Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Sábado 22 Septiembre del 2018
cielo claro 19°

Ahí viene la Bigorra

Lo que se vivió en la fiesta del Juguetón

Raquel Bigorra

Juntar 17 millones de juguetes se dice fácil, pero vaya que no lo es. El Juguetón es la campaña social más grande del mundo y yo tengo la suerte de estar muy cerca del creador y motor de esta labor enorme. Desde que llegué a Azteca, hace más de 7 años, tuve la fortuna de que mi primer productor fuera Jorge Garralda. De ahí nació una amistad y una admiración enorme por este hombre que siempre está dispuesto a trabajar por los demás.

Ni él ni su equipo descansan en Navidad ni Año Nuevo. Ahí están en Azteca clasificando y recolectando juguetes. Es una labor titánica. Después de 23 años, esta es una fiesta a la que nos hemos sumado todos. El Gobierno, empresas, ciudadanía en general y cada una de las instalaciones de Azteca en toda la República Mexicana se da a la tarea de recibir y salvaguardar los juguetes que el público trae con la seguridad de que serán entregados a millones de niños el 6 de enero.

Este año me tocó nuevamente conducir el banderazo de salida de los camiones. Ahora junto a Ernesto Laguardia. Ernesto estaba muy emocionado de poder formar parte del Juguetón y ahí me contó que nos quieren juntos para un nuevo proyecto, pero que también Carla Estrada lo quiere para hacer una participación especial de la serie que graba de la vida de Silvia Pinal. Ya le dije que todo se acomoda. Miren el caso de Omar Fierro, hace su programa de Qué hay de comer en el canal A+ de TV Azteca y al mismo tiempo graba en Mazatlán la nueva novela de Nicandro Díaz. Hace unos días me compartió unas fotos con el elenco y me dijo que estaba feliz de trabajar con tantos amigos de toda la vida.

Siguiendo con el Juguetón, al día siguiente del banderazo de salida me invitaron a conducir el concierto del Juguetón con grandes invitados. Mi comadre Carmen Muñoz, muy entusiasta, me contó que Magda Rodríguez sí se despidió de todo el equipo de Enamorándonos y que los nuevos productores también se reunieron con el equipo, antes de tomar la batuta, para presentarse y decirles a todos que están abiertos a escucharlos. Muy profesionales los productores de MasterChef, Hernán Albarenque y Alejandro Esquivel, llegaron para sumar. El programa sigue en el gusto de la audiencia y ahora nos dan la oportunidad al público de conocer un poco más a los amorosos, gracias a los nuevos testimonios que nos han compartido.

En el equipo de conductores estaba El Capi y muy simpático me dijo que ya tiene todo listo para su boda. ¡Enhorabuena! La guapísima de Liz Lombó y Juan Barragán de Al extremo, estuvieron también muy contentos y bailadores al ritmo de CD9. Estos chicos que son un verdadero fenómeno entre el público juvenil son lo máximo. Al término del programa en vivo les pedí que le regalaran otra rola ya fuera del aire, y bien lindos se quedaron en el escenario para deleitar sobre todo a las niñas y chavas que llegaron con toda clase de pancartas y playeras haciendo alusión al grupo. También cantó Nadia, Lemon Grass y hasta los Shulos de Enamorándonos, quienes subieron a La Bebeshita al escenario y vaya gritos de emoción que se escuchaban entre el público. Ahí estuvimos bailando banda también con Jorge Guerrero. El cantante y su banda cada año apoyan al Juguetón y participan en todos los conciertos de clausura.

Me tocó también compartir con Luis García, quien está muy emocionado con el Mundial de Rusia. Está cerrando temporada de Cambio de juego junto a Tania Rincón y Martinoli. Los cambios se deben a que toda la artillería pesada se va a Rusia, así que ya nos sorprenderán con nuevos contenidos. Por cierto, a la que me dio mucho gusto encontrarme en el evento del banderazo de salida y también en el súper fue a mi querida Tania Rincón. La conductora con la sonrisa más linda de la tele es imagen de Scotch Brite. Así que ahora que tengo tiempo de hacer el súper, recoger a mi hija en la escuela y hasta bañar a mis mascotas, la veo posando muy contenta anunciando en el súper las famosas esponjas. ¡Felicidades!

No puedo dejar de compartirles la emoción que nos da haber superado gracias a México la meta que nos puso nuestros jefe Benjamín Salinas. Logramos juntos más de 17 millones de sonrisas. Los niños en toda la República recibieron a los Reyes Magos gracias al Juguetón. Fue así como en la noche del banderazo y en el concierto de clausura, talento, ejecutivos de la empresa y público en general estuvimos celebrando este gran logro.

¡A gozar, que el mundo se va acabar! Que alegría poder constatar una vez más la generosidad de México y de la gente buena como Jorge Garralda, Óscar Hernández, su productor de tantos años y de cada uno de los miembros de ese equipo maravilloso de A quien corresponda. Ahora después de cumplir la misión espero que me inviten como cada año a la fiesta de la producción, donde mi querido Jorge nos invita a unos ricos tacos a todos. Vamos por más y a seguir superando la meta. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Rumbita y bohemia para sonreír en casa da

Raquel Bigorra

Benito Castro contando anécdotas es una maravilla. Ya van dos fiestas seguidas que lo disfrutamos en casa y es lo máximo. La primera fue la fiesta china donde se fue a las 6:30 a.m. y la más reciente fue el jueves santo que de santo no tuvo mucho. Me contó de Olga Guillot y sus amores, mientras interpretaba canciones de René Touzet. Así nos agarraron las 3 de la mañana, todos coreando La noche de anoche, al piano. René se la escribió a la cubana en una madrugada. Me dijo Benito que la conoció en una fiesta y al día siguiente ya le estaba cantando la canción que le había inspirado. Tiempo después se casaron, así que salió efectivo René.

Benito trajo de invitado al maestro y pianista Miguel Ángel Díaz y la bohemia se puso buena. Ya no me acordaba que había yo grabado con Gualberto Castro una canción en un disco que hizo con Lolita Ayala, Talina Fernández, Pedro Ferriz de Con y otros comunicadores. Estuvimos juntos en un Teletón cantando las canciones de ese disco especial. Cada que me acuerdo lo rodada que estoy hasta me da miedo. Estuvimos recordando cuando Miguel me enseñó el arreglo de “La noche y no llegas”, ¡qué barbaridad! Mira que la gozamos.

Antes de la bohemia, donde también cantó Debbie, la bella y talentosa hija de Benito, y mi paisano Lenny de la Rosa, quien por cierto venía de dar función en Mentiras, el musical, y pues echamos bailongo. A las 11 llegó el trío de música cubana y Arielito y yo aprovechamos para echar unos pasos. No darían ustedes crédito del ritmazo de Albertano. Se me hace tan raro verlo sin toda la producción del personaje de Albertano. También a José Luis, quien hace a Resurrección. Es increíble cómo cambian ya transformados. Los dos son ocurrentes y dicharacheros pero en personajes superan todo.

Llegó Wendy Braga con su mamá, quien la está visitando de Mérida, Armando Araiza y también mí querido compadre Bisogno y su esposa Cristina. Ellos no bailaron, pero cerraron la puerta, como digo yo. Fueron los últimos en irse y eso sí que me da gusto. A mi marido Alejandro le encanta que los veamos, pues Daniel siempre nos hace reír muchísimo con sus ocurrencias.

Veníamos muertos de dar función de A oscuras… pero no podíamos dejar de festejar. Fue así como nos reunimos en casa todo el elenco de la obra y brindamos al son de mojitos y música de mi tierra.

Moros y cristianos, plátanos fritos, carne de puerco al horno, casquitos de guayaba con queso crema, coco rallado y mermelada de guayaba roja. ¿Se les hizo agua la boca? Yo también le volvería a entrar a un platón cubano como el que disfrutamos en casa.

¡A gozar que el mudo se va a acabar! Celebra la vida que solo se vive una vez. Festeja como celebramos los compañeros del teatro y el cola’o de Lenny de la Rosa. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Piano de cola con los Castro

Raquel Bigorra

Mi querido Benito Castro, me invitó a cantar con Los Castro, y vaya divertida que nos dimos en Piano de cola, un programa que se transmite los domingos a las 11 de la noche en Telefórmula.

Llegó Benito, Jorge y Gualberto Castro. Ahí me contó Gualberto que está preparando un súper concierto para el último trimestre del año, donde planea grandes sorpresas. Algunos números de musicales de Broadway, por eso me pidió el teléfono de Jenny, la bailarina de Venga la alegría, para que sea ella la encargada de bailar ese cuadro del show.

Será en la sala Roberto Cantoral, donde se llevará a cabo el espectáculo. A Gualas lo conozco hace muchísimos años, de hecho hasta me invitó a cantar en un disco donde reunió a varios comunicadores. Cantar de nuevo juntos en el programa de Telefórmula, fue un verdadero regalo.

Ellos interpretaron un par de temas juntos y todos al piano, acompañados por Daniel Herrera, presentador, pianista y compositor, nos echamos un palomazo. Lágrimas negras quedó sabrosona. Daniel le puso al piano todo el sabor cubano y entre todos, hasta terminamos bailando.

Benito me mandó la pista de Llorar por dentro. En el disco Amigos, ellos invitaron a Margarita, La diosa de la cumbia, a cantar con ellos y Benito me pidió que me aprendiera la canción, para cantarla juntos en Piano de cola. Ya se imaginarán mis nervios. Los Castro son toda una institución y claro que imponen. Ellos se entienden de maravilla, hacen voces y armonías y son unos grandes cantantes. Por suerte, son unos divinos y me dieron chance de ensayarla en el piano un par de veces. Son muy generosos y pacientes. A mí me sudaban las manos y en uno de los ensayos hasta le cambié la letra a la canción que me sabía de memoria. A la hora de cantar en la grabación, la magia cobijó el momento y disfrutamos muchísimo de estar en una tarde compartiendo música y anécdotas. Qué maravilla que tengamos ese tipo de programas donde podamos disfrutar de gente tan talentosa como Los Castro. ¡A gozar que el mundo se va a acabar!

Que viva la bohemia y si tiene oportunidad, échele ojo a Piano de cola. Cada domingo a las 11 p.m. hay un invitado dispuesto a compartir con el público, todo el talento y pasión por la música. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Eíza González y el vestido del millón

Raquel Bigorra

@rbigorra

¿Te acuerdas de mí? Soy la hija de Glenda, me dijo Eiza González, hace algunos ayeres cuando me vio en Televisa San Ángel. Ella salía de un salón de clases del CEA y yo iba a mi programa en vivo en Ritmoson. Era una chavita pero a mí me sorprendió que se acordara, pues no la veía desde niña cuando yo trabajaba en la agencia de modelos de su mamá.

Tiempo después me la volví a encontrar en el aeropuerto. Eiza volaba a Los Ángeles, ya había hecho Lola, érase una vez, de la mano de Pedro Damián y en México ya era conocida. A mí me pareció un poco loco que caminando tan bien en Televisa, emprendiera camino a Estados Unidos. Pero hoy vemos el resultado de seguir esa corazonada y de contar siempre con el apoyo de su mamá.

Otra mujer exitosa que sabe pensar en grande. “Mi mamá me apoya”, me dijo en el aeropuerto, “y voy a perfeccionar mi inglés, prepararme mejor en actuación y a hacerla”.

¿Saben cuántas compañeras igual de talentosas y bellas he visto cruzar el charco? A muchísimas. Pero Eiza le puso más que belleza y preparación y logró su objetivo. La hizo en grande. Y aunque le falta mucho camino por recorrer, todavía no cumple ni los 30, ya es una triunfadora.

Verla presentar un premio en la entrega 90 de los Oscar y disfrutarla en la alfombra roja me dejó perpleja. Cabe señalar que su vestido amarillo le dio la vuelta al mundo.

Un vestido bastante sencillo de Ralph Lauren que se convirtió en el tema de conversación en redes el domingo pasado. Lució hermosa, con un cuerpo divino y un rostro de portada. Ni pestañas postizas llevaba. Se mostró segura y con un inglés perfecto presentó las categorías a Mejor edición y Mezcla de sonido, al lado de su compañero en Baby Driver.

Ya leí lo que posteó la actriz haciendo referencia a algunos compatriotas que le mandaron comentarios poco afortunados acerca de su atuendo. Me encantaría decirle a Eiza, bravo. Lo lograste. Eres fregona hasta para convertirte en trending topic, con un sencillo vestido amarillo.

Estoy segura que México no puede verla con otros ojos más que los de una triunfadora, que un día creyó que podía estar en las grandes ligas del cine y lo logró.

Creyó que podía hacer cine en Hollywood y lo está haciendo. ¿Han visto su trabajo? Actúa de maravilla y estoy segura que después de la presentación del domingo, le lloverán ofertas de papeles en Hollywood.

Bravo Eiza, por inspirar a millones, contra Trump y marea ahí estuvo alzando la estatuilla Guillermo del Toro, cantando Lafourcade y Gael, recibiendo el premio los autores Kristen y Robert López, con Recuérdame, de la película Coco. Salma Hayek estuvo presente en la ceremonia, Eugenio Derbez también. Y estoy segura que cada vez veremos más mexicanos.

Porque si algo sobra en este país es talento y ganas de triunfar. El éxito de Eiza nos recuerda que no hay sueño imposible. Animémonos como la hija de Glenda Reyna, a luchar por cada uno de los sueños locos que se nos meten en la cabeza.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Ojalá y la veamos también alzando la estatuilla. ¿Por qué no? Cuando me dijo que se iba a Los Ángeles a hacerla en grande yo la taché de ilusa. Y vean hoy hasta donde ha llegado. Enhorabuena Eiza González. Nos leemos el próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

Con todo y metidas de pata, estuvimos en el festejo de Doña Eva

Raquel Bigorra

“Mamá: ¿ya acabó la música?”, dijo Rafaella en cuanto el coro terminó de cantar en la Misa de Acción de Gracias de doña Eva Mange. Yo quería desaparecer de la sala de la casa de Laura Zapata. Se hizo un silencio, Rafaella habló, y todos soltaron la carcajada, Thalía incluida. ¡Qué pena!

Agarré a mi hija y me bajé las escaleras. Me escabullí.  Desaparecí de la vista de todos y nos fuimos a jugar con Michaela Bisogno y mi comadre Cris a un saloncito muy mono que Laurita tiene al lado  de la alberca, donde después fue el convivio. Por cierto, qué menú se aventó La Zapata. Todo estaba delicioso.

Yo me senté con Sylvia Pasquel y estuvimos entrándole a todo. Ensalada con frutos rojos, pasta corta, salmón, medallones de carne, y puso una mesa de dulces súper variada.

El acompañamiento musical estuvo a cargo del mariachi que le cantó Las mañanitas a doña Eva y varios grupos musicales, entre ellos un cuarteto que tocó divino. Esta parte ocurrió alrededor de la alberca, donde Laura dispuso unas 15 mesas arregladas muy monas. A este espacio Thalía nunca bajó pues después de la Misa la mayoría de los invitados estuvieron tomándose la foto del recuerdo con ella en la sala.  Ella, muy simpática,  estuvo tomándose la selfie con todos durante más de una hora. Muy agradable nos saludó cuando llegamos y estuvo chuleando mucho a las niñas. A la Michaela y a Rafaella.

Después supe que además del pastel de varios pisos que le regaló a la abuelita con los nombres de Tommy, su esposo, y el de sus hijos, también le mandó a hacer una pared de flores que decía Eva. Aquí les comparto la imagen. Hermosa.

Si Thalía estuvo muy simpática con todos, también Laura como buena anfitriona. Estuvo de mesa en mesa atendiendo a los invitados  y principalmente apapachando a la abuelita. A cada rato le daba un beso, un abrazo. Hasta le leyó unas palabras que  le escribió en el 99, cuando doña Eva se vino a vivir con ella.

Yo fui con mi hija y mi tía, que vino de Cuba a pasarse unos días en casa. Mi tía estaba encantada por los 100 años de doña Eva. Y quién no, si es una maravilla verla bien, sana, contenta. Durante la comida estuvo cantando canciones con los grupos musicales y estuvo muy apapachada, no solo por las nietas, también por varias amigas que llegaron al mega festejo.

De la farándula estuvo Lucía Méndez. Muy feliz me dijo que ya no quedan boletos para su concierto en El Lunario y que por eso abrió nueva fecha. Estuvo también mi compadre Bisogno, con el que me tomé un martini de pepino en la entrada. Cuando empezó la Misa soltamos los tragos, por respeto, y después nos dimos cuenta que los pusimos en un nicho donde Laurita tiene las fotos de su difunto padre, por cierto muy guapo. Nada, que en cuestión de protocolo, no dimos una.

A pesar de las metidas de pata, la pasamos de maravilla. Gracias a Laura Zapata por invitarnos a esa fantástica pachanga por los 100 años de la querida Eva Mange.

Si alguna vez hubo diferencias o si todavía las hay entre hermanas, allí fui testigo de que ambas estuvieron para agasajar a la abuelita en el mejor ambiente y con la cordialidad y el cariño por delante. Problemas tenemos en todas las familias, pero cuando se trata de festejar una vida como la de Eva, bien por Laurita y Thalía, que estuvieron juntas para brindarle a la abuela todo el amor posible.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Dios le siga regalando salud a doña Eva y nos permita a todos vivir tantos años como la abuelita más famosa de México. Pero así, con fortaleza, con alegría y con ganas de festejar. Con emoción  por cantar con las nietas, con el mariachi, con el trío. ¡Viva la vida! Felices 100 años, doña Eva. Bravo, Laurita, qué fiestononón le diste a tu abuelita. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

¡UP’S, SE ME SALIÓ!

La que está más que orgullosa y feliz con su hijo Carlos López Estrada, es mi querida Carla. La productora no para de aplaudir el trabajo del joven cineasta. Resulta que Robert Redford, fundador del famoso Festival de Cine de Sundance, y John Cooper, presentaron el estreno de su ópera prima.

El hijo de la exitosa productora rodó Blindspotting y recién presentó su película en el famoso festival. Tenemos un chat varios amigos y ahí Carla nos compartió el video de Robert Redford presentando a su retoño. Ahí también nos dijo: “Orgullosa y emocionada de ver a mi hijo en las ligas mayores, gracias a Dios”. Qué bonito se ha de sentir como mamá, ¿no creen? Se supone que no debería compartirles qué pasa en los chats de los amigos,  pero… ¡Up’s, se me salió!

Noche de compadres

Raquel Bigorra

Cada día disfruto más las funciones de A oscuras me da risa, sobre todo cuando van los amigos y nos damos la escapada a cenar. Este vienes llegaron de Villahermosa mis queridos compadres, don Miguel Cantón y Almita. Se llevaron al teatro a Yoshio y Marce, y también a unos amigos doctores. Ya salimos tarde, así que caímos al único restaurante abierto en la ciudad. Mi compadre Miguel es muy generoso y le gusta pedir hasta que salgamos casi sin poder respirar. Yo me olvidé de la dieta y le entré al pan con mantequilla que trajeron a la mesa con tremenda alegría. También brindé con un par de mezcalitos para tratar de bajar el lechoncito que me cené, más el jabugo y finos quesos que pedimos al centro. “Eres brava, comadre”, me decía Miguel. Pero yo soy de las que pienso que cae gorda una pidiendo lechuga, así que me destrampé.

Daniel es tremendo y no le bastó con todo lo que dice en la función, en vivo se descosió y entre él y mi comadre Cris, cabe señalar que ya tienen bien ensayadas las rutinas, nos tenían con dolor de estómago con sus historias. Entre que mi ahijada Michaela ya le pide la cartera a Bisogno para irse de compras con la madre y que si mi comadre se hace guaje para no regresar a trabajar después de la maternidad, pasamos la noche.

También le dimos una pasada a la política, que siempre sube el rating en cualquier mesa, y aprovechamos para brindar por la nueva aventura de mi comadre Almita.

Resulta que muy pronto en el corazón de Polanco abrirá Passerella by Alma. ¿De qué se trata? De una exclusiva boutique con atención personalizada, donde nosotras las mujeres encontraremos todo para triunfar. Ya sabe que nunca tenemos qué ponernos y compromisos y eventos a donde deslumbrar es lo que nos sobra.

Así que enhorabuena por mi comadre, quien se estrena en el mundo de la moda, consintiéndonos a nosotras las mujeres. Muy pronto será la inauguración del lugar, así que podré compartirles los modelos.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Sigamos celebrando la vida y nuestros afectos, que lo único que nos vamos a llevar son los bellos momentos compartidos. Qué rico la pasamos y qué ilusión que los compadres nos fueron a ver al teatro. Lo bueno es que les gustó la obra, bueno, eso espero. Dicen que se rieron mucho y les creo, porque si algo tiene mi comadre, es que no es queda bien. Es bien sincera. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Halloween en casa

Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Cómo cambian los tiempos. Antes de ser mamá me volvía loca en Halloween por hacer la fiesta en casa e invitar a los amigos. Ahora, apenas si me disfracé. Pero eso sí, La Rafaella un mes antes tenía listo su vestuario de Peppa Pig. ¿De dónde te voy a sacar el disfraz de la cerdita?, le dije.

Ando metida en el chat de las mamás de la escuela de mi niña y la Vocal preguntó que quién se apuntaba para organizar el Halloween. Por supuesto que pa’ pronto dije que yo, y se me sumaron otras 4 mamás para apoyar con la organización.

Ahí nos tienen comprando arreglos en Fantasías Miguel y dejando la quincena en Party City, una tienda de ensueño donde encuentras hasta el molcajete para decorar la fiesta. Una mamá rentó un inflable con una resbaladilla y mi querida ahijada Michaela Bisogno, se la pasó bomba dando brincos toda la tarde. Mi comadre Cris, llegó echando tiros vestida de Mujer Maravilla. Mi Bisogno llegó más tarde, sin disfraz, pues venía de una grabación.

Yo llegué 4 horas después, también por trabajo, así que me fui directo a la barra, me tomé un mojito doble y me disfracé de Caperucita Roja, y a compartir con los invitados. Ni hablar, cuando una es mamá que trabaja, hay que apechugar.

Muy flamante llegó mi Paty, la esposa de Ernesto Laguardia. Vino de Bella y la pobre no pudo sentarse en toda la fiesta, pues las compañeritas de mi niña querían tomarse la foto y platicar con ella. Le estuvieron preguntando por La Bestia, qué barbaridad.

Sus tres hijos, Santiago, Emiliano y Bárbara, también vinieron divinos. Era cumple de Barbarita y muy linda dijo que quería venir a festejar aquí en casa. Estuvimos esperando a que llegara Ernesto para cantarle Las mañanitas y vaya sorpresa que se llevó la niña con el regalo que le dieron sus papis. ¿A dónde querías que te lleváramos de cumple?, le preguntó Ernesto. A Japón, contestó Barbie. ¡Pues nos vamos todos a Japón!, le dijeron emocionados sus papis.

Barbie es un sol. Es una niña que da gusto verla de lo linda y cariñosa que es. A Rafaella le encanta estar con ella pues le tiene toda la paciencia. La cuida y juega con ella, así que la pasaron increíble.

Dimos palomitas, cupcakes, tacos, aguas de sabores, todo decorado tenebrosamente pero cuidando no espantar a los chamacos. Esto empezó a las 4 pm y eran las 11:30 de la noche y seguía el reguetón a todo lo que da.

Llegó el mago Ari Sandy y los invitados felices cuando al final del show sacó a un dálmata muy jocoso. Nada, que ya la cosa cambió en casa. Ahora la que triunfa con las fiestas es la pequeña Rafaella.

