Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Miercoles 21 Noviembre del 2018
algo de nubes 19°

Ahí viene la Bigorra

Rumbita y bohemia para sonreír en casa da

Raquel Bigorra

Benito Castro contando anécdotas es una maravilla. Ya van dos fiestas seguidas que lo disfrutamos en casa y es lo máximo. La primera fue la fiesta china donde se fue a las 6:30 a.m. y la más reciente fue el jueves santo que de santo no tuvo mucho. Me contó de Olga Guillot y sus amores, mientras interpretaba canciones de René Touzet. Así nos agarraron las 3 de la mañana, todos coreando La noche de anoche, al piano. René se la escribió a la cubana en una madrugada. Me dijo Benito que la conoció en una fiesta y al día siguiente ya le estaba cantando la canción que le había inspirado. Tiempo después se casaron, así que salió efectivo René.

Benito trajo de invitado al maestro y pianista Miguel Ángel Díaz y la bohemia se puso buena. Ya no me acordaba que había yo grabado con Gualberto Castro una canción en un disco que hizo con Lolita Ayala, Talina Fernández, Pedro Ferriz de Con y otros comunicadores. Estuvimos juntos en un Teletón cantando las canciones de ese disco especial. Cada que me acuerdo lo rodada que estoy hasta me da miedo. Estuvimos recordando cuando Miguel me enseñó el arreglo de “La noche y no llegas”, ¡qué barbaridad! Mira que la gozamos.

Antes de la bohemia, donde también cantó Debbie, la bella y talentosa hija de Benito, y mi paisano Lenny de la Rosa, quien por cierto venía de dar función en Mentiras, el musical, y pues echamos bailongo. A las 11 llegó el trío de música cubana y Arielito y yo aprovechamos para echar unos pasos. No darían ustedes crédito del ritmazo de Albertano. Se me hace tan raro verlo sin toda la producción del personaje de Albertano. También a José Luis, quien hace a Resurrección. Es increíble cómo cambian ya transformados. Los dos son ocurrentes y dicharacheros pero en personajes superan todo.

Llegó Wendy Braga con su mamá, quien la está visitando de Mérida, Armando Araiza y también mí querido compadre Bisogno y su esposa Cristina. Ellos no bailaron, pero cerraron la puerta, como digo yo. Fueron los últimos en irse y eso sí que me da gusto. A mi marido Alejandro le encanta que los veamos, pues Daniel siempre nos hace reír muchísimo con sus ocurrencias.

Veníamos muertos de dar función de A oscuras… pero no podíamos dejar de festejar. Fue así como nos reunimos en casa todo el elenco de la obra y brindamos al son de mojitos y música de mi tierra.

Moros y cristianos, plátanos fritos, carne de puerco al horno, casquitos de guayaba con queso crema, coco rallado y mermelada de guayaba roja. ¿Se les hizo agua la boca? Yo también le volvería a entrar a un platón cubano como el que disfrutamos en casa.

¡A gozar que el mudo se va a acabar! Celebra la vida que solo se vive una vez. Festeja como celebramos los compañeros del teatro y el cola’o de Lenny de la Rosa. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Halloween en casa

Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Cómo cambian los tiempos. Antes de ser mamá me volvía loca en Halloween por hacer la fiesta en casa e invitar a los amigos. Ahora, apenas si me disfracé. Pero eso sí, La Rafaella un mes antes tenía listo su vestuario de Peppa Pig. ¿De dónde te voy a sacar el disfraz de la cerdita?, le dije.

Ando metida en el chat de las mamás de la escuela de mi niña y la Vocal preguntó que quién se apuntaba para organizar el Halloween. Por supuesto que pa’ pronto dije que yo, y se me sumaron otras 4 mamás para apoyar con la organización.

Ahí nos tienen comprando arreglos en Fantasías Miguel y dejando la quincena en Party City, una tienda de ensueño donde encuentras hasta el molcajete para decorar la fiesta. Una mamá rentó un inflable con una resbaladilla y mi querida ahijada Michaela Bisogno, se la pasó bomba dando brincos toda la tarde. Mi comadre Cris, llegó echando tiros vestida de Mujer Maravilla. Mi Bisogno llegó más tarde, sin disfraz, pues venía de una grabación.

Yo llegué 4 horas después, también por trabajo, así que me fui directo a la barra, me tomé un mojito doble y me disfracé de Caperucita Roja, y a compartir con los invitados. Ni hablar, cuando una es mamá que trabaja, hay que apechugar.

Muy flamante llegó mi Paty, la esposa de Ernesto Laguardia. Vino de Bella y la pobre no pudo sentarse en toda la fiesta, pues las compañeritas de mi niña querían tomarse la foto y platicar con ella. Le estuvieron preguntando por La Bestia, qué barbaridad.

Sus tres hijos, Santiago, Emiliano y Bárbara, también vinieron divinos. Era cumple de Barbarita y muy linda dijo que quería venir a festejar aquí en casa. Estuvimos esperando a que llegara Ernesto para cantarle Las mañanitas y vaya sorpresa que se llevó la niña con el regalo que le dieron sus papis. ¿A dónde querías que te lleváramos de cumple?, le preguntó Ernesto. A Japón, contestó Barbie. ¡Pues nos vamos todos a Japón!, le dijeron emocionados sus papis.

Barbie es un sol. Es una niña que da gusto verla de lo linda y cariñosa que es. A Rafaella le encanta estar con ella pues le tiene toda la paciencia. La cuida y juega con ella, así que la pasaron increíble.

Dimos palomitas, cupcakes, tacos, aguas de sabores, todo decorado tenebrosamente pero cuidando no espantar a los chamacos. Esto empezó a las 4 pm y eran las 11:30 de la noche y seguía el reguetón a todo lo que da.

Llegó el mago Ari Sandy y los invitados felices cuando al final del show sacó a un dálmata muy jocoso. Nada, que ya la cosa cambió en casa. Ahora la que triunfa con las fiestas es la pequeña Rafaella.

Ayer la mandé de princesa a la escuela y hoy vamos a pedir calaverita, además de ponerle un rico cafecito cubano a la ofrenda que le puse a mi mami y a nuestros muertitos.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Sigamos celebrando la vida, que solo se vive una vez. También honremos a nuestros ancestros. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Unos amigos de 10

Raquel Bigorra

Nos invitó mi queridísimo Jorge Ortiz de Pinedo a develar placa de Una familia de diez, junto a Chabelo, Carla Estrada, Mauricio Herrera, Rafa Inclán, Hanny y respectivas parejas, pero también estoy en teatro, así que no pudimos asistir. Después de la develación hubo convivio, por eso nos encontramos en un restaurante al sur de la Ciudad de México, donde había mucho que celebrar. Donde también llegó Mina Muñiz con su mamá.

Además del éxito de Una familia de diez, era el cumple de mi bella Tere, la esposa de Chabelo. Y varios cumples como el de Xavier López, Mauricio Herrera y Carla Estrada, que teníamos pendientes. Carla se hizo una mega fiesta de cumple, aquí les platiqué. Mientras Chabelo se fue en un barquito en Acapulco. Ahí me enseñaron las fotos de lo bien que la pasó en el mar, junto a su esposa, su hijo Gabo y Lorena. Esta última, querida amiga también del grupo pues fue muchos años pareja de Inclán.

Llegaron a una playa y cuál fue la sorpresa que en la casa de al lado estaba Luis Miguel. Ese, el mismísimo Sol, quien se veía guapísimo, según las fotos que me mostraron. Enseguida le pidió a su mánager que le hablara a Chabelo. ¿Y quién no se le cuadra al Jefe?, como le decimos.

Estuvo muy atento y amable con él y la familia; compartieron un Unos amigos de 10 rato. Xavier se acordó de su papá y cuando de chico iba a sus programas a cantar. Pero la mejor fue mi Tere, dice que se puso tan nerviosa y emocionada cuando lo vio, que hasta le contó que era cubana y su fan. Yo en broma le dije que como Luis Miguel tenía su historial en la isla, por romances como Daysi Fuentes y Myrka Dellanos, pensó que se le haría ella más familiar. Pero El Sol, muy serio, yo creo que cuando le salió lo cubano al hablar, ni le entendió el Oye, chico.

La cosa es que la pasaron fenomenal. Chabelo celebró sus 82 al lado del Sol y familia en Acapulco y sin planearlo. Mientras, nosotros estuvimos brindando con mezcal y degustando unas deliciosas carnes en el restaurante. Nos fuimos a las 2:30 am; pero es que se pusieron buenas las anécdotas. Y Rafa Inclán, quien se llevó la noche, nos mostró sus pasitos tipo Michael Jackson, con bastón en mano. Está en recuperación después de su operación de caderas, pero ahí la lleva. Carla Estrada moría de risa mientras lo grababa en su celular.

Vaya velada fan divertida que pasamos con los Ortiz de Pinedo y el gran familión de amigos, que formamos. Somos unos amigos de diez.

A gozar, que el mundo se va a acabar! Jorge se ve increíble. Hasta le pregunté si se había hecho algo, porque se ve muy joven. A él también le cantamos Las mañanitas atrasadas. Me encanta la pareja que hace con Gaby. Siempre se ven enamorados y cómplices. ¿Será el amor lo que lo hace ver tan guapo? Por cierto, al día siguiente volaron al bajío, pues se presentaban en Irapuato. Sigue el éxito de Una familia de diez y nosotros nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Noche de compadres

Raquel Bigorra

Cada día disfruto más las funciones de A oscuras me da risa, sobre todo cuando van los amigos y nos damos la escapada a cenar. Este vienes llegaron de Villahermosa mis queridos compadres, don Miguel Cantón y Almita. Se llevaron al teatro a Yoshio y Marce, y también a unos amigos doctores. Ya salimos tarde, así que caímos al único restaurante abierto en la ciudad. Mi compadre Miguel es muy generoso y le gusta pedir hasta que salgamos casi sin poder respirar. Yo me olvidé de la dieta y le entré al pan con mantequilla que trajeron a la mesa con tremenda alegría. También brindé con un par de mezcalitos para tratar de bajar el lechoncito que me cené, más el jabugo y finos quesos que pedimos al centro. “Eres brava, comadre”, me decía Miguel. Pero yo soy de las que pienso que cae gorda una pidiendo lechuga, así que me destrampé.

Daniel es tremendo y no le bastó con todo lo que dice en la función, en vivo se descosió y entre él y mi comadre Cris, cabe señalar que ya tienen bien ensayadas las rutinas, nos tenían con dolor de estómago con sus historias. Entre que mi ahijada Michaela ya le pide la cartera a Bisogno para irse de compras con la madre y que si mi comadre se hace guaje para no regresar a trabajar después de la maternidad, pasamos la noche.

También le dimos una pasada a la política, que siempre sube el rating en cualquier mesa, y aprovechamos para brindar por la nueva aventura de mi comadre Almita.

Resulta que muy pronto en el corazón de Polanco abrirá Passerella by Alma. ¿De qué se trata? De una exclusiva boutique con atención personalizada, donde nosotras las mujeres encontraremos todo para triunfar. Ya sabe que nunca tenemos qué ponernos y compromisos y eventos a donde deslumbrar es lo que nos sobra.

Así que enhorabuena por mi comadre, quien se estrena en el mundo de la moda, consintiéndonos a nosotras las mujeres. Muy pronto será la inauguración del lugar, así que podré compartirles los modelos.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Sigamos celebrando la vida y nuestros afectos, que lo único que nos vamos a llevar son los bellos momentos compartidos. Qué rico la pasamos y qué ilusión que los compadres nos fueron a ver al teatro. Lo bueno es que les gustó la obra, bueno, eso espero. Dicen que se rieron mucho y les creo, porque si algo tiene mi comadre, es que no es queda bien. Es bien sincera. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Fiesta con causa

Raquel Bigorra

Como cada año, mi queridísima amiga Perla Díaz de Healy, convoca a la comida de Maepec. Ya les he contado en este espacio que la fiesta de disfraces es una locura. Las amigas que llegan a apoyar a la Fundación Maepec se producen más que un profesional. Las mujeres en apoyo al estudio del Periodismo y la Comunicación, saben cómo recaudar fondos y al mismo tiempo pasarla rebien.

En la mesa del jurado nos juntamos Ramiro Fumazzoni, Elizabeth Álvarez, Omar Fierro, René Strickler, Luz Elena González, Aleida Núñez, Lenny de la Rosa, Juan Martín Jáuregui y un poquito más tarde llegó mi Ernesto Laguardia para conducir el evento junto a Jan.

Unos días atrás estuvo en casa cenando con su esposa Paty e hijos, y me contó que el día del evento sus hijos tenían planeado por la escuela, ir a la feria de Chapultepec.

Por eso no llegaría a la comida de Maepec, pero a conducir el show, ni loco faltaba. Está súper comprometido con las becas, pero también con Perlita y Juan Francisco Healy Ortíz, quienes son padrinos de su hijo Emiliano.

