróneamente ponen a su pareja a elegir entre ellos o los hijos. Tache total. Hay que recordar que el nuevo espacio que estamos construyendo en pareja con hijos de relaciones anteriores debe reinar la tolerancia, paciencia y armonía. Hay que ponerle voluntad y esfuerzo.

Si es cierto que Diego y Camila tienen una relación fuera de la serie de Luis Miguel, deberán aprender que es un proyecto de vida donde los hijos de la pareja deben ser tomados en cuenta. Diego Boneta deberá respetar la figura de Diego Luna, como padre de los niños y dejárselos saber. Jamás hacer un mal comentario por inofensivo que parezca.

Familias reconstruidas o ensambladas, es lo de hoy. Diego no debe salir corriendo ni asustarse con la responsabilidad que tendrá. Que disfrute el viaje y ojalá sea cierto que andan. Con estos consejos, vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Hágase tu voluntad

Raquel Bigorra

Cuánto daño nos ha hecho escuchar repetidamente de nuestras madres y abuelas: “Te casas con la familia, no solo con el marido”.

Esta idea nos ha metido en una serie de problemas tremendos. Nos ha hecho tener que lidiar con personas difíciles de la familia política y tenerles hasta más paciencia que a nuestros propios familiares.

Hay que reconocer que hay personas más difíciles que otras. Hay miembros de algunas familias que destacan por su complicada forma de ser y actuar, aceptando asistir a convivios y celebraciones sin sentido. Una por quedar bien luego se la pasa mal. Todos bien divertidos menos nosotras. Por complacer al marido vamos a lugares donde ni estamos a gusto ni agradecemos estar. Llámese casa de la cuñada o la suegra.

A todos nos ilusiona recibir el año con buena vibra, felices, contar las campanadas mientras comemos las uvas. Ponernos el calzón rojo y sacar las maletas a dar una vuelta para que el próximo año andemos de viajeros. Reírnos alto, ponernos happy si nos da la gana, levantar la copa y hacer un brindis, ser espontáneos y no andar de queda bien y por ello pasarla mal.

Una vez más estoy aquí para recordarte que nuestra única obligación es ser felices. Está en tus manos planear con quién quieres recibir el Año Nuevo. Siéntete cómoda y habla con tu pareja con el corazón en la mano. Tienes 364 días más para quedar bien y pasarla quizás con la suegra que a todo le pone peros o la cuñada que cada que te ve te sigue diciendo gordita por molestar.

La pareja debe de entender y apoyar nuestros gustos y elecciones. Como siempre les comparto, todo con amor. Hablando se entiende la gente. Si esperas a que estén todos vestidos para salir a celebrar y ahí dar el show de No voy porque me choca toda tu parentela, es obvio que el marido no va a entender ni razonar. Pero sentados, tranquilos, sabiendo poner sobre la mesa tus deseos y anhelos, hasta el más bruto entendería que más allá de cualquier compromiso. El chiste es pasarla bien en pareja.

Si otra vez vas a recibir el año sin ilusiones, es momento de hablarlo con tu pareja. Eso de que en el matrimonio la comunicación es básica, es más que cierto. Aprende a ponerle nombre a tus emociones desde un estado tranquilo; no esperes a estar como olla de presión a punto de explotar para decir lo que sientes.

Es muy importante recibir el Año Nuevo lleno de ilusiones y con mucho amor

Estamos a un par de días de que termine este año. Si llevas tiempo pensando que despedir al año viejo se te ha vuelto monótono, sin chiste, proponle a tu marido y a tus hijos un cambio. “Vámonos a sentar al malecón”, un día dijo mi madre en La Habana. Recuerdo que nunca lo hicimos. Hubiera estado increíble, pero el hubiera no existe. Es tu deber cumplir tus anhelos y enamorar a tu familia de tus fantásticas ideas. Por sencillo que parezca, subirle el volumen a la radio y echar un baile en la sala de tu casa, puede hacer que empieces el Año Nuevo con la mejor actitud del mundo. En lugar de pasarla otra vez con los parientes incómodos.

Quizás tu sueño sea estrenar un vestido o un par de zapatos. O a lo mejor, hacerle como yo, ponerte como loca a limpiar tu closet o vestidor. Así estuve un par de días con dolor de espalda y hasta alergia agarré del polvo que había. Pero a mí me hacía mucha ilusión empezar el año con todo limpio. Por más que mi marido me dijo que lo dejara para el año que viene, me subí a las escaleras y terminamos los dos limpiando y acomodando.

Hágase tu voluntad. No permitas que tus anhelos y sueños se queden en el camino. No pospongas, la vida es ahora. No olvides poner como prioridad tus propósitos y compartirlos con la pareja. Contagia a todos de tu magia y no pases más una celebración tan importante como recibir el nuevo año en casa de quienes no te caen bien y con gente que no te agrada. Recuerda que no te casas con la familia. Te casaste para ser feliz y bien mereces esa felicidad. Ya viene un nuevo año, vamos a pasarla bien. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Los caballeros las prefieren pompudas

Raquel Bigorra

Aunque en gustos se rompen géneros, la mayoría de los hombres prefiere a las mujeres de buena pompa. Glúteos con volumen, pues.

Científicos de la Universidad Bilkent, en Turquía, llegaron a la conclusión de que los hombres prefieren a las mujeres cuyas columnas tienen una desviación de 45° por encima de la parte superior del glúteo.

Este gusto, aclaro, viene mucho antes de que J.Lo y las Kardashians aumentaran el tamaño de sus glúteos y pusieran esos traserotes tan de moda.

Según los científicos, la curvatura nos ha permitido a las mujeres, durante años de evolución, que movamos el centro del peso sobre las caderas y piernas durante el embarazo, lo cual nos evita grandes cansancios. En la época en la que los hombres salían a cazar, a las mujeres con esa curva, no se les dificultaba recolectar durante el embarazo. Es por ello que los hombres les echaban más el ojo a las de la curva en la espalda baja, que normalmente viene acompañada de buena pompa. ¿Será?

Recientes encuestas realizadas en hombres de América Latina, menos los argentinos, todos los demás coinciden en que si les dan a elegir entre una mujer con buenos pechos y otra con buena pompa, se quedan con la pompuda. ¡Nálgame Dios! Dirían.

No sé en qué momento se puso de moda aumentar el volumen del trasero, y ahora muchas andan muy acolchonadas. A mí no me gusta cómo se ve por encima de la ropa, porque me parecen muy poco natural. No sé si se deba a que el médico o una se engolosine y pida de más, como pasa también con los implantes de seno, pero eso de andar como si trajera una un par de globos en las pompas, no me gusta.

Pocas son a las que les queda bien, pero solo a las que con juicio aumentan la retaguardia. Usted puede darse el gusto, ¿por que no? Ya vio que haciendo mil sentadillas al día no aumenta de volumen. Se vale darse una ayudada.

Cada vez son más las técnicas quirúrgicas para modificar el tamaño y forma de los glúteos. Una de ellas es la colocación de implantes de silicona mediante una operación. Otra es el método al estilo brasileño, que requiere un injerto o inyección de grasa que ha sido transferida desde otras partes del cuerpo. Ya sea de la barriga, piernas o brazo, he visto operaciones que quedan fabulosas. Adelgazan las partes que quieren enflacar del cuerpo y le dan aumento a las pompas.

El chiste es ir con un médico certificado, pero también que comparta con usted el mismo sentido de la estética. Si para él un trasero bonito es como el de Kim Kardashian o el de la chica del clima, no espere salir con unas pompas discretas. Recuerde que una vez acostada usted en la plancha e inconsciente, depende totalmente del gusto y criterio del doctor.

También cheque si el tratamiento lleva retoque o mantenimiento pasados los años. Es por ello que algunas prefieren el calzón con relleno, que parece que da buenos resultados. Muchas lo eligen porque sale más barato y menos riesgoso que pasar por una anestesia. El tema es que quitando el calzón, se va la magia del volumen.

Lo maravilloso de esta vida es que siempre tenemos la capacidad de elegir. Como también ellos y ya lo hicieron. Yo no más les paso el dato. Son las nalgonas las preferidas.

Pero estoy segura que estamos llenas de muchísimos atributos. Así que si Dios no le dio pompa, no se me achicopale: se opera, se pone el calzón con relleno o echa mano de las otras miles de herramientas que poseemos las mujeres para poder aplicar la de y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Todos son iguales; ¿los hay peores?

Raquel Bigorra

Si el infiel busca en la calle lo que no tiene en casa, ¿por qué regresa? Ya no sabe una ni a qué están jugando. Me acaba de decir Paquita la del Barrio que todos son iguales. Uno de sus maridos se la pasaba en el cine. Bueno, eso le decía. Pero cinéfilo, no era.

Cuando nos ponen el cuerno, de­beríamos de darnos cuenta. Hay veces que nos hacemos las de la vista gorda o de plano, nos vale. Tengo muchas con­ocidas que me dicen que mientras no les dejen de dar para el gasto, no hay problema. Cosa que si fuera por interés monetario, de todos modos se verían afectadas. ¿No creen? Ya sin mencionar el amor propio o dignidad, no veo -como está la crisis- cómo le van a hacer para que les alcance para mantener dos casas.

Hoy los vamos a balconear. Ya no le dé mas vueltas. Les voy a compartir al­gunas pistas, indicios, cambio de hábi­tos, que denotan que el marido anda en “algo”.

Es muy común que resguarden el celular como si fuera un tesoro. Por nada del mundo lo dejan olvidado en la mesita de noche. Hasta lo meten en la ducha, con tal de que una no pueda echarle ojo. Y la clave de seguridad, ni soñando te la comparten.

