Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Lunes 24 Septiembre del 2018
cielo claro 19°

Ahí viene la Bigorra

Cachita está alborotá’

Raquel Bigorra

A mí me dices de celebrar el mes patrio y te se preparar un menú mexicano espectacular. El ponche me queda de lujo. La decoración ni se diga, tengo desde moños, sombreros, banderas, bigotes, y hasta silbatos para ambientar.

Me pides que te haga la celebración del Día de la Patrona de Cuba y me metes en aprietos. 24 años llevo en esta bendita tierra y para nada reniego de mis raíces caribeñas, al contrario, pero ponerle un altar a la Virgen de la Caridad del Cobre no me siento tan trucha.

Mire usted, si el mundo está loco, que fue Ariel Miramontes, Albertano, el que me motivó a armar la celebración y hasta me mandó una foto de cómo ponerle miel, frutas amarillas, flores, un pastelito, y otros detalles para que estuviera contenta Oshun, en su día.

El 8 de septiembre era la celebración, así que nos vinimos del teatro a la casa, directo a la rumba. Benito Castro le trajo unas flores amarillas divinas, Dianita Motta también. Ariel se lució con unas plumas de pavorreal impresionantes.

Elizabeth Álvarez entró radiante por la puerta, vestida de amarillo como la Virgen y hasta con una corona. Se acercó al altar y le prendió una vela de limoncello que perfumó toda la casa. Jorge Salinas, nos miraba con cara de asombro. Mi marido tuvo que explicarle que así bailamos la rumba los cubanos. Yo le prendí la vela y le canté las mañanitas a la Virgen al son de un “güagüancó”. Esto se puso riquísimo. Sacamos menú cubano de moros y cristianos, carne de puerco, plátanos fritos y camote en puré. Los músicos llenaron de sabor la casa y terminé corriendo a todos a las 3 de la mañana. Yo ya no podía. Después de dos funciones ya los pies no me respondían. Tengo que confesarles que tuve que bailar descalza y conmigo varias paisanas que venían en tacones, pero la rumba es la rumba.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! En este mes patrio se me juntaron las fiestas, pues el otro fin me estoy preparando para dar El grito. Después del teatro nos vamos a echarnos nuestros tequilas. En esta fiesta fue puro mojito para homenajear a la Virgen. Y es que así es mi vida camino con las dos culturas de la mano. La mexicana y la cubana. Sincretismo total. Y ya que le hice la fiesta a Cachita y está alborotá’ con el bailongo que le preparamos a todos ustedes que me leen, les deseo Aché (que quiere decir suerte en la religión Yoruba, donde la Virgen del Cobre también se le llama Oshun). Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

El cumple del hijo mayor de Albertano

Raquel Bigorra

“Vente hijo, que nos van a tomar una foto para BASTA”, le dijo Albertano a su hijo Quetzal, en la fiesta de cumpleaños que le organizó. Claro que tuve que soltar la carcajada porque yo solo le dije: “Trae al niño para la foto”, y luego luego me echó de cabeza delante de la concurrencia. Pero bueno, estamos en confianza y los invitados saben que Diario BASTA, es cosa de todos. Arielito le organizó a su hijo mayor una súper fiesta de piratas. Había barcos inflables, piñatas, detalles de bucaneros, toda una producción que le hizo en el jardín de su casa. De regalo le dieron a los niños un cofre lleno de monedas de chocolate y collares.

Desde hace un par de semanas, lo escuchaba yo en el teatro hablando con los proveedores. Llevó a unos animadores fabulosos que hasta me puse a bailar al ritmo de las coreografías que iban realizando. Rafaella, estuvo feliz haciendo slime. Moco de gorila se oye más coloquial. Ahora mismo es su fascinación, así que estaba encantada. Mientras, mi ahijadita Michaela Bisogno, agarraba los dulces de la piñata y se subió en cuanto juego había en la pachanga. Rosa María, la productora asociada de Memo del Bosque y quien trabaja ya en la tercera temporada de Nosotros los guapos, estuvo muy animada con su hija y aprovechamos para entrarle a las quecas.

Miramontes se fue al mercado a traer a la señora de las quesadillas. ¡Una delicia! La doña venía con su marido e hijo y por más que Ariel le insistió en que el niño formara parta del festejo, no hubo quién lo moviera del costado del comal.

Tortitas de jamón y queso para los niños y cuánto dulce se pueda usted imaginar, había para todos. La mamá del actor estuvo al pendiente de los niños y como siempre, la pasamos de lujo.

No hay cómo estar en familia. Los grandes riéndonos con las anécdotas de Albertano, mi comadre Cris, la esposa de Bisogno y hasta El Escorpión Dorado, que ahí andaba, pues es amigo de Ariel desde que hicieron juntos El Tenorio. Llevó a su hijo, quien por cierto, también tiene su canal de YouTube y es todo un éxito.

Quetzal estuvo muy festejado acompañado por El Chino y Arim, sus hermanos y todo el salón de clases. Tuvo buena idea Albertano de hacer la fiesta en viernes y fin de mes. Así las mamás que no sabemos qué hacer con los hijos cuando no hay escuela, nos vino de perlas llevarlos a la fiesta de Quetzal.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! No cabe duda que el tiempo alcanza para hacer de todo cuando se sabe aprovechar. Bien dice Ariel Miramontes que el es Mapacha (mamá, papá y chacha). Bien que se lo aplaudo, pues hace de todo, y todo bien por cierto. Felicidades al guapísimo de Quetzal y espero que pronto cumplan años los otros dos chamacos, pues las fiestas infantiles le quedan muy bien.

 Feliz cumpleaños

FOTO: Instagram

 

Raquel Bigorra

Un cumpleaños le lle­vé a mi marido a la doble de Marilyn Monroe en México. Enfunda­da en joyas y el icónico ves­tido blanco, salió a cantarle Happy birthday, tal cual lo hi­ciera la rubia unos años atrás a John F. Kennedy. Otro año le mandé a construir un pas­tel para salirle de sorpresa. Fui por mi lencería muy fi­na, pero el numerito no pu­do concretarse cuando Ale­jandrito, el hijo de mi esposo, me dijo que quería salir con­migo dentro del pastel. Sa­limos los dos, sí, pero la len­cería tuve que guardarla pa­ra más tarde. Igual estuvo muy bonito el momento.

Otro año me lo llevé con su familia a un hotel en Cuerna­vaca. Después llegó el trío a cantarle de sorpresa al cuar­to y la rumba terminó en la madrugada. Ahí fue donde me hice hermana de una cu­ñada y me convertí en madri­na de una sobrina. Esas co­sas que pasan cuando una está con el corazón henchi­do de tanta vida que celebrar.

Llevamos 8 años juntos y me vuelvo loca por festejarlo, aun­que mi marido es de esos hom­bres que por la cara que pone, uno no sabe si le da gusto o no tanta algarabía. Pero no me lo tomo personal. Después de re­galarle una moto, la que él que­ría, hace unos 4 años en uno de sus cumples, me dije a mi mis­ma: Celébralo en grande y no es­peres a la reacción facial para mo­tivarte al año siguiente. Yo sé que en el fondo, a él le doy gusto, aunque su cara no me lo diga.

