Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Domingo 18 Noviembre del 2018
nubes rotas 19°

Qué tanto es Tantitito

Leyendas de la Doctores

Armando Ramirez

LA COLONIA DOCTORES EMPEZÓ A FRACCIONARSE EN 1899 Y SE LLAMÓ EN PRINCIPIO COLONIA HIDALGO

De ahí que su mercado todavía se llame Hidalgo, pero en 1906 donde Porfirio Díaz inaugura el Hospital General y las calles a su alrededor recibieron nombres como el del doctor Liceaga o doctor Vértiz, Barragán, Lucio. Y la gente empezó a llamar a ese barrio colonia de los doctores.

La primera calle de esta colonia fue la de Pajaritos, era un callejón muy cercano a la fuente del Salto del agua, hoy se llama doctor Valenzuela y es una calle larga. Por cierto, en Pajaritos se encontraba una casa de chicas malas, las de madame Rassimi y cerca estaba un burlesque recatado, muy atrevido para la época, el baile del Can can hacía desmayar a las damas de la vela perpetua.

Tal vez con estos antros comienza la tradición de lo cabarets en la doctores, que junto a la colonia Obrera formaron la zona de diversión nocturna más legendaria de la Ciudad, hojas Petra. En la Doctores estaban el cabaret Leda, el Balalaika, la Burbuja, el Tranvía, donde Nancy Green y Claudia Tate causaban furor con su sensualidad, estos lugares dieron fama a la vida nocturna a la colonia, donde taxistas y parroquianos iban hombro con hombro a los lugares celestiales.

La Doctores también tuvo sus cines legendarios, ¿quién se podrá acordar del cine Titán o del Maya o el Edén? Este terminó llamándose Almoloya, en plena decadencia de los cines grandes. Y cómo olvidar el cine México, sobre avenida Cuauhtémoc, ahora son unos elegantes departamentos, frente a la desembocadura de la avenida Álvaro Obregón, cine peculiar compartía sus estreno con los vecinos de la Doctores y la colonia Roma.

Y el cine Internacional, de espeluznante recuerdo, estaba en la calle de doctor Liceaga y Carmona y Valle, que junto a las oficinas de la Secofi se cayeron en los sismo del 85, ocupaban el terreno de lo que ahora es el jardín Ignacio Chávez, enfrente del jardín están los “Soldominios”, edificios de condominios, que en los sis – mo del 2017 quedaron dañados, barrio al fin la Doctores. Qué tanto es tantito.

En la Guerrero, antojitos para fin de semana

Armando Ramirez

EN LA COLONIA GUERRERO son jefes, gourmets de 5 estrellas michelín, sibaritas del asfalto chilango, no es por nada pero hay antojitos para levantar a un crudo, un desvelado, satisfacer a un tragón o a los amorosos. En esos locales hacen cola para degustar sabrosas milanesas, una pancita, un pan recién hecho, un café cortado, unos pulques en jícara para satisfacer al azteca que lleva uno dentro, cocteles tarántulas que rebozan de cangrejos, ostiones, camarones, aguacate y aceite de oliva para dárselas de supermacho.

La colonia Guerrero es donde las águilas devoran los antojitos, vale la pena ir. Dese una vuelta por la esquina sibarita de chilangolandia, aquí encontrará muy sabrosos tamales, esplendidas orejas de elefante pero lo que se lleva la mano del sabor son Los Machetes, y no los que usan como los cañeros para cortar la caña, no, pero son igualitos de forma y de tamaño, haga de cuenta que es una inmensa quesadilla con la forma de un machete, y esa extensión cabe lo que sea.

Como diría el Quijote a Sancho, cuando éste le dice que están ladrando los perro y el Quijote contesta, Sancho es señal de que estamos vivos. Así quedan cuando devoran los machetes de Amparito.

Es la esquina sibarita, Héroes y Luna, todo es cosa que se pare y ojo avizor, en tre los locales que se ofrecen para degustar verá donde el respetable hace cola y no respira, nada más se mueven cuando le anda de la pipí y es que de ver cómo preparan los machetes, da hambre.

Doraditos, crujientes, rellenos de requesón, quesillo, carne, hongos, flor de calabaza, huitlacoche, lo que usted quiera y mande, al fin ustedes son gourmets, expertos en almorzar. En el local de Amparito las mujeres son luchonas, saben acomodar el relleno, eso sí, hay que ser valientes para acabarse un Machete, son enormes y abundantes, la neta de la corneta del tragón, muchos de los comensales comparten y más si son noviecitos o se despertó la pareja con mucha hambre después de una noche farragosa de amor y las familias en sabadito hacen almuerzo familiar, digo, cómase uh machetito, y sabrá lo que es amar en chilangolandia, digo, que tanto es tantito.

La calle donde vivía en vida…

Armando Ramirez

JUAN DE DIOS PEZA Y LUIS GONZÁLEZ OBREGÓN VIVIERON EN LA MISMA CALLE, LA ENCARNACIÓN

Así se llamaba la calle que hoy tiene el nombre de Luis González Obregón, lleva ese nombre como un homenaje en vida al cronista de la Ciudad e historiador Luis González Obregón, autor de libros como Las Calles de México, sí tenía su casa en el 9 de la calle de La Encarnación y Juan de Dios Peza, en el 14 y 16, en los dos casos en esas casas hay placas informando que ahí vivieron esos hombres ilustres.

Lo más probable es que don Luis y Juan de Dios hayan coincidido en esa calle, Juan de Dios Peza falleció en 1910 y Luis González Obregón en 1938, sus casas casi estaban frente a frente, la de Juan ahora es un hostal, y la casa de don Luis es un edificios de oficinas.

La calle de la que escribo está entre Brasil y Argentina y uno de los costados es del edificio de la SEP. Por cierto, antiguamente se llamó la calle de La Encarnación porque en los terrenos que ocupa la SEP son donde estaba el convento de La Encarnación ahora tan sólo queda la capilla, aun se puede ver su frente enrejado con sus cúpulas que dominan la vista de esta calle Luis González Obregón.

Se imaginan al cronista González Obregón y autor del libro “México Viejo”, platicar con el ilustre poeta Juan de Dios Peza sobre las leyendas de la Ciudad de México, sabiendo que Juan había escrito años antes en verso leyendas de las calles de la Ciudad, como la del Niño Perdido, la calle de la Amargura, etc. Los libros de González Obregón como los de Dios Peza hasta la fecha se leen.

Pero Juan es uno de los mejores poetas del siglo XIX, baste como muestra este haiku: Como una pluma/ meciéndose en el viento/ así me dejas.

Hoy en la calle de La Encarnación se encuentra una de las entradas del Colegio de México a donde las mentes brillantes del país dan sus conferencias cada año, como las dieron Octavio Paz o Carlos Fuentes, es una calle con una cantina en la esquina con Argentina, el Salón España, dan buena botana y en la esquina con Brasil hay una joven mujer que prepara unos tlacoyos como si fueran para el Tlatoani Moctezuma, con frijolitos, nopalitos, quesito, lechuga abundante y con sabor, digo que tanto es tantito.

En el Centro hay casas con historia

Armando Ramirez

Los invito a conocer tres casas del Centro Histórico donde vivieron las tres persona que por su culpa tenemos nuestro Himno Nacional, son Jaime Nunó, Francisco González Bocanegra y Antonio López de Santa Anna, los tres no eran chilangos pero vivían en la Ciudad de México.

Empecemos por Jaime Nunó, vivió en la calle de Venustiano Carranza 26, llegó a la Ciudad de México de Cuba invitado por su Alteza serenísima, López de Santa Anna, a quien conoció en la isla bella, el generalísimo andaba de huída y cuando regresó a México para detentar de nuevo el poder le dio el cargo a Nunó de organizar las orquestas militar del país, el catalán tenía fama de buen músico.

A Santa Anna, que era el Presidente y vivía en Palacio Nacional, no le habían gustado los himnos que habían compuesto antes por encargo y convocó a poetas a concursar para crear la letra del Himno Nacional y a los músicos para componer la música, así resultan ganadores el poeta Francisco González Bocanegra y el músico Jaime Nunó. Uno hijo de español y el otro catalán.

González Bocanegra vivió en la calle de Tacuba 48 y por lo visto tenía una novia mandona, Lupita González del Pino, estaba orgullosa de su poeta. Lo obligó a componer la letra del Himno para concursar, se dice que la Lupita llegó a la casa de Pancho y lo encerró en un cuarto, me imagino que le dio entrada y zas que lo encierra y como quería bizcocho, Pancho que se inspira y ahí tienen al “Mexicanos al grito de guerra…”

El Himno Nacional se estrenó en el Teatro Santa Anna, ya no existe, estaba en lo que hoy es la calle de 5 de Mayo y Bolívar, para abrir la calle de 5 de Mayo derribaron ese teatro en tiempos de Porfirio Díaz. Digo, qué tanto es tantito.

