Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Martes 25 Septiembre del 2018
cielo claro 19°

Ahí viene la Bigorra

Más mexicana que nunca

Raquel Bigorra

Cubana de nacimiento, mexicana por elección. Así las cosas en la vida de esta mujer que les escribe. Cómo no haber dado El Grito el 15 en familia. Traje mariachis, canté más de una ranchera. Me tomé mis tequilas y, lo más importante, pasé la noche rodeada de amigos, al grito de ¡Viva México!

Después del sismo que vivimos el pasado 19 de septiembre, pienso seguir celebrando aún más el ser mexicana. Ver cómo este país se ha unido y nos hemos abrazado para ayudar a los que perdieron un techo, a un ser querido, me hace ponerme de rodillas para darle gracias a la Virgen por estar hoy aquí.

Este miércoles les voy a contar cómo estuvo El Grito en casa. Llegó mi queridísimo Chabelo con su amada esposa Tere, quien siempre trae las manos llenas. No pueden faltar dos o tres botellas de Asti y un postre. Ahora nos trajo torta de uvas que estaba para chuparse los dedos. Mi Tere es la primera que manda Whatsapp cada vez que tiembla: Hija, ¿están bien?

Ya me contó que ella se aferra al tocador de la recámara, mientras don Xavier trata de calmarla, diciéndole que todo va a estar bien.

 Rebecca Jones llegó con Ana Celia Urquidi después del llamado de Las malcriadas. Tengo que felicitar a ambas, a Ana Celia por la maravillosa producción de la serie que apenas esta semana regresó a las 9:30 en Azteca 13. Estrenaron el lunes de la semana pasada con tremendo éxito y después del temblor, tuvieron que dejar de transmitirla para darle paso a la cobertura especial de Azteca Noticias.

El casting es maravilloso, la producción realizada casi en un 100% en exteriores, el libreto, dirección, actuación, todo me parece de una gran factura. Rebecca está maravillosa interpretando a la directora de Dulce Hogar. Después de ver la historia ya no me dan ganas de invitarla otra vez a la casa. De veras que esa Catalina Basurto tiene mala entraña. Gracias a Dios que la Jones es un encanto

También nos acompañó Shanik Aspe y su esposo Mau. Mi Shanik fue de las primeras en llegar y vaya que se lució cantando con los mariachis. Tengo que comentarles que tanto ella como su esposo han estado trabajando durísimo en los centros de acopio. Mauricio hasta fue a donar sangre y mi amiga lo mismo la veías en la Cruz Roja que en el súper comprando víveres para donar.

Jas Devael no falla en nuestros convivios. Se vino guapísimo de negro con todo y moño. Cantó divino y, como siempre, me hace sentir muy bonito cada que me dedica una canción.

Armando Araiza, un rey. No se anima a cantar pero lo disfrutamos mucho en la plática. Las dos últimas veces que ha venido lo acompaña su amiga Cristina y ya nos hemos vuelto fans de la pareja.

Mi compadre Bisogno ahora sí agarró el micrófono y mientras la comadre Cris, nada más lo grababa en el celular, Daniel se aventó sus buenas rolas cuando vio que poco a poco todos nos animamos a cantar con Chabelo. Cabe apuntar que antes aflojamos garganta con unos mezcalitos.

Mi madrina Mina, la esposa del Coque Muñiz, llegó con Marisol, su hija. La Rafaella fue la más feliz pues le trajo de regalo una cobijita que ella misma tejió con sus manos. Me contó Teresita, quién es su vecina en San Antonio, que allá anduvo la chamaca buscando hilo del fino, para tejerle en gris y rosa, la cobija a mi chiquitica.

Aquí anduvo en medio de la fiesta caminando como fantasmita la niña, con la colcha en la cabeza. Cómo no amar a los Muñiz con estos detalles.

Pero la que sin duda se llevó la noche fue Laura Zapata. El porte, la voz y la interpretación de Laurita nos tenía a todos con la boca abierta. Sabemos que ha grabado y es cantante, pero cuando la tienes enfrente interpretando La Llorona, hay que ponerse de pie y aplaudirle. Con decirles que después de disfrutar a Laura, nos achicamos, y no nos atrevíamos a echar gorgorito. Hasta que ella misma nos invitó a todos a cantar La diferencia. Fue así como hoy guardamos un maravilloso recuerdo de esa noche. Mi Bisogno, Chabelo, Jas Devael, Shanik, Laura Zapata y esta que les escribe, compartimos el micrófono y al son del mariachi, nos unimos por este amor a México que no solo aflora el 15, sino, todos los días. Aún más en momentos como estos que vive el país.

Tengo que reconocer que todos le han entrado a la ayuda. Laura se fue en un camión a Morelos a llevar agua, alimentos y ropa a familias damnificadas. Me siento muy orgullosa de mis amigos. Puedo con orgullo decir que todos aman a este país que hoy siento más mío que nunca.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Aprendamos a vivir el aquí y el ahora. Sigamos siendo solidarios y compartidos en las buenas, como el 15 de septiembre que todo es fiesta y alegría, y en las malas, como después del temblor del 19 de septiembre. México está de pie y sin duda vamos a reconstruirlo. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Fiestononón de Carla Estrada

Raquel Bigorra

“¿En dónde estás?”, me preguntó Laura Bozzo en un efusivo abrazo cuando me vio entrar a la fiesta de cumpleaños de Carla Estrada. “Ahora en el teatro, Laura”, le dije. Me di cuenta que me hacía referencia a dónde me iba a sentar cuando me contestó: “Vente a sentar con nosotros, estoy con Magda Rodríguez”.

Nos lanzamos al cumple de mi querida Carla después del maravilloso sold out que tuvimos en A oscuras me da risa. Todas las butacas vendidas. ¡Qué bendición! Salí con un dolor de pie, tremendo. Hasta de várices. Ya son 43, me canso de subir y bajar escaleras, pero con la emoción del éxito en el teatro y que Carla me había mandado mensaje para reconfirmar, nos lanzamos a las 11 de la noche. Me fui directo a la barra y después de tomarme un vodka me subí al escenario a gozar con los mariachis y la festejada. También se subió Luz Elena González, quien iba con un vestido de transparencias espectacular y Rosa Gloria Chagoyán. Par de hermosas. El mariachi se lo trajo Pablo Montero de sorpresa, y vaya que la homenajeada se conmovió cuando Pablo le cantó Las mañanitas. Después se siguió a dedicarle varias canciones mientras René Strickler y Harry Geithner coreaban las canciones.

Le siguió la Internacional Sonora Santanera, y que me saca a bailar mi querido amigo diseñador y exbailarín Gustavo Matta, así que aproveché y me eché mis buenos pasillos. También mi buen chal con mi querida madrina Mina Muñiz, quien es muy amiga de Carla. El Coque se quedó en casa, pero mi madrina ahí estaba. La mujer de Mauricio Herrera, Luhanna, se subió al escenario con el compositor Alejandro Jaén a cantar un par de canciones. Nosotros nos la pasamos haciéndole burla a Mauricio, pues había que recogerle la baba por los ojos de amor y admiración con los que la miraba. Qué maravilla. Carla invitó hasta a sus compañeras de la primaria, lo sé porque resultaron ser mis vecinas y me contaron el chisme. Dicen que cada año las invita al festejo y nunca fallan.

Llegó el productor de teatro Sergio Gabriel y no paró de abrazar a Carla cuantas veces pudo. Querendón y bello que es. Ya quedamos en armar una fiesta en casa de puras costillas barbecue como las que vende en su famosa cadena de restaurantes. Liz Clapés con su maravillosa voz apantalló a más de uno en el convivio. Hanny con su esposo estaba en la mesa de Mauricio Herrera y Martha, la querida exesposa de Polo Polo. Es una mujer encantadora, enseguida nos hizo lugar para compartir un rato. Nosotros finalmente nos sentamos con Luz Elena y Bernie, su esposo. Los maridos se pusieron a platicar mientras nosotras no paramos de bailar y chismear.

Carla aventó la casa por la ventana en su cumple. Nosotros nos fuimos a las 3:30 a.m. y el salón donde hizo la fiesta seguía repleto de gente y con el mejor ambiente. Eso es lo importante, celebrar rodeados de amigos, que es la gente que te quiere.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Feliz cumple, Carla querida. Lluvia de bendiciones para ti y que sigan las alegrías en tu vida. Te queremos mucho. El festejo estuvo fabuloso.

Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

 Feliz cumpleaños

FOTO: Instagram

 

Raquel Bigorra

Un cumpleaños le lle­vé a mi marido a la doble de Marilyn Monroe en México. Enfunda­da en joyas y el icónico ves­tido blanco, salió a cantarle Happy birthday, tal cual lo hi­ciera la rubia unos años atrás a John F. Kennedy. Otro año le mandé a construir un pas­tel para salirle de sorpresa. Fui por mi lencería muy fi­na, pero el numerito no pu­do concretarse cuando Ale­jandrito, el hijo de mi esposo, me dijo que quería salir con­migo dentro del pastel. Sa­limos los dos, sí, pero la len­cería tuve que guardarla pa­ra más tarde. Igual estuvo muy bonito el momento.

Otro año me lo llevé con su familia a un hotel en Cuerna­vaca. Después llegó el trío a cantarle de sorpresa al cuar­to y la rumba terminó en la madrugada. Ahí fue donde me hice hermana de una cu­ñada y me convertí en madri­na de una sobrina. Esas co­sas que pasan cuando una está con el corazón henchi­do de tanta vida que celebrar.

Llevamos 8 años juntos y me vuelvo loca por festejarlo, aun­que mi marido es de esos hom­bres que por la cara que pone, uno no sabe si le da gusto o no tanta algarabía. Pero no me lo tomo personal. Después de re­galarle una moto, la que él que­ría, hace unos 4 años en uno de sus cumples, me dije a mi mis­ma: Celébralo en grande y no es­peres a la reacción facial para mo­tivarte al año siguiente. Yo sé que en el fondo, a él le doy gusto, aunque su cara no me lo diga.

Por eso, cada año, segui­mos intentando sorprenderlo.

Este año me lo llevé a San Francisco a pasar el fin de se­mana. Estas escapadas son jus­tas y necesarias. Dejamos a los niños y nos fuimos como un par de chamacos a caminar por las empinadas calles de la ba­hía más linda de California.

Nos metimos en un club de blues y el cantante de la ban­da, como si yo le hubiera dicho que Alejandro estaba de cum­ple, vino con todo y guitarra a cantarnos y tocar para nosotros. El salón estaba lleno, pero el músico estrella de la noche ja­ló una silla y nos dedicó el show.

Nos fuimos de compras. Nos tomamos un helado de choco­late en una esquina. Entramos por unas chelas a una barra y es­tuvimos chachareando en Haight Ashbury, el barrio de los hippies.

Nos comimos unos delicio­sos rollitos primavera en el Barrio Chino y en medio de una festividad hasta danza­mos con los dragones de fue­go que bailaban en medio de la calle. Suerte que tuvimos.

Aprovechamos cada instan­te para tomarnos de la mano y consentirnos. No nos pudimos resistir a la belleza del Golden Gate y allí, en el famoso puen­te estilo Art Decó, pasamos un buen rato tratando de capturar la mejor foto. Llegaron los Blue Angels a sobrevolar la bahía. Re­sulta que se llevaba a cabo la Se­mana de la Armada en San Fran­cisco, así que tuvimos la dicha de ver la especie de suertes que hicieron los pilotos sobre Alca­traz y el Golden Gate. ¡Fue un regalazo! Ambas celebraciones, las del Barrio Chino y también la de los aviones sobre la bahía, solo ocurren una vez al año. Có­mo el cumple de mi amorcito.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Muy bendecida me siento por tener este amor que me hace suspirar. Lo seguiré ce­lebrando cada año con una sorpresita diferente. “Per­dóname que no soy tan ex­presivo”, me dice. Y yo, pen­sando cómo agasajarlo mien­tras apaga las velitas.

Ya de regreso en Méxi­co nos fuimos los cuatro a ce­nar. Entre los besos y apapa­chos de Rafaella y Alejandri­to brindamos por un año más de vida y cerramos con bro­che de oro el festejo. La vida es una, así que si te nace sor­prender, no dudes en hacer­lo. Se siente maravilloso. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

 

 ¡UP’S, SE ME SALIÓ!

Estoy muy feliz porque el programa hermano de Cocineros mexicanos en Argentina tendrá una edición especial nocturna. Después de ver cómo hacemos el nuestro, los creadores decidieron modificar el formato y se llevarán a la noche el programa tal cual lo hacemos en Cocineros mexicanos. Cocineros con una conductora.

Así que enhorabuena, y qué maravilla que nos vean y les guste lo que hacemos de este lado del Bravo. Se supone que no debería contarles que también habrá Cocineros hispanos en Univision y que esta familia culinaria, crece y crece, pero.¡Up’s se me salió!

Lo que se vivió en la fiesta del Juguetón

Raquel Bigorra

Juntar 17 millones de juguetes se dice fácil, pero vaya que no lo es. El Juguetón es la campaña social más grande del mundo y yo tengo la suerte de estar muy cerca del creador y motor de esta labor enorme. Desde que llegué a Azteca, hace más de 7 años, tuve la fortuna de que mi primer productor fuera Jorge Garralda. De ahí nació una amistad y una admiración enorme por este hombre que siempre está dispuesto a trabajar por los demás.

Ni él ni su equipo descansan en Navidad ni Año Nuevo. Ahí están en Azteca clasificando y recolectando juguetes. Es una labor titánica. Después de 23 años, esta es una fiesta a la que nos hemos sumado todos. El Gobierno, empresas, ciudadanía en general y cada una de las instalaciones de Azteca en toda la República Mexicana se da a la tarea de recibir y salvaguardar los juguetes que el público trae con la seguridad de que serán entregados a millones de niños el 6 de enero.