Por eso, cada año, segui­mos intentando sorprenderlo.

Este año me lo llevé a San Francisco a pasar el fin de se­mana. Estas escapadas son jus­tas y necesarias. Dejamos a los niños y nos fuimos como un par de chamacos a caminar por las empinadas calles de la ba­hía más linda de California.

Nos metimos en un club de blues y el cantante de la ban­da, como si yo le hubiera dicho que Alejandro estaba de cum­ple, vino con todo y guitarra a cantarnos y tocar para nosotros. El salón estaba lleno, pero el músico estrella de la noche ja­ló una silla y nos dedicó el show.

Nos fuimos de compras. Nos tomamos un helado de choco­late en una esquina. Entramos por unas chelas a una barra y es­tuvimos chachareando en Haight Ashbury, el barrio de los hippies.

Nos comimos unos delicio­sos rollitos primavera en el Barrio Chino y en medio de una festividad hasta danza­mos con los dragones de fue­go que bailaban en medio de la calle. Suerte que tuvimos.

Aprovechamos cada instan­te para tomarnos de la mano y consentirnos. No nos pudimos resistir a la belleza del Golden Gate y allí, en el famoso puen­te estilo Art Decó, pasamos un buen rato tratando de capturar la mejor foto. Llegaron los Blue Angels a sobrevolar la bahía. Re­sulta que se llevaba a cabo la Se­mana de la Armada en San Fran­cisco, así que tuvimos la dicha de ver la especie de suertes que hicieron los pilotos sobre Alca­traz y el Golden Gate. ¡Fue un regalazo! Ambas celebraciones, las del Barrio Chino y también la de los aviones sobre la bahía, solo ocurren una vez al año. Có­mo el cumple de mi amorcito.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Muy bendecida me siento por tener este amor que me hace suspirar. Lo seguiré ce­lebrando cada año con una sorpresita diferente. “Per­dóname que no soy tan ex­presivo”, me dice. Y yo, pen­sando cómo agasajarlo mien­tras apaga las velitas.

Ya de regreso en Méxi­co nos fuimos los cuatro a ce­nar. Entre los besos y apapa­chos de Rafaella y Alejandri­to brindamos por un año más de vida y cerramos con bro­che de oro el festejo. La vida es una, así que si te nace sor­prender, no dudes en hacer­lo. Se siente maravilloso. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

 

 ¡UP’S, SE ME SALIÓ!

Estoy muy feliz porque el programa hermano de Cocineros mexicanos en Argentina tendrá una edición especial nocturna. Después de ver cómo hacemos el nuestro, los creadores decidieron modificar el formato y se llevarán a la noche el programa tal cual lo hacemos en Cocineros mexicanos. Cocineros con una conductora.

Así que enhorabuena, y qué maravilla que nos vean y les guste lo que hacemos de este lado del Bravo. Se supone que no debería contarles que también habrá Cocineros hispanos en Univision y que esta familia culinaria, crece y crece, pero.¡Up’s se me salió!

Terapia en el foro de Cocineros

FOTO: Tomada de Instagram
Raquel Bigorra

Cuando Coty Caglio­lio , Directora Gene­ral de Cocineros, me mandó un mail para preguntarme cómo me sentía tras el sismo, en un principio no entendí nada. Cuando tuvimos enfrente de todo el equi­po de producción a una psi­cóloga especialista en even­tos postraumáticos, como un terremoto, entendí todo.

“Ante un huracán, uno es­tá preparado”, dijo la espe­cialista. “Un sismo no puede prevenirse, por ende, las con­secuencias que trae son va­rias”, apuntó. “Ocasiona un trauma”. Allí, como si estu­viéramos en un ejercicio ti­po Alcohólicos Anónimos, cada quien se empezó a des­ahogar. Fue fácil, pues ha­bíamos vivido un terremo­to de 7.1 grados que nos sacu­dió a todos, al punto de tener que abandonar el foro en ple­na transmisión en vivo.

Para la psicóloga era im­portante que le contára­mos cómo lo habíamos vivi­do y qué pasó por nuestras mentes los días siguientes.

Yo le conté que sufría de insomnio; un compañe­ro dijo que dormía vesti­do con todo y zapatos pa­ra que no lo agarrara sin ro­pa. Otro dijo que ya no iba  al baño de la oficina, don­de le agarró el temblor; aho­ra prefería darse toda la vuel­ta pero no ir a ese baño, pues le traía muy malos recuerdos.

Una chica de edición se echó a llorar y contó cómo perdió su casa y ahora vivía toda su fa­milia con los abuelos. “Yo es­toy mejor, mi hermana es la que no ha podido regresar ni al tra­bajo, vive en un estado nervio­so total”, dijo entre sollozos.

“¿Alguien más quiere com­partir su experiencia?”, dijo con voz compasiva la doctora. “Yo me siento alterada, es más, me peleo por todo con todos”, di­jo una joven chica del equipo.

Otro contó que se había ido de viaje con su pareja y que no sabía si subir a las redes socia­les una foto sonriendo, a sabien­das que había gente bajo los es­combros. Yo le dije que lo mis­mo me pasaba con el programa: tras la tragedia no sabía si lle­varle alegría a la gente o mante­nernos en un tono más solemne.

“Es normal que sientan mie­do, frustración, insomnio, es­trés; vivieron un evento traumático. Mientras más rápido se reintegren a sus actividades co­tidianas, más pronto estarán mejor”, nos dijo la especialista.

Nos hizo escribir en un pa­pelito el pensamiento más ho­rrible que tuvimos. La mayoría pusimos morir o perder a uno de nuestros seres queridos en la tragedia. Terminada la pláti­ca nos pidió que escribiéramos lo que habíamos aprendido de este evento. Un porcentaje bas­tante grande coincidimos en que no hay que tomar a la ligera los movimientos telúricos. Por más chico que parezca el tem­blor, hay que estar preparados y saber cómo actuar. Hablamos de la mochila, el triángulo de vida, etc. De hecho, nos van a traer al foro a un especialista en sis­mos para que nos oriente acer­ca de cuáles son los lugares se­guros en nuestra casa, trabajo y espacios. Qué hacer si te agarra sobre el auto o en un piso alto.

Allí estuvimos más de una  hora. Yo decidí tomar la pláti­ca porque en verdad entre las noticias, lo que viví en los cen­tros de acopio, y las noches que llevaba sin dormir, en verdad necesitaba orientación de có­mo levantarme anímicamente.

Nos sirvió mucho a todos vi­vir esa experiencia con la psi­cóloga. Salimos todos a compartirle estas herramientas a nuestros familiares, que la ma­yoría pasaba por lo mismo.

Vaya sensibilidad de nuestra gran jefa, quien nos brindó es­te apoyo. También apuntó que la oficina base en Londres había hecho un fuerte donativo a Mé­xico y que si alguna de las per­sonas del equipo o familiares cercanos habíamos sufrido pér­didas económicas, se lo hicié­ramos saber. Que nos acercára­mos a ella si sentíamos tristeza o nos estaba costando ir al tra­bajo, porque allí mismo fue don­de vivimos el temblor. Nada, que somos muy afortunados co­mo equipo de tener como cabe­za de proyecto a una mujer sen­sible, preocupada por las perso­nas que laboramos en Cocineros.

