Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Viernes 21 Septiembre del 2018
algo de nubes 19°

Valor Civíl

Corrupto poder judicial federal

FOTO: SCJN /CUARTOSCURO.COM
Eduardo Betancourt

Tanto entre jueces, magistrados, miembros del Consejo de la Judicatura e incluso ministros del máximo Tribunal.

Se trata de un grupo de pícaros que sin ninguna moderación venden favores y canonjías. Su comportamiento provoca el alto desprestigio que tiene el sector justicia en el país. Por lo que hace a los Ministros de la Corte, si acaso uno se salva, pero los otros diez están inmersos en negocios sucios, se sabe como se dedican a la venta descarada de resoluciones y consignas. Una de sus últimas decisiones ha sido precisamente la autorización de los registro policiacos sin orden judicial, lo que permitirá abusos, pues ahora cualquier con el pretexto del “sospechosismo”, se podrán molestar a los ciudadanos. “Sospecho que hay drogas”, “sospecho que hay armas”, “sospecho que hay dinero mal habido” y basta con la opinión unilateral de los panzones y rateros hombres de la ley para que nuestros ámbitos familiares se vean invadidos por estos sujetos indignos y peores que la delincuencia.

El sector de magistrados y jueces federales en materia de corrupción no tiene paralelo, resuelven cínicamente para favorecer a quienes ofrecen más dinero. Un caso concreto es el del Octavo Tribunal Colegiado en Materia Penal de la Ciudad de México, conformado entre otros por la esposa del jefe de la Policía Federal, una “abogadilla” sin mayor talento y capacidad, que logró el cargo por influencia de su calvo marido.

En los Juzgados Federales, sin el menor respeto a la ley hacen “lo que se les pega la gana”. Si hay dinero de por medio, lo negro lo hacen blanco y viceversa.

Otra característica es el nepotismo. Ahora se le denomina “PODER JUDICIAL FAMILIAR”, porque en todos los ámbitos, hijos, esposas, parientes de toda jaez, amantes y favoritos, se ven beneficiados con jugosos sueldos del Poder Judicial.

Cárceles, una corrupción

Eduardo Betancourt

Los gobernantes obtienen de los centros de reclusión importantes cantidades de dinero mal habido.El sistema es sencillo.

Los internos para evitar trabajos carcelarios obligados, o recibir tratos benéficos, pagan cifras estratosféricas. De estos pagos, buena parte es para las autoridades.

Las corruptelas más impresionantes se presentan ahí. Por ejemplo, se ha sabido de la prostitución a gran escala, y la instalación de celdas especiales, que llegan a convertirse en suites dignas de hoteles de gran turismo. Dependiendo del dinero que tiene el preso es el trato. La droga y el alcohol se permiten sin restricción y se venden ahí dentro.

Se dice que las cárceles en México son auténticas universidades del crimen. En ellas se aprenden conductas ilícitas. Quien entra por delitos menores, termina sabiendo actividades delictivas de alto nivel. Desde ahí se dirigen operaciones como extorsiones, secuestros, robos, asesinatos y delitos de gran impacto.

Los gobiernos van y vienen, pero ninguno logra poner un coto ante la inmoralidad de las cárceles. Esto no es solo por ineptitud, sino por complicidad.

En el país se considera una población penitenciaria, según el INEGI, de más de 212,000 individuos; en promedio ca – da uno cubre una cuota de 200 pesos diarios. Esto representa un ingreso al día de más de 42 mdp, multiplicado por 365 días al año es de $ 1,547,600,000.

Muchos presos carecen de recursos. Efectivamente, solo pagan y reciben buen trato los que tienen dinero, otro problema lamentable, que es la auténtica esclavitud que se observa en los centros. Los ricos de las cárceles tienen a su servicio a internos, quienes son obligados a realizar las tareas más humillantes, todo lo cual tiene un alto costo.

En la ciudad de México tenemos una población penitenciaria de 30,979 personas.

Peña, “loco y cobarde”

Eduardo Betancourt

TAL ASEVERACIÓN DEMUESTRA FEHACIENTEMENTE LA VULGARIDAD DE TRUMP

Trump calificó de “loco” a quien ostenta el cargo de presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto. Se trata de alguien que difícilmente enorgullecerá a sus conciudadanos, un sujeto impresentable, carente de educación y ajeno a las formas más elementales de urbanidad y diplomacia.

Su declaración muestra un sentido agresivo y ratifica el odio, que tiene hacia los mexicanos. Tal vez, alguno de nuestros compatriotas dejó plantada a su señora madre en la iglesia, o bien, le realizó un acto de gran desprecio. Volviendo al señalamiento del que fue objeto Peña Nieto, Trump asegura que fue motivado porque el propio Peña, le precisó que ya dejara de señalar que los mexicanos pagarían por la construcción del “muro del odio”.

Asegura que después de que Peña le hizo la petición, él le dijo “ESTAS LOCO”. En un acto cobarde e indigno del Presidente mexicano, se dice que no fue capaz de comportarse con patriotismo, ni sentido de hombría. Si a cualquiera de nosotros alguien nos insulta llamándonos “loco”, lo mínimo reaccionamos diciendo: “el loco eres tú…”. Lamentablemente, el tema es que Peña Nieto es víctima del miedo, su actitud fue indigna de un presidente mexicano.

Somos un pueblo de más de 110 millones de personas, que tenemos dignidad y que no aceptamos bajezas injustificadas, mucho menos estos actos que impliquen desdoro y deshonra.

Pasará el tiempo y nos referiremos a Peña como el “loco”, el cobarde que se dejó humillar, pisotear y escupir por el esquizofrénico Donald Trump.

Peña se la ha pasado agachado frente a Estados Unidos. Nos urge que llegue diciembre para que este “pobre diablo” deje de representarnos y andar por el mundo gastando dinero del pueblo sin prudencia ni recato.

Drogas en la UNAM

Eduardo Betancourt

NARCOMENUDEO FOMENTA QUE LA INSTITUCIÓN SEA DESCALIFICADA POR MUCHOS SECTORES

En mis 52 años de docencia universitaria, el tema de las drogas ha sido un problema sistemático y permanente; se incluyen el alcoholismo, tabaquismo y juegos de azar. En una población de casi 400 mil estudiantes, los problemas de esta índole son de magnitud importante. Los jóvenes universitarios son fácil presa de estos fenómenos, al tener factores de riesgo como el estado de estrés, la inmadurez y el libertinaje.

Las autoridades universitarias emprenden campañas y luchas sistemáticas para erradicar esos males. Puede asegurarse que, se obtienen grandes resultados, aunque es probable que estos no son totales ni quizá óptimos.

Recientemente, se ha visto a la UNAM lacerada por el crimen asociado al narcomenudeo, lo que ha fomentado que la institución sea descalificada por muchos sectores. Algunos intrigantes quisieran ver a la institución saturada de policías, pero la presencia de fuerzas del Estado, lejos de disuadir, solo serían agentes provocadores. Sin pretender acusar o incomodar, debe reconocerse que no es un problema exclusivo. El conflicto se presenta en otros Centros Educativos, incluso en escuelas particulares “de alta alcurnia”, donde se dan cifras alarmantes de consumo de estupefacientes.

El tema de las drogas no se resuelve con leyes inaplicables, ni con buenos deseos. Es importante dar la cara al conflicto donde resulta imprescindible. Desde mi perspectiva, la única vía es legalizar la producción y comercialización de enervantes, ya que debemos tener presente que el consumo está permitido desde hace varios ayeres.

En el campus hay que afrontar el problema en su justa medida, y establecer que no es pura responsabilidad de la institución, sino que en ella impactan omisiones de autoridades del gobierno en todas las esferas. Basta de estar lastimando a la UNAM.

Guerra sucia en campañas

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

Es bien sabido que durante el proceso electoral, la escena pública en México se vuelve una porqueriza. En el tiempo de las campañas políticas en nuestro país, “los candidotes” se tiran estiércol a más no poder. Se hacen todo tipo de acusaciones, y lo más grave es que se observa la intervención de manera sucia del gobierno, lo cual es clara muestra del cinismo con el que actúa el partido en el poder.

En este momento, el caso concreto lo constituye la serie de acusaciones que se han presentado contra el aspirante a la presidencia Ricardo Anaya. Resulta que el queretano ha sido acusado del delito de lavado de dinero, técnicamente operaciones con recurso de procedencia ilícita, al haber estado involucrado en la compra y venta de terrenos.

Más allá de los detalles penales del tema, lo claro es que en el caso concreto la Procuraduría General de la República está realizando una perversa labor, al amedrentar abiertamente a un candidato presidencial. Al final de cuentas, no sabemos qué es lo que se persigue, tal vez mantengan la “locuaz” idea de consignar Anaya por un tema que resulta risible, ridículo a más no poder. En todo caso, el planteamiento es clarísimo: ¿Por qué hasta ahora?

Sin entrar en detalles, destaca que el hecho es irrelevante, frente a otros tantos y tan graves delitos que se cometen, respecto a los cuales la PGR muestra su ineficiencia de manera cotidiana. De este modo, aquí se trata de perversidad y servilismo, pues es claro que en el caso en que se presenta una consigna, y eso es lo que padece Anaya. Aparece que se le pretende desprestigiar, vinculándolo con la realización de operaciones sobre inmuebles, pero es claro que no fue él quien utilizó los recursos supuestamente ilícitos, sino que más bien, el recurso provino de sus compradores.

De este modo, resulta que él no tiene ninguna responsabilidad, o por lo menos parece difícil de probar, que deba reprochársele su actuar en el terreno penal. Es evidente que buscan desprestigiarlo, restarle votos, y en este tema, lo que también resulta sospechoso es que están unidos el PRI y Morena.