Este año me tocó nuevamente conducir el banderazo de salida de los camiones. Ahora junto a Ernesto Laguardia. Ernesto estaba muy emocionado de poder formar parte del Juguetón y ahí me contó que nos quieren juntos para un nuevo proyecto, pero que también Carla Estrada lo quiere para hacer una participación especial de la serie que graba de la vida de Silvia Pinal. Ya le dije que todo se acomoda. Miren el caso de Omar Fierro, hace su programa de Qué hay de comer en el canal A+ de TV Azteca y al mismo tiempo graba en Mazatlán la nueva novela de Nicandro Díaz. Hace unos días me compartió unas fotos con el elenco y me dijo que estaba feliz de trabajar con tantos amigos de toda la vida.

Siguiendo con el Juguetón, al día siguiente del banderazo de salida me invitaron a conducir el concierto del Juguetón con grandes invitados. Mi comadre Carmen Muñoz, muy entusiasta, me contó que Magda Rodríguez sí se despidió de todo el equipo de Enamorándonos y que los nuevos productores también se reunieron con el equipo, antes de tomar la batuta, para presentarse y decirles a todos que están abiertos a escucharlos. Muy profesionales los productores de MasterChef, Hernán Albarenque y Alejandro Esquivel, llegaron para sumar. El programa sigue en el gusto de la audiencia y ahora nos dan la oportunidad al público de conocer un poco más a los amorosos, gracias a los nuevos testimonios que nos han compartido.

En el equipo de conductores estaba El Capi y muy simpático me dijo que ya tiene todo listo para su boda. ¡Enhorabuena! La guapísima de Liz Lombó y Juan Barragán de Al extremo, estuvieron también muy contentos y bailadores al ritmo de CD9. Estos chicos que son un verdadero fenómeno entre el público juvenil son lo máximo. Al término del programa en vivo les pedí que le regalaran otra rola ya fuera del aire, y bien lindos se quedaron en el escenario para deleitar sobre todo a las niñas y chavas que llegaron con toda clase de pancartas y playeras haciendo alusión al grupo. También cantó Nadia, Lemon Grass y hasta los Shulos de Enamorándonos, quienes subieron a La Bebeshita al escenario y vaya gritos de emoción que se escuchaban entre el público. Ahí estuvimos bailando banda también con Jorge Guerrero. El cantante y su banda cada año apoyan al Juguetón y participan en todos los conciertos de clausura.

Me tocó también compartir con Luis García, quien está muy emocionado con el Mundial de Rusia. Está cerrando temporada de Cambio de juego junto a Tania Rincón y Martinoli. Los cambios se deben a que toda la artillería pesada se va a Rusia, así que ya nos sorprenderán con nuevos contenidos. Por cierto, a la que me dio mucho gusto encontrarme en el evento del banderazo de salida y también en el súper fue a mi querida Tania Rincón. La conductora con la sonrisa más linda de la tele es imagen de Scotch Brite. Así que ahora que tengo tiempo de hacer el súper, recoger a mi hija en la escuela y hasta bañar a mis mascotas, la veo posando muy contenta anunciando en el súper las famosas esponjas. ¡Felicidades!

No puedo dejar de compartirles la emoción que nos da haber superado gracias a México la meta que nos puso nuestros jefe Benjamín Salinas. Logramos juntos más de 17 millones de sonrisas. Los niños en toda la República recibieron a los Reyes Magos gracias al Juguetón. Fue así como en la noche del banderazo y en el concierto de clausura, talento, ejecutivos de la empresa y público en general estuvimos celebrando este gran logro.

¡A gozar, que el mundo se va acabar! Que alegría poder constatar una vez más la generosidad de México y de la gente buena como Jorge Garralda, Óscar Hernández, su productor de tantos años y de cada uno de los miembros de ese equipo maravilloso de A quien corresponda. Ahora después de cumplir la misión espero que me inviten como cada año a la fiesta de la producción, donde mi querido Jorge nos invita a unos ricos tacos a todos. Vamos por más y a seguir superando la meta. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Eíza González y el vestido del millón

Raquel Bigorra

@rbigorra

¿Te acuerdas de mí? Soy la hija de Glenda, me dijo Eiza González, hace algunos ayeres cuando me vio en Televisa San Ángel. Ella salía de un salón de clases del CEA y yo iba a mi programa en vivo en Ritmoson. Era una chavita pero a mí me sorprendió que se acordara, pues no la veía desde niña cuando yo trabajaba en la agencia de modelos de su mamá.

Tiempo después me la volví a encontrar en el aeropuerto. Eiza volaba a Los Ángeles, ya había hecho Lola, érase una vez, de la mano de Pedro Damián y en México ya era conocida. A mí me pareció un poco loco que caminando tan bien en Televisa, emprendiera camino a Estados Unidos. Pero hoy vemos el resultado de seguir esa corazonada y de contar siempre con el apoyo de su mamá.

Otra mujer exitosa que sabe pensar en grande. “Mi mamá me apoya”, me dijo en el aeropuerto, “y voy a perfeccionar mi inglés, prepararme mejor en actuación y a hacerla”.

¿Saben cuántas compañeras igual de talentosas y bellas he visto cruzar el charco? A muchísimas. Pero Eiza le puso más que belleza y preparación y logró su objetivo. La hizo en grande. Y aunque le falta mucho camino por recorrer, todavía no cumple ni los 30, ya es una triunfadora.

Verla presentar un premio en la entrega 90 de los Oscar y disfrutarla en la alfombra roja me dejó perpleja. Cabe señalar que su vestido amarillo le dio la vuelta al mundo.

Un vestido bastante sencillo de Ralph Lauren que se convirtió en el tema de conversación en redes el domingo pasado. Lució hermosa, con un cuerpo divino y un rostro de portada. Ni pestañas postizas llevaba. Se mostró segura y con un inglés perfecto presentó las categorías a Mejor edición y Mezcla de sonido, al lado de su compañero en Baby Driver.

Ya leí lo que posteó la actriz haciendo referencia a algunos compatriotas que le mandaron comentarios poco afortunados acerca de su atuendo. Me encantaría decirle a Eiza, bravo. Lo lograste. Eres fregona hasta para convertirte en trending topic, con un sencillo vestido amarillo.

Estoy segura que México no puede verla con otros ojos más que los de una triunfadora, que un día creyó que podía estar en las grandes ligas del cine y lo logró.

Creyó que podía hacer cine en Hollywood y lo está haciendo. ¿Han visto su trabajo? Actúa de maravilla y estoy segura que después de la presentación del domingo, le lloverán ofertas de papeles en Hollywood.

Bravo Eiza, por inspirar a millones, contra Trump y marea ahí estuvo alzando la estatuilla Guillermo del Toro, cantando Lafourcade y Gael, recibiendo el premio los autores Kristen y Robert López, con Recuérdame, de la película Coco. Salma Hayek estuvo presente en la ceremonia, Eugenio Derbez también. Y estoy segura que cada vez veremos más mexicanos.

Porque si algo sobra en este país es talento y ganas de triunfar. El éxito de Eiza nos recuerda que no hay sueño imposible. Animémonos como la hija de Glenda Reyna, a luchar por cada uno de los sueños locos que se nos meten en la cabeza.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Ojalá y la veamos también alzando la estatuilla. ¿Por qué no? Cuando me dijo que se iba a Los Ángeles a hacerla en grande yo la taché de ilusa. Y vean hoy hasta donde ha llegado. Enhorabuena Eiza González. Nos leemos el próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

Gallo de oro para Isabel Martínez La tarabilla

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

La que está muy feliz porque ayer recibió el Gallo de oro de manos de los periodistas de México es Isabel Martínez, La tarabilla. La veo a cada rato en Azteca Novelas y vaya que me encanta quedarme a platicar con ella.

La primera vez que nos encontramos, después de mucho tiempo, fue en el terrible temblor del 19 de septiembre. Yo no sabía si eran mis nervios o la memoria me estaba fallando. Ya me contó que después de hacer más de 30 novelas en Televisa, se vino a grabar Tres familias a Azteca y está encantada.

“Aquí hice con mi marido Un sombrero de paja italiano, cuando comenzó canal 13”, me dijo.

“Bailé con Pepe Gálvez en ese programa, porque con Pompín bailaba diario”, me comentó emocionada.

Me confesó también su edad, 72 años. Y me aclaró que aunque Pompín Iglesias le decía que las mujeres no deberían decir la edad, a ella le encanta confesarlo.

Les cuento que a veces la tengo en el camerino de al lado.

Mientras me arreglaban el otro día, la escuchaba regañar a alguien. Después que repitió el mismo regaño unas cinco veces, me di cuenta que estaba ensayando una escena. Después supe que para Isabel, cada día hay que vivirlo con alegría, agradecimiento y entrega total. Me estuvo contando que por eso ella considera que tiene tanta suerte de estar al aire en este proyecto y por que los periodistas la tomaron en cuenta para darle este premio que también han recibido luminarias como Lucha Villa, Silvia Pinal y López Tarso, por mencionar algunos.

La Tarabilla vuelve a Azteca

“Ahora tengo mánager”, me dijo emocionada. Y fue él, quien después de hacer un casting para otro proyecto decidió traerla a Tv Azteca. Me dijo que el casting lo hizo a través del celular y que para ella es una ilusión tener trabajo. Ha hecho más de 30 telenovelas pero es rica en cariño, no en dinero. Estuvo diciéndome que va por toda la República dando conferencias acerca de cómo ser feliz y que lo hace muy emocionada.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Vamos siguiéndole el ejemplo a esta maravillosa mujer que a sus 72 años trabaja, es independiente y tiene una alegría de vivir que contagia. A la gente feliz, le va siempre bien, me dijo. ¿Y cómo se es feliz? Le pregunté. “Agradeciendo cada día, cada rayito de luz, sonriéndole al del coche de al lado, a la gente en el súper. Es más fácil de lo que parece”, me dijo varias veces.

Sigamos sus pasos mientras le aplaudimos de pie por esta entrega total al público y la felicitamos por su merecido premio Gallo de oro. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.


¡UP’S SE ME SALIÓ!

La que tiene fans y no son cualquier cosa, es la Guzmán. Por poco y me voy pa’ tras con el guapísimo seguidor de la rockera, que me enseñó la cara de Alejandra en todo su brazo. Me dijo que la tenía tatuada en toda la espalda para… Ya no quise checar el dato.

La hija de la Pinal y Enrique nació artista. Sigue cantando en vivo en cada presentación y ya está preparando su nueva producción discográfica. Me contaron que en cada presentación estrena vestuario y sigue apoyando, cómo desde hace varios años, a los diseñadores mexicanos.

El fan del que les hablo, me dijo que mientras tenga piel se la seguirá tatuando. Mire usted si eso no es amor, andar pidiéndole a los tatuadores que le hagan crepé al peinado de la rockera para que el tatuaje quede tal cual. Se supone que no debería contarle de las intimidades de los seguidores de la Guzmán, pero Up’s se me salió.

Laura León lo menea chabocho

Mi esposo y yo con la Lic. Fernández, Laura León y Albertano
Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Qué maravilla po­der compartir un buen rato con mi Laura León. Estuvimos jun­tas en el maravilloso Carna­val de Puerto Morelos y desde que nos fuimos a comer es­tuvimos riendo hasta la no­che, cuando nos subió al es­cenario a menear un poco la cintura a ritmo de Suavecito.

La Tesoro se llevó al Caribe mexicano a sus más de 10 mú­sicos, bailarines, equipo de pi­rotecnia y hasta a sus bellas nietas. Por cierto, están her­mosas y la tratan con muchí­sima dulzura. “Ay, abuelita”, le decían, mientras ella esta­ba fascinada cuando la ense­ñé a grabar un boomerang en el Instagram. Aunque hay mu­chas cuentas en las redes con el nombre de La Tesoro, ella me aseguró que no las maneja.

“Vamos, Bigorrita, vamos a ver qué hay de comer”, me di­jo cuando nos vimos en el res­taurante del nuevo Hotel Cid, que está fabuloso. Nos para­mos frente a la barra de ensala­das en el bufete, pero solo aga­rramos crotones. Nos seguimos a la barra italiana y nos servi­mos caneloni, lasagna y spaguet­ti. Puro carbohidrato, porque sabíamos que en la noche, en el show, íbamos a quemar calorías a la hora de menearlo chabocho.

Estuvimos hablando de la televisión. “Estoy muy enoja­da porque le quitaron su pro­grama a Susana y a René”, me dijo. “¿Qué va a pasar en la te­le? Ponen, quitan. ¿Qué es lo qué pasa?”, me preguntó pre­ocupada. Yo me quedé con las ganas de responderle, pe­ro créanme que me hago las mismas preguntas, porque al final del día soy público también, como Laura León.

Laura llegó un par de días antes a su presentación y se encargó de atender a toda la prensa en Quintana Roo. Se dio el tiempo para conocer Puerto Morelos de la mano de su Pre­sidenta Municipal, la Lic. Lau­ra Fernández. Se tomó fotos con todos en el hotel y con la gente del pueblo, ni se diga. Me asom­bró también que venían muchos de Tabasco. Tiene un público fiel que la sigue a donde se presente.

Algunos subieron al camper donde ella esperaba minutos an­tes de la presentación. “¿No te pones nerviosa antes de subir?”, le pregunté, mientras se veía fa­bulosa toda vestida de blanco con sus brillos y flecos. “¿Nervio­sa? Para nada, mi Bigorrita, todo sale bonito si uno está tranquilo y paciente”. Me dijo con despar­pajo. Y así la percibo, tranquila.

Ella come despacio, camina sua­ve, contoneando las caderas y sa­be lo que trae y lo presume con gracia. Hasta mi marido se puso nervioso cuando la tuvo a un la­do. Nos echamos a reír por­que de veras que es se­rio Alejandro y ja­más lo había visto con los ojitos bri­llosos con algu­na otra amiga aris­ta, pero La Teso­ro es La Tesoro. Ya cuando la vio con to­da la producción enci­ma me dijo: “No cabe du­da que ya no hay estrellas”.

Ella es tan auténtica, tan orgá­nica, cae bien por ser tan natural en su trato; y cuando se sube al escenario se dirige al público tal cual la acabaste de ver en el cam­per. Los tenía a todos con la boca abierta. A mujeres, hombres, ni­ños, todos le aplaudían y la admi­raban a ritmo de El hombre es co­mo el oso, Mujeres engañadas, Menéalo sabroso y todos sus éxitos. Mi querido Alberta­no también se su­mó a la fiesta y ter­minamos los tres junto a la Lic. Lau­ra Fernández, dan­do brincos en el esce­nario. Subimos a entre­garle un reconocimiento a Laura León y ya no nos dejó ba­jar. La noche anterior El Papirrín y yo lo hicimos con Merenglass.