¡A gozar, que el mun­do se va a acabar! Tenemos que salir adelante y si bien lo que vivimos con el tem­blor del 19 de septiembre fue traumático, nos merece­mos salir adelante y en nues­tras manos está. ¡Ánimo!

Hoy les puedo decir que como equipo estamos más unidos y más interesados en los problemas del otro. Nos miramos cada día con más amor y estamos muy unidos. Me siento muy bendecida de poder laborar en un ambien­te de trabajo tan bonito como el de Cocineros mexicanos. Lle­vo 20 años en la tele y créan­me que no en todas las producciones los jefes procuran esta unión y solidaridad. ¡Va­ya desde aquí mi reconocimiento para Coty! Nos lee­mos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

 

¡UP’S SE ME SALIÓ!

Mi amiga Karlita de la Mora, la esposa de Adal Ramones, es lo máximo. Me encanta que ella no tiene empacho en compartir­me sus secretos de belleza. Como tiene un pelazo, me atreví a preguntarle que shampoo usa.

Vaya sorpresa la que me llevé cuando me dio su menjurje casero. Como yo no pienso llevarme el secreto a la tumba, tomen nota, muchachas: 1/4 de taza de leche (tibia), 1 cucharada de aceite de oliva, 1 cucharada de aceite de coco, 1 cucharada de miel. Humede­ces puntas y te lo echas. Te haces un chongo y te lo dejas toda la noche con una gorra.

Así, tal cual me lo fue diciendo, yo se los comparto. Si quieren cabello de comercial como el que luce mi amiga güera, ya saben qué hacer. Se supone que no debería con­tarles qué se pone en la cabeza Karlita, para tener ese rubio sano y brillante, pero ¡up’s se me salió!

¡Qué meyo me da la bruja!

Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Vaya que está fantástica mi querida Ceci Galliano como la malvada madrastra de Blancanieves. La actriz y también conductora tuvo que entrarle a la producción con tal de que no se viniera abajo el proyecto que venían trabajando desde hace un tiempo. El estreno a prensa y amigos el pasado domingo fue todo un éxito. Tengo que reconocer que con la actuación de la Galliano, qué meyo me da la bruja.

En el teatro Moliere, donde se están presentando, me encontré con Natália Subtil y la bella Mila. Cargué un ratito a la muñequita de un año y está igualita a Sergio, su papá. El abuelo, Sergio Mayer, las invitó a ver la función. Llevó también a sus hijas. Estaban junto al muy agradable Alexis Ayala. Me cae tan bien. Me estuvo contando de Solo para mujeres, que anoche, por cierto, estrenaron.

Tuve que preguntarles que, con el par de cuerpos que tienen, por qué él y su socio Sergio Mayer no le entraban también al espectáculo, pero me dijeron que prefieren solo producirlo. El que sí está en el elenco es mi compadre Juan Ángel Esparza, que trae unos brazotes y un cuerpote tremendo. Iba con mi comadre, Carmen Muñoz, y mi bella ahijadita Cosette, que cada día está más hermosa. Ahí estuvo cotorreando un ratito con mi Rafaella. Las primitas, cada que las juntamos, son las más felices.

Acá entre nos, les cuento que Televisa estrenó Buenas vibras para competirle a Enamorándonos pero al rating no le hizo ni cosquillas. Mi comadre y todo el equipo comandado por Magda Rodríguez hicieron los mejores números de audiencia de todo este año. Así que Enamorándonos sigue dominando las tardes. ¡Felicidades!

En la alfombra me encontré a Ramiro Fumazoni y a su bella esposa, Jessica Mass. Ambos están guapísimos y sus gemelos, ni se diga. Me contaron que ya están viviendo en Polanco. Tuvieron que mudarse después que su depa en la Condesa quedara dañado tras el sismo.

Laura G no podía dejar de apoyar a su gran amiga Ceci, así que estuvo muy animada con su hijita Lisa. Sergio Catalán acudió con su esposa y familia, y estaba muy contento de ver su sueño hecho realidad. Él escribió las canciones de la puesta y dirigió escena también, al igual que Mauricio Castillo.

No se pierdan la crónica que hará Daniel Bisogno de esta reunión de amigos

Germán y Freddy Ortega, Los Mascabrothers, estuvieron apoyando a nuestro gran amigo Julio Alegría, quien interpreta a un conejito muy simpaticón.

Guapísimos Marcus Ornellas y Ariadne Díaz. Confieso que me quedé con las ganas de verlos de Príncipe y Blancanieves, pero como padrinos de la función a prensa, quedaron de lujo.

El Borrego Nava y su esposa Silvana estaban emocionados de verle la carita de felicidad a su hijita Renata. Es que en la obra el público infantil interactúa con la malvada bruja y hay que ver cómo le gritan a Ceci cada que les pregunta si vieron a Blancanieves.

Marjorie de Sousa llegó partiendo plaza y acaparó todas las cámaras y micrófonos. Por cierto, cuando me tocó ser cuestionada por la prensa por el incidente violento de Eduardo Yáñez en una alfombra roja en Los Ángeles, se me soltó la lengua. Para nada estoy de acuerdo con que el actor golpeara al reportero, lo repruebo. Pero reconozco que a veces hay que meditar y llegar muy zen a cierto tipo de eventos. Yo, que me considero bastante light, me ha tocado que reporteros me digan el nombre de otra compañera para sacarme de mis casillas o hacen preguntas acerca de un ex delante del marido. Momentos incómodos que le hacen pasar a uno. Cabe señalar que no todos están buscando la nota amarilla, pero esto es parte del show. Ni modo, a respirar hondo ante las preguntas incómodas y seguir adelante.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Renata Notni y Horacio Pancheri son Blancanieves y el apuesto Príncipe de la obra que produce y actúa mi querida Ceci Galliano. No dejen de llevar a los chamacos al teatro Moliere; más les vale no pensarlo mucho, pues ya anunciaron que estarán una corta temporada. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

¡UPS, se me salió!

Vaya rumbita que armamos en un restaurante japonés una buena banda de amigos. Normalmente nos juntamos aquí en casa, pero salir a armar el desorden fuera, también se disfruta. Nos dieron las dos de la mañana a mi amorcito, mis compadres Bisogno y Cris, nuestros queridos Adal Ramones y Karlita, Germán Mascabrother, Angélica, su esposa y a su servidora. Nos les cuento más porque mi compadre levantó la mano para contarles a ustedes, queridos lectores de BASTA!, cómo estuvo la fiesta. Yo salí como araña fumigada tomando puro sake. Me adelanto por si mi Bisogno me da el quemón en su columna, yo mejor me ventaneo solita. Se supone que debería esperar a la pluma de mi compadre, pero ¡up’s, se me salió!

 

El futbol y el amor

Raquel Bigorra

Investigadores de una universidad en Portugal, aseguran que la pasión por el futbol despierta mecanismos muy parecidos al enamoramiento. Así que si tiene rato que nada le emociona, es momento de dejar que la dopamina haga su chamba con el Mundial de Rusia.