Hablando de ducha, cuando tienen una amante se vuelven de un pulcro… Con una hasta traían calzón con rajita de canela. Ahora se bañan varias veces al día. Andan limpios y perfumados.

Algunos comienzan a cambiar de apa­riencia. Se meten al gym, se pintan el cabello. Andan en tennis para hacerse los chavos y cuelgan del cuello cuanto colguije encuentran a su paso. Ya sea un cuerito, estampita si la galana es religio­sa y una cadenita con medalla, pues ya traen nueva “protección”.

Cambian de horario de trabajo con mucha facilidad. A cada rato sale una emergencia en la oficina y eventos a donde no nos llevan, quién sabe por qué.

Están muy irritables. Todo el día es­tán de mal humor. Pero ojo, solo con no­sotras. Si les llama “el jefe”, le contestan de un amoroso que no damos crédito.

No es difícil saber que la relación va en picada y debemos movernos rápido de lugar. Sobre todo si sospechas que tiene una amante; es porque la tiene. No le hagas al Sherlock Holmes, porque si lo cachas en la movida, siempre dirá que estás loca, cambia el tema; y si le das chance, hasta te voltea la tortilla. Ahora la culpable eres tú.

Es mejor agarrar al toro por los cuer­nos. Tranquilos y sin show, sin asevera­ciones ni reclamos, poner en la mesa lo que pasa. Comunicación, comunicación y más comunicación.

Hablando la gente se entiende, y más con amor. Todos son iguales, me asegura Paquita la del Barrio, pero yo siempre pienso que los hay peores. No se crea. Una relación con buena comunicación puede vivir libre de infidelidades. Co­munique y verá cómo vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

¿Y cómo es la relación de tu marido con su mamá?

Raquel Bigorra

Muchos aseguran que te casas con tu esposa(o), y con la familia política. Y eso me parece bien, siempre y cuando cada uno viva en su casa y respete los espacios, y sobre todo si la relación es sana. Cuando uno viene arrastrando relaciones tóxicas con la madre o el padre, termina por afectar la relación de pareja. Acabo de leer en una revista que Borrego Nava y su esposa se están separando. Me encantaba la familia que formó y lo veía realmente enamorado. Según la publicación, una de las causas fue la suegra.

Y no hay que verlas como bruja con escobas. Muchas son bien intencionadas. No creo que una madre quiera ver sufrir a su hija un divorcio con lo doloroso que es. Es por ello que en el Manual de hoy, hablaremos de los tipos de madres. Allí se origina todo.

La mamá gallina:No solo alimenta a su hijo, no tomando en cuenta su edad. Si por ellas fuera estarían pegadas al hijo todo el día, sienten orgullo y no necesariamente incluye a las nueras.

La madre sargento: Ordena, regaña, castiga, disciplina, pone las reglas en su casa, en la casa de su hijo, con la esposa de su hijo, y por supuesto con los nietos también son autoritarias.

La mamá chantajista: Puede enfermarse físicamente o emocionalmente ante la ausencia de los hijos. Son capaces de llegar al consultorio médico o a la sala de urgencias de un hospital si es necesario. Tomé en cuenta qué hay cuatro tipos de perfiles de chantajistas: castigadores, autocastigadores, víctimas y seductores.

Mamá toda poderosa: Para ellas no hay imposibles. Todo lo consigue y resuelve. Pobre del hijo si no tiene a la nuera que soñó para su bebé. No la bajará de lagartona o tonta. Y no reparará en tomar acción para espantarla.

Mamá “yo soy tu amiga fiel”: Paño de lágrimas y confidente que considera que es la única mujer en el mundo que puede entender a su hijo. Si ponen el cuerno, no pagan pensión de los hijos, etc… Siempre le dan la razón al hijo porque todo lo entienden.

Mamá enciclopedia: Todo, absolutamente todo lo sabe. Es una enciclopedia andando de su hijo, del mundo, de sus nietos, de cualquier tema que le interese a sus hijos, ella lo domina y da cátedra de conocimientos.

La mamá certificadora: Es la única que sabe los gustos y preferencias de su hijo y nadie más. Le indica a la nuera como hacerle de comer al hijo, cómo plancharle la ropa, cómo arreglarle la ropa si sale a trabajar fuera de la ciudad, cómo calentarle las tortillas y todo, pero lo más importante es que ella misma supervisa los estándares de calidad.

Mamá solita: Debido a que se encuentra en una situación de desamparo física y emocional, generalmente no es real y sus síntomas son psicosomáticos, le llama al hijo y le hace estar más tiempo con ella que con la esposa.

Mamá súper amorosa: Cada vez que sale a la calle le compra a su hijito ropa, comida, accesorios y cuando esta con su retoño, de tantas atenciones que le tiene, incluyendo besos y abrazos, pareciera ser que es su pareja y no su madre.

Madre solo hay una y son sagradas para los hijos. Así que más nos vale respetar la relación de nuestros maridos con sus progenitoras. Pero también es importante ponerle nombre a los tipos de relación.

Estar consientes de cómo se entienden y llevan con sus jefas, porque cuando hay temas no resueltos con las madres, y relaciones afectivas que no son sanas, terminarán por afectar tu matrimonio o relación de pareja. Toma en cuenta que siempre se puede ir a terapia para aprender a poner límites. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Tírate a matar este San Valentín

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Una taza con la foto de los dos, un llavero de corazón dividido a la mitad, un calzón de pata larga que diga algo romántico personalizado, una playera con la foto de los dos, un mandil donde se lea clarito a quién pertenece tu corazón, una cama decorada con un corazón lleno de rosas. Hay tantos detalles con los que podemos sorprender.

Un oso gigante con un Te amo en el pecho, un álbum cargado de los mejores momentos juntos, llenarle el auto de post-it con palabras románticas.

¿Qué tal una carta de amor en estos tiempos donde hace rato no escribimos nada? Un libro de poesías, una caja de chocolates, un ramo de rosas. Desde lo más sencillo, hasta un regalo con mayor presupuesto aplica en estas fechas.

Llevártelo al aeropuerto con los ojos vendados, hacerle o que te hagan la maleta y que te tome por sorpresa el destino seleccionado por tu amante, hasta que lo mencione el capitán por las bocinas del avión. Ya le voy a parar con los ejemplos porque voy a suspirar. Lo que quiero hoy en este espacio, es recordarte que siempre son bien recibidos los detalles para demostrar el amor. Hacer sentir especial a la persona amada te hace sentir aún más especial a ti, cuando estás en búsqueda de ese detalle que sorprenda.

Estamos a tiempo. Tenemos una semana para decirle de una forma diferente, te amo. Ya viene el 14 de febrero y no nos podemos permitir un año más que pase como si no se celebrara nada. Llénate de ilusión y construye ese momento en tu mente, trabájalo y da lo mejor de ti. No te quedes con nada.

Si te fijas algunos de los cursis ejemplos que te puse de regalo de San Valentín, ni son caros ni originales. Pero el efecto que causa es maravilloso. Después de tantos años juntos, uno pierde ese romántico hábito que teníamos de sorprendernos cuando éramos novios. Ahora las deudas y gastos de la casa son prioridad. ¿Y la pareja, cuándo?

Es momento de motivarte e inyectarte esas ganas contagiosas que le haga recordar cuanto lo amas. “Ya lo sabe”, dirán algunos. Son los que dan todo por sentado y después aparecen en las encuestas dentro del alto porcentaje de matrimonio que se separan por falta de comunicación. Si bien suma muchísimo a la relación dialogar acerca de lo que no te gusta y cuáles son tus necesidades, es igual de importante demostrar el amor.

¿Sabes cuantas personas se quejan de tener una pareja que nunca les ha dicho te amo? O que jamás han tenido con ellas un detalle que lo demuestre. El día a día cuenta, sentirte cuidada y protegida pero también valorada y amada.

Manos a la obra. Vamos a volvernos locos y a sacarle provecho a este 14 de febrero. Vamos a exprimir a San Valentín como lo hacen los enamorados. Esos amores que están esperando esta fecha desde hace un par de meses porque por fin se van a animar o consiguieron la cita con la chica que les gusta Vamos a sembrar en nuestra mente que este 14 de febrero es para conquistar, para tirar a matar, como pensábamos cuando éramos novios.

No lo trates como tratarías a tu marido un San Valentín. Trátalo como lo tratabas de novio y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

¿Negocio en pareja?

Raquel Bigorra

El 80% de las personas que emprenden un negocio fracasan. Es importante conocer este dato para poner especial interés a toda la información necesaria que nos conduzca al éxito. Debes conocer del negocio que traigas en la cabeza.

Algunas personas eligen hacerlo en pareja y vaya que tiene grandes ventajas. Pero también algunas desventajas.

Encontrar un socio comercial no es nada fácil, si lo encontramos en casa, que maravilla. Mi hermano y mi cuñada, por ejemplo, tienen un negocio juntos y tienen muchísimo éxito. Mis productores de televisión por muchos años son pareja también. Si algo les he aprendido mirando de cerca la relación de ambos es que, gracias a que cada quien, está muy claro de cuál es su función, logran hacer un trabajo en equipo. Cada cónyuge aprovecha al máximo su potencial.

Por suerte les fue bien, en caso de que hubiera sido lo contrario es poner todos los huevos de la familia en la misma canasta. Ojo, es importante tomar este punto en cuenta.

