Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Sábado 25 Mayo del 2019
algo de nubes 19°

El manual de la buena esposa

¿Afectan los rumores?

Raquel Bigorra

Qué situación tan difícil que alguien ande asegurando que tu marido tiene una amante. ¿Qué se le contesta? ¿Qué se hace? ¿Dudas? ¿Te pones a investigar? Eso le acaba de pasar a J Lo.

A la cantante hace poco le dieron el anillo de compromiso. Tanto ella como su prometido, Alex Rodríguez, compartieron en las redes el momento de la romántica pedida. Todo pintaba color de rosa cuando un excompañero del jugador de beisbol sale con la bomba de que el futuro esposo de la diva del Bronx, es amante de su exesposa.

José Canseco se llama el pelotero que declaró en Twitter que él fue testigo de cómo Alex Rodríguez le llamaba a Jessica Canseco, la que fuera su mujer y madre de su hijo. Qué rollo.

A cualquiera le siembran la duda. ¿A poco no? Hasta la relación más sólida se ve afectada por este tipo de rumores. Aunque en Instagram ya salió a aclarar la sexy Canseco, que su exmarido miente, como quiera, la duda ya está en boca de todos.

Pues cómo ven que a JLo este rumor no le hizo ni cosquillas. En un programa de radio en vivo se puso tensa la situación cuando le preguntaron que si era cierto que su prometido le era infiel. Los demás invitados se quedaron mudos mientras ella muy tranquila dijo que “nadie va a decir cómo es su relación”. Que ella y A-Rod saben quiénes son y que todo está muy bien. Acalló el rumor y siguió con la promoción de su nuevo sencillo.

Bien bajado ese balón, y deberíamos aprender de esto. No dejar que rumores ni personas malintencionadas pongan en riesgo nuestra relación. ¿Tú qué hubieras hecho? Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

¿Te atreverías?

Raquel Bigorra

Acabo de ver en Facebook una mujer quien se atrevió a hacer un experimento con el marido. Le pidió que se metiera a su closet y le combinara la ropa de toda una semana. De lunes a domingo el marido eligió desde los zapatos hasta el accesorio.

¿Te atreverías? Contaba en su muro la chica, que tenía terror que el marido le escogiera lo más simple y que estaba segura que terminaría poniéndose una ropa sin chiste. Los hombres son muy básicos en cuanto a los detalles. Luego nos cambiamos el color del cabello y ni cuentan se dan. Se pueden poner la misma camisa y el mismo traje para cada evento que nos inviten. Entiendo el por que la chica le llamó “experimento” a este asunto.

¿Por que no les damos chance y les lanzamos el reto? Para ellos es muy común preguntarnos qué zapato o cinturón le sugerimos se pongan. Es más, en los 50’ s eran las mujeres quienes le dejaban la ropa al marido en la cama lista. Ellos ni se preocupaban por que se iban a poner. Vamos a modernizarnos y darles un voto de confianza.

Mi marido es muy presumido y en ese sentido me haría las combinaciones mejor que yo. Es más, yo no salgo de compra sin el.  Reconozco que como productor tiene el ojo educado de otra manera. Es su chamba. Pero un marido que no se dedique a la moda, o al negocio del entretenimiento sería una dura prueba pedirle que nos elija la ropa. ¿No creen?

Pues les cuento que el resultado fue extraordinario. Cuenta la esposa del Facebook que además de sorprenderla el marido con los “ outfits “ que le armó, le dio uso a ropa que ella no se acordaba que la tenía. Así somos las mientes, compramos y compramos pero nunca tenemos nada que ponernos.

Vamos a ponerle un poquito de sabor a la relación de pareja. Lancemos el reto a los maridos a ver qué tal nos visten y luego nos desvisten y vivieron felices para siempre gracias al manual de la buena esposa.

Plataforma para darle vuelo a la hilacha

Raquel Bigorra

No me había dado cuenta del peligro de internet para el matrimonio, hasta que hoy conocí a una persona del equipo de Ashley Madison. Esta es una plataforma donde la gente se apunta para ser infiel. Lo más interesante es que en ese mismo sitio descubrieron (hace ya un par de años ) que la mayoría de los infieles son de Puebla. Con tanta iglesia que tienen, ¿a qué hora les dan ganas de pecar?

La próxima semana van a dar a conocer cuál es la nueva ciudad del país que se lleva el número uno. Ahí, tienen todo registrado. Es un sitio seguro, además. Me cuentan que tiene varios filtros para poder formar parte. Te registras por el código postal de tu domicilio; es por eso que los números arrojaron que los de Ecatepec también salieron con ganas de portarse mal.

Por otro lado, cuando le pregunté si era para tener encuentros vía celular o la pantalla de la compu, me aseguró que de eso nada. Los que forman parte de este sitio de internet quedan en verse y van directo a lo que van: a tener sexo. Para eso te inscribes, para no generar ningún tipo de conexión ni emplear tu tiempo en conocer a alguien. Simplemente es gente casada o que está en una relación, que quiere echarse una canita al aire sin meterse en problemas.

La vida es corta. Regresa la chispa a tu vida. Ten una aventura. Es la consigna de la plataforma que cuenta ya con 34 millones de personas. Mire, yo no los quiero alarmar, pero échele ganas a su matrimonio. No vaya a ser que por padecer de dolores de cabeza frecuentes o por estar muy cansad@, resulte que nuestra pareja lleva rato inscrito en Ashley Madison y dándole vuelo a la hilacha y nosotros, ni enterados. Préstele atención a su pareja. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Mexicanos al grito de guerra

Raquel Bigorra

Señoras y señores, ya es viernes y si no queremos quedar fuera de las estadísticas, hay que hacer el amor.

Según una encuesta, en México preferimos hacer el amor los fines de semana. Nuestros horarios favoritos son entre diez de la noche y dos de la mañana.

La encuesta arrojó que el 56% de la población mexicana de más de 30 años asegura tener relaciones sexuales dos veces por semana, mientras que la media internacional es de 1.5 veces por semana. Yo pensaba que lo hacía poco, pero con estos números, hasta me emocioné.

Es que no me va a dejar mentir, el cuerpo se cansa. Entre chamba, familia y zumba, el tiempo no alcanza. Pero al ver que nos gusta la madrugada (según la encuesta) ya lo entendí todo. Con razón la gente llega con ojeras a trabajar normalmente.

Yo juraba que ahora en marzo, con la llegada de la primavera a partir del 21, todos nos íbamos a alborotar. ¿Pero qué creen? Según este estudio, realizado en 2016, la estación favorita de los mexicanos para hacer el amor es en invierno y no primavera, como muchos pensaríamos.

¿Usted cada cuánto tiempo le da gusto al cuerpo? ¿También hace el amor o cómo le llame al sexo, dos veces por semana? Felicidades. Mexicanos al grito de guerra. Que contenta estoy con esta noticia de que somos el país que más goza en el mundo entero. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

¿Gestionas la rabia?

Raquel Bigorra

La rabia y el odio son sentimientos que siempre van a jugar en nuestra contra. Debemos aprender a controlarlos aunque muchas veces sentimos que es imposible. Es tan poderosa la rabia que nos hace creer que es más fuerte que nosotros. Nos hace decir cosas lastimosas y ofensivas para luego arrepentimos. Dañan, lastiman y no solamente a la pareja, también nos hacemos daño a nosotros también.

En realidad, cuando sentimos rabia algo está ocurriendo en nuestro sistema nervioso, en nuestra sangre y, por tanto, en todo nuestro cuerpo. Con esta emoción se remueven nuestras hormonas y neurotransmisores, movilizándonos para la acción. Sin embargo, antes de derivar en una conducta que podamos lamentar, lo mejor es tomar aire y comprender mejor qué quiere decirnos este estado.

Tú me vas a decir que no eres Buda. Y vaya que te entiendo. Yo me prendo y luego no encuentro cómo aplacarme. Pero he aprendido, con los años, y sobre todo ahora que soy mamá y me toca lidiar con una niña de 4 años que tiene el carácter fuerte, y luego con mi marido que me “orienta” en medio del berrinche de cómo manejar la situación, tengo sí o sí que resolver y gestionar la rabia. Si no lo hacemos, ésta nos destruye.

Ojo aquí. Es esencial descubrir de dónde viene y por qué la sentimos. El origen de la rabia no está provocado por otra persona o se genera en una pelea o un desacuerdo. La rabia nos indica que venimos cargando alguna insatisfacción personal. ¡Auch!