Admire a detalle; turisteando por el Centro

Armando Ramirez

ESTE FIN DE SEMANA puede caminar por el Centro de la Ciudad; qué le parece si le hace al turista de otro país y se maravilla de la ciudad barroca, que hizo decir a algún visitante ilustre que era la Ciudad de Los Palacios.

En la calle de Argentina a media cuadra del templo mayor está la iglesia del Pilar con su bello retablo, es una de las obras maestras del barroco en la Ciudad, en esta iglesia es común ver entrar a extranjeros con sus cámaras y tomarle fotos a este altar de la virgen del Pilar, también muchos españoles maduros entran y se persignan ante la patrona de España.

En sábado puede entrar a la cantina Salón España, está en la esquina de Luis González Obregón y Argentina, a lado hacen unas tortas de chorizo con huevo, y no es albur, le van a gustar, ahora si tiene ganas de una chela bien fría y buena botana, no se aprietan como en otras cantinas, aquí la botana es abundante.

Hacia el poniente está la calle de Brasil, ahí se abre espectacular la plaza de Santo Domingo, le recomiendo que la visite al atardecer, cuando la ciudad se tiñe de anaranjado y las luminarias se están encendiendo, las construcciones adquieren una tonalidad cálida, al fondo la iglesia de Santo Domingo, a mano derecha el edificio de la Antigua Escuela de Medicina, a un costado el edificios de la Secretaría de Educación Pú- blica, enfrente los portales y al centro la fuente con la escultura de doña Josefa Ortiz de Domínguez sentada en una silla dominando la plaza.

En la esquina de los portales de la plaza con Belisario Domínguez hay una cantina, Salón Madrid, que por extrañas razones ahora venden churros y una sabrosa birria, pero los churros con chocolate son exquisitos, es raro tomar chocolate en la barra de una cantina. Otra iglesia maravillosa es la Santísima Trinidad, está en Jesús María y Emiliano Zapata, que no es otra calle que la prolongación de Moneda, su portada convoca a los turistas tomarle fotos asombrados por su belleza, los chilangos pasan sin mirar, no sabemos lo que tenemos, vaya en estos días y échele un ojito, después le llega a una de las cantinas más antiguas, la Potosina, recinto de los fanáticos del Atlante, digo, camine, admire y mitigue la sed, total que tanto es tantito.

Por quién quemaron el parque Asturias

Armando Ramirez

Fue terruño de la comunidad española, a partir de 1935 se levantaron estos barrios, habían llegado muchos peninsulares, España estaba muy jodida y con una guerra civil, así fue como llegaron los Venancios, Manolos, Amancios y las Lolas, Conchas y Evitas. Gallegos, asturianos, cántabros se pusieron a chambear y se hicieron de tiendas de abarrotes, vinaterías, ultramarinos, baños públicos, hoteles, panaderías.

Construyeron la llamada “República de Indios”, acuérdense, que cuando cae Tenochtitlan son expulsados los indígenas de lo que ahora es el Centro, ahí solo podían vivir los españoles, fuera de la traza surgieron los barrios de indígenas, ahora colonias como: Tránsito, Paulino Navarro, Asturias, Vista Alegre.

Si va al parque El Pípila verá casas de evocación española, edificios con nombres españoles como La Macarena, Guadalquivir, María Corazón y sus negocios tenían nombres como: Los hijos del Ebro, el Puerto de Vigo, La Rioja y no solo eso, en la calle de san Antonio Abad y José T. Cuellar construyeron una plaza de toros Vista Alegre, pura nostalgia y es que en la Ciudad de Bilbao existía una plaza de toros llamada Vista Alegre y de ahí derivó el nombre de la colonia.

Y en lo que hoy es un centro comercial, en calzada Chabacano, construyeron un estadio, de fútbol, el Parque Asturias. Que podemos ver cómo era, de madera, en la película de Joaquín Pardavé, Los hijos de don Venancio, ahí jugaban el Asturias y el Atlante, y por culpa de Fernando Marcos, cuando era árbitro, una decisión hizo que los fanáticos incendiaran el estadio.

Ahora viven por acá pocos descendientes de españoles, desapareció la plaza de toros, el parque Asturias, la vieja panadería se ve abandonada. Si estos barrios de los años 40s, 50s y hasta 60s, se pintaban de la nostalgia de los españoles que solo regresaron a España de vacaciones, digo que tanto es tantito.

La tradición textil de san Antonio Abad

Armando Ramirez

A la caída de Tenochtitlan los españoles prohibieron que los indígenas vivieran en lo que ahora llamamos el Centro. Y hacia el sur a partir del barrio de Tlaxcoaque, se fueron creando otros barrios de indígenas. Uno de esos barrios fue el que creció alrededor de la Iglesia de san Antonio Abad, por cierto, la iglesia fue dañada de nuevo por los sismo de septiembre del 2017.

La iglesia de san Antonio Abad tuvo un hospital para tratar una enfermedad terrible, el “fuego del infierno” o “fuego de san Antonio” en nuestro días los doctores le llaman ergotismo, es una intoxicación por ingerir trigo o maíz contaminado, afecta el sistema nervioso, los pacientes tenían un frío intenso y la sensación de que se estaban quemado y sufrían de alucinaciones, el hongo que contamina al maíz contiene ergotina, es la sustancia que produce el ácido lisérgico.

En esta iglesia, que primero fue una capilla, surgió la tradición en la ciudad de llevar a bendecir a los animales.

El hospital y la iglesia era manejada por los Padres Antoninos, pero la orden es suprimida en 1791 y tiene que abandonar la Nueva España. El gobierno de la Ciudad queda a cargo del hospital y en 1842 lo vende a un empresario de apellido Fauré, el cual instala una fábrica textil, incluso se instala la fábrica de cigarros “El Borrego” y en años posteriores la fábrica pasaba por diferentes manos, un español de apellido Ibáñez hace crecer la fábrica, hasta llega a comprar una finca, El Corral de san Antonio y conoce el auge.

Ahora se podrán explicar por qué en las calles san Antonio Abad y calles vecinas hay tantos talleres y fábricas de la industria textil que surgieron por decenas en el siglo XX, como el trágico taller donde murieron el 19 de septiembre de 1985 muchas costureras a causa del sismo y que habían sido encerradas en el taller para que no salieran en horas de trabajo.

Esta zona de tradición textil los sismo la harán desparecer; muchas fábricas y talleres fueron dañados por los sismo de septiembre de 2018 y antes habían sido afectados por los de 1985, la zona ha quedado desolada, incluso la entrada de la estación del Metro san Antonio Abad está cerrado. Al Metro se entra por la estación que está del lado de la colonia Obrera, digo, qué gacho, qué tanto es tantitito.

El nuevo Cristo de Iztapalapa

Armando Ramirez

Este sí cumple con los requisitos para representar el papel de Jesucristo: Iván mide un metro 80, trabaja en un banco y no le han cachado en malos pasos como le sucedió a Cristo del año pasado, que guardó el secretito de que estaba casado. Iván es soltero y dice que siempre quiso representar a Jesucristo en la Pasión de Iztapalapa, de niño fue nazareno y había intentado 6 veces ser el Cristo de Iztapalapa hasta este año que lo logró.

Llegó al jardín Cuitláhuac acompañado de sus cuates en una ambulancia de servicio particular, mientras platicaba con él, los del Comité Organizador trabajaban en levantar el enorme templete donde Poncio Pilatos el viernes Santo se lavará las manos. Iván dice que desde niño cuando pasaba por la puerta de su casa la representación de la Pasión se imaginó ser el Cristo de Iztapalapa, ha sido nazareno y también ha representado otros papeles.

Desde el 15 de enero comenzó su preparación física, subiendo el cerro de la Estrella, comiendo adecuadamente, su equipo está al pendiente de su salud, un nutriólogo, un entrenador de acondicionamiento físico, tendrá que cargar la cruz desde la explanada del jardín Cuitláhuac hasta el cerro de la Estrella en medio de una multitud y el intenso calor.

En las calles se ve a sus habitantes colocando los templetes en donde se escenificarán cada una de las tres caídas y la escena donde la Verónica seca el sudor de Cristo. Por la iglesia de la Asunción han determinado colocar un temple y la familia en el garaje de su casa almuerza. Recorrer las calles de Iztapalapa en estos días es vivir la pasión de la gente porque todo salga lo mejor posible, esta tradición cumple 175 años de realizarse, y esperan más de 2 millones y medio de visitantes. Iván no siente temor de no llegar al cerro de la Estrella, se ve confiado, esbelto, su piel tiene ese tono pálido vivo, como un campeón de box con gran condición, se ve confiado, la sexta fue la vencida, la gente lo mira como una estrella pop… digo, que tanto es tantito.