En época de carnaval se vale todo y más cuando estamos en­tre amigos. Como bien me re­cordó Ramón Glass, nos co­nocemos desde el inicio de nuestras carreras y seguimos dando cintura. Bueno, que se le va a hacer si una es caribe­ña y cuando nos ponen me­rengue o cumbia, como Laura León, lo meneamos chabocho.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Ya arrancó febrero y además de ser el mes del romance, también es el mes de la rumba gracias a los carnavales. Me dijo el má­nager de Laurita que va a es­tar presentándose en va­rios lugares en esta tempora­da, así que súmate a la fiesta de La Tesoro, mientras nos lee­mos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gastados pero gozados

Raquel Bigorra

Todavía no he encontrado un lugar más poderoso y mágico para recargar pilas y recibir el nuevo año que en los brazos de mi familia. Por eso cada Navidad procuramos pasarla juntos. Este año mi hermano, cuñada y sobrinos de Miami, quedamos en vernos en San Diego y de ahí, seguirnos a Los Ángeles. Hoy regresamos a México, gastados y caminados, pero con el corazón lleno.

Visitamos cuanto lugar se puedan imaginar. En San Diego, el zoológico, el parque acuático de Sea World, Balboa Park, el museo de USS Midway, que es un impactante portaaviones de la Segunda Guerra Mundial. El clima estuvo maravilloso de día, por lo que se prestó para pasear a gusto, pero en la noche baja mucho la temperatura así que más de uno de la tropa que vinimos agarró gripa.

Rafaella venía con la ilusión de encontrarse con los primos, y vaya que los disfrutó. Pero nos sacó el susto de nuestras vidas. Estuvo 5 días con fiebre de 40° y sin ningún síntoma aparente. No parecía que le iba a dar gripa, no le dolía el estómago, nada. De madrugada tuvimos que meterla a bañar un par de veces para bajarle la temperatura. El pediatra nos recomendó que la mantuviéramos sin fiebre pero esperáramos a ver qué virus o infección tenía. No había mucho que hacer más que esperar, mientras yo estaba imaginando lo peor. Después de llorar un par de noches seguidas, resulta que todo fue por una muela que le salió. Bendito molar, pensamos. Lo mejor es que ella estaba súper bien de ánimo y disfrutando muchísimo el paseo, hasta que se quejó de la muela y su papá la revisó. Efectivamente, tenía las encías inflamadas y un nuevo integrante en su dentadura.

Ya como nueva, nos seguimos a Los Ángeles, nos hospedamos en el hotel donde se llevaban a cabo cada año los Golden Globe, así que estuvimos desayunando donde comparten las estrellas de Hollywood. ¡Cuánto glamour! Dimos la vuelta por Rodeo Drive y por supuesto pasamos al famoso hotel donde se hospedó Pretty Woman con Richard Gere; no vimos a ninguno de los dos, pero a Marilyn Monroe sí me la encontré en el Paseo de Hollywood. Hasta nos tomamos la foto del recuerdo. Visitamos Universal Studios y viajamos hasta Anaheim para pasar el día con Mickey. No sé quiénes estábamos más emocionados, si los chavos o nosotros, los adultos.

Nada, que pasamos unos días comiendo, brindando, apapachándonos y llenándonos de amor. Despedimos el año con agradecimiento y amor y con todas las fuerzas del corazón recibimos 2018. Les deseo a cada uno de ustedes puras alegrías y bendiciones. Gracias por permitirme entrar a sus hogares y oficinas a través de este maravilloso espacio de nuestro amado periódico BASTA! ¡A gozar que el mundo se va a acabar! Feliz 2018 y nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa

Fiesta con causa

Raquel Bigorra

Como cada año, mi queridísima amiga Perla Díaz de Healy, convoca a la comida de Maepec. Ya les he contado en este espacio que la fiesta de disfraces es una locura. Las amigas que llegan a apoyar a la Fundación Maepec se producen más que un profesional. Las mujeres en apoyo al estudio del Periodismo y la Comunicación, saben cómo recaudar fondos y al mismo tiempo pasarla rebien.

En la mesa del jurado nos juntamos Ramiro Fumazzoni, Elizabeth Álvarez, Omar Fierro, René Strickler, Luz Elena González, Aleida Núñez, Lenny de la Rosa, Juan Martín Jáuregui y un poquito más tarde llegó mi Ernesto Laguardia para conducir el evento junto a Jan.

Unos días atrás estuvo en casa cenando con su esposa Paty e hijos, y me contó que el día del evento sus hijos tenían planeado por la escuela, ir a la feria de Chapultepec.

Por eso no llegaría a la comida de Maepec, pero a conducir el show, ni loco faltaba. Está súper comprometido con las becas, pero también con Perlita y Juan Francisco Healy Ortíz, quienes son padrinos de su hijo Emiliano.

Jan llegó muy temprano y anduvo muy aplicado haciendo sus apuntes para tener todo perfecto en la conducción. Nos presentó a todos con mucho cariño mientras los que nada más íbamos a calificar los disfraces decíamos salud. Un brindis aquí, otro allá, ahí les encargo como terminamos de contentos. Menos Elizabeth Álvarez, quien en casa la esperaban sus hijos, los demás decidimos celebrar en grande.

Con decirles que del evento nos la seguimos al show que dio Samo en el Lunario, para otra fundación. Con eso de que andamos muy altruistas, nos fuimos mi marido, Ramiro Fumazzoni, Aleida Núñez y yo, a ver a Lenny con Samo.

El ex de Camila invitó a mi querido Lenny a cantar un par de canciones y allí estuvimos aplaudiéndoles a los amigos.

Después del show nos fuimos al camerino a brindar y seguir filosofando. Ramiro contándonos que su mujer, por estar en el súper, ya no quiso alcanzarlo en el Lunario y mi Aleida Núñez nos confesó los detalles de su divorcio. Nada, que la vida sigue, y que esto que lo otro, salud.

Cabe señalar que eran como las 11:30 p.m., no muy tarde, pero a mí se me hacían las 2 de la mañana. No me acordaba que en el evento de Maepec me envalentoné y para ponerle más sabor, invité a mis amigos de zumba a subirnos al escenario.

Los instructores Zin, se encargaron de armar un popurrí sabrosón y durante una semana estuvieron en casa enseñándome las coreos de zumba. Fue increíble la energía que vivimos en el escenario.

Estaban todos encantados haciendo zumba con nosotros, con todo y disfraces y mire que unas iban de Miss Peggy, otras de Lotería Nacional y así, varios atuendos que apenas y permitían movilidad por los diseños tan elaborados que portaban, pero las pusimos de pie a menear todo el cuerpo. Mis compañeros artistas estuvieron muy divertidos también moviéndose al ritmo de zumba, pero sobretodo, con ganas de apoyar.

Gracias Perlita por cada año convocarnos y por hacernos sentir parte de Maepec.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Cada día estoy más convencida que con entusiasmo y alegría se puede lograr mucho más.

Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Ernesto Laguardia: En la mañana en San Ángel, en la tarde en el Ajusco

Raquel Bigorra

Qué felicidad poder pasar tiempo con los amigos. Por vivir para trabajar nos perdemos muchas veces del gran regalo de la vida que es compartir con nuestros afectos. Nos invitó Ernesto Laguardia a Valle de Bravo y como nuestros hijos se disfrutan mucho, pasamos unos días increíbles con ellos.

Bárbara, la mayor, es toda una lady y cuida de Rafaella mejor que yo. La consiente en todo, la sube al tumbling, le cambia los zapatos y se la lleva a la alacena a escondidas de mí para regalarle malvaviscos. “Necesito una hermanita mamá”, le dijo a Paty. La esposa de Ernesto es divina y muy emocionada me estuvo enseñando las fotos de Barbie en la serie de Silvia Pinal. Interpreta a Michelle Salas, la hija de Luis Miguel, nieta de la diva del Cine de Oro Nacional.

En cambio Ernesto, hará el papel del exesposo de Silvia, quien fuera Gobernador de Tlaxcala, Tulio Hernández. “No era nada guapo”, me confesó Laguardia, es por ello que lo tuvieron que caracterizar. También me estuvo presumiendo el trabajo del equipo de caracterización. Por cierto, Ernesto le va a entrar a la política y le anda chambeando duro. Anda muy solicitado, pues estrena proyecto en Azteca en unos días. Es de los pocos que en un mismo día tuvo llamado en la mañana en San Ángel y en la tarde en el Ajusco. “Como han cambiado los tiempos”, me dijo, ¡Enhorabuena!

Por eso atesora tanto poder pasar estos días con la familia. Emiliano y Santi no le pierden pie ni pisada y lo traen vuelto loco por toda la casa. Santi, anda con unas botas como si viviera en el campo. Pero es que les encanta subirse a los caballos, mojarse con la manguera de agua y hacer travesuras. También proponer matrimonio. Y lo digo porque clarito escuché como le dijo a Rafaella: “Te vas a casar conmigo cuando seas grande”, y Rafaella nada perdida le dijo: “sí, está bien”.

Esto pasaba mientras mi marido y Ernesto platicaban muy a gusto. Es que el querido Ernesto, tiene unas anécdotas buenísimas. De hecho le dijimos que porqué no escribe un libro. Varios temblarían porque si alguien tiene trayectoria es él, así que imagínese de quién no se sabría alguna historia. En fin, está entusiasmado con la idea, pero para más adelante.

Nos atendieron como reyes y nos recibieron con aguas de sabor, diferentes tipos de mezcales, cervezas, rones y hasta una botella de champagne. La pasamos tan bien que yo tuve que ir a México ayer a una cita y nos regresamos. Es que de verdad son grandes anfitriones. En la noche, el mismo Ernesto nos consintió con unas quesadillas de un queso finísimo que hasta le dije: “Ya estamos causando mucho gasto”. Para que se den cuenta de lo lindos que son, nos mandaron traer a una masajista que me dejó como nueva.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Que días tan bellos pasamos con el familión de Laguardia. Dios bendiga a esta familia tan bella y amorosa y que mi Ernesto siga trabajando en San Ángel y en el Ajusco, como toda la estrella que es. Nos leemos el próximo martes en Cara a Cara.

Premios y regadas

Raquel Bigorra

Todavía no me creo el premio tan lindo que hace unos días recibí por parte del Círculo Nacional de Periodistas, A.C. de México. De manos de Carla Estrada, me entregaron la medalla que lleva el nombre de su padre, Carlos Estrada Lang.

El evento fue al norte de la ciudad en un salón muy bonito, donde anualmente se llevan a cabo también los premios de las Palmas de oro y Sol de oro, otorgados de igual forma por el Círculo Nacional de Periodistas.

Estuve compartiendo la noche con Carla, quien me contó que está que no duerme editando la bioserie de Silvia Pinal. Apenas va por los primeros capítulos y siente que no acaba.

Maravilloso trabajo el de la productora, quien está al tanto de cada detalle. “Hasta no verla al aire, no descanso”, me confesó la exitosa productora.

Cristina Pacheco, recibió también la medalla y estuvo compartiéndonos que cada día se lo dedica a su esposo. “Lo extraño muchísimo”, dijo al micrófono cuando recibió el reconocimiento. El también escritor, José Emilio Pacheco, murió en el 2014, pero la periodista comparte con el cada instante, nos dijo.

Shanik Berman, iba con su esposo, hija y algunos amigos. Su mesa estaba llena de amor y querida familia quienes la apoyan incondicionalmente. A Shanik, la adoro. Nos conocemos hace tantísimos años así que nos emocionamos por estar en el mismo escenario, recibiendo el mismo reconocimiento. Está cumpliendo mi querida Shak, 14 años al aire con su programa en Radiofórmula, así que aproveché para felicitarla doblemente. Solo que en Twitter la regué. En lugar de arrobar a la periodista deespectáculos, equivocadamente arrobe a Shanik Aspe y ahí me tienen perdiéndole disculpas a mi querida Berman, mientras Carla Estrada grababa el chusco momento con su celular. “Ya estoy ciega Shanik”, le tuve que confesar. Mi marido también, pues antes de subir el tuit a la red, le pedí me checara si había puesto bien los nombres de mis compañeras de premio y con completa seguridad me dijo que estaba “ok”.

Pero nada, somos familia en este maravilloso mundo del espectáculo, así que nos reímos y la pasamos de maravilla.

Agradecida y emocionada por este reconocimiento a la excelencia que me obliga a seguir entregando el 200% de mí en cada paso. Gracias a los medios y a mi querido Diario BASTA! por la cobertura tan linda que le dieron al evento. Mi compadre Miguel Cantón, muy temprano me habló para felicitarme y yo me emocioné mucho.

A las nuevas generaciones les comparto que Carlos Estrada Lang, fue un gran comunicador y periodista, decano del periodismo en México con una enorme trayectoria dentro de los espectáculos, la política y los deportes, director de una infinidad de diarios y fundador de las publicaciones más importantes de México.

Carla le dedicó unas palabras hermosas a su papi, quien vivió casi 100 años y como ella emocionada me dijo: “Sano y lúcido hasta el último día”. ¡Qué maravilla!

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Vamos rumbeando y a seguir celebrando esta maravillosa distinción que me obliga, a seguir pa’ lante, agradecida y comenta. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Esta noche con Javier Alatorre

Raquel Bigorra

Nos reunió mi querido Javier Alatorre para celebrar la Navidad. Ya me habían contado de su buen gusto para recibir a los invitados, pero vaya que estuve fascinada disfrutando de cómo cuidó cada detalle de la noche, para que los treinta comensales estuviéramos más que agasajados.

Entre artistas, políticos y empresarios, la velada transcurrió de maravilla. Estuve compartiendo con Rebecca Jones y Margarita Gralia. Ambas divinas. Margarita fue con su marido y me estuvieron contando cómo su casa de San Miguel de Allende la diseñaron en función del Feng Shui, “una amiga se vino de Argentina y con los planos del arquitecto en la mano nos fue orientando”. Por eso me aseguró que a todos les encanta su casa de San Miguel, pues tiene muy buena vibra. También me contó de su sobrino/nieto. “Es mi locura”, me dijo. Que se sienta en el piso a jugar con rompecabezas con el nene. Qué maravilla. Pasarán Navidades y Año Nuevo en Miami, en familia.