Jan llegó muy temprano y anduvo muy aplicado haciendo sus apuntes para tener todo perfecto en la conducción. Nos presentó a todos con mucho cariño mientras los que nada más íbamos a calificar los disfraces decíamos salud. Un brindis aquí, otro allá, ahí les encargo como terminamos de contentos. Menos Elizabeth Álvarez, quien en casa la esperaban sus hijos, los demás decidimos celebrar en grande.

Con decirles que del evento nos la seguimos al show que dio Samo en el Lunario, para otra fundación. Con eso de que andamos muy altruistas, nos fuimos mi marido, Ramiro Fumazzoni, Aleida Núñez y yo, a ver a Lenny con Samo.

El ex de Camila invitó a mi querido Lenny a cantar un par de canciones y allí estuvimos aplaudiéndoles a los amigos.

Después del show nos fuimos al camerino a brindar y seguir filosofando. Ramiro contándonos que su mujer, por estar en el súper, ya no quiso alcanzarlo en el Lunario y mi Aleida Núñez nos confesó los detalles de su divorcio. Nada, que la vida sigue, y que esto que lo otro, salud.

Cabe señalar que eran como las 11:30 p.m., no muy tarde, pero a mí se me hacían las 2 de la mañana. No me acordaba que en el evento de Maepec me envalentoné y para ponerle más sabor, invité a mis amigos de zumba a subirnos al escenario.

Los instructores Zin, se encargaron de armar un popurrí sabrosón y durante una semana estuvieron en casa enseñándome las coreos de zumba. Fue increíble la energía que vivimos en el escenario.

Estaban todos encantados haciendo zumba con nosotros, con todo y disfraces y mire que unas iban de Miss Peggy, otras de Lotería Nacional y así, varios atuendos que apenas y permitían movilidad por los diseños tan elaborados que portaban, pero las pusimos de pie a menear todo el cuerpo. Mis compañeros artistas estuvieron muy divertidos también moviéndose al ritmo de zumba, pero sobretodo, con ganas de apoyar.

Gracias Perlita por cada año convocarnos y por hacernos sentir parte de Maepec.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Cada día estoy más convencida que con entusiasmo y alegría se puede lograr mucho más.

Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

¡En calzones y con la luz prendida!

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Nunca imaginé ver a Benito Castro en calzones. Y menos después de estar ensayando con él A oscuras me da risa, donde hace un personaje tan propio. También estuve admirando el cuerpecito de mi querido amigo Armando Araiza, que no es por nada pero hasta sixpack tiene en el abdomen.

Mi compadre Bisogno anduvo de pudoroso y Albertano sí se dejó ver en ropa íntima, pero con las botas vaqueras que se puso ya no dejó ver mucho.

No crea usted que estuvimos en ropa interior en el antro ese donde le clausuraron la buena fiesta que traían los jovenazos. Estuvimos en la sesión de fotos de la obra que produce mi querido Alex Gou y que estamos próximos a estrenar.

No sé en qué momento nos dio por quitarnos la ropa. Yo hasta me sentí Lucía Méndez cuando me vi con una camisa blanca de mi marido y una corbata a lo Julia Roberts en Mujer bonita. Medias de red color carne, taconazo y pelo suelto. Me sentía yo imagen de la marca Manchester. “¿Te gusta mi camisa?, pues te la presto”, con esa babosada estuvo un buen rato grabándome Ariel Miramontes, con el celular, mientras Wendy Braga caminaba por el set ya iluminado, en ropa interior.

Yo le presté un trajecito sexy de Victoria Secrets, que hace tiempo planeaba ponerme para hacer travesuras en la casa, pero con eso de que nunca estamos solos, decidí mejor donarlo a la causa. Además a ella se le ve mejor, como también es bailarina, tiene unas piernas de concurso. Lo lució divina.

Ella es la amante de Bisogno en la historia y yo la esposa, pero por más que nos acinturamos, nos fregó la maestra resurrección. Ese José Luis Guarneros, cuando entra en personaje se ve más digna que cualquiera. Se puso una pijamita de seda en color rosa pálido, que ya hasta a mi marido se le estaba yendo el ojo. Es José Luis, le tuve que aclarar cuando le vi el ojo pispireto.

Nada, que cuando se trabaja en familia, todo se disfruta más. Ahí estuvimos gozando, mirándonos las piernas y jugando a actuar en chones. Ya veremos en el escenario que tanto nos vamos a quitar la ropa. Porque una cosa es sesión de foto, donde el photoshop hace su trabajo, y otra muy distinta es en vivo y en directo.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Seguimos dándole a la memoria duro todas las mañanas en los ensayos. Espero la próxima semana ya poderles dar fecha de estreno. Los espero en el Centro Cultural 1, mientras nos leemos el próximo vienes en El manual de la buena esposa.

 

¡UP’S SE ME SALIÓ!

La que está muy feliz es Danna Paola. Se quedó en una serie europea para Netflix España. Hizo casting y es la única mexicana que firmó Netflix Europa. Preparó maletas y zarpó a la madre patria. Por allá andará filmando un par de semanas. Enhorabuena por Danna, que si alguien goza de talento es la chaparrita. Se supone que no debía contarles cómo anda la agenda de la también cantante, pero Up’ s se me salió.

Mamás de oro

Raquel Bigorra

Mañana es el Día de las madres, pero desde mucho antes comenzaron los festejos. Mamás de oro, le llamaron a la comida donde nos invitaron a Cecilia Galliano, Sharis Cid, Betty Monroe, Arleth Terán, Alejandra Ávalos, Fernanda Quiróz, Andrea Torre, Esmeralda Palacios, Aleida Núñez y a ésta madre que les escribe.

La cita era a las 2 de la tarde en el Vasconcelos de Polanco. Todos se veían muy cucos y bien dispuestos para el festejo. El Mezcal oro de Oaxaca tiró la casa por la ventana para agasajarnos. Bien dicen que madre, solo hay una, así que nos dejamos querer.

Por culpa de mi querido Toño Delivier, le agarré al gusto al mezcal. El chef de Cocineros Mexicanos en la apertura de uno de sus caldos, me hizo adicta a la bebida de los dioses. Así que diciendo salud, nos dispusimos a celebrar.

Llegó Ferka con su mami y me estuvo contando que ya abrió su canal de YouTube y aunque es mucha friega generar contenido cada semana, el contacto con el público es padrísimo. Su mami es una guapísima señorona que trabaja en el negocio de los restaurantes, pero al mismo tiempo está trabajando en su interior así que me confesó que tanto ella como su hija María Fernanda, se han hecho adictas a la meditación. Ya le dije que lo mejor es que se vaya a Cuba y en mi Habana, salga a bailar con un bongocero. Ahí si va a conocer su verdadero yo.

Betty Monroe, nos estuvo contando de sus tres hijos y de paso me enteré que mi Aleida Núñez le pidió el teléfono de su abogado para llevar su divorcio con Pablo, su ex. Todo salió maravilloso.

Mi Arleth Terán, a quien hacía mucho que no veía, me presumió a su hijo: “es un señorcito”, me dijo. El bebé tiene 11 meses y ya está planeando tirar la casa por la ventana con la fiesta del 1er año de su bebé. Ya les contaré los detalles. Me dijo también, que como yo, ya cerró la fábrica.

Sharis Cid, tan guapa como siempre me contó de su hijastro. Está cañóna, cómo está comprometida con su marido e hijo. Crystal, su única hija, es una exitosa diseñadora y experta en moda que además de estar casada con Brandon Peniche, es parte del programa Cuídate de la cámara, en canal Sony y cuenta con un lindo prestigio en el mundo de la moda.

Alejandra Ávalos, también llegó a la comida, ella con una amiga, y sigue conservando el cuerpazo que recuperó después de entrar a una dieta de puros polvos en licuado, que ya también les había platicado que la hizo Lilí Brillanti. Poco a poco fueron llegando las agasajadas. Aquí les comparto la foto del recuerdo. Se sumaron Ceci Galliano y Esmeralda, la ex de Facundo. Llegaron con ganas de celebrar, así que hasta aquí los dejo pues los anfitriones prepararon una gran gama de cocktailes, pues se esmeraron en el maridaje.

Salud que belleza sobra. Gracias a mi querido Horacio Quintana, por prepararnos tan maravilloso festejo de la mano del Mezcal Oro de Oaxaca. ¡A gozar que el mundo se va a acabar! Felicidades a todas las madres en su día y nos leemos el próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

Fiestononón de Carla Estrada

Raquel Bigorra

“¿En dónde estás?”, me preguntó Laura Bozzo en un efusivo abrazo cuando me vio entrar a la fiesta de cumpleaños de Carla Estrada. “Ahora en el teatro, Laura”, le dije. Me di cuenta que me hacía referencia a dónde me iba a sentar cuando me contestó: “Vente a sentar con nosotros, estoy con Magda Rodríguez”.

Nos lanzamos al cumple de mi querida Carla después del maravilloso sold out que tuvimos en A oscuras me da risa. Todas las butacas vendidas. ¡Qué bendición! Salí con un dolor de pie, tremendo. Hasta de várices. Ya son 43, me canso de subir y bajar escaleras, pero con la emoción del éxito en el teatro y que Carla me había mandado mensaje para reconfirmar, nos lanzamos a las 11 de la noche. Me fui directo a la barra y después de tomarme un vodka me subí al escenario a gozar con los mariachis y la festejada. También se subió Luz Elena González, quien iba con un vestido de transparencias espectacular y Rosa Gloria Chagoyán. Par de hermosas. El mariachi se lo trajo Pablo Montero de sorpresa, y vaya que la homenajeada se conmovió cuando Pablo le cantó Las mañanitas. Después se siguió a dedicarle varias canciones mientras René Strickler y Harry Geithner coreaban las canciones.

Le siguió la Internacional Sonora Santanera, y que me saca a bailar mi querido amigo diseñador y exbailarín Gustavo Matta, así que aproveché y me eché mis buenos pasillos. También mi buen chal con mi querida madrina Mina Muñiz, quien es muy amiga de Carla. El Coque se quedó en casa, pero mi madrina ahí estaba. La mujer de Mauricio Herrera, Luhanna, se subió al escenario con el compositor Alejandro Jaén a cantar un par de canciones. Nosotros nos la pasamos haciéndole burla a Mauricio, pues había que recogerle la baba por los ojos de amor y admiración con los que la miraba. Qué maravilla. Carla invitó hasta a sus compañeras de la primaria, lo sé porque resultaron ser mis vecinas y me contaron el chisme. Dicen que cada año las invita al festejo y nunca fallan.

Llegó el productor de teatro Sergio Gabriel y no paró de abrazar a Carla cuantas veces pudo. Querendón y bello que es. Ya quedamos en armar una fiesta en casa de puras costillas barbecue como las que vende en su famosa cadena de restaurantes. Liz Clapés con su maravillosa voz apantalló a más de uno en el convivio. Hanny con su esposo estaba en la mesa de Mauricio Herrera y Martha, la querida exesposa de Polo Polo. Es una mujer encantadora, enseguida nos hizo lugar para compartir un rato. Nosotros finalmente nos sentamos con Luz Elena y Bernie, su esposo. Los maridos se pusieron a platicar mientras nosotras no paramos de bailar y chismear.

Carla aventó la casa por la ventana en su cumple. Nosotros nos fuimos a las 3:30 a.m. y el salón donde hizo la fiesta seguía repleto de gente y con el mejor ambiente. Eso es lo importante, celebrar rodeados de amigos, que es la gente que te quiere.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Feliz cumple, Carla querida. Lluvia de bendiciones para ti y que sigan las alegrías en tu vida. Te queremos mucho. El festejo estuvo fabuloso.

Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Esta noche con Javier Alatorre

Raquel Bigorra

Nos reunió mi querido Javier Alatorre para celebrar la Navidad. Ya me habían contado de su buen gusto para recibir a los invitados, pero vaya que estuve fascinada disfrutando de cómo cuidó cada detalle de la noche, para que los treinta comensales estuviéramos más que agasajados.

Entre artistas, políticos y empresarios, la velada transcurrió de maravilla. Estuve compartiendo con Rebecca Jones y Margarita Gralia. Ambas divinas. Margarita fue con su marido y me estuvieron contando cómo su casa de San Miguel de Allende la diseñaron en función del Feng Shui, “una amiga se vino de Argentina y con los planos del arquitecto en la mano nos fue orientando”. Por eso me aseguró que a todos les encanta su casa de San Miguel, pues tiene muy buena vibra. También me contó de su sobrino/nieto. “Es mi locura”, me dijo. Que se sienta en el piso a jugar con rompecabezas con el nene. Qué maravilla. Pasarán Navidades y Año Nuevo en Miami, en familia.

También acompañó a Javier, Mariana Seoane. Traía un vestido negro espectacular y me contó que la noche anterior había cenado con William Levy, pues estaban celebrando que hicieron juntos una película. Mariana no estuvo mucho tiempo en la velada, después de la cena se marchó, pues su novio la esperaba en un sitio de Polanco.