El pasado de la Ciudad

Armando Ramirez

UN BUEN PASEO AL PASADO DE LA CIUDAD INICIA EN LA CALLE DE DONCELES

Ahí está el Museo de la Caricatura, edificio novohispano construido por religiosos sobre construcciones aztecas, en el primer cuarto hay una ventana al pasa – do, ahí verá vestigios de la ciudad azteca.

Cruce por el pasaje Catedral y sale a Guatemala 18, entre al Centro Cultural España, en el sótano están los restos de lo que fue el Calmecac, la escuela militar de la élite aztecas, de ahí salían los caballeros águilas, caballeros tigre, etc. Ahí mismo en frente están las rejas traseras de la Catedral, ahí podrá ver una pequeña capilla llamada de las Ánimas, esta se construyó mientras se reconstruía la Catedral que había sufrido los estragos de inundaciones e incendios.

La Catedral que ahora tenemos es del siglo XVII y la capilla de Ánimas es más antigua, por cierto tiene unas escalerillas para entrar, por ellas la gente llamó, en esos años, a la calle de Guatemala, la calle de las Escalerillas. Sobre el muro de la capilla de Ánimas hay un cuadro esculpido en cantera, son unos personajes que están en medio de llamas, supongo que son las ánimas, no del purgatorio si – no del infierno.

En el 16 de Guatemala está la facha – da de un viejo edificio, a la entrada, tiene una inscripción que dice: Edificio Escalerillas, si mira entre las rendijas verá que es un solar. En Guatemala 24 están haciendo las excavaciones de lo que fue el templo de Ehécatl Quetzalcoatl, el dios del viento.

Creo que este dios era del top ten de los dioses aztecas, ya ven que hay otro recinto sagrado dedicado a Ehécatl en la estación del Metro Pino Suarez, recién remodelado. Los otros son Huitzilopochtli, Coatlicue, Tláloc y Tezcatlipoca, espejo humeante, uy.

En la calle de Guatemala y Argentina hay paso para el Zócalo, se puede detener a admirar las escalinatas, las serpiente, el Tzompantli, el Templo Mayor, maravilla del pasado azteca. Y en la Plaza de Seminario, se llama así, por que ahí estaba el Seminario Real, en la esquina con Moneda, no le voy a poder invitar unas che – las y unas tortas, ya no está la cantina el Nivel, digo, que tanto es tantito.

Regina no sólo es chelería…

Armando Ramirez

LOS FINES DE SEMANA ESA CALLE PEATONAL SE CONVIERTE EN UN ENORME BARRIL CERVECERO

La calle de Regina es la chelería más grande del Centro Histórico para los jóvenes de las colonias populares. Inició con la intención de ser un corredor cultural, donde hubiera cafés para los artistas en ciernes, y donde los pintores expusieran su obra, incluso gente de Carlos Slim colaboraron con un centro cultural, Casa Vecina para beneplácito de los jóvenes artistas experimentales, pero sucumbió a ser otra chelería en los bajos del edificio de Casa Vecina.

Pero Regina también es un barrio vivo, sus edificios tienen historia como la iglesia y lo que fue el convento de Regina Coeli, el erudito en arte novohispano Francisco de la Maza dijo del altar, es una de las tres joyas del arte barroco religioso en esta Ciudad junto a el altar del Perdón en Catedral y el altar del templo de la Enseñanza en Donceles.

Y que decir del asilo de Concepción Béistegui, fue una buena mujer que compró parte del convento de Regina y construyó un hospital que con los años cambió a un asilo. En los bajos del ex convento hay una cafetería, el Jekemir, ahí se respira un ambiente cultural y conversan periodistas, poetas, pintores, etc.

A espaldas de Regina, sobre la calle de san Jerónimo, está el convento donde se recluyó sor Juan Inés de la Cruz, el claustro de san Jerónimo. Pero a principios del siglo XX estuvo en ese claustro el salón de baile Smirna. Y en la calle de Isabel la Católica está la que fuera la casa de Daniel Cosío Villegas, periodista, politólogo, maestro, etc. La pulquería La Risa ha desaparecido: pero sigue en la esquina del callejón de Mesones y Regina el Foro de ensayos de la Opera del INBA.

Y hay vecindades con hermosos patios, la de Isabel la Católica El Solar de Tejada, con su fonda, la de Regina con su Leyenda de la novia asesina, la de 5 de febrero, con su fuente al centro.Cuando ande por Regina tome una chela y camine por esas calles del barrio, tienen historia, digo que tanto es tantito.

Los arcos rojos del barrio chino

FOTO: MARIO JASSO /CUARTOSCURO.COM
Armando Ramirez

En la Ciudad de un día para otro cambian las cosas. Ahora el Barrio Chino tiene arcos, a la entrada de la calle de Dolores casi esquina con avenida Juárez hay un arco de los llamados Torii, son de la tradición oriental. Es una arco pintado de rojo y se usa en la religión sintoísta. Simboliza la entrada del lugar sagrado, como un templo sintoísta, y sirve para alejar las malas vibras.

Este arco es muy bonito y no sustituye al que está en el parque de José María Marroquí, sobre la calle de Independencia, y a sus leones que estaban ahí los trasladaron a Dolores esquina con Independencia. Y en la esquina de Dolores con Ayuntamiento hay una Puerta Luna o Puerta de la Luna, un arco que tiene una especie de enorme ventana circular, eso indica que ahí termina el lugar sagrado.

Tanto el arco como la puerta de la Luna resguardan los lugares sagrados, como un templo sintoísta. Por cierto en la esquina de Dolores y artículo 123 hay ideogramas chinos de medio metro de altura en negro y rosa como la marca de CDMX pero dicen los chinos que no quieren decir CDMX sino Ciudad de México.

Estos arcos Torii aseguran los chinos son indestructibles, hay fotografías por ejemplo de Japón de cuando cayó la bomba atómica en Hiroshima y se destruyeron las construcción de esa ciudad pero esos arcos quedaron en pie, igual sucede en los tsunamis que azotan el oriente, los lugares se ven devastados pero los arcos están en pie. ¿Cómo la beisbol?

Lo malo es que les está quedando muy bonita la calle, con macetones como de fierro o acero con letras con ideogramas chinos de Ciudad de México, pero los amigos de los ajeno, como magos, desaparecieron unos diez macetones y las rejillas que sirven para que en los canales corra el agua impidiendo que la basura no las tape, ni chance dan de que del estreno, el vandalismo ya hizo de las suyas, no sean gachos, que tanto es tantito.

Un faro alumbra Los Indios Verdes

Armando Ramirez

Ir a santa Isabel Tola es conocer que el cerro del Tepeyac era un cerro sagrado, los indígenas llegaban al cerro a adorar a la dios Cihuacóatl , la que era mitad serpiente y mitad mujer, diosa de la fertilidad, de los partos, la guerrera, no por nada años después surge otro mito fundacional, la aparición de la virgen de Guadalupe en este cerro del Tepeyac.

Por cierto el Cerro del Tepeyac forma parte de la cadena montañosa de la sierra de Guadalupe, hay varios cerros: el del Guerrero, los Gachupines, cerro de Zacatenco, cerro del Tepeyac. Tan importantes para nuestra ciudad, ellos al formar parte de la sierra de Guadalupe evitan que la contaminación, por ejemplo, de Tula, llegue a Chilangolandia.

Este Parque también es importante porque la gente va a correr en las mañanas y hace ejercicio en los pequeños gimnasios al aire libre que están instalados, hay una la palapa principal, está dañada en su techo, pero así y todo da gran sombra, hay bancas de mesitas de piedra para descansar o comer un refrigerio, dicen que en las tardes es inseguro porque está solitario. Los fines de semana me imagino a las familias de colonias como la Gabriel Hernández, la Nueva Atzacoalco, San Felipe, santa Isabel Tola llegar a disfrutar de la sombra de los árboles, hay hasta eucaplitos y cactáceas que le dan una atmósfera prehispánica para pasar un domingo de aire fresco, comiendo sándwiches preparados en casa por la mamá, unas aguas frescas y admirar las vistas maravillosas que nos ofrece este parque de la Ciudad de México.

Al pie se encuentra el antiguo pueblo de Tollan, sus habitantes llegaron a estos lugares antes que los aztecas y los franciscanos construyeron una iglesia barroca que dedicarían a santa Isabel reina de Portugal, entonces el pueblo pasó a santa Isabel Tola, derivación de tollan: el lugar de los tules.