Del PRI es entendible este tipo de conductas, pero en el caso del patético Peje, es claro que carece de toda autoridad. Bien se sabe se ha dedicado a proteger delincuentes de todo jaez, proponiéndolos para cargos de elección popular. El Peje se ha lanzado contra Anaya cuando él tiene en su bando a un sinvergüenza de siete suelas como Napoleón Gómez Urrutia.

Sheinbaum, igual a papá

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

Claudia Sheinbaum Pardo, candidata de Morena al Gobierno de la Ciudad de México, ha demostrado estar hecha al modo de su “papá” político, el Peje. Ella dice: “solo nos pueden ganar si hay fraude”. Nótese cómo utiliza el mismo discurso fariseo. Para estos personajes, solo cuando ganan puede haber democracia. Si pierden las elecciones, saldrán con que hubo compra de votos o irregularidades. En síntesis, para ellos el sistema solo funciona cuando los beneficia.

Así son en general los miembros de MORENA. Salvo algunas excepciones, son sujetos farsantes y petulantes, auténticos bandoleros de la vida pública. Son patéticos en general y carentes de valores. Esto es así porque en el actual momento, este partido es auténticamente “el arca de Noé”. El Peje ha reunido a su alrededor a todo tipo de especímenes, gente de lo más disímbola, creamilitantes de izquierda y dizque comunistas, que van de la mano con conservadores y fanáticos religiosos. No se diga corruptos al por mayor. En ese desorden lo mismo caben la Gordillo que los santurrones de PES, y no se digan los ricos explotadores, junto con los oportunistas y ambiciosos de todo jaez. En Morena se han reunido los desertores que por pura codicia han abandonado sus diversos partidos, demostrando su vocación de traidores, interesados solo en obtener beneficios del poder.

La Sheinbaum dice que es una científica. Ante esto, la pregunta obligada es qué anda haciendo de política. Esa consideración es una falsedad, su trayectoria académica es poco destacable, pues lo suyo ha sido siempre la politiquería. Ha sido una “grilla”, agresiva, violenta y ahora se espanta de las protestas en su contra, cuando ella fue bélica contra las autoridades universitarias junto con su marido Carlos Imaz Gisper. Ahora, por razones de conveniencia política, asegura se han divorciado, pero ello es puro cuento, uno más de Caperucita.

La violencia de Claudia, que llegó al exceso de la destrucción de bienes, quedó impune. No fue expulsada porque su progenitora es “influyente” en la Facultad de Ciencias de la UNAM, lugar donde supuestamente es investigadora. En realidad, si lo fuera, debería seguir esa ruta y no ser una mala política que divide en lugar de unir.

La verdad es que la Sheinbaum va a perder, porque carece de honestidad. Su marido Imaz es un ladrón, como lo es el tristemente célebre profesor René Bejarano, esposo de la Padierna, ahora destacada Morenista candidata a Diputada del Peje. Insistiendo en la aspirante Sheinbaum, los electores no deben olvidar sus omisiones, que rayaron en la complicidad, dentro del drama de la muerte de los niños en el colegio Enrique Rébsamen. En ese y otros casos, se ha revelado el otorgamiento de esas licencias, donde la corrupción para entregarlas estuvo presente.

Miedo a Televisa

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

En nuestro país, siempre los medios de comunicación han sido poderosos. Con toda razón se les conoce como el Cuarto Poder, ya que comparten con el Ejecutivo, Legislativo y Judicial el control y manejo del país.

Un medio de comunicación, sea radio, prensa, y particularmente la televisión, pueden destruir sin miramiento alguno a cualquier persona. En sentido inverso, logran, cuando así lo deciden, crear ídolos y entes a los que encumbran de manera generalmente errónea, injustificada o falsa. Lo importante para los medios informativos es el dinero y no se diga el poder.

Desde hace muchos ayeres, la televisión tiene gran influencia. Como ya señalamos puede acabar o destruir personalidades siendo el caso que manipula sin ninguna ética a la denominada opinión pública. La televisión, a través, de sus comentaristas y locutores, mal informan, agreden y ofenden a quienes mantienen puntos de vista contrarios. Cuando a sus intereses conviene, ensalzan. Dentro de estas prácticas, el medio de comunicación de la empresa Televisa ha alcanzado niveles insospechados.

Precisamente, como ejemplo de lo anterior, se menciona el caso, sucedido entre un grupo de conocidos. El locutor predilecto de Televisa, Jacobo Zabludovsky, presumió cómo en su programa empezó a hablar mal de un producto lácteo, con el fin de obligar a los propietarios de la empresa a incrementar el pago de publicidad. Todo ello a cambio de no hablar mal de dichos productos. Un auténtico caso de extorsión.

En este mismo renglón es bien conocido cómo Televisa logró imponer al actual jefe del Ejecutivo.

Recientemente, pude cerciorarme de la forma en que Televisa es un verdadero poder, al que respetan y ante el que se humillan las autoridades. Hace unos días, un grupo de aficionados a la Fiesta Brava se quejó de que dentro de la Plaza de Toros, Televisa obstruía con sus cámaras la visibilidad de los aficionados taurinos. Cuando dichos aficionados protestaron ante el delegado de la Benito Juárez, Lic. Christian Von Roehrich de la Isla, fueron simplemente ignorados. Además de que el señor nunca contestó la misiva, incumpliendo el constitucional derecho de petición, fue su colaboradora Rocío Álvarez quien dijo que nada podrían hacer. Quedó claro que quien mandaba en la Plaza México, entiéndase bien, quien ejercía el poder en ese sitio, no era la Delegación Benito Juárez, sino la empresa Televisa.

Esta situación tendrá que modificarse en el futuro. Los medios han de entender que deben conducirse con ética, con respeto, y jamás convertirse en “el poder tras el trono”. El derecho a la información es intrínseco al ser humano y éste no debe ser manipulado, mucho menos para perseguir intereses oscuros y perversos, ajenos al bienestar común.

El Peje legislador

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

La manera irresponsable como se conduce el candidato presidencial de siempre carece de precedentes. En la historia reciente de nuestro país, no se puede recordar a alguien que como él se burle, no solo de los mexicanos, sino en particular de las Instituciones, así como todo lo que significan el orden y las reglas de una sociedad.

Los ejemplos de este comportamiento son abundantes. Recordemos que, en el pasado, “el hablantín”, sin ningún decoro precisó: “Al diablo con las Instituciones…”. Cuando alguien que quiere ser presidente afirma lo anterior, está dejando muy en claro que será un dictador, que no se sentirá sujeto para nada a las disposiciones jurídicas de un Estado. En la misma tesitura, tampoco atenderá a la Constitución Política, el principal fundamento del orden Institucional en el país.

En el mundo de este personaje, todo es irresponsabilidad y “chacoteo”. Recordemos que decidió designar ternas para ocupar importantes cargos como el de Fiscal General, Fiscal Anticorrupción, Fiscal en Asuntos Electorales, sin ninguna medida ni criterio objetivo, para determinar su calidad.

Lo que sucede es que “El Peje” se siente un “sabelotodo”, y no es la excepción en el ámbito jurídico, conoce a los abogados y escoge a quienes son sus afectos, lo que nos permite vislumbrar, que pretende un gobierno de “cuates”, quienes lo obedecerán ciegamente.

Para “el Peje” la ley no existe, tampoco la división de poderes. Como es sabido, la designación que hizo de los altos funcionarios es facultad del Senado de la República, quien ha de encargarse de buscar varios candidatos, no solo tres. Nótese cómo este procedimien- Eduardo López Betancourt to es ignorado, por “el Peje” el que se vuelve un “Super Legislador”. Esto es lo que nos espera si este malandrín llega a Los Pinos. O no, ya que, por cierto, el mismo “renunció”, y según afirma, ha decidido que vivirá en el Palacio Nacional.

No podemos, bajo ningún concepto, aplaudir “sus payasadas”, ni sus imprudencias y mucho menos sus amenazas. “El Peje” es un hombre trastornado, con signos evidentes de demencia. Lo que resulta todavía más lamentable es que esos miembros de las ternas que señaló, así como los del gabinete, le estén haciendo “el caldo gordo”. Ahí están los que han sido honrados por “el Peje” para ocupar cargos importantes, como tales sujetos se prestan a esta farsa, ellos mismos se están descalificando, demostrando a la opinión pública que son unos “pejitos”.

México reclama un presidente serio, responsable y respetuoso. “El Peje” carece de esas cualidades; ya que gasta un dinero mal habido, del cual jamás ha demostrado de dónde proviene, ni de qué ha vivido durante los últimos doce años.

Los independientes

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

En el proceso electoral mexicano han proliferado las denominadas candidaturas independientes.

La razón de estas nuevas modalidades de involucrarse en la lucha política se encuentra en la decepción que han causado los partidos políticos. Estas agrupaciones son consideradas corruptas y nada confiables. Los grandes institutos como el PRI, PAN, y PRD conforman una verdadera mafia, donde la mayor parte de los dirigentes hacen de las suyas para beneficios elitistas.

Han llegado a excesos verdaderamente sin precedentes, entre los cuales pueden mencionarse los candidatos sin sustento.

Del mismo modo, ha de hablarse del nepotismo; cínicamente se heredan los cargos de padres a hijos y aun entre esposos.

Un ejemplo es también el partido Morena del “Peje”, que se maneja dictatorialmente, las decisiones las toma sin consultar a nadie el llamado “Rayito de Esperanza”.

Las asociaciones políticas pequeñas también están en el mismo juego. Además de prebendas, buscan los jugosos presupuestos. Los recursos públicos de manera irresponsable se destinan a la farsa democrática.

Con el panorama anterior, el número de los llamados aspirantes independientes se ha incrementado. Así, nos han dado sorpresas estos políticos que dicen ir “por la libre”. Por ejemplo, han ganado una gobernatura, tal es el caso de Nuevo León, e igualmente importantes alcaldías, y cargos legislativos.