Anita Lomelí estaba acompañada de su esposo y siempre que la veo me emociona compartir con ella. Además de guapa, siempre le entra a la plática con ganas. Hace un par de días estuvimos grabando los promos navideños del canal y echamos bailongo.

Con Javier anduvimos de bien portadas, pero aprovechamos para echarle muchas porras al buen gusto del periodista. Aquí les comparto parte de la decoración de la mesa donde estuvimos compartiendo. Cada comensal tenía bordado el nombre en la servilleta. Después de dejarnos a todos con la boca abierta nos invitó a que nos la lleváramos de regalo.

La mesa de dulces estuvo increíble. Postres y pasteles de todos los sabores. Galletas con avellana, nueces, trufas. Que por supuesto había para degustar allí y también para llevar. Javier es un anfitrión espléndido que supo hacernos sentir a todos los invitados en familia. Ofreció un brindis agradeciendo por este año que no ha estado nada fácil, pero confiado en que el próximo será mucho mejor.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Vaya maravilla de amigo que es Javier Alatorre. Amable, generoso, afectuoso, nos regaló una noche increíble. Prometió reunirnos a todos en enero, pero ahora sí para portarnos mal, porque nos pasamos de decentes. No se crean, es que con eso de que es periodista serio, con todo y que es amigo, uno anda de santo para quedar bien. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

¡UP’S SE ME SALIÓ!

En la posada de nuestro querido Diario BASTA!, la que me dio envidia y nada de la buena, es mi querida Laura León.

La Tesorito, como yo, degustó de los romeritos, pavo, pasta y hasta postre. Solo que yo al día siguiente tuve que ponerme la faja y ella seguía divina con su espectacular vestido con algunas transparencias.

Se supone que no debería andar contándoles cómo La Tesoro degusta el menú y no sube de peso, pero Up’ s se me salió

Fitness y alegría

Raquel Bigorra

Qué bueno que nos vimos antes de volver al teatro, porque a la mayoría del elenco nos falló la memoria en el ensayo, ¿y cómo no?, si estuvimos de pata caliente. Dos meses y medio anduve de vaga. Yo aproveché para consentir a mi Rafaella. Alberca, playa, sol y mar, familia y zumba. ¡Ah, sí! Unos tres días me di una escapada a Orlando, porque no me quería perder la convención anual de zumba. Ya me habían dicho que es una experiencia única y vaya que lo fue. Con decirles que viajé sola. Dejé a la familia en casa y me regalé la oportunidad de tomar las mejores sesiones y clases con Dj en vivo y por supuesto con Beto Pérez, el creador. A la convención llegaron instructores, fans, embajadoras y gente de todas partes del mundo; Japón, Indonesia, Panamá, Ecuador, Puerto Rico, Rusia, Colombia, de todos lados. El fitness concert estuvo de lujo. Cerraron la noche los chicos de Gente de Zona y yo sentía que la virgen me hablaba cuando cantaron la de Somos tú y yo. Hora y media bailando al ritmo de varios cantantes que hacen temas para zumba, y por supuesto a Beto Pérez, le seguimos los pasos. Cabe señalar que dos de los más fregones son mexicanos, William y Yuhaine, pusieron el nombre de este bendito país muy en alto con su gracia y entrega para bailar en la tarima. Acabé empapada, con el rímel corrido y el corazón lleno. Yo miraba a mí alrededor y no conocía a nadie, me tocó puro asiático y gringo de mi lado, nadie me conocía, pero todos nos sonreíamos con amor. Bailamos alrededor del escenario y cuando sin querer nos dábamos un pisotón o un codazo, nos volvíamos a sonreír. Se formó la gozadera, como dice Gente de Zona. Allí estuvimos ocho mil personas bailando en el mismo salón. Solo por el gusto de hacer zumba con Dj en vivo y de vivir la magia única que llega una vez al año a Orlando, con la convención. Los instructores que se suben al escenario conviven un mes antes del evento, para ensayar día y noche y traer nuevas coreografías al concierto. Literal, viven bajo el mismo techo para ensayar 24 horas. Son unos profesionales. Yo salí fascinada y después que me hice instructora, pues cada vez estoy más metida en el mundo del fitness y la alegría. ¡A gozar que el mundo se va a acabar! Espero seguirlos contagiando de lo bueno por aquí y también en el teatro. Ya saben que en A oscuras me da risa, las carcajadas están garantizadas. Arrancamos gira entre semana, así que nos vemos en el CC1 los fines, y también en el interior de la República. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Eíza González y el vestido del millón

Raquel Bigorra

@rbigorra

¿Te acuerdas de mí? Soy la hija de Glenda, me dijo Eiza González, hace algunos ayeres cuando me vio en Televisa San Ángel. Ella salía de un salón de clases del CEA y yo iba a mi programa en vivo en Ritmoson. Era una chavita pero a mí me sorprendió que se acordara, pues no la veía desde niña cuando yo trabajaba en la agencia de modelos de su mamá.

Tiempo después me la volví a encontrar en el aeropuerto. Eiza volaba a Los Ángeles, ya había hecho Lola, érase una vez, de la mano de Pedro Damián y en México ya era conocida. A mí me pareció un poco loco que caminando tan bien en Televisa, emprendiera camino a Estados Unidos. Pero hoy vemos el resultado de seguir esa corazonada y de contar siempre con el apoyo de su mamá.

Otra mujer exitosa que sabe pensar en grande. “Mi mamá me apoya”, me dijo en el aeropuerto, “y voy a perfeccionar mi inglés, prepararme mejor en actuación y a hacerla”.

¿Saben cuántas compañeras igual de talentosas y bellas he visto cruzar el charco? A muchísimas. Pero Eiza le puso más que belleza y preparación y logró su objetivo. La hizo en grande. Y aunque le falta mucho camino por recorrer, todavía no cumple ni los 30, ya es una triunfadora.

Verla presentar un premio en la entrega 90 de los Oscar y disfrutarla en la alfombra roja me dejó perpleja. Cabe señalar que su vestido amarillo le dio la vuelta al mundo.

Un vestido bastante sencillo de Ralph Lauren que se convirtió en el tema de conversación en redes el domingo pasado. Lució hermosa, con un cuerpo divino y un rostro de portada. Ni pestañas postizas llevaba. Se mostró segura y con un inglés perfecto presentó las categorías a Mejor edición y Mezcla de sonido, al lado de su compañero en Baby Driver.

Ya leí lo que posteó la actriz haciendo referencia a algunos compatriotas que le mandaron comentarios poco afortunados acerca de su atuendo. Me encantaría decirle a Eiza, bravo. Lo lograste. Eres fregona hasta para convertirte en trending topic, con un sencillo vestido amarillo.

Estoy segura que México no puede verla con otros ojos más que los de una triunfadora, que un día creyó que podía estar en las grandes ligas del cine y lo logró.

Creyó que podía hacer cine en Hollywood y lo está haciendo. ¿Han visto su trabajo? Actúa de maravilla y estoy segura que después de la presentación del domingo, le lloverán ofertas de papeles en Hollywood.

Bravo Eiza, por inspirar a millones, contra Trump y marea ahí estuvo alzando la estatuilla Guillermo del Toro, cantando Lafourcade y Gael, recibiendo el premio los autores Kristen y Robert López, con Recuérdame, de la película Coco. Salma Hayek estuvo presente en la ceremonia, Eugenio Derbez también. Y estoy segura que cada vez veremos más mexicanos.

Porque si algo sobra en este país es talento y ganas de triunfar. El éxito de Eiza nos recuerda que no hay sueño imposible. Animémonos como la hija de Glenda Reyna, a luchar por cada uno de los sueños locos que se nos meten en la cabeza.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Ojalá y la veamos también alzando la estatuilla. ¿Por qué no? Cuando me dijo que se iba a Los Ángeles a hacerla en grande yo la taché de ilusa. Y vean hoy hasta donde ha llegado. Enhorabuena Eiza González. Nos leemos el próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

Hasta siempre, Santiago

Raquel Bigorra

“Canta Las mañanitas” , me dijo el productor en su oficina en San Ángel, cuando me llamó para participar en Cantando por un sueño. Yo pensé que me estaba bromeando. Me puse súper nerviosa.

El, muy serio, me repitió que cantara lo que me había pedido, por favor. Lo hice, claro. Seguí pensando que me estaba guaseando, cuando me pidió, que lo disculpara un momentito.

Regresó con su primo. Me volvió a pedir que cantara pero ahora para los dos. Después de verlos sonreír, les pedí que me dejaran tararear un bolero o alguna otra rola. Eso de Las mañanitas me seguía pareciendo una mala broma.

Lo mismo pensé cuando mi marido me dijo que Santiago Galindo, había fallecido. No lo podía creer. Estábamos en Miami y me tomó un tiempo que me cayera el veinte. Hablé con Pepe Zavala, también con Alexis Nuñez, con Bisogno, y poco a poco, entendí lo que estaba pasando.

Hacía un par de semanas que Alejandro, mi esposo, lo había visto en un restaurante en San Ángel. Le contó que tenía planes de hacer una serie y hasta confesó que con su primo Ruben, estaba muy bien, a pesar de haberse separado profesionalmente. “Nos queremos mucho”, le dijo a Gavira y a otro amigo.

Y como no lo iba a querer bien si juntos hicieron historia y de la buena, en la televisión. Juntos hicieron grandes éxitos. Uno tras otro, en El canal de las Estrellas, siempre en horario estelar. Le dieron pantalla a nuevos talentos y también a los grandes que la televisión tenía en el olvido.

A los dos productores tuve la suerte de conocerlos cuando iniciaban en El show de Marta Susana. Quién me diría, que tiempo después, ambos me darían la gran oportunidad de trabajar con ellos en un proyecto tras otro.

Hicimos Cantando por un sueño. Pobres primos me veían mi cara de sufrimiento cada vez que me sentenciaban. Ambos no paraban de decirme que mi equipo y yo teníamos todo para ganar. Y así fue, de la mano de Julio Preciado, nuestro padrino, ganamos la 2da temporada. Si yo les pedía algún cambio de vestuario o de canción, siempre me respondieron el teléfono o me recibían en su oficina. Ellos estaban involucrados al 100 y era muy claro de qué se ocupaba cada quien en el equipo. Trabajaron de lunes a domingo sin descanso. Vaya que sudaron la camiseta.

Después me invitaron a conducir Bailando por la boda de mis sueños, con Marco Antonio Regil. Siguió Buscando a la nueva banda Timbiriche y me pidieron que me sumara. Y así fui muy feliz trabajando con la dupla de talentosos productores.

Pueden además presumir que juntos no solo hicie

 

 

ron éxitos, formaron excelentes equipos de producción, donde cada elemento trabajó para servir a la audiencia. Un equipo de chavos bien entrones, preparados y sonrientes. Hicieron escuela. Hoy esos chicos también emprendieron vuelo.

Fui muy feliz trabajando con ellos. Los dos educados y caballeros. Santiago más serio que Ruben, pero si algo le causaba gracia, no se limitaba en regalarte una sonrisa. Ya me imagino la tristeza que viven su primo y familia con su partida.

Santiago no está, pero para los que le sobreviven deben sentirse muy orgullosos de la persona que fue. Me siento muy afortunada de haberlo conocido y haber compartido tantas emociones trabajando juntos.

Siento mucho la partida de un talento como el de Santiago y más hoy en día, que la televisión está tan falta de gente creativa que le lleve al público programas que los hagan emocionar. Quiero pensar que hoy está descansando y seguro sigue creando desde otro lugar.

Vamos a extrañar de este lado tu magia. Gracias por permitirme llegar a tantos hogares mexicanos a través de la televisión. Gracias a ti y a Rubén Galindo, por todas las enseñanzas y oportunidades. Te abrazo fuerte Rubén. Hasta siempre Santiago.

MYST en español te robará el corazón

Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Este fin de semana nos dimos una escapada a Quinta Roo con parte de la Familia Azteca. Tuve el grandísimo honor de conducir los eventos organizados por Grupo Salinas para convivir e integrarnos más como la familia que somos. Ricardo Salinas y María Laura Medina de Salinas nos invitaron, y sobra decir que pasamos unos días maravillosos.

|| La Familia Azteca disfrutó de una gran celebración

Me reencontré en una de las sesiones de trabajo con Alberto Ciurana, quien después de un efusivo abrazo, la selfie y una plática de bienvenida, me dejó claro que vamos por todo. Enhorabuena por el nuevo director de TV Azteca. Estamos contentos y emocionados con su llegada, pues queremos como familia, trabajar en equipo, tener éxito, y estamos en la misma línea. Así que nuestro destino bajo su directriz será triunfar.

Los anfitriones nos invitaron a disfrutar de una función privada de Joyá, del Cirque du Soleil, degustamos las mejores cocinas en los diferentes restaurantes del maravilloso hotel donde nos hospedaron y el trato fue de primerísimo nivel. Tenemos un patrón cercano y sensible que nos hace sentir queridos y cuidados.