En la calle de Huitzilihuitl 51 hay una casa, fue una fábrica de zapatos, tiene techos de teja, una fuente en el centro, árboles enormes, decenas de pájaros trinando, es el Faro de los Indios Verdes, este fin de semana celebran el año nuevo Náhuatl y en sus cuartos dan talleres artísticos, el acceso es gratuito, son sorpresas que da santa Isabel Tola, digo, que tanto es tantito.

Hay danzón y se come bien

Armando Ramirez

@uyuyuyy

EL SALÓN DE BAILE LOS ÁNGELES EN ESTA CIUDAD TOMÓ EL NOMBRE DEL BARRIO Y DE LA IGLESIA.

El barrio de los Ángeles es el barrio indígena que fue asimilado por la colonia Guerrero cuando Rafael Martínez de la Torre fraccionó sus terrenos y se construyó la estación de ferrocarriles de Buenavista, los obreros llegaron a vivir por estos rumbos que dan de la colonia Guerrero a Nonoalco y Tlatelolco, fue un barrio donde los residentes indígenas se mezclaron con trabajadores del riel. La iglesia de los Ángeles había sido remodelada varias veces.

El barrio perdió su nombre indígena por el de Los Ángeles, por eso mismo el salón de baile Los Ángeles construido en 1937 tomó su nombre del barrio y de la iglesia, para dar diversión a los trabajadores de la estación de Buenavista, por eso años se construyó el puente de Nonoalco, fue el último grito de la modernidad que había llegado a la Ciudad, un puente construido con acero.

Y las calles recibieron nombres que nos remiten al universo: Estrella, Luna, Sol, Saturno, Neptuno, Júpiter. Los Ángeles es uno de los cinco barrios o zonas que conforman la colonia Guerrero, que ha generado leyendas como el salón de baile Los Ángeles, que como dice su slogan, “quién no conoce Los Ángeles no conoce México”, aquí se han presentado grupos de leyenda como Pérez Prado, Celia Cruz, Willie Colón, La Santanera y bailado grande bailarines y pachucos con sus trajes de solapa ancha y pantalones guangos y zapatos de charol.

Y ni que decir de sus gustos gourmet, a dos tres calles se encuentran los machetes de amparito, los machetes son una especie de gran quesadilla con la forma de un machete, es un reto comerse uno solo, pero qué cree, los de la Guerrero nada más los veo que llegan y se la zampan… digo que tanto es tantito.

Se lo llevó la Reforma

Armando Ramirez

@uyuyuyy

Hablar de la Santa María la Redonda es hablar también del Paseo de la Reforma y cómo éste al prolongarse hacia el norte de la Ciudad con la Calzada de Guadalupe y la de los Misterios, en el año de 1963, siendo regente de la Ciudad, Ernesto P. Uruchurtu, el barrio de la Santa María queda dividido de su colonia, la Guerrero, y más cercano a Garibaldi, la Lagunilla y san juan de Letrán.

Y un teatro legendario, el Tívoli, fue demolido para abrir paso a Reforma. Estaba en la calle de la Libertad número 9, siguiendo la numeración actual, su ubicación era sobre lo que ahora es el Paseo de la Reforma Norte. El Tívoli fue teatro de revista y burlesque, ahí las damitas se desnudaban y con pudor ocultaban su vello púbico con un pedacito de tela.

El teatro fue una arena de box y lucha pero al inaugurarse la arena Coliseo, en la calle de Perú, los propietarios, un señor Iracheta y el señor Mancini, optaron por reacondicionar la arena como teatro, con el tiempo lo fueron mejorando, así surgió el Tívoli. Hay una película que estelariza Alfonso Arau bajo la dirección de Alberto Isaac, “Tívoli”, donde cuentan una dulzona historia del mítico teatro popular.

El Tívoli se inauguró en 1946, del 13 al 15 de septiembre, según el cómico Willy, hijo de “La Guayaba” la grandísima Amelia Wilhelmy, tenía 700 localidades en luneta y también había galería, ahí entraban en montón.

Se iba inaugurar a todo glamour pero ni se presentó la obra anunciada, ni llegaron los invitados, eso sí, estuvieron Fernando Soler, Buster Keaton, Miroslava y la madrina Emilia Guiú. Por este escenario desfilaron el “Cuatezón Beristáin, Medel, el Ojón Jasso, Tongolele con su espectáculo “las Mangoleles”, Benny Moré canta una canción celebrando a las encueratrices: “Me gustan todas las mangoleles, Yara, Sumui Key, Fridé y uno se vuelve loco por comerse a Kalantán pero la Tongolele me gusta más…”, había vida nocturna, digo, qué tanto es tantito.

El tubo mató a la pista

Armando Ramirez

Twitter: @uyuyuyy

En los años noventa del siglo XX existían algunos cabarets en la ciudad de México, sobrevivían a la ola del table dance, que hacían furor entre los noctámbulos de la Ciudad. Antiguamente los caballeros preferían los cabarets para bailar con ellas y en la mesa platicarles sus cuitas, con el tubo los caballeros prefirieron verlas bailar y contorsionarse alrededor de un tubo y quedarse mudos en los privados. Dos modos de divertirse y calmar sus ansias sexuales distintos.

El Cabaret fue un universo donde las damiselas vestían sexy y esperaban sentadas cruzando las piernas para provocar al cliente y éste las sacara a bailar y cobrarle equis cantidad de dinero por bailar y si lo encantaba la chica, ésta sacaba su día con ese cliente, diez, quince canciones bailando de a cartoncito de cerveza y se volvía un cliente asiduo, se daba la intimidad de las confesiones, le contaban a la chica cómo se llevaba con sus esposa, sus conflictos, era una especie de consejera sentimental y quien lo hacía bien, tenía cliente seguro…

Por eso el cabaret de barrio marcó el inicio sexual de muchos de los jóvenes de aquellos años y los lugares santos se llamaban: El Molino Rojo, La Pampa, el Caracol, el Burro, El San Francisco, El Waikiki, La Burbuja, todavía sobrevive el Barba Azul, eran los tiempos donde todavía se pensaba en llevar al altar a la noviecita santa vestida de blanco.

Los tiempos cambiaron y aparecieron en las pasarelas los cuerpos desnudos y la excitación al máximo en los privados y la depresión al terminar la noche, ni se desahogaron y perdían su dinero y tenían que buscar sosiego con su “peor es nada”. Los tiempos habían cambiado, ahora las mujeres no siempre pedían casarse o desearan salir de blanco hacía la iglesia y la virginidad perdió valor matrimonial.

Ahora casi desaparecieron los cabarets y los tables, las parejas van a los antros y muchas mujeres viven en pareja pero no se casan o abandonan la casa familiar y viven en rooming, la sexualidad es más libre y muchas parejas se casan pero no para la eternidad, hay hombres que se casan con mujeres con hijos, mujeres que se juntan con hombres con hijos, jovencitas que empiezan muy pronto su vida sexual. Ahora la noviecita santa y la madrecita abnegada están caducando, digo, qué tanto es tantito.

2 de Abril, barrio mítico

Armando Ramirez

Twitter: @uyuyuyy

Hay barrios que nacen destinados a la leyenda, como el del 2 de Abril, pertenece a la colonia Guerrero, va de Valerio Trujano al Eje Central y de avenida Hidalgo a la calle de Mina. Surge cuando Porfirio Díaz inaugura la colonia Guerrero, concebida a partir de la creación de Ferrocarriles de México, con su estación de Buenavista, en la colonia Buenavista, vecina a la actual Guerrero.

Los riquillos del régimen porfirista vieron la oportunidad de hacer negocios y tener sus casonas al sur de la Guerrero: Los Rivas Mercados, Joaquín Casasús, Limantour, etc.

Al norte de la Guerrero se fueron a vivir los trabajadores del ferrocarril, por Nonoalco y el barrio de Los Ángeles.

El barrio se llama 2 de abril porque Porfirio Díaz inaugura oficialmente la colonia Guerrero el 2 de abril de 1873, en ese tiempo se conocía a Porfirio Díaz por el héroe de la batalla de 2 de abril, tan importante para expulsar al ejército francés del país, obvio debería de haber una calle con el nombre de esa batalla, 2 de Abril. Saquen conclusiones.

En ese barrio en la calle de la Santa Veracruz una de las familias pudientes tuvo su mansión, la Casa Requena, dicen los que la conocieron era una obra maestra del art nouveau, por cierto, esta familia la llamaba “La Santa” por estar en la calle de la Santa Veracruz, pero los vecinos durante años le dijeron “La Mansión”, a pesar de estar deshabitada y abandonada.