Sin embargo, el escenario en el cual no entendemos del todo el propósito de los independientes, es en el objetivo de querer alcanzar el triunfo como Presidente de la República. Son varios los que, al margen de afiliarse a alguna institución de renombre, buscan la silla presidencial.

En esas circunstancias está Margarita Zavala que, sin ningún antecedente más que el haber sido esposa de un pésimo presidente, ahora auténticamente “en una absurda locura” desea volver a Los Pinos.

Otro caso es el del Senador Armando Ríos Piter, que en su momento pudo ser gobernador de Guerrero y ahora busca un cargo al que difícilmente llegará.

En igualdad de condiciones está el “Bronco” Rodríguez, quien sorprendió ganando como independiente el Estado de Nuevo León. Lo cierto es que a estos tres aspirantes les ha costado mucho conseguir adeptos para su fin, difícilmente han rebasado el millón de firmas. Así las cosas, es evidente que ni por asomo triunfará.

Es aquí entonces que surge la pregunta: ¿Qué buscan? ¿Qué pretenden? ¿Qué obtendrán?

Sobre estas inquietudes hay diversidad de opiniones, alguna de ellas que los consideran simplemente comparsas, para beneficio de los postulantes, de quienes son propuestos por los corruptos, por los despreciables hombres del poder. En fin, lo lamentable para los ciudadanos será que esta vía de las candidaturas independientes quede como una quimera, una farsa más en nuestra incipiente democracia.

Ocurrencias del Peje

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

Resulta que ahora el candidato de siempre, “Don Peje”, muestra una faceta novedosa, más bien parecida a la de un cómico y, el “chacoteo”, se ha vuelto cotidiano en el personaje sui géneris.

Las conocidas entrevistas “banqueteras”, están ocupando un lugar primigenio en las campañas políticas. En ellas el “Peje” se ha vuelto estrella y sin más, formula contundentes y espectaculares declaraciones, debemos pensar que las mismas no solo deben considerarse poco serias sino sumamente audaces y peligrosas, más aun cuando provienen del aspirante a la presidencia con mayores probabilidades de triunfo.

El “Peje” le pide al Presidente de manera drástica “tranquilícese…”; nótese, ya existe una plena seguridad de triunfo y en el fondo es evidente una amenaza, “serénese que no le voy a hacer mucho daño…”. Este tema deberá llevarse en su oportunidad al análisis objetivo de supervisar y revisar un gobierno que sin duda ha tenido grandes fallas, aspecto que no debe ser exclusivo de quien pretenda ocupar el cargo, sino de quien triunfe. México nunca podrá avanzar si en el próximo régimen no se hacen cambios de trascendencia, sobre todo en el tema de la corrupción, donde es indudable la reintegración de los bienes mal habidos.

Otro chacoteo “del Peje” es cuando se acusó de ser beneficiado por los rusos. Sin mayor consideración volvió al “chacoteo” a la total ausencia de seriedad, dijo que esperaba el oro de Rusia, pero además que su nombre ya era “Andrés Manuelovich”, sin duda una falta de respeto, característica cotidiana de quien actúa sin educación del que ahora quiere ser, insistimos, cómico. La intromisión de extranjeros en el proceso electoral ha sido y será una realidad, sobre lo cual no se puede llevar tal asunto a la manera tan grosera que caracteriza a quien quiere sustituir con sus “payasadas” a un antiguo Harapos o talvez algún Clavillazo.

Una puntada más del tabasqueño, ha sido la de mencionar quién ocupará las ternas para los cargos de Procurador, Fiscal Anticorrupción y Fiscal Electoral de su eventual gabinete; nótese, este es “el Peje”, un dictador que para nada respetará a los otros poderes, se supone que el Fiscal General de la Republica deberá ser designado por el Órgano Legislativo, pero eso a él le tiene sin cuidado. “El Peje” será un tirano y solo su palabra tendrá validez y pobre de aquel que lo contradiga, porque irá directo al paredón.

En lo internacional no se queda atrás y dice que actuará exactamente igual que Trump, asegura que le va a contestar, que se va a pelear con él, que va a tener un debate con las mismas vulgaridades, e iguales formas irresponsables; así no dudamos en lo más mínimo, que se pueda dar una “estúpida” declaración de guerra y en el menor de los casos un ambiente de tal tensión que constituya un riesgo de patéticas consecuencias.

“El peje” no ha cambiado, seremos los mexicanos quienes debamos estar alertas frente a lo que el sujeto de marras representa.

Meade fracasó

Eduardo Betancourt

Es urgente para el PRI buscar una nueva opción. El dueto conformado por Carlos Salinas de Gortari y Luis Videgaray Caso, decayó de manera evidente.

Consideraron que un candidato de origen panista, apoyado por el PRI tendría éxito total. El escogido para tal objetivo fue un Secretario de Estado que trabajó tanto en el ré- gimen de los “azules” como en el tricolor: José Antonio Meade Kuribreña. El caso fue lamentable, los panistas no se identificaron con el ungido y los priístas menos, es un candidato sin presencia, sin ideología ni experiencia; se observa totalmente ajeno a esos mundos “grillescos” que rodean el proceso electoral mexicano.

José Antonio Meade es un técnico, se muestra conocedor del mundo de las finanzas pero no transmite para nada confianza, mucho menos liderazgo. Debería seguir siendo Secretario de Hacienda o postularse a la Presidencia del Banco de México; todo el colmillo del que es poseedor el terrible Carlos Salinas de Gortari, tuvo una derrota total, urge por tanto “enfermar” a Meade, usar un buen pretexto para dar paso a quien puede “salvarle el pellejo” a Peña Nieto.

Por otro lado, se observa una gran división en los ámbitos gubernamentales y la estrepitosa caída de Osorio Chong no dejó lugar a dudas; por cierto, es a quien, en el mundo cercano a Peña Nieto, se le considera un traidor que estaba haciendo un juego sucio.

La falta de contundencia y figura de Meade no se puede ocultar a nadie, simplemente les “falló el tiro” a quienes por sistema han manipulado al país, autores de la muerte de Luis Donaldo Colosio. Para nada deseamos suceda lo mismo a Meade, por ello lo mejor es que acelere su salida por motivos de salud y se evite esa manera perversa de actuar de quien los asesinatos y el robo son lo cotidiano, tengamos presente, “el señor sin pelo”, -nos referimos al que usurpó la Presidencia al no ganar las elecciones de 1988-; tiene toda una historia de crímenes donde su sirvienta fue una de sus víctimas, pasando lo mismo con su cuñado, con su mejor amigo y hasta estuvo involucrado en la sospechosa muerte de su hermano.

En síntesis, el tiempo de Meade se agotó; los priístas y el gobierno de Peña Nieto deben apresurarse, de lo contrario será patética la derrota del actual Gobierno federal.

 

Presidentes de partido

Eduardo Betancourt

En una conocida estación televisora comparecieron los 3 presidentes de partido de importantes candidatos; por un lado Yeidckol Polevnsky, Presidenta de Morena, Enrique Ochoa, del PRI y Damián Zepeda, del PAN.

Escucharlos fue verdaderamente lamentable, vergonzoso y sin duda una reunión de gente de muy baja estofa. Cual si fueran alcohólicos de cantina de mala muerte hicieron un evento repugnante de México, se imputaron con palabras altisonantes todo tipo de ilícitos, era un auténtico concurso de difamaciones, tal vez hechos ciertos pero que al final dejaron el mal sabor de que los partidos que representaban eran de lo peor, ninguno se salvó, los 3 fueron pedestres, sumamente indignos, ninguno merece la más mínima consideración.

La señora Yeidckol de Morena se volvió iracunda, agresiva, a punto de lanzar golpes defendiendo a su candidato el famoso “Peje”; habló de él cual si fuera un héroe nacional, solo le faltó considerarlo el nuevo Benito Juárez, pero al final de cuentas no contestó planteamientos que se le hicieron, como ¿de qué ha vivido “el Peje” durante tantos años?; tampoco contestó sobre sus ligas con los sinvergüenzas como Bejarano y no se diga el famoso de la Sheinbaum. No dejó en claro su proyecto de la amnistía a delincuentes, agregaríamos que la señora tampoco dio a conocer los efectos psiquiátricos que le dejó al “Peje” el haber matado a su hermano, algo que los mexicanos debemos conocer. Son muchos los cuestionamientos sobre “el Peje” que lo ubican como alguien que no merece bajo ningún concepto ser considerado candidato a la presidencia.

Ochoa también mostró su más elocuente y escandaloso lenguaje, prosaico, agresivo y sin contenido. Se dedicó a ofender igual que sus entrevistados y no especificó nada de las acusaciones que recibió el señor Meade, por momentos mostró su desesperación. No precisó si Meade era priísta o panista, algo que es su obligación informar al pueblo, tampoco habló sobre la inexperiencia de su candidato, mucho menos aclaró por qué el PRI no seleccionó a ninguno de casa y tuvo que acudir a un candidato externo. En el mismo tenor evitó precisar el alto grado de corrupción por el que atraviesa México y sus causas.

Tal vez tenemos que reconocer, el menos incorrecto fue el presidente del PAN, Damián Zepeda, pero no por eso dejó de ofenderse cuando se le acusó de corrupto y lejos de mostrarse sereno, empezó a amenazar, a ofender, en fin, se salió de sus casillas.

A final de cuentas fue un espectáculo bochornoso que muestra el bajo nivel de la política mexicana, con lo cual habremos de concluir que no hay alternativa. Los presidentes de Morena, PRI y PAN no tienen estatura ni categoría, son pillos, falsarios y muestran que solo descalifican y para nada construyen.