También acompañó a Javier, Mariana Seoane. Traía un vestido negro espectacular y me contó que la noche anterior había cenado con William Levy, pues estaban celebrando que hicieron juntos una película. Mariana no estuvo mucho tiempo en la velada, después de la cena se marchó, pues su novio la esperaba en un sitio de Polanco.

Anita Lomelí estaba acompañada de su esposo y siempre que la veo me emociona compartir con ella. Además de guapa, siempre le entra a la plática con ganas. Hace un par de días estuvimos grabando los promos navideños del canal y echamos bailongo.

Con Javier anduvimos de bien portadas, pero aprovechamos para echarle muchas porras al buen gusto del periodista. Aquí les comparto parte de la decoración de la mesa donde estuvimos compartiendo. Cada comensal tenía bordado el nombre en la servilleta. Después de dejarnos a todos con la boca abierta nos invitó a que nos la lleváramos de regalo.

La mesa de dulces estuvo increíble. Postres y pasteles de todos los sabores. Galletas con avellana, nueces, trufas. Que por supuesto había para degustar allí y también para llevar. Javier es un anfitrión espléndido que supo hacernos sentir a todos los invitados en familia. Ofreció un brindis agradeciendo por este año que no ha estado nada fácil, pero confiado en que el próximo será mucho mejor.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Vaya maravilla de amigo que es Javier Alatorre. Amable, generoso, afectuoso, nos regaló una noche increíble. Prometió reunirnos a todos en enero, pero ahora sí para portarnos mal, porque nos pasamos de decentes. No se crean, es que con eso de que es periodista serio, con todo y que es amigo, uno anda de santo para quedar bien. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

¡UP’S SE ME SALIÓ!

En la posada de nuestro querido Diario BASTA!, la que me dio envidia y nada de la buena, es mi querida Laura León.

La Tesorito, como yo, degustó de los romeritos, pavo, pasta y hasta postre. Solo que yo al día siguiente tuve que ponerme la faja y ella seguía divina con su espectacular vestido con algunas transparencias.

Se supone que no debería andar contándoles cómo La Tesoro degusta el menú y no sube de peso, pero Up’ s se me salió

Hasta siempre, Santiago

Raquel Bigorra

“Canta Las mañanitas” , me dijo el productor en su oficina en San Ángel, cuando me llamó para participar en Cantando por un sueño. Yo pensé que me estaba bromeando. Me puse súper nerviosa.

El, muy serio, me repitió que cantara lo que me había pedido, por favor. Lo hice, claro. Seguí pensando que me estaba guaseando, cuando me pidió, que lo disculpara un momentito.

Regresó con su primo. Me volvió a pedir que cantara pero ahora para los dos. Después de verlos sonreír, les pedí que me dejaran tararear un bolero o alguna otra rola. Eso de Las mañanitas me seguía pareciendo una mala broma.

Lo mismo pensé cuando mi marido me dijo que Santiago Galindo, había fallecido. No lo podía creer. Estábamos en Miami y me tomó un tiempo que me cayera el veinte. Hablé con Pepe Zavala, también con Alexis Nuñez, con Bisogno, y poco a poco, entendí lo que estaba pasando.

Hacía un par de semanas que Alejandro, mi esposo, lo había visto en un restaurante en San Ángel. Le contó que tenía planes de hacer una serie y hasta confesó que con su primo Ruben, estaba muy bien, a pesar de haberse separado profesionalmente. “Nos queremos mucho”, le dijo a Gavira y a otro amigo.

Y como no lo iba a querer bien si juntos hicieron historia y de la buena, en la televisión. Juntos hicieron grandes éxitos. Uno tras otro, en El canal de las Estrellas, siempre en horario estelar. Le dieron pantalla a nuevos talentos y también a los grandes que la televisión tenía en el olvido.

A los dos productores tuve la suerte de conocerlos cuando iniciaban en El show de Marta Susana. Quién me diría, que tiempo después, ambos me darían la gran oportunidad de trabajar con ellos en un proyecto tras otro.

Hicimos Cantando por un sueño. Pobres primos me veían mi cara de sufrimiento cada vez que me sentenciaban. Ambos no paraban de decirme que mi equipo y yo teníamos todo para ganar. Y así fue, de la mano de Julio Preciado, nuestro padrino, ganamos la 2da temporada. Si yo les pedía algún cambio de vestuario o de canción, siempre me respondieron el teléfono o me recibían en su oficina. Ellos estaban involucrados al 100 y era muy claro de qué se ocupaba cada quien en el equipo. Trabajaron de lunes a domingo sin descanso. Vaya que sudaron la camiseta.

Después me invitaron a conducir Bailando por la boda de mis sueños, con Marco Antonio Regil. Siguió Buscando a la nueva banda Timbiriche y me pidieron que me sumara. Y así fui muy feliz trabajando con la dupla de talentosos productores.

Pueden además presumir que juntos no solo hicie

 

 

ron éxitos, formaron excelentes equipos de producción, donde cada elemento trabajó para servir a la audiencia. Un equipo de chavos bien entrones, preparados y sonrientes. Hicieron escuela. Hoy esos chicos también emprendieron vuelo.

Fui muy feliz trabajando con ellos. Los dos educados y caballeros. Santiago más serio que Ruben, pero si algo le causaba gracia, no se limitaba en regalarte una sonrisa. Ya me imagino la tristeza que viven su primo y familia con su partida.

Santiago no está, pero para los que le sobreviven deben sentirse muy orgullosos de la persona que fue. Me siento muy afortunada de haberlo conocido y haber compartido tantas emociones trabajando juntos.

Siento mucho la partida de un talento como el de Santiago y más hoy en día, que la televisión está tan falta de gente creativa que le lleve al público programas que los hagan emocionar. Quiero pensar que hoy está descansando y seguro sigue creando desde otro lugar.

Vamos a extrañar de este lado tu magia. Gracias por permitirme llegar a tantos hogares mexicanos a través de la televisión. Gracias a ti y a Rubén Galindo, por todas las enseñanzas y oportunidades. Te abrazo fuerte Rubén. Hasta siempre Santiago.

Sylvia Pasquel realizada y feliz como actriz y como mujer

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Cuando Sylvia Pasquel estrenó, hace tres años y medio, No seré feliz pero tengo marido, no imaginó que el monólogo sería un exitazo en taquilla. Ha podido recorrer casi todos los teatros de la República Mexicana y en la Ciudad de México iba a presentarse 5 semanas y se quedó 5 meses, gracias al público.

Tuve el grandísimo honor de que me invitara junto con Itatí Cantoral a develar la placa de las 800 representaciones. Aproveché la noche del domingo para entrevistarla Cara a cara y compartirles en este espacio todo el amor y respeto que le tiene Sylvia a los escenarios.

Itatí Cantoral y yo develamos la placa

» Felicidades Sylvia, por este éxito.

Gracias, Raque. Iba yo por 5 semanas y me quedé 5 meses. Es una obra que me ha dejado mucho. Porque desde que Rubén Lara me la ofreció, le pedí que me dejara hacer un traje a la medida.

» Con razón se siente tu mano, pero además, cada que vengo a verte, la vas aderezando y actualizando con comentarios como lo del socavón.

Es que yo quería darle a la obra un tratamiento diferente a como estaba puesta. Yo la pensé como un standup comedy y al hacer la adaptación quería que al público, entre risa y risa, le fueran cayendo los veintes. Que fueran espejeándose, que encontraran en el texto la historia de parejas conocidas también. Que se identificaran. Todo ese trabajo lo hice con Claudia Ríos, mi directora. Pensé en que fuera muy burbujeante, chispeante, veloz; con muchas risas, carcajadas, para que en el momento en que él le dice que se va, la obra diera una vuelta de carro y entonces se volviera conmovedora, tierna, dramática.

» Tocar el tema del abandono es fuerte.

Claro que es fuerte. Pero se da también en el hombre, hay muchas mujeres que se van, que ponen el cuerno y los dejan con hijos. Se da más el caso de los hombres, pero mujeres también las hay.

» La historia que cuentas es un caso real. La historia de Vivi.

Así es. La autora del libro se llama Viviana Gómez Thorpe, y ella cuenta la historia de una mujer que pasa por un duelo. Yo quise hacerle un pequeño cambio al final, porque sentía que debía empoderar a la mujer y por eso me di el permiso de cambiar el cierre. Me enfoqué en dar un mensaje de una mujer que se realiza, sin importar la edad. Eres tú el que tiene que tomar acción para ser feliz, para cumplir tus sueños.

» ¿Cómo te ha cambiado hacer esta obra? ¿También aplicas estos consejos en tu vida?

Yo también debo tomar las acciones que me lleven siempre a ser una mujer realizada y feliz. He aprendido a poner límites y no solamente de pareja, con los amigos, la familia. He aprendido mucho.

» No sé si sea un ritual, pero siempre besas el escenario al terminar la función.

No lo había visto como un ritual, pero si quieres llamémosle así. La verdad, siempre que termino una función beso el escenario de donde esté trabajando. Porque al final del día estos 49 años de carrera se los debo a los aplausos de la gente, el trabajo que implica hacer una carrera. Lo beso porque Dios me da la oportunidad de hacer lo que más amo.

» Cuánto respeto por el público…

No importa si estoy cansada, trabajada. El público que va a ver una obra, que paga un boleto, está esperando a que lo diviertas, lo conmuevas y ese pequeño o gran recinto que me permite hacer lo que más amo, lo agradezco. Hago todo para que mi público se vaya contento cuando va a verme. Por eso doy gracias y beso el escenario.

» ¿Te ha tocado salir a dar función en medio de un duelo o un momento difícil?

Sí me ha tocado. Mi papá murió en la madrugada y yo estuve con él y mis hermanas y me tuve que ir al teatro. Mi papá estaba siendo velado y al final del día mis padres son actores y eso me enseñaron, que el show debe continuar. La pérdida de mi papito fue algo muy doloroso, pero esta es nuestra vida y debemos aceptarla y hacerle frente. Por eso me fui a dar función. He perdido amigos también, pero debo salir a dar todo.

» He sido testigo de cómo después de la función te espera la gente, además de tomarse la foto, para platicarte y compartirte su historia.

Me ha tocado que hay señoras que salen de ver la función y van corriendo a la taquilla a comprarle un boleto a una hija, a una hermana… Otras me dicen que se ven reflejadas, que el marido las ignoraba y al final las abandonaron. Otras me han contado que estaban desesperadas por casarse con 27 años, y con la obra se dan cuenta que el matrimonio no es la solución. Otras se dan cuenta que deben recuperar los pedazos y armar un rompecabezas, su vida. Hay matrimonios que me han dicho que corrigiendo o modificando acciones pueden recuperar la intimidad en la pareja.

» Qué gran responsabilidad subirse al escenario.

Muchísima. Te das cuenta que con nuestro trabajo podemos tocar fibras muy sensibles de la gente. Por eso hay que cuidar mucho lo que uno dice y hace, porque es una gran responsabilidad.

Y así nos despedimos, después de escuchar los aplausos de pie que le brindó el público del Teatro 11 de Julio y las emotivas palabras que le dijo Itatí Cantoral, la actriz que dará vida a Silvia Pinal estuvo felicitando a la Pasquel por hacerla llorar y reír con su actuación de Vivi.

No cabe duda que hay mucho que aprenderle a Sylvia, no solo su histrionismo sobre el escenario, también su humildad, entrega y respeto al público. No deje de ir a verla donde la mire anunciada. Mientras, nos leemos mañana en Ahí viene La Bigorra.

 

No me podía perder Variaciones Enigmáticas con Jorge Salinas y César Évora

Raquel Bigorra

Me llamó Elizabeth Álvarez para invitarme a ver a Jorge Salinas, su marido, en Variaciones Enigmáticas. “Es el último fin de semana, por favor, no dejes de venir a verlo”.  Así fue como fuimos mi marido, mi tía, quien nos vino a visitar de Cuba, y yo.
Cuando le dije a mi tía que actuaba Jorge Salinas y César Évora, enseguida se emocionó. Ya después de ver las maravillosas actuaciones de este par de primeros actores, pasamos a saludarlos al camerino.

Jorge prácticamente se tiene que bañar en el lavabo del baño del camerino. Termina la función empapado entre lágrimas y sudor, por la carga emocional que maneja su personaje, el agotamiento físico es evidente y el sudor le corre por todo el cuerpo. La fila de amistades que estaban esperándolo para felicitarlo era mucha. Público también. Todos querían abrazarlo. También a César, así que allí estuvimos con este par de galanes compartiendo un ratito.

Mi tía le hizo recordar a César Évora cuando bailó los 15 años de Vivian, una querida amiga del barrio de Lawton, en la Habana, donde ambos fueron vecinos. A Évora le dio mucha alegría recordar aquellos tiempos de juventud y mi tía no reparó en tomarse la foto con el guapo paisano y de paso recordarle que el año pasado se lo había encontrado en el aeropuerto de la Ciudad de México. “Con mucho orgullo le aclaré a unas fans, que usted era cubano”, le dijo mi tía. Ya le expliqué yo después que México lo quiere como mexicano, pues tiene una carrera impecable. Desde que llegó a este país solo se ha dedicado a trabajar.

Me contó que ya es abuelo y de su hija, la de 24, está muy contento pues no tiene novio. Celos, malditos celos de los papás. Mi marido también se sumó a la conversación para decirle que hasta los 40, Rafaella no tienen permiso de echar novio. Llegó Sergio Gabriel, el productor de la obra a agradecerle a Jorge y a César por esta maravillosa temporada. Parece que harán algunas funciones en el interior de la República, pues el público y los empresarios los siguen pidiendo. Lo que pasa es que es una obra de mucho desgaste emocional. Los dos actores entregan el alma en el escenario y Jorge Salinas, mis respetos. Está haciendo en Variaciones Enigmáticas el papel de su vida. De verdad que es maravilloso.