Solo conociendo esas insatisfacciones, poniéndoles nombres e identificándolas podremos desterrarlas de nuestro interior. Trabajar con uno, es la solución. Así que la próxima vez que su pareja la haga pasar un coraje y o le “provoque” odio o rabia, recuerde que el origen viene de otro lado y es tu chamba encontrar de dónde procede y gestionarlo. Hágame caso, aprenda a gestionar la rabia; y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

¿Y tú? ¿Eres fácil de tratar?

Raquel Bigorra

Es difícil estar con uno mismo, más difícil aún vivir con alguien más. Se hace mucho más fácil el “estar”, cuando eres una persona fácil que cae bien y vive contenta por ser quien es. Yo te pregunto hoy en El manual, ¿eres fácil de tratar?

Las personas de fácil trato y dignas de estar cerca de ellas, saben que cometen errores pero no se laceran un mes ni se dan latigazos en la espalda porque metió la meta, o no hizo las cosas de mejor forma. Aprende de las derrotas y los fracasos no son más que un peldaño para alcanzar sus metas. No anda de chismosa criticando a otras personas. Le ve el lado positivo a las cosas. Comparte, contagia, apoya, ayuda. Suma en lugar de restar.

Se pone lo que le gusta y no anda queriendo impresionar a nadie comprando cosas que después no puede pagar. Sabe que su personalidad vale y conquista más que cualquier bolsa de aparador carísima. Es auténtica porque no está en su meta fingir para complacer. Es quien es y punto.

No se derrumba fácilmente. Es probable que no sepa cómo va a enfrentar una dura batalla o nuevo reto, pero lo hace. No se queja ni se hace la víctima, simplemente sale adelante. No esconde sus sentimientos ni emociones. Llora cuando está triste. Ríe si está feliz. Sabe ponerle nombre a lo que siente y lidia con sus emociones de manera natural. Cero dramas.

Agradece por lo que tiene y está dispuesta a pasar tiempo con los que ama. Está abierta a escuchar y aprender de otras personas y experiencias.

No digo que sean personas perfectas, pero las personas que viven trabajando en ellas mismas para poner en práctica todos estos hábitos saludables, son lo máximo. Atraen a la gente como imanes. ¿No te gustaría que te viera tu pareja así? Como una persona fácil de tratar en lugar de predisponerlo antes de darte los buenos días o las buenas noches pensando: “A ver de qué humor está hoy”.

Trabaja en ti, en tu autoestima, en generar cosas positivas para ti y tu pareja. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

¿Nos gustan los feos?

Raquel Bigorra

No es que a las famosas les gusten feos; a las mujeres en general nos gustan los guapos divinos para ver, pero no para vivir con ellos. Nos sentimos más seguras con uno menos galán. Uno que nos haga sentir que siempre estará a nuestro lado. Si no me cree, cheque la pareja de Beyonce con Jay Z; Salma Hayek con Henry y Catherine Z Jones con Michael Douglas. La lista es larga. ¿Qué me dice de Thalía y Tommy Mottola? Si echamos el tiempo atrás, María Félix con Agustín Lara y Sophia Loren con Carlo Ponti. Este último chaparro, feíto y mayor que la Loren. Pero ella lo amaba y lo admiraba, lo presumía en las alfombras rojas como si trajera a Brad Pitt.

Según un estudio, los feos son más fértiles, pero sobre todo, a falta de belleza, son más creativos. El feo improvisa, te saca buena plática. No llega a la cama pensando: conquístame. Al contrario. Él hace el trabajo previo, antes y durante, y todo le parece poco para complacerte. Al galán le da flojera la conquista. Y una anda enrollándose una toalla en el cuerpo para que no nos vayan a ver la celulitis camino al baño.

En cambio con un feo, sentimos que la naturaleza nos dio de todo y más.

Si tiene a su feíto a un lado, disfrútelo y valórelo. Hágalo sentir especial y no le mate las ganas de conquistarla. Nada de que nos tenemos que matar a dieta para estar a la altura del galán. ¿El marido está panzón? Pues eso nos da permiso de también poder entrarle al carbohidrato sin tanto remordimiento.

Sigamos celebrando San Valentín, y valoremos a la pareja. Hagámosle algo especial, lejos de si es bonito o feo. Es nuestro, celebremos el amor. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

No te esperes al 14

Raquel Bigorra

La gente está esperando al 14 de febrero para ponerse romántica. Sueñan con que la pareja los sorprenda. Idealizan tanto la fecha que si el marido llega con unos chocolates, se sienten decepcionadas. Esperaban que les trajeran el mercado de Jamaica completo, y no una “triste” docena de rosas.

Llevan años sin decirse te amo, sin hacer el amor, sin tocarse y esperan que el día de los enamorados la relación dé un giro inesperado, como si vinieran de la luna de miel. No le dejes la chamba al otro.

No te esperes al Día de San Valentín. Mándale tú las flores; esta noche, hagan el amor. Esta noche, escápense al cine, hoy abran la botellita de vino. Ahora mismo llámalo y ponte esas medias de seda que llevan tiempo guardadas en el cajón. El 14 los hoteles están saturados, los moteles más, tienen ocupación total. Ese día se agotan las flores y los restaurantes están más llenos de compromiso que de amor. Vuélate la barda. Despéinate. De una vez ve por lo que es tuyo.

Trabajo, hijos, tareas, presión económica, así nos la vivimos. Hacemos poco el amor y le damos poca rienda también a nuestras fantasías. El tiempo no alcanza y nos sentimos agotados a las 10 de la noche.

¿Por qué no darle gusto al cuerpo? ¿Por qué no podemos ser felices? ¿Se imagina mirar al marido con ojos de lujuria, como si fuera un amante al que no nos importa lo que piense de nosotras, más que volverlo loco y sentirnos divinas, empoderadas? Ya ve que esta última es la palabra de moda. Pues empodérese. Ya no siga esperando a que el marido le diga que hoy toca, y menos se espere al 14 para tener otra decepción más que contar. Porque como mártires, nadie nos gana.

Viva hoy, enamórese otra vez hoy. Sea feliz hoy que tiene el mundo a sus pies. No es tan difícil como parece. Es cuestión de querer y llevar al otro a su mundo loco de placer y juego. Dé detalles y magia. No se espere el 14 de febrero y ponga en práctica todas esas ganas que trae guardadas por falta de tiempo, por malos hábitos y costumbre. Atrévase a adelantar la fecha de San Valentín. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Gestiona los celos

Raquel Bigorra

Acostumbrados a que las cosas nos pertenecen, erramos pensando que la pareja también. Hoy vamos a hablar de los celos porque para muchas parejas es un verdadero martirio vivir con un celoso.

“Todo es maravilloso, mientras no me cele”, me dicen de sus maridos algunas amigas. Y lo peor es cuando también me aseguran que no les dan motivos para hacerlos sentir esos malditos celos.

Hay que mirar un poquito más atrás de la pareja, porque la mayoría de esos celos están generados producto de la baja autoestima y sobre todo en una crianza donde no hubo un apego saludable. No estoy justificando los celos, lo digo porque luego tratamos de bajarle el largo a la falda o darle la clave de nuestro celular, con tal de brindarles confianza. Olvídalo.

Él seguirá generando celos locos porque el problema viene de atrás. Generó desde hace mucho una conducta dependiente con la pareja, así que el problema hay que enfrentarlo de otra manera.

Nadie quiere sentir celos porque de veras que hasta la panza duele. A todos nos ha pasado en algún momento. No me refiero a los dependientes, enfermizos, con problemas no resueltos de la infancia. Hablo de los celillos que de vez en cuando llegamos a sentir todos.

Los celos son un tipo de emoción que no debe suprimirse. Y no debemos hacerlo porque si escondemos ese sentimiento es peor. Seguirá latente y se puede convertir en algo peligroso. Debemos entenderlos como lo que son, una señal de advertencia que debemos gestionar. La mayoría de las veces, parten de miedos infundados e inseguridades, dimensiones psicológicas que deberemos tratar en nosotros mismos. Así que el asunto es contigo y no con la pareja. Hasta los celos más “sanos”, hay que gestionarlos.