Ocurrencias de AMLO

Eduardo Betancourt

Dentro de las tantas necedades de Andrés Manuel López Obrador, quien no oculta su actitud agresiva e irresponsable, acaba de plantear de manera insensata, el de que se suspenda la obra del aeropuerto de la Ciudad de México. Sin más, el “santón” ordena que no se siga la construcción de un importante proyecto, sin dar razones técnicas, solo sobresale su sentido destructivo.

Fueron dos puntos los que oportunamente se señalaron, en Tizayuca, Hidalgo y la zona de Texcoco. Tengamos presente, en Texcoco en el pasado, se crearon problemas severos, represalias, encarcelamientos y abusos de toda naturaleza sobre los mismos, lamentablemente hubo absoluta impunidad; al final, Texcoco fue elegido, y donde ya hay importantes avances. Al Peje no le importa el gasto público como ya lo hemos visto, sin más beca a los “ninis”, lo hace exclusivamente para contar con su voto pero sin separar el que de alguna manera premiará la holgazanería. En este mismo tenor sin dar razones técnicas, de manera categórica dice no al nuevo aeropuerto; no precisa en donde debe de construirse porque el “Peje” no es sujeto de propuestas, todo lo conduce por el odio.

Otra decisión sumamente cuestionada del Peje es la unión que ha hecho con el PES (Partido Encuentro Social), grupo conformado por religiosos intolerantes, quienes rechazan la libertad sexual y se oponen al aborto sin mayor explicación. Al final el Peje muestra con esa unión una ausencia absoluta de ideología, solo le im- Eduardo López Betancourt porta ganar a como de lugar.

Tal situación ha provocado una reacción entre muchos de sus seguidores, de que se considera verdaderamente incorrecta esa alianza, pero el Peje es dictador, un tirano, es Franco de España, es Pinochet de Chile, el Peje es Hitler, solo y exclusivamente sus decisiones imperan, tengamos presente cómo el Peje en éste aspecto ideológico se ha unido con enemigos descarados del progreso y de la democracia como fue el caso evidente de que se volvió aliado de Manuel Bartlett, quien fue el causante del fraude electoral más impactante del siglo pasado al robarle las elecciones a Cuauhtémoc Cárdenas; el Peje sin más, ahora es íntimo de los Bartlett, como el caso de él, hay muchos, donde sin mayor respeto a su pasado vergonzoso el Peje los ha hecho sus aliados. Otro caso contundente ha sido el del yerno de Elba Esther Gordillo, un sujeto que ocupó la subsecretaría de Educación Pública, operador de SNTE y que ahora es socio del Peje.

El Peje y La Güera

Eduardo Betancourt

El Peje, desde hace mucho tiempo abandonó su nombre, prefiere utilizar el de pejelagarto; sin duda le agrada el apodo y necesariamente se identifica con el. En la misma dimensión está el otrora secretario de Seguridad Pública con Fox, véase la relación “Fox-peje”. Un sujeto al que le gusta le digan La güera. De esta manera de tiempo atrás mantienen una íntima amistad.

Al iniciar el sexenio de Fox, donde la inmoralidad, la corrupción y los malos tratos fueron la constante, el Peje le pidió a la güera continuara como secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, pero “la güera” prefirió irse con Fox, de quien dijo habían sido compañeros de escuela, pero nunca dijo de cuál.

“El peje” y “la güera” se quieren mucho, la mejor prueba de ello es que los hijos de el Peje estudiaron sin pagar, nunca becados ya que fueron pésimos estudiantes, en la escuela de la que se apoderó la güera hace muchos ayeres. Nótese lo contradictorio de el Peje, su esposa murió en un hospital del Seguro Social, porque el Peje dijo que nunca la llevaría a Estados Unidos de América, ya que carecía de dinero, cuando la verdad es que no le importó mucho; en cambio, el Peje nunca tuvo empacho en que sus hijos estudiaran en la Universidad de la güera, ciento por ciento “pirruris”.

La güera, es conocida junto con el Peje de ser sujetos que solo los impulsa el odio, el sentido destructivo y la venganza. La güera se ha visto envuelta cotidianamente en pleitos, siendo el más reciente donde acusa al Gobernador del Estado de México y su suegra de que mataran a su hermano Federico, notemos, con que sed de venganza regresa al ambiente político la terrible güera, quien ha sido un abusador del poder, corrupto a mas no poder y si en esto hay duda, que se lo pregunten a Marta Sahagún de Fox, a quien le entregaba regalos multimillonarios, no solo eso, la güera también tuvo un sinnúmero de pillerías cuando fue Secretario de Seguridad Publica de Fox, donde compró aviones inservibles a Mexicana de Aviación y pagó cantidades exorbitantes por ellos; de igual manera cuando adquirió chalecos blindados a Inglaterra, que estaban totalmente inservibles y viejos. La güera es un pájaro de cuenta en eso del dinero mal habido, y sin más “el peje” lo revive para ser encargado de la Seguridad Nacional. Sobre las venganzas y odios de La güera puede dar muy buena cuenta la gran señora como lo es Silvia Pinal, a quien persiguió según afirman por cuestiones inconfesables, donde estuvo involucrado un joven actor del agrado de La güera.

Por suerte bien sabemos que el Peje nunca portará en su pecho la Bandera Nacional. Es un tipo amorfo, ajeno al patriotismo, lleno de mentiras y contradicciones, con una clara ausencia de ideología que simplemente lo hace impresentable.

Ocurrencias de AMLO (Segunda parte)

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

El “Peje”, enfermo mental, no solo ha propuesto una ley de amnistía para los narcos, la cual en síntesis sería olvidar todos los crímenes atroces que todos los días se nos dan a conocer, como son degollados, descuartizados y en general cuerpos que han sufrido mutilaciones y sin duda sometidos a serias y dramáticas torturas. Ahora el “Peje” da un “plumazo”, les quiere otorgar el perdón.

A FAVOR DE LOS “NINIS” Y EN CONTRA DE ESTUDIANTES
Se ha pronunciado también por favorecer a los famosos “ninis”, aquellos jóvenes que ni estudian ni trabajan. Propone para ellos con evidentes fines electorales, para que voten por él, un pago de $3,600 mensuales, lo cual es verdaderamente incomprensible. En cambio para los estudiantes que él denomina “pobres”, les ofrece becas de $2,400 mensuales, o sea, para el “Peje” es mejor no estudiar ni trabaja que estudiar, ya que a los segundos les ofrece solo 2/3 partes de lo propuesto para los “ninis”.

PURAS BARRABASADAS DE ANDRÉS MANUEL
No le importa rendir cuentas a nadie, para él no existen más que sus caprichos, sus alocadas propuestas y su evidente irresponsabilidad, cada barrabasada del “Peje”, en ese tenor de las imprudencias se encuentra cambiar a las Secretarías de Estado a diversas partes del país, sin tomar en cuenta si en esos lugares que escogió arbitrariamente existen las condiciones para que puedan albergar a tantas familias que tendrían que trasladarse, no comprende ni entiende que ese movimiento migratorio encarecerá la vida de cada uno de esos sitios en donde no habrá de inmediato los inmuebles para albergar, pero además, como si fueran cosas, mueve a las familias, qué sucederá con aquellas en donde sus hijos estudian en la Ciudad de México y van a lugares donde no existen los niveles escolares que reclaman, por ejemplo, en Ciudad del Carmen, en qué lugar puede estudiar un alumno que esté capacitándose en ingeniería electrónica o bien quien estudia biomedicina, para nada se ha preocupado el “Peje” de cómo atender ese drama.

UNA SEVERA PROBLEMÁTICA
Otro caso es el de que si la señora trabaja en una Secretaría de Estado que se va a cierto lugar y el marido en otra dependencia que también se le da un destino distinto, cómo debe considerarse tan severa problemática, eso por supuesto, al peje no le interesa.

REFLEXIONAR EL VOTO
Estamos ante un peligro muy serio para México, en donde se debe reflexionar bien si brindamos un voto para quien no tiene la capacidad mental para gobernar.

Ocurrencias de AMLO (Primera parte)

Eduardo Betancourt

Es evidente que el candidato con mayor posibilidad de ganar la Presidencia en este momento es Andrés Manuel López Obrador, ello producto de 12 años de campaña sistemática en donde ha contado con un dinero cuyo origen en su mayoría se desconoce de dónde proviene.

Andrés Manuel desde siempre ha sido un tipo ocurrente, irresponsable, arrebatado, agresivo, alguien que debe preocupar ya que su temperamento es de “prontos”, nada serio, es violento y tal como lo he dicho, enemigo de las instituciones, que debe entenderse como contrario al Derecho; de triunfar en las elecciones nos esperan momentos amargos, ya que algunos de sus planteamientos son sumamente peligrosos.

El primer aspecto que ha planeado sin mayor prudencia ni cuidado ha sido una ley de amnistía para todos los narcotraficantes, esto es verdaderamente preocupante. El famoso “Peje” debe saber que los grupos denominados carteles, a quienes el ofrece la amnistía, son personajes siniestros que en el menor de los casos han cometido homicidios al por mayor pero que es evidente se encuentran ligados a actos de secuestro, trata de personas y no se diga extorsiones y todo tipo de corruptelas y graves crímenes. No es factible que una idea tan alocada pueda provenir de un candidato presidencial, quien desde ahora precisa cómo va a gobernar al país. Es claro que ya con toda emoción los narcos apoyan a Andrés Manuel, anteriormente tenían un Santo, “Jesús Malverde”, pero ahora tienen una mejor opción “San Peje”.

La cuestión psiquiátrica del  “Peje” debe ser una preocupación, es claro que su cuestión mental no anda bien y de ello hay una clarísima explicación, siendo adolecente Andrés Manuel mató a su hermano, ese terrible acontecimiento se desconoce con claridad cómo se dio y cuáles son las secuelas que producen, pero que necesariamente impiden que un sujeto en ese trance sea normal.