Me han dicho que cada cierto tiempo evalúan el desempeño, retos cumplidos, metas alcanzadas. También evalúan el crecimiento, para saber y tener claridad sobre lo que no está funcionando y lo que a la otra persona le parece que no está funcionando también.

Así como las grandes corporaciones realizan evaluaciones periódicas de sus empleados, es importante hacerlo si la pareja también es comercial.

Es hermoso emprender en pareja porque se fortalece la confianza, el apoyo y la autorealización cuando llega el éxito. Si fracasan ahí les encargo cómo se puede tambalear la relación. Es por ello que es mucho más probable que tenga mayor éxito una pareja que lleve años juntos y decida emprender. Los lunamieleros tienen menos tolerancia a la frustración.

Solemos mezclar la parte personal con la profesional, es por ello que es tan importante tener todo por escrito. No importa que confíes en tu pareja con los ojos cerrados. Lo correcto es que legalmente tengan ambos conocimiento total de los movimientos financieros de la empresa. Desde el pago de nómina hasta pago de impuestos.

No importa que tu especialidad sea otra área, ambos deben estar claros en los estados financieros y tener independencia también. Dialoguen antes de emprender. Pónganse de acuerdo como van a constituir la empresa y cómo van a ser repartidas las ganancias. Pero sobretodo separa tu trabajo y tu vida personal. En casa, asegúrate de que se tratan como una pareja sentimental y no como colegas. Adelante caminante. Si tú y tu pareja comparten una idea increíble que los pueda llevar al éxito financieramente, adelante. No se queden con las ganas, por miedo a fracasar. Sigan estos consejos y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Resalta sus virtudes

Raquel Bigorra

› Que manía tenemos de recordar lo malo, y lo bueno borrarlo. Si le preguntas a alguien cuáles son las virtudes de su pareja se tardará en contestarte la pregunta. En cambio, le preguntas por sus defectos y rapidito hasta te hacen una lista de más de 10 cosas.

› Tenemos que aprender a reprogramarnos. Vamos a tener que anotar en una libreta, o en el celular, o la tablet, las cosas buenas y positivas que todo el tiempo la pareja hace por nosotros. Es frustrante guardar sólo lo que no suma. Pero tristemente somos especialistas en eso.

› Después escuchar ayer un corrido alabando a la selección coreana. Me di cuenta que estuvimos festejando al representante de Corea en México en la puerta de la embajada, y que no bajamos de malos jugadores a la Selección y tuve que reconocer otra vez que es condición humana. Ya se nos olvidó cómo le ganaron a Corea y a los alemanes. También borramos que pasan a Octavos de Final con 6 puntos. Pero es que así somos. Bravo Corea en lugar de bravo México.

› Así igualito le decimos al marido, señalamos sus actos, no perdemos oportunidad para restregarle en la cara cuando no nos hicieron sentir lo máximo y así nos vamos llenando de recuerdos negativos en lugar de cambiar esa maldita mentalidad que tenemos.

› Hoy las invito en este manual a ir por lo que nos regala alegría y felicidad. Vamos por el reconocimiento a la pareja que nos suma, que comparte, que nos escucha que nos aguanta cuando estamos de mal humor. Vamos a aplaudir esas veces que nos dan el avión y evitan sabiamente una pelea. Díselo, que son más las buenas. Déjale saber que lo agradeces y estás más que consiente que es buena pareja. A veces hace mucha falta. Cambia el switch y resalta sus virtudes y verás cómo vivieron felices para siempre, gracias a El manual Mundialista.

Los caprichos de Cupido

Raquel Bigorra

No cabe duda que Cupido es caprichoso. A veces lanza sus flechas de una forma equivocada, al menos a los ojos de los que estamos fuera de la relación. ¿Por qué será que muchos nos enamoramos de personas con las que para nada hacemos pareja?

Algunas veces las altotas nos animamos con el chaparrín, no más para ver qué se siente. Otras jóvenes coquetean con un hombre mayor y terminan casándose y formando una bella familia, como Catherine ZetaJones y Michael Douglas. Los actores desde el ‘99 quedaron flechados en un festival de cine, y de ahí pa’l real.

¿Qué me dicen de Thalía y Tommy Mottola? Pudiéndose casar con un príncipe, la estrella de Rosalinda eligió un hombre mucho mayor, maduro y con hijos. Eso sí, le ha brindado a Thalía estabilidad, una familia, y hasta guapo se ve junto a ella, a pesar de que él le lleva sus buenos años a la también cantante.

Hablando de diferencia de edad, es bastante notoria la diferencia entre Cecilia Bolocco y el expresidente argentino Carlos Menem. La pareja se conoció durante una entrevista que le realizó la exMiss Universo en su show de TV y el romance se dio de inmediato entre ellos. Jay Z y Beyoncé. Dios mío, qué feo está el rapero para ella. Vean la imagen, ella parece una muñeca, y él, mejor ni opino. Encima le puso el cuerno como les conté en este mismo espacio. Pero siempre que salen juntos se ven perdidamente enamorados. ¿Quién es uno para criticar el gusto de la cantante? Ella lo perdonó y andan viviendo una luna de miel.

La lista de los poco agraciados comediantes que traen mujerones a su lado, es larga. Ya sabemos que nos hacen reír y qué fantástico es vivir carcajeándose todo el día, pero de que son parejas disparejas, lo son.

Maribel Guardia con Joan Sebastián, en paz descanse el talentoso y maravilloso Poeta del Pueblo, pero guapo no era. Y Maribel es mujer de concurso. Diosito a la hora de la repartición le dio de todo: cara, cuerpo y hasta bonito carácter. La cosa es que Joan tendría otros muchos encantos, pero en la foto, eran una pareja bastante dispareja. Pero claro, eso podemos opinar los de afuera; seguramente mientras duró su romance, pensaban que eran bastante parecidos.

Dicen que polos opuestos se atraen pero, físicamente, en la mayoría de los casos tendemos a parecernos a nuestra pareja. Aseguran que existe una intención genética a la hora de elegir. Pero en el caso de las parejas que les menciono, Cupido hizo de las suyas en contra de la genética, porque ahí andan los enamorados, felices y encandilados, sin parecerse ni siquiera en el año de nacimiento. No se apure. Si usted eligió a un hombre mayor o menor de edad, más alto o más chaparro que usted, quizás más guapo o feo, no se estrese. Gócelo porque Cupido muchas veces es caprichoso. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Gestiona los celos

Raquel Bigorra

Acostumbrados a que las cosas nos pertenecen, erramos pensando que la pareja también. Hoy vamos a hablar de los celos porque para muchas parejas es un verdadero martirio vivir con un celoso.

“Todo es maravilloso, mientras no me cele”, me dicen de sus maridos algunas amigas. Y lo peor es cuando también me aseguran que no les dan motivos para hacerlos sentir esos malditos celos.

Hay que mirar un poquito más atrás de la pareja, porque la mayoría de esos celos están generados producto de la baja autoestima y sobre todo en una crianza donde no hubo un apego saludable. No estoy justificando los celos, lo digo porque luego tratamos de bajarle el largo a la falda o darle la clave de nuestro celular, con tal de brindarles confianza. Olvídalo.

Él seguirá generando celos locos porque el problema viene de atrás. Generó desde hace mucho una conducta dependiente con la pareja, así que el problema hay que enfrentarlo de otra manera.

Nadie quiere sentir celos porque de veras que hasta la panza duele. A todos nos ha pasado en algún momento. No me refiero a los dependientes, enfermizos, con problemas no resueltos de la infancia. Hablo de los celillos que de vez en cuando llegamos a sentir todos.

Los celos son un tipo de emoción que no debe suprimirse. Y no debemos hacerlo porque si escondemos ese sentimiento es peor. Seguirá latente y se puede convertir en algo peligroso. Debemos entenderlos como lo que son, una señal de advertencia que debemos gestionar. La mayoría de las veces, parten de miedos infundados e inseguridades, dimensiones psicológicas que deberemos tratar en nosotros mismos. Así que el asunto es contigo y no con la pareja. Hasta los celos más “sanos”, hay que gestionarlos.

Recuerde también que debemos respetar la autonomía de cada persona. Somos dos pero debemos pensar en uno también. No somos dueños de nadie. Nadie es de tu propiedad. Lo aclaro, porque parece que algunos andan confundidos y hasta justifican los celos. “No te cela el que no te ama”. No se mareen, mejor gestionen los celos. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Más que la mejor esposa del mundo

Raquel Bigorra

Hace algunos años, María Antonieta de las Nieves, mejor conocida como La Chilindrina, me confesó que el mejor papel que ha jugado en su vida es el de esposa.

Es también mamá y abuela. Y lo hace de maravilla, pero ella considera que como esposa, nadie lo hace mejor. Ayer que estuve tan festejada por ser el día de las madres me entró una duda terrible. ¿Cuál de los dos papeles estaré desempañado mejor? ¿El de esposa o el de madre? Estuve un rato pensándolo y lo cierto es que, aunque tanto el esposo como los hijos demandan tiempo y atención y algunas veces he tenido que decirle a mi marido: “aguántame tantito, ahorita te sigo escuchando, Rafaella está llorando y voy a verla”.

Un papel no está peleado con el otro

No te limites a ser buena madre o buena esposa, buena profesional, buena amiga o buena amante. Tú puedes ser la mejor en absolutamente todo lo que te propongas. Si eres consciente de cada cosa que haces, si aprendes a realizar cada actividad entregándote al 100%. Ya es un éxito.