Recuerde también que debemos respetar la autonomía de cada persona. Somos dos pero debemos pensar en uno también. No somos dueños de nadie. Nadie es de tu propiedad. Lo aclaro, porque parece que algunos andan confundidos y hasta justifican los celos. “No te cela el que no te ama”. No se mareen, mejor gestionen los celos. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Tú pa’ llá y yo pa’ cá

Raquel Bigorra

Cada vez escuchamos más historias con finales no tan felices en relaciones de pareja. Maki y Juan Soler el año pasado, se habló de separación porque uno vivía en Miami y el otro en México. Por cuestiones de trabajo, claro, pero lo que importa es el resultado. Lo mismo ahora con Salma Hayek y su millonario esposo, Francoise Pinault. No vamos a hablar de separación de bienes, ni con qué se queda cada quien, pero se siente padre decir “el millonario”.

Fuertes rumores aseguran que ella se la pasa con su hija Valentina en EU, y “el millonario”, vive y trabaja en Europa. Aprendamos de las experiencias de parejas cercanas o de los famosos. Los pobres no gozan de privacidad, así que sirvan de algo las historias que leemos en los tabloides y en la prensa del corazón.

Es inevitable que la distancia mate o aleje a las parejas. Entiendo que hay que estar donde está el trabajo, pues habrá que hacer hasta lo imposible por estar en el mismo lugar. Sé que es complicado, cada quien tiene sueños, carreras, anhelos, metas profesionales, pero si se quiere tener una relación exitosa, debemos dormir acurrucados.

Al menos, contarnos lo que pasa cada día al final de la jornada. Confesarnos nuestros miedos y alegrías del día a día. Si esperamos un mes para vernos, con todo y que está el WhatsApp de nuestro lado, no funciona.

Terminaremos contándole nuestras intimidades a un nuevo confidente que no es precisamente la pareja marital. Así es, no hay de otra. Así que manos a la obra. Si por el trabajo o alguna otra razón vivimos lejos de la pareja y sentimos que hemos perdido la conexión, le seguimos el hilo de la mitad de lo que nos cuenta, porque ya no sabemos ni de qué o quiénes nos hablan; hay que actuar.

No permita que su matrimonio termine por culpa de la distancia. Siempre estamos a tiempo para reconectarnos. No se quede lejos de su pareja por los hijos, siempre existe la manera de organizarnos para estar todos juntos. No pierda al amor de su vida ni la oportunidad de ser muy feliz porque los separe la distancia geográfica.

Aquello de tú pa’ llá y yo pa’ cá no funciona. Es por eso que el divorcio de Juan Soler no tiene marcha atrás. También la separación de Salma Hayek va muy avanzada, por lo que cuentan. Pero usted seguramente sí está dispuesta a dar su brazo a torcer con tal de que estén juntos y acortar las distancias. Así podremos decir: “Y vivieron felices para siempre”, gracias a El manual de la buena esposa.

Meghan y Harry, la mejor versión

Raquel Bigorra

Cómo ha cambiado el príncipe Harry de Inglaterra desde que se casó con Meghan Markle. La prensa en el Reino Unido no para de comentar que Harry dejó la fiesta y desde que va a convertirse en papá, dejó el refresco, el cigarro y hasta está comiendo más sano. “Lo cambió Meghan”, dicen. De hecho, lo puso a dieta antes del compromiso y el día de la boda lució mucho más delgado y fit. Dicen más… Dicen que desde que se comprometieron los duques de Sussex, Harry dejó la corbata y el saco para optar por un look más relajado en algunos eventos menos formales. Son de las pocas parejas de la realeza que se muestran cariñosos en público y como los “nobles británicos”, no usan la alianza de matrimonio, ellos traen unas pulseritas de cuentas iguales, en señal de compromiso.

¡Qué maravilla de pareja! De eso se trata la vida, de contagiar y dejarse contagiar por mejores hábitos. No cerrarse, abrirse al cambio y moverse de lugar. Me encanta que Harry se haya dejado influenciar, cambiar, motivar, llámele como quiera, pero los cambios que ha tenido son para bien. Realmente cuando mayor motivación sentimos para sacar lo mejor de nosotros, es cuando se está enamorado. Dejemos que el amor haga toda la magia. Seguramente estarás pensando que eso es fácil en los primeros meses o años de relación. No importa qué tiempo lleves viviendo con tu pareja. Míralo detenidamente y es más, puedes usar lápiz y papel o escribirlo en tu teléfono. ¿Qué hábitos o gracias tiene tu pareja que a ti te gustaría imitar o aprender? Observa, ahí está la clave. Quizás es buen conversador, quizás sabe escuchar y eso a ti se te complica. ¿Es generoso? ¿Come sano? Su ejemplo te puede servir de mucho. A lo mejor los dos comen fatal, bueno, pues es también buen tiempo para encaminarse en una buena dieta que los lleve a cambiar sus hábitos alimenticios. Aprovecha enero para trabajar en nuevas metas y si lo hacen juntos, pues qué mejor.

El éxito de Meghan y Harry es el trabajo en equipo. De hecho, ella tuvo que dejar su trabajo de actriz para dedicarse de lleno al trabajo de duquesa. Todas quisiéramos ese trabajo. ¿Cierto? La realidad es que lo está llevando a cabo muy bien. Los dos están haciendo un trabajo de recién casados estupendo y nos hacen creer que el amor todo lo puede. Recuerda que una buena esposa o un buen esposo siempre sacará una mejor versión de ti. Cuando es positiva la unión de dos, solo pueden multiplicarse las buenas nuevas. Saca la mejor versión de ti mismo, y no olvides de darle un empujoncito a tu pareja. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Navidad, conflicto y felicidad

Si hay armonía, todo es felicidad. Foto: Especial
Raquel Bigorra

Llegaron las fiestas y esta es típica época de conflicto matrimonial o de luna de miel, para los no tan recién casados. Como la vida misma. El yin y el yan. Las dos caras de la moneda presentes en nuestras vidas. Lágrimas y risas.

Si tenemos un feliz matrimonio, vamos a disfrutar de estas fechas. Y si no, las vamos a odiar.

La compra de los regalos, el estar tiempo en casa con tu pareja, hacerle la visita a la suegra y cuñados, cuando el matrimonio no va bien, se vuelve una tortura. Hasta poner el arbolito es un problema. Convertimos en zona de conflicto alrededor de las esferas y las luces de colores.

En cambio, si hay armonía, se multiplican las alegrías. Hasta el aguinaldo nos rinde como si nos hubiéramos sacado la lotería.

Para mí es la época más linda del año. Es cuando más dinero gastamos, ya sea en regalos o en vacaciones. Pero es también cuando más tiempo tengo para pasar con los míos. Me encanta salir a caminar con mi marido y tomarnos de la mano. ¿Por qué no se da la oportunidad con su pareja de jugarle al novio otra vez? Créame que hace la diferencia.

Para algunos, es una fiesta. Para otros, como les contaba, es un pesar, porque si te cae gordo el marido de 9 a 12 de la noche que está en casa usualmente, ahora imagínese compartiendo con él las 24 horas del día bajo el mismo techo. Nada fácil.

Para otros es un tiempo de observar. No sabe la cantidad de conocidas que me han dicho que pasando la Navidad mandan al marido a volar. ¿Cómo? Muchas por los hijos, se esperan a que pasen estas fechas para no romperle la ilusión a los retoños. Otras me dicen que van a ver qué tanto el marido se pone las pilas ahora que hay muchas actividades en pareja con la familia y tantas posadas. Yo no doy crédito, pero no son cuentos, estoy segura que mis conocidas me dicen la verdad.

¿Qué tal que sea usted el observado u observada? No le quiero meter miedo, pero échele ganas, no vaya a ser que lo manden a dormir con la mascota en enero próximo.

Esto se lo digo en serio, tome estos días para dar gracias y para demostrar el amor que siente por los suyos. No solo hacia su pareja. También los hijos, los afectos. Éntrele con ganas al amor y no tenga miedo de escribir una tarjeta, un mensaje de texto o WhatsApp conmovedor. Solo se vive una vez. Haga sonreír a los que lo rodean. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

¡Salud, que belleza sobra!

Nada como compartir en pareja. Foto: Especial

Si encuentras con quien beber, ya la hiciste. No estamos hablando de parejas con adicciones. Me refiero a gente sana que se toma su compita de vez en cuando, y no lo hace solo. Lo hace con la pareja.