Pero sin duda alguna el evento se lo llevó MYST en español. Si en inglés ha sido todo un éxito y miles y miles de personas lo han visto, estoy segura que este show va a romper récord de taquilla. La banda en vivo es un espectáculo porque los músicos, una vez que arrancan, no paran hasta el intermedio. Después de un brevísimo receso retoman el show con más enjundia y no se detienen, ni músicos, bailarines ni cantantes, hasta el aplauso final, que fue interminable.

|| Gracias a Grupo Salinas por la confianza depositada para conducir este gran evento

Nada de que el cantante sale a platicar o preguntarnos cómo la estamos pasando. Es un éxito tras otro, interpretado por las mejores voces de este país, que sin duda salieron de La Academia. Entonces es muy agradable ver rostros sobrados de talento que uno conoce gracias a la magia de la tele. Ericka Alcocer, Menny Carrasco, Oskar Jiménez, Erick Sandoval, Sofía Garza, Ceci de la Cueva, Alex Garza, y el guapo y talentoso de Patricio Borghetti nos hicieron vibrar. Yo me paré a bailar, le dediqué canciones a mi marido, me proyecté con La maldita primavera y me derretí con La incondicional. Te suben, te bajan, te llevan a tus recuerdos, te traen historias a la mente que creías olvidadas, te recuerdan etapas de tu vida y te hacen sentir genial, vivo.

María Laura Salinas eligió el Salinas Day para estrenar esta producción en español, que aquí en corto, les comparto está vendida en casi toda la República Mexicana. Así que podremos disfrutar del show en Antara Polanco en la Ciudad de México, pero estén pendientes cuando la vean anunciada en su ciudad, para que no dejen de gozar con MYST en español. El vestuario, coreografías, arreglos y ensamble vocal es increíble. En México tenemos el mejor talento y la mejor producción, de eso no hay duda. Así que vaya desde aquí una felicitación a María Laura como productora de este magnífico espectáculo, y también a sus socios.

Fue muy bonito compartir tras bambalinas con parte del elenco, ver cómo hicieron un círculo humano antes de salir a cantar para llamar la buena vibra y la unidad. Algunos ensayaban en solitario, otros vocalizaban al piano, ciertos cantantes repasan las coreografías con los bailarines. Esa emoción y nervios bonitos que le entran al artista antes de salir a escena son maravillosos. Tuve la suerte como conductora del evento, junto a Omar Fierro, de poder disfrutar de cada uno de esos momentos.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Dios me le dé mucha salud a don Ricardo Salinas y familia. No puedo estar más que agradecida por creer en mí y darme tantas oportunidades.

No quiero despedirme de este espacio sin pedirles que no dejen de vernos este domingo en Azteca 13. Sí, Cocineros mexicanos de lunes a viernes, pero ahora también los domingos de 12 a 2 pm. Estrenan además, de 2 a 4 pm, mis queridos Tania Rincón, Luis García y Martinoli, Cambio de juego, una revista deportiva con buena dosis de humor. Ellos también estuvieron con sus parejas en el Salinas Day y tengo que reconocer que tanto dentro como fuera de la pantalla te saben sacar una carcajada con su peculiar humor. ¡Estamos de estreno! Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Con todo y metidas de pata, estuvimos en el festejo de Doña Eva

Raquel Bigorra

“Mamá: ¿ya acabó la música?”, dijo Rafaella en cuanto el coro terminó de cantar en la Misa de Acción de Gracias de doña Eva Mange. Yo quería desaparecer de la sala de la casa de Laura Zapata. Se hizo un silencio, Rafaella habló, y todos soltaron la carcajada, Thalía incluida. ¡Qué pena!

Agarré a mi hija y me bajé las escaleras. Me escabullí.  Desaparecí de la vista de todos y nos fuimos a jugar con Michaela Bisogno y mi comadre Cris a un saloncito muy mono que Laurita tiene al lado  de la alberca, donde después fue el convivio. Por cierto, qué menú se aventó La Zapata. Todo estaba delicioso.

Yo me senté con Sylvia Pasquel y estuvimos entrándole a todo. Ensalada con frutos rojos, pasta corta, salmón, medallones de carne, y puso una mesa de dulces súper variada.

El acompañamiento musical estuvo a cargo del mariachi que le cantó Las mañanitas a doña Eva y varios grupos musicales, entre ellos un cuarteto que tocó divino. Esta parte ocurrió alrededor de la alberca, donde Laura dispuso unas 15 mesas arregladas muy monas. A este espacio Thalía nunca bajó pues después de la Misa la mayoría de los invitados estuvieron tomándose la foto del recuerdo con ella en la sala.  Ella, muy simpática,  estuvo tomándose la selfie con todos durante más de una hora. Muy agradable nos saludó cuando llegamos y estuvo chuleando mucho a las niñas. A la Michaela y a Rafaella.

Después supe que además del pastel de varios pisos que le regaló a la abuelita con los nombres de Tommy, su esposo, y el de sus hijos, también le mandó a hacer una pared de flores que decía Eva. Aquí les comparto la imagen. Hermosa.

Si Thalía estuvo muy simpática con todos, también Laura como buena anfitriona. Estuvo de mesa en mesa atendiendo a los invitados  y principalmente apapachando a la abuelita. A cada rato le daba un beso, un abrazo. Hasta le leyó unas palabras que  le escribió en el 99, cuando doña Eva se vino a vivir con ella.

Yo fui con mi hija y mi tía, que vino de Cuba a pasarse unos días en casa. Mi tía estaba encantada por los 100 años de doña Eva. Y quién no, si es una maravilla verla bien, sana, contenta. Durante la comida estuvo cantando canciones con los grupos musicales y estuvo muy apapachada, no solo por las nietas, también por varias amigas que llegaron al mega festejo.

De la farándula estuvo Lucía Méndez. Muy feliz me dijo que ya no quedan boletos para su concierto en El Lunario y que por eso abrió nueva fecha. Estuvo también mi compadre Bisogno, con el que me tomé un martini de pepino en la entrada. Cuando empezó la Misa soltamos los tragos, por respeto, y después nos dimos cuenta que los pusimos en un nicho donde Laurita tiene las fotos de su difunto padre, por cierto muy guapo. Nada, que en cuestión de protocolo, no dimos una.

A pesar de las metidas de pata, la pasamos de maravilla. Gracias a Laura Zapata por invitarnos a esa fantástica pachanga por los 100 años de la querida Eva Mange.

Si alguna vez hubo diferencias o si todavía las hay entre hermanas, allí fui testigo de que ambas estuvieron para agasajar a la abuelita en el mejor ambiente y con la cordialidad y el cariño por delante. Problemas tenemos en todas las familias, pero cuando se trata de festejar una vida como la de Eva, bien por Laurita y Thalía, que estuvieron juntas para brindarle a la abuela todo el amor posible.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Dios le siga regalando salud a doña Eva y nos permita a todos vivir tantos años como la abuelita más famosa de México. Pero así, con fortaleza, con alegría y con ganas de festejar. Con emoción  por cantar con las nietas, con el mariachi, con el trío. ¡Viva la vida! Felices 100 años, doña Eva. Bravo, Laurita, qué fiestononón le diste a tu abuelita. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

¡UP’S, SE ME SALIÓ!

La que está más que orgullosa y feliz con su hijo Carlos López Estrada, es mi querida Carla. La productora no para de aplaudir el trabajo del joven cineasta. Resulta que Robert Redford, fundador del famoso Festival de Cine de Sundance, y John Cooper, presentaron el estreno de su ópera prima.

El hijo de la exitosa productora rodó Blindspotting y recién presentó su película en el famoso festival. Tenemos un chat varios amigos y ahí Carla nos compartió el video de Robert Redford presentando a su retoño. Ahí también nos dijo: “Orgullosa y emocionada de ver a mi hijo en las ligas mayores, gracias a Dios”. Qué bonito se ha de sentir como mamá, ¿no creen? Se supone que no debería compartirles qué pasa en los chats de los amigos,  pero… ¡Up’s, se me salió!

Sylvia Pasquel realizada y feliz como actriz y como mujer

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Cuando Sylvia Pasquel estrenó, hace tres años y medio, No seré feliz pero tengo marido, no imaginó que el monólogo sería un exitazo en taquilla. Ha podido recorrer casi todos los teatros de la República Mexicana y en la Ciudad de México iba a presentarse 5 semanas y se quedó 5 meses, gracias al público.

Tuve el grandísimo honor de que me invitara junto con Itatí Cantoral a develar la placa de las 800 representaciones. Aproveché la noche del domingo para entrevistarla Cara a cara y compartirles en este espacio todo el amor y respeto que le tiene Sylvia a los escenarios.

Itatí Cantoral y yo develamos la placa

» Felicidades Sylvia, por este éxito.

Gracias, Raque. Iba yo por 5 semanas y me quedé 5 meses. Es una obra que me ha dejado mucho. Porque desde que Rubén Lara me la ofreció, le pedí que me dejara hacer un traje a la medida.

» Con razón se siente tu mano, pero además, cada que vengo a verte, la vas aderezando y actualizando con comentarios como lo del socavón.

Es que yo quería darle a la obra un tratamiento diferente a como estaba puesta. Yo la pensé como un standup comedy y al hacer la adaptación quería que al público, entre risa y risa, le fueran cayendo los veintes. Que fueran espejeándose, que encontraran en el texto la historia de parejas conocidas también. Que se identificaran. Todo ese trabajo lo hice con Claudia Ríos, mi directora. Pensé en que fuera muy burbujeante, chispeante, veloz; con muchas risas, carcajadas, para que en el momento en que él le dice que se va, la obra diera una vuelta de carro y entonces se volviera conmovedora, tierna, dramática.

» Tocar el tema del abandono es fuerte.

Claro que es fuerte. Pero se da también en el hombre, hay muchas mujeres que se van, que ponen el cuerno y los dejan con hijos. Se da más el caso de los hombres, pero mujeres también las hay.

» La historia que cuentas es un caso real. La historia de Vivi.

Así es. La autora del libro se llama Viviana Gómez Thorpe, y ella cuenta la historia de una mujer que pasa por un duelo. Yo quise hacerle un pequeño cambio al final, porque sentía que debía empoderar a la mujer y por eso me di el permiso de cambiar el cierre. Me enfoqué en dar un mensaje de una mujer que se realiza, sin importar la edad. Eres tú el que tiene que tomar acción para ser feliz, para cumplir tus sueños.

» ¿Cómo te ha cambiado hacer esta obra? ¿También aplicas estos consejos en tu vida?

Yo también debo tomar las acciones que me lleven siempre a ser una mujer realizada y feliz. He aprendido a poner límites y no solamente de pareja, con los amigos, la familia. He aprendido mucho.

» No sé si sea un ritual, pero siempre besas el escenario al terminar la función.

No lo había visto como un ritual, pero si quieres llamémosle así. La verdad, siempre que termino una función beso el escenario de donde esté trabajando. Porque al final del día estos 49 años de carrera se los debo a los aplausos de la gente, el trabajo que implica hacer una carrera. Lo beso porque Dios me da la oportunidad de hacer lo que más amo.

» Cuánto respeto por el público…

No importa si estoy cansada, trabajada. El público que va a ver una obra, que paga un boleto, está esperando a que lo diviertas, lo conmuevas y ese pequeño o gran recinto que me permite hacer lo que más amo, lo agradezco. Hago todo para que mi público se vaya contento cuando va a verme. Por eso doy gracias y beso el escenario.

» ¿Te ha tocado salir a dar función en medio de un duelo o un momento difícil?

Sí me ha tocado. Mi papá murió en la madrugada y yo estuve con él y mis hermanas y me tuve que ir al teatro. Mi papá estaba siendo velado y al final del día mis padres son actores y eso me enseñaron, que el show debe continuar. La pérdida de mi papito fue algo muy doloroso, pero esta es nuestra vida y debemos aceptarla y hacerle frente. Por eso me fui a dar función. He perdido amigos también, pero debo salir a dar todo.

» He sido testigo de cómo después de la función te espera la gente, además de tomarse la foto, para platicarte y compartirte su historia.

Me ha tocado que hay señoras que salen de ver la función y van corriendo a la taquilla a comprarle un boleto a una hija, a una hermana… Otras me dicen que se ven reflejadas, que el marido las ignoraba y al final las abandonaron. Otras me han contado que estaban desesperadas por casarse con 27 años, y con la obra se dan cuenta que el matrimonio no es la solución. Otras se dan cuenta que deben recuperar los pedazos y armar un rompecabezas, su vida. Hay matrimonios que me han dicho que corrigiendo o modificando acciones pueden recuperar la intimidad en la pareja.

» Qué gran responsabilidad subirse al escenario.

Muchísima. Te das cuenta que con nuestro trabajo podemos tocar fibras muy sensibles de la gente. Por eso hay que cuidar mucho lo que uno dice y hace, porque es una gran responsabilidad.