Sergio Gabriel nos invitó a Capital, el show musical que se presenta viernes y sábado en Polanco. Entre Made in México y Dos más dos, no para. Es increíble la cantidad de obras y espectáculos que tiene en cartelera y todas con muchísimo éxito. No en balde es compadre de Alex Gou, mi otro querido amigo productor, con el que ya estamos ensayando A oscuras me da risa. Los dos gozan de gran prestigio como productores, además de buenos amigos.

Vaya noche la que pasamos en el teatro viendo actuar a dos grandes. No se equivocó mi Elizabeth Álvarez en decirme que por favor no me perdiera la actuación de su marido. Ella como toda una esposa orgullosa no paró de aplaudirle al final de la función y felicitarlo en los camerinos.

Yo me tuve que reír con la cantidad de fans aventadas que no paraban de decirle socia a Elizabeth, quien muy amable se tomó foto con todas las espectadoras que le pedían foto. Papasito le gritaban a su marido. “Mira que manos tan hermosas tiene”, le decía una señora a la amiga. Estaban las dos saboreándose a Salinas desde las butacas.

Nada, que se cerró la temporada de Variaciones pero si regresa a cartelera no deje de verla. Se va a sorprender con la actuación de ambos. Sobre todo con la de Jorge, porque lejos del guapo de las telenovelas que es, es un actor que trabajó para entregarse a Larsen, el personaje que interpreta. Su trabajo es digno de  aplaudirle de pie, como lo hicimos cada uno de los que fuimos a disfrutar del trabajo de ambos actores en la última función de esta temporada.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Gracias bella Elizabeth por invitarnos. Me encanta verlos enamorados y cómplices. La forma en cómo se miran con ojos de amor y admiración, contagia. Y nos hace creer que vivir enamorados, es posible. Felicidades a toda la compañía y equipo de producción por esta exitosa temporada. Esperemos regresen pronto al teatro. Eso de sentarse a ver una función donde te ríes, lloras, las actuaciones y trama te sorprenden, se agradece. Felicidades a Jorge Salinas y a mi César Évora, orgullo de Cuba. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa

Albertano en Xochimilco

Raquel Bigorra

Nos fuimos a Xochimilco entre semana y la pasamos de lujo. No tiene la gracia del mariachi, la marimba y las cubas sabrosas, no escuchas gente cantando ni familias que se brincan de una trajinera a otra, eso no. En cambio hay paz y tranquilidad. Se respira aire puro en un silencio absoluto. Hay movimiento sí, pero todos van en mood de meditación. Descubrimos otra gracia que tiene Xochimilco.

La idea era llevar a los niños al Museo del Papalote. La idea fue de mi comadre Cris Bisogno, quien fue al teatro a visitarnos con su mamá, por décima vez. Ellas aseguran que se la pasan bomba. Pero la cosa es que mi Arielito, Albertano, se metió en mi camerino para hacer complot y cambiarle el plan a la generosa comadre, quien ya tenía planeado comprar los boletos del papalote por internet. Por cierto, para el tour de las trajineras ya también puedes adquirir tus pases por la misma vía. Nosotros preferimos hacerlo a la antigüita y en efectivo, ahí directo con el señor muy amable que nos recibió para subirnos a la embarcación, mi Arielito se puso guapo y nos invitó a disfrutar durante tres horas el mágico paseo.

Los hijos de Ariel son tremendos. El mayor, Quetzal, me confesó que su hermano Arim, estaba enamorado de Rafaella. “No le vayas a decir nada a la niña de eso, que ella no sabe de amores”, le dije. Ella los besa y abraza y los llama primos. Lo mismo que a Michaella Bisogno, mi ahijadita.

Eran las 10 de la mañana, pero como en la cubeta nos pusieron unas cervezas no le hicimos el feo. Los niños jugaron en la trajinera y corrían de un lado a otro. Yo aproveché el buen ojo de Albertano y lo puse a que me hiciera unas fotos monas para el Instagram.

Ya de regreso nos fuimos a echar unas quesadillas y estuvimos echando la chorcha. Según esto que ya nos íbamos a poner a dieta todos en el teatro, pero no hay manera. Al antojito mexicano no hay quién se resista y ya viene septiembre, así que rodaremos.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Si es usted godín, pida el día y váyase entre semana a Xochimilco a vivir esta experiencia de tranquilidad total rodeado de una vegetación única y paseé por los canales que están llenos de historia. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Fitness y alegría

Raquel Bigorra

Qué bueno que nos vimos antes de volver al teatro, porque a la mayoría del elenco nos falló la memoria en el ensayo, ¿y cómo no?, si estuvimos de pata caliente. Dos meses y medio anduve de vaga. Yo aproveché para consentir a mi Rafaella. Alberca, playa, sol y mar, familia y zumba. ¡Ah, sí! Unos tres días me di una escapada a Orlando, porque no me quería perder la convención anual de zumba. Ya me habían dicho que es una experiencia única y vaya que lo fue. Con decirles que viajé sola. Dejé a la familia en casa y me regalé la oportunidad de tomar las mejores sesiones y clases con Dj en vivo y por supuesto con Beto Pérez, el creador. A la convención llegaron instructores, fans, embajadoras y gente de todas partes del mundo; Japón, Indonesia, Panamá, Ecuador, Puerto Rico, Rusia, Colombia, de todos lados. El fitness concert estuvo de lujo. Cerraron la noche los chicos de Gente de Zona y yo sentía que la virgen me hablaba cuando cantaron la de Somos tú y yo. Hora y media bailando al ritmo de varios cantantes que hacen temas para zumba, y por supuesto a Beto Pérez, le seguimos los pasos. Cabe señalar que dos de los más fregones son mexicanos, William y Yuhaine, pusieron el nombre de este bendito país muy en alto con su gracia y entrega para bailar en la tarima. Acabé empapada, con el rímel corrido y el corazón lleno. Yo miraba a mí alrededor y no conocía a nadie, me tocó puro asiático y gringo de mi lado, nadie me conocía, pero todos nos sonreíamos con amor. Bailamos alrededor del escenario y cuando sin querer nos dábamos un pisotón o un codazo, nos volvíamos a sonreír. Se formó la gozadera, como dice Gente de Zona. Allí estuvimos ocho mil personas bailando en el mismo salón. Solo por el gusto de hacer zumba con Dj en vivo y de vivir la magia única que llega una vez al año a Orlando, con la convención. Los instructores que se suben al escenario conviven un mes antes del evento, para ensayar día y noche y traer nuevas coreografías al concierto. Literal, viven bajo el mismo techo para ensayar 24 horas. Son unos profesionales. Yo salí fascinada y después que me hice instructora, pues cada vez estoy más metida en el mundo del fitness y la alegría. ¡A gozar que el mundo se va a acabar! Espero seguirlos contagiando de lo bueno por aquí y también en el teatro. Ya saben que en A oscuras me da risa, las carcajadas están garantizadas. Arrancamos gira entre semana, así que nos vemos en el CC1 los fines, y también en el interior de la República. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Un gran anfitrión, Ariel Miramontes

Raquel Bigorra

Si están pensando en pasar un fin de semana espectacular en Cuernavaca, La Villa del Bordo es el lugar. Bueno, no me haga mucho caso con el nombre, lo que pasa es que así me gustaría que Albertano, Ariel Miramontes, le llamara a su humilde morada en Cuernavaca. Es una casita con tan buena energía y Ariel se encarga de tratarnos tan bien, que debería ser hotelero o algo así, porque vaya que es un gran anfitrión.

Usted va a decir que les estoy vendiendo puro humo y sí. Mi Albertano es del Bordo de Iztlahuaca y ya me dijo que no le alcanza para poner hotel y menos boutique. ¿Pero qué cree? Soñar no cuesta nada.

Nos invitó a Cuernavaca este fin se semana y allí estuvimos bañándonos en su alberca fría, para no hacerle el gasto con el gas. No se crea. Mi Ariel es un gran anfitrión y sus hijos, ni se diga. El más chico, El Chino, me pidió ser su novia, y el mayor, Quetzal, se enamoró de Rafaella. Este último estuvo muy atento jugando a los carritos con mi niña, por suerte no los chocaron. Mi marido con un ojo al gato y otro al garabato, pues resultaron tremendones los chamacos.

La casa de Ariel se ha vuelto un lugar de encuentro para los amigos. Cada fin de semana llega todo tipo de gente. Desde amigos de la juventud, como un par de gemelos que si no me llegan a aclarar que nacieron de la misma bolsa, yo hubiera pensando que el tequila estaba pegador.

Uno me recibió  en la puerta y nos ayudó con las maletas. El  otro estaba haciendo carRaquel Bigorra AHÍ VIENE LA BIGORRA Un gran anfitrión, Ariel Miramontes Twitter/@rbigorra ne asada dos pasos más adelante. Yo pensé que veía doble, pero no, Arielito se adelantó a aclararme que los muchachos eran hermanos.

Más tarde arribaron más amigos y vaya sorpresa que me llevé, pues la pareja era muy conocida para mí. Un famoso pintor cubano y su esposa decoradora; les había perdido la pista por aquello de que uno cambia de amores y le pierde la pista a los buenos amigos. Tan bien la pasamos y tan buena se puso la plática que yo salí de la Ciudad de la Eterna Primavera con un gato, hijo de la invitada de Ariel.

Al otro día, bien temprano, después de haber disfrutado de las deliciosas costillas de puerco, carne asada y sabrosa plática, pasamos a casa de los amigos cubanos. Nos brindaron un cafecito bien cargado, nos dieron al minino bañado y agarramos carretera, entre la maullada del gatito y mi hija tratando de arrullarlo en las curvas, como si fuera un bebé.

La amiguita de Arielito anda colocando a los hijos de su gata recién parida. Miramontes acaba de adoptar a una perrita que andaba perdida en la calle. Un amigo se la trajo y anda Mishu con el Kalimán. Cabe señalar que son dos perros pequeños, pero ya ve como son los artistas de excéntricos. Le pusieron Kalimán para que uno crea que ahí vive un Doberman, cuando en realidad es un perro callejero que su bisabuelo fue un chihuahua. Los perritos son un encanto y vaya, bien portados y cariñosos que son, pero no creo que se adapten a la compañía de un gato. Por eso Ariel no se quedó con ninguna de las bellezas que ofrecía nuestra amiga. Ya casi lo tenía convencido cuando yo le dije que me llevaba a uno. Todos contentos con la noticia, las perritas de Ariel, más.

Además de actor y comediante, mi Ariel es un excelente pintor. Se sorprenderían si vieran su obra. Tiene en las paredes de su casa una buena muestra de su maravilloso trabajo y todos nos quedamos siempre aplaudiendo su arte. No cabe duda que es muy talentoso y no solo para escribir. Ahí anda metiéndole también mano al texto de A oscuras me da risa, pues pronto nos vamos al teatro.

Ya les contaré cómo vamos con los preparativos, elenco y detalles. Muero de emoción por subirme al escenario con una bola de amigos profesionales como Ariel Miramontes, que hacen hasta lo imposible con tal de sacarle a usted una carcajada. Ya andaremos de teatro en teatro cuando salgamos de gira.

En lo que arranca la temporada de teatro, seguiremos dándonos las escapadas a la casa de Ariel en Cuernavaca. Es un lugar mágico gracias a la compañía de Albertano, familia y amistades, pero también a los rincones llenos de magia y detalles que con su buen gusto ha logrado crear. Por eso los cuates  cercanos lo andamos motivando para que en un futuro se haga de un negocio. De que le sabe a la decoración, le sabe. El problema es el presupuesto, dice Ariel.

“No me compro ni un reloj, ni un par de zapatos, nada nada, no quiero gastar, quiero ahorrar para asegurar mi vejez”, me dijo. Cuando vemos cómo la han pasado amigos que trabajaron tanto, como El loco Valdés, uno se pone a pensar en el futuro. Así que hay que ahorrar para invertir en algo. Ya le dije que pongamos un cabaret pero tampoco nos alcanza y yo ya estoy mayor para sacar las plumas y lentejuelas. Mejor, zapatero a tus zapatos. Nos vemos en el teatro.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Mi agradecimiento desde aquí a Ariel Miramontes, mejor conocido como Albertano, por ser un gran anfitrión y recibirnos de una forma muy especial en su casa, en familia. Ya los arañazos del gatito es lo de menos. La pasamos bomba este fin de semana. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Zumba en Miami

Raquel Bigorra

Me fui a Miami y viví una de las mejores experiencias de mi vida: tomé una clase con el creador de zumba, Beto Pérez, que les juro me cambió la vida. El salón era una locura, la gente desde días antes se anota en la clase y todos llegan súper puntuales al salón. Después supe que solo los miércoles el colombiano da la clase en ese sitio, es por ello que gente de todas nacionalidades viene a hacer zumba. Invité a mi cuñada, quien estaba aterrada, pues no hace ejercicio. Le dije: “Relájate y vamos a gozar”, y así mismo hicimos.

Se lo dije confiada porque ya sabía que no tienes que saber bailar ni tener una condición física especial para hacer una clase de zumba. El Dj empezó a tocar las canciones más sabrosas del mundo. Desde cumbia, salsa, pop, hasta reguetón con los artistas más escuchados del momento. Quienes además hacen colaboraciones especiales de zumba para que en clase podamos movernos a su ritmo. Shakira, Ricky Martín, Gente de Zona, Daddy Yankee, son alguno de ellos.

Poco a poco empezamos a sudar y la gente, de la nada, sacaba unos trapeadores para secar el sudor del piso. Tremenda camaradería y actitud de ayudarnos entre todos para no resbalarnos.

Afuera del salón, nos veían a través del cristal mi marido con Rafaella y mi hermano. Fue gracioso porque ellos también se pusieron a hacer zumba desde la calle.

La fórmula exclusiva de zumba hace la clase divertida y fácil de seguir, no importa cómo lo hagas, nadie te mira AHÍ VIENE LA BIGORRA RAQUEL BIGORRA Zumba en Miami con malos ojos. Allí no cabe la crítica y nadie te juzga porque el zumba lo que hace es regalarte felicidad. Yo me siento sexy, sabrosa, bonita, mientras lo hago. Mi cuñada y yo nos mirábamos con una sonrisa de lado a lado mientras aflojábamos el cuerpo y seguíamos los pasos de Beto y Betsy, una cubanita divina quien también es instructora. Tremendo cuerpazo y ritmo que tiene. Aclaro que la clase tampoco es un paseo: se queman calorías, se definen partes del cuerpo con los movimientos que ponen los instructores, claro. Pero no la sufres ni la padeces, eso es pura gozadera. Y luego con Beto, me enamoré.