Deja de poner a los hijos por delante o etiquetar cada relación de tu mundo. Mi prioridad son los hijos, dicen muchas cuando perfectamente bien pueden poner todo en una balanza y no hay necesidad de sacrificar nada. Imagínate lo que siente tu pareja cada vez que tu le dices que él no tiene el número uno en la fila de tus afectos.

Qué siente tu pareja cuando tú te empeñas en dejarle saber que primero tú madre, tus hijos, y hasta tu celular, y después él.

Ojo, cuidado con nuestras palabras que pueden ser hirientes y llegan a lastimar a quien más amamos. Lo mismo pasa si tratas de enumerar el amor a los hijos. Nada de que este es el consentido, compararlos entre sí, o pedirles que sean como no son.

¡Escúchate! En cada conversación trata de ponerle atención a lo que dices. Deja atrás frases que le escuchaste decir, quizás a tu madre. Recuerda que puedes ser mucho mejor que un pasado. Vive hoy y entrégate al máximo a cada momento. Te aseguro que sabrás cómo ingeniártelas para ser exitosa en cada área de tu vida. En tu relación de pareja, tú trato con los hijos, en tu entorno laboral, en tu círculo de amigas. Claro que se puede ser mucho más que la mejor esposa del mundo. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

El baile de Elsa Pataky y Chris Hemsworth

Raquel Bigorra

Pataky y Chris Hemsworth está acaparando todos los medios y se ha vuelto viral en internet. El musculoso protagonista de Thor y la actriz rumano española, llevan 8 años de casados y 3 hijos. Me encanta la imagen de él tratando de bailar con ella cuando no tiene gracia ninguna para mover las caderas, menos los pies. Pero de eso se trata la vida. De no tener miedo a hacer el ridículo si es para pasarla bien y hacer reír a tu pareja. Este matrimonio de actores tienen mucho que enseñarnos. Han tenido sus altas y bajas en la relación y cuando los entrevistan, ninguno de los dos tiene empacho en decir que no ha sido fácil. Peor eso no quiere decir que compartan una vida juntos maravillosa. Los presentó la maestra de dicción de ambos en Los Ángeles. Él, australiano, ella española, la instructora no sólo los ayudó con el acento, también la hizo de cupido. Elsa es 7 años mayor que el actor. Al año de salir se casaron y se mudaron a vivir a Australia. A los dos años se convirtieron en padres y ella misma asegura que ni tiempo les dio de disfrutar más la relación pues enseguida empezaron a cambiar pañales. Y más se les complicó viviendo en un nuevo y lejano lugar para ella. Dice que no se conocían bien cuando agrandaron la familia. Ella ha tenido que rechazar varios proyectos de cine para quedarse más tiempo en casa a cuidar a los 3 hijos. En cambio, asegura que Chris siempre les ha hecho sentir que ella y sus tres niños son lo más importante para el, y eso es lo que los ha mantenido fuertes y unidos como pareja. Me encanta una declaración que acabo de leer de el diciendo que ellos se conocieron, se casaron, tuvieron hijos y después estuvieron tiempo separados porque él estaba rodando en Hollywood. Al regreso a casa, se volvieron a enamorar, después de llevar mucho tiempo sin verse. Esta es una pareja que ha sabido convertir los contratiempos y dificultades en alegrías y nuevas ilusiones. Salen de vacaciones y lo que postean en sus redes es maravilloso. Una pareja de esposos que saben disfrutarse sin dejar de pasar tiempo también con los hijos. No todo ha sido miel sobre hojuelas pero son una familia. Se miran con amor y saben sorprenderse. Un matrimonio real que nos recuerda que estar juntos es una decisión y amar también es cuestión también de compromiso. ¡ Ánimo parejas ! No te quedes sentado si no sabes bailar. La vida es ahora. Sorprende a tu pareja siendo distinto cada día. Sal de tu zona de confort y vivieron felices para siempre gracias al manual de la buena esposa.

¿Nos gustan los feos?

Raquel Bigorra

No es que a las famosas les gusten feos; a las mujeres en general nos gustan los guapos divinos para ver, pero no para vivir con ellos. Nos sentimos más seguras con uno menos galán. Uno que nos haga sentir que siempre estará a nuestro lado. Si no me cree, cheque la pareja de Beyonce con Jay Z; Salma Hayek con Henry y Catherine Z Jones con Michael Douglas. La lista es larga. ¿Qué me dice de Thalía y Tommy Mottola? Si echamos el tiempo atrás, María Félix con Agustín Lara y Sophia Loren con Carlo Ponti. Este último chaparro, feíto y mayor que la Loren. Pero ella lo amaba y lo admiraba, lo presumía en las alfombras rojas como si trajera a Brad Pitt.

Según un estudio, los feos son más fértiles, pero sobre todo, a falta de belleza, son más creativos. El feo improvisa, te saca buena plática. No llega a la cama pensando: conquístame. Al contrario. Él hace el trabajo previo, antes y durante, y todo le parece poco para complacerte. Al galán le da flojera la conquista. Y una anda enrollándose una toalla en el cuerpo para que no nos vayan a ver la celulitis camino al baño.

En cambio con un feo, sentimos que la naturaleza nos dio de todo y más.

Si tiene a su feíto a un lado, disfrútelo y valórelo. Hágalo sentir especial y no le mate las ganas de conquistarla. Nada de que nos tenemos que matar a dieta para estar a la altura del galán. ¿El marido está panzón? Pues eso nos da permiso de también poder entrarle al carbohidrato sin tanto remordimiento.

Sigamos celebrando San Valentín, y valoremos a la pareja. Hagámosle algo especial, lejos de si es bonito o feo. Es nuestro, celebremos el amor. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

¿Le digo o no le digo que le ponen el cuerno?

Raquel Bigorra

Qué difícil es ser testigo de una infidelidad y decidir callarlo. A mí me ha pasado en repetidas ocasiones. Me duele, me frustra y me dan ganas de alertar a la amiga en cuestión, pero siempre termino decidiendo callar.

He pensado en los escenarios de respuesta de la amiga. Me puede tomar por mentirosa, algunas te salen con que “envidias mi matrimonio”. Está la que decide perdonarlo, pero primero le revela al marido la fuente. Ellos se arreglan, se perdonan y hasta reavivan la relación, y es a una a la que odia el marido y ya no te reciben en su casa.

Después está a la que le provocas un profundo dolor. Bien dicen: ojos que no ven, corazón que no siente. Conozco parejas que son infieles, en diferentes momentos de la relación y siguen como si nada. Ambos se engañan, pero todos contentos. ¿Quién es una como amiga para andar opinando? Dice Maluma: felices los cuatro.

Bien vale la pena ponerse a pensar qué tan conveniente es abrir la boca. Puede ser muy delicado que vimos algo que nos pareció pero no podemos confirmarlo al 100. Solo provocaríamos un daño en las personas y relación, a veces irreparable. Qué tal que no es lo que parece.

¿Tú qué harías si cachas al marido de tu amiga con otra? Qué difícil respuesta, callarlo también te hace sentir una traidora o mala amiga por no decir la verdad. En mi caso he aprendido que no todas las verdades hay que decirlas. Se gana mucho más callando en la mayoría de estos casos.

Sobre todo porque entre marido y mujer, nadie se debe meter. Si le duda, que le pongan un detective privado; y si la relación va tan bien que ni las canitas al aire afectan, peor aún dar noticias como la de “yo lo vi, te lo digo para que no te vean la cara, amiga”.

Ante la pregunta ¿le digo o no le digo que tiene una amante?, yo prefiero mil veces hacerme la occisa y no meterme donde no me llaman. Es más, ni aunque me llame la amiga para preguntarme si lo vi. Yo prefiero evitarme el comentario.

Sé lo que causa el dolor de una infidelidad, del desamor y siempre he decidido callar, porque no me gusta ni siquiera convertirme en el conducto que lleve la noticia. Además, en la mayoría de los casos de parejas cercanas a las que he visto que les ponen el cuerno, siguen felices después de una infidelidad.

¿Tú qué harías? ¿Callarías como yo o soltarías la mala noticia? Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

 

Salma Hayek, renueva votos matrimoniales

Raquel Bigorra

Vaya sorpresa que le dio Henri Francois Pinault a su amada Salma. Salma Hayek estaba pasando unas divinas vacaciones en la Polinesia Francesa con su marido, cuando fue sorprendida por una ceremonia de renovación de votos en presencia de su hija, Valentina Paloma. ¿No les parece un acto de romanticismo total ? Ya sabemos que el francés marido de la actriz mexicana es millonario, pero para este tipo de eventos, no hace falta dinero, lo que se necesita en voluntad y amor, mucho amor. Usted puede seguirle los pasos y tomar la iniciativa. En las fotos que compartió la estrella en Instagram del hermoso momento, se ve la veracruzana sin una gota de maquillaje, con unas chanclas y un sencillo vestido rojo. “Me dijeron que iba al spa “ , le contó a sus seguidores. La pareja contrajo nupcias en el 2009. Con esta renovación de votos y con la cara de felicidad de ambos, para mí es claro que están más que enamorados. Estoy segura que este romántico momento se quedará grabado en el corazón de la pareja. Renovar votos después de algunos años de casados es súper recomendable si queremos premiar la relación y darle otro “ empujoncito “ . Me parece fabuloso celebrar el amor y recordarnos por que estamos comprometidos y enamorados. Hay alguno parejas que hasta se avientan prácticamente otra boda como la que tuvieron hace 10 años atrás. Otros se casaron por el civil solamente y después de algún tiempo lo hacen por la iglesia para renovar votos. Algunos ya mayores eligen a los nietos de pajecitos. Recuerda que en el Amor todo se vale. Está en uno hacer crecer los momentos. Bien por Salma y su marido y mejor aún por el, por tener la iniciativa e inspirar a otros hombres a caer en lo cursi, si así se le puede llamar a renovar votos con tu pareja bajo la caída del sol y frente al fruto del amor de ambos. ¡ Ash ! Ya Hasta estoy suspirando. Pero es que es que estas historias me fascinan. Vamos a volvernos locos una vez más y volvamos a comprometernos con el mismo, vamos a decirle mil veces más que “ sí acepto “ a la pareja que ya elegimos para compartir nuestras vidas desde hace un buen tiempo. Y con esta renovación de votos vivieron Salma y Henri, vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Fuego abierto