Y así nos despedimos, después de escuchar los aplausos de pie que le brindó el público del Teatro 11 de Julio y las emotivas palabras que le dijo Itatí Cantoral, la actriz que dará vida a Silvia Pinal estuvo felicitando a la Pasquel por hacerla llorar y reír con su actuación de Vivi.

No cabe duda que hay mucho que aprenderle a Sylvia, no solo su histrionismo sobre el escenario, también su humildad, entrega y respeto al público. No deje de ir a verla donde la mire anunciada. Mientras, nos leemos mañana en Ahí viene La Bigorra.

 

Gallo de oro para Isabel Martínez La tarabilla

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

La que está muy feliz porque ayer recibió el Gallo de oro de manos de los periodistas de México es Isabel Martínez, La tarabilla. La veo a cada rato en Azteca Novelas y vaya que me encanta quedarme a platicar con ella.

La primera vez que nos encontramos, después de mucho tiempo, fue en el terrible temblor del 19 de septiembre. Yo no sabía si eran mis nervios o la memoria me estaba fallando. Ya me contó que después de hacer más de 30 novelas en Televisa, se vino a grabar Tres familias a Azteca y está encantada.

“Aquí hice con mi marido Un sombrero de paja italiano, cuando comenzó canal 13”, me dijo.

“Bailé con Pepe Gálvez en ese programa, porque con Pompín bailaba diario”, me comentó emocionada.

Me confesó también su edad, 72 años. Y me aclaró que aunque Pompín Iglesias le decía que las mujeres no deberían decir la edad, a ella le encanta confesarlo.

Les cuento que a veces la tengo en el camerino de al lado.

Mientras me arreglaban el otro día, la escuchaba regañar a alguien. Después que repitió el mismo regaño unas cinco veces, me di cuenta que estaba ensayando una escena. Después supe que para Isabel, cada día hay que vivirlo con alegría, agradecimiento y entrega total. Me estuvo contando que por eso ella considera que tiene tanta suerte de estar al aire en este proyecto y por que los periodistas la tomaron en cuenta para darle este premio que también han recibido luminarias como Lucha Villa, Silvia Pinal y López Tarso, por mencionar algunos.

La Tarabilla vuelve a Azteca

“Ahora tengo mánager”, me dijo emocionada. Y fue él, quien después de hacer un casting para otro proyecto decidió traerla a Tv Azteca. Me dijo que el casting lo hizo a través del celular y que para ella es una ilusión tener trabajo. Ha hecho más de 30 telenovelas pero es rica en cariño, no en dinero. Estuvo diciéndome que va por toda la República dando conferencias acerca de cómo ser feliz y que lo hace muy emocionada.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Vamos siguiéndole el ejemplo a esta maravillosa mujer que a sus 72 años trabaja, es independiente y tiene una alegría de vivir que contagia. A la gente feliz, le va siempre bien, me dijo. ¿Y cómo se es feliz? Le pregunté. “Agradeciendo cada día, cada rayito de luz, sonriéndole al del coche de al lado, a la gente en el súper. Es más fácil de lo que parece”, me dijo varias veces.

Sigamos sus pasos mientras le aplaudimos de pie por esta entrega total al público y la felicitamos por su merecido premio Gallo de oro. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.


¡UP’S SE ME SALIÓ!

La que tiene fans y no son cualquier cosa, es la Guzmán. Por poco y me voy pa’ tras con el guapísimo seguidor de la rockera, que me enseñó la cara de Alejandra en todo su brazo. Me dijo que la tenía tatuada en toda la espalda para… Ya no quise checar el dato.

La hija de la Pinal y Enrique nació artista. Sigue cantando en vivo en cada presentación y ya está preparando su nueva producción discográfica. Me contaron que en cada presentación estrena vestuario y sigue apoyando, cómo desde hace varios años, a los diseñadores mexicanos.

El fan del que les hablo, me dijo que mientras tenga piel se la seguirá tatuando. Mire usted si eso no es amor, andar pidiéndole a los tatuadores que le hagan crepé al peinado de la rockera para que el tatuaje quede tal cual. Se supone que no debería contarle de las intimidades de los seguidores de la Guzmán, pero Up’s se me salió.

¡Qué meyo me da la bruja!

Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Vaya que está fantástica mi querida Ceci Galliano como la malvada madrastra de Blancanieves. La actriz y también conductora tuvo que entrarle a la producción con tal de que no se viniera abajo el proyecto que venían trabajando desde hace un tiempo. El estreno a prensa y amigos el pasado domingo fue todo un éxito. Tengo que reconocer que con la actuación de la Galliano, qué meyo me da la bruja.

En el teatro Moliere, donde se están presentando, me encontré con Natália Subtil y la bella Mila. Cargué un ratito a la muñequita de un año y está igualita a Sergio, su papá. El abuelo, Sergio Mayer, las invitó a ver la función. Llevó también a sus hijas. Estaban junto al muy agradable Alexis Ayala. Me cae tan bien. Me estuvo contando de Solo para mujeres, que anoche, por cierto, estrenaron.

Tuve que preguntarles que, con el par de cuerpos que tienen, por qué él y su socio Sergio Mayer no le entraban también al espectáculo, pero me dijeron que prefieren solo producirlo. El que sí está en el elenco es mi compadre Juan Ángel Esparza, que trae unos brazotes y un cuerpote tremendo. Iba con mi comadre, Carmen Muñoz, y mi bella ahijadita Cosette, que cada día está más hermosa. Ahí estuvo cotorreando un ratito con mi Rafaella. Las primitas, cada que las juntamos, son las más felices.

Acá entre nos, les cuento que Televisa estrenó Buenas vibras para competirle a Enamorándonos pero al rating no le hizo ni cosquillas. Mi comadre y todo el equipo comandado por Magda Rodríguez hicieron los mejores números de audiencia de todo este año. Así que Enamorándonos sigue dominando las tardes. ¡Felicidades!

En la alfombra me encontré a Ramiro Fumazoni y a su bella esposa, Jessica Mass. Ambos están guapísimos y sus gemelos, ni se diga. Me contaron que ya están viviendo en Polanco. Tuvieron que mudarse después que su depa en la Condesa quedara dañado tras el sismo.

Laura G no podía dejar de apoyar a su gran amiga Ceci, así que estuvo muy animada con su hijita Lisa. Sergio Catalán acudió con su esposa y familia, y estaba muy contento de ver su sueño hecho realidad. Él escribió las canciones de la puesta y dirigió escena también, al igual que Mauricio Castillo.

No se pierdan la crónica que hará Daniel Bisogno de esta reunión de amigos

Germán y Freddy Ortega, Los Mascabrothers, estuvieron apoyando a nuestro gran amigo Julio Alegría, quien interpreta a un conejito muy simpaticón.

Guapísimos Marcus Ornellas y Ariadne Díaz. Confieso que me quedé con las ganas de verlos de Príncipe y Blancanieves, pero como padrinos de la función a prensa, quedaron de lujo.

El Borrego Nava y su esposa Silvana estaban emocionados de verle la carita de felicidad a su hijita Renata. Es que en la obra el público infantil interactúa con la malvada bruja y hay que ver cómo le gritan a Ceci cada que les pregunta si vieron a Blancanieves.

Marjorie de Sousa llegó partiendo plaza y acaparó todas las cámaras y micrófonos. Por cierto, cuando me tocó ser cuestionada por la prensa por el incidente violento de Eduardo Yáñez en una alfombra roja en Los Ángeles, se me soltó la lengua. Para nada estoy de acuerdo con que el actor golpeara al reportero, lo repruebo. Pero reconozco que a veces hay que meditar y llegar muy zen a cierto tipo de eventos. Yo, que me considero bastante light, me ha tocado que reporteros me digan el nombre de otra compañera para sacarme de mis casillas o hacen preguntas acerca de un ex delante del marido. Momentos incómodos que le hacen pasar a uno. Cabe señalar que no todos están buscando la nota amarilla, pero esto es parte del show. Ni modo, a respirar hondo ante las preguntas incómodas y seguir adelante.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Renata Notni y Horacio Pancheri son Blancanieves y el apuesto Príncipe de la obra que produce y actúa mi querida Ceci Galliano. No dejen de llevar a los chamacos al teatro Moliere; más les vale no pensarlo mucho, pues ya anunciaron que estarán una corta temporada. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

¡UPS, se me salió!

Vaya rumbita que armamos en un restaurante japonés una buena banda de amigos. Normalmente nos juntamos aquí en casa, pero salir a armar el desorden fuera, también se disfruta. Nos dieron las dos de la mañana a mi amorcito, mis compadres Bisogno y Cris, nuestros queridos Adal Ramones y Karlita, Germán Mascabrother, Angélica, su esposa y a su servidora. Nos les cuento más porque mi compadre levantó la mano para contarles a ustedes, queridos lectores de BASTA!, cómo estuvo la fiesta. Yo salí como araña fumigada tomando puro sake. Me adelanto por si mi Bisogno me da el quemón en su columna, yo mejor me ventaneo solita. Se supone que debería esperar a la pluma de mi compadre, pero ¡up’s, se me salió!

 

Lo que se vivió en la fiesta del Juguetón

Raquel Bigorra

Juntar 17 millones de juguetes se dice fácil, pero vaya que no lo es. El Juguetón es la campaña social más grande del mundo y yo tengo la suerte de estar muy cerca del creador y motor de esta labor enorme. Desde que llegué a Azteca, hace más de 7 años, tuve la fortuna de que mi primer productor fuera Jorge Garralda. De ahí nació una amistad y una admiración enorme por este hombre que siempre está dispuesto a trabajar por los demás.

Ni él ni su equipo descansan en Navidad ni Año Nuevo. Ahí están en Azteca clasificando y recolectando juguetes. Es una labor titánica. Después de 23 años, esta es una fiesta a la que nos hemos sumado todos. El Gobierno, empresas, ciudadanía en general y cada una de las instalaciones de Azteca en toda la República Mexicana se da a la tarea de recibir y salvaguardar los juguetes que el público trae con la seguridad de que serán entregados a millones de niños el 6 de enero.

Este año me tocó nuevamente conducir el banderazo de salida de los camiones. Ahora junto a Ernesto Laguardia. Ernesto estaba muy emocionado de poder formar parte del Juguetón y ahí me contó que nos quieren juntos para un nuevo proyecto, pero que también Carla Estrada lo quiere para hacer una participación especial de la serie que graba de la vida de Silvia Pinal. Ya le dije que todo se acomoda. Miren el caso de Omar Fierro, hace su programa de Qué hay de comer en el canal A+ de TV Azteca y al mismo tiempo graba en Mazatlán la nueva novela de Nicandro Díaz. Hace unos días me compartió unas fotos con el elenco y me dijo que estaba feliz de trabajar con tantos amigos de toda la vida.

Siguiendo con el Juguetón, al día siguiente del banderazo de salida me invitaron a conducir el concierto del Juguetón con grandes invitados. Mi comadre Carmen Muñoz, muy entusiasta, me contó que Magda Rodríguez sí se despidió de todo el equipo de Enamorándonos y que los nuevos productores también se reunieron con el equipo, antes de tomar la batuta, para presentarse y decirles a todos que están abiertos a escucharlos. Muy profesionales los productores de MasterChef, Hernán Albarenque y Alejandro Esquivel, llegaron para sumar. El programa sigue en el gusto de la audiencia y ahora nos dan la oportunidad al público de conocer un poco más a los amorosos, gracias a los nuevos testimonios que nos han compartido.

En el equipo de conductores estaba El Capi y muy simpático me dijo que ya tiene todo listo para su boda. ¡Enhorabuena! La guapísima de Liz Lombó y Juan Barragán de Al extremo, estuvieron también muy contentos y bailadores al ritmo de CD9. Estos chicos que son un verdadero fenómeno entre el público juvenil son lo máximo. Al término del programa en vivo les pedí que le regalaran otra rola ya fuera del aire, y bien lindos se quedaron en el escenario para deleitar sobre todo a las niñas y chavas que llegaron con toda clase de pancartas y playeras haciendo alusión al grupo. También cantó Nadia, Lemon Grass y hasta los Shulos de Enamorándonos, quienes subieron a La Bebeshita al escenario y vaya gritos de emoción que se escuchaban entre el público. Ahí estuvimos bailando banda también con Jorge Guerrero. El cantante y su banda cada año apoyan al Juguetón y participan en todos los conciertos de clausura.

Me tocó también compartir con Luis García, quien está muy emocionado con el Mundial de Rusia. Está cerrando temporada de Cambio de juego junto a Tania Rincón y Martinoli. Los cambios se deben a que toda la artillería pesada se va a Rusia, así que ya nos sorprenderán con nuevos contenidos. Por cierto, a la que me dio mucho gusto encontrarme en el evento del banderazo de salida y también en el súper fue a mi querida Tania Rincón. La conductora con la sonrisa más linda de la tele es imagen de Scotch Brite. Así que ahora que tengo tiempo de hacer el súper, recoger a mi hija en la escuela y hasta bañar a mis mascotas, la veo posando muy contenta anunciando en el súper las famosas esponjas. ¡Felicidades!