A gozar, que el mundo se va a acabar! Mi invitación de hoy, además de regalarte felicidad, es regalarte vida. Motívate y date el chance de tomar una clase. Zumba está en más de 180 países alrededor del mundo, en más de 200 mil locaciones y 20 millones de personas lo practican semanalmente. En México estoy tomando mis clases con Claudia, una instructora certificada y Zin. ¿Por qué lo menciono? Para que tú preguntes en tu gimnasio o salón si el maestro está certificado en zumba y lo hagas con los mejores. La diferencia es total. Yo estoy feliz y emocionada. Seguro pronto nos encontraremos en alguna clase meneando el cuerpo y pasándola increíble juntos a ritmo de zumba. Para hacerlo no importa la edad ni el peso. Esto es 100% actitud. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Cenando en casa de los Ortiz de Pinedo

Raquel Bigorra

Ahora sí le atiné en el intercambio de regalos en casa de Jorge Ortiz de Pinedo y su esposa, Gaby. El año pasado me tocó Mauricio Herrera y le di un perfume de mujer. Esta Navidad me tocó mi consentida, Tere, la esposa de Chabelo, y estuve dando de brincos de emoción, pues la adoro.

Anduvimos muy atinados, todos salimos emocionados con los regalos. Otra vez mi Tere se encargó de la cena y los plátanos fritos; estuvieron para chuparse los dedos. Ella no guisa pero como bien dice, dirige la orquesta. Petra, su mano derecha, cocina como una cubanita y cada año se discute con la cena.

Estuvimos Mina Muñiz, la esposa del Coque, también Hanny, con su mamá y esposo; Luhana, la mujer de Mauricio Herrera, quien por cierto, llegó toda carrereada. Venía de los ensayos del teatro. En estas fechas, los productores no paran funciones pues viene mucha gente del interior, y la taquilla se pone buena.

Así que entró al quite en Made in Mexico y se va a aventar a dar funciones para cerrar el año. Yo pensé que llegaría a contarnos de la presión que tiene en aprenderse toda la obra en un par de días, pero no, resulta que llegó más agobiada por contarnos que la noche anterior, por poco y su marido no la cuenta.

Después de pasar por varios hospitales, resulta que a Mauricio Herrera se le había subido la azúcar. Es diabético y estaba hablando de lado y sin movimiento. Los doctores sugerían hacerle un procedimiento bastante riesgoso. Por suerte ella no autorizó, por el riesgo de que se le hiciera un coágulo en el cerebro y vaya decisión que tomó de no hacerlo, pues le salvó la vida. Resulta que los diabéticos que toman Metformina, no deben estar mucho tiempo sin comer. El actor se las vio negras por no ingerir alimento y tomar el medicamento. Muy simpático y de buen humor, el comediante no paró de burlarse de cómo estaba, pero siempre agarrando de la mano a su mujer y agradecido por haberle salvado la vida.

También nos acompañron esa noche David Villalpando y su esposa Rosa, quienes volaron desde Los Ángeles. Me dio mucho gusto compartir con él, pues hacía tiempo que no lo veía. Después de La escuelita, migró al canal Estrella TV, que a muchos comediantes, el dueño del canal, el famoso Liberman, les ha dado trabajo. Allá andan La Chupitos, Sergio Catalán y Ana Bárbara, por mencionar algunos.

Villalpando se ha mantenido al aire junto a Platanito con tremendo éxito en su show nocturno. Estuvimos cotorreándolo porque sus bolsas de regalos comparadas con las nuestras, traían mucha producción. “Se me hace que es fayuca, pero la envoltura se ve muy nice”, le decíamos. Así como varias bromas que le hacían a Ortiz de Pinedo, dado que uno de sus hijos anda de novio con Consuelo Duval.

Estuvo Óscar Ortiz de Pinedo con su esposa, que son los más amorosos del mundo; me encanta compartir con ellos. A mi marido le tocó darle regalo a Óscar y a él le tocó darle regalo a Alejandro. Se regalaron perfumes.

Chabelo, quien estuvo estrenando peinado, pasó riendo toda la noche con las ocurrencias de Mauricio, Villalpando, Jorge y su hijo Óscar. De veras que es un agasajo poder compartir la mesa con profesionales de la risa, no hay manera de pasarla mal.

 

 

En la cocina me encontré con un ejemplar del Diario BASTA! del año pasado. Resulta que en este mismo espacio, les conté en las navidades pasadas cómo estuvo el convivio en casa de Ortiz de Pinedo. Petra, la señora que les cuento, cocina cubano delicioso y las chicas que ayudan en casa de los Ortiz de Pinedo, estaban muy contentas de haber salido en el periódico. Jorge también me lo comentó, pues nunca se pierden este espacio.

Jorge no para, al día siguiente de nuestra cena se fue a La Casa del Actor, donde albergan a varios viejitos y ni tan viejitos de la ANDA, a llevarles un poco de alegría a los mayores de la asociación. También sigue recolectando juguetes y víveres para los damnificados del temblor y, por si fuera poco, estos días estará dando función en el teatro del Pedregal, con su éxito Una familia de diez. No sé de dónde saca tantas pilas, siempre anda contento y es muy buen anfitrión.

Todavía sacó tiempo para recibirnos y regalarnos a cada invitado una caja de galletas muy especiales, hasta con el nombre de cada uno como detalle.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Ya nos dijo que para Reyes nos espera para partir la rosca. Y así seguimos celebrando este maravilloso 2017 y nos preparamos para recibir el nuevo año con puras celebraciones, con queridos amigos y grandes anfitriones, como Jorge Ortiz de Pinedo y su esposa Gaby. Nos leemos el viernes en El manual de la buena esposa.

¡Feliz cumpleaños Elizabeth Álvarez!

Raquel Bigorra

En Toluca, a la mitad de la función de A oscuras me da risa, me dijo Jorge Salinas, que su mujer Elizabeth había invitado a unas amigas a la casa a celebrar su cumple, pero que se le había roto la lámpara que recién compraron. El pobre, no hallaba cómo arreglar el problema desde lejos.

Finísimo el candil italiano de lo más moderno y de la mejor calidad, pero tronó en su debut. Esas cosas pasan y en realidad no pasa nada. Elizabeth y Jorge son de los que disfrutan más la compañía que otra cosa. Así que el incidente de la lámpara romana, no pasó a mayores. Elizabeth celebró con sus cuatachas la noche del jueves y Salinas con sus hijos, desde muy temprano estuvieron festejando y cantándole Las mañanitas a la ojiverde porque en la noche, mi compañero de obra, tenía función.

A nosotros nos tocó celebrarla el sábado. Ya en Mexico después del teatro nos juntamos en un restaurante divino de la colonia Roma. Habíamos quedado desde el viernes ella y yo en ir a cenar el sábado pero como Jorge no me comentó nada en el teatro yo le mandé mensaje a mi amiga para decirle que si mejor nos veíamos otro día. “ Yo ya estoy vestida, Cuquita”, me dijo. “ Así que nos vemos en el restaurante “, agregó . Me mandó una foto donde lucía hermosísima. Ella muy nice sentadita esperándonos y a nosotros todavía nos falta un cacho para acabar la función.

Elizabeth trae el dedo del pie roto y anda cargando una férula. Ya me contó la lata que es acomodarse el dedo fracturado todos los días, pero eso no le quitó lo glamorosa. Hasta blusa de lentejuelas llevaba. Cuando vi la foto en mi whatsapp tuve que llamarle a mi marido para que me trajera de la casa un cambio de ropa a la altura. Pero cómo me dijo Albertano, de broma pero con mucha verdad: “Siempre te va a humillar Elizabeth Álvarez, porque es la más bella que llega a las fiestas en tu casa “, es tremendo. No me quedó más que quedarme callada porque tiene mucha razón. Ella siempre luce impecable.

Pues brindamos con vino y un cocktail de mezcal, degustamos deliciosos platillos y hasta nos invitaron la cuenta. Muy generoso Jorge, puso la poderosa y no nos dejó ni poner la propina. Le cantamos Las mañanitas a nuestra Elizabeth, la apapachamos como Dios manda y de paso nos compartimos tips de cómo educar a nuestros hijos.

Feliz cumple a nuestra querida Eli y que esa hermosa familia que ha formado con Jorge, se mantenga siempre así, unidos y enamorados. A gozar que el mundo se va a acabar. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

¡En calzones y con la luz prendida!

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Nunca imaginé ver a Benito Castro en calzones. Y menos después de estar ensayando con él A oscuras me da risa, donde hace un personaje tan propio. También estuve admirando el cuerpecito de mi querido amigo Armando Araiza, que no es por nada pero hasta sixpack tiene en el abdomen.

Mi compadre Bisogno anduvo de pudoroso y Albertano sí se dejó ver en ropa íntima, pero con las botas vaqueras que se puso ya no dejó ver mucho.

No crea usted que estuvimos en ropa interior en el antro ese donde le clausuraron la buena fiesta que traían los jovenazos. Estuvimos en la sesión de fotos de la obra que produce mi querido Alex Gou y que estamos próximos a estrenar.

No sé en qué momento nos dio por quitarnos la ropa. Yo hasta me sentí Lucía Méndez cuando me vi con una camisa blanca de mi marido y una corbata a lo Julia Roberts en Mujer bonita. Medias de red color carne, taconazo y pelo suelto. Me sentía yo imagen de la marca Manchester. “¿Te gusta mi camisa?, pues te la presto”, con esa babosada estuvo un buen rato grabándome Ariel Miramontes, con el celular, mientras Wendy Braga caminaba por el set ya iluminado, en ropa interior.

Yo le presté un trajecito sexy de Victoria Secrets, que hace tiempo planeaba ponerme para hacer travesuras en la casa, pero con eso de que nunca estamos solos, decidí mejor donarlo a la causa. Además a ella se le ve mejor, como también es bailarina, tiene unas piernas de concurso. Lo lució divina.

Ella es la amante de Bisogno en la historia y yo la esposa, pero por más que nos acinturamos, nos fregó la maestra resurrección. Ese José Luis Guarneros, cuando entra en personaje se ve más digna que cualquiera. Se puso una pijamita de seda en color rosa pálido, que ya hasta a mi marido se le estaba yendo el ojo. Es José Luis, le tuve que aclarar cuando le vi el ojo pispireto.

Nada, que cuando se trabaja en familia, todo se disfruta más. Ahí estuvimos gozando, mirándonos las piernas y jugando a actuar en chones. Ya veremos en el escenario que tanto nos vamos a quitar la ropa. Porque una cosa es sesión de foto, donde el photoshop hace su trabajo, y otra muy distinta es en vivo y en directo.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Seguimos dándole a la memoria duro todas las mañanas en los ensayos. Espero la próxima semana ya poderles dar fecha de estreno. Los espero en el Centro Cultural 1, mientras nos leemos el próximo vienes en El manual de la buena esposa.

 

¡UP’S SE ME SALIÓ!

La que está muy feliz es Danna Paola. Se quedó en una serie europea para Netflix España. Hizo casting y es la única mexicana que firmó Netflix Europa. Preparó maletas y zarpó a la madre patria. Por allá andará filmando un par de semanas. Enhorabuena por Danna, que si alguien goza de talento es la chaparrita. Se supone que no debía contarles cómo anda la agenda de la también cantante, pero Up’ s se me salió.

Javier Alatorre en la radio

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Mi muy querido Javier Alatorre está en la radio y echó la casa por la ventana en la presentación de Las noticias con Javier Alatorre. El pasado 2 de octubre entró al aire y el programa ha sido todo un éxito. Se llevó a Anita Lomelí y algunos analistas políticos, deportivos y de espectáculos que le hacen a uno el mediodía.

En la presentación a prensa no podía faltar la familia. Así fue como estuvo muy a gusto platicando con su señora madre. Me hice fan al escucharla hablar de su hijo, “empezó muy jovencito”, me dijo. Ahí me enteré que ella fue coordinadora de noticias por varios años a finales de los 70’s y me parece que hasta el ‘89. Me dijo que enviudó joven y se vino de Sonora con sus 5 hijos. La acompañaban esa noche dos hermanas de Javier. Lola, una pintora muy agradable que vive en Valle de Bravo, que también le echó muchas porras a su hermano. “Es muy buena persona”, me decía, “Sabe ser buen amigo”.

Usted conoce al Javier de la tele, los medios, pero los que tenemos la dicha de tratarlo más en corto, sabemos que sí es buena persona y se sabe reír. Cómo se agradece que alguien siempre esté dispuesto a reírse, sobre todo de sí mismo. A la hora de trabajar es serio y muy profesional. Todo un caballero atento de sonrisa amplia cuando se trata de compartir.

Por eso estaba lleno de amigos el restaurante donde nos invitó a celebrar. Anita Lomelí fue con su esposo, pero como yo, se detuvo a platicar un rato con la mamá de Javier, quien no dejaba de decirnos lo orgullosa que está de sus cinco hijos y lo agradecida que está con la Ciudad de México. “Llegué sola con mis hijos y solo recibí ayuda y apoyo de la gente maravillosa del DF”, me confesó.

Me dio su teléfono y me dijo que me invitaba a su casa a tomar el cafecito y a echar el chisme. La señora está al día con todo lo qué pasa en México. Platica muy sabroso porque tiene esa gracia de caer bien y dejarse querer. Javier la procuró gran parte de la noche y mientras el periodista atendía a algunos amigos, todos queríamos estar cerca de la señora. De veras es muy agradable. Como le dije, “ella es la del rating”.

Al sitio llegaron también varios empresarios quienes invitaron a Javier a la radio. Dese la oportunidad de escucharlo de 12 a 2pm en el 540 La Bestia Grupera y por 1380 Romántica de AM. Con la magia de la tecnología también puede disfrutarlo en internet en todo momento. No podía faltar al festejo mi querido Ricardo Vázquez, gran amigo de Javier y director de todas las televisoras locales de TV Azteca.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Enhorabuena por Javier Alatorre y a todo su equipo que con tanto profesionalismo y entrega están en la radio. Javier es un importante líder de opinión, un ícono de nuestra televisión, un magnífico comunicador, pero sobre todo, una felicitación a esa familia hermosa y unida que tiene el periodista. Sin duda, tener una madre y hermanos como los que tiene Javier es para presumirse y estar más que orgulloso. No deje de escucharlo en la radio, mientras, nos leemos el próximo viernes en el Manual de la buena esposa.

¡Up’s, seme salió! 

Me invitaron el domingo a dar el conteo de salida de los autos de la carrera Nascar en el Autódromo Hermanos Rodríguez. Ahí voy en familia y vaya agradable sorpresa que me llevé al encontrarme con Ivonne Montero, José Eduardo Derbez, y el único e irrepetible Alex Lora. La raza feliz. Más de 60 mil asistentes acudieron a las carreras y tuvimos la suerte de darle la vuelta a la pista en un convertible rojo espectacular. Nos subimos Ivonne, Alex, y su servidora. Tengo que confesar que Alex me robó el corazón con su sencillez y trato amable. Había compartido con él en varios programas de TV, entrevistándolo o presentándolo, pero ahora que estuvimos hombro a hombro en la misma actividad, fue muy padre experiencia, solo que me bajé medio sorda del recorrido. Mi Lora cada dos segundos se aventaba el “que viva el rock and roll” a todo pulmón. Ni hablar, al público lo que pida y al rockero todos le pedían el grito de guerra. Se supone que no debía contarles como saluda a la raza, pero Up’s, se me salió.

En el chismecito navideño

Raquel Bigorra

Twitter/@rbigorra

Desde que empezó él Guadalupe- Reyes no he parado. Festejo tras festejo y ya se vienen las posadas. Anoche me fui a la de Tv Azteca y me encontré al guapísimo Mauricio Islas, parece que en enero lo quieren para proyecto de serie. Pronto se viene la posada de BASTA! ¿A dónde vamos a parar?

El cumple de Adal Ramones fue el domingo 3 de diciembre y coincidió también con mi 6to aniversario de casada. Karlita, su esposa, nos reunió en un restaurante de carnes en Polanco, el cual le encanta a Adal, y allí estuvimos hasta las 2 de la mañana entrándole a los mezcales. Bueno, también a la carne, que la sirven gloriosa.

Llegaron mis compadres Bisogno y Cris, la hermana de Karlita, y Pamela con su esposo, amigos de Karla y Ramones.

Mi Adal Ramones festejó su cumpleaños y estuvimos a su lado

Resulta que a Adal no le gusta festejar su cumple. Así que cuando llegó la hora de cantarle las mañanitas hizo unas caras tremendas, que nos tenía a todos botados de la risa. Y pa’ que se le quite, al día siguiente su mujer le preparó de sorpresa tremenda producción de globos y pancartas.

Adal anda a mil con los ensayos de su obra. Estrenan en diciembre, pero dice que no quiere que vayamos hasta enero a verlo porque se pone muy nervioso. Si andan con ganas de teatro no dejen de ir a reírse con Dos más dos, estarán en el Teatro Negrete. Adal subirá a escena con Mauricio Islas, Mónica Dionne y Consuelo Duval. Les produce Sergio Gabriel.

Después del festejo de Adal, al día siguiente, nos fuimos al cumple de los gemelos de Elizabeth Álvarez y Jorge Salinas. León y Máxima son unos muñecos bellos y además, amorosos. Entrando Rafaella, León le dio su apapacho. Partimos el pastel, le pegamos a la piñata y compartimos muy buena tarde con los anfitriones. Por cierto, qué guapa está Elizabeth, siempre se ha distinguido por ser bella y tener unos ojazos, pero como que la maternidad la embelleció aún más. Está muy delgada e iba muy mona de vestido y botas. También llegaron a la doble celebración Sergio Mayer y su esposa con las niñas. Alexis Ayala con su peque que es una muñeca, Vero Ibarra y familia. Llegó Silvia Navarro con su bellísimo hijo, Arath de la Torre y familia, quienes llegaron muy puntuales, y varios invitados más como Julio Camejo, quien llegó con su mami, hermana y sus dos retoños. Muy agradable me estuvo contando de su reciente viaje a Cuba. ¡Qué rico la pasó!

La fiesta de los gemelos nos fascinó

Para cerrar el fin de semana nos fuimos con los Bisogno a celebrar nuestro aniversario. Ya les he contado en este mismo espacio que nos sentimos parte de esa familia porque son los más amorosos y detallistas. Muy temprano nos fuimos a chacharear a un bazar en el colegio alemán y después de que Michaela y Rafaella la pasaron de lo lindo brincando en los inflables y nosotros nos devoramos unas deliciosas salchichas alemanas, nos seguimos al mesón taurino.

Al Concho, papá de Daniel, me encanta verlo porque solo salen de su boca palabras bellas. Es lo máximo. Porras para todos. Y además no se pierde ninguna edición de BASTA!, así que seguro me está leyendo. Concho: ¡te adoro!

La mamá de Bisogno es de las mías, es de las que le entra a todo y con gusto. Siempre cariñosa con la Rafaella, Alejandrito y con todos. De veras que yo no sé a quién salió Daniel, tan canijo, si sus papis son un pan de Dios.

También iba mi comadre Cristina, su mamá Karina, mi compadre y su hermana Ivette con su hijito Iñigo. Allí fue el problema. Mi marido se puso medio loco y que lo cacho diciéndole de cosas al niño de 3 años. “Te estoy viendo cabrón”, le dijo. No se oyó porque se lo dijo con mímica, pero clarito le leí los labios. Mientras la abuela le decía: “Abraza a tu prima”, refiriéndose a Rafaella.

Todos los pequeñines
disfrutaron a lo grande

Tuve que agarrar a mi marido y llevármelo a la casa. Es verdad que los primitos ya se estaban acercando de más y dándose besitos bajo la mirada de la más bella, la pequeña Michaela, pero como quiera, no dejan de ser niños.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Seguimos de festejo en festejo esperando a que estos niños no crezcan, pues el padre celoso se la va a pasar haciendo corajes. Nos leemos el próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

Con todo y metidas de pata, estuvimos en el festejo de Doña Eva

Raquel Bigorra

“Mamá: ¿ya acabó la música?”, dijo Rafaella en cuanto el coro terminó de cantar en la Misa de Acción de Gracias de doña Eva Mange. Yo quería desaparecer de la sala de la casa de Laura Zapata. Se hizo un silencio, Rafaella habló, y todos soltaron la carcajada, Thalía incluida. ¡Qué pena!

Agarré a mi hija y me bajé las escaleras. Me escabullí.  Desaparecí de la vista de todos y nos fuimos a jugar con Michaela Bisogno y mi comadre Cris a un saloncito muy mono que Laurita tiene al lado  de la alberca, donde después fue el convivio. Por cierto, qué menú se aventó La Zapata. Todo estaba delicioso.

Yo me senté con Sylvia Pasquel y estuvimos entrándole a todo. Ensalada con frutos rojos, pasta corta, salmón, medallones de carne, y puso una mesa de dulces súper variada.

El acompañamiento musical estuvo a cargo del mariachi que le cantó Las mañanitas a doña Eva y varios grupos musicales, entre ellos un cuarteto que tocó divino. Esta parte ocurrió alrededor de la alberca, donde Laura dispuso unas 15 mesas arregladas muy monas. A este espacio Thalía nunca bajó pues después de la Misa la mayoría de los invitados estuvieron tomándose la foto del recuerdo con ella en la sala.  Ella, muy simpática,  estuvo tomándose la selfie con todos durante más de una hora. Muy agradable nos saludó cuando llegamos y estuvo chuleando mucho a las niñas. A la Michaela y a Rafaella.

Después supe que además del pastel de varios pisos que le regaló a la abuelita con los nombres de Tommy, su esposo, y el de sus hijos, también le mandó a hacer una pared de flores que decía Eva. Aquí les comparto la imagen. Hermosa.

Si Thalía estuvo muy simpática con todos, también Laura como buena anfitriona. Estuvo de mesa en mesa atendiendo a los invitados  y principalmente apapachando a la abuelita. A cada rato le daba un beso, un abrazo. Hasta le leyó unas palabras que  le escribió en el 99, cuando doña Eva se vino a vivir con ella.

Yo fui con mi hija y mi tía, que vino de Cuba a pasarse unos días en casa. Mi tía estaba encantada por los 100 años de doña Eva. Y quién no, si es una maravilla verla bien, sana, contenta. Durante la comida estuvo cantando canciones con los grupos musicales y estuvo muy apapachada, no solo por las nietas, también por varias amigas que llegaron al mega festejo.

De la farándula estuvo Lucía Méndez. Muy feliz me dijo que ya no quedan boletos para su concierto en El Lunario y que por eso abrió nueva fecha. Estuvo también mi compadre Bisogno, con el que me tomé un martini de pepino en la entrada. Cuando empezó la Misa soltamos los tragos, por respeto, y después nos dimos cuenta que los pusimos en un nicho donde Laurita tiene las fotos de su difunto padre, por cierto muy guapo. Nada, que en cuestión de protocolo, no dimos una.

A pesar de las metidas de pata, la pasamos de maravilla. Gracias a Laura Zapata por invitarnos a esa fantástica pachanga por los 100 años de la querida Eva Mange.

Si alguna vez hubo diferencias o si todavía las hay entre hermanas, allí fui testigo de que ambas estuvieron para agasajar a la abuelita en el mejor ambiente y con la cordialidad y el cariño por delante. Problemas tenemos en todas las familias, pero cuando se trata de festejar una vida como la de Eva, bien por Laurita y Thalía, que estuvieron juntas para brindarle a la abuela todo el amor posible.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Dios le siga regalando salud a doña Eva y nos permita a todos vivir tantos años como la abuelita más famosa de México. Pero así, con fortaleza, con alegría y con ganas de festejar. Con emoción  por cantar con las nietas, con el mariachi, con el trío. ¡Viva la vida! Felices 100 años, doña Eva. Bravo, Laurita, qué fiestononón le diste a tu abuelita. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

¡UP’S, SE ME SALIÓ!

La que está más que orgullosa y feliz con su hijo Carlos López Estrada, es mi querida Carla. La productora no para de aplaudir el trabajo del joven cineasta. Resulta que Robert Redford, fundador del famoso Festival de Cine de Sundance, y John Cooper, presentaron el estreno de su ópera prima.

El hijo de la exitosa productora rodó Blindspotting y recién presentó su película en el famoso festival. Tenemos un chat varios amigos y ahí Carla nos compartió el video de Robert Redford presentando a su retoño. Ahí también nos dijo: “Orgullosa y emocionada de ver a mi hijo en las ligas mayores, gracias a Dios”. Qué bonito se ha de sentir como mamá, ¿no creen? Se supone que no debería compartirles qué pasa en los chats de los amigos,  pero… ¡Up’s, se me salió!

Unos amigos de 10

Raquel Bigorra

Nos invitó mi queridísimo Jorge Ortiz de Pinedo a develar placa de Una familia de diez, junto a Chabelo, Carla Estrada, Mauricio Herrera, Rafa Inclán, Hanny y respectivas parejas, pero también estoy en teatro, así que no pudimos asistir. Después de la develación hubo convivio, por eso nos encontramos en un restaurante al sur de la Ciudad de México, donde había mucho que celebrar. Donde también llegó Mina Muñiz con su mamá.

Además del éxito de Una familia de diez, era el cumple de mi bella Tere, la esposa de Chabelo. Y varios cumples como el de Xavier López, Mauricio Herrera y Carla Estrada, que teníamos pendientes. Carla se hizo una mega fiesta de cumple, aquí les platiqué. Mientras Chabelo se fue en un barquito en Acapulco. Ahí me enseñaron las fotos de lo bien que la pasó en el mar, junto a su esposa, su hijo Gabo y Lorena. Esta última, querida amiga también del grupo pues fue muchos años pareja de Inclán.

Llegaron a una playa y cuál fue la sorpresa que en la casa de al lado estaba Luis Miguel. Ese, el mismísimo Sol, quien se veía guapísimo, según las fotos que me mostraron. Enseguida le pidió a su mánager que le hablara a Chabelo. ¿Y quién no se le cuadra al Jefe?, como le decimos.

Estuvo muy atento y amable con él y la familia; compartieron un Unos amigos de 10 rato. Xavier se acordó de su papá y cuando de chico iba a sus programas a cantar. Pero la mejor fue mi Tere, dice que se puso tan nerviosa y emocionada cuando lo vio, que hasta le contó que era cubana y su fan. Yo en broma le dije que como Luis Miguel tenía su historial en la isla, por romances como Daysi Fuentes y Myrka Dellanos, pensó que se le haría ella más familiar. Pero El Sol, muy serio, yo creo que cuando le salió lo cubano al hablar, ni le entendió el Oye, chico.

La cosa es que la pasaron fenomenal. Chabelo celebró sus 82 al lado del Sol y familia en Acapulco y sin planearlo. Mientras, nosotros estuvimos brindando con mezcal y degustando unas deliciosas carnes en el restaurante. Nos fuimos a las 2:30 am; pero es que se pusieron buenas las anécdotas. Y Rafa Inclán, quien se llevó la noche, nos mostró sus pasitos tipo Michael Jackson, con bastón en mano. Está en recuperación después de su operación de caderas, pero ahí la lleva. Carla Estrada moría de risa mientras lo grababa en su celular.

Vaya velada fan divertida que pasamos con los Ortiz de Pinedo y el gran familión de amigos, que formamos. Somos unos amigos de diez.