Raquel Bigorra

Cuando la relación se convierte en un campo de batalla campal, hasta pierde uno las ganas de llegar a casa. ¿A poco no? Tenemos conflictos en el trabajo porque nunca falta el jefe que anda de mal humor y nos carga la mano. El tráfico es un infierno por cualquier medio de transporte. Hasta los que andan en bici sufren de estrés. El salario no alcanza y la contaminación ambiental nos está matando. O sea que, vivir no es fácil. Llegas a casa buscando un poco de paz y te encuentras a un dóberman en lugar de marido. O a una Rottweiler, en lugar de esposa. Ya no vale la pena preguntarnos desde cuando vivimos así. Vamos a enfocarnos para saber de qué lugar salen estos enfrentamientos. Hay varios puntos que tocar. El primero tiene que ver con las expectativas. Si soñaste con el matrimonio perfecto y una relación sin diferencias, estás en un error. Hay que aceptar que todas las relaciones están muy lejos de la perfección. Esto es un trabajo de construir todos los días. Si no es como lo soñaste y no eres consciente de ello, estoy segura que cualquier diferencia va a detonar un conflicto. Comunica. No te guardes temas importantes ni esperes al primer conflicto para poner el tema sobre la mesa. Solemos mezclar y seguimos sacando cosas del pasado. Enfócate en resolver o llegar a un acuerdo en un tema a la vez. Olvídate de humillaciones o señalar a tu pareja con un látigo. Esto es bastante común.

Tratar de hacer sentir a la pareja mal con un comentario negativo acerca de su personalidad o hábitos, es muy desafortunado. Hay quien hasta lo hace en público y espera la primera reunión con otras parejas para carcajearse o burlarse despiadadamente. Es de mal gusto y no construye nada. Al contrario. Maneja los conflictos en momentos de calma. Después de tomar un café, de escuchar música suave, sin pronunciar el temido “tenemos que hablar”, dialoga con tu pareja. No se vale que guardes miedos o malos entendidos. Debemos comportarnos como adultos y aprender a decir lo que nos pasa, lo que necesitamos, lo que esperamos, hablar de nuestras prioridades, sueños y anhelos, con honestidad y amor. No necesitas herir a nadie para hacerte entender. Manipular y hacerte la víctima, mucho menos. Suma muchísimo si le dejas saber a tu pareja las cosas buenas que hace por la relación. Que sepa que lo valoras. Elógialo, recuerda siempre entre col y col, lechuga. Hay mucho que mejorar de cada relación pero también cada pareja tiene esa conexión especial que la hace única y diferente a las demás. No te permitas habitar bajo un fuego abierto. Mereces llegar a casa y encontrarte tu oasis. Ese que tú y tu mitad, tienen toda la capacidad emocional para poderlo generar. Adiós Rottweiler y Dóberman. Firma la pipa de la paz y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

¿Que veinte años no es nada?

Raquel Bigorra

Twitter/ @rebigorra

Para las que les parece imposible lograr hacer todo al mismo tiempo: trabajar, ser una madre amorosa y presente, esposa, ejercitarse, comer sano y sonreírle a la vida, volteen a ver a mi querida Inés Sainz. La más espectacular de las conductoras de deportes acaba de celebrar veinte años de casada, tiene cuatro hijos y el cuerpo perfecto.

Si tan solo una persona puede lograrlo, tú también. Mira la historia de esta espectacular mujer, y motívate. Tú también tienes derecho a ser feliz en todas las áreas de tu vida. Dejemos de quejarnos, y ¡manos a la obra!

 

Héctor Rojano e Inés cumplieron 20 años de casados y decidieron renovar votos. Me mandó una bellísima invitación para esta celebración que se llevó a cabo en su natal Querétaro y, con profunda tristeza, no pudimos acompañarlos. Me tocó trabajar en Cancún y vaya que moría por ser testigo de ese día tan especial. De veras le tengo un cariño y admiración muy especiales.

 

Cuando una pareja se casa o renueva votos y te invita, es el momento perfecto para contagiarte del amor y romanticismo que se vibra en esas celebraciones donde con tanto esmero las parejas cuidan cada detalle para que a la hora del SÍ ACEPTO, todo cobre magia. Así que apúntate a ir con tu esposo(a) si los invitan a festejar el amor.

Inés me parece una mujer increíble, una mujer de 10, que sabe darse sus escapadascon el marido, dejar los niños de vez en cuando para seguir haciendo vida de novios cuando le toca cubrir algún evento deportivo fuera de México. En otras ocasiones se lleva a Inés, su hija mayor, y otras a sus cuates de 9 años. Un día me dijo: “Hay que darle a cada quien su espacio y lugar”. Además de hacer vida de familia con sus cuatro hijos y Héctor, ella trabaja duro, va por los niños a la escuela. A Maya, la más pequeña, la lleva al ballet; los chicos toman clases de golf y corre en las tardes para llevarlos a fiestas infantiles. Es una mujer que no para y se divide en mil, pero también se da tiempo para entrenar y mantenerse en súper forma. El resultado, una mujer plena, feliz que renueva votos con su marido porque sabe que hay corazón para mucho más.

Vivió las bodas de porcelana con la misma emoción con la que se vive un casamiento. Inés se vistió de novia, invitó a familiares y amigos a ser testigos de la renovación y tiró la casa por la ventana. Bien hecho. Celebrar, celebrar, celebrar. A eso vinimos, a hacer de la vida una eterna fiesta. Dar gracias por haber encontrado el amor y contar bendiciones. Aquí les va mi invitación a celebrar aniversarios de novios, de casados, cumpleaños, bautizos, pedidas, dadas… Vivan con nuevas metas e ilusiones, como lo hacen Inés y su marido. ¿Que veinte años no es nada? Bien merece una fecha como esta tirar la casa por la ventana como lo hizo Inés. Vayan mis más sinceras felicitaciones. Recuerda vivir para celebrar, celebrar, celebrar. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa

No te esperes al 14

Raquel Bigorra

La gente está esperando al 14 de febrero para ponerse romántica. Sueñan con que la pareja los sorprenda. Idealizan tanto la fecha que si el marido llega con unos chocolates, se sienten decepcionadas. Esperaban que les trajeran el mercado de Jamaica completo, y no una “triste” docena de rosas.

Llevan años sin decirse te amo, sin hacer el amor, sin tocarse y esperan que el día de los enamorados la relación dé un giro inesperado, como si vinieran de la luna de miel. No le dejes la chamba al otro.

No te esperes al Día de San Valentín. Mándale tú las flores; esta noche, hagan el amor. Esta noche, escápense al cine, hoy abran la botellita de vino. Ahora mismo llámalo y ponte esas medias de seda que llevan tiempo guardadas en el cajón. El 14 los hoteles están saturados, los moteles más, tienen ocupación total. Ese día se agotan las flores y los restaurantes están más llenos de compromiso que de amor. Vuélate la barda. Despéinate. De una vez ve por lo que es tuyo.

Trabajo, hijos, tareas, presión económica, así nos la vivimos. Hacemos poco el amor y le damos poca rienda también a nuestras fantasías. El tiempo no alcanza y nos sentimos agotados a las 10 de la noche.

¿Por qué no darle gusto al cuerpo? ¿Por qué no podemos ser felices? ¿Se imagina mirar al marido con ojos de lujuria, como si fuera un amante al que no nos importa lo que piense de nosotras, más que volverlo loco y sentirnos divinas, empoderadas? Ya ve que esta última es la palabra de moda. Pues empodérese. Ya no siga esperando a que el marido le diga que hoy toca, y menos se espere al 14 para tener otra decepción más que contar. Porque como mártires, nadie nos gana.

Viva hoy, enamórese otra vez hoy. Sea feliz hoy que tiene el mundo a sus pies. No es tan difícil como parece. Es cuestión de querer y llevar al otro a su mundo loco de placer y juego. Dé detalles y magia. No se espere el 14 de febrero y ponga en práctica todas esas ganas que trae guardadas por falta de tiempo, por malos hábitos y costumbre. Atrévase a adelantar la fecha de San Valentín. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Misma excitación ¿No nos importa el sexo?

Raquel Bigorra

Cuando parece que las preferencias sexuales de cada quien no afectan a nadie. Cuando damos por hecho que vivimos en una sociedad más allá de las etiquetas, se vuelve viral y se convierte en un escándalo, como la imagen de los supuestos chicos del Cruz Azul en la alberca, medio cariñosos. Si Madonna se besa con Britney Spears no pasa a mayores. Es cuestión de sexo. Mujer con mujer todos se alborotan. Hombre con hombre es homosexualidad y todos se espantan.

La realidad es que existe una doble moral a la hora de juzgar los comportamientos homosexuales o bisexuales de mujeres y hombres.