Calles como Pensador Mexicano, Santa Veracruz, Mina, 2 de Abril están atrás de la plaza de la Santa Veracruz y los museos Franz Mayer y el De la Estampa. Era un rumbo pudiente, pero en el siglo XX en la década de los años treinta apareció en Pensador Mexicano el Salón México y por el 2 de Abril las chicas de la vida alegre, todavía en los años ochenta del siglo pasado surgió un cabaret legendario, pasando el mercado 2 de Abril, sobre la calle Mina, el King Kong, donde los intelectuales y los famosos se dejaban ver bailando salsa y por ahí está un teatro Blanquita abandonado, que comenzó siendo la Carpa Margo…

Y frente al mercado se está cayendo un edificio donde despachaba el “el Púas” Rubén Olivares, durante los sismo del 85 por ahí llegó Rigo Tovar a ayudar y dicen que ese edificio escribió su éxito “Qué culpa tengo de ser tan guapo”, digo, qué tanto es tantito.

La Condesa

Armando Ramirez

Twitter: @uyuyuyy

La tercera condesa de Miravalle, cuentan, era un mujer de armas tomar con una riqueza descomunal, allá en el siglo XIX, dueña de grandes extensiones de tierra en Michoacán y otras partes del territorio nacional como también las tuvo en la Ciudad de México, para que le midan el tamaño de su riqueza, tenía una hacienda, la de Miravalle, en esta ciudad, iba de lo que son los límites de la actual colonia Roma, más exacto el pueblo de la Romita, porque no existía la Roma y llegaba hasta los límites con Tacubaya, en donde se encuentra la embajada de Rusia, esa casona formaba parte de la hacienda.

Además esta señora era de alcurnia, descendiente de los condes de Miravalle que el rey de España a sus ancestros les otorgara ese título nobiliario. ¿Y saben por qué? Resulta que esta familia desciende de la hija de Moctezuma y al casarse con un español la llevaron a vivir a España, allá el rey al saber que era hija del emperador Moctezuma decide reconocer su linaje y les otorga el título de condesa de Miravalle.

Ese uno de los orígenes de la riqueza de la tercera condesa de Miravalle, los descendientes ahora viven en España. La hacienda desapareció y en su lugar se construyó el hipódromo y el toreo de la Condesa, pero a finales del siglo XIX también desaparecen el hipódromo y el toreo y fraccionan los terrenos y dan origen a la Condesa, que en realidad son tres colonias: la Hipódromo Condesa, la Condesa y la Hipódromo.

Por ejemplo la calle de Amsterdam es el trazo ovalado de lo que era la pista de carreras del hipódromo y el parque México formaba parte del hipódromo, hoy es la colonia Hipódromo Condesa.

Las colonias fueron diseñadas como la mayoría no lo fueron, con un diseño urbanístico, avenida amplias, arboladas, como la de Nuevo León, poblada de fresnos o glorietas como la de Popocatépetl, se llamó primero plaza de don Quijote, ahí se filmaron escenas de la película Santa con Lupita Tovar y la dirección de Antonio Moreno, en el centro hay un fuente, llaman de la Bomba, tiene parecido con una bomba de agua, es una cúpula de estilo art déco con un agujero en el centro, se dice que en la época del cenit por ahí entran los rayos del sol. Fue una colonia de judíos y ahora de españoles y de intelectuales, digo, échele un ojito, que tanto es tantito.

Casa de una querendona

Armando Ramirez

Twitter: @uyuyuyy

Antonieta Rivas Mercado fue una feminista cuando no estaba de moda serlo, en un país donde el machismo era el pan diario. Y quién era ella. Era hija de Antonio Rivas Mercado, arquitecto que creó la columna de la Independencia, monumento que enseñorea una de las glorietas del Paseo de la Reforma, donde resulta que el Ángel no es ángel sino la figura mitológica de la Victoria alada o sea, es Ángela. Además don Antonio remodeló la casa de los condes de Buenavista, hoy museo de San Carlos. Era el arquitecto favorito de Porfirio Díaz.

Rivas Mercado construyó su casa en una zonas privilegiadas en esos tiempos, la parte de la colonia Guerrero que dominan el jardín, la iglesia y el panteón de San Fernando, cerca de la Alameda Central. Más preciso en la calle de Héroes 145. Es una enorme mansión, no fue el único que lo hizo, hubo otros que decidieron construir ahí sus mansiones, esas casas han sido derribadas o algunas se convirtieron en vecindades y otras estuvieron muchos años abandonadas, como la hermosa mansión de los Rivas Mercado.

La familia emparentó con el rey del pulque, Ignacio Torres Adalid, personaje que dominaba con sus 600 pulquerías el comercios del tlachicotón, en esa época se consumía mucho neutle, todavía no estaba la campaña de las cerveceras que crearon la leyenda de que lo fermentaban con excremento, ahora sabemos que eran puños de granos de café para recoger la acidez de la bebida. Y los granos ya remojados se imaginarán que parecían.

La mansión de la calle de Héroes es enorme, con grandes sótanos, bodegas, muchos cuartos, salones, un jardín que ya no existe, escaleras de herrería artística y pasamanos de madera, grandes ventanales. Esta casa la habitó toda su vida Antonieta Rivas Mercado, una mujer rica mecenas de los poetas llamados Los Contemporáneos, como Salvador Novo o Torres Bodet. Y pintores como Diego Rivera y Frida Kahlo, incluso se enamoró de Rodríguez Lozano, excelente pintor, pero era gay y fue novia de José Vasconcelos, el genial filósofo de la “raza de bronce”. Ella a los 30 años se suicidó en Parías y es una figura legendaria de la cultura en México.

Su casa ha sido remodelada y es una belleza que se encuentra en la colonia Guerrero; ahora es un centro cultural, vale la pena visitarla, digo que tanto es tantito.

Un santo alcahuetón

Armando Ramirez

Twitter: @uyuyuyy

En el día de San Valentín los que andan hasta las manitas sudadas se ven arrastrados en la fiebre de comprar para quedar bien con su pollo, pero la neta para qué comprar amor, mejor regale sus sentimientos netos, una cartita escrita con su puño y letra, póngase poeta para que su amada sepa lo que es amar en tierra de apache. Y usted señorita, qué le parece si con sus propias manitas hace un pastelito en lugar de hacer gastar a su galán, cuando hay amor valen más los sentimientos que los regalos.

Esto viene a cuento porque los enamorados ni saben quién fue San Valentín, no fue por supuesto un flechador de corazones, ni cupido, fue un alcahuete para los jóvenes enamorados. En tiempo del imperio romano, no era bien visto que los jóvenes se casaran, se imaginan, se casaban y ¿quién iría a la guerra? Porque ni modo de dejar a la mujer encargada, bien dicen, amor de lejos es amor de Tan Pendécuaro, ni qué felices los cuatro, ni qué ojos de hacha.

Entonces el emperador prohíbe que los jóvenes se casen para que haya soldados para sus guerras, pero hubo un sacerdote llamado Valentín, que se dijo, cómo hacerles el feo a los enamorados, ni modo que se coman la torta y se van a la guerra y allá se encuentren otra. Mejor los caso aunque el emperador lo haya prohibido, Y se dio a la tarea de casar a los jovencitos. Pero lo supo el Jefazo. En la época de los romanos no había derechos humanos, libertad de credo o el respeto a los usos y costumbres, pobre Valentín, pagó con su cabeza la osadía, se la cortaron.

Entonces los jóvenes empezaron a venerar a Valentín como un santo. Y el Papa Gelasio I declara el 14 de febrero, día de San Valentín. Solo que con los siglos el mentado día se volvió una costumbre de gastar el dinero a lo bestia. En nuestros tiempos el amor es una mercancía. Lo mismo en Francia que en Estados Unidos o en México, en el día de San Valentín se compra amor, surgen los ositos de peluche, los corazoncitos de chocolate, los globos con el “te amo, gorda” y te llevo al restaurante y después al hotel boutique.

Y ni se le ocurra comprar flores, salen tan caras como los litros de gasolina, la neta en eso del amor si lo quieren lo van a cuidar en sus penurias y si no ya sabrá de qué lado masca la iguana, y si se embarca, digo, qué tanto es tantito.