Ayer la mandé de princesa a la escuela y hoy vamos a pedir calaverita, además de ponerle un rico cafecito cubano a la ofrenda que le puse a mi mami y a nuestros muertitos.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Sigamos celebrando la vida, que solo se vive una vez. También honremos a nuestros ancestros. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Sylvia Pasquel realizada y feliz como actriz y como mujer

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Cuando Sylvia Pasquel estrenó, hace tres años y medio, No seré feliz pero tengo marido, no imaginó que el monólogo sería un exitazo en taquilla. Ha podido recorrer casi todos los teatros de la República Mexicana y en la Ciudad de México iba a presentarse 5 semanas y se quedó 5 meses, gracias al público.

Tuve el grandísimo honor de que me invitara junto con Itatí Cantoral a develar la placa de las 800 representaciones. Aproveché la noche del domingo para entrevistarla Cara a cara y compartirles en este espacio todo el amor y respeto que le tiene Sylvia a los escenarios.

Itatí Cantoral y yo develamos la placa

» Felicidades Sylvia, por este éxito.

Gracias, Raque. Iba yo por 5 semanas y me quedé 5 meses. Es una obra que me ha dejado mucho. Porque desde que Rubén Lara me la ofreció, le pedí que me dejara hacer un traje a la medida.

» Con razón se siente tu mano, pero además, cada que vengo a verte, la vas aderezando y actualizando con comentarios como lo del socavón.

Es que yo quería darle a la obra un tratamiento diferente a como estaba puesta. Yo la pensé como un standup comedy y al hacer la adaptación quería que al público, entre risa y risa, le fueran cayendo los veintes. Que fueran espejeándose, que encontraran en el texto la historia de parejas conocidas también. Que se identificaran. Todo ese trabajo lo hice con Claudia Ríos, mi directora. Pensé en que fuera muy burbujeante, chispeante, veloz; con muchas risas, carcajadas, para que en el momento en que él le dice que se va, la obra diera una vuelta de carro y entonces se volviera conmovedora, tierna, dramática.

» Tocar el tema del abandono es fuerte.

Claro que es fuerte. Pero se da también en el hombre, hay muchas mujeres que se van, que ponen el cuerno y los dejan con hijos. Se da más el caso de los hombres, pero mujeres también las hay.

» La historia que cuentas es un caso real. La historia de Vivi.

Así es. La autora del libro se llama Viviana Gómez Thorpe, y ella cuenta la historia de una mujer que pasa por un duelo. Yo quise hacerle un pequeño cambio al final, porque sentía que debía empoderar a la mujer y por eso me di el permiso de cambiar el cierre. Me enfoqué en dar un mensaje de una mujer que se realiza, sin importar la edad. Eres tú el que tiene que tomar acción para ser feliz, para cumplir tus sueños.

» ¿Cómo te ha cambiado hacer esta obra? ¿También aplicas estos consejos en tu vida?

Yo también debo tomar las acciones que me lleven siempre a ser una mujer realizada y feliz. He aprendido a poner límites y no solamente de pareja, con los amigos, la familia. He aprendido mucho.

» No sé si sea un ritual, pero siempre besas el escenario al terminar la función.

No lo había visto como un ritual, pero si quieres llamémosle así. La verdad, siempre que termino una función beso el escenario de donde esté trabajando. Porque al final del día estos 49 años de carrera se los debo a los aplausos de la gente, el trabajo que implica hacer una carrera. Lo beso porque Dios me da la oportunidad de hacer lo que más amo.

» Cuánto respeto por el público…

No importa si estoy cansada, trabajada. El público que va a ver una obra, que paga un boleto, está esperando a que lo diviertas, lo conmuevas y ese pequeño o gran recinto que me permite hacer lo que más amo, lo agradezco. Hago todo para que mi público se vaya contento cuando va a verme. Por eso doy gracias y beso el escenario.

» ¿Te ha tocado salir a dar función en medio de un duelo o un momento difícil?

Sí me ha tocado. Mi papá murió en la madrugada y yo estuve con él y mis hermanas y me tuve que ir al teatro. Mi papá estaba siendo velado y al final del día mis padres son actores y eso me enseñaron, que el show debe continuar. La pérdida de mi papito fue algo muy doloroso, pero esta es nuestra vida y debemos aceptarla y hacerle frente. Por eso me fui a dar función. He perdido amigos también, pero debo salir a dar todo.

» He sido testigo de cómo después de la función te espera la gente, además de tomarse la foto, para platicarte y compartirte su historia.

Me ha tocado que hay señoras que salen de ver la función y van corriendo a la taquilla a comprarle un boleto a una hija, a una hermana… Otras me dicen que se ven reflejadas, que el marido las ignoraba y al final las abandonaron. Otras me han contado que estaban desesperadas por casarse con 27 años, y con la obra se dan cuenta que el matrimonio no es la solución. Otras se dan cuenta que deben recuperar los pedazos y armar un rompecabezas, su vida. Hay matrimonios que me han dicho que corrigiendo o modificando acciones pueden recuperar la intimidad en la pareja.

» Qué gran responsabilidad subirse al escenario.

Muchísima. Te das cuenta que con nuestro trabajo podemos tocar fibras muy sensibles de la gente. Por eso hay que cuidar mucho lo que uno dice y hace, porque es una gran responsabilidad.

Y así nos despedimos, después de escuchar los aplausos de pie que le brindó el público del Teatro 11 de Julio y las emotivas palabras que le dijo Itatí Cantoral, la actriz que dará vida a Silvia Pinal estuvo felicitando a la Pasquel por hacerla llorar y reír con su actuación de Vivi.

No cabe duda que hay mucho que aprenderle a Sylvia, no solo su histrionismo sobre el escenario, también su humildad, entrega y respeto al público. No deje de ir a verla donde la mire anunciada. Mientras, nos leemos mañana en Ahí viene La Bigorra.

 

En el chismecito navideño

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Desde que empezó él Guadalupe- Reyes no he parado. Festejo tras festejo y ya se vienen las posadas. Anoche me fui a la de Tv Azteca y me encontré al guapísimo Mauricio Islas, parece que en enero lo quieren para proyecto de serie. Pronto se viene la posada de BASTA! ¿A dónde vamos a parar?

El cumple de Adal Ramones fue el domingo 3 de diciembre y coincidió también con mi 6to aniversario de casada. Karlita, su esposa, nos reunió en un restaurante de carnes en Polanco, el cual le encanta a Adal, y allí estuvimos hasta las 2 de la mañana entrándole a los mezcales. Bueno, también a la carne, que la sirven gloriosa.

Llegaron mis compadres Bisogno y Cris, la hermana de Karlita, y Pamela con su esposo, amigos de Karla y Ramones.

Mi Adal Ramones festejó su cumpleaños y estuvimos a su lado

Resulta que a Adal no le gusta festejar su cumple. Así que cuando llegó la hora de cantarle las mañanitas hizo unas caras tremendas, que nos tenía a todos botados de la risa. Y pa’ que se le quite, al día siguiente su mujer le preparó de sorpresa tremenda producción de globos y pancartas.

Adal anda a mil con los ensayos de su obra. Estrenan en diciembre, pero dice que no quiere que vayamos hasta enero a verlo porque se pone muy nervioso. Si andan con ganas de teatro no dejen de ir a reírse con Dos más dos, estarán en el Teatro Negrete. Adal subirá a escena con Mauricio Islas, Mónica Dionne y Consuelo Duval. Les produce Sergio Gabriel.

Después del festejo de Adal, al día siguiente, nos fuimos al cumple de los gemelos de Elizabeth Álvarez y Jorge Salinas. León y Máxima son unos muñecos bellos y además, amorosos. Entrando Rafaella, León le dio su apapacho. Partimos el pastel, le pegamos a la piñata y compartimos muy buena tarde con los anfitriones. Por cierto, qué guapa está Elizabeth, siempre se ha distinguido por ser bella y tener unos ojazos, pero como que la maternidad la embelleció aún más. Está muy delgada e iba muy mona de vestido y botas. También llegaron a la doble celebración Sergio Mayer y su esposa con las niñas. Alexis Ayala con su peque que es una muñeca, Vero Ibarra y familia. Llegó Silvia Navarro con su bellísimo hijo, Arath de la Torre y familia, quienes llegaron muy puntuales, y varios invitados más como Julio Camejo, quien llegó con su mami, hermana y sus dos retoños. Muy agradable me estuvo contando de su reciente viaje a Cuba. ¡Qué rico la pasó!