Hasta he leído que no se trata de homosexualidad sino más bien, una fase de experimentación cuando dos mujeres se involucran. Algunos le llaman juego. De hecho, hay quienes aseguran que la mujer después de una experiencia así puede volver a identificarse como heterosexual sin ningún problema. Pero no ocurre lo mismo cuando se trata de dos hombres: una vez que has tenido una experiencia sexual con otro hombre, el entorno pasa a considerarte gay.

Esta semana todo el mundo ha estado hablando del estudio que realizó la Universidad de Essex en el Reino Unido.

Para realizar el estudio, los investigadores proyectaron imágenes de cuerpos desnudos tanto de hombres como de mujeres ante 235 participantes. El 82% de las mujeres que se sometieron al test, se excitaron sexualmente tanto con el cuerpo masculino como con el femenino.

En contraste, las lesbianas dieron una respuesta mucho más intensa ante la imagen de otra mujer desnuda que ante el cuerpo de un hombre.

Luego luego, muchos medios publicaron que todas las mujeres somos lesbianas. Algunos maridos se alborotarán y otros, que leyeron esos artículos, han de estar haciéndonos preguntas capciosas acerca de nuestro pasado. No se deje confundir ni se haga ya más bolas. Disfrute su sexualidad al máximo y aléjese de las etiquetas. O hágale como yo, le comenté a mi marido acerca del artículo y se puso buena la plática. Así no se aburre uno en el matrimonio. Y vivieron felices para siempre, gracias a El Manual de la buena esposa.

 Odiseo Bichir y Yolanda: original boda

 

Raquel Bigorra

Para hacerse el bien y dejarse libres, Odi­seo Bichir y Yolanda Ventura decidieron casarse tras un ritual chamán en Te­poztlán. La pareja lleva jun­ta más de cinco años y la pre­gunta obligada de la pren­sa, cada vez que los veían en alguna alfombra roja, era la de: ¿Pa’ cuándo la boda?

Parece que se les empe­zó a complicar cuando se die­ron cuenta que para llegar al altar hay que tener en or­den una serie de documen­tos. Ellos mismos confesa­ron hace un tiempo que el papeleo engorroso no les ha­bía permitido dar el paso.

Estaban puestos, pe­ro no se daba la oportuni­dad. La exintegrante de Par­chís había dicho que le gus­taría estar rodeada de la naturaleza. Tener una mon­taña o el mar de testigo sería lo ideal para el día de su enlace. Pues sin invitados y sin tanta planeación, es­te par de guapos decidió dar el sí. Nos sorprendieron a to­dos al dar a conocer los deta­lles de su boda, muy original.

Algo sencillo pero lle­no de simbolismo: hi­cieron fuego, para dejar atrás el pasado y agrade­cieron el presente. Así, sin tanto rollo, Tepozt­lán, un chamán y los enamorados. Ahora son marido y mujer y des­de aquí se los aplaudo.

Hay un momento en la vida de muchas pa­rejas donde uno sien­te el deseo de regalar­se este bendito instante, que aunque usualmen­te invitamos a los ami­gos y familiares, la verdad es que es un mo­mento íntimo. De dos.

Se sienten tan úni­cas esas mariposas en el estómago, que vale la pena lanzarse al rue­do. En momentos de cri­sis en la relación, re­cordar ese momento puede hacerte volver a tomar el rum­bo de la armonía si las cosas no van tan bien como antes.

Lo que hicieron Odiseo y Yo­landa con este acto de amor es recordarnos a muchos que el momento perfec­to se construye con lo que sea cuando las ga­nas de hacerlo vienen del corazón. No impor­ta el ritual ni la religión. Si se hace de forma le­gal ante un juez, si vas de jeans o vestida de blan­co. Es un momento pa­ra ti y tu pareja que le su­ma mucho a la relación.

Si traes ganas, no es­peres a juntar la lana pa­ra poder llevar 200 in­vitados a una ceremonia, o a sacarte la lotería para irte de luna de miel. Hay quienes están es­perando comprar el de­partamento o la casa de sus sueños para estable­cerse y comenzar a go­zar de una vida en pareja.

Ponle pasión a cada día de tu vida. Vive como si cada instante fuera el primero y el último. Si tienes ganas de hacer­lo, hazlo. Vuélvete loco y vive tu sueño de amor como te dé la gana. Y esa locura llévala a cada momento que compar­tas con tu pareja. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Los Beckham

Raquel Bigorra

La prensa internacional llevaba un rato especulando sobre la ruptura entre la exSpice Girl, Victoria Beckham y el ex futbolista, David Beckham. A cada rato hay rumores de divorcio. La pareja lleva más de 20 años juntos y al aparecer en la portada de Vogue septiembre callaron una vez más, todos los rumores.

Estuve leyendo la entrevista y enseguida pensé en compartirles en este espacio el secreto, según ella, del éxito de su relación. Me pareció relevante la forma en la que Victoria se mira a sí misma y a su marido, también a sus hijos.

Victoria y David, tienen cuatro hijos y un perro. Todos aparecieron en la publicación europea mostrándose la familia unida y fuerte que son.

“ Ambos nos damos cuenta de que somos más fuertes juntos de lo que somos como individuos”. Y preguntó: “¿Alguno de nosotros estaría en la posición en la que estamos ahora si no nos hubiéramos conocido y estado juntos hace tantos años?”.

A mi esta declaración me movió. ¿Les digo algo ? No hay manera de no reconocerle a nuestra pareja, a nuestros hijos, el logro en común. El trabajo en equipo. Somos buenos para quejarnos pero pocas aplaudimos los logros de toda una familia. Deberíamos hacerlo más a menudo.

“Somos mucho más fuertes, los seis de nosotros, de lo que seríamos si fuéramos individuos. Respetamos ese vínculo familiar y esa es la clave “, declaró a Vogue la ex cantante. Ella se ha vuelvo una empresaria súper exitosa con su línea de ropa. Hace 10 años empezó con ese negocio y su marido la apoyó, por eso en las redes, leí cómo le agradeció a su marido y como él le respondió con un “ Estoy muy orgulloso de ti “. ¡Qué maravilla ! A veces tenemos puras palabras bonitas, de agradecimiento, aventamos cebollazos en el face a nuestros amigos, pero somos incapaces de hacerlo con las personas que compartimos nuestro hogar. El marido, la mujer o los hijos. Hagámoslo. Vale la pena reconocer el empeño, trabajo, sacrificios, dedicación que ponemos para mantener unida la familia que creamos. Aplaudamos la dedicación nuestra, pero también la de cada miembro de nuestra familia como lo hacen Los Beckham. La famosa pareja hoy me dio una lección. Están juntos porque juntos son más fuertes. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Boda real contra viento y marea

Raquel Bigorra

Vaya que soñamos desde pequeñas en casarnos con un príncipe azul. La actriz norteamericana Meghan Markle, cumplirá su sueño y le dará el sí al príncipe Harry de Inglaterra.

Afroamericana, hija de padres divorciados y con unos medio hermanos que andan de lengua suelta dando declaraciones en su contra a diestra y siniestra. Usted pensaría que tantas diferencias harían imposible un amor. Pero no, esta pareja muestra que para el amor no hay barreras. Y así debe ser cuando decidimos tomar de la mano a nuestra pareja. No hay que permitir que nadie nos trunque la felicidad, ni la propia familia.

Hace 5 meses anunciaron su compromiso. Este sábado al mediodía, se llevará a cabo el enlace. Muchísimos medios de comunicación cubrirán el evento. En vivo se transmitirá la boda a medio mundo. Y es que todo lo que tiene que ver con la monarquía británica da mucho rating. A la gente le fascina como viven, sus costumbres y celebraciones.

La novia ha tenido que renunciar a sus redes sociales y aplicar para obtener la ciudadanía británica. Ha tenido también que tragar en seco con las declaraciones de sus medios hermanos y quedarse callada cuando su padre vendió unas imágenes e información a los paparazzis.

Según su medio hermano, “Megan es una presuntuosa superficial que se burlara de ti y de tu familia”, le dijo al príncipe mediante comunicado.

El padre no asistirá a la boda y gracias a Dios, porque ya me imagino el show que hubiese sido capaz de hacer en medio de la ceremonia.

Por si fuera poco, la hermana ya escribe un libro donde asegura revelará la verdadera personalidad de la exactriz de la serie Suites.

Asegura que Megan es una trepadora. Hijole, está cañón. Si a un mortal no afectaría que la familia anduviera haciendo esos numeritos, ahora imagínese cuando se hace público el escándalo.

Piense en la cara de la Reina leyendo los diarios. Pero nada que en esta vida no se pueda superar. Esta historia nos inspira a defender nuestro amor, a decidir ser felices a pesar de los contratiempos. A veces algunos miembros de la propia familia nos dan más problemas que alegrías, pero no por ellos debemos quitarnos el derecho a ser felices.

Bien por esta pareja de tórtolos quienes se conocieron en una cita a ciegas. Dejaron los prejuicios a un lado y permitieron que cupido hiciera su trabajo.

Las campanas de la capilla de San George volverán a repicar contra viento y marea y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Se vale llorar como Geraldine Bazán

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

De vez en cuando debemos darnos el permiso de echarnos a llorar. Cuando el alma te lo pida, cuando estés a punto de quebrarte, no las detengas. Déjalas que salgan, porque limpian el alma. Dan consuelo a la tristeza y cuando te secas las lágrimas, regresas del viaje fortalecida. Recuerda que también se vale llorar.