Días de radio y nostalgia

Armando Ramirez

Twitter: @uyuyuyy

Este martes 13 de febrero se celebra el día mundial de la Radio, según proclama de la UNESCO, pero independiente de eso, la verdad es que durante el siglo XX sucesivas generaciones de seres humanos han sido enriquecidos, alimentados o formados a través de la radio. O dígame quién no creció escuchando en su adolescencia, sea en pueblo o en la ciudad, en la Roma o en la Lagunilla, en el radio su programa favorito, donde el locutor era la estrella y dictaba los gustos de los jóvenes, con La hora los Beatles, La hora de Rigo Tovar, La de Juanga, Los Monkees, y las señoras las radionovelas, “Una flor en el pantano”, “ Chucho el roto”, como antes escucharon “El monje loco” o aquella frase de “Dispara Margot, dispara”, con el personaje Carlos Lacroix o últimamente “La mano peluda” y “El panda show”.

Y en la información, aquellos precursores de los noticieros actuales, “El Mundo sigue su marcha” con el lector de noticias Guillermo Vela, el noticiero era redactado por Jacobo Zabludovsky, o los programas de radio con comentaristas como Agustín Barrios Gómez, solo recordemos “Ensalada popof”.

Como diría Woody Allen, son los días de la radio, cuántos jovencitas o jovencitos crecieron con la voz del locutor de la Radio Universal, sigue tan campante hasta nuestros días, Adolfo Zepeda Fernández, con sus “Clásicos de Universal”, o no me digan que ya no lo escuchan en Radio Universal.

Otra voz que acompañó a muchos jóvenes en la época de la música disco fue el locutor Mario Vargas, de Stereo cien para hacerlos sentirse John Travolta, y qué me dicen del locutor de Radio Capital, César Alejandre, con su estiló clásico anunciando “la discoteca de la gente joven”, Radio Capital, no lloren, solo acuérdense.

Para los habitantes de la Ciudad de México la radio ha sido una fuente de información y formación sentimental, cuántos hablaron por teléfono para pedir una canción de Los Pasteles de Verdes o Los Ángeles Negro, digo, la radio es para mucha gente su acompañante perfecto en la soledad, cuántos no se dormían mientras escuchaban en radio 6.20, “Reunión de etiqueta” y la música de las grandes bandas, la radio siempre ha estado en nuestras vidas y no le digo en los amores porque como se dicen, recordar es vivir, ¿o no mis enamorados? total, qué tanto es tantito.

Huipulco… el pueblo

Armando Ramirez

Twitter: @uyuyuyy

A veces al cruzar un lugar un día sí y otro también no se da cuenta de lo que hay por ahí, por ejemplo, la Glorieta de Huipulco. Si bien va, se dará cuenta que está ahí la escultura ecuestre de Emiliano Zapata, cuenta la gente que Zapata cabalgaba por estos lados en tiempos de la Revolución. Pero qué cree, resulta que la original la trasladaron a la Alameda del sur y en compensación les dejaron una copia, ¡chanclas! Están como la fuente del Salto del agua, en el Centro, la original está arrumbada en Tepozotlán y la que ven es una copia.

En esta glorieta estuvo un taller de los tranvías, creo es del tren ligero. En la Ciudad de México hubo bastantes tranvías, (como los que iban a Xochimilco y travesaban el Centro y llegaba hasta la Basílica de Guadalupe) acá estaban a un lado del pueblo de San Lorenzo Huipulco. Sí hay pueblo que le da nombre a la glorieta. Por cierto Huipulco significa, “el lugar donde se destruyen las espinas sagradas del autosacrificio”

Si camina por el pueblo se sorprenderá de caminar por calles empedradas, se curvan y terminan en algún callejón y encontrará la iglesia de San Lorenzo Mártir, que su origen se remonta al siglo XVII, es pequeña con una cruz atrial grande, el atrio es amplio que usan para estacionar autos. En la época de la Nueva España los evangelizadores lo usaban para catequizar a los indígenas, estos no podían entrar a la “casa de Dios” dizque eran paganos ¡que mala onda de los españoles!

Y si sigue hacia la Calzada de Tlalpan encontrará un jardincito, a donde la gente que va de paso se sienta a descansar en sus bancas de cemento, al centro hay un kiosco, pequeño pero bonito, hasta dan ganas de creer que aquí se dan serenatas, pero no es cierto, más bien ha de quedar solitario el lugar en la noche.

En uno de sus muros está pintada la figura de Emiliano Zapata con su ropa de charro, era bueno montando a caballo, siga adelante, por esas callecitas llegará frente a una tortería, tiene más de ochenta años de existencia, en su interior tienen una foto de su lugar en los años treinta, es una construcción antigua con un portal, hay unas mesas, es como en las viejas estaciones de trenes, ahí venden las tortas de quesillo con aguacate más famosas de Huipulco, digo, si le da hambre, total, qué tanto es tantito.

El barrio olvidado

Armando Ramirez

Pocos saben que existe en el Centro de la Ciudad un barrio que se llama San Juan Moyotlán o Moyotla, miles de personas caminan por sus calles, seguro usted lo ha hecho por las calles de Artículo 123, Independencia, Luis Moya, Revillagigedo, López, Ayuntamientos, etc. Y eso es nada más por nombrar algunas de sus calles emblemáticas. En algún momento la gente dejó de mencionar a este barrio por su nombre, pero encuentro en los periódicos de los años cincuenta, cuando el torero Luis Procuna causaba furor en el mundo taurino, lo apodaban “el berrendito de San Juan”, sí, por ser oriundo de este barrio. A propósito se le dice berrendo al toro que tiene diferentes colores en su pelaje, Procuna tenía un mechón blanco en el copete. El barrio de San Juan fue un barrio de toreros, como el inmortal Alberto Balderas, muerto de una cornada a la edad de 30 años y de un montón de novilleros que nunca llegaron pero que conservan su afición al toro, como algunos viejos comerciantes de la calle de Luis Moya, donde usted puede ver motivos de la fiesta brava en sus aparadores de bombas y generadores. Pero el barrio de San Juan fue sede de la fábrica de cigarros del Buen Tono. Y lo es del mercado de San Juan para gourmets. Aquí los afamados chefs de la Ciudad llegan con curiosidad para encontrar magia para sus platillos. Y por si no lo sabía, el barrio chino está en la calle de Dolores, también pertenece al barrio de San Juan. Y en la calle de Ayuntamiento están las instalaciones de la antigua XEW, en esa calle vivió el escritor Artemio del Valle Arizpe, conocedor de la vida en la Nueva España. Y cómo dejar de mencionar los cafetines en estas calles, en un tiempo frecuentado por españoles exiliados. El autor del libro de los nombres antiguos de la calles de la Ciudad vivió en la calle que hoy lleva su nombre, José María Marroquí, ahí hay un jardín con un arco chino y sus leones y una fuente con una figura mitológica. Y está el edificio gótico de la antigua inspección de policía, en los años cuarenta ahí también estuvo la cruz verde donde llegara el cuerpo de León Trosky, después de haber recibido un golpe con un piolet en la cabeza, se cree, por órdenes de José Stalin, digo, hay mucho cosas y hechos más que contar de San Juan, total, qué tanto es tantito.

Alameda de Tacubaya

Armando Ramirez

Twitter/ @uyuyuyy

La Alameda de Tacubaya tiene magia, nada más pararse o estar sentado en una de sus bancas descubrirá que la escuela primaria está en el jardín, fue la casa de Justo Sierra, el maestro de América, por su vocación para educar, impulsor de la Universidad Nacional, antes de que fuera Autónoma, un intelectual de primera, diputado, ministro de la Suprema Corte de la Nacional, un hombre que pensó en la educación de los mexicanos para hacer un gran país.

Y entonces recorro con la vista los alrededores y encuentro el obelisco que enseñorea la fuente y me recuerda a los mártires de Tacubaya: en el siglo XIX cuando conservadores y liberales peleaban para imponer su visión de cómo debería ser el país hubo una batalla entre ellos en Tacubaya, perdieron los liberales, fueron hechos prisioneros y ahí mismo los fusilaron, quien firmó la orden fue el conservador Tomás Mejía, quien años después sería fusilado en el cerro de las Campanas junto a Maximiliano, los fusilamientos causaron estupor en el mundo, entre las víctimas estaba un joven escritor Juan Díaz Covarrubias, autor de la novela “El diablo en México”. Juan era un estudiante de medicina, liberal y que se alojaba en un cuarto en la Escuela de Medicina, el mismo cuarto que después ocuparía el poeta Manuel Acuña, quien se suicidaría con cianuro.

Enfrente, sobre la Avenida Revolución está el templo de la Candelaria, tiene más de 450 años de haberse construido. La gente de estos rumbos se prepara para celebrar el 2 de febrero, el día de la Candelaria. Otra cosita antes de la iglesia estuvo un adoratorio dedicado a Cihuacóatl, la diosa de las parteras.