La fiesta de los gemelos nos fascinó

Para cerrar el fin de semana nos fuimos con los Bisogno a celebrar nuestro aniversario. Ya les he contado en este mismo espacio que nos sentimos parte de esa familia porque son los más amorosos y detallistas. Muy temprano nos fuimos a chacharear a un bazar en el colegio alemán y después de que Michaela y Rafaella la pasaron de lo lindo brincando en los inflables y nosotros nos devoramos unas deliciosas salchichas alemanas, nos seguimos al mesón taurino.

Al Concho, papá de Daniel, me encanta verlo porque solo salen de su boca palabras bellas. Es lo máximo. Porras para todos. Y además no se pierde ninguna edición de BASTA!, así que seguro me está leyendo. Concho: ¡te adoro!

La mamá de Bisogno es de las mías, es de las que le entra a todo y con gusto. Siempre cariñosa con la Rafaella, Alejandrito y con todos. De veras que yo no sé a quién salió Daniel, tan canijo, si sus papis son un pan de Dios.

También iba mi comadre Cristina, su mamá Karina, mi compadre y su hermana Ivette con su hijito Iñigo. Allí fue el problema. Mi marido se puso medio loco y que lo cacho diciéndole de cosas al niño de 3 años. “Te estoy viendo cabrón”, le dijo. No se oyó porque se lo dijo con mímica, pero clarito le leí los labios. Mientras la abuela le decía: “Abraza a tu prima”, refiriéndose a Rafaella.

Todos los pequeñines
disfrutaron a lo grande

Tuve que agarrar a mi marido y llevármelo a la casa. Es verdad que los primitos ya se estaban acercando de más y dándose besitos bajo la mirada de la más bella, la pequeña Michaela, pero como quiera, no dejan de ser niños.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Seguimos de festejo en festejo esperando a que estos niños no crezcan, pues el padre celoso se la va a pasar haciendo corajes. Nos leemos el próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

Arleth Terán tiró la casa por la ventana

Raquel Bigorra

Qué buena fiesta se aventó Arleth Terán, para festejar el primer añito de León Alexander. El niño es un muñeco y bien portado, que no daría usted crédito. En un roof garden con juegos, mesitas muy bien puestas y un equipo de animadores, nos citó la actriz. Ahí llegamos la bola de amigos con los chamacos.

Rafaella se la pasó bomba jugando con Isabella, la hija de Martha Julia. Isa es un año mayor a mi niña, pero también está en la etapa de quererse vestir de princesa. “Vengo de Blancanieves” , me dijo. Rafaella se apuró en aclarar que ella andaba de Elsa. Ahí anduvieron en los juegos mientras los hijos de Arath de la Torre, hacían de las suyas. Todo orgulloso me contó Arath, que su hija Gala ya va a la secundaria, mientras jugaban sus hijos con Enrique, el pequeño de su hermano Ulises. Por cierto, qué cuerpazo el de Angelique Montalvo. De veras que ahora las mamás no son como las de antes. Enseguida recuperan el cuerpo y andan en tacones como si nada. Muy guapa que lucía la venezolana y Ulises todo feliz de la esposa guapa y familia bella que tiene. Hablando de familia, ahí estuvimos Elizabeth Álvarez, Arleth Terán y yo, comentando lo difícil que es formar y mantener una familia. No es imposible, pero vaya que es difícil. Por eso dice Elizabeth, que a la hora de tomarse la foto, le dice a Jorge Salinas, su marido, que se ponga y sonría que es un orgullo. Sus gemelos estuvieron subiéndose a los juegos y hasta Rafaella y Máxima, se echaron su duelo de miradas. Resulta que la niña confundió a Alejandrito, el hermano de Rafaella, con uno de sus hermanos grandes que viven en Perú. Así que parece que Rafaella celosa, le fue a reclamar con la pura vista. Me dijo Jorge, que ahora se van todos de vacaciones a la playa. Me encanta Elizabeth, cómo une a Jorge también con sus hijos que no viven en México, formando una verdadera familia. Karla Pineda, llegó con su hijito Emmanuel y muy linda estuvo compartiendo con todos. Es padrísimo mirar atrás y recordar en los tiempos en que Arath, Arleth, Elizabeth, estaban trabajando durísimo para hoy verlos convertidos, no solo en los actores y profesionales que son, sino también en padres y madres de familia. Eso es lo que más me emociona.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Gracias a la Terán por invitarnos a un festejo tan especial y ser la misma de siempre. Transparente, compartida y neta. Felicidades al guapísimo de León Alexander, por este 1er añito. Dios te bendiga guapo. Nos leemos el próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

MYST en español te robará el corazón

Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Este fin de semana nos dimos una escapada a Quinta Roo con parte de la Familia Azteca. Tuve el grandísimo honor de conducir los eventos organizados por Grupo Salinas para convivir e integrarnos más como la familia que somos. Ricardo Salinas y María Laura Medina de Salinas nos invitaron, y sobra decir que pasamos unos días maravillosos.

|| La Familia Azteca disfrutó de una gran celebración

Me reencontré en una de las sesiones de trabajo con Alberto Ciurana, quien después de un efusivo abrazo, la selfie y una plática de bienvenida, me dejó claro que vamos por todo. Enhorabuena por el nuevo director de TV Azteca. Estamos contentos y emocionados con su llegada, pues queremos como familia, trabajar en equipo, tener éxito, y estamos en la misma línea. Así que nuestro destino bajo su directriz será triunfar.

Los anfitriones nos invitaron a disfrutar de una función privada de Joyá, del Cirque du Soleil, degustamos las mejores cocinas en los diferentes restaurantes del maravilloso hotel donde nos hospedaron y el trato fue de primerísimo nivel. Tenemos un patrón cercano y sensible que nos hace sentir queridos y cuidados.

Pero sin duda alguna el evento se lo llevó MYST en español. Si en inglés ha sido todo un éxito y miles y miles de personas lo han visto, estoy segura que este show va a romper récord de taquilla. La banda en vivo es un espectáculo porque los músicos, una vez que arrancan, no paran hasta el intermedio. Después de un brevísimo receso retoman el show con más enjundia y no se detienen, ni músicos, bailarines ni cantantes, hasta el aplauso final, que fue interminable.

|| Gracias a Grupo Salinas por la confianza depositada para conducir este gran evento

Nada de que el cantante sale a platicar o preguntarnos cómo la estamos pasando. Es un éxito tras otro, interpretado por las mejores voces de este país, que sin duda salieron de La Academia. Entonces es muy agradable ver rostros sobrados de talento que uno conoce gracias a la magia de la tele. Ericka Alcocer, Menny Carrasco, Oskar Jiménez, Erick Sandoval, Sofía Garza, Ceci de la Cueva, Alex Garza, y el guapo y talentoso de Patricio Borghetti nos hicieron vibrar. Yo me paré a bailar, le dediqué canciones a mi marido, me proyecté con La maldita primavera y me derretí con La incondicional. Te suben, te bajan, te llevan a tus recuerdos, te traen historias a la mente que creías olvidadas, te recuerdan etapas de tu vida y te hacen sentir genial, vivo.

María Laura Salinas eligió el Salinas Day para estrenar esta producción en español, que aquí en corto, les comparto está vendida en casi toda la República Mexicana. Así que podremos disfrutar del show en Antara Polanco en la Ciudad de México, pero estén pendientes cuando la vean anunciada en su ciudad, para que no dejen de gozar con MYST en español. El vestuario, coreografías, arreglos y ensamble vocal es increíble. En México tenemos el mejor talento y la mejor producción, de eso no hay duda. Así que vaya desde aquí una felicitación a María Laura como productora de este magnífico espectáculo, y también a sus socios.

Fue muy bonito compartir tras bambalinas con parte del elenco, ver cómo hicieron un círculo humano antes de salir a cantar para llamar la buena vibra y la unidad. Algunos ensayaban en solitario, otros vocalizaban al piano, ciertos cantantes repasan las coreografías con los bailarines. Esa emoción y nervios bonitos que le entran al artista antes de salir a escena son maravillosos. Tuve la suerte como conductora del evento, junto a Omar Fierro, de poder disfrutar de cada uno de esos momentos.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Dios me le dé mucha salud a don Ricardo Salinas y familia. No puedo estar más que agradecida por creer en mí y darme tantas oportunidades.