Resulta que un grupo de investigadores realizaron encuestas a 3 mil personas casadas por largos periodos; dichas encuestas cuestionaban sus hábitos a la hora de beber como: ¿cuántas veces a la semana bebían y cuántos tragos consumían ? Después de saber esta información, descubrieron que en más de la mitad de los casados en las que ambas partes bebían, eran más capaces de mantener su relación sana, a comparación de las parejas con consumo de alcohol de forma desigual.

Qué flojera cuando uno bebe y el otro no. O cuando uno es despilfarrador o generoso, y la pareja es coda. Qué me dice cuando a uno de los cónyuges le gusta la pachanga y al otro no. Lo mismo pasa con las cubas.

Qué padre poder sentarte a disfrutar con tu pareja a disfrutar de un mojito, una piña colada, un Martini, ¿no creen? ¡Ay, hasta se me antojó! Con eso de que ya arrancamos el maratón Guadalupe-Reyes, estoy que no paro de brindar.

Mi marido no es de mucho trago, pero si yo me sirvo en una fiesta, él me acompaña. Cosa que le agradezco, porque somos de los que nos gusta compartir momentos. Si yo quiero ir a bailar, me lleva y me saca a la pista. Si él le pone al futbol, yo también le reclamo al director técnico o al árbitro.

Cada quien defiende sus gustos y aficiones, pero hemos aprendido a disfrutar lo que disfruta el otro. Así que ya lo sabe. Según la encuesta, si usted y su marido son de los que a la par dicen :” ¡Salud, que belleza sobra!”, puede estar tranquila porque vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Especialistas en fingir orgasmos

Hacemos de todo con tal de complacerlos. Foto: Especial
Raquel Bigorra

Las mujeres somos tremendas. Cuando comenzamos una relación fingimos que no nos interesa el matrimonio. Mientras le contamos al novio una historia que no es, el vestido de novia está escuchando la conversación en la cajuela.

Él piensa en sexo y nosotras ya sabemos perfectamente bien quiénes serán nuestras damas de honor. Es más, hasta tenemos decidido qué color y modelo de vestido queremos para ellas.

Si el hombre nos pregunta si nos gusta bailar, decimos que sí aunque tengamos dos pies izquierdos. Somos capaces de meternos a clases de salsa para que no nos cachen en la mentira.

Nos metemos a la cocina para enamorarlo por el estómago, aunque la buena sazón no sea lo nuestro. Lo digo por experiencia. De novios le cocinaba a mi marido diario. Una vez que nos casamos, soy cliente distinguida de Uber Eats. Así somos.

Y esto de la fingida también se nos da en el sexo. Razones hay muchas. Para complacer, para aumentar nuestra propia excitación, porque el hombre espera a que lleguemos al orgasmo para llegar al clímax ellos también, y nosotras odiamos que se tarden hooooras haciendo el amor. Quizás hasta por baja autoestima o para darle seguridad al hombre, para no hacerlo sentir mal, también. La cosa es que el 68% de las mujeres fingimos el orgasmo. ¿Cómo les quedó el ojo?

¿Ustedes han fingido alguna vez? ¿Han sacado de onda al vecino, o a los huéspedes del cuarto de al lado con tanto grito que no corresponde en realidad con el nivel de placer? Ahí se los dejo de tarea. Fingir no me parece malo, si es para aumentar el nivel de excitación. Si le falta jiribilla para llegar al clímax, platíquelo con el marido. No deje de gozar porque le dé pena pedirle cómo, cuándo y dónde. Comunicación y más comunicación y verá cómo dejará de seguir fingiendo. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Claudia y Billy, aniversario en Hawái

Claudia y Billy están disfrutando de la vida. Foto: Especial
Raquel Bigorra

Bodas de algodón están celebrando Claudia Álvarez y Billy Rovzar. Se fueron a Hawái y no han parado de postear sus mejores momentos juntos en esa maravillosa isla.

Hay que inspirarnos en esta pareja de guapos para recordar que al amor hay que celebrarlo siempre.

Sabemos que el año más difícil es el primero. La convivencia no es fácil y después de una flamante boda uno cree que se va a casa con el príncipe azul. Después descubrimos que si dejan la tapa del excusado arriba, la pasta sin tapar; si toman directo de los tetrapacks del refri, eructan o se les salen flatulencias; si se rascan sus partes, es lo de menos.

Difícil cuando tras una discusión ellos se encierran en su caparazón y nosotras estamos listas para continuar el combate. Se les olvida la fecha de aniversarios, importantes celebraciones y hasta el día de nuestro cumpleaños. Nos sentimos decepcionadas.

Qué alegría me da que vivan su gran amor. Foto: Especial

Billy y Claudia, ya pasaron la peor etapa, la de la adaptación. Están entrando justo donde las mariposas en el estómago comienzan a desaparecer. Que para mí es peor que la primera. Por eso es tan importante sorprender a nuestra pareja, escaparnos lejos, olvidarnos del celular, de la costumbre, y echar a andar la imaginación. Ponernos románticos y escribir mensajes de amor como si nos hubiéramos casado con Romeo o Julieta.

Bien por esta pareja de guapos que lucen radiantes y muestran su amor en Hawái. Bien por los tórtolos que deciden compartir su felicidad con los mortales, que vaya inspiración que luego necesitamos.

Piense que en su matrimonio ahí la lleva. Vuélvase loca. ¿No le alcanza para sorprender a su marido con un viaje a Hawái? Lléveselo a las trajineras. En un parque saque el mantel de cuadritos y compartan una torta de jamón. Sean felices, celebren. No necesitamos aniversarios, necesitamos iniciativa, creatividad.

Vaya felicitación desde aquí para Billy y Claudia, quienes están también triunfando en el teatro non La obra que sale mal. Pero por lo visto en su matrimonio todo sale bien. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Sabe más Google

Raquel Bigorra

Malditos smartphones. Nos están metiendo en problemas. Sabe más Google de nuestra pareja que nosotros mismos. Sí, porque cada búsqueda que hace en el celular, información que lee o lugares que visite, Google lo sabe. Nosotras no.

No podemos exigirle al marido que nos comparta su contraseña. Si dejan el celular por descuido y logramos husmear en sus chats o ver en qué se entretienen en internet, podemos hacernos una historia que no es.

Más vale no meternos donde no nos llaman. Los hombres regularmente abren chats de amigos con contenido bastante pelado. Nosotras también. Es probable que ni siquiera le prestemos atención al chat guarro (que todos pertenecemos a uno, aunque no estemos muy activos). ¿Se imagina si nuestro marido viera lo que en ese chat se comparte? ¿O usted viera lo que ellos escriben por mantener intacta su virilidad?

Mi marido sí tiene mi clave del celular. ¿Sabe por qué se la comparto? No porque no tenga nada que esconder. Lo hago porque sé que él no metería sus narices en mi teléfono. En cambio, él no me comparte su clave. Y le doy gracias a Dios. A mí sí me mataría la curiosidad. Típico de mujeres.

Él asegura que me ha dado varias veces la contraseña, yo ya no sé quién de los dos tiene peor memoria. El tema es que por más que me quiera yo meter a ver en qué anda”navegando”, sabe más Google que la pareja. Yo tendría el teléfono unos minutos, Google lo domina.

Debemos relajarnos, olvidémonos de ese pequeño detalle de la contraseña o clave. Seguridad, respeto, confianza. Pongamos en la relación todos esos valores que son con los únicos que podremos tener un matrimonio estable y feliz.

Ya no se la arme de tos por la clave. Ya no insista ni doble el cuello como jirafa para tratar de leer lo que escribe en el WhatsApp o busca en Google. No permita que el smartphone de su marido sea un problema en la relación. Tantita confianza y seguridad. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

¡A morirse tranquilos!

Raquel Bigorra

Los gringos y los europeos dejan todo arreglado. Nosotros los latinos debemos la renta, la tanda y hasta el crédito Famsa. ¿Será por eso que no nos preparamos para dejar pagada la partida?

Ya sé que el mes del testamento (que nos recuerda que somos mortales) es en septiembre, pero estamos despidiendo octubre y nos preparamos para la gran festividad de Día de Muertos.

Si nos toca partir primero, ¿por qué no evitarle la preocupación del gran gasto a la familia? No quiero que me escuche usted muy fría, pero ya puede escoger hasta la caja donde descansarán sus restos mortales. Si gusta que lo cremen, también puede dejar pagado el numerito.