Y en la esquina de José María Vigil y Revolución está el viejo edificio del Palacio Municipal con su reloj destartalado, a la vuelta en la calle hay un comedor público y más atrás el antiguo cuartel de bomberos, es del año de 1935, con su fachada roja y blanca, con los carros estacionados esperando las llamadas de auxilio.

En el jardín hay un busto de Gabriel Siria Levario, mejor conocido como Javier Solís, ídolo de Tacubaya, quien fuera boxeador al igual que otro ídolo de ahí, el Finito López, sí ahí esta el recuerdo del cantante de “Sombras nada más entre tu vida y la mía…” La Alameda de Tacubaya contiene la historia del barrio, qué tanto es tantito

Los baños Lupita

Armando Ramirez

La primera vez que conocí los baños Lupita fue en 1980, eran unos baños públicos que todavía daban servicio a los habitantes del barrio que en su casa no tenían regadera, pero con el tiempo las casas de Tacubaya, todas, tiene sus regadera para bañarse diario, no como en los viejos tiempos cuando la gente se iba a bañar los sábados, tomando su vaporazo y un masaje para el estrés, pero los baños Lupita también eran gimnasio, por eso llegué ahí para entrevistar al Cuyo Hernández, que era una de las vacas sagradas del boxeo de la época de oro.

Ahí estaba el Cuyo Hernández a la orilla del ring viendo cómo boxeaba el boxeador Lupe Pintor, oriundo de Cuajimalpa, y los pupilos del establo del afamado mánager le daban con singular entusiasmo a la pera loca, al costal, o hacían boxeo de sombra, le pedí una entrevista, don Arturo que así se llamaba el Cuyo, me miró con esos ojitos que dominaban su rostro y me dijo con una media sonrisa que sí, me platicó de cómo surgió el apodo del Cuyo, me dijo que de niño era muy peleonero, allá en su barrio de la Guerrero y que una vez, se surtió a otro niño y se fue corriendo a su vecindad, pero al rato llegó el niño llorando con su mamá, entonces la mamá al ver a los niños que jugaban en el patio le preguntó a su hijo: “quién fue” y el niño llorando lo señaló: “ese, el que tiene los ojos de cocuyo”. Y escucharon los demás niños y le comenzaron a decir el Cuyo. Sí en esa época el Cuyo Hernández tenía su establo en los Lupita, había dejados los baños Jordán de Arcos de Belén, desde esa época se hizo célebre el gimnasio de los baños Lupita, cuna de campeones de box, como el Finito López y ahí entrenaron célebres boxeadores como Mike Tyson o Alexis Argüello, o lo visitaron ilustres del boxeo mundial como Don King y George Parnassus, eso sin olvidar que mucho antes aquí forjaba sus ilusiones de ser un campeón de box Javier Solís, que era en esos tiempos carnicero, pero los caminos de la vida lo llevaron a ser un gran cantante de la música ranchera.

Hoy languidecen los baños Lupita, ya no hay servicio de baños, lo que funciona es el gimnasio, llevan un programa social para los jovencitos del barrio para que canalicen su agresividad, quien quita y salga algún campeón de box, como antes, digo, qué tanto es tantito.

¿De qué su nieve?

Como se dice vayan a Tacubaya donde la vida esta bien buena, esta frase la inventé, pero ellos tienen una parecida. Recorrer este barrio es un agasajo, dicen, que es un barrio peligroso pero si uno le sonríe a la gente y respeta, iguanas ranas los vecinos también le sonríen y lo reciben con los brazos abiertos, eso fue lo que sucedió en las nieves de Mi Juanita, la gente hace cola para pedir su nieve ¡en estos días de frío! ¡ya me imagino en días de calor! Con decirles que hasta la bellísima Maribel Guardia llega en su camioneta por sus nieves, bueno, hasta el párroco de la iglesia de San Juan, feliz como lombriz probando su nieve.

La nevería tiene cien años de existencia y sesenta en esta calle de Héroes de 1810, frente del mercado de Becerra, imagínense que el abuelo de los jóvenes que atienden la nevería puso un puesto de lamina por el viejo mercado, estaba por la estación del Metro, eran un puesto, como dice la canción, azul pintado de azul y ahí el papá de la familia González Rosales aprendió el arte de las nieves, sobra decir que el abuelo era de Michoacán.

Y llegaron los tiempos modernos y el puesto se consumió por el fuego, fue cuando se instalaron en esta calle, que me recuerda a la revolución mexicana, esa que ya se me perdió, pero en fin, aquí las nieves de Mi Juanita se volvieron tradición en el barrio de Tacubaya, con decirles que los boxeadores que entrenaban en el gimnasio Lupita, después de entrenar llegaban por sus nieve, lo mismo El Cañas, Carlos Zárate, que El grillo, Lupe Pintor.

Llegué por curiosidad a la nevería, la gente me preguntaba si había ido, como presumiendo de sus nieves, ahí estaban los hermanos González Rosales, orgullosos atienden la nevería, en ella hay fotos de Tacubaya la vieja y una grande del ídolo de Tacubaya, Gabriel Siria Levario, mejor conocido por los amantes del bolero ranchero como Javier Solís, amigo del papá de estos jóvenes, los dos practicaron el boxeo. Otro que iba por su nieve era el ex campeón Finito López, oriundo de Tacubaya la bella.

Probé la de cola de tigre, la de mango con chile, la de pulque, que me hizo creer en los dioses aztecas, también hay de tequila y de beso de ángel y las tradicionales de piña para la niña, de fresa para Teresa y de mamey, digo, qué tanto es tantito.

Fantasmas de Tlatelolco

Armando Ramirez

La iglesia de Santiago Tlatelolco, escriben algunos, se construyó con las piedras de los templos destruidos a la caída de Tenochtitlan y otros que el tezontle se trajo a través de los ríos pues es una piedra muy ligera que flota, lo cierto es que fue Hernán Cortés quién ordenó su construcción en el año de 1522 y se terminaría en el año de 1527, luego reconstrucción y fue hasta el año de 1609 después de sufrir una inundación que se alza la tercera construcción, que es la que actualmente conocemos, fue inaugurada por fray Juan de Torquemada. La iglesia tenía un convento, hoy ocupado por el “Museo de sitio de Tlatelolco, caja de agua”, es una pila para el agua, en sus muros tiene pinturas, pero de eso hablaremos en otra ocasión, ahí mismo se encontraba el Imperial Colegio de la Santa Cruz de Santiago Tlatelolco, donde frailes como Bartolomé de las Casas impartían educación universitaria a los hijos de los señores aztecas, daban materias como Filosofía, Lógica, Religión, algunos dicen que se puede considerar la primera Universidad que hubo en México. Ahí, de las voces de estos estudiantes Bartolomé de las Casas pudo recuperar mucho del pensamiento, costumbres, tradiciones y religión de los aztecas, en su libro Historia General de las cosas de la Nueva España. Es tal la importancia de esta iglesia a la caída de Tenochtitlan que Hernán Cortés la dedica a Santiago Apóstol, figura religiosa importante en España, pues en los siglo XV y XVI creían los españoles que durante la guerra de Clavijo se apareció el apóstol Santiago para ayudar al rey Ramiro I a vencer a los moros y así defender el cristianismo en contra de los musulmanes. Esa importancia le dan los españoles que llegaron a Amé- rica a la iglesia de Santiago, pero es inevitable que se le agregue la palabra Tlatelolco al estar la iglesia en lo que fueran los dominios de Cuauhtémoc, último señor azteca. Aquí inicia la conquista espiritual de los pueblos indígenas. Los españoles ordenan la construcción del Tecpan, casa de gobierno donde un señor azteca gobernará a los indígenas, el primero fue Cuauhtémoc ya derrotado, ahora la Tecpan alberga un mural de Siqueiros contando la destrucción del mundo indígenas, está a unos pasos del Paseo de la Reforma, échele un ojito, qué tanto esa tantito.

En la Guerrero, buen café

Armando Ramirez

Twitter/ @uyuyuyy

Llega a la esquina del encanto y lo primero que se respira es el aroma del café, el molino está moliendo los granos de la aromática semilla, la esquina está en el barrio de la Guerrero, barrio donde se vive el barrio y la vida de barrio es comunitaria, de cuates, todos se conocen y saben degustar una taza de café con una buena plática de política, deportiva, o de uno que otro chisme del barrio. La cosa es convivir con un buen expreso o un vil café negro, mejor conocido como café americano.

La esquina del encanto está en las calles de Zarco y Moctezuma, a una calle del Metro Guerrero, el molino y sus bebidas tienen más de 60 años de existencia y se han heredado de padre a hija, este cafetín molino, tiene dos mesitas sobre la banqueta y un pequeño local, donde hay un viejo molino, de los buenos, una cafetera italiana también de hace años, un tostador de los mejores, cuando se hacían en México y eran diseñados para que los que saben hacerlo le den el tostado adecuado al grano de café.