No quiero despedirme de este espacio sin pedirles que no dejen de vernos este domingo en Azteca 13. Sí, Cocineros mexicanos de lunes a viernes, pero ahora también los domingos de 12 a 2 pm. Estrenan además, de 2 a 4 pm, mis queridos Tania Rincón, Luis García y Martinoli, Cambio de juego, una revista deportiva con buena dosis de humor. Ellos también estuvieron con sus parejas en el Salinas Day y tengo que reconocer que tanto dentro como fuera de la pantalla te saben sacar una carcajada con su peculiar humor. ¡Estamos de estreno! Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Movidito fin entre marcha, cumple y cena

Raquel Bigorra

Cómo habrá estado de movido mi fin de semana, que mi marido me lo advirtió: “un compromiso más y conmigo no cuentas”, me sentenció. Empecé temprano en maquillaje y peinado con el equipo de Cristina Cuellar, para lucir radiante en la marcha del sábado en Reforma. Hace algunos años estuve en el Zócalo cantando y hondeando la bandera del orgullo gay y no me importa. Este sábado me trepé al camión de los artistas y compartí con Emir Pavón, Luz Elena González, Ramiro Fumazzoni, Andrea Escalona y Raúl Coronado, quien iba con esposa e hijo y una muy buena banda de amigos.

Ramiro se subió unas quecas al camión y ahí anduvimos echando relajo, hasta que me tuve que ir corriendo, pues me esperaban en una cancha en Lindavista, para grabar un video padrísimo con mis amigos de Zumba. Para apoyar a la Selección Mexicana. Estuve bajo el sol dos horas repite y repite la coreografía. Los muchachos nos dieron una gran alegría, así que con más frenesí me puse la playera de la Selección. Me alcanzó mi marido y Rafaella, quien por cierto se coló en el video, que ya compartimos en redes.

Terminando pasamos a Caldos Ánimo, a echar un caldito de mi querido Chef Toño, de Cocineros Mexicanos, quien anda en Rusia triunfando con los de Azteca 7, el canal del Mundial.

Teníamos cena en casa de Luz Elena González y su esposo Bernardo. Yo cuando vi que eran las 7 y ella seguía en la marcha del orgullo gay, pensé que se había cancelado la cena. Nada de eso. Nos llamó para reconfirmar, así que después de dormir una pequeña siesta nocturna, llegamos a las 10 de la noche al convivio.

La pareja de amigos se acaba de mudar y fue una verdadera noche maravillosa la que pasamos con ellos. Nos esperaban para compartir con otra pareja de amigos, bueno, de muchos amigos y un menú para chuparse los dedos. Realmente grandes anfitriones. Salimos 2:30 de la mañana y no nos queríamos ir. Solo que al día siguiente teníamos cumple de nuestra ahijada Cosette, en Granja las Américas y nos matan los compadres Carmen Muñoz y Juan Ángel Esparza, si no llegábamos.

A regañadientes desperté a mi marido a las 9 de la mañana el domingo. “Y ni te quejes que la última vez fue en Lagos de Moreno, a 4 horas de aquí, así que vamos”, le dije.

Mis compadres echaron la casa por la ventana y estuvimos muy felices compartiendo la amistad de tantos años. Entre animalitos, piñata, bailes y rosas, Cosette y mi Rafaella crecen juntas rodeadas de amor. Salimos con una bolsa de dulces tan llena que parecía que habíamos ido al Sam’s. Pero así son mis compadres, generosos. Por eso las dos piñatas que partieron no se podían ni cargar.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Vaya fin de semana que tuvimos. No paramos. Ya estamos de vacaciones, así que prepárense a gozarla. Ya les iré contando en este espacio cómo iremos de pachanga en pachanga. Mientras nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Mi llamado en Educando a Nina

Raquel Bigorra

Me invitaron a hacer una participación especial en la nueva historia de TV Azteca, Educando a Nina, y vaya emoción que me dio encontrarme con viejos amigos. No crean que fui a interpretar a algún personaje, me fui de Raquel Bigorra.

Conduje una pasarela y me la pasé increíble en el set. Esa emoción que se siente de ver a tantas personas para hacer una escena es alucinarte. Había muchos extras perfectamente bien peinados y vestidos, actores, iluminadores, cámaras, campers, cables, gente, mucha gente.

El llamado fue a las 3 de la tarde y como tenía la alfombra roja de La señora presidenta, ese mismo día quedé con la producción que a las 7 P.M. debía estar fuera, para poder entrar. Solo haría yo 2 escenas, así que se veía fácil y rápido.

No contaba con que el lugar del llamado era en el corazón de la Doctores y para iluminar aquel lugar, tardaron horas, pues no había nada en el sitio y el equipo de ambientación tuvo que crear todo. ¡Vaya trabajal!

Monika Skorlich, la productora, quien también hizo La fiscal de Hierro y Las Malcriadas en TV Azteca, vino a mi camper y muy apenada me dijo: “Vamos retrasadísimos”, yo empecé a sudar pues después de haber estado en el camper esperando por 4 horas ya me tenía que ir al teatro Aldama. “Ve a tu evento de La Señora Presidenta y te esperamos de vuelta”, me dijo. Al escucharla, sudé aún más, pues era 14 de febrero y ya le había dicho a mi marido que nuestro festejo era después del teatro. “Yo le explico a tu marido”, me aseguró con cara de “esta me va a mandar a volar”, pero mire usted, hablando la gente se entiende, y estoy muy consciente que lo que gasta una producción para una escena de una novela es mucho, mucho dinero. Por mi, no se iba a parar al equipo. Así que me fui al teatro y terminando la función los llamé. “Todavía va para largo”, me dijeron. Vete a cenar y te avisamos. Nos fuimos mi marido, mi tía quien nos está visitando de Cuba y una amiga a Polanco, a un restaurante muy rififí que nos encanta. No me pude tomar la copita para el brindis del día de los enamorados, pues tenía que regresar al llamado. Pero eso sí, cenamos como reyes y cuando me avisaron que ya estaban listos, corrimos a la locación.

Ya vestida y lista para grabar la escena, me saludan muy cariñosos Alex Ibarra, Cynthia Rodríguez y Alex Sirvent. A este último le habíamos chocado su flamante carro en la tarde, pero hasta ese momento ni él ni yo, lo sabíamos.

Saliendo del ensayo de A oscuras me da risa, le dimos un llegue a su carro. Él lo había dejado estacionado en el Centro Cultural Telmex, donde yo ensayo a diario. Después del golpe, estuvimos mucho tiempo esperando a ver quién era el dueño del auto azul que averiamos, pero no apareció nadie. Vino el seguro y nada. Nos fuimos sin saber.

Al día siguiente me contactó alguien de la producción para darme su teléfono y decirme que Alex Sirvent era el dueño del auto. Vieran el gusto que le dio verme en la locación. “Gracias, gracias”, me decían los actores. Sin saber que yo era la causante de que su carro estuviera sin defensa. Ya mi marido le marcó y asunto arreglado.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Extrañaba hacer novela aunque sea de mi misma. En Televisa a cada rato me pedían Emilio Larrosa, Juan Osorio y también Rosy Ocampo, que les hiciera alguna conducción dentro de sus historias, pero en Azteca no había tenido la oportunidad. Es padrísimo. Hasta nerviosa me puse y por suerte salió a la primera. El director es un brasileño muy simpático y a pesar de las horas y horas que toma grabar un capítulo y más fuera del foro, allí todos estaban disfrutando la jornada.

Cynthia me confesó que como es comedia, se ríe todo el día, aunque es pesado, pues ella interpreta a dos personajes. Les deseo todo el éxito a esta historia. Según supe, salgo en el capítulo 18, así que no pierdan detalle.