Hay paquetes, dése una vuelta por García López o Gayosso. Viera qué buenas ofertas hay. Tome en cuenta que de última hora los servicios pueden llegar a costar el doble.

Flores, café, galletitas, el arreglo del muertito, sale caro. No le cargue la mano a la viuda o al viudo. Coopérese.

¿Qué tal que se muera lejos? El traslado del cuerpo no es barato. Tome precauciones.

Tengo una amiga inglesa que todos los meses se hace la foto de la despedida. Así como lo oye. Ella dice que no quiere que vayan a escoger la peor foto. Tiene razón. No tiene que ver con ser controlador, es dejar todo en orden.

Así que ahora que nos estamos preparando para ponerle la ofrenda a nuestros muertitos, seamos considerados. Si nos toca partir, que las lágrimas de dolor no vengan acompañadas de lágrimas de angustia por el gasto que provoca morirse. Platíquelo con su pareja. Váyase tranquilo, pues tiene los servicios funerarios pagados. ¡A morirse tranquilos! Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Todos son iguales; ¿los hay peores?

Raquel Bigorra

Si el infiel busca en la calle lo que no tiene en casa, ¿por qué regresa? Ya no sabe una ni a qué están jugando. Me acaba de decir Paquita la del Barrio que todos son iguales. Uno de sus maridos se la pasaba en el cine. Bueno, eso le decía. Pero cinéfilo, no era.

Cuando nos ponen el cuerno, de­beríamos de darnos cuenta. Hay veces que nos hacemos las de la vista gorda o de plano, nos vale. Tengo muchas con­ocidas que me dicen que mientras no les dejen de dar para el gasto, no hay problema. Cosa que si fuera por interés monetario, de todos modos se verían afectadas. ¿No creen? Ya sin mencionar el amor propio o dignidad, no veo -como está la crisis- cómo le van a hacer para que les alcance para mantener dos casas.

Hoy los vamos a balconear. Ya no le dé mas vueltas. Les voy a compartir al­gunas pistas, indicios, cambio de hábi­tos, que denotan que el marido anda en “algo”.

Es muy común que resguarden el celular como si fuera un tesoro. Por nada del mundo lo dejan olvidado en la mesita de noche. Hasta lo meten en la ducha, con tal de que una no pueda echarle ojo. Y la clave de seguridad, ni soñando te la comparten.

Hablando de ducha, cuando tienen una amante se vuelven de un pulcro… Con una hasta traían calzón con rajita de canela. Ahora se bañan varias veces al día. Andan limpios y perfumados.

Algunos comienzan a cambiar de apa­riencia. Se meten al gym, se pintan el cabello. Andan en tennis para hacerse los chavos y cuelgan del cuello cuanto colguije encuentran a su paso. Ya sea un cuerito, estampita si la galana es religio­sa y una cadenita con medalla, pues ya traen nueva “protección”.

Cambian de horario de trabajo con mucha facilidad. A cada rato sale una emergencia en la oficina y eventos a donde no nos llevan, quién sabe por qué.

Están muy irritables. Todo el día es­tán de mal humor. Pero ojo, solo con no­sotras. Si les llama “el jefe”, le contestan de un amoroso que no damos crédito.

No es difícil saber que la relación va en picada y debemos movernos rápido de lugar. Sobre todo si sospechas que tiene una amante; es porque la tiene. No le hagas al Sherlock Holmes, porque si lo cachas en la movida, siempre dirá que estás loca, cambia el tema; y si le das chance, hasta te voltea la tortilla. Ahora la culpable eres tú.

Es mejor agarrar al toro por los cuer­nos. Tranquilos y sin show, sin asevera­ciones ni reclamos, poner en la mesa lo que pasa. Comunicación, comunicación y más comunicación.

Hablando la gente se entiende, y más con amor. Todos son iguales, me asegura Paquita la del Barrio, pero yo siempre pienso que los hay peores. No se crea. Una relación con buena comunicación puede vivir libre de infidelidades. Co­munique y verá cómo vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Relación en focos rojos

Raquel Bigorra

Cada cierto tiempo es bueno revisar la relación. Checar nuestras actitudes y si nuestra relación está en foco rojo, poner manos a la obra.

Es muy fácil de identificar cuando la relación va en picada. No salga corriendo ni huya, reconozca y muévase de lugar. Pero con el mismo. Cambie de hábitos y todo regresará a los tiempos felices.

Los cuatros focos rojos hoy se los presento:

* La crítica

* Actitud defensiva durante una pelea

*Desprecio

* Desconectarse del problema

Cuando empiezas a criticar a tu pareja por cada mínima cosa que hace o que no hace, ahí hay un foco rojo. En las discusiones de pareja te pones a la defensiva y es más, ya ni lo escuchas. Tu único interés es ganar la pelea y aprovechar para voltearle la tortilla. Ahí hay otro súper foco.

Aprovechas cada oportunidad para hacerlo sentir menos; lo menosprecias, en lugar de valorarlo. Cómo te explico, que hasta llegas a ofenderlo con tal de sentirte superior. Ahí hay otro foco.

El último punto es el más silencioso, pero cuánto daño hace. Desconexión. Este es cuando sabes que hay un problema, es más, un problemón. Las diferencias te han colmado la paciencia. Sabes que hay mucho por hacer para volver a estar bien y disfrutar estar con tu pareja. Pero te vale, te has resignado y prefieres hacer como que no pasa nada. Ignoras el tema y hasta haces otra vida, pero viviendo bajo el mismo techo.

Si me lees y tu relación está pasando por este momento de focos rojos, no me ignores. Enfrenta esos focos rojos. Nunca es tarde para ser feliz con tu pareja. Pon de tu parte, que es el primer paso que siempre hay que dar. Manos a la obra, y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Misma excitación ¿No nos importa el sexo?

Raquel Bigorra

Cuando parece que las preferencias sexuales de cada quien no afectan a nadie. Cuando damos por hecho que vivimos en una sociedad más allá de las etiquetas, se vuelve viral y se convierte en un escándalo, como la imagen de los supuestos chicos del Cruz Azul en la alberca, medio cariñosos. Si Madonna se besa con Britney Spears no pasa a mayores. Es cuestión de sexo. Mujer con mujer todos se alborotan. Hombre con hombre es homosexualidad y todos se espantan.

La realidad es que existe una doble moral a la hora de juzgar los comportamientos homosexuales o bisexuales de mujeres y hombres.

Hasta he leído que no se trata de homosexualidad sino más bien, una fase de experimentación cuando dos mujeres se involucran. Algunos le llaman juego. De hecho, hay quienes aseguran que la mujer después de una experiencia así puede volver a identificarse como heterosexual sin ningún problema. Pero no ocurre lo mismo cuando se trata de dos hombres: una vez que has tenido una experiencia sexual con otro hombre, el entorno pasa a considerarte gay.

Esta semana todo el mundo ha estado hablando del estudio que realizó la Universidad de Essex en el Reino Unido.

Para realizar el estudio, los investigadores proyectaron imágenes de cuerpos desnudos tanto de hombres como de mujeres ante 235 participantes. El 82% de las mujeres que se sometieron al test, se excitaron sexualmente tanto con el cuerpo masculino como con el femenino.

En contraste, las lesbianas dieron una respuesta mucho más intensa ante la imagen de otra mujer desnuda que ante el cuerpo de un hombre.

Luego luego, muchos medios publicaron que todas las mujeres somos lesbianas. Algunos maridos se alborotarán y otros, que leyeron esos artículos, han de estar haciéndonos preguntas capciosas acerca de nuestro pasado. No se deje confundir ni se haga ya más bolas. Disfrute su sexualidad al máximo y aléjese de las etiquetas. O hágale como yo, le comenté a mi marido acerca del artículo y se puso buena la plática. Así no se aburre uno en el matrimonio. Y vivieron felices para siempre, gracias a El Manual de la buena esposa.

Infidelidad, ¿cuestión de genética?

Raquel Bigorra

Acabo de leer en estudio hecho por serios científicos que aseguran que uno de los factores de la infidelidad tiene que ver con la condición hereditaria o un perfil genético de base. Qué oportuna investigación. Ya parece que al marido o a una, se le ocurra decir que es a causa de la genética la cana al aire.