Tenemos del 14 de junio al 15 de julio, el día de la Final, para prendernos de la TV o el celular. México se enfrenta a los alemanes, y si todo marcha bien, veremos el arranque del Mundial, color de rosa. En cambio, si la Selección no mete gol, es seguro que estaremos repartiendo culpas. Así como el amor.

En cambio, si Chicharito anota, se activaran en el cerebro, regiones similares al cortéx frontal donde se libera dopamina a modo de recompensa. Por eso es normal que un país entero salga a la calle a celebrar un triunfo; como mujeres podemos estar deprimidas consumiendo helado si pierde nuestro equipo, es como sufrir una decepción amorosa.

Si ve que su marido e hijos se apasionan con el juego de una forma irracional, es normal. Si los ve que se molestan, dicen groserías o después gritan que aman a los jugadores. Es normal. El futbol, como el amor, es irracional.

¡A gozar que el mundo se va acabar! Yo ya traigo a mi Zabivaka en la playera, la mascota del Mundial. ¿Y tú, qué tan irracional te vuelves frente a un partido? Ahora imagínate que son 32 selecciones las que se van a jugar la Copa. ¡Vamos México! Ya llegó la fiebre mundialista que levanta más pasiones que el amor. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Arleth Terán tiró la casa por la ventana

Raquel Bigorra

Qué buena fiesta se aventó Arleth Terán, para festejar el primer añito de León Alexander. El niño es un muñeco y bien portado, que no daría usted crédito. En un roof garden con juegos, mesitas muy bien puestas y un equipo de animadores, nos citó la actriz. Ahí llegamos la bola de amigos con los chamacos.

Rafaella se la pasó bomba jugando con Isabella, la hija de Martha Julia. Isa es un año mayor a mi niña, pero también está en la etapa de quererse vestir de princesa. “Vengo de Blancanieves” , me dijo. Rafaella se apuró en aclarar que ella andaba de Elsa. Ahí anduvieron en los juegos mientras los hijos de Arath de la Torre, hacían de las suyas. Todo orgulloso me contó Arath, que su hija Gala ya va a la secundaria, mientras jugaban sus hijos con Enrique, el pequeño de su hermano Ulises. Por cierto, qué cuerpazo el de Angelique Montalvo. De veras que ahora las mamás no son como las de antes. Enseguida recuperan el cuerpo y andan en tacones como si nada. Muy guapa que lucía la venezolana y Ulises todo feliz de la esposa guapa y familia bella que tiene. Hablando de familia, ahí estuvimos Elizabeth Álvarez, Arleth Terán y yo, comentando lo difícil que es formar y mantener una familia. No es imposible, pero vaya que es difícil. Por eso dice Elizabeth, que a la hora de tomarse la foto, le dice a Jorge Salinas, su marido, que se ponga y sonría que es un orgullo. Sus gemelos estuvieron subiéndose a los juegos y hasta Rafaella y Máxima, se echaron su duelo de miradas. Resulta que la niña confundió a Alejandrito, el hermano de Rafaella, con uno de sus hermanos grandes que viven en Perú. Así que parece que Rafaella celosa, le fue a reclamar con la pura vista. Me dijo Jorge, que ahora se van todos de vacaciones a la playa. Me encanta Elizabeth, cómo une a Jorge también con sus hijos que no viven en México, formando una verdadera familia. Karla Pineda, llegó con su hijito Emmanuel y muy linda estuvo compartiendo con todos. Es padrísimo mirar atrás y recordar en los tiempos en que Arath, Arleth, Elizabeth, estaban trabajando durísimo para hoy verlos convertidos, no solo en los actores y profesionales que son, sino también en padres y madres de familia. Eso es lo que más me emociona.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Gracias a la Terán por invitarnos a un festejo tan especial y ser la misma de siempre. Transparente, compartida y neta. Felicidades al guapísimo de León Alexander, por este 1er añito. Dios te bendiga guapo. Nos leemos el próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

¡Feliz cumpleaños Elizabeth Álvarez!

Raquel Bigorra

En Toluca, a la mitad de la función de A oscuras me da risa, me dijo Jorge Salinas, que su mujer Elizabeth había invitado a unas amigas a la casa a celebrar su cumple, pero que se le había roto la lámpara que recién compraron. El pobre, no hallaba cómo arreglar el problema desde lejos.

Finísimo el candil italiano de lo más moderno y de la mejor calidad, pero tronó en su debut. Esas cosas pasan y en realidad no pasa nada. Elizabeth y Jorge son de los que disfrutan más la compañía que otra cosa. Así que el incidente de la lámpara romana, no pasó a mayores. Elizabeth celebró con sus cuatachas la noche del jueves y Salinas con sus hijos, desde muy temprano estuvieron festejando y cantándole Las mañanitas a la ojiverde porque en la noche, mi compañero de obra, tenía función.

A nosotros nos tocó celebrarla el sábado. Ya en Mexico después del teatro nos juntamos en un restaurante divino de la colonia Roma. Habíamos quedado desde el viernes ella y yo en ir a cenar el sábado pero como Jorge no me comentó nada en el teatro yo le mandé mensaje a mi amiga para decirle que si mejor nos veíamos otro día. “ Yo ya estoy vestida, Cuquita”, me dijo. “ Así que nos vemos en el restaurante “, agregó . Me mandó una foto donde lucía hermosísima. Ella muy nice sentadita esperándonos y a nosotros todavía nos falta un cacho para acabar la función.

Elizabeth trae el dedo del pie roto y anda cargando una férula. Ya me contó la lata que es acomodarse el dedo fracturado todos los días, pero eso no le quitó lo glamorosa. Hasta blusa de lentejuelas llevaba. Cuando vi la foto en mi whatsapp tuve que llamarle a mi marido para que me trajera de la casa un cambio de ropa a la altura. Pero cómo me dijo Albertano, de broma pero con mucha verdad: “Siempre te va a humillar Elizabeth Álvarez, porque es la más bella que llega a las fiestas en tu casa “, es tremendo. No me quedó más que quedarme callada porque tiene mucha razón. Ella siempre luce impecable.

Pues brindamos con vino y un cocktail de mezcal, degustamos deliciosos platillos y hasta nos invitaron la cuenta. Muy generoso Jorge, puso la poderosa y no nos dejó ni poner la propina. Le cantamos Las mañanitas a nuestra Elizabeth, la apapachamos como Dios manda y de paso nos compartimos tips de cómo educar a nuestros hijos.

Feliz cumple a nuestra querida Eli y que esa hermosa familia que ha formado con Jorge, se mantenga siempre así, unidos y enamorados. A gozar que el mundo se va a acabar. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Déjame moverte con zumba

Raquel Bigorra

“No te rindas. Sufre ahora y vive el resto de tu vida como un campeón”. Era la frase de Muhammad Ali, que repetía en mi mente cuando el cuerpo ya no me respondía durante mi certificación para convertirme en instructor de zumba.

Todo empezó como una diversión y no ha dejado de serlo, pero convertirte en instructor requiere de doble entrega y esfuerzo, así que tuve que motivarme mirando al resto de mis compañeros, para no tirar la toalla.

El entrenamiento estuvo rudo pero muy divertido. En zumba, el instructor no te habla ni te grita. A puras señas te va indicando cuál es el siguiente paso. Aprendimos que cada ritmo tiene su coreografía y a cómo seleccionar la mejor música para tener a los alumnos en una clase, bien motivados.

Se trata de pasarla bien en esta vida. ¿A poco no? Ese es el éxito de zumba. Quemas calorías, te diviertes y te olvidas de tus problemas. Con tanto cardio pones el cuerpo a trabajar y la constancia te lleva a convertirte en una persona con hábitos saludables y que reparte felicidad.

Esto se vuelve adictivo, tengo que confesar. Ahora que me vine unos días a Miami, lo primero que hice fue buscar a la instructora cubana que me encanta como da sus clases, Betsy, se llama. Me puso a sudar tanto que logré quemar todos los moros y cristianos y lechón asado, que no he parado de comer desde que llegué.

Lo gozo y la disfruto. Salgo de la clase sintiendo que tengo el cuerpo de las tops models de Victoria’s Secret y hasta camino con mayor seguridad. Qué maravilla (me cae que la mente es poderosa ).

Tengo 44 años cumplidos. Nunca hice ejercicio hasta hace tres años y medio que me convertí en mamá. Ni en mis sueños más locos me vi moviendo el cuerpo y menos enseñando a otros a cómo convertirse en gente feliz y saludable. Pero el mundo está lleno de oportunidades. Todo el tiempo aparecen ángeles que te invitan a cambiar, pero andamos de necios. No queremos dejar de ser la persona que aborrecemos, si lleva el más mínimo esfuerzo. Muévete. No tengas miedo.

¡A gozar que el mundo se va acabar! Hoy les presumo que di el siguiente paso y de ser una fan, ahora soy instructora de zumba. Ya me certifiqué junto a un grupo increíble de gente llena de ilusiones nuevas. Personas que quieren brindarle mayor bienestar a su familia mediante el trabajo.

Ahora empezaré con mi amiga Claudia Gutiérrez, mi instructora de México que es toda una master, a aprender y prepararme cada vez más cómo convertirme en la mejor maestra.

Ya los estaré invitando a mis clases. También me hice #Zin. Así que tengo una herramienta increíble a través de la página de zumba en internet, de poder preparar mi clase con la mejor música, las mejores coreos y toda una comunidad de gente increíble en más de 180 países alrededor del mundo. Más de 20 millones de personas practican zumba semanalmente, así que ya estoy puesta.

La creación de Beto Pérez, tiene sus reglas y yo, después de mi certificación, las domino. Gracias a zumba, voy a empezar a ayudar a las personas a llevar un mejor estilo de vida. Déjame moverte. Nos leemos próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

Hasta siempre, Santiago

Raquel Bigorra

“Canta Las mañanitas” , me dijo el productor en su oficina en San Ángel, cuando me llamó para participar en Cantando por un sueño. Yo pensé que me estaba bromeando. Me puse súper nerviosa.

El, muy serio, me repitió que cantara lo que me había pedido, por favor. Lo hice, claro. Seguí pensando que me estaba guaseando, cuando me pidió, que lo disculpara un momentito.

Regresó con su primo. Me volvió a pedir que cantara pero ahora para los dos. Después de verlos sonreír, les pedí que me dejaran tararear un bolero o alguna otra rola. Eso de Las mañanitas me seguía pareciendo una mala broma.

Lo mismo pensé cuando mi marido me dijo que Santiago Galindo, había fallecido. No lo podía creer. Estábamos en Miami y me tomó un tiempo que me cayera el veinte. Hablé con Pepe Zavala, también con Alexis Nuñez, con Bisogno, y poco a poco, entendí lo que estaba pasando.

Hacía un par de semanas que Alejandro, mi esposo, lo había visto en un restaurante en San Ángel. Le contó que tenía planes de hacer una serie y hasta confesó que con su primo Ruben, estaba muy bien, a pesar de haberse separado profesionalmente. “Nos queremos mucho”, le dijo a Gavira y a otro amigo.

Y como no lo iba a querer bien si juntos hicieron historia y de la buena, en la televisión. Juntos hicieron grandes éxitos. Uno tras otro, en El canal de las Estrellas, siempre en horario estelar. Le dieron pantalla a nuevos talentos y también a los grandes que la televisión tenía en el olvido.

A los dos productores tuve la suerte de conocerlos cuando iniciaban en El show de Marta Susana. Quién me diría, que tiempo después, ambos me darían la gran oportunidad de trabajar con ellos en un proyecto tras otro.

Hicimos Cantando por un sueño. Pobres primos me veían mi cara de sufrimiento cada vez que me sentenciaban. Ambos no paraban de decirme que mi equipo y yo teníamos todo para ganar. Y así fue, de la mano de Julio Preciado, nuestro padrino, ganamos la 2da temporada. Si yo les pedía algún cambio de vestuario o de canción, siempre me respondieron el teléfono o me recibían en su oficina. Ellos estaban involucrados al 100 y era muy claro de qué se ocupaba cada quien en el equipo. Trabajaron de lunes a domingo sin descanso. Vaya que sudaron la camiseta.

Después me invitaron a conducir Bailando por la boda de mis sueños, con Marco Antonio Regil. Siguió Buscando a la nueva banda Timbiriche y me pidieron que me sumara. Y así fui muy feliz trabajando con la dupla de talentosos productores.

Pueden además presumir que juntos no solo hicie

 

 

ron éxitos, formaron excelentes equipos de producción, donde cada elemento trabajó para servir a la audiencia. Un equipo de chavos bien entrones, preparados y sonrientes. Hicieron escuela. Hoy esos chicos también emprendieron vuelo.

Fui muy feliz trabajando con ellos. Los dos educados y caballeros. Santiago más serio que Ruben, pero si algo le causaba gracia, no se limitaba en regalarte una sonrisa. Ya me imagino la tristeza que viven su primo y familia con su partida.

Santiago no está, pero para los que le sobreviven deben sentirse muy orgullosos de la persona que fue. Me siento muy afortunada de haberlo conocido y haber compartido tantas emociones trabajando juntos.

Siento mucho la partida de un talento como el de Santiago y más hoy en día, que la televisión está tan falta de gente creativa que le lleve al público programas que los hagan emocionar. Quiero pensar que hoy está descansando y seguro sigue creando desde otro lugar.

Vamos a extrañar de este lado tu magia. Gracias por permitirme llegar a tantos hogares mexicanos a través de la televisión. Gracias a ti y a Rubén Galindo, por todas las enseñanzas y oportunidades. Te abrazo fuerte Rubén. Hasta siempre Santiago.

Halloween en casa

Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Cómo cambian los tiempos. Antes de ser mamá me volvía loca en Halloween por hacer la fiesta en casa e invitar a los amigos. Ahora, apenas si me disfracé. Pero eso sí, La Rafaella un mes antes tenía listo su vestuario de Peppa Pig. ¿De dónde te voy a sacar el disfraz de la cerdita?, le dije.

Ando metida en el chat de las mamás de la escuela de mi niña y la Vocal preguntó que quién se apuntaba para organizar el Halloween. Por supuesto que pa’ pronto dije que yo, y se me sumaron otras 4 mamás para apoyar con la organización.

Ahí nos tienen comprando arreglos en Fantasías Miguel y dejando la quincena en Party City, una tienda de ensueño donde encuentras hasta el molcajete para decorar la fiesta. Una mamá rentó un inflable con una resbaladilla y mi querida ahijada Michaela Bisogno, se la pasó bomba dando brincos toda la tarde. Mi comadre Cris, llegó echando tiros vestida de Mujer Maravilla. Mi Bisogno llegó más tarde, sin disfraz, pues venía de una grabación.

Yo llegué 4 horas después, también por trabajo, así que me fui directo a la barra, me tomé un mojito doble y me disfracé de Caperucita Roja, y a compartir con los invitados. Ni hablar, cuando una es mamá que trabaja, hay que apechugar.

Muy flamante llegó mi Paty, la esposa de Ernesto Laguardia. Vino de Bella y la pobre no pudo sentarse en toda la fiesta, pues las compañeritas de mi niña querían tomarse la foto y platicar con ella. Le estuvieron preguntando por La Bestia, qué barbaridad.

Sus tres hijos, Santiago, Emiliano y Bárbara, también vinieron divinos. Era cumple de Barbarita y muy linda dijo que quería venir a festejar aquí en casa. Estuvimos esperando a que llegara Ernesto para cantarle Las mañanitas y vaya sorpresa que se llevó la niña con el regalo que le dieron sus papis. ¿A dónde querías que te lleváramos de cumple?, le preguntó Ernesto. A Japón, contestó Barbie. ¡Pues nos vamos todos a Japón!, le dijeron emocionados sus papis.

Barbie es un sol. Es una niña que da gusto verla de lo linda y cariñosa que es. A Rafaella le encanta estar con ella pues le tiene toda la paciencia. La cuida y juega con ella, así que la pasaron increíble.

Dimos palomitas, cupcakes, tacos, aguas de sabores, todo decorado tenebrosamente pero cuidando no espantar a los chamacos. Esto empezó a las 4 pm y eran las 11:30 de la noche y seguía el reguetón a todo lo que da.

Llegó el mago Ari Sandy y los invitados felices cuando al final del show sacó a un dálmata muy jocoso. Nada, que ya la cosa cambió en casa. Ahora la que triunfa con las fiestas es la pequeña Rafaella.

Ayer la mandé de princesa a la escuela y hoy vamos a pedir calaverita, además de ponerle un rico cafecito cubano a la ofrenda que le puse a mi mami y a nuestros muertitos.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Sigamos celebrando la vida, que solo se vive una vez. También honremos a nuestros ancestros. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Piano de cola con los Castro

Raquel Bigorra

Mi querido Benito Castro, me invitó a cantar con Los Castro, y vaya divertida que nos dimos en Piano de cola, un programa que se transmite los domingos a las 11 de la noche en Telefórmula.

Llegó Benito, Jorge y Gualberto Castro. Ahí me contó Gualberto que está preparando un súper concierto para el último trimestre del año, donde planea grandes sorpresas. Algunos números de musicales de Broadway, por eso me pidió el teléfono de Jenny, la bailarina de Venga la alegría, para que sea ella la encargada de bailar ese cuadro del show.

Será en la sala Roberto Cantoral, donde se llevará a cabo el espectáculo. A Gualas lo conozco hace muchísimos años, de hecho hasta me invitó a cantar en un disco donde reunió a varios comunicadores. Cantar de nuevo juntos en el programa de Telefórmula, fue un verdadero regalo.

Ellos interpretaron un par de temas juntos y todos al piano, acompañados por Daniel Herrera, presentador, pianista y compositor, nos echamos un palomazo. Lágrimas negras quedó sabrosona. Daniel le puso al piano todo el sabor cubano y entre todos, hasta terminamos bailando.

Benito me mandó la pista de Llorar por dentro. En el disco Amigos, ellos invitaron a Margarita, La diosa de la cumbia, a cantar con ellos y Benito me pidió que me aprendiera la canción, para cantarla juntos en Piano de cola. Ya se imaginarán mis nervios. Los Castro son toda una institución y claro que imponen. Ellos se entienden de maravilla, hacen voces y armonías y son unos grandes cantantes. Por suerte, son unos divinos y me dieron chance de ensayarla en el piano un par de veces. Son muy generosos y pacientes. A mí me sudaban las manos y en uno de los ensayos hasta le cambié la letra a la canción que me sabía de memoria. A la hora de cantar en la grabación, la magia cobijó el momento y disfrutamos muchísimo de estar en una tarde compartiendo música y anécdotas. Qué maravilla que tengamos ese tipo de programas donde podamos disfrutar de gente tan talentosa como Los Castro. ¡A gozar que el mundo se va a acabar!

Que viva la bohemia y si tiene oportunidad, échele ojo a Piano de cola. Cada domingo a las 11 p.m. hay un invitado dispuesto a compartir con el público, todo el talento y pasión por la música. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Premios y regadas

Raquel Bigorra

Todavía no me creo el premio tan lindo que hace unos días recibí por parte del Círculo Nacional de Periodistas, A.C. de México. De manos de Carla Estrada, me entregaron la medalla que lleva el nombre de su padre, Carlos Estrada Lang.

El evento fue al norte de la ciudad en un salón muy bonito, donde anualmente se llevan a cabo también los premios de las Palmas de oro y Sol de oro, otorgados de igual forma por el Círculo Nacional de Periodistas.

Estuve compartiendo la noche con Carla, quien me contó que está que no duerme editando la bioserie de Silvia Pinal. Apenas va por los primeros capítulos y siente que no acaba.

Maravilloso trabajo el de la productora, quien está al tanto de cada detalle. “Hasta no verla al aire, no descanso”, me confesó la exitosa productora.

Cristina Pacheco, recibió también la medalla y estuvo compartiéndonos que cada día se lo dedica a su esposo. “Lo extraño muchísimo”, dijo al micrófono cuando recibió el reconocimiento. El también escritor, José Emilio Pacheco, murió en el 2014, pero la periodista comparte con el cada instante, nos dijo.

Shanik Berman, iba con su esposo, hija y algunos amigos. Su mesa estaba llena de amor y querida familia quienes la apoyan incondicionalmente. A Shanik, la adoro. Nos conocemos hace tantísimos años así que nos emocionamos por estar en el mismo escenario, recibiendo el mismo reconocimiento. Está cumpliendo mi querida Shak, 14 años al aire con su programa en Radiofórmula, así que aproveché para felicitarla doblemente. Solo que en Twitter la regué. En lugar de arrobar a la periodista deespectáculos, equivocadamente arrobe a Shanik Aspe y ahí me tienen perdiéndole disculpas a mi querida Berman, mientras Carla Estrada grababa el chusco momento con su celular. “Ya estoy ciega Shanik”, le tuve que confesar. Mi marido también, pues antes de subir el tuit a la red, le pedí me checara si había puesto bien los nombres de mis compañeras de premio y con completa seguridad me dijo que estaba “ok”.