El “Peje” después de haber dado muerte a su hermano y ser por tanto un asesino, estamos ciertos que lo ha afectado y es el caso que debió ponerse en manos de profesionales de la psiquiatría, algo que entendemos no ha hecho nunca. Nadie puede considerarse normal después de haber asesinado a su hermano si no se somete a largas sesiones psiquiátricas, sino es así, prevalecen secuelas de agresiones.

Una exigencia de la sociedad será conocer y saber la conducta del “Peje”, desde el punto de vista psiquiátrico, ya que sus arrebatos, imprudencias y violencia verbal, lo ubican como un claro neurótico con tendencias paranoicas

Angel María Villar

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

Para muchos de mis lectores el nombre de Ángel María Villar no les será familiar, dado que se trata de un personaje que se ha desempeñado en lo que bien se denominó la Madre Patria. En efecto, Ángel María Villar fue un jugador reconocido de Soccer, pero su mayor renombre fue al ser electo Presidente de la Real Federación Española de Futbol (RFEF); durante decenas de años estuvo al frente de este organismo; originario de Bilbao donde nace en 1950, logró alcanzar y llevar al futbol español al primerísimo lugar del balompié.

En lo personal mantengo una inclinación, a la que puedo calificar de intensa y profunda por España; en la Escuela Normal Superior y en la Facultad de Derecho, esta última de la Universidad más importante, me gané el mote de “el españolito”, ya que mantuve con mis maestros, de origen español no solo una relación de discípulo, sino en muchos casos filial; inolvidables mis lasos con Luis Castillo Iglesias, Luis Recasens Siches, los esposos Ballesteros Usano (Emilia y Antonio), Wenceslao Roces, Mariano Jiménez Huerta, Juan Antonio Ortega y Medina, Adolfo Sánchez Vázquez, entre otros maravillosos maestros y no se diga con quien más influyó en mí, Luis Jiménez de Asúa, con quien estuve en 1966 en Argentina y de quien me hice seguidor incondicional de su Doctrina Dogmática Penal con influencia de su seguidor mexicano Celestino Porte Petit.

Me enorgullece mi relación académica con España, la cual ha sido productiva, tal vez como nadie, he invitado a más de 50 docentes de las principales universidades españolas y tengo el grato encargo de mi Institución Universitaria como Representante ante las Universidades Españolas. Por sistema desde hace 30 años realizo por lo menos 2 Congresos al año con figuras del Derecho Español en México. En fin, mis lasos afectivos y académicos con la bien llamada Madre Patria son progresivos e indestructibles, tal simpatía me hizo apreciar el futbol español y conocí a figuras de gran presencia, como Alfredo di Estefano, Puskas, Enrique Pérez ‘Pachín’, Amancio Amaro, Gento, entre otros jugadores españoles; siempre me impactó por qué España no llegaba a los altos lugares que le correspondían en el balompié y, puedo decirles, escuchaba en los cafés de la Ciudad de México como el Tupinamba que era el equipo “ya merito”.

De pronto me volví aficionado en los ámbitos de las competencias mundiales de la Selección Española.

Ahora don Ángel María Villar sufre la infamia, lo peor: un castigo anticipado sin haber recibido sentencia condenatoria; a través de los medios de comunicación me entero que se le detiene como al peor criminal, con un operativo digno de un terrorista y al final, sin juicio alguno se le impone una sanción: eliminarlo como Presidente de la RFEF.

Los Presidenciables

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

En la carrera hacia las elecciones del 2018, ya hay 3 personajes que han mostrado sus cartas. Ellos son Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade Kuribreña y Ricardo Anaya Cortés. Trataremos de hacer un análisis objetivo sobre sus circunstancias para competir por la Presidencia de la República. Esto claramente no es fácil, puesto que existen muchas subjetividades y situaciones que influyen.

Andrés Manuel se ha dedicado durante los últimos 12 años a realizar una intensa labor política. Es sabido que esto lo ha realizado contando con dinero que en algunos casos le otorga el gobierno, a través del subsidio político. Sin embargo, no se sabe de dónde proviene el total de las cantidades que gasta. Lo cierto es que este personaje lleva ventaja a sus contendientes, tanto en el tiempo como en el dinero utilizado. En el primer renglón, son 12 años de campaña, y téngase la seguridad de que el dinero gastado hasta ahora para promoverse es una cantidad impresionante. Esta será la tercera ocasión que aspira al primer cargo del país; en las dos ocasiones sostuvo la tesis de que su derrota se debió a fraudes electorales. Tal vez, hace 12 años algo de fraude hubo pues el panista Calderón no ganó limpiamente las elecciones, pero en realidad esas elecciones fueron un asco, tengamos presente que tanto López Obrador como Calderón hicieron de las suyas, todo fue un “atascadero” tanto del PRD que apoyaba al llamado “Peje”, como de Acción Nacional que promovía al taciturno Calderón.

José Antonio Meade -quien no es priísta, más bien está ligado al PAN-, ha sido lanzado por el tricolor, esto es, por el partido del gobierno. En esa dimensión contará con todo el apoyo de la maquinaria oficial, que como bien es conocido, para eso de los fraudes se pintan solos. Meade está rodeado de tecnócratas, “niños bien” provenientes de los centros escolares norteamericanos. Se trata de esos mexicanos que se sienten “gringuitos”, y es claro que su lealtad se orientará, si es el caso que triunfen, por los Estados Unidos.

Por supuesto, el terrible gobernante Trump estará feliz, ya que José Antonio Meade se encargará de cumplir ciegamente sus mandatos. Este feroz gringo odia patéticamente todo lo Azteca. Sin duda, atrás de todo esto están los viejos lobos de mar, aquellos que llevaron a la presidencia a Peña, entre los que destaca Carlos Salinas de Gortari.

En tercer lugar, una figura impulsada por la más ambigua alianza. De pronto, los pocos perredistas que se quedaron en el partido tras el éxodo hacia Morena, se han unido con el también decaído Partido Acción Nacional, y junto con un tercer partido, de esos privados que auténticamente pertenecen a un solo personaje, ya hicieron candidato a Anaya, un muchacho inexperto y hablantín. Lo poco que se sabe de él, es que por seguridad, según se afirma, se llevó a su familia a Estados Unidos. Nótese que no es un patriota precisamente, pues se trata de alguien que no confía en México y prefiere vivir en otro país.

Ambiciones políticas

Eduardo Betancourt

Teóricamente, los partidos políticos se sustentan en aspectos ideológicos. Se espera de ellos que presenten planes, proyectos y ofrecimientos, en síntesis, una plataforma que sea atractiva para los votantes. Lamentablemente, en México esto se ha perdido; el pueblo desconoce cuáles son sus principios ya que solo muestran sus ambiciones desmedidas. Su único propósito es ocupar cargos y esto es lo que constituye el más evidente fracaso de la democracia.

Los ciudadanos no tienen fe, lo cual es producto de la corrupción que de manera ilimitada ha invadido a los dirigentes, que son auténticos sátrapas. Bien sabemos que todos los partidos se encuentran bajo el control y el mando de sujetos nada confiables. El gobierno tiene su propio partido que hace y deshace. Grupos diversos también “mangonean” sin pulcritud alguna a esos organismos, inclusive se da el caso de que hay familias propietarias de los partidos políticos. Ante ello no hay alternativa.

Si lo anterior es grave, la situación se vuelve peor porque se les permite libremente hacer alianzas, con lo cual, de pronto un partido como Acción Nacional que es de derecha y conservador, sin ningún escrúpulo aparece aliado con un partido de izquierda, como el famoso PRD, creado por hombres de gran calidad, encabezados por Cuauhtémoc Cárdenas. En otro ejemplo, recordemos que una lidereza magisterial, ahora privada de su libertad, tiene su propia agrupación. Lo mismo se da con una familia que tiene a su partido Verde Ecologista, en fin, así podríamos analizarlos, todos ellos carecen de respetabilidad.

Debido a esta lamentable situación, se ha impulsado lo que se denomina “candidaturas independientes”. Se trata de personas que aspiran a un cargo público sin respaldo de los desprestigiados partidos. Sin embargo, esto tampoco ha sido una gran solución, inclusive en un caso, una candidatura independiente alcanzó la gubernatura de un Estado importante y sin duda también alcaldías, pero ante su falta de resultados, tampoco han sido de lo mejor.

De esta manera, en el drama de la democracia en México estamos totalmente sin opciones. La única opción que existe para el pueblo de mexicano es el abstencionismo, medida que al final es la respuesta. Esto es lo que nos obliga a buscar otros caminos, entre los cuales no se debe descartar el de la insaculación; o bien, que se haga lista de ciudadanos y el pueblo pueda votar por ellos sobre la base de conocerlos, analizar sus antecedentes y de esta manera se logrará inclusive bajar el gasto más impactante, que constituye la publicidad. Este gasto en publicidad es verdaderamente ofensivo, un ataque a las arcas nacionales, una carga que bien podría esos montos millonarios orientarse para obras sociales.

Las drogas en México

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

En días pasados tuve oportunidad de particular en un acto académico de altos vuelos, celebrado en la Universidad Complutense de Madrid, dentro del espacio denominado CÁTEDRA SOBRE DROGAS SIGLO XXI. En el evento participaron ilustres ponentes. En primer lugar, el Excelentísimo Embajador de Noruega en Colombia, Johan Vibe, precisó que en Colombia, gracias al acuerdo de paz con la guerrilla denominada FARC, la violencia en las calles había disminuido sensiblemente. En su exposición destacada, el diplomático precisó que el tema de los enervantes se encamina a un cauce institucional, con propósito de superar el drama de su ilicitud, y sus consecuencias terroríficas para la población civil.