Resulta que la evidencia apunta a que hay ciertas personas que según su genética, tienden a ser más infieles que otros. El tema en cuestión tiene que ver con la oxitocina y la vasopresina. Ambas son consideradas las hormonas del amor. Los que tienen mayores receptores de dichas hormonas, digamos que son los infieles. Esta última tiene que ver además con conductas como la empatía, la confianza y el apego sexual.

Para que no vaya a decir que yo ando metiendo ideas, les voy a decir de dónde salió el estudio. Quienes hicieron el hallazgo fueron científicos de la Universidad de Queensland. En la investigación también se observó que la genética fue culpable de 40 por ciento de la infidelidad de las mujeres. Por supuesto la de los hombres fue mayor. Qué raro. Los hombres se alzaron con un 62 por ciento. Pero los psicólogos señalan que la genética no implica que este tipo de comportamientos no se pueda controlar. Esta fue la mejor parte. Así que no hay manera de que le echen la culpa a la genética.

El tema de la infidelidad da para mucho debate. Para algunos es el fin de la relación, para otros, después del perdón y de ir a terapia logran salir fortalecidos y continuar juntos.

Estuve leyendo que los hombres y mujeres reaccionamos de forma muy distinta ante la infidelidad. Los hombres se sienten mucho peor cuando su esposa tiene relaciones sexuales con ese otro, que cuando se enamoran del sujeto. Para el hombre la infidelidad física es más grave que la emocional. Nosotras somos muy diferentes. Que la haga gritar de pasión pero que se enamore de la amante, ahí sí, hay dolor y lágrimas.

Yo considero que cualquier tipo de infidelidad cuenta y lastima la relación. ¿Para qué nos casamos? Para ser intensamente felices, para tener un cómplice no un enemigo. Así que revísese y mírese bien en el espejo cuando sienta que las hormonas se le alborotan. Piense que no le gustaría que le hicieran sentir herido. Pórtese derecho y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

Los Beckham

Raquel Bigorra

La prensa internacional llevaba un rato especulando sobre la ruptura entre la exSpice Girl, Victoria Beckham y el ex futbolista, David Beckham. A cada rato hay rumores de divorcio. La pareja lleva más de 20 años juntos y al aparecer en la portada de Vogue septiembre callaron una vez más, todos los rumores.

Estuve leyendo la entrevista y enseguida pensé en compartirles en este espacio el secreto, según ella, del éxito de su relación. Me pareció relevante la forma en la que Victoria se mira a sí misma y a su marido, también a sus hijos.

Victoria y David, tienen cuatro hijos y un perro. Todos aparecieron en la publicación europea mostrándose la familia unida y fuerte que son.

“ Ambos nos damos cuenta de que somos más fuertes juntos de lo que somos como individuos”. Y preguntó: “¿Alguno de nosotros estaría en la posición en la que estamos ahora si no nos hubiéramos conocido y estado juntos hace tantos años?”.

A mi esta declaración me movió. ¿Les digo algo ? No hay manera de no reconocerle a nuestra pareja, a nuestros hijos, el logro en común. El trabajo en equipo. Somos buenos para quejarnos pero pocas aplaudimos los logros de toda una familia. Deberíamos hacerlo más a menudo.

“Somos mucho más fuertes, los seis de nosotros, de lo que seríamos si fuéramos individuos. Respetamos ese vínculo familiar y esa es la clave “, declaró a Vogue la ex cantante. Ella se ha vuelvo una empresaria súper exitosa con su línea de ropa. Hace 10 años empezó con ese negocio y su marido la apoyó, por eso en las redes, leí cómo le agradeció a su marido y como él le respondió con un “ Estoy muy orgulloso de ti “. ¡Qué maravilla ! A veces tenemos puras palabras bonitas, de agradecimiento, aventamos cebollazos en el face a nuestros amigos, pero somos incapaces de hacerlo con las personas que compartimos nuestro hogar. El marido, la mujer o los hijos. Hagámoslo. Vale la pena reconocer el empeño, trabajo, sacrificios, dedicación que ponemos para mantener unida la familia que creamos. Aplaudamos la dedicación nuestra, pero también la de cada miembro de nuestra familia como lo hacen Los Beckham. La famosa pareja hoy me dio una lección. Están juntos porque juntos son más fuertes. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Salma Hayek, renueva votos matrimoniales

Raquel Bigorra

Vaya sorpresa que le dio Henri Francois Pinault a su amada Salma. Salma Hayek estaba pasando unas divinas vacaciones en la Polinesia Francesa con su marido, cuando fue sorprendida por una ceremonia de renovación de votos en presencia de su hija, Valentina Paloma. ¿No les parece un acto de romanticismo total ? Ya sabemos que el francés marido de la actriz mexicana es millonario, pero para este tipo de eventos, no hace falta dinero, lo que se necesita en voluntad y amor, mucho amor. Usted puede seguirle los pasos y tomar la iniciativa. En las fotos que compartió la estrella en Instagram del hermoso momento, se ve la veracruzana sin una gota de maquillaje, con unas chanclas y un sencillo vestido rojo. “Me dijeron que iba al spa “ , le contó a sus seguidores. La pareja contrajo nupcias en el 2009. Con esta renovación de votos y con la cara de felicidad de ambos, para mí es claro que están más que enamorados. Estoy segura que este romántico momento se quedará grabado en el corazón de la pareja. Renovar votos después de algunos años de casados es súper recomendable si queremos premiar la relación y darle otro “ empujoncito “ . Me parece fabuloso celebrar el amor y recordarnos por que estamos comprometidos y enamorados. Hay alguno parejas que hasta se avientan prácticamente otra boda como la que tuvieron hace 10 años atrás. Otros se casaron por el civil solamente y después de algún tiempo lo hacen por la iglesia para renovar votos. Algunos ya mayores eligen a los nietos de pajecitos. Recuerda que en el Amor todo se vale. Está en uno hacer crecer los momentos. Bien por Salma y su marido y mejor aún por el, por tener la iniciativa e inspirar a otros hombres a caer en lo cursi, si así se le puede llamar a renovar votos con tu pareja bajo la caída del sol y frente al fruto del amor de ambos. ¡ Ash ! Ya Hasta estoy suspirando. Pero es que es que estas historias me fascinan. Vamos a volvernos locos una vez más y volvamos a comprometernos con el mismo, vamos a decirle mil veces más que “ sí acepto “ a la pareja que ya elegimos para compartir nuestras vidas desde hace un buen tiempo. Y con esta renovación de votos vivieron Salma y Henri, vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Lisset y Jorge Gallegos, su nueva pareja

Raquel Bigorra

Eso de que solo nos enamoramos realmente una vez en la vida, no es cierto. Se los digo yo que soy reincidente. Por más que te lastimen, salgas decepcionada de una relación, volvemos a caer en las trampas del amor. Les digo algo, es maravilloso. Para mi uno de los grandes regalos de la vida, es enamorarse. Recién supe que Lisset está estrenando novio y me puse muy contenta. Es una buena mujer, madre, hija, amiga, como tú, cómo yo, que solo quiere ser feliz y en esa búsqueda ha vuelto a confiar en el amor. ¡Enhorabuena! Enamorarse en segundas o terceras vueltas tiene muchas cosas a favor. Lisset estuvo casada con el actor Lisardo y procrearon una hermosa niña, María. Después se dio a conocer su romance con Mauricio Martinez, la vida los llevó por caminos diferentes. Jorge Gallegos es hoy su nuevo amor y además de desearles lo mejor, les comparto por qué tienen todo para estar juntos para siempre. Después de los 40 y 50 , la mujer ya no siente la presión del reloj biológico y no busca con quien reproducirse. Disfruta estar con alguien que comparta sus mismos intereses. Tampoco le presiona, ni le interesa llegar al altar, entonces actúa sin esperar tanta formalidad y ahí es cuando la magia sucede. Es más segura de sí misma, no tiene que demostrarle nada a nadie. Al hombre le pasa igual. Entonces es una pareja que será capaz de tomar sus propias decisiones sin dejarse influenciar por opiniones de amigos o familiares. Es un momento en la vida donde ya aprendiste a darle valor a lo verdaderamente importante. La apariencia física, el auto que trae o qué puesto tiene tu pareja, es algo que deja de tener la relevancia. Esos detalles que uno le da mayor importancia en años más jóvenes de nuestra vida, hoy no lo es todo. Tienes mucho más confianza en todo lo que tiene que ver con el aspecto sexual. Ya sabes lo que te gusta, dónde y cómo. Igual pasa con la parte emocional. Con la madurez uno aprende a ser claro con las emociones y comunica muchísimo mejor acerca de lo que necesita en una relación que cuando se es más joven. La mayor ventaja de todas. Has aprendido de experiencias anteriores y te conoces bien. Sabes quién eres y tienes mucho más autocontrol de tu persona. Estás dispuesto a trabajar en ser mejor y eres mucho más flexible para entender al otro o ponerte en tus zapatos. Dejas de hacer dramas, dejas a un lado los reclamos y caras largas porque ya sabes que eso no funciona. Has encontrado a alguien para compartir el amor, alegrías, confidencias, momentos y más momentos. Esos momentos pueden convertirse en el resto de tu vida juntos. Eres quien eres y estás orgullosa de todo lo que te ha costado llegar hasta aquí. Enamorarte como si fuera la primera y única vez que vives esto, sorprenderte de cómo alguien te vuelve a descubrir y te hace sentir única y maravillosa es increíble. ¡Qué maravilla! No dejemos de perder la fe en el amor. Las mujeres y hombres que esperan vivir lo que hoy tienen Lisette y Jorge Gallegos, no pierdan la fe en Cupido. A veces tarda, pero de que llega y llega. Está en nosotros trabajar para que la magia no desaparezca y entonces poder decir: “Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa”.