No puedo dejar de compartirles la emoción que nos da haber superado gracias a México la meta que nos puso nuestros jefe Benjamín Salinas. Logramos juntos más de 17 millones de sonrisas. Los niños en toda la República recibieron a los Reyes Magos gracias al Juguetón. Fue así como en la noche del banderazo y en el concierto de clausura, talento, ejecutivos de la empresa y público en general estuvimos celebrando este gran logro.

¡A gozar, que el mundo se va acabar! Que alegría poder constatar una vez más la generosidad de México y de la gente buena como Jorge Garralda, Óscar Hernández, su productor de tantos años y de cada uno de los miembros de ese equipo maravilloso de A quien corresponda. Ahora después de cumplir la misión espero que me inviten como cada año a la fiesta de la producción, donde mi querido Jorge nos invita a unos ricos tacos a todos. Vamos por más y a seguir superando la meta. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Javier Alatorre en la radio

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Mi muy querido Javier Alatorre está en la radio y echó la casa por la ventana en la presentación de Las noticias con Javier Alatorre. El pasado 2 de octubre entró al aire y el programa ha sido todo un éxito. Se llevó a Anita Lomelí y algunos analistas políticos, deportivos y de espectáculos que le hacen a uno el mediodía.

En la presentación a prensa no podía faltar la familia. Así fue como estuvo muy a gusto platicando con su señora madre. Me hice fan al escucharla hablar de su hijo, “empezó muy jovencito”, me dijo. Ahí me enteré que ella fue coordinadora de noticias por varios años a finales de los 70’s y me parece que hasta el ‘89. Me dijo que enviudó joven y se vino de Sonora con sus 5 hijos. La acompañaban esa noche dos hermanas de Javier. Lola, una pintora muy agradable que vive en Valle de Bravo, que también le echó muchas porras a su hermano. “Es muy buena persona”, me decía, “Sabe ser buen amigo”.

Usted conoce al Javier de la tele, los medios, pero los que tenemos la dicha de tratarlo más en corto, sabemos que sí es buena persona y se sabe reír. Cómo se agradece que alguien siempre esté dispuesto a reírse, sobre todo de sí mismo. A la hora de trabajar es serio y muy profesional. Todo un caballero atento de sonrisa amplia cuando se trata de compartir.

Por eso estaba lleno de amigos el restaurante donde nos invitó a celebrar. Anita Lomelí fue con su esposo, pero como yo, se detuvo a platicar un rato con la mamá de Javier, quien no dejaba de decirnos lo orgullosa que está de sus cinco hijos y lo agradecida que está con la Ciudad de México. “Llegué sola con mis hijos y solo recibí ayuda y apoyo de la gente maravillosa del DF”, me confesó.

Me dio su teléfono y me dijo que me invitaba a su casa a tomar el cafecito y a echar el chisme. La señora está al día con todo lo qué pasa en México. Platica muy sabroso porque tiene esa gracia de caer bien y dejarse querer. Javier la procuró gran parte de la noche y mientras el periodista atendía a algunos amigos, todos queríamos estar cerca de la señora. De veras es muy agradable. Como le dije, “ella es la del rating”.

Al sitio llegaron también varios empresarios quienes invitaron a Javier a la radio. Dese la oportunidad de escucharlo de 12 a 2pm en el 540 La Bestia Grupera y por 1380 Romántica de AM. Con la magia de la tecnología también puede disfrutarlo en internet en todo momento. No podía faltar al festejo mi querido Ricardo Vázquez, gran amigo de Javier y director de todas las televisoras locales de TV Azteca.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Enhorabuena por Javier Alatorre y a todo su equipo que con tanto profesionalismo y entrega están en la radio. Javier es un importante líder de opinión, un ícono de nuestra televisión, un magnífico comunicador, pero sobre todo, una felicitación a esa familia hermosa y unida que tiene el periodista. Sin duda, tener una madre y hermanos como los que tiene Javier es para presumirse y estar más que orgulloso. No deje de escucharlo en la radio, mientras, nos leemos el próximo viernes en el Manual de la buena esposa.

¡Up’s, seme salió! 

Me invitaron el domingo a dar el conteo de salida de los autos de la carrera Nascar en el Autódromo Hermanos Rodríguez. Ahí voy en familia y vaya agradable sorpresa que me llevé al encontrarme con Ivonne Montero, José Eduardo Derbez, y el único e irrepetible Alex Lora. La raza feliz. Más de 60 mil asistentes acudieron a las carreras y tuvimos la suerte de darle la vuelta a la pista en un convertible rojo espectacular. Nos subimos Ivonne, Alex, y su servidora. Tengo que confesar que Alex me robó el corazón con su sencillez y trato amable. Había compartido con él en varios programas de TV, entrevistándolo o presentándolo, pero ahora que estuvimos hombro a hombro en la misma actividad, fue muy padre experiencia, solo que me bajé medio sorda del recorrido. Mi Lora cada dos segundos se aventaba el “que viva el rock and roll” a todo pulmón. Ni hablar, al público lo que pida y al rockero todos le pedían el grito de guerra. Se supone que no debía contarles como saluda a la raza, pero Up’s, se me salió.

Mi llamado en Educando a Nina

Raquel Bigorra

Me invitaron a hacer una participación especial en la nueva historia de TV Azteca, Educando a Nina, y vaya emoción que me dio encontrarme con viejos amigos. No crean que fui a interpretar a algún personaje, me fui de Raquel Bigorra.

Conduje una pasarela y me la pasé increíble en el set. Esa emoción que se siente de ver a tantas personas para hacer una escena es alucinarte. Había muchos extras perfectamente bien peinados y vestidos, actores, iluminadores, cámaras, campers, cables, gente, mucha gente.

El llamado fue a las 3 de la tarde y como tenía la alfombra roja de La señora presidenta, ese mismo día quedé con la producción que a las 7 P.M. debía estar fuera, para poder entrar. Solo haría yo 2 escenas, así que se veía fácil y rápido.

No contaba con que el lugar del llamado era en el corazón de la Doctores y para iluminar aquel lugar, tardaron horas, pues no había nada en el sitio y el equipo de ambientación tuvo que crear todo. ¡Vaya trabajal!

Monika Skorlich, la productora, quien también hizo La fiscal de Hierro y Las Malcriadas en TV Azteca, vino a mi camper y muy apenada me dijo: “Vamos retrasadísimos”, yo empecé a sudar pues después de haber estado en el camper esperando por 4 horas ya me tenía que ir al teatro Aldama. “Ve a tu evento de La Señora Presidenta y te esperamos de vuelta”, me dijo. Al escucharla, sudé aún más, pues era 14 de febrero y ya le había dicho a mi marido que nuestro festejo era después del teatro. “Yo le explico a tu marido”, me aseguró con cara de “esta me va a mandar a volar”, pero mire usted, hablando la gente se entiende, y estoy muy consciente que lo que gasta una producción para una escena de una novela es mucho, mucho dinero. Por mi, no se iba a parar al equipo. Así que me fui al teatro y terminando la función los llamé. “Todavía va para largo”, me dijeron. Vete a cenar y te avisamos. Nos fuimos mi marido, mi tía quien nos está visitando de Cuba y una amiga a Polanco, a un restaurante muy rififí que nos encanta. No me pude tomar la copita para el brindis del día de los enamorados, pues tenía que regresar al llamado. Pero eso sí, cenamos como reyes y cuando me avisaron que ya estaban listos, corrimos a la locación.

Ya vestida y lista para grabar la escena, me saludan muy cariñosos Alex Ibarra, Cynthia Rodríguez y Alex Sirvent. A este último le habíamos chocado su flamante carro en la tarde, pero hasta ese momento ni él ni yo, lo sabíamos.

Saliendo del ensayo de A oscuras me da risa, le dimos un llegue a su carro. Él lo había dejado estacionado en el Centro Cultural Telmex, donde yo ensayo a diario. Después del golpe, estuvimos mucho tiempo esperando a ver quién era el dueño del auto azul que averiamos, pero no apareció nadie. Vino el seguro y nada. Nos fuimos sin saber.

Al día siguiente me contactó alguien de la producción para darme su teléfono y decirme que Alex Sirvent era el dueño del auto. Vieran el gusto que le dio verme en la locación. “Gracias, gracias”, me decían los actores. Sin saber que yo era la causante de que su carro estuviera sin defensa. Ya mi marido le marcó y asunto arreglado.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Extrañaba hacer novela aunque sea de mi misma. En Televisa a cada rato me pedían Emilio Larrosa, Juan Osorio y también Rosy Ocampo, que les hiciera alguna conducción dentro de sus historias, pero en Azteca no había tenido la oportunidad. Es padrísimo. Hasta nerviosa me puse y por suerte salió a la primera. El director es un brasileño muy simpático y a pesar de las horas y horas que toma grabar un capítulo y más fuera del foro, allí todos estaban disfrutando la jornada.

Cynthia me confesó que como es comedia, se ríe todo el día, aunque es pesado, pues ella interpreta a dos personajes. Les deseo todo el éxito a esta historia. Según supe, salgo en el capítulo 18, así que no pierdan detalle.

Se estrena el 12 de marzo a las 8:30 P.M. por Azteca Uno. Gracias otra vez a todo el elenco y al equipo de producción por regalarme la oportunidad de vivir esta experiencia única y también a la productora Monika, quien al día siguiente me mandó a la casa un hermoso arreglo de flores. ¡Detallazo! Nos leemos próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

 

Terapia en el foro de Cocineros

FOTO: Tomada de Instagram
Raquel Bigorra

Cuando Coty Caglio­lio , Directora Gene­ral de Cocineros, me mandó un mail para preguntarme cómo me sentía tras el sismo, en un principio no entendí nada. Cuando tuvimos enfrente de todo el equi­po de producción a una psi­cóloga especialista en even­tos postraumáticos, como un terremoto, entendí todo.

“Ante un huracán, uno es­tá preparado”, dijo la espe­cialista. “Un sismo no puede prevenirse, por ende, las con­secuencias que trae son va­rias”, apuntó. “Ocasiona un trauma”. Allí, como si estu­viéramos en un ejercicio ti­po Alcohólicos Anónimos, cada quien se empezó a des­ahogar. Fue fácil, pues ha­bíamos vivido un terremo­to de 7.1 grados que nos sacu­dió a todos, al punto de tener que abandonar el foro en ple­na transmisión en vivo.

Para la psicóloga era im­portante que le contára­mos cómo lo habíamos vivi­do y qué pasó por nuestras mentes los días siguientes.

Yo le conté que sufría de insomnio; un compañe­ro dijo que dormía vesti­do con todo y zapatos pa­ra que no lo agarrara sin ro­pa. Otro dijo que ya no iba  al baño de la oficina, don­de le agarró el temblor; aho­ra prefería darse toda la vuel­ta pero no ir a ese baño, pues le traía muy malos recuerdos.

Una chica de edición se echó a llorar y contó cómo perdió su casa y ahora vivía toda su fa­milia con los abuelos. “Yo es­toy mejor, mi hermana es la que no ha podido regresar ni al tra­bajo, vive en un estado nervio­so total”, dijo entre sollozos.

“¿Alguien más quiere com­partir su experiencia?”, dijo con voz compasiva la doctora. “Yo me siento alterada, es más, me peleo por todo con todos”, di­jo una joven chica del equipo.

Otro contó que se había ido de viaje con su pareja y que no sabía si subir a las redes socia­les una foto sonriendo, a sabien­das que había gente bajo los es­combros. Yo le dije que lo mis­mo me pasaba con el programa: tras la tragedia no sabía si lle­varle alegría a la gente o mante­nernos en un tono más solemne.

“Es normal que sientan mie­do, frustración, insomnio, es­trés; vivieron un evento traumático. Mientras más rápido se reintegren a sus actividades co­tidianas, más pronto estarán mejor”, nos dijo la especialista.

Nos hizo escribir en un pa­pelito el pensamiento más ho­rrible que tuvimos. La mayoría pusimos morir o perder a uno de nuestros seres queridos en la tragedia. Terminada la pláti­ca nos pidió que escribiéramos lo que habíamos aprendido de este evento. Un porcentaje bas­tante grande coincidimos en que no hay que tomar a la ligera los movimientos telúricos. Por más chico que parezca el tem­blor, hay que estar preparados y saber cómo actuar. Hablamos de la mochila, el triángulo de vida, etc. De hecho, nos van a traer al foro a un especialista en sis­mos para que nos oriente acer­ca de cuáles son los lugares se­guros en nuestra casa, trabajo y espacios. Qué hacer si te agarra sobre el auto o en un piso alto.

Allí estuvimos más de una  hora. Yo decidí tomar la pláti­ca porque en verdad entre las noticias, lo que viví en los cen­tros de acopio, y las noches que llevaba sin dormir, en verdad necesitaba orientación de có­mo levantarme anímicamente.