La Dra. Elena Conde Pérez, destacada académica de la Complutense, mencionó los avances que en materia de legalización se han presentado en Canadá, señalando que ha contribuido de manera sensible para evitar crímenes y en especial un mundo tenebroso en la comercialización de estupefacientes. Su experiencia en el tema de la mariguana resulta estimulante, para pensar que todos los estupefacientes pueden manejarse bajo un régimen jurídico adecuado.

Por mi parte, expuse el drama de las drogas en México, en donde por momentos se ha pensado en regularizar en especial las llamadas drogas blandas. A final de cuentas, se mantiene una política persecutoria, cuyos resultados han sido un fracaso. Es evidente que en tanto no se establezca un marco legal, para el cultivo y la venta de las drogas, seguirán existiendo grupos criminales. Es la prohibición lo que produce un ambiente peligroso y desasosiego que evidentemente se debe superar.

En una gran cantidad de lugares del mundo, las drogas blandas han tenido una gran libertad para su venta y producción, algo que es imprescindible lograr en nuestro país.

México puede estar a la vanguardia, como un lugar donde se produzca y se venda, sin mayor obstáculo las drogas, no solamente blandas, sino todas en general. Entendemos que por el momento, si pensamos en darle un marco legal a la producción y venta de drogas, se estaría dando un paso agigantado para evitar la violencia en las calles. Más aún, se lograrían ingresos fiscales de importancia.

Lamentablemente, lo entendemos de manera muy clara, en México los que se oponen a la legalización de las substancias psicoactivas, son los grandes intereses creados, dentro de los cuales aparecen de manera destacada los hombres del gobierno. Son estos quienes reciben dinero en cantidades groseras, como consecuencia de la ilicitud en el manejo.

Es imprescindible entender que en lugares como Uruguay, Holanda y estados norteamericanos como Colorado, la legalización de las drogas lleva un importante avance.

Los independientes

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

En los últimos procesos electorales, como consecuencia de la decepción que han provocado los partidos políticos tradicionales, han cobrado auge las candidaturas independientes. Estas han tenido bastante éxito, inclusive un candidato independiente logró la gubernatura de un Estado importante, como lo es Nuevo León. También han obtenido alcaldías de relevancia, tal es el caso de Guadalajara.

Con esos antecedentes, varios “valientes” han decidido que buscarán la Presidencia para el 2018, al margen de los institutos políticos. Evidentemente, esto no es tarea fácil. Es muy cierto que la sociedad se encuentra decepcionada por la inmoralidad de los políticos; no hay uno solo que se salve, todos adolecen de los mismos defectos, son proclives a actitudes dictatoriales, forman parte de mafias en las que la corrupción es la guía y conducta permanente. Empero, conseguir los apoyos populares para derribar esas maquinarias no es tan simple.

El PRI, como bien sabemos, ha sido y es un Partido de Estado, al servicio del Ejecutivo Federal. En últimas fechas volvió a hacerse evidente que el Ejecutivo, sin mayor recato, dispone, ordena y maniobra. Inclusive, designa al frente del famoso tricolor a quien se le pega en gana. Es el caso actual, que se impuso a quien carece de la mínima experiencia, y sorprendentemente nunca había sido militante priísta. Como el dueño de ese partido es el Ejecutivo Federal, hace lo que quiere.

El PAN, por su parte, está más dividido que una mandarina. Al final, no tiene la menor opción de lograr un triunfo en la presidencia. El PRD es otro grupo desquebrajado, carente de autoridad moral; quien manda en ese instituto, sorpréndase, no es perredista y eso si es el acabose. Ante este panorama, en el cual el desprestigio y la falta de calidad son la regla, aparece también Morena, que no es ninguna opción. También sabemos que este organismo lo mangonea sin reparo su propietario, el terrible “Peje”, López Obrador.

De este modo, ante ese desprestigio partidista, los independientes se han lanzado con emoción. A final de cuentas, la Presidencia puede que sea demasiada ambición para ellos. Quien más “pinta” puede ser el famoso “Bronco” de Nuevo León, quien logró ser Gobernador bajo esa vía. Sin embargo, no le representa ello, puesto que es solo conocido en ese ámbito y no se nota que tenga la popularidad suficiente.

Otro caso de independientes es el de Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón, uno de los peores dirigentes de México. Es verdaderamente cínico que este sujeto ahora quiera llegar al poder a través de la “oscura” primera dama. Jamás se le vio talento ni mucho menos calidad, es absurdo que pretenda ser Presidenta de México. Hace el ridículo esta damita inexperta, cuyo único recuerdo que dejó es el de la ocasión que cantó una canción infantil, demostrando tal vez a lo sumo sus dotes de maestra de jardín de niños.

Cómo es posible que esta persona torpe, el marido gris, perverso, quien aún no ha explicado las 70 mil muertes que se dieron durante su sexenio, de manera desvergonzada aspire a la presidencia de México.

El tránsito en la ciudad

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

La Ciudad de México, como todas las grandes metrópolis, tiene un intenso y dramático problema de circulación. La diferencia es que en otros lugares se toman medidas, lamentablemente, en la Ciudad de México no se observa esta previsión, o se da el caso de que simplemente no se cumplen.

Uno de los aspectos más dramáticos del tráfico son los camiones de doble remolque. De lunes a viernes, entre las 11:00, 12:00 o 13:00 horas, pueden observarse en las principales avenidas de la ciudad esos monstruos que transportan mercancías diversas. Lo hacen sin mayor prudencia, auténticamente han convertido a la ciudad en una verdadera monserga, sin que nadie se los impida taponean calles, los agentes de tránsito no los infraccionan. A los hombrecitos de azul (amarillo, como ahora los tienen uniformados), solo parecen interesarles los automovilistas, es a ellos a quienes extorsionan. Es casi imposible que incomoden a uno de esos sujetos transportistas, pues es claro que los dueños de empresas tienen tratos con los políticos para gozar de absoluta impunidad.

Además de esto, hay que agregar la situación de que hay vehículos influyentes. Tal es el caso de los que trasladan valores, que pueden utilizar los carriles exclusivos de vía rápida, o hacer cuanta picardía, sin que tampoco se les reclame absolutamente nada.

Al final de cuentas, tenemos que concluir que en materia de vialidad hay una absoluta anarquía en la ciudad. Los peores ejemplos son los transportes públicos, muchos de los cuales son concesionados por el Gobierno de la ciudad. Para ellos simplemente no existen reglas ni semáforos, suben y bajan pasaje donde les viene en gana, sin ninguna prudencia y claro, constantemente hay accidentes, muchos de ellos mortales.

La realidad es que gobiernos van y gobiernos vienen, y lejos de aminorar el problema se incrementa. La ciudad se vuelve insufrible. Sin más, de pronto se ve a una carcacha que seguramente no ha pasado verificación alguna, que se detiene en una vía rápida y afecta a todos. Ello incluso en lugares donde hay uno solo carril, con lo cual la situación se vuelve patética.

No hay de ninguna manera soluciones mágicas, lo que de forma indudable se reclama es honestidad, rectitud y cero tolerancia. La honestidad por parte de los servidores públicos, especialmente de los policías de tránsito, que cínicamente siguen extorsionando a la población. Junto con ello se reclama un plan firme, en el que no haya excepción. De inicio, deben prohibirse los camiones de carga de las 6:00 a las 22:00 horas. Es imposible que haya corrección de tráfico si esos auténticos “trenes” que sin ninguna prudencia circulan por la ciudad, tráileres de doble remolque, entorpecen por su lentitud el tráfico, además de que dañan severamente el pavimento.

Terribles líneas aéreas

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

Hemos hecho y seguiremos haciendo la denuncia de las picardías incontrolables que realizan las líneas aéreas mexicanas.

Es evidente que gozan del respaldo y complicidad de autoridades, particularmente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Esta dependencia está obligada a impedir la voracidad y las ilimitadas arbitrariedades, que en ciertos casos llegan al fraude.

En efecto, para que una empresa aérea pueda funcionar, requiere contar con la autorización del Estado. De este modo, debe tenerse la facultad de revocar esa concesión cuando se cometen injusticias al amparo de la misma. Sin embargo, nunca se hace nada, precisamente porque existen compromisos corruptos entre los propietarios de estas empresas aéreas y los gobernantes.

Es un hecho notorio que el Secretario de Comunicaciones y Transportes, se ha visto sistemáticamente en conflictos de honestidad. Lejos de sustituirlo, el Jefe del Ejecutivo persiste en mantener en ese cargo a quien evidentemente carece de calidad, y mantiene un desprestigio amplio. La realidad es que tanto las líneas aéreas pequeñas como las grandes, llevan a cabo un sinnúmero de atropellos, y se trata de conductas que en varios casos evidentemente caen dentro del ámbito penal. En especial, podemos mencionar el fraude y el engaño, para obtener beneficios de toda naturaleza.

Los ejemplos abundan: las aerolíneas pequeñas no cumplen con el horario, muy a menudo cancelan los vuelos, o con el pretexto de que son líneas baratas, venden hasta el aire que se respira en el avión. El abuso mayor es tener que pagar por el equipaje, porque incluso una maleta ya es motivo de un cobro.

Como estas aerolíneas pequeñas carecen de equipos suficientes, cancelan sin ninguna consideración vuelos, independientemente de que llegan tarde. Ya ni se diga la pésima atención que ofrecen empleados en tierra y las aeromozas.