A gozar, que el mundo se va a acabar! Jorge se ve increíble. Hasta le pregunté si se había hecho algo, porque se ve muy joven. A él también le cantamos Las mañanitas atrasadas. Me encanta la pareja que hace con Gaby. Siempre se ven enamorados y cómplices. ¿Será el amor lo que lo hace ver tan guapo? Por cierto, al día siguiente volaron al bajío, pues se presentaban en Irapuato. Sigue el éxito de Una familia de diez y nosotros nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Mamás de oro

Raquel Bigorra

Mañana es el Día de las madres, pero desde mucho antes comenzaron los festejos. Mamás de oro, le llamaron a la comida donde nos invitaron a Cecilia Galliano, Sharis Cid, Betty Monroe, Arleth Terán, Alejandra Ávalos, Fernanda Quiróz, Andrea Torre, Esmeralda Palacios, Aleida Núñez y a ésta madre que les escribe.

La cita era a las 2 de la tarde en el Vasconcelos de Polanco. Todos se veían muy cucos y bien dispuestos para el festejo. El Mezcal oro de Oaxaca tiró la casa por la ventana para agasajarnos. Bien dicen que madre, solo hay una, así que nos dejamos querer.

Por culpa de mi querido Toño Delivier, le agarré al gusto al mezcal. El chef de Cocineros Mexicanos en la apertura de uno de sus caldos, me hizo adicta a la bebida de los dioses. Así que diciendo salud, nos dispusimos a celebrar.

Llegó Ferka con su mami y me estuvo contando que ya abrió su canal de YouTube y aunque es mucha friega generar contenido cada semana, el contacto con el público es padrísimo. Su mami es una guapísima señorona que trabaja en el negocio de los restaurantes, pero al mismo tiempo está trabajando en su interior así que me confesó que tanto ella como su hija María Fernanda, se han hecho adictas a la meditación. Ya le dije que lo mejor es que se vaya a Cuba y en mi Habana, salga a bailar con un bongocero. Ahí si va a conocer su verdadero yo.

Betty Monroe, nos estuvo contando de sus tres hijos y de paso me enteré que mi Aleida Núñez le pidió el teléfono de su abogado para llevar su divorcio con Pablo, su ex. Todo salió maravilloso.

Mi Arleth Terán, a quien hacía mucho que no veía, me presumió a su hijo: “es un señorcito”, me dijo. El bebé tiene 11 meses y ya está planeando tirar la casa por la ventana con la fiesta del 1er año de su bebé. Ya les contaré los detalles. Me dijo también, que como yo, ya cerró la fábrica.

Sharis Cid, tan guapa como siempre me contó de su hijastro. Está cañóna, cómo está comprometida con su marido e hijo. Crystal, su única hija, es una exitosa diseñadora y experta en moda que además de estar casada con Brandon Peniche, es parte del programa Cuídate de la cámara, en canal Sony y cuenta con un lindo prestigio en el mundo de la moda.

Alejandra Ávalos, también llegó a la comida, ella con una amiga, y sigue conservando el cuerpazo que recuperó después de entrar a una dieta de puros polvos en licuado, que ya también les había platicado que la hizo Lilí Brillanti. Poco a poco fueron llegando las agasajadas. Aquí les comparto la foto del recuerdo. Se sumaron Ceci Galliano y Esmeralda, la ex de Facundo. Llegaron con ganas de celebrar, así que hasta aquí los dejo pues los anfitriones prepararon una gran gama de cocktailes, pues se esmeraron en el maridaje.

Salud que belleza sobra. Gracias a mi querido Horacio Quintana, por prepararnos tan maravilloso festejo de la mano del Mezcal Oro de Oaxaca. ¡A gozar que el mundo se va a acabar! Felicidades a todas las madres en su día y nos leemos el próximo viernes en El Manual de la buena esposa.

Terapia en el foro de Cocineros

FOTO: Tomada de Instagram
Raquel Bigorra

Cuando Coty Caglio­lio , Directora Gene­ral de Cocineros, me mandó un mail para preguntarme cómo me sentía tras el sismo, en un principio no entendí nada. Cuando tuvimos enfrente de todo el equi­po de producción a una psi­cóloga especialista en even­tos postraumáticos, como un terremoto, entendí todo.

“Ante un huracán, uno es­tá preparado”, dijo la espe­cialista. “Un sismo no puede prevenirse, por ende, las con­secuencias que trae son va­rias”, apuntó. “Ocasiona un trauma”. Allí, como si estu­viéramos en un ejercicio ti­po Alcohólicos Anónimos, cada quien se empezó a des­ahogar. Fue fácil, pues ha­bíamos vivido un terremo­to de 7.1 grados que nos sacu­dió a todos, al punto de tener que abandonar el foro en ple­na transmisión en vivo.

Para la psicóloga era im­portante que le contára­mos cómo lo habíamos vivi­do y qué pasó por nuestras mentes los días siguientes.

Yo le conté que sufría de insomnio; un compañe­ro dijo que dormía vesti­do con todo y zapatos pa­ra que no lo agarrara sin ro­pa. Otro dijo que ya no iba  al baño de la oficina, don­de le agarró el temblor; aho­ra prefería darse toda la vuel­ta pero no ir a ese baño, pues le traía muy malos recuerdos.

Una chica de edición se echó a llorar y contó cómo perdió su casa y ahora vivía toda su fa­milia con los abuelos. “Yo es­toy mejor, mi hermana es la que no ha podido regresar ni al tra­bajo, vive en un estado nervio­so total”, dijo entre sollozos.

“¿Alguien más quiere com­partir su experiencia?”, dijo con voz compasiva la doctora. “Yo me siento alterada, es más, me peleo por todo con todos”, di­jo una joven chica del equipo.

Otro contó que se había ido de viaje con su pareja y que no sabía si subir a las redes socia­les una foto sonriendo, a sabien­das que había gente bajo los es­combros. Yo le dije que lo mis­mo me pasaba con el programa: tras la tragedia no sabía si lle­varle alegría a la gente o mante­nernos en un tono más solemne.

“Es normal que sientan mie­do, frustración, insomnio, es­trés; vivieron un evento traumático. Mientras más rápido se reintegren a sus actividades co­tidianas, más pronto estarán mejor”, nos dijo la especialista.

Nos hizo escribir en un pa­pelito el pensamiento más ho­rrible que tuvimos. La mayoría pusimos morir o perder a uno de nuestros seres queridos en la tragedia. Terminada la pláti­ca nos pidió que escribiéramos lo que habíamos aprendido de este evento. Un porcentaje bas­tante grande coincidimos en que no hay que tomar a la ligera los movimientos telúricos. Por más chico que parezca el tem­blor, hay que estar preparados y saber cómo actuar. Hablamos de la mochila, el triángulo de vida, etc. De hecho, nos van a traer al foro a un especialista en sis­mos para que nos oriente acer­ca de cuáles son los lugares se­guros en nuestra casa, trabajo y espacios. Qué hacer si te agarra sobre el auto o en un piso alto.

Allí estuvimos más de una  hora. Yo decidí tomar la pláti­ca porque en verdad entre las noticias, lo que viví en los cen­tros de acopio, y las noches que llevaba sin dormir, en verdad necesitaba orientación de có­mo levantarme anímicamente.

Nos sirvió mucho a todos vi­vir esa experiencia con la psi­cóloga. Salimos todos a compartirle estas herramientas a nuestros familiares, que la ma­yoría pasaba por lo mismo.

Vaya sensibilidad de nuestra gran jefa, quien nos brindó es­te apoyo. También apuntó que la oficina base en Londres había hecho un fuerte donativo a Mé­xico y que si alguna de las per­sonas del equipo o familiares cercanos habíamos sufrido pér­didas económicas, se lo hicié­ramos saber. Que nos acercára­mos a ella si sentíamos tristeza o nos estaba costando ir al tra­bajo, porque allí mismo fue don­de vivimos el temblor. Nada, que somos muy afortunados co­mo equipo de tener como cabe­za de proyecto a una mujer sen­sible, preocupada por las perso­nas que laboramos en Cocineros.

¡A gozar, que el mun­do se va a acabar! Tenemos que salir adelante y si bien lo que vivimos con el tem­blor del 19 de septiembre fue traumático, nos merece­mos salir adelante y en nues­tras manos está. ¡Ánimo!

Hoy les puedo decir que como equipo estamos más unidos y más interesados en los problemas del otro. Nos miramos cada día con más amor y estamos muy unidos. Me siento muy bendecida de poder laborar en un ambien­te de trabajo tan bonito como el de Cocineros mexicanos. Lle­vo 20 años en la tele y créan­me que no en todas las producciones los jefes procuran esta unión y solidaridad. ¡Va­ya desde aquí mi reconocimiento para Coty! Nos lee­mos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

 

¡UP’S SE ME SALIÓ!

Mi amiga Karlita de la Mora, la esposa de Adal Ramones, es lo máximo. Me encanta que ella no tiene empacho en compartir­me sus secretos de belleza. Como tiene un pelazo, me atreví a preguntarle que shampoo usa.

Vaya sorpresa la que me llevé cuando me dio su menjurje casero. Como yo no pienso llevarme el secreto a la tumba, tomen nota, muchachas: 1/4 de taza de leche (tibia), 1 cucharada de aceite de oliva, 1 cucharada de aceite de coco, 1 cucharada de miel. Humede­ces puntas y te lo echas. Te haces un chongo y te lo dejas toda la noche con una gorra.

Así, tal cual me lo fue diciendo, yo se los comparto. Si quieren cabello de comercial como el que luce mi amiga güera, ya saben qué hacer. Se supone que no debería con­tarles qué se pone en la cabeza Karlita, para tener ese rubio sano y brillante, pero ¡up’s se me salió!

Cachita está alborotá’

Raquel Bigorra

A mí me dices de celebrar el mes patrio y te se preparar un menú mexicano espectacular. El ponche me queda de lujo. La decoración ni se diga, tengo desde moños, sombreros, banderas, bigotes, y hasta silbatos para ambientar.

Me pides que te haga la celebración del Día de la Patrona de Cuba y me metes en aprietos. 24 años llevo en esta bendita tierra y para nada reniego de mis raíces caribeñas, al contrario, pero ponerle un altar a la Virgen de la Caridad del Cobre no me siento tan trucha.

Mire usted, si el mundo está loco, que fue Ariel Miramontes, Albertano, el que me motivó a armar la celebración y hasta me mandó una foto de cómo ponerle miel, frutas amarillas, flores, un pastelito, y otros detalles para que estuviera contenta Oshun, en su día.

El 8 de septiembre era la celebración, así que nos vinimos del teatro a la casa, directo a la rumba. Benito Castro le trajo unas flores amarillas divinas, Dianita Motta también. Ariel se lució con unas plumas de pavorreal impresionantes.

Elizabeth Álvarez entró radiante por la puerta, vestida de amarillo como la Virgen y hasta con una corona. Se acercó al altar y le prendió una vela de limoncello que perfumó toda la casa. Jorge Salinas, nos miraba con cara de asombro. Mi marido tuvo que explicarle que así bailamos la rumba los cubanos. Yo le prendí la vela y le canté las mañanitas a la Virgen al son de un “güagüancó”. Esto se puso riquísimo. Sacamos menú cubano de moros y cristianos, carne de puerco, plátanos fritos y camote en puré. Los músicos llenaron de sabor la casa y terminé corriendo a todos a las 3 de la mañana. Yo ya no podía. Después de dos funciones ya los pies no me respondían. Tengo que confesarles que tuve que bailar descalza y conmigo varias paisanas que venían en tacones, pero la rumba es la rumba.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! En este mes patrio se me juntaron las fiestas, pues el otro fin me estoy preparando para dar El grito. Después del teatro nos vamos a echarnos nuestros tequilas. En esta fiesta fue puro mojito para homenajear a la Virgen. Y es que así es mi vida camino con las dos culturas de la mano. La mexicana y la cubana. Sincretismo total. Y ya que le hice la fiesta a Cachita y está alborotá’ con el bailongo que le preparamos a todos ustedes que me leen, les deseo Aché (que quiere decir suerte en la religión Yoruba, donde la Virgen del Cobre también se le llama Oshun). Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Piano de cola con los Castro

Raquel Bigorra

Mi querido Benito Castro, me invitó a cantar con Los Castro, y vaya divertida que nos dimos en Piano de cola, un programa que se transmite los domingos a las 11 de la noche en Telefórmula.

Llegó Benito, Jorge y Gualberto Castro. Ahí me contó Gualberto que está preparando un súper concierto para el último trimestre del año, donde planea grandes sorpresas. Algunos números de musicales de Broadway, por eso me pidió el teléfono de Jenny, la bailarina de Venga la alegría, para que sea ella la encargada de bailar ese cuadro del show.

Será en la sala Roberto Cantoral, donde se llevará a cabo el espectáculo. A Gualas lo conozco hace muchísimos años, de hecho hasta me invitó a cantar en un disco donde reunió a varios comunicadores. Cantar de nuevo juntos en el programa de Telefórmula, fue un verdadero regalo.

Ellos interpretaron un par de temas juntos y todos al piano, acompañados por Daniel Herrera, presentador, pianista y compositor, nos echamos un palomazo. Lágrimas negras quedó sabrosona. Daniel le puso al piano todo el sabor cubano y entre todos, hasta terminamos bailando.

Benito me mandó la pista de Llorar por dentro. En el disco Amigos, ellos invitaron a Margarita, La diosa de la cumbia, a cantar con ellos y Benito me pidió que me aprendiera la canción, para cantarla juntos en Piano de cola. Ya se imaginarán mis nervios. Los Castro son toda una institución y claro que imponen. Ellos se entienden de maravilla, hacen voces y armonías y son unos grandes cantantes. Por suerte, son unos divinos y me dieron chance de ensayarla en el piano un par de veces. Son muy generosos y pacientes. A mí me sudaban las manos y en uno de los ensayos hasta le cambié la letra a la canción que me sabía de memoria. A la hora de cantar en la grabación, la magia cobijó el momento y disfrutamos muchísimo de estar en una tarde compartiendo música y anécdotas. Qué maravilla que tengamos ese tipo de programas donde podamos disfrutar de gente tan talentosa como Los Castro. ¡A gozar que el mundo se va a acabar!

Que viva la bohemia y si tiene oportunidad, échele ojo a Piano de cola. Cada domingo a las 11 p.m. hay un invitado dispuesto a compartir con el público, todo el talento y pasión por la música. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.

Basta! para que te enredes

49,967FansMe gusta
87,075SeguidoresSeguir
4,006suscriptoresSuscribirte