Pero nada, somos familia en este maravilloso mundo del espectáculo, así que nos reímos y la pasamos de maravilla.

Agradecida y emocionada por este reconocimiento a la excelencia que me obliga a seguir entregando el 200% de mí en cada paso. Gracias a los medios y a mi querido Diario BASTA! por la cobertura tan linda que le dieron al evento. Mi compadre Miguel Cantón, muy temprano me habló para felicitarme y yo me emocioné mucho.

A las nuevas generaciones les comparto que Carlos Estrada Lang, fue un gran comunicador y periodista, decano del periodismo en México con una enorme trayectoria dentro de los espectáculos, la política y los deportes, director de una infinidad de diarios y fundador de las publicaciones más importantes de México.

Carla le dedicó unas palabras hermosas a su papi, quien vivió casi 100 años y como ella emocionada me dijo: “Sano y lúcido hasta el último día”. ¡Qué maravilla!

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Vamos rumbeando y a seguir celebrando esta maravillosa distinción que me obliga, a seguir pa’ lante, agradecida y comenta. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Movidito fin entre marcha, cumple y cena

Raquel Bigorra

Cómo habrá estado de movido mi fin de semana, que mi marido me lo advirtió: “un compromiso más y conmigo no cuentas”, me sentenció. Empecé temprano en maquillaje y peinado con el equipo de Cristina Cuellar, para lucir radiante en la marcha del sábado en Reforma. Hace algunos años estuve en el Zócalo cantando y hondeando la bandera del orgullo gay y no me importa. Este sábado me trepé al camión de los artistas y compartí con Emir Pavón, Luz Elena González, Ramiro Fumazzoni, Andrea Escalona y Raúl Coronado, quien iba con esposa e hijo y una muy buena banda de amigos.

Ramiro se subió unas quecas al camión y ahí anduvimos echando relajo, hasta que me tuve que ir corriendo, pues me esperaban en una cancha en Lindavista, para grabar un video padrísimo con mis amigos de Zumba. Para apoyar a la Selección Mexicana. Estuve bajo el sol dos horas repite y repite la coreografía. Los muchachos nos dieron una gran alegría, así que con más frenesí me puse la playera de la Selección. Me alcanzó mi marido y Rafaella, quien por cierto se coló en el video, que ya compartimos en redes.

Terminando pasamos a Caldos Ánimo, a echar un caldito de mi querido Chef Toño, de Cocineros Mexicanos, quien anda en Rusia triunfando con los de Azteca 7, el canal del Mundial.

Teníamos cena en casa de Luz Elena González y su esposo Bernardo. Yo cuando vi que eran las 7 y ella seguía en la marcha del orgullo gay, pensé que se había cancelado la cena. Nada de eso. Nos llamó para reconfirmar, así que después de dormir una pequeña siesta nocturna, llegamos a las 10 de la noche al convivio.

La pareja de amigos se acaba de mudar y fue una verdadera noche maravillosa la que pasamos con ellos. Nos esperaban para compartir con otra pareja de amigos, bueno, de muchos amigos y un menú para chuparse los dedos. Realmente grandes anfitriones. Salimos 2:30 de la mañana y no nos queríamos ir. Solo que al día siguiente teníamos cumple de nuestra ahijada Cosette, en Granja las Américas y nos matan los compadres Carmen Muñoz y Juan Ángel Esparza, si no llegábamos.

A regañadientes desperté a mi marido a las 9 de la mañana el domingo. “Y ni te quejes que la última vez fue en Lagos de Moreno, a 4 horas de aquí, así que vamos”, le dije.

Mis compadres echaron la casa por la ventana y estuvimos muy felices compartiendo la amistad de tantos años. Entre animalitos, piñata, bailes y rosas, Cosette y mi Rafaella crecen juntas rodeadas de amor. Salimos con una bolsa de dulces tan llena que parecía que habíamos ido al Sam’s. Pero así son mis compadres, generosos. Por eso las dos piñatas que partieron no se podían ni cargar.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Vaya fin de semana que tuvimos. No paramos. Ya estamos de vacaciones, así que prepárense a gozarla. Ya les iré contando en este espacio cómo iremos de pachanga en pachanga. Mientras nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Cenando en casa de los Ortiz de Pinedo

Raquel Bigorra

Ahora sí le atiné en el intercambio de regalos en casa de Jorge Ortiz de Pinedo y su esposa, Gaby. El año pasado me tocó Mauricio Herrera y le di un perfume de mujer. Esta Navidad me tocó mi consentida, Tere, la esposa de Chabelo, y estuve dando de brincos de emoción, pues la adoro.

Anduvimos muy atinados, todos salimos emocionados con los regalos. Otra vez mi Tere se encargó de la cena y los plátanos fritos; estuvieron para chuparse los dedos. Ella no guisa pero como bien dice, dirige la orquesta. Petra, su mano derecha, cocina como una cubanita y cada año se discute con la cena.

Estuvimos Mina Muñiz, la esposa del Coque, también Hanny, con su mamá y esposo; Luhana, la mujer de Mauricio Herrera, quien por cierto, llegó toda carrereada. Venía de los ensayos del teatro. En estas fechas, los productores no paran funciones pues viene mucha gente del interior, y la taquilla se pone buena.

Así que entró al quite en Made in Mexico y se va a aventar a dar funciones para cerrar el año. Yo pensé que llegaría a contarnos de la presión que tiene en aprenderse toda la obra en un par de días, pero no, resulta que llegó más agobiada por contarnos que la noche anterior, por poco y su marido no la cuenta.

Después de pasar por varios hospitales, resulta que a Mauricio Herrera se le había subido la azúcar. Es diabético y estaba hablando de lado y sin movimiento. Los doctores sugerían hacerle un procedimiento bastante riesgoso. Por suerte ella no autorizó, por el riesgo de que se le hiciera un coágulo en el cerebro y vaya decisión que tomó de no hacerlo, pues le salvó la vida. Resulta que los diabéticos que toman Metformina, no deben estar mucho tiempo sin comer. El actor se las vio negras por no ingerir alimento y tomar el medicamento. Muy simpático y de buen humor, el comediante no paró de burlarse de cómo estaba, pero siempre agarrando de la mano a su mujer y agradecido por haberle salvado la vida.

También nos acompañron esa noche David Villalpando y su esposa Rosa, quienes volaron desde Los Ángeles. Me dio mucho gusto compartir con él, pues hacía tiempo que no lo veía. Después de La escuelita, migró al canal Estrella TV, que a muchos comediantes, el dueño del canal, el famoso Liberman, les ha dado trabajo. Allá andan La Chupitos, Sergio Catalán y Ana Bárbara, por mencionar algunos.

Villalpando se ha mantenido al aire junto a Platanito con tremendo éxito en su show nocturno. Estuvimos cotorreándolo porque sus bolsas de regalos comparadas con las nuestras, traían mucha producción. “Se me hace que es fayuca, pero la envoltura se ve muy nice”, le decíamos. Así como varias bromas que le hacían a Ortiz de Pinedo, dado que uno de sus hijos anda de novio con Consuelo Duval.