Por lo que hace a las líneas aéreas grandes, requeriríamos de tiempo y espacio para señalar sus abusos. AEROMÉXICO e INTERJET se ponen a la cabeza en lo que se refiere a los abusos, ambas cobran para todo y por todo, en ocasiones cantidades injustificables. Por ejemplo, el cambio de un pasajero, una acción que no implica más que apretar un botón de la computadora. Por este hecho le hacen cargos hasta de cientos de dólares sin que haya una explicación razonable. En este mismo sentido, si se necesita cambiar de vuelo o de día, se debe estar expuesto casi a comprar un nuevo boleto, lo que sin duda, insistimos, tampoco es correcto. Es entendible que se pudiera hacer un cargo modesto cuando se tienen que hacer estos ajustes, pero nunca las cantidades abusivas que obligan al usuario que tiene necesidad de hacer cambios de fecha o de la hora su vuelo.

Las cárceles

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

Sistemáticamente, los ciudadanos escuchamos noticias sobre motines y riñas, que tienen como consecuencia homicidios y lesiones dentro de las cárceles del país. Junto con esto, es muy conocido el tema de la extorsión, o de la descarada venta de protección. Es sabido que desde las cárceles se realizan llamadas amenazadoras, y se ordenan actos delictivos de todo jaez. La realidad es que las autoridades han mostrado de forma patente su incapacidad para controlar los Centros de Readaptación Social; en la mayoría, el autogobierno es el fenómeno cotidiano y real.

El problema no es nuevo. Históricamente, respetables académicos y políticos han pretendido buscar una solución para tan grave conflictiva, pero la realidad es que todo parece destinado a fracasar. Tengo presente el gran esfuerzo que mi dilecto y siempre admirado amigo, el jurista Dr. Sergio García Ramírez, llevó a cabo hace un tiempo, al pensar inclusive en la posibilidad de cárceles sin rejas, orientadas siempre a buscar la reinserción social. Sus logros fueron exitosos, lamentablemente, no tuvieron continuidad.

El drama hoy por hoy resulta insoluble. Se sufre una carencia total de propuestas viables, se presentan soluciones absurdas ante el fenómeno del crecimiento poblacional en las prisiones, se pretende disminuir el número de internos, pero la realidad es que muchos de ellos son peligrosos delincuentes, de ahí que la supuesta solución resulte verdaderamente peligrosa.

El aspecto penitenciario está vinculado al delictivo. Es ahí donde ha de incidirse. Por ejemplo, el renglón de los delitos patrimoniales debe resolverse mediante la obligada conciliación, donde el sujeto activo del delito reintegre lo defraudado, lo extorsionado, lo robado, mediante acciones tan drásticas como el decomiso. No es posible que haya tantas contemplaciones formales con quienes causan daño social, ya que el delincuente no solo afecta a la víctima, sino a toda la sociedad. Cuando alguien sufre un robo el daño repercute en todos, es algo que debe quedar muy claro, que el sistema penal se viene convirtiendo cada vez más en instrumento benéfico para los delincuentes. No será extraño el momento en que la víctima tenga que pedirle perdón al perverso criminal y hasta tenga que indemnizarlo de alguna manera. Debe frenarse esto y asumir con contundencia que el delincuente es un ser antisocial, alguien que debe ser tratado con energía, sin contemplaciones y siempre anteponiendo el principio de la reparación del daño.

Volviendo al sistema penitenciario, este marco institucional debe sustentarse en el más elemental principio, que es la ocupación obligada y disciplinada de todos los presos. Si usted acude a alguna cárcel, excepto a algunas de alta seguridad, podrá constatar que la holgazanería de los internos es verdaderamente descarada.

Líneas aéreas pícaras

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

No es una afirmación novedosa señalar que la corrupción en México no tiene límites. Es bien sabido que abarca todas las actividades, tanto en el ámbito público como privado.

En esta ocasión, nos referiremos a un hecho que se da en el sector empresarial. En este rubro abundan los pillos, no se diga los comerciantes, industriales y empresarios sinvergüenzas, que por supuesto, cuentan siempre con la protección de los hombres del gobierno. Recientemente, comprobamos esta podredumbre durante la tragedia del sismo del pasado 19 de septiembre. En este escenario, se hizo evidente que muchas de las construcciones que colapsaron, fue debido a defectos estructurales, como materiales de dudosa calidad.Pues bien, otro campo en el cual se cometen abusos sin ninguna prudencia es en las líneas aéreas. Se trata de compañías voraces, que imponen sus reglas; las victimas siempre son los usuarios. Sistemáticamente, se ofertan promociones con publicidad engañosa, nunca cumplen, y esto siempre con un sinnúmero de canalladas que no tienen ninguna moderación.

Es frecuente que las líneas aéreas ofrezcan una tarifa baja, a la que bien podríamos llamar que es el “gancho”, se trata de un precio muy atractivo, que lo acerca al proceso de compra. Sin embargo, cuando el cliente pretende adquirir el boleto a ese precio, simplemente es imposible. Con todo descaro se le dice que esa oferta ya se acabó, y que si quiere adquirir el pasaje, tendrá que hacerlo a un precio más elevado. Con estas prácticas, se da un manejo abusivo de los precios, ofertando tarifas distintas, y para esa conducta mañosa utilizan letras; por ejemplo la tarifa “Y” es la más barata, pero esa jamás está disponible. Si el usuario tiene necesidad, como ya mencioné, ha de comprar una tarifa 3 o 4 veces más cara.

Desde nuestra perspectiva, lo correcto debería ser que toda la clase turista tuviera un precio igual a la de la oferta publicitada. No se debería permitir, en perjuicio del usuario, que se pagaran distintas cantidades por el mismo producto. Lo que sucede es que en cualquier vuelo, los viajeros de clase turista han pagado cantidades diversas, y lo cierto es que se abusa de quien tiene necesidad de viajar.

Otra cuestión es que si el avión se retrasa o de plano no sale, la línea aérea no se responsabiliza para nada. Recientemente se indicó que se pondría un coto a tantos abusos de las líneas aéreas, pero todo quedó en promesas, los abusos continúan. Hoy en día, antes de viajar, se debe cruzar los dedos o simplemente rezar, para que el avión salga a tiempo, o bien para que no sucedan otras incomodidades como se pierda o se dañe el equipaje, o que se cancele el vuelo. También es cotidiano la sobreventa de lugares, actividad que hacen pública y descaradamente.

Destacada calidad

Eduardo Betancourt

elb@unam.mx

Son múltiples razones las que me obligan a expresar mi opinión sobre el fulminante cese del Dr. Santiago Nieto, Fiscal Especializado para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE). En principio, su destacada calidad académica, la cual me consta, pues fue mi alumno y como tal siempre se distinguió por su seriedad y responsabilidad. Posteriormente, ha sido mi colega en la docencia, ámbito en el cual es conocido su talento, ha ganado renombre y respetabilidad. Lo mismo, cuando ha tenido ocupaciones trascendentales, entre otras la de Magistrado también en temas electorales en la Ciudad de Toluca.

Ya como funcionario en el tema electoral, comprobé su compromiso y eficacia de su labor cuando denuncié un caso de maniobras durante un proceso electoral para obtener credenciales de elector. En esa ocasión, su respuesta fue contundente y evitó violaciones a la ley en la materia.

Fue por lo anterior que, como a casi todo el mundo, me causó impacto el radical cese que ordenó el nuevo encargado de la PGR, Alberto Elías Beltrán, un abogado “modesto”, por no decir mediocre, que se recibió como tal hace unos cuantos años, y sin tener ninguna calidad, logró ascender con rapidez, como tantos en la vorágine de este país, en el que Peña Nieto parece encaprichado en nombrar a los peores para los cargos de responsabilidad, tanto por la falta de talento, como de honradez. El caso es que este subprocurador encargado del despacho oscuro como ya lo señalamos, sin más decidió cesar a Santiago Nieto, arguyendo legalismos, pero en el fondo con un testimonio digno de un mentecato (no se le puede llamar de otro modo): en el sentido que había fatado a la ley por haber expresado su opinión sobre el expediente de Emilio Lozoya, quien precisamente, es otro pícaro, protegido de Peña Nieto, que como es bien sabido estuvo ligado a las inmoralidades del proceso electoral pasado, donde hay la “danza” de miles de millones de pesos.

En esa dimensión, este subprocurador mediocre sustituto, ahora titular de una de las instituciones más corruptas, actuó como tantos en el sexenio, olvidándose de la ley y la Constitución, sin importarle su respeto; omitió darle a Nieto el más elemental de los beneficios, que es el de la garantía de audiencia. No entremos ahora en el tema de responsabilidades, quedémonos en la forma; es innegable que para la procedencia de cualquier resolución, decisión y aún más, sanción como la que sufrió Santiago Nieto, debe previamente otorgarse el derecho de audiencia, mediante el cual el posible afectado pueda ser escuchado, expresar sus puntos de vista sobre lo que se le pueda imputar, saber de qué se le acusa. Esto no se respetó, porque insistimos, lo que menos le importa al gobierno de Peña Nieto es cumplir la ley.

El PRI solo tiene a dos

Después de los lamentables sucesos del 19 de septiembre, la politiquería vuelve a ocupar un lugar estelar en la agenda nacional. Ya se olvidaron los damnificados, lo que interesa a los medios es de nuevo la política. Las noticias han sido abundantes: Margarita –la de Calderón– se enfadó con su partido y decidió ser candidata independiente. Los augurios a su favor son escasos, pero para ella lo importante es estar en el candelero, para estar en posición de buscar “arreglos” que le dejen dividendos.

Por el lado del PRI, el caso es más espectacular. Ya se habla de precandidatos de cierta fuerza, como ha sido la costumbre en el tricolor, los actuales secretarios de Estado son los más mencionados. Entre ellos, ocupan un lugar relevante el de Hacienda, José Antonio Meade; el de Salud, José Narro; el de Educación, Aurelio Nuño; y sorpresivamente, Enrique de la Madrid, hijo de aquel Presidente oscuro, acomplejado y sumamente inepto como lo fue Miguel de la Madrid.