Hay que aprender a desahogarnos, pero también a darnos unas palmaditas en la espalda y seguir adelante. Así lo hizo Geraldine Bazán esta semana, cuando subió a las redes un testimonial dirigido a su público. El que no se dedique a este negocio pensará que por qué mejor no se lo platicó a una amiga. Una artista como Geraldine está rodeada de amigas y mucha gente a la que le puede confiar cómo se siente, pero también al público. En esta carrera siempre será la gente el mejor aliado del artista.

Son momentos difíciles para Geraldine y su familia

Estuve leyendo las palabras de ánimo que le escribían y aquello era como estar en una terapia de abrazo. Yo le aplaudo, como el público, que se haya quebrado mientras nos contaba que estaba pasando por un proceso difícil de separación. ¿Saben por qué?, porque Geraldine es una mujer que inspira. Tiene millones de seguidores que están al pendiente de qué se pone o cómo luce el cabello, porque nos gusta como mujer. Nos cae bien. Nos hace sentir lo que somos, maravillosas. Mujeres que trabajamos, somos mamás y sí, peleamos con uñas y dientes por una familia, por un amor. A veces las cosas no salen como planeamos, pero ahí está la mujer fuerte que a la vez se da el permiso de llorar si le duele, si la está pasando mal. Eso somos también, sensibles y vulnerables. Bravo por Geraldine, que tuvo la valentía de no apagar la cámara cuando las lágrimas le ganaron. En este mismo espacio les he compartido lo importante de sonreír, de estar cerca de la alegría. Vivir con alegría y entusiasmo se vuelve un estilo de vida. Pero la vida tiene de todo. Si bien no hay que estacionarnos en la tristeza, si se está pasando por una crisis de pareja, una situación difícil, un luto, cómo ya también hemos hablado en El manual, hay que darse el permiso de dejar fluir las emociones. Ver a Geraldine llorando me dice mucho más que una mujer que sufre; habla de una mujer que no tiene miedo a sentir.

Aquí va de nuez: llorar es sano. Si sientes que te quiebras, no cargues esa mochila tan pesada. Las heroínas también lloran. Hazlo, no te reprimas. No te hagas la fuerte, que nadie va a pensar que eres débil si dejas salir unas lágrimas.

A pesar de la separación, sabemos que saldrá adelante

Todos hemos pasado por procesos difíciles. Yo recuerdo hace algunos años, cuando grabábamos TV de Noche en la XEW, en medio de una separación yo tenía que hacer mi trabajo con una sonrisa, era difícil. Nomás hacían una pausa en la grabación y yo corría al baño. Me encerraba. Lloraba de lo más sabroso. Me retocaba el maquillaje y salía otra vez a la batalla. La mejor terapia del mundo, recuerdo. Soltar, desahogarse, ser. Mirarte al espejo y reconocer que es doloroso, que las piernas se te aflojan, que hay días que es difícil seguir adelante. Que apenas si puedes dormir dándole vueltas al dolor, no sabes cómo llamarlo, cómo hacer que mitigue. Entonces lloras a mares, se limpia el alma y empiezas otra vez.

Bien por Geraldine Bazán. Gracias por recordarnos que tenemos derecho a sentir lo que sea que traiga nuestro corazón. Gracias por también ponerle nombre a las emociones. Cuánto ayuda, verlas y reconocerlas. Ánimo, mujeres. Sola, acompañada, feliz o contenta, ocúpate de ser. Ríe a carcajadas y que no te importe si a los de la mesa de al lado les afecta tu risa. Llora aunque sea en público si tu alma así lo necesita. Libérate de todo y serás más fuerte. Serás más plena. Y cuando se está contenta con lo que uno es, es mucho más fácil el viaje en compañía. Desnuda el alma. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Es una mujer fuerte y bella
por dentro y por fuera

 

 

¿Tienes un marido muppie?

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Esos que explican y comparten todo lo que hacen en las redes sociales, hacen deporte y comen sano, es la nueva generación muppies.

La escritora Michelle Miller acuñó este término para referirse a los jóvenes entre 25 y 35 años que comparten estos hábitos.

Ella también asegura que se pasan buceando al menos una hora al día en internet, otra media hora la ocupan en hacer compras on line y 3/4 del día planeando qué van a comer el día siguiente. Buscan un trabajo que los satisfaga y se cuidan mucho físicamente.

Quizás su marido o pareja no pertenezca a esta generación, usted tampoco. Yo no, por ejemplo. Mi marido, menos. Pero tengo que reconocer que ambos, a pesar de la diferencia de edad, invertimos al menos una hora de nuestras vidas en bucear, como le llama la escritora que aquí cito, cuando uno pasa tiempo en internet.

Leo periódicos online, encuentro muchísimos artículos interesantes de cualquier índole, paso tiempo también en redes sociales, etc. Nunca me hubiera imaginado entrar a un mundo donde encuentro tanto placer. De veras que me encanta meterme en mi celular a cada rato. Y mi marido está igual.

Hemos tenido que hablar del tema para ponernos de acuerdo, porque más de una vez en viajes, cenas, convivios familiares, etc., estábamos cada quien en su cel. Es más, ahora mi hija a cada rato me pide que le ponga en mi teléfono bebés con papillitas y podemos estar mirando una hora las dos como los que tienen canales en YouTube, explican paso a paso el funcionamiento de cada muñeca o bebé que van sacando las famosas marcas de juguetes. Es muy entretenido.

Entonces, aquí el punto es reconocer en su relación de pareja, qué tanto están haciéndola del muppie o muppeando. Mucho cuidado si están dejando de convivir entre ustedes para cada quien agarrar su celular. Yo le aconsejo que, si es su caso, ponga en su lista de propósitos de Año Nuevo, en qué momentos va a consumir la hora al día en internet. De que lo hacemos y es entretenido, lo es. Entonces, no hay que pasar menos tiempo, más bien es habituarse a hacerlo en horarios que no le quitemos tiempo a los nuestros por convivir con el mundo que encontramos en el celular.

Este tiempo que pasamos absortos, metidos en un aparato telefónico, es tiempo que puede probar un distanciamiento con nuestra pareja. ¿Está casada con un muppie? Si su marido hace ejercicio y cuida la dieta y tiene un trabajo que lo satisface, qué maravilla. La felicito. Pero si está pasando una hora en internet en su cara, mientras usted se muere por platicarle cómo le fue en el día, entonces deben de tocar el punto y llegar a un acuerdo. ¿Será que todos somos un poco muppies o seguimos perteneciendo a la Generación Z? Échele ojo a los hábitos que tiene con su aparato telefónico. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Lisardo estrena romance y se regala salud

Raquel Bigorra

Twitter / @rbigorra

¿Sabías que los que viven en pareja, viven más años? Esos que han hecho famosa la frase de que el matrimonio es la tumba del amor, no son más que unos detractores. Lo digo porque la vida en pareja nos regala salud. La gente está viendo cómo incorporar alimentos inteligentes o super foods, cómo le llaman los millennials, con tal de vivir más años. No toman, no fuman, hacen ejercicio. Lo que sea por tener buena calidad de vida y vivir mil años.

Y esto no es un invento mío. De veras que así como nos movemos para tener hábitos más saludables, deberíamos estar abiertos al amor, aunque sea por salud.

Las investigaciones sobre este tema son antiguas. El epidemiólogo inglés William Farr, en el siglo XIX, comprobó que quien estaba casado tenía menores probabilidades de contraer una neumonía. Y eso no es todo, él aseguraba que quien vivía en pareja era menos propenso a recibir intervenciones quirúrgicas o padecer cáncer. Algo tan traumático como sufrir un infarto, él afirmaba que los casados lo podían evitar.

Ahora que vi que Lisardo, el actor y cantante, dejó la soltería y anda de novio con una empresaria española de nombre Xenia Barros, me dije: Qué bien que ya se están regalando salud.

Con estas bajas temperaturas, donde hasta las clases en las escuelas las han suspendido, usted dígame si tener pareja no es evitar por lo menos una buena gripa.

Hablando en serio, estuve mirando las estadísticas de suicidios y son los solteros los más propensos a quitarse la vida. Algunos estudios aseguran que al tener más libertad para cambiar de vida, de idea, esto les lleva a perder un poco el sentido de su existencia. Es lo que se conoce como  anomia.

Tener pareja puede alargar la vida al menos dos veces y medio más. Una persona que tiene una relación estable tiene una actitud más relajada hacia la vida. Lleva una vida más regular y de cierta manera más previsible. Además, puede contar con el apoyo de su compañero Yo, de veras, no sé qué haría sin mi marido. Es quien me escucha, me anima y me da los mejores consejos. Me hace la vida más ligera, y yo soy quien también más lo aliviana. Digamos que ambos nos damos terapia. Y nos ayudamos a encaminar las emociones para alejarnos de situaciones estresantes del trabajo o la vida cotidiana.

En cambio, el que vive solo no tiene con quien compartir las alegrías y mucho menos las penas. Una cosa es estar soltero por elección. A todos nos ha venido bien en alguna etapa de nuestras vidas. Ya vivir como la vecina que tenía 100 gatos por todas las partes de su casa, es otra cosa.

Si puedes elegir, elige estar en pareja. Si estás en pareja, recuerda siempre que este estado te regala salud. Si estás un poco desmotivada y ya miras al marido como un objeto obsoleto o pasado de moda, enfócate bien. Cambia la perspectiva y ahora voltéalo a ver como cuando miras un vaso de agua, una fruta, una verdura, un alimento inteligente. Trátalo como un gran tesoro porque teniéndolo a tu lado,  te estás regalando años de vida. Juntos se vive la vida mejor y más años. ¡Enhorabuena por Lisardo y la novia enamorada! Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Pamela Anderson : No hay 5to malo

Raquel Bigorra

El problema no es cometer errores, es no aprender de ellos. ¿Qué pasa en una separación, un divorcio? Algunos viven el duelo con mayor intensidad que otros. Muchos dicen que no se vuelven a casar ni locos, y otros, que ni la piensan para volver a vivir la misma o mayor ilusión que la primera vez.