Estuvo Óscar Ortiz de Pinedo con su esposa, que son los más amorosos del mundo; me encanta compartir con ellos. A mi marido le tocó darle regalo a Óscar y a él le tocó darle regalo a Alejandro. Se regalaron perfumes.

Chabelo, quien estuvo estrenando peinado, pasó riendo toda la noche con las ocurrencias de Mauricio, Villalpando, Jorge y su hijo Óscar. De veras que es un agasajo poder compartir la mesa con profesionales de la risa, no hay manera de pasarla mal.

 

 

En la cocina me encontré con un ejemplar del Diario BASTA! del año pasado. Resulta que en este mismo espacio, les conté en las navidades pasadas cómo estuvo el convivio en casa de Ortiz de Pinedo. Petra, la señora que les cuento, cocina cubano delicioso y las chicas que ayudan en casa de los Ortiz de Pinedo, estaban muy contentas de haber salido en el periódico. Jorge también me lo comentó, pues nunca se pierden este espacio.

Jorge no para, al día siguiente de nuestra cena se fue a La Casa del Actor, donde albergan a varios viejitos y ni tan viejitos de la ANDA, a llevarles un poco de alegría a los mayores de la asociación. También sigue recolectando juguetes y víveres para los damnificados del temblor y, por si fuera poco, estos días estará dando función en el teatro del Pedregal, con su éxito Una familia de diez. No sé de dónde saca tantas pilas, siempre anda contento y es muy buen anfitrión.

Todavía sacó tiempo para recibirnos y regalarnos a cada invitado una caja de galletas muy especiales, hasta con el nombre de cada uno como detalle.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Ya nos dijo que para Reyes nos espera para partir la rosca. Y así seguimos celebrando este maravilloso 2017 y nos preparamos para recibir el nuevo año con puras celebraciones, con queridos amigos y grandes anfitriones, como Jorge Ortiz de Pinedo y su esposa Gaby. Nos leemos el viernes en El manual de la buena esposa.

Más mexicana que nunca

Raquel Bigorra

Cubana de nacimiento, mexicana por elección. Así las cosas en la vida de esta mujer que les escribe. Cómo no haber dado El Grito el 15 en familia. Traje mariachis, canté más de una ranchera. Me tomé mis tequilas y, lo más importante, pasé la noche rodeada de amigos, al grito de ¡Viva México!

Después del sismo que vivimos el pasado 19 de septiembre, pienso seguir celebrando aún más el ser mexicana. Ver cómo este país se ha unido y nos hemos abrazado para ayudar a los que perdieron un techo, a un ser querido, me hace ponerme de rodillas para darle gracias a la Virgen por estar hoy aquí.

Este miércoles les voy a contar cómo estuvo El Grito en casa. Llegó mi queridísimo Chabelo con su amada esposa Tere, quien siempre trae las manos llenas. No pueden faltar dos o tres botellas de Asti y un postre. Ahora nos trajo torta de uvas que estaba para chuparse los dedos. Mi Tere es la primera que manda Whatsapp cada vez que tiembla: Hija, ¿están bien?

Ya me contó que ella se aferra al tocador de la recámara, mientras don Xavier trata de calmarla, diciéndole que todo va a estar bien.

 Rebecca Jones llegó con Ana Celia Urquidi después del llamado de Las malcriadas. Tengo que felicitar a ambas, a Ana Celia por la maravillosa producción de la serie que apenas esta semana regresó a las 9:30 en Azteca 13. Estrenaron el lunes de la semana pasada con tremendo éxito y después del temblor, tuvieron que dejar de transmitirla para darle paso a la cobertura especial de Azteca Noticias.

El casting es maravilloso, la producción realizada casi en un 100% en exteriores, el libreto, dirección, actuación, todo me parece de una gran factura. Rebecca está maravillosa interpretando a la directora de Dulce Hogar. Después de ver la historia ya no me dan ganas de invitarla otra vez a la casa. De veras que esa Catalina Basurto tiene mala entraña. Gracias a Dios que la Jones es un encanto

También nos acompañó Shanik Aspe y su esposo Mau. Mi Shanik fue de las primeras en llegar y vaya que se lució cantando con los mariachis. Tengo que comentarles que tanto ella como su esposo han estado trabajando durísimo en los centros de acopio. Mauricio hasta fue a donar sangre y mi amiga lo mismo la veías en la Cruz Roja que en el súper comprando víveres para donar.

Jas Devael no falla en nuestros convivios. Se vino guapísimo de negro con todo y moño. Cantó divino y, como siempre, me hace sentir muy bonito cada que me dedica una canción.

Armando Araiza, un rey. No se anima a cantar pero lo disfrutamos mucho en la plática. Las dos últimas veces que ha venido lo acompaña su amiga Cristina y ya nos hemos vuelto fans de la pareja.

Mi compadre Bisogno ahora sí agarró el micrófono y mientras la comadre Cris, nada más lo grababa en el celular, Daniel se aventó sus buenas rolas cuando vio que poco a poco todos nos animamos a cantar con Chabelo. Cabe apuntar que antes aflojamos garganta con unos mezcalitos.

Mi madrina Mina, la esposa del Coque Muñiz, llegó con Marisol, su hija. La Rafaella fue la más feliz pues le trajo de regalo una cobijita que ella misma tejió con sus manos. Me contó Teresita, quién es su vecina en San Antonio, que allá anduvo la chamaca buscando hilo del fino, para tejerle en gris y rosa, la cobija a mi chiquitica.

Aquí anduvo en medio de la fiesta caminando como fantasmita la niña, con la colcha en la cabeza. Cómo no amar a los Muñiz con estos detalles.

Pero la que sin duda se llevó la noche fue Laura Zapata. El porte, la voz y la interpretación de Laurita nos tenía a todos con la boca abierta. Sabemos que ha grabado y es cantante, pero cuando la tienes enfrente interpretando La Llorona, hay que ponerse de pie y aplaudirle. Con decirles que después de disfrutar a Laura, nos achicamos, y no nos atrevíamos a echar gorgorito. Hasta que ella misma nos invitó a todos a cantar La diferencia. Fue así como hoy guardamos un maravilloso recuerdo de esa noche. Mi Bisogno, Chabelo, Jas Devael, Shanik, Laura Zapata y esta que les escribe, compartimos el micrófono y al son del mariachi, nos unimos por este amor a México que no solo aflora el 15, sino, todos los días. Aún más en momentos como estos que vive el país.

Tengo que reconocer que todos le han entrado a la ayuda. Laura se fue en un camión a Morelos a llevar agua, alimentos y ropa a familias damnificadas. Me siento muy orgullosa de mis amigos. Puedo con orgullo decir que todos aman a este país que hoy siento más mío que nunca.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Aprendamos a vivir el aquí y el ahora. Sigamos siendo solidarios y compartidos en las buenas, como el 15 de septiembre que todo es fiesta y alegría, y en las malas, como después del temblor del 19 de septiembre. México está de pie y sin duda vamos a reconstruirlo. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Basta! para que te enredes

49,936FansMe gusta
87,075SeguidoresSeguir
3,995suscriptoresSuscribirte