Nos sirvió mucho a todos vi­vir esa experiencia con la psi­cóloga. Salimos todos a compartirle estas herramientas a nuestros familiares, que la ma­yoría pasaba por lo mismo.

Vaya sensibilidad de nuestra gran jefa, quien nos brindó es­te apoyo. También apuntó que la oficina base en Londres había hecho un fuerte donativo a Mé­xico y que si alguna de las per­sonas del equipo o familiares cercanos habíamos sufrido pér­didas económicas, se lo hicié­ramos saber. Que nos acercára­mos a ella si sentíamos tristeza o nos estaba costando ir al tra­bajo, porque allí mismo fue don­de vivimos el temblor. Nada, que somos muy afortunados co­mo equipo de tener como cabe­za de proyecto a una mujer sen­sible, preocupada por las perso­nas que laboramos en Cocineros.

¡A gozar, que el mun­do se va a acabar! Tenemos que salir adelante y si bien lo que vivimos con el tem­blor del 19 de septiembre fue traumático, nos merece­mos salir adelante y en nues­tras manos está. ¡Ánimo!

Hoy les puedo decir que como equipo estamos más unidos y más interesados en los problemas del otro. Nos miramos cada día con más amor y estamos muy unidos. Me siento muy bendecida de poder laborar en un ambien­te de trabajo tan bonito como el de Cocineros mexicanos. Lle­vo 20 años en la tele y créan­me que no en todas las producciones los jefes procuran esta unión y solidaridad. ¡Va­ya desde aquí mi reconocimiento para Coty! Nos lee­mos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

 

¡UP’S SE ME SALIÓ!

Mi amiga Karlita de la Mora, la esposa de Adal Ramones, es lo máximo. Me encanta que ella no tiene empacho en compartir­me sus secretos de belleza. Como tiene un pelazo, me atreví a preguntarle que shampoo usa.

Vaya sorpresa la que me llevé cuando me dio su menjurje casero. Como yo no pienso llevarme el secreto a la tumba, tomen nota, muchachas: 1/4 de taza de leche (tibia), 1 cucharada de aceite de oliva, 1 cucharada de aceite de coco, 1 cucharada de miel. Humede­ces puntas y te lo echas. Te haces un chongo y te lo dejas toda la noche con una gorra.

Así, tal cual me lo fue diciendo, yo se los comparto. Si quieren cabello de comercial como el que luce mi amiga güera, ya saben qué hacer. Se supone que no debería con­tarles qué se pone en la cabeza Karlita, para tener ese rubio sano y brillante, pero ¡up’s se me salió!

 Feliz cumpleaños

FOTO: Instagram

 

Raquel Bigorra

Un cumpleaños le lle­vé a mi marido a la doble de Marilyn Monroe en México. Enfunda­da en joyas y el icónico ves­tido blanco, salió a cantarle Happy birthday, tal cual lo hi­ciera la rubia unos años atrás a John F. Kennedy. Otro año le mandé a construir un pas­tel para salirle de sorpresa. Fui por mi lencería muy fi­na, pero el numerito no pu­do concretarse cuando Ale­jandrito, el hijo de mi esposo, me dijo que quería salir con­migo dentro del pastel. Sa­limos los dos, sí, pero la len­cería tuve que guardarla pa­ra más tarde. Igual estuvo muy bonito el momento.

Otro año me lo llevé con su familia a un hotel en Cuerna­vaca. Después llegó el trío a cantarle de sorpresa al cuar­to y la rumba terminó en la madrugada. Ahí fue donde me hice hermana de una cu­ñada y me convertí en madri­na de una sobrina. Esas co­sas que pasan cuando una está con el corazón henchi­do de tanta vida que celebrar.

Llevamos 8 años juntos y me vuelvo loca por festejarlo, aun­que mi marido es de esos hom­bres que por la cara que pone, uno no sabe si le da gusto o no tanta algarabía. Pero no me lo tomo personal. Después de re­galarle una moto, la que él que­ría, hace unos 4 años en uno de sus cumples, me dije a mi mis­ma: Celébralo en grande y no es­peres a la reacción facial para mo­tivarte al año siguiente. Yo sé que en el fondo, a él le doy gusto, aunque su cara no me lo diga.

Por eso, cada año, segui­mos intentando sorprenderlo.

Este año me lo llevé a San Francisco a pasar el fin de se­mana. Estas escapadas son jus­tas y necesarias. Dejamos a los niños y nos fuimos como un par de chamacos a caminar por las empinadas calles de la ba­hía más linda de California.

Nos metimos en un club de blues y el cantante de la ban­da, como si yo le hubiera dicho que Alejandro estaba de cum­ple, vino con todo y guitarra a cantarnos y tocar para nosotros. El salón estaba lleno, pero el músico estrella de la noche ja­ló una silla y nos dedicó el show.

Nos fuimos de compras. Nos tomamos un helado de choco­late en una esquina. Entramos por unas chelas a una barra y es­tuvimos chachareando en Haight Ashbury, el barrio de los hippies.

Nos comimos unos delicio­sos rollitos primavera en el Barrio Chino y en medio de una festividad hasta danza­mos con los dragones de fue­go que bailaban en medio de la calle. Suerte que tuvimos.

Aprovechamos cada instan­te para tomarnos de la mano y consentirnos. No nos pudimos resistir a la belleza del Golden Gate y allí, en el famoso puen­te estilo Art Decó, pasamos un buen rato tratando de capturar la mejor foto. Llegaron los Blue Angels a sobrevolar la bahía. Re­sulta que se llevaba a cabo la Se­mana de la Armada en San Fran­cisco, así que tuvimos la dicha de ver la especie de suertes que hicieron los pilotos sobre Alca­traz y el Golden Gate. ¡Fue un regalazo! Ambas celebraciones, las del Barrio Chino y también la de los aviones sobre la bahía, solo ocurren una vez al año. Có­mo el cumple de mi amorcito.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Muy bendecida me siento por tener este amor que me hace suspirar. Lo seguiré ce­lebrando cada año con una sorpresita diferente. “Per­dóname que no soy tan ex­presivo”, me dice. Y yo, pen­sando cómo agasajarlo mien­tras apaga las velitas.

Ya de regreso en Méxi­co nos fuimos los cuatro a ce­nar. Entre los besos y apapa­chos de Rafaella y Alejandri­to brindamos por un año más de vida y cerramos con bro­che de oro el festejo. La vida es una, así que si te nace sor­prender, no dudes en hacer­lo. Se siente maravilloso. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

 

 ¡UP’S, SE ME SALIÓ!

Estoy muy feliz porque el programa hermano de Cocineros mexicanos en Argentina tendrá una edición especial nocturna. Después de ver cómo hacemos el nuestro, los creadores decidieron modificar el formato y se llevarán a la noche el programa tal cual lo hacemos en Cocineros mexicanos. Cocineros con una conductora.

Así que enhorabuena, y qué maravilla que nos vean y les guste lo que hacemos de este lado del Bravo. Se supone que no debería contarles que también habrá Cocineros hispanos en Univision y que esta familia culinaria, crece y crece, pero.¡Up’s se me salió!

Doble pachanga por el 1er aniversario

Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Ayer me fui muy temprano a desayunar con las mamis del colegio de mi hija Rafaella. Corrí al foro, hice el programa en vivo, de regreso a casa escribí estas líneas que les comparto. Pasé a comprarle un globo a mi hija para sorprenderla.

Diario me espera para que le lleve un postre de los que cocina en el programa José Ramón Castillo, y ayer por estar contestando tuits me volaron la pieza de hojaldrina de chocolate y frutos secos, que ya tenía apañada para ella. No quería dejar de llevarle una sorpresita.

Tomé mi clase de box, me bañé y arreglé para irme al aniversario de un restaurante donde de invitado cocinó Toño Delivier, de Cocineros mexicanos. Nos lanzamos con nuestros compadres Bisogno y Cris.

Mi marido me dijo: “Ya bájale dos rayitas”, y yo, vuelta loca con la fiesta de Halloween que le estamos organizando para este jueves a Rafaella y sus amiguitos, no le hice caso y seguí con mi nivel diez de intensidad.

Siento que el tiempo no me alcanza. No sé cómo, pero me divido en mil y en un mismo día puedo aventarme hasta dos fiestas. Así me acaba de pasar con el primer aniversario de Cocineros mexicanos.

La producción organizó en El Peladito, en la colonia Del Valle, tremendo reventón. Llegamos a las 7 pm y enseguida le entramos al chupe, al baile y la gozadera. Esteban, el muchacho guapo que prueba las delicias que preparan los chefs en vivo, pasó una gorra y yo le puse 500 pesos, pensando que iba a haber baile privado. Después me dijeron que era para la propina y nada, que el servicio de meseros estuvo tan espectacular que ni modo de quejarme. Hubo karaoke, le sacamos brillo a la pista, nos abrazamos y compartimos un ratito con todo el equipo del programa que cuando nosotros a las 2 de la tarde salimos corriendo a casa, ellos se quedan trabajando hasta altas horas de la noche para tener el programa impecable al siguiente día. Son lo máximo.

De ahí nos vinimos a la casa, a seguirla. El trío musical llegó puntual y La Jefa Ingrid y yo, agarramos el micrófono. Ya me metieron una queja la asociación de colonos, pero es que la afinación estuvo un poco baja y las de despecho nos las echamos a todo pulmón. Agarramos canciones de José José, Ana Gabriel, Flans; las de Dulce no, porque no nos dio la garganta. Echamos mano de un par de rolas de La Mafia, mientras los hombres nos miraban desde el bar, no sé si con compasión o alegría. Ya traía yo 3 chelas de la fiesta de la producción y unas cuántas copas de vino en la casa, así que no distinguí bien.

Mi marido, feliz. No daba crédito de ver al mismísimo Toño en acción. En su asador preparando carnes, tatemando chiles y preparando salsas y guacamole. Mientras Joserra se discutió con un par de pasteles finísimos que trajo de Que Bo!, su flamante negocio de chocolates

Un pastel de calabaza de castilla y otro de mango. Ahí fue donde me dije: Ya no cenó Pancho. Óigame, ya estábamos en el mismísimo cielo probando tantas delicias dulces y saladas, para qué cansar al cuerpo.

Ya que devoramos todo y nos reímos, cantamos y nos dijimos varias netas bonitas, le pedí un uber a la jefa.

Llegó puntual el chofer del servicio de taxi y nos sacó el susto de nuestras vidas. Ingrid y los dos cocineros por poco se desmayan cuando escucharon a media calle el grito de “¡Jefa!”. El taxista es fan de Cocineros mexicanos. “Mi mujer no se pierde ninguna receta, Bigorra”, me dijo el hombre, que por supuesto no arrancó el auto hasta tomarse la foto del recuerdo con todos.

Mi Toñito y Joserra también se fueron a descansar. Bien merecido que lo tenían después de un año de duro trabajo en el programa. Yo como quiera, no más llevo desde mayo y mi chamba consiste en presentarlos y probar lo que preparan, pero ellos proponen y mandan las recetas además de cocinar totalmente en vivo.

¡A gozar, que el mundo se va acabar! Eso de que le baje dos rayas a mi ritmo, no es posible. Vivo con pasión y soy muy feliz de tener a esta banda de amigos que los considero ya mi familia. Arriba el sabor y aplauso desde aquí a todo el equipo por este año maravilloso al aire de recordarnos que tenemos un México fregón, con la mejor gastronomía del mundo. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

¡UP’S SE ME SALIÓ!

Mi querido doctor César Lozano me invitó a Monterrey junto a Fer del Solar a presentar su nuevo libro: Actitud positiva… ¡y a las pruebas me remito! Mi César es un fregón. El auditorio a reventar, como ya es costumbre en la Feria del Libro. La gente lo ama. Es el autor número uno de autoayuda en México. El más leído.

Ahí llegó Tuti, su esposa. Guapísima como siempre, lo apoya y acompaña en los eventos más importantes. Ella también es comunicadora y dos veces por semana participa en un programa de Tv allá en tierras regias.

La vi que le sudaban las manos y estaba con la boca seca, además de emocionada. Agarró el micrófono y la cámara y empezó a entrevistar a César. Luego me dijo que era la primera vez que lo hacía y yo feliz por haber podido ser testigo de ese maravilloso momento. Se supone que no debería contarles lo que pasa en el camerino antes de que el Dr. Lozano se presente ante sus lectores, pero ¡up’s se me salió!

No me podía perder Variaciones Enigmáticas con Jorge Salinas y César Évora

Raquel Bigorra

Me llamó Elizabeth Álvarez para invitarme a ver a Jorge Salinas, su marido, en Variaciones Enigmáticas. “Es el último fin de semana, por favor, no dejes de venir a verlo”.  Así fue como fuimos mi marido, mi tía, quien nos vino a visitar de Cuba, y yo.
Cuando le dije a mi tía que actuaba Jorge Salinas y César Évora, enseguida se emocionó. Ya después de ver las maravillosas actuaciones de este par de primeros actores, pasamos a saludarlos al camerino.