Ese es el caso de Pamela Anderson. ¿Pueden creer que va por el cuarto matrimonio ? No se le puede criticar porque cada quien debe hacer con su vida lo que quiera y en su caso todo lo hace con total legalidad, así qué hay que bendecirle el siguiente paso que va a dar.

Tampoco se le puede juzgar con la rapidez que se casó con Tommy Lee, su primer marido. 96 horas bastaron para animarse a poner la poderosa. Es el padre de sus dos hijos y aunque ella se divorció alegando maltrato hay gente que en la primera cita decide pasar el resto de su vida con esa persona y lo logra. No corrió con suerte, dirán algunos.

Después se casó con Kid Rock en 2006 en un yate y luciendo un diminuto vestido de baño blanco reemplazó el tradicional vestido de novia. Vaya que fue original pero no se puede negar que salió de blanco. Después de un tiempo se separó de Kid.

Finalmente se casó por tercera vez con el millonario estadounidense Rick Salomón con quien duró menos de seis meses. Pero al poco tiempo se reconciliaron y se volvieron a casar, así que no sé si contar la siguiente boda como la 4ta o la 5ta. La cosa es que Pamela, dirá nuevamente sí acepto . El futbolista francés, Adil Rami, de Origen Marroquí, ya le entregó el anillo. Después de dos años de romance es la misma Pamela quien aseguró que le gustaría casarse otra vez en la vida. Pero ya lo había hecho muchas veces.

Así qué ahí va de nuez. Esperemos que este sea el bueno. Ya ven que no hay 5to malo. Ojalá y haya aprendido de errores anteriores. No se puede vivir pensando en que no tuvimos suerte o nos tocó uno malo. Hay que trabajar en lo que sabemos nos debemos y estar dispuesta a aportar más del 100 en la relación. Sobretodo aprender a no tirar la toalla cuando tenemos todo para ser felices. Y vivieron felices para siempre gracias a El Manual de la buena esposa.

Sabe más Google

Raquel Bigorra

Malditos smartphones. Nos están metiendo en problemas. Sabe más Google de nuestra pareja que nosotros mismos. Sí, porque cada búsqueda que hace en el celular, información que lee o lugares que visite, Google lo sabe. Nosotras no.

No podemos exigirle al marido que nos comparta su contraseña. Si dejan el celular por descuido y logramos husmear en sus chats o ver en qué se entretienen en internet, podemos hacernos una historia que no es.

Más vale no meternos donde no nos llaman. Los hombres regularmente abren chats de amigos con contenido bastante pelado. Nosotras también. Es probable que ni siquiera le prestemos atención al chat guarro (que todos pertenecemos a uno, aunque no estemos muy activos). ¿Se imagina si nuestro marido viera lo que en ese chat se comparte? ¿O usted viera lo que ellos escriben por mantener intacta su virilidad?

Mi marido sí tiene mi clave del celular. ¿Sabe por qué se la comparto? No porque no tenga nada que esconder. Lo hago porque sé que él no metería sus narices en mi teléfono. En cambio, él no me comparte su clave. Y le doy gracias a Dios. A mí sí me mataría la curiosidad. Típico de mujeres.

Él asegura que me ha dado varias veces la contraseña, yo ya no sé quién de los dos tiene peor memoria. El tema es que por más que me quiera yo meter a ver en qué anda”navegando”, sabe más Google que la pareja. Yo tendría el teléfono unos minutos, Google lo domina.

Debemos relajarnos, olvidémonos de ese pequeño detalle de la contraseña o clave. Seguridad, respeto, confianza. Pongamos en la relación todos esos valores que son con los únicos que podremos tener un matrimonio estable y feliz.

Ya no se la arme de tos por la clave. Ya no insista ni doble el cuello como jirafa para tratar de leer lo que escribe en el WhatsApp o busca en Google. No permita que el smartphone de su marido sea un problema en la relación. Tantita confianza y seguridad. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Un amor compasivo

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Si la ciencia no se equivoca, usted y yo estamos viviendo un amor compasivo. Los especialistas aseguran que es un tema químico. Después de tres años de relación, las hormonas ya no trabajan a favor de las mariposas en el estómago.

Quedaron atrás las manos sudorosas y las ganas de checar el teléfono cada 2 minutos para ver si nuestro amado o amado nos mandó un mensaje. Desaparecen las ansias por escucharle la voz. Ni hablar, como algo natural, deja de ser la pareja nuestra máxima urgencia.

Estamos diseñados para que esto nos ocurra unas 7 veces en la vida. Haga cuentas conmigo. ¿Cuántas veces se ha enamorado? Yo ya me acabé esas 7 oportunidades, por eso estoy tan segura de que Alejandro es el amor de mi vida y el último. Así que más me vale gozarlo bien.

Es curioso que no importen los golpes, ni las caídas, ni el dolor que causa el desamor y las decepciones, una vez que nos levantamos, somos capaces de amar con la misma intensidad, sin reservas. ¡Qué maravilla de diseño de humano! Somos perfectos. Eso me parece genial. Tener la oportunidad de volver a amar y con las mismas ganas como si fuera la primera vez, ¿no le parece hermoso?

Siete veces arroja el estudio, como los 7 días, 7 mares y los 7 pecados capitales. Parece el 7 un número cabalístico que ocupamos hasta para las veces en que entregamos el corazón.

Amar profundamente sin la influencia de las hormonas es a lo que se le conoce como el amor compasivo. Les decía al principio de este espacio que es el amor que usted y yo estamos viviendo. Es el amor inteligente, ese que eliges amar todos los días. No porque te suden las manos, ni porque brinques de emoción cuando tu marido te habla por teléfono. Te sacude pensar en la familia que has formado con él, miras hacia atrás y todo lo que han construido, cómo se han apoyado, la tranquilidad que te da poder tu cabeza en la almohada, porque lo miras y sientes amor, amor profundo. Verdadero, no confuso, lejos de la incertidumbre, es un regalo divino.

Sabes que es un amor producto del esfuerzo de ambos, de las ganas que le han puesto para caminar juntos. Tu decisión de ser fiel se aplaude de pie. Teniendo tantas oportunidades cada uno de volver a sentir las mariposas en el estómago, eligen tocarse con amor y no con desespero. Eligen estar juntos.

Complacer, consentir, ceder, ser paciente, brindar apoyo, ser oídos, ser mamá, papá, hijo, hermano, ser toda la constelación completa, si hace falta, con tal de verlo feliz.

Compasivo amor, gracias por estar, nos enseñas cuán generosos y capaces somos a la hora de amar. La quí- mica no traiciona, nos da la oportunidad de seguir sintiendo amor y del más profundo. Disfruta también esta etapa. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Demi y Wilmer, en las buenas y malas

Raquel Bigorra

Demi Lovato y Wilmer Valderrama vivieron una relación sentimental de seis años. Se separaron, regresaron. Siempre en los mejores términos. La Es­trella que comenzó a andar con Wilmer cuando apenas cumplió los 18 años, lleva una semana internada en el hospital.

Se recupera en Los Ángeles al lado de su familia y su ex. Me sorprendió la noticia y se la aplaudo de pie. ¿A quién quieres a tu lado cuando estás mal? A tus seres queridos. Se nos olvida la leal­tad, el ser correspondidos, el aprender a no fallarle a nuestros afectos. Bien dicen que es en la cárcel y en el hospital donde se conocen a los verdaderos amigos. Este chavo, Wilmer, para mi tiene todavía más mérito en querer formar parte de la recuperación de Demi porque es su ex y además los problemas que la llevaron al hospital, al final del día son emocionales.

Ella ha hablado abiertamente de la lu­cha contra la anorexia, drogas y alcohol. Siempre de la mano del también actor, que no importa que haya pasado, le ha demostrado ser un amigo leal.

Me puse a pensar en cuantas rela­ciones por problemas de adicción, enfer­medad, poca solvencia económica, o por la más mínima excusa, sacamos el egoís­ta que todos llevamos dentro y damos la espalda. Peor aún, cuando las relaciones atraviesan una ruptura o distanciamien­to. La gente como dóberman, desconoce.

Se transforma en quien sabe quién. En alguien que nunca nos miró de esa manera. Trata al otro cómo te gustaría que te trataran. Partiendo de esa base y vas a construir mucho más en tu vida de lo que puedas imaginar. Cuando te pones en los zapatos del otro, la magia sucede. Por eso procura, apoya, no abandones. Seguramente con el apoyo de Wilmer y la familia, Demi saldrá del hospital. Quizás no vuelvan a retomar su relación de pareja pero siem­pre le agradecerá como la hizo sentir cuando abrió los ojos y vio con el amor que la acompañó en estos difíciles mo­mentos en el hospital. El amor también se transforma.

Si estás en pareja, no abandones si las cosas no van como tú pensabas. Quizás se volvió menos alegre por problemas en el trabajo. A lo mejor perdió la con­fianza en sí mismo por no alcanzar el éxito. Apóyalo, dile que claro que puede. Si está enfermo, acompáñalo en la recu­peración. Si se siente perdido, dale una brújula. Acompáñalo a encontrar nuevas herramientas para salir adelante. Acom­paña, abraza, bríndale apoyo. Hay que saber ser y estar en las buenas y en las malas. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.