Algunos más mencionan al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio. En realidad, se le ven pocas posibilidades a Osorio, pues durante todo el sexenio se la pasado siendo un merolico, que sin moderación de todo habla. Es clarísimo que siempre soñó con la candidatura, pero tal vez, como sucede en los deportes, se sobreentrenó.

Igualmente, en el camino ya se perdieron personajes como Eruviel Ávila, o el propio Manlio Fabio Beltrones, quienes en un principio levantaron la mano.

Veamos las opciones. Definitivamente, con objetividad, el tricolor debiera dejar de lado esa práctica de candidatear al cariño del Presidente. Este afecto ahora lo tiene sin duda Nuño, pero más allá de eso, carece de cualquier virtud, es mediocre, incapaz y en educación pública ha hecho el peor papel del mundo.

Por otro lado, De la Madrid es un protegido de Carlos Salinas, y es clarísimo que este personaje siniestro y perverso es quien lo está candidateando. Salinas ha sido el más corrupto de los Presidentes de este país, no debemos olvidar que fue un usurpador, pues es bien sabido que se apoderó de la Presidencia, cuando quien había ganado en 1988 fue Cuauhtémoc Cárdenas. Ahora, Salinas promueve al joven De la Madrid, pero es claro que si fuera candidato del PRI, no tendría ni siquiera el voto de su familia.

Dado lo anterior, el PRI solo tiene a dos personajes a quien puede ungir como candidatos. José Antonio Meade, quien se ha desempeñado en cargos importantes tanto en este sexenio como en el pasado.

El otro candidato con el que cuenta el PRI es José Narro, quien a diferencia de los otros personajes, tiene un gran prestigio y presencia, e igualmente un carisma envidiable. Si Peña Nieto actúa con inteligencia deberá inclinarse por el Secretario de Salud.

El PAN, desquebrajado

FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM

 

El Partido Acción Nacional tiene una historia respetable como institución política de orientación de derecha en sus orígenes, integrada por destacados personajes de la talla de Manuel Gómez Morín, el gran filósofo Rafael Preciado Hernández, el destacado maestro universitario Abel Vicencio Tobar, luchadores de un valor civil reconocido como Manuel Clouthier, entre otros hombres dignos de reconocimiento por su conducta fiel a su ideología.

Lamentablemente, eso pertenece al pasado. En la actualidad, el PAN se encuentra hundido en el cieno, situación desatada desde que llegaron al dominio del partido los pícaros, que sin mayor dignidad vendieron a la institución, inclusive cuando ganaban elecciones, y a cambio de aceptar las derrota recibieron generosísimas canonjías. Dada esta situación, el PAN, que en sus orígenes combatió con fuerza la corrupción del partido oficial (PRI), al final cayó en los mismos errores, y no es aventurado asegurar que algunos de sus miembros resultaron ser más corruptos que los propios priístas.

Plena muestra de ello se dio cuando los panistas gobernaron diversas entidades, y aún más, con Fox y Calderón como presidentes de la República, las corruptelas se presentaron a ultranza. Como un mero ejemplo recordemos a la “esposita” de Fox, una mujer ambiciosa, que no tuvo ningún empacho en acumular vorazmente una riqueza inimaginable. Calderón, por su parte, de inicio tuvo un triunfo dudosísimo, en el cual, para buscar el respaldo de los poderosos, lo llevó a permitir todo tipo de negocios sucios; inclusive, es bien sabido que se alió con priístas tan desprestigiados como el propio Carlos Salinas de Gortari.

Así, aborreciendo de la historia, de pronto el PRI y el PAN resultaron ser aliados, y a la sombra de Salinas se hicieron arreglos. Uno de ellos fue el permitir el propio triunfo de Enrique Peña Nieto, un pacto por el cual a la vez se acordó que éste la cedería a la esposa de Calderón, una mujer oscura, que de pronto, gracias a la publicidad, ha aparecido como candidata a la Presidencia Nacional.

Si analizamos la historia de Margarita Zavala confirmaremos que carece de calidad y respetabilidad para pretender ser la primera mujer Presidenta de México. Su principal antecedente es haber sido Primera Dama durante el sexenio de la perversidad y de la “guerra” más espantosa que ha vivido el país en la historia reciente, la cual dejó un saldo de alrededor de cien mil muertos. La actuación de la dama en cuestión durante este período fue prácticamente nula, lo que más mostró fue su canto con un grupo de niños, pero nunca hizo nada realmente importante en esa posición de Primera Dama.

Los Dreamers, bien

Eduardo Betancourt

Todos aplaudimos el incondicional apoyo que en todos los ámbitos se les ha proporcionado a los llamados dreamers. Se trata de este grupo de niños y jóvenes nacionales que en un momento optaron por el “sueño americano”. Los dreamers se han integrado a aquella nación. No dudamos que puedan tener un afecto hacia México, pero al final, su aspiración es ser residentes y ciudadanos del vecino país. Su temor, esto hay que dejarlo muy claro, es que se les expulse, y por tanto, que se vean forzados a ser reintegrados a México o a otros países latinoamericanos. Para evitar ese “castigo” se han agrupado, han recibido apoyos tanto de organizaciones norteamericanas, como de políticos y grupos nacionales. Trump es un sujeto que odia a México y, por tanto, a los mexicanos. En ese delirio, quiere expulsar a los dreamers. A estos, para nada les agrada la idea, pues para quienes han puesto su objetivo de desarrollo en EUA, es clarísimo que vivir en México resultaría un castigo. Esto es lo que deben entender nuestros políticos mexicanos: ellos no quieren volver al país, porque aquí nos enfrentamos a una situación siniestra, abatidos por la violencia y la corrupción. Reitero mi posición; está muy bien que se apoyen a los dreamers. Sin embargo, hay prioridades, y nuestros políticos de todos los partidos, así como los Rectores, Secretarios de Gobierno y líderes de toda índole, deberían pensar en los jóvenes mexicanos de la misma edad y condiciones de los dreamers que tanto reclaman apoyo. La realidad es amarga. En nuestro país, la juventud carece de oportunidades, no cuentan con beneficios ni con los medios adecuados para estudiar y capacitarse adecuadamente. Es bien conocida la insuficiencia de espacios en las Universidades Públicas. Quienes no logran entrar a estas instituciones tienen que acudir a las escuelas “patito”, que proliferan, privilegiando el lucro al adecuado nivel académico. La educación está en un evidente abandono, así como los dreamers, aquí tenemos a nuestros jóvenes “rechazados”, que se organizan para reclamar derecho a la educación en las instituciones públicas, y a ellos nadie les hace caso. En México, se reclaman políticas que promuevan la educación pública de manera seria y adecuada. Lamentablemente, quien dirige la educación en México es un personaje incapaz, un “politiquillo” sin dimensiones, carente completamente de experiencia, y aún peor, ignorante del renglón educativo. En este sexenio se pregonó una supuesta “Reforma Educativa”, que a la fecha nadie conoce a ciencia cierta en qué consiste, más allá del ataque contra el sindicato, y de la pretensión de acabar con el normalismo.

El sismo y los zopilotes

Agencia Basta

Se ha señalado varias veces: los mexicanos somos un pueblo fuerte. Nos enfrentamos cotidianamente a todo tipo de males y catástrofes; en el ámbito social, padecemos malos gobiernos, pésimas condiciones económicas, inseguridad y violencia que son incentivadas por la ineptitud y la corrupción que caracteriza a los hombres del poder. Además de esto, la naturaleza también desempeña un dramático papel, y cotidianamente se presentan fenómenos que dañan a la población. Lamentablemente, los más afectados son siempre los más desvalidos y marginados, quienes no solo soportan la desgracia, sino también tienen que tolerar que se les utilice para las actitudes protagónicas de gente sin escrúpulos. Es el caso concreto de los medios en este país; Televisa y sus reality shows, en los que personajes como “el Dóriga”, “el Loret” y una “payasa” con sombrero texano hacen de las suyas. Estos sujetos inventan historias, incluso “regañan“ a los funcionarios, con tal de colocarse ellos las estrellitas de éxito, como si fueran los héroes y los rescatistas, cuando bien sabemos que lo suyo es el más puro negocio, aprovechándose del drama social suben su raiting, para vender más caro el tiempo de televisión a sus clientes. Otro ejemplo de hipocresía es el caso de las instituciones bancarias. Los bancos han gastado millones de pesos en publicidad, comprando planas enteras en periódicos, para expresar su pesar por la desgracia. Bien sabemos que todo eso es completamente falso. Los banqueros han señalado que contribuirán a los donativos, y que por cada peso que done el pueblo, ellos darán otro peso para la reconstrucción. Claramente, nadie cree en esas ofertas altruistas; los banqueros son bandidos, solo un ingenuo puede entregar un peso a quienes históricamente se han caracterizado por expoliar a la ciudadanía. ¿Cómo sabemos que el peso que se entrega se duplica? No se puede saber, prevalece la opacidad, y bien puede resultar que esos donativos tengan como destino los bolsillos de los banqueros. Hemos visto, en cambio, que en nuestro país los jóvenes son un verdadero ejército, son nuestra fuerza, y han realizado una labor digna de encomio para encontrar a las desvalidas víctimas del sismo. Loor a estos jóvenes mexicanos, ojalá que ese espíritu heroico se mantenga, y no abandonen ya ese importante papel de dirigir a este país. Anhelamos que así como su unión y trabajo desinteresado han ayudado a las víctimas a sobrellevar este aciago trance del desastre natural, así también sean ellos los que con su esfuerzo ayuden a todos los mexicanos a sacudirnos el mal gobierno que nos oprime como nuestra peor catástrofe.

Basta! para que te enredes

49,913FansMe gusta
87,075SeguidoresSeguir
3,981suscriptoresSuscribirte