Se estrena el 12 de marzo a las 8:30 P.M. por Azteca Uno. Gracias otra vez a todo el elenco y al equipo de producción por regalarme la oportunidad de vivir esta experiencia única y también a la productora Monika, quien al día siguiente me mandó a la casa un hermoso arreglo de flores. ¡Detallazo! Nos leemos próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

 

Cenando en casa de los Ortiz de Pinedo

Raquel Bigorra

Ahora sí le atiné en el intercambio de regalos en casa de Jorge Ortiz de Pinedo y su esposa, Gaby. El año pasado me tocó Mauricio Herrera y le di un perfume de mujer. Esta Navidad me tocó mi consentida, Tere, la esposa de Chabelo, y estuve dando de brincos de emoción, pues la adoro.

Anduvimos muy atinados, todos salimos emocionados con los regalos. Otra vez mi Tere se encargó de la cena y los plátanos fritos; estuvieron para chuparse los dedos. Ella no guisa pero como bien dice, dirige la orquesta. Petra, su mano derecha, cocina como una cubanita y cada año se discute con la cena.

Estuvimos Mina Muñiz, la esposa del Coque, también Hanny, con su mamá y esposo; Luhana, la mujer de Mauricio Herrera, quien por cierto, llegó toda carrereada. Venía de los ensayos del teatro. En estas fechas, los productores no paran funciones pues viene mucha gente del interior, y la taquilla se pone buena.

Así que entró al quite en Made in Mexico y se va a aventar a dar funciones para cerrar el año. Yo pensé que llegaría a contarnos de la presión que tiene en aprenderse toda la obra en un par de días, pero no, resulta que llegó más agobiada por contarnos que la noche anterior, por poco y su marido no la cuenta.

Después de pasar por varios hospitales, resulta que a Mauricio Herrera se le había subido la azúcar. Es diabético y estaba hablando de lado y sin movimiento. Los doctores sugerían hacerle un procedimiento bastante riesgoso. Por suerte ella no autorizó, por el riesgo de que se le hiciera un coágulo en el cerebro y vaya decisión que tomó de no hacerlo, pues le salvó la vida. Resulta que los diabéticos que toman Metformina, no deben estar mucho tiempo sin comer. El actor se las vio negras por no ingerir alimento y tomar el medicamento. Muy simpático y de buen humor, el comediante no paró de burlarse de cómo estaba, pero siempre agarrando de la mano a su mujer y agradecido por haberle salvado la vida.

También nos acompañron esa noche David Villalpando y su esposa Rosa, quienes volaron desde Los Ángeles. Me dio mucho gusto compartir con él, pues hacía tiempo que no lo veía. Después de La escuelita, migró al canal Estrella TV, que a muchos comediantes, el dueño del canal, el famoso Liberman, les ha dado trabajo. Allá andan La Chupitos, Sergio Catalán y Ana Bárbara, por mencionar algunos.

Villalpando se ha mantenido al aire junto a Platanito con tremendo éxito en su show nocturno. Estuvimos cotorreándolo porque sus bolsas de regalos comparadas con las nuestras, traían mucha producción. “Se me hace que es fayuca, pero la envoltura se ve muy nice”, le decíamos. Así como varias bromas que le hacían a Ortiz de Pinedo, dado que uno de sus hijos anda de novio con Consuelo Duval.

Estuvo Óscar Ortiz de Pinedo con su esposa, que son los más amorosos del mundo; me encanta compartir con ellos. A mi marido le tocó darle regalo a Óscar y a él le tocó darle regalo a Alejandro. Se regalaron perfumes.

Chabelo, quien estuvo estrenando peinado, pasó riendo toda la noche con las ocurrencias de Mauricio, Villalpando, Jorge y su hijo Óscar. De veras que es un agasajo poder compartir la mesa con profesionales de la risa, no hay manera de pasarla mal.

 

 

En la cocina me encontré con un ejemplar del Diario BASTA! del año pasado. Resulta que en este mismo espacio, les conté en las navidades pasadas cómo estuvo el convivio en casa de Ortiz de Pinedo. Petra, la señora que les cuento, cocina cubano delicioso y las chicas que ayudan en casa de los Ortiz de Pinedo, estaban muy contentas de haber salido en el periódico. Jorge también me lo comentó, pues nunca se pierden este espacio.

Jorge no para, al día siguiente de nuestra cena se fue a La Casa del Actor, donde albergan a varios viejitos y ni tan viejitos de la ANDA, a llevarles un poco de alegría a los mayores de la asociación. También sigue recolectando juguetes y víveres para los damnificados del temblor y, por si fuera poco, estos días estará dando función en el teatro del Pedregal, con su éxito Una familia de diez. No sé de dónde saca tantas pilas, siempre anda contento y es muy buen anfitrión.

Todavía sacó tiempo para recibirnos y regalarnos a cada invitado una caja de galletas muy especiales, hasta con el nombre de cada uno como detalle.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Ya nos dijo que para Reyes nos espera para partir la rosca. Y así seguimos celebrando este maravilloso 2017 y nos preparamos para recibir el nuevo año con puras celebraciones, con queridos amigos y grandes anfitriones, como Jorge Ortiz de Pinedo y su esposa Gaby. Nos leemos el viernes en El manual de la buena esposa.

Más mexicana que nunca

Raquel Bigorra

Cubana de nacimiento, mexicana por elección. Así las cosas en la vida de esta mujer que les escribe. Cómo no haber dado El Grito el 15 en familia. Traje mariachis, canté más de una ranchera. Me tomé mis tequilas y, lo más importante, pasé la noche rodeada de amigos, al grito de ¡Viva México!

Después del sismo que vivimos el pasado 19 de septiembre, pienso seguir celebrando aún más el ser mexicana. Ver cómo este país se ha unido y nos hemos abrazado para ayudar a los que perdieron un techo, a un ser querido, me hace ponerme de rodillas para darle gracias a la Virgen por estar hoy aquí.

Este miércoles les voy a contar cómo estuvo El Grito en casa. Llegó mi queridísimo Chabelo con su amada esposa Tere, quien siempre trae las manos llenas. No pueden faltar dos o tres botellas de Asti y un postre. Ahora nos trajo torta de uvas que estaba para chuparse los dedos. Mi Tere es la primera que manda Whatsapp cada vez que tiembla: Hija, ¿están bien?

Ya me contó que ella se aferra al tocador de la recámara, mientras don Xavier trata de calmarla, diciéndole que todo va a estar bien.

 Rebecca Jones llegó con Ana Celia Urquidi después del llamado de Las malcriadas. Tengo que felicitar a ambas, a Ana Celia por la maravillosa producción de la serie que apenas esta semana regresó a las 9:30 en Azteca 13. Estrenaron el lunes de la semana pasada con tremendo éxito y después del temblor, tuvieron que dejar de transmitirla para darle paso a la cobertura especial de Azteca Noticias.

El casting es maravilloso, la producción realizada casi en un 100% en exteriores, el libreto, dirección, actuación, todo me parece de una gran factura. Rebecca está maravillosa interpretando a la directora de Dulce Hogar. Después de ver la historia ya no me dan ganas de invitarla otra vez a la casa. De veras que esa Catalina Basurto tiene mala entraña. Gracias a Dios que la Jones es un encanto

También nos acompañó Shanik Aspe y su esposo Mau. Mi Shanik fue de las primeras en llegar y vaya que se lució cantando con los mariachis. Tengo que comentarles que tanto ella como su esposo han estado trabajando durísimo en los centros de acopio. Mauricio hasta fue a donar sangre y mi amiga lo mismo la veías en la Cruz Roja que en el súper comprando víveres para donar.

Jas Devael no falla en nuestros convivios. Se vino guapísimo de negro con todo y moño. Cantó divino y, como siempre, me hace sentir muy bonito cada que me dedica una canción.

Armando Araiza, un rey. No se anima a cantar pero lo disfrutamos mucho en la plática. Las dos últimas veces que ha venido lo acompaña su amiga Cristina y ya nos hemos vuelto fans de la pareja.

Mi compadre Bisogno ahora sí agarró el micrófono y mientras la comadre Cris, nada más lo grababa en el celular, Daniel se aventó sus buenas rolas cuando vio que poco a poco todos nos animamos a cantar con Chabelo. Cabe apuntar que antes aflojamos garganta con unos mezcalitos.