Fuego abierto

Raquel Bigorra

Cuando la relación se convierte en un campo de batalla campal, hasta pierde uno las ganas de llegar a casa. ¿A poco no? Tenemos conflictos en el trabajo porque nunca falta el jefe que anda de mal humor y nos carga la mano. El tráfico es un infierno por cualquier medio de transporte. Hasta los que andan en bici sufren de estrés. El salario no alcanza y la contaminación ambiental nos está matando. O sea que, vivir no es fácil. Llegas a casa buscando un poco de paz y te encuentras a un dóberman en lugar de marido. O a una Rottweiler, en lugar de esposa. Ya no vale la pena preguntarnos desde cuando vivimos así. Vamos a enfocarnos para saber de qué lugar salen estos enfrentamientos. Hay varios puntos que tocar. El primero tiene que ver con las expectativas. Si soñaste con el matrimonio perfecto y una relación sin diferencias, estás en un error. Hay que aceptar que todas las relaciones están muy lejos de la perfección. Esto es un trabajo de construir todos los días. Si no es como lo soñaste y no eres consciente de ello, estoy segura que cualquier diferencia va a detonar un conflicto. Comunica. No te guardes temas importantes ni esperes al primer conflicto para poner el tema sobre la mesa. Solemos mezclar y seguimos sacando cosas del pasado. Enfócate en resolver o llegar a un acuerdo en un tema a la vez. Olvídate de humillaciones o señalar a tu pareja con un látigo. Esto es bastante común.

Tratar de hacer sentir a la pareja mal con un comentario negativo acerca de su personalidad o hábitos, es muy desafortunado. Hay quien hasta lo hace en público y espera la primera reunión con otras parejas para carcajearse o burlarse despiadadamente. Es de mal gusto y no construye nada. Al contrario. Maneja los conflictos en momentos de calma. Después de tomar un café, de escuchar música suave, sin pronunciar el temido “tenemos que hablar”, dialoga con tu pareja. No se vale que guardes miedos o malos entendidos. Debemos comportarnos como adultos y aprender a decir lo que nos pasa, lo que necesitamos, lo que esperamos, hablar de nuestras prioridades, sueños y anhelos, con honestidad y amor. No necesitas herir a nadie para hacerte entender. Manipular y hacerte la víctima, mucho menos. Suma muchísimo si le dejas saber a tu pareja las cosas buenas que hace por la relación. Que sepa que lo valoras. Elógialo, recuerda siempre entre col y col, lechuga. Hay mucho que mejorar de cada relación pero también cada pareja tiene esa conexión especial que la hace única y diferente a las demás. No te permitas habitar bajo un fuego abierto. Mereces llegar a casa y encontrarte tu oasis. Ese que tú y tu mitad, tienen toda la capacidad emocional para poderlo generar. Adiós Rottweiler y Dóberman. Firma la pipa de la paz y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.

¿Negocio en pareja?

Raquel Bigorra

El 80% de las personas que emprenden un negocio fracasan. Es importante conocer este dato para poner especial interés a toda la información necesaria que nos conduzca al éxito. Debes conocer del negocio que traigas en la cabeza.

Algunas personas eligen hacerlo en pareja y vaya que tiene grandes ventajas. Pero también algunas desventajas.

Encontrar un socio comercial no es nada fácil, si lo encontramos en casa, que maravilla. Mi hermano y mi cuñada, por ejemplo, tienen un negocio juntos y tienen muchísimo éxito. Mis productores de televisión por muchos años son pareja también. Si algo les he aprendido mirando de cerca la relación de ambos es que, gracias a que cada quien, está muy claro de cuál es su función, logran hacer un trabajo en equipo. Cada cónyuge aprovecha al máximo su potencial.

Por suerte les fue bien, en caso de que hubiera sido lo contrario es poner todos los huevos de la familia en la misma canasta. Ojo, es importante tomar este punto en cuenta.

Me han dicho que cada cierto tiempo evalúan el desempeño, retos cumplidos, metas alcanzadas. También evalúan el crecimiento, para saber y tener claridad sobre lo que no está funcionando y lo que a la otra persona le parece que no está funcionando también.

Así como las grandes corporaciones realizan evaluaciones periódicas de sus empleados, es importante hacerlo si la pareja también es comercial.

Es hermoso emprender en pareja porque se fortalece la confianza, el apoyo y la autorealización cuando llega el éxito. Si fracasan ahí les encargo cómo se puede tambalear la relación. Es por ello que es mucho más probable que tenga mayor éxito una pareja que lleve años juntos y decida emprender. Los lunamieleros tienen menos tolerancia a la frustración.

Solemos mezclar la parte personal con la profesional, es por ello que es tan importante tener todo por escrito. No importa que confíes en tu pareja con los ojos cerrados. Lo correcto es que legalmente tengan ambos conocimiento total de los movimientos financieros de la empresa. Desde el pago de nómina hasta pago de impuestos.

No importa que tu especialidad sea otra área, ambos deben estar claros en los estados financieros y tener independencia también. Dialoguen antes de emprender. Pónganse de acuerdo como van a constituir la empresa y cómo van a ser repartidas las ganancias. Pero sobretodo separa tu trabajo y tu vida personal. En casa, asegúrate de que se tratan como una pareja sentimental y no como colegas. Adelante caminante. Si tú y tu pareja comparten una idea increíble que los pueda llevar al éxito financieramente, adelante. No se queden con las ganas, por miedo a fracasar. Sigan estos consejos y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Demi y Wilmer, en las buenas y malas

Raquel Bigorra

Demi Lovato y Wilmer Valderrama vivieron una relación sentimental de seis años. Se separaron, regresaron. Siempre en los mejores términos. La Es­trella que comenzó a andar con Wilmer cuando apenas cumplió los 18 años, lleva una semana internada en el hospital.

Se recupera en Los Ángeles al lado de su familia y su ex. Me sorprendió la noticia y se la aplaudo de pie. ¿A quién quieres a tu lado cuando estás mal? A tus seres queridos. Se nos olvida la leal­tad, el ser correspondidos, el aprender a no fallarle a nuestros afectos. Bien dicen que es en la cárcel y en el hospital donde se conocen a los verdaderos amigos. Este chavo, Wilmer, para mi tiene todavía más mérito en querer formar parte de la recuperación de Demi porque es su ex y además los problemas que la llevaron al hospital, al final del día son emocionales.

Ella ha hablado abiertamente de la lu­cha contra la anorexia, drogas y alcohol. Siempre de la mano del también actor, que no importa que haya pasado, le ha demostrado ser un amigo leal.

Me puse a pensar en cuantas rela­ciones por problemas de adicción, enfer­medad, poca solvencia económica, o por la más mínima excusa, sacamos el egoís­ta que todos llevamos dentro y damos la espalda. Peor aún, cuando las relaciones atraviesan una ruptura o distanciamien­to. La gente como dóberman, desconoce.

Se transforma en quien sabe quién. En alguien que nunca nos miró de esa manera. Trata al otro cómo te gustaría que te trataran. Partiendo de esa base y vas a construir mucho más en tu vida de lo que puedas imaginar. Cuando te pones en los zapatos del otro, la magia sucede. Por eso procura, apoya, no abandones. Seguramente con el apoyo de Wilmer y la familia, Demi saldrá del hospital. Quizás no vuelvan a retomar su relación de pareja pero siem­pre le agradecerá como la hizo sentir cuando abrió los ojos y vio con el amor que la acompañó en estos difíciles mo­mentos en el hospital. El amor también se transforma.

Si estás en pareja, no abandones si las cosas no van como tú pensabas. Quizás se volvió menos alegre por problemas en el trabajo. A lo mejor perdió la con­fianza en sí mismo por no alcanzar el éxito. Apóyalo, dile que claro que puede. Si está enfermo, acompáñalo en la recu­peración. Si se siente perdido, dale una brújula. Acompáñalo a encontrar nuevas herramientas para salir adelante. Acom­paña, abraza, bríndale apoyo. Hay que saber ser y estar en las buenas y en las malas. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.

Pamela Anderson : No hay 5to malo

Raquel Bigorra

El problema no es cometer errores, es no aprender de ellos. ¿Qué pasa en una separación, un divorcio? Algunos viven el duelo con mayor intensidad que otros. Muchos dicen que no se vuelven a casar ni locos, y otros, que ni la piensan para volver a vivir la misma o mayor ilusión que la primera vez.

Ese es el caso de Pamela Anderson. ¿Pueden creer que va por el cuarto matrimonio ? No se le puede criticar porque cada quien debe hacer con su vida lo que quiera y en su caso todo lo hace con total legalidad, así qué hay que bendecirle el siguiente paso que va a dar.

Tampoco se le puede juzgar con la rapidez que se casó con Tommy Lee, su primer marido. 96 horas bastaron para animarse a poner la poderosa. Es el padre de sus dos hijos y aunque ella se divorció alegando maltrato hay gente que en la primera cita decide pasar el resto de su vida con esa persona y lo logra. No corrió con suerte, dirán algunos.

Después se casó con Kid Rock en 2006 en un yate y luciendo un diminuto vestido de baño blanco reemplazó el tradicional vestido de novia. Vaya que fue original pero no se puede negar que salió de blanco. Después de un tiempo se separó de Kid.

Finalmente se casó por tercera vez con el millonario estadounidense Rick Salomón con quien duró menos de seis meses. Pero al poco tiempo se reconciliaron y se volvieron a casar, así que no sé si contar la siguiente boda como la 4ta o la 5ta. La cosa es que Pamela, dirá nuevamente sí acepto . El futbolista francés, Adil Rami, de Origen Marroquí, ya le entregó el anillo. Después de dos años de romance es la misma Pamela quien aseguró que le gustaría casarse otra vez en la vida. Pero ya lo había hecho muchas veces.

Así qué ahí va de nuez. Esperemos que este sea el bueno. Ya ven que no hay 5to malo. Ojalá y haya aprendido de errores anteriores. No se puede vivir pensando en que no tuvimos suerte o nos tocó uno malo. Hay que trabajar en lo que sabemos nos debemos y estar dispuesta a aportar más del 100 en la relación. Sobretodo aprender a no tirar la toalla cuando tenemos todo para ser felices. Y vivieron felices para siempre gracias a El Manual de la buena esposa.

El baile de Elsa Pataky y Chris Hemsworth

Raquel Bigorra

Pataky y Chris Hemsworth está acaparando todos los medios y se ha vuelto viral en internet. El musculoso protagonista de Thor y la actriz rumano española, llevan 8 años de casados y 3 hijos. Me encanta la imagen de él tratando de bailar con ella cuando no tiene gracia ninguna para mover las caderas, menos los pies. Pero de eso se trata la vida. De no tener miedo a hacer el ridículo si es para pasarla bien y hacer reír a tu pareja. Este matrimonio de actores tienen mucho que enseñarnos. Han tenido sus altas y bajas en la relación y cuando los entrevistan, ninguno de los dos tiene empacho en decir que no ha sido fácil. Peor eso no quiere decir que compartan una vida juntos maravillosa. Los presentó la maestra de dicción de ambos en Los Ángeles. Él, australiano, ella española, la instructora no sólo los ayudó con el acento, también la hizo de cupido. Elsa es 7 años mayor que el actor. Al año de salir se casaron y se mudaron a vivir a Australia. A los dos años se convirtieron en padres y ella misma asegura que ni tiempo les dio de disfrutar más la relación pues enseguida empezaron a cambiar pañales. Y más se les complicó viviendo en un nuevo y lejano lugar para ella. Dice que no se conocían bien cuando agrandaron la familia. Ella ha tenido que rechazar varios proyectos de cine para quedarse más tiempo en casa a cuidar a los 3 hijos. En cambio, asegura que Chris siempre les ha hecho sentir que ella y sus tres niños son lo más importante para el, y eso es lo que los ha mantenido fuertes y unidos como pareja. Me encanta una declaración que acabo de leer de el diciendo que ellos se conocieron, se casaron, tuvieron hijos y después estuvieron tiempo separados porque él estaba rodando en Hollywood. Al regreso a casa, se volvieron a enamorar, después de llevar mucho tiempo sin verse. Esta es una pareja que ha sabido convertir los contratiempos y dificultades en alegrías y nuevas ilusiones. Salen de vacaciones y lo que postean en sus redes es maravilloso. Una pareja de esposos que saben disfrutarse sin dejar de pasar tiempo también con los hijos. No todo ha sido miel sobre hojuelas pero son una familia. Se miran con amor y saben sorprenderse. Un matrimonio real que nos recuerda que estar juntos es una decisión y amar también es cuestión también de compromiso. ¡ Ánimo parejas ! No te quedes sentado si no sabes bailar. La vida es ahora. Sorprende a tu pareja siendo distinto cada día. Sal de tu zona de confort y vivieron felices para siempre gracias al manual de la buena esposa.

El amor es paciencia, dice Justin Bieber. Tiene razón

Raquel Bigorra

El cantante Justin Bieber y la modelo canadiense Hailey, se comprometieron en las Bahamas el sábado pasado. Yo nunca había oído hablar de ella, pero es que llevaban juntos tan solo un mes. Rapidito nos salió el muchacho para comprometerse. Y una haciendo méritos.

Yo lo veía más con Selena Gomez, porque desde que en el 2010 comenzaron a salir, nunca dejaron de estar en contacto. Es más, hasta retomaron la relación en varias ocasiones. Pero el amor es así. Llega y puedes sentir que te sacaste la lotería. Haces click con alguien y no necesitas mucho tiempo para sentir ese loco amor que te hace decidir querer pasar tu vida con esa mágica persona.

Hoy les voy a compartir la declaración de amor que el cantante canadiense le hizo a su prometida. Compartió estas palabras en Instagram. En dicha red Justin tiene más de 100 millones de seguidores. Se las quiero compartir porque son inspiradoras. El texto dice así:

“Escucha claro y simple Hailey, ¡estoy taaaaan enamorado de todo sobre ti! Tan comprometido a pasar mi vida llegando a conocer cada parte de ti, amándote paciente y amablemente. Prometo guiar a nuestra familia con honor e integridad permitiendo a Jesús a través del Espíritu Santo guiarnos en todo lo que hacemos y cada decisión que tomamos. Me haces mucho mejor y nos complementamos el uno al otro tan bien. No puedo esperar por la mejor temporada de mi vida. Es gracioso porque ahora contigo todo parece hacer sentido. La cosa que más me emociona es que mi pequeño hermano y hermana puedan ver otro matrimonio estable y buscar lo mismo. Los tiempos de Dios son realmente y literalmente perfectos, nos comprometimos en el día siete del mes siete. El número siete es el número de perfección espiritual”.

Finalmente, el ya comprometido Justin Bieber, compartió un proverbio de la Biblia: “¡El que encuentra esposa encuentra algo bueno y obtiene favor del Señor! ¡Este es el año de favor!”.

Más allá de en quién creas, eso de “amándote paciente y amablemente”, me movió. Porque así son los matrimonios que tienen éxito. Estar consientes de que es un compromiso y querer guiar a la nueva familia que forma, con honor e integridad, habla de una madurez maravillosa para un chico tan joven. ¡Enhorabuena por este par de románticos locos!

Vamos a ponerle un poquito de estas sabias palabras a nuestra receta del amor. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.