Además a lado está una panadería artesanal, del mejor pan que pueda probar en esta ciudad, hay el típico pan chino pero también unas conchas hechas como las de antes, un poco más pesadas, unas empanadas de frutas y unos panqués de pasas y lo más bonito uno puede ver al maestro panadero batiendo la masa y metiéndola las piezas al horno y puede oler el pan recién hecho.

En el cafetín hay letreros pícaros como el que dice: “si quiere llegar a viejito, ching… un cafecito”, digo, con todo respeto, por cierto, ya saben que es antioxidante.

Y los forasteros nos enteramos mientras tomamos café que en la calle de Zarco viven las hijas de don Antonio Soto y Gama, el intelectual del zapatismo, en esa misma calle está la casa de los Rivas Mercado, el papá en tiempos de Porfirio Díaz construyó el Ángel de la Independencia, la hija Antonieta fue mecenas de Diego y Frida y también está la casa de Jesús Martínez, el legendario cómico Palillo, y cuentan que de repente se dejan venir viejos boxeadores como el ex campeón mundial Guadalupe Pintor, que entrena o entrenaba en un gimnasio de la Guerrero y así pasa el día porque este lugarcito lo abren a las siete de la mañana y cierran en la nochecita, este es el barrio de la Guerrero, donde la gente platica, qué tanto es tantito.

Personajes de la Guerrero

Armando Ramirez

Twitter/ @uyuyuyy

Ah las cosas de la historia y lo injusto, los descendientes de Emiliano Zapata no nadan en la abundancia por decir lo menos y los hijastros de Vicente Fox nadan en la abundancia en Miami, digo, está del nabo.

Le voy a contar un poco de historia de un grandísimo personaje de la Revolución mexicana y vivió en la colonia Guerrero y ahí viven todavía sus hijos, ya son mayores, el más grande tiene más de noventa años y la más joven, Albertina, pasa de los setenta años, en medio está Salador y Magdalena, ellos son hijos de Antonio Díaz Soto y Gama, el intelectual del zapatismo, a quien mucho le atribuyen la frase “Tierra y libertad”, fue quien defendió a los campesinos cuando sus demandas de tierra se estaban quedando fuera de la Constitución que promulgó Venustiano Carranza en 1917.

Sus hijos viven en la colonia Guerrero, en la calle de Zarco, en una antigua casa, como hubo muchas a principios del siglo XX, amplia con patio y su fuente y muchos cuartos, pero no era de Díaz Soto y Gama sino de su hermana, quien le dio albergue, pues como buen intelectual no hizo fortuna, al contrario cuando fue maestro universitario, daba clases de derecho agrario e historia, pero escribía sus artículos en los periódicos y sacó boleto en el gobierno de Lázaro Cárdenas por sus críticas y le quitaron las clases de la Universidad y sobrevivió solo con sus colaboraciones periodísticas, él primero vivió en la calle de Violeta y luego en la casa de su hermana en Zarco.

Estuve con sus hijas y su hijo, me enseñaron una pintura, que heredaron de don Antonio, es un retrato de Zapata ¿y saben quién se la regaló? Álvaro Obregón, a pesar de que en la revolución estuvieron en bandos opuestos, y todo porque reconoció Obregón la honradez intelectual de Soto y Gama.

La casa conoció tiempos mejores con vitrales en las ventanas de la cocina, deteriorados pero siguen siendo bellos, tienen un biblioteca con documentos y publicación de Soto y Gama tan mencionado por Octavio Paz, como un intelectual de la revolución y a quien conoció desde niño, pues su abuelo Ireneo Paz y Soto y Gama eran amigos, los dos fueron periodistas y liberales. La verdad, lo que encuentra uno en los barrios, hasta la historia y los descendientes de personajes históricos, total, qué tanto es tantito.

No se hagan rosca…

Armando Ramirez

Twitter: @uyuyuyy

Ya saben, al que le salió el niño en la rosca, se quiere hacer rosca con los tamales el Día de la Candelaria. Lo gacho es que no todos saben por qué es esto de la tradición de partir la rosca, y no es albur sino hechos históricos de la tradición popular, la neta de la manteca.

Les cuento, en la vieja Roma se celebraban una fiestas llamadas Saturnales, en honor del dios Saturno, durante el solsticio de invierno, cuando el día es más largos que la noche, hacían un pan con higos, dátiles y miel al cual le metía una haba y repartían el pan entre la gente, y quien se sacaba el haba era un rey de reyes por un día.

Es en Francia donde se preserva en el siglo XVI esto de partir la rosca, en ese país se llama torta o tarta de reyes y al primer miserable que apareciera le daban una rebanada, la siguiente era para el que llegara sin avisar y la tercera para los ausentes, es decir, los que habían ido a la guerra. Ahora los franceses a la hora de cortar la rosca le tapan los ojos a un niño, hacen que corte una rebanada y la gente le pregunta: ¿para quién es? Entonces el niño dice el nombre e intentar entregar a la persona que dijo, sí acierta en premio será el rey de la casa por un día.

Y la tradición pasó a España ahí le llaman roscón de reyes, llevaba dentro un figurita y una haba, al rebanarla, al que le toque la figurita, es el rey de la fiesta, y si se saca el haba tendrá que pagar el roscón, de ahí el insulto que usan los españoles para señalar a uno de Tan pendécuaro, le dicen: “tontolaba” tonto del haba.

En México se le llama rosca de reyes y debería de parecer una corona de rey, la tradición la trajeron los evangelizadores, aquí se hace en forma ovalada con frutos secos y ahora con rellenos de nata o de crema pastelera, etcétera. Del significado, se dice que la forma de la rosca representa el amor infinito a Dios y el niño oculto en la rosca es porque Herodes, según la Biblia, mandó matar a todos los niños que nacieran en esos días, de ahí el día de los santos inocentes. Y bueno, como al mexicano le gusta la pachanga, pues mejor pretexto para seguir la fiesta que este, el bendito que se saca el niño pagará la tamaliza, pero hasta el día de la Candelaria, 2 de febrero, o sea otra pachanguita, post el puente Guadalupe Reyes, digo que tanto es tantito.

Recuento de los daños

Armando Ramirez

A ver haga el recuento de los daños, como diría la Trevi, del 2017, qué tal le fue en esta Ciudad de los palacios y los gasolinazos, ya vio cómo va a ser el nuevo Reglamento de Tránsito, o sea que su carcachita desde que entre al verificentro la van a ver con malos ojos y no le quiero pregunta cuánto le aumentaron a su salario.

No todo fue tan mal, en muchas colonias tendrán banquetas nuevas, eso sí, después de una buena temporada de estar polveándose hasta las nachas y unos embotellamientos que a los automovilistas de la CDMX los deberían de embotellar como refrescos. ¿Y la delincuencia? ¿Se siente más seguro en las tierras donde se apareció la aguilita o se siente pior que si viviera por los rumbos del Cerro de La Silla? Son preguntas de chilango a chilango. Eso sí, felicidades, ya estrenó nombre su ciudad ahora se llama CDMX, perdón, Ciudad de México, pero ya ve cómo somos los chilangos de flojonazos para hablar, en vez de decir, vivo en el Distrito Federal, contestábamos, en el De Efe, y ahora viven en la Ciudad de México, no en la CDMX.

Estrenamos puentes y pasos a desnivel, pero resultaron como la carabina de Ambrosio, zúrrate esa, fluyen los autos en las vías rápidas pero si se quiere salir tómala mi chafirete, el que hace la cola, la hace más larga, chúpatela, digo, lo que se ganó de tiempo se perdió a la salida, chanclas.

Y con eso de que se liberó el precio de la gasolina están apareciendo por la Ciudad las gasolineras dizque británicas o gringas u otras de no sé dónde y las de Pemex. Para mí cómo dijo el ínclito ciclista Porfirio Remigio, cuando le preguntaron si sus rivales, un ruso y un gringo, los veían pelón, y él contestó, para mí que son hojaldra con cajeta.

Ya entramos al capitalismo, la competencia mejora los precios, miren, en una vale 16. 52 y en otra 16. 55 o 16. 53, o sea como el tío Lolo, eso sí los litros de gasolina siguen cómo antes, bien medidos para que no digan que dan litros de 900 mililitros, y por más que los automovilistas voltean a ver el medidor de la bomba de gasolina cuando le grita el despachador, ¡en ceros! Y usted ve los ceros que se transforman en friega en cientos de varos uy se va con la sensación de que, volvieron a verle la cara de oriundo de Tanpendécuaro, han de decir, qué tanto es tantito.