Mi madrina Mina, la esposa del Coque Muñiz, llegó con Marisol, su hija. La Rafaella fue la más feliz pues le trajo de regalo una cobijita que ella misma tejió con sus manos. Me contó Teresita, quién es su vecina en San Antonio, que allá anduvo la chamaca buscando hilo del fino, para tejerle en gris y rosa, la cobija a mi chiquitica.

Aquí anduvo en medio de la fiesta caminando como fantasmita la niña, con la colcha en la cabeza. Cómo no amar a los Muñiz con estos detalles.

Pero la que sin duda se llevó la noche fue Laura Zapata. El porte, la voz y la interpretación de Laurita nos tenía a todos con la boca abierta. Sabemos que ha grabado y es cantante, pero cuando la tienes enfrente interpretando La Llorona, hay que ponerse de pie y aplaudirle. Con decirles que después de disfrutar a Laura, nos achicamos, y no nos atrevíamos a echar gorgorito. Hasta que ella misma nos invitó a todos a cantar La diferencia. Fue así como hoy guardamos un maravilloso recuerdo de esa noche. Mi Bisogno, Chabelo, Jas Devael, Shanik, Laura Zapata y esta que les escribe, compartimos el micrófono y al son del mariachi, nos unimos por este amor a México que no solo aflora el 15, sino, todos los días. Aún más en momentos como estos que vive el país.

Tengo que reconocer que todos le han entrado a la ayuda. Laura se fue en un camión a Morelos a llevar agua, alimentos y ropa a familias damnificadas. Me siento muy orgullosa de mis amigos. Puedo con orgullo decir que todos aman a este país que hoy siento más mío que nunca.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Aprendamos a vivir el aquí y el ahora. Sigamos siendo solidarios y compartidos en las buenas, como el 15 de septiembre que todo es fiesta y alegría, y en las malas, como después del temblor del 19 de septiembre. México está de pie y sin duda vamos a reconstruirlo. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Terapia en el foro de Cocineros

FOTO: Tomada de Instagram
Raquel Bigorra

Cuando Coty Caglio­lio , Directora Gene­ral de Cocineros, me mandó un mail para preguntarme cómo me sentía tras el sismo, en un principio no entendí nada. Cuando tuvimos enfrente de todo el equi­po de producción a una psi­cóloga especialista en even­tos postraumáticos, como un terremoto, entendí todo.

“Ante un huracán, uno es­tá preparado”, dijo la espe­cialista. “Un sismo no puede prevenirse, por ende, las con­secuencias que trae son va­rias”, apuntó. “Ocasiona un trauma”. Allí, como si estu­viéramos en un ejercicio ti­po Alcohólicos Anónimos, cada quien se empezó a des­ahogar. Fue fácil, pues ha­bíamos vivido un terremo­to de 7.1 grados que nos sacu­dió a todos, al punto de tener que abandonar el foro en ple­na transmisión en vivo.

Para la psicóloga era im­portante que le contára­mos cómo lo habíamos vivi­do y qué pasó por nuestras mentes los días siguientes.

Yo le conté que sufría de insomnio; un compañe­ro dijo que dormía vesti­do con todo y zapatos pa­ra que no lo agarrara sin ro­pa. Otro dijo que ya no iba  al baño de la oficina, don­de le agarró el temblor; aho­ra prefería darse toda la vuel­ta pero no ir a ese baño, pues le traía muy malos recuerdos.

Una chica de edición se echó a llorar y contó cómo perdió su casa y ahora vivía toda su fa­milia con los abuelos. “Yo es­toy mejor, mi hermana es la que no ha podido regresar ni al tra­bajo, vive en un estado nervio­so total”, dijo entre sollozos.

“¿Alguien más quiere com­partir su experiencia?”, dijo con voz compasiva la doctora. “Yo me siento alterada, es más, me peleo por todo con todos”, di­jo una joven chica del equipo.

Otro contó que se había ido de viaje con su pareja y que no sabía si subir a las redes socia­les una foto sonriendo, a sabien­das que había gente bajo los es­combros. Yo le dije que lo mis­mo me pasaba con el programa: tras la tragedia no sabía si lle­varle alegría a la gente o mante­nernos en un tono más solemne.

“Es normal que sientan mie­do, frustración, insomnio, es­trés; vivieron un evento traumático. Mientras más rápido se reintegren a sus actividades co­tidianas, más pronto estarán mejor”, nos dijo la especialista.

Nos hizo escribir en un pa­pelito el pensamiento más ho­rrible que tuvimos. La mayoría pusimos morir o perder a uno de nuestros seres queridos en la tragedia. Terminada la pláti­ca nos pidió que escribiéramos lo que habíamos aprendido de este evento. Un porcentaje bas­tante grande coincidimos en que no hay que tomar a la ligera los movimientos telúricos. Por más chico que parezca el tem­blor, hay que estar preparados y saber cómo actuar. Hablamos de la mochila, el triángulo de vida, etc. De hecho, nos van a traer al foro a un especialista en sis­mos para que nos oriente acer­ca de cuáles son los lugares se­guros en nuestra casa, trabajo y espacios. Qué hacer si te agarra sobre el auto o en un piso alto.

Allí estuvimos más de una  hora. Yo decidí tomar la pláti­ca porque en verdad entre las noticias, lo que viví en los cen­tros de acopio, y las noches que llevaba sin dormir, en verdad necesitaba orientación de có­mo levantarme anímicamente.

Nos sirvió mucho a todos vi­vir esa experiencia con la psi­cóloga. Salimos todos a compartirle estas herramientas a nuestros familiares, que la ma­yoría pasaba por lo mismo.

Vaya sensibilidad de nuestra gran jefa, quien nos brindó es­te apoyo. También apuntó que la oficina base en Londres había hecho un fuerte donativo a Mé­xico y que si alguna de las per­sonas del equipo o familiares cercanos habíamos sufrido pér­didas económicas, se lo hicié­ramos saber. Que nos acercára­mos a ella si sentíamos tristeza o nos estaba costando ir al tra­bajo, porque allí mismo fue don­de vivimos el temblor. Nada, que somos muy afortunados co­mo equipo de tener como cabe­za de proyecto a una mujer sen­sible, preocupada por las perso­nas que laboramos en Cocineros.

¡A gozar, que el mun­do se va a acabar! Tenemos que salir adelante y si bien lo que vivimos con el tem­blor del 19 de septiembre fue traumático, nos merece­mos salir adelante y en nues­tras manos está. ¡Ánimo!

Hoy les puedo decir que como equipo estamos más unidos y más interesados en los problemas del otro. Nos miramos cada día con más amor y estamos muy unidos. Me siento muy bendecida de poder laborar en un ambien­te de trabajo tan bonito como el de Cocineros mexicanos. Lle­vo 20 años en la tele y créan­me que no en todas las producciones los jefes procuran esta unión y solidaridad. ¡Va­ya desde aquí mi reconocimiento para Coty! Nos lee­mos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

 

¡UP’S SE ME SALIÓ!

Mi amiga Karlita de la Mora, la esposa de Adal Ramones, es lo máximo. Me encanta que ella no tiene empacho en compartir­me sus secretos de belleza. Como tiene un pelazo, me atreví a preguntarle que shampoo usa.

Vaya sorpresa la que me llevé cuando me dio su menjurje casero. Como yo no pienso llevarme el secreto a la tumba, tomen nota, muchachas: 1/4 de taza de leche (tibia), 1 cucharada de aceite de oliva, 1 cucharada de aceite de coco, 1 cucharada de miel. Humede­ces puntas y te lo echas. Te haces un chongo y te lo dejas toda la noche con una gorra.

Así, tal cual me lo fue diciendo, yo se los comparto. Si quieren cabello de comercial como el que luce mi amiga güera, ya saben qué hacer. Se supone que no debería con­tarles qué se pone en la cabeza Karlita, para tener ese rubio sano y brillante, pero ¡up’s se me salió!

Basta! para que te enredes

49,925FansMe gusta
87,075SeguidoresSeguir
3,986suscriptoresSuscribirte