Jorge prácticamente se tiene que bañar en el lavabo del baño del camerino. Termina la función empapado entre lágrimas y sudor, por la carga emocional que maneja su personaje, el agotamiento físico es evidente y el sudor le corre por todo el cuerpo. La fila de amistades que estaban esperándolo para felicitarlo era mucha. Público también. Todos querían abrazarlo. También a César, así que allí estuvimos con este par de galanes compartiendo un ratito.

Mi tía le hizo recordar a César Évora cuando bailó los 15 años de Vivian, una querida amiga del barrio de Lawton, en la Habana, donde ambos fueron vecinos. A Évora le dio mucha alegría recordar aquellos tiempos de juventud y mi tía no reparó en tomarse la foto con el guapo paisano y de paso recordarle que el año pasado se lo había encontrado en el aeropuerto de la Ciudad de México. “Con mucho orgullo le aclaré a unas fans, que usted era cubano”, le dijo mi tía. Ya le expliqué yo después que México lo quiere como mexicano, pues tiene una carrera impecable. Desde que llegó a este país solo se ha dedicado a trabajar.

Me contó que ya es abuelo y de su hija, la de 24, está muy contento pues no tiene novio. Celos, malditos celos de los papás. Mi marido también se sumó a la conversación para decirle que hasta los 40, Rafaella no tienen permiso de echar novio. Llegó Sergio Gabriel, el productor de la obra a agradecerle a Jorge y a César por esta maravillosa temporada. Parece que harán algunas funciones en el interior de la República, pues el público y los empresarios los siguen pidiendo. Lo que pasa es que es una obra de mucho desgaste emocional. Los dos actores entregan el alma en el escenario y Jorge Salinas, mis respetos. Está haciendo en Variaciones Enigmáticas el papel de su vida. De verdad que es maravilloso.

Sergio Gabriel nos invitó a Capital, el show musical que se presenta viernes y sábado en Polanco. Entre Made in México y Dos más dos, no para. Es increíble la cantidad de obras y espectáculos que tiene en cartelera y todas con muchísimo éxito. No en balde es compadre de Alex Gou, mi otro querido amigo productor, con el que ya estamos ensayando A oscuras me da risa. Los dos gozan de gran prestigio como productores, además de buenos amigos.

Vaya noche la que pasamos en el teatro viendo actuar a dos grandes. No se equivocó mi Elizabeth Álvarez en decirme que por favor no me perdiera la actuación de su marido. Ella como toda una esposa orgullosa no paró de aplaudirle al final de la función y felicitarlo en los camerinos.

Yo me tuve que reír con la cantidad de fans aventadas que no paraban de decirle socia a Elizabeth, quien muy amable se tomó foto con todas las espectadoras que le pedían foto. Papasito le gritaban a su marido. “Mira que manos tan hermosas tiene”, le decía una señora a la amiga. Estaban las dos saboreándose a Salinas desde las butacas.

Nada, que se cerró la temporada de Variaciones pero si regresa a cartelera no deje de verla. Se va a sorprender con la actuación de ambos. Sobre todo con la de Jorge, porque lejos del guapo de las telenovelas que es, es un actor que trabajó para entregarse a Larsen, el personaje que interpreta. Su trabajo es digno de  aplaudirle de pie, como lo hicimos cada uno de los que fuimos a disfrutar del trabajo de ambos actores en la última función de esta temporada.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Gracias bella Elizabeth por invitarnos. Me encanta verlos enamorados y cómplices. La forma en cómo se miran con ojos de amor y admiración, contagia. Y nos hace creer que vivir enamorados, es posible. Felicidades a toda la compañía y equipo de producción por esta exitosa temporada. Esperemos regresen pronto al teatro. Eso de sentarse a ver una función donde te ríes, lloras, las actuaciones y trama te sorprenden, se agradece. Felicidades a Jorge Salinas y a mi César Évora, orgullo de Cuba. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa

La brigada más entusiasta de TV Azteca

Raquel Bigorra

Como cada año, me sumé a la campaña de Limpiemos Nuestro México y siempre es una fiesta para mí el poder participar. Salir a las calles, contagiarme del entusiasmo de la gente que se registra en las brigadas de limpieza, es padrísimo. Algunos años me ha tocado llevarles a través de la tele la transmisión en vivo de la jornada, pero confieso que no es tan padre como ponerse los guantes, agarrar el costal y llegar con un poco de mugre a la casa, pero con el corazón lleno.

Este domingo me tocó en la brigada del señor Salinas en el Estado de México. Ricardo nos invitó al Pueblo Mágico de Malinalco y allí estuvimos junto a sus hijos, esposa y gente del pueblito, recolectando basura. Si tirarla es inaceptable, también lo es ver la basura y no hacer nada.

“Esfuérzate, hijo”, le decía Ricardo a uno de sus retoños, mientras María Laura, entusiasta, ayudaba a los otros dos pequeños a recolectar vasos, pañales sucios de bebés, bolsas de golosinas, papel de baño y cuanta cosa se pueda usted imaginar. Es increíble lo que tira la gente en los espacios vacíos. Llámense ríos o barrancas, la acumulación de desechos es impresionante. Por eso, motivados por Ricardo Salinas y familia, nos sumamos cada año todos los que formamos parte de TV Azteca. El público en general arma sus brigadas y cada año somos más, este 2018 se inscribieron 88 mil brigadas.

En total, 4.5 millones de voluntarios recogimos basura el domingo en toda la República, y después de la jornada nos seguimos a vivir uno de los momentos más gratificantes que me ha tocado vivir, a través de Fundación Azteca entregamos una hermosa casa a una familia de damnificados por el sismo del 19 de septiembre. Imagínense lo traumático para los que perdieron todo y vieron cómo se les caía la casa, sin poder hacer nada para evitarlo. Recuerdo cuando el día 20 de septiembre, muy temprano, nos reunimos con Ricardo Salinas en TV Azteca, para sumarnos a levantar los corazones de México, pero también para ayudar a la gente. No lo hicimos solos, Fundación Azteca, en cada uno de sus movimientos, mes a mes dedica todos sus esfuerzos a una causa en específico y sin duda, el sismo que sacudió a México no solo lo hizo con los damnificados.

De la mano de México recaudamos fondos para la construcción de viviendas, Grupo Salinas también hizo una importante aportación y lo que el 20 de septiembre era un sueño, hoy es una realidad.

Vea la cara de felicidad de la familia a la que le entregamos su vivienda, estaban que no cabían de emoción y nosotros tan entusiasmados como ellos de poder hacer entrega del esfuerzo de tantas personas, para cambiar la vida de una familia.

Estuvimos cotorreando un buen rato y lejos de recordar la desgracia que vivieron hace 5 meses, nos dedicamos mejor a celebrar la vida y su nueva casa, por cierto, está hermosa.

Estuvimos cotorreando un buen rato y lejos de recordar la desgracia que vivieron hace 5 meses, nos dedicamos mejor a celebrar la vida y su nuevPoco a poco, Fundación Azteca ira entregando más viviendas mientras también promueve la formación de mejores seres humanos a través de Esperanza Azteca. Una de las orquestas, después de dar el banderazo de salida, tocó un par de piezas para animarnos a salir a recolectar basura. casa, por cierto, está hermosa.

Estoy segura que Mariano, Cristóbal y Ricardo, los hijos de María Laura y Ricardo, vivieron como yo, un día inolvidable lleno de grandes emociones y aprendizaje. Sin duda, comandados por sus padres, los que estuvimos allí, formamos la brigada más entusiasta.

Por cierto, también estuvo con nosotros Anette Michel y su esposo Greg. Ellos aprovecharon para quedarse a turistear todo el fin de semana con su suegra e hijo Nicolás, en el hermoso pueblo mágico de Malinalco. ¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Seguiremos involucrándonos en cada uno de los proyectos de la Fundación e invitando a México a sumarse a las causas que nos mueven. Enhorabuena por la nueva familia que está estrenando en Malinalco, no solo una vivienda, sino un hogar para compartir en familia. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

 

 

Cenando en casa de los Ortiz de Pinedo

Raquel Bigorra

Ahora sí le atiné en el intercambio de regalos en casa de Jorge Ortiz de Pinedo y su esposa, Gaby. El año pasado me tocó Mauricio Herrera y le di un perfume de mujer. Esta Navidad me tocó mi consentida, Tere, la esposa de Chabelo, y estuve dando de brincos de emoción, pues la adoro.

Anduvimos muy atinados, todos salimos emocionados con los regalos. Otra vez mi Tere se encargó de la cena y los plátanos fritos; estuvieron para chuparse los dedos. Ella no guisa pero como bien dice, dirige la orquesta. Petra, su mano derecha, cocina como una cubanita y cada año se discute con la cena.

Estuvimos Mina Muñiz, la esposa del Coque, también Hanny, con su mamá y esposo; Luhana, la mujer de Mauricio Herrera, quien por cierto, llegó toda carrereada. Venía de los ensayos del teatro. En estas fechas, los productores no paran funciones pues viene mucha gente del interior, y la taquilla se pone buena.

Así que entró al quite en Made in Mexico y se va a aventar a dar funciones para cerrar el año. Yo pensé que llegaría a contarnos de la presión que tiene en aprenderse toda la obra en un par de días, pero no, resulta que llegó más agobiada por contarnos que la noche anterior, por poco y su marido no la cuenta.

Después de pasar por varios hospitales, resulta que a Mauricio Herrera se le había subido la azúcar. Es diabético y estaba hablando de lado y sin movimiento. Los doctores sugerían hacerle un procedimiento bastante riesgoso. Por suerte ella no autorizó, por el riesgo de que se le hiciera un coágulo en el cerebro y vaya decisión que tomó de no hacerlo, pues le salvó la vida. Resulta que los diabéticos que toman Metformina, no deben estar mucho tiempo sin comer. El actor se las vio negras por no ingerir alimento y tomar el medicamento. Muy simpático y de buen humor, el comediante no paró de burlarse de cómo estaba, pero siempre agarrando de la mano a su mujer y agradecido por haberle salvado la vida.

También nos acompañron esa noche David Villalpando y su esposa Rosa, quienes volaron desde Los Ángeles. Me dio mucho gusto compartir con él, pues hacía tiempo que no lo veía. Después de La escuelita, migró al canal Estrella TV, que a muchos comediantes, el dueño del canal, el famoso Liberman, les ha dado trabajo. Allá andan La Chupitos, Sergio Catalán y Ana Bárbara, por mencionar algunos.

Villalpando se ha mantenido al aire junto a Platanito con tremendo éxito en su show nocturno. Estuvimos cotorreándolo porque sus bolsas de regalos comparadas con las nuestras, traían mucha producción. “Se me hace que es fayuca, pero la envoltura se ve muy nice”, le decíamos. Así como varias bromas que le hacían a Ortiz de Pinedo, dado que uno de sus hijos anda de novio con Consuelo Duval.

Estuvo Óscar Ortiz de Pinedo con su esposa, que son los más amorosos del mundo; me encanta compartir con ellos. A mi marido le tocó darle regalo a Óscar y a él le tocó darle regalo a Alejandro. Se regalaron perfumes.

Chabelo, quien estuvo estrenando peinado, pasó riendo toda la noche con las ocurrencias de Mauricio, Villalpando, Jorge y su hijo Óscar. De veras que es un agasajo poder compartir la mesa con profesionales de la risa, no hay manera de pasarla mal.

 

 

En la cocina me encontré con un ejemplar del Diario BASTA! del año pasado. Resulta que en este mismo espacio, les conté en las navidades pasadas cómo estuvo el convivio en casa de Ortiz de Pinedo. Petra, la señora que les cuento, cocina cubano delicioso y las chicas que ayudan en casa de los Ortiz de Pinedo, estaban muy contentas de haber salido en el periódico. Jorge también me lo comentó, pues nunca se pierden este espacio.

Jorge no para, al día siguiente de nuestra cena se fue a La Casa del Actor, donde albergan a varios viejitos y ni tan viejitos de la ANDA, a llevarles un poco de alegría a los mayores de la asociación. También sigue recolectando juguetes y víveres para los damnificados del temblor y, por si fuera poco, estos días estará dando función en el teatro del Pedregal, con su éxito Una familia de diez. No sé de dónde saca tantas pilas, siempre anda contento y es muy buen anfitrión.

Todavía sacó tiempo para recibirnos y regalarnos a cada invitado una caja de galletas muy especiales, hasta con el nombre de cada uno como detalle.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Ya nos dijo que para Reyes nos espera para partir la rosca. Y así seguimos celebrando este maravilloso 2017 y nos preparamos para recibir el nuevo año con puras celebraciones, con queridos amigos y grandes anfitriones, como Jorge Ortiz de Pinedo y su esposa Gaby. Nos leemos el viernes en El manual de la buena esposa.