Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Miercoles 20 Febrero del 2019
cielo claro 19°

Piense

Cuerda floja

Rafael Loret de MOLA

HACE CINCO AÑOS COMENTÉ QUE, ANTE LA OLEADA TERRORISTA INICIADA EN FRANCIA CONTRA LA REDACCIÓN de un semanario satírico “Charlie Hebdo”, con un sangriento saldo de trece muertos incluyendo a un trabajador recién contratado a quien se excluye de la lista funesta, nuestras autoridades no habían tomado la debidas medidas de emergencia para prevenir una incursión de los grupos radicales que, es obvio, tienen como blanco algunas ciudades de los Estados Unidos, no sólo Nueva York sino también la capital de la poderosa nación. Podría parecer exagerado y hasta se presumiría que tal extendería la psicosis colectiva pero tratándose de un fenómeno de alto riesgo tales criterios son absolutamente banales.

¡De hecho, en México se ha instalado ya el terrorismo desde hace algunos años. Si tal denominación se da a quienes siembran el terror contra la ciudadanía indefensa bien cabe el mismo para calificar a cuantos, por ejemplo, aterraron a Morelia la noche trágica del 15 de septiembre de 2008, cuando comenzó de hecho la escalada de violencia bajo el calderonismo con ocho víctimas mortales a las que ya ni siquiera se cuenta dentro de los más casi cien mil asesinados, por causa de la guerra entre mafias, durante el mencionado régimen.

Y lo mismo puede expresarse de los grupos con capacidad para extender sus territorios obligando a los pobladores en estado de indefensión a refugiarse en sus casas o morir en las calles… a la vista de destacamentos militares que voltean hacia otros lados. En Iguala y Cocula, por ejemplo, porque en San Pedro Limón, Tlatlaya, fueron protagonistas directos.

Los “accidentes”

Rafael Loret de MOLA

La derecha suele acusar a la izquierda de todo lo malo, incluso de cuanto la misma propuso y accionó en los largos doce años de dominio presidencial y a lo largo de su supervivencia en calidad de opositora, rectora o mandante contrariando el espíritu del Constituyente.

A este columnista le parece rarísimo que, por instrucciones de los Moreno Valle, fallecidos trágicamente hace unos días, pudiera reformarse la Constitución local para posibilitar la rendición de la protesta como gobernador(a) ante el Tribunal Superior de Justicia de la entidad suplantando funciones del Congreso estatal y como previniendo que éste fuera contrario, mayoritariamente, al de la extinta señora Martha Erika Alonso Hidalgo. Algo así sólo puede entenderse como una condición previamente establecida para dejar correr las elecciones de presidente y diputados, guardándose la gubernatura para el falsamente “democrático” panismo. Por aquí deberían comenzar las líneas de investigación sobre los presuntos crímenes de la Nochebuena que fue tarde-negra.

No olvidemos el consumado fraude electoral en Puebla, avalado en última instancia por un evidente contubernio de cuatro magistrados, incluyendo a la presidenta Janine Otálora cuyo cinismo fue el peor, del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal cuyas resoluciones son “inatacables” aun cuando sean absurdas y grotescamente tendenciosas como acreditaron los tres magistrados restantes. Precisamente en este punto se originan ahora las sospechas que se cruzan uno y otro bandos en medio de una batahola de rumores que incluyen hasta la huida pactada del matrimonio intocable, tanto que fue capaz el cacique de imponer a su bisoña señora como gobernadora.

Ahora es el PAN el que grita ¡justicia!; y lo hace vindicando las amenazas nazis, tal es la ultra derecha encabezada por Luis Banck, quien leyó un breve responso cargado con el veneno de la sospecha dirigido al gobierno federal y al presidente de la República, en concreto, quien aceptó el veredicto del TEPJF pero lo calificó como “antidemocrático” y “desastroso” extendiendo con ello la crisis política poblana que, supuestamente, podría haberse encaminado a una solución tres días antes de la muerte de la gobernadora, el viernes 21 de diciembre. Como nadie dijo nada entonces las alas negras de la sospecha se extienden.

Pero hay tantas otras posibilidades que se haría interminable enumerarlas. Una aeronave que volaba a 30 kilómetros por hora, blanco vulnerable sin duda; la dispersión de los cuerpos de las víctimas y del fuselaje del helicóptero “de última generación” y con muy escasas horas de servicio; las dudas acerca de quienes habrían de recibir a la pareja de gobernantes, frutos del nepotismo y la imposición; la celeridad para identificarlos cuando se trataba de siluetas carbonizadas y supuestamente alejadas unas de otras; y, sobre todo, la cantidad de intereses superlativos que pudieron entrar en escena, desde la presidencia hasta los grupos del crimen organizado, narcos y huachicoleros por ejemplo.

Si de algo se caracteriza el PAN es de no acertar JAMÁS, ni cuando fue gobierno entre 2000 y 2012, a resolver los misterios que rodean a los supuestos “accidentes” de algunos de sus connotados dirigentes: Ramón Martín Huerta, Juan Camilo Mouriño, Francisco Blake Mora y, más atrás, Manuel Couthier del Rincón. Ahora exigen, medio agazapados y con fines políticamente vergonzosos, que se proceda a investigar con rapidez mientras acusan a López Obrador.

Cuesta Arriba

CIUDAD DE MÉXICO, 25OCTUBRE2018.- Andrés Manuel Lopez Obrador, presidente electo de México, emitió su voto durante la Consulta Nacional Nuevo Aeropuerto en la casilla ubicada en la explanada de la alcaldia de Tlalpan. FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM
Rafael Loret de MOLA

Aunque a los muchachitos les falta todavía encontrarse con los Reyes Magos –con el negrito Baltasar al fondo, como designio infalible–, los adultos comienzan a recoger las cenizas, los restos de la piñatas, los alimentos sobrantes que, la verdad, pocas veces se consumen –en vez de donarlos a alguna casa de asistencia–, hasta recuperar a las compañías ineludibles de los últimos años: la impotencia, acaso el rencor y la apatía política que nos debilita, a cada rato, como factura del insuperable, hasta hoy, temor social.
Concedo que no es amable iniciar 2019 con una escala de pesimismo pero, por desgracia, cualquiera otra cosa, estando como está la realidad, sería tanto como caer en el hondo abismo de la demagogia sin redención posible. Y, francamente, prefiero lo primero aunque se me acuse de ser una especie de cuervo maldito contador de las oscuras reseñas sobre las infestadas e infectadas cuevas de la incivilidad y el despropósito políticos. No es que me guste el papel, pero la vocación, a través de poco más de cincuenta años de profesión, me impulsa a arrebatar del rostro de nuestros lectores las vendas de la impudicia y la simulación, las armas preferidas del establishment.
En fin, como viene sucediendo en cada sexenio incluidas sendas alternancias en el poder Ejecutivo federal, nos vemos obligados a iniciar el primer ciclo anual del lópezobradorismo, el de la esperanza que aseguró se sobrepondría a los villanos que rompieron con cuanto de bueno aportaron los héroes de la “bola”.
¿Cuántos en este 2019 están listos a convertir a la política en el modus vivendi más exitoso de cuantos existan en el complejo andamiaje de una comunidad, cada día, más devaluada e inconsistente? Por ello perviven los grandes ladrones, asesinos y capos con pieles de oveja, dentro del territorio oficial sin que podamos actuar contra ellos. Y con ellos las sospechas sobre las muertes de Erika y Rafael Moreno Valle, los caciques de Puebla que llora la ultraderecha.
Es curioso, cada día, más lectores reclaman señalando supuestas omisiones acaso pretendiendo que, en unas cuantas cuartillas, recojamos todas las inmundicias del pasado inmediato… para luego quejarse de la maloliente sensación de la “intolerancia”. Por ejemplo, si señalamos a la aún poderosa “novia de Chucky”, de regreso en su hogar de Polanco en la Ciudad de México, no faltan quienes exigen caballerosidad en una época en la que el clamor por la igualdad es columna vertebral de la convivencia; y otros, enseguida, estiman que no citar a Carlos Romero Deschamps, el hampón petrolero, en tal o cual artículo significa ¡que nos hemos vendido al mejor postor!
La mala fe no alcanza a salpicarnos, desde luego, pero exhibe el tremendo nivel de incongruencia que surge de la ignorancia y el dolor colectivos.

Rencor y esperanza

Rafael Loret de MOLA

Se entusiasman por ellos. En el fondo de cada conciencia, sin embargo, anida la desesperación, la impotencia y la rabia contenida. Si quienes ejercen ahora el poder no lo percatan, peor para ellos. Hay que avisarles: 2019 no será tranquilo ni pueden esperar que la sociedad siga cruzada de brazos ante el pasivo espectáculo de una clase política, que deseamos instalar en el pasado, represora, asesina y profundamente ignorante y desconocedora de la geografía nacional que heredó el nuevo gobierno. No es posible soportar más.

Desde luego no es misión de este columnista estelarizar el papel de aguador de fiestas en esta noche que esperamos tranquila y sin avisos de Apocalipsis como en las respectivas efemérides de 1994, 2006 y 2012. Sin embargo, es necesario reflexionar, una y cien veces si es necesario, cuáles son nuestros deberes primigenios empezando con el bienestar de la familia que no se agota con una buena cena de fin de año; lo trascendente es legarles a quienes nos siguen un México con justicia y libertad. ¿Y cuánto hemos andado en esta dirección? Veamos hacia atrás y resolvamos esta interrogante en lo más profundo de nuestras conciencias. De no hacerlo, el tiempo pasará y nos convertiremos en cenizas.

Nos duele México aun cuando, en familia, tratemos de consolarnos unos a otros, observando los pesebres hogareños que nos guían todavía con la esperanza de la estrella que se posó en Belén como demostración de que la humildad es el mejor ingrediente para ejercer el liderazgo, en este caso el divino, el más alto de todos, sobre las sociedades convulsionadas por el odio y la violencia.

¡Qué baje el telón!

Rafael Loret de MOLA

Al fin, terminamos con 2018. Cada quien puede observar sus saldos personales y algunos hasta se entusiasman por ellos. En el fondo de cada conciencia, sin embargo, anida la desesperación, la impotencia y la rabia contenida. Si quienes ejercen el poder no lo percatan, peor para ellos. Hay que avisarles: 2019 no será tranquilo ni pueden esperar que la sociedad siga cruzada de brazos ante el espectáculo grotesco de una clase política represora, asesina y profundamente ignorante y desconocedora de la geografía nacional. No es posible soportar más.
Desde luego no es misión de este columnista estelarizar el papel de aguador de fiestas en esta noche que esperamos tranquila y sin avisos de Apocalipsis como en las respectivas efemérides de 1994 y 2012. Sin embargo, es necesario reflexionar, una y cien veces si es necesario, cuáles son nuestros deberes primigenios empezando con el bienestar de la familia que no se agota con una buena cena de fin de año; lo trascendente es legarles a quienes nos siguen un México con justicia y libertad. ¿Y cuánto hemos andado en esta dirección? Veamos hacia atrás y resolvamos esta interrogante en lo más profundo de nuestras conciencias. De no hacerlo, el tiempo pasará y nos convertiremos en cenizas sin posibilidad de redención.
Nos duele México aun cuando, en familia, tratemos de consolarnos unos a otros, observando los pesebres hogareños que nos guían todavía con la esperanza de la estrella que se posó en Belén como demostración de que la humildad es el mejor ingrediente para ejercer el liderazgo, en este caso el divino, el más alto de todos, sobre las sociedades convulsionadas
Vivimos entre el odio y la violencia. ¡Ay, si lo entendieran los gobernantes, de ayer y hoy, que nos agobian y afrentan precisamente con la soberbia que es origen de la prepotencia y la ceguera ante las terribles heridas sociales!
Quizá algunos lectores –y lo entiendo– lean estas líneas pareciéndoles fuera de lugar, incluso molestas en una tarde-noche en la que suele brillas la euforia, exaltada por los vinos de marca o el alcohol destilado según sea el nivel de cada quien en una comunidad plagada de desigualdades extremas; pero es necesario recordarlo así como los romanos triunfadores llevaban al pie de su carroza, durante los desfiles con olor a gloria, a un servidor que les decía constantemente al oído: “recuerda que eres humano”. Y comprendían así que la perentoria exaltación terminaría junto al despliegue de sus tropas. Nada más, como no tiene un día más un sexenio ni un año como el que hoy termina.

¿Verdad o mentira?

Rafael Loret de MOLA

Un grito se escuchó en la plaza. Uno que, apenas hace seis meses habría concitado al linchamiento del emisor por su bajeza y el rencor acumulado en una multitud diversa y heterogénea:

–¡peña nieto… te extrañamos!

Quise comprender pero no pude, agobiado por la amnesia de un pueblo que olvida tan pronto como el paso de la guadaña sobre nuestras cabezas, veloz y rotunda la condenada. Me costó trabajo hasta que escuché decir a un gran amigo de esta columna:

–Es normal… el enfado se está revirtiendo.

–¿Cómo? ¿A menos de un mes de la asunción presidencial de López Obrador?

Los tiempos corren muy rápido como la imaginación. Me permití divagar y me vi ubicado, como testigo, en los salones renovados de Los Pinos, sin desnudeces en las paredes ni vacíos consecuencias de la rapiña imparable. Y ahí estaban los dos, enrique y Angélica, agresivos uno con el otro porque ella no quería viajar en el avión presidencial a causa de las frecuentes fallas en las computadoras del equipo. Él insistía en que todo estaba bien enfatizando sobre la comodidad de la aeronave.

El rostro de ella cambió cuando llegó Juan Armando Hinojosa, principal accionista de HIGA, la inmobiliaria y constructora favorita de la casa presidencial, con una noticia espléndida: ya estaba listo el túnel, al estilo de “El Chapo”, para conectar una vivienda de clase media con la espléndida “casa blanca” de Las Lomas, posibilitando así que la mansión pudiera ser habitada sin necesidad de dar explicaciones sobre la existencia ostentosa de sus dueños. Angélica voló como una gaviota a los brazos de Juan Armando y delante de su marido con escaso pudor.

En eso estaban cuando se escuchó un estruendo y se perfiló la figura del demonio con nombre de futuro presidente. Aquello fue terrible; era como el retorno a una insistente pesadilla que había obligado a enrique a contratar a los mejores terapeutas para quitarse de la cabeza cuarenta minutos infernales, a la vera del mismo Luzbel, cuando sobre él llovían los señalamientos terribles sobre la corrupción, la negligencia y el horror de su gobierno al paso de seis años de infinita miseria humana. Con una macana, recuerdo de Ayotzinapa, trató de exorcizar la estancia y salvarse por el momento de la ira del inframundo.

Ya tranquilo se felicitó porque los mexicanos lo extrañaran y hasta le pidieran tomarse “selfies”, la moderna forma de solicitar autógrafos sin gasto inútil de tinta. Sonrió apacible y decidió dormir un rato para soñar con sus residencias intocables desde la de Valle de Bravo hasta la de Malinalco, además de otros departamentitos en el extranjero para no gastar en hoteles en esta era de austeridad.

Belcebú pasó pronto. Todas las amenazas se diluyeron y pudo contemplar, a sus pies, el desierto de México en donde ya no crece una sola flor sin el abono de la corrupción. Mientras, la gaviota se iba a volar por alguno de los sitios más glamurosos del planeta. Una vida feliz.

Es día de los inocentes, qué conste.

Los “accidentes”

Foto: Especial
Rafael Loret de MOLA

La derecha suele acusar a la izquierda de todo lo malo, incluso de cuanto la misma propuso y accionó en los largos doce años de dominio presidencial y a lo largo de su supervivencia en calidad de opositora, rectora o mandante, contrariando el espíritu del Constituyente.

A este columnista le parece rarísimo que, por instrucciones de los Moreno Valle, fallecidos trágicamente hace unos días, pudiera reformarse la Constitución local para posibilitar la rendición de la protesta como gobernador(a) ante el Tribunal Superior de Justicia de la entidad, suplantando funciones del Congreso estatal y como previniendo que éste fuera contrario, mayoritariamente, al de la extinta señora Martha Erika Alonso Hidalgo. Algo así sólo puede entenderse como una condición previamente establecida para dejar correr las elecciones de presidente y diputados, guardándose la gubernatura para el falsamente “democrático” panismo. Por aquí deberían comenzar las líneas de investigación sobre los presuntos crímenes de la Nochebuena que fue tarde-negra.

No olvidemos el consumado fraude electoral en Puebla, avalado en última instancia por un evidente contubernio de cuatro magistrados, incluyendo a la presidenta Janine Otálora, cuyo cinismo fue el peor, del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal cuyas resoluciones son “inatacables” aun cuando sean absurdas y grotescamente tendenciosas como acreditaron los tres magistrados restantes. Precisamente en este punto se originan ahora las sospechas que se cruzan uno y otro bandos en medio de una batahola de rumores que incluyen hasta la huida pactada del matrimonio intocable, tanto que fue capaz el cacique de imponer a su bisoña señora como gobernadora.

Ahora es el PAN el que grita ¡justicia!; y lo hace vindicando las amenazas nazis, tal es la ultra derecha encabezada por Luis Banck, quien leyó un breve responso cargado con el veneno de la sospecha dirigido al gobierno federal y al presidente de la República, en concreto, quien aceptó el veredicto del TEPJF pero lo calificó como “antidemocrático” y “desastroso”, extendiendo con ello la crisis política poblana que, supuestamente, podría haberse encaminado a una solución tres días antes de la muerte de la gobernadora, el viernes 21 de diciembre. Como nadie dijo nada entonces las alas negras de la sospecha se extienden.

Pero hay tantas otras posibilidades que se haría interminable enumerarlas. Una aeronave que volaba a 30 kilómetros por hora, blanco vulnerable sin duda; la dispersión de los cuerpos de las víctimas y del fuselaje del helicóptero “de última generación” y con muy escasas horas de servicio; las dudas acerca de quienes habrían de recibir a la pareja de gobernantes, frutos del nepotismo y la imposición; la celeridad para identificarlos cuando se trataba de siluetas carbonizadas y supuestamente alejadas unas de otras; y, sobre todo, la cantidad de intereses superlativos que pudieron entrar en escena, desde la presidencia hasta los grupos del crimen organizado, narcos y huachicoleros por ejemplo.

Si en algo se caracteriza el PAN es de no acertar JAMÁS, ni cuando fue gobierno entre 2000 y 2012, a resolver los misterios que rodean a los supuestos “accidentes” de algunos de sus connotados dirigentes: Ramón Martín Huerta, Juan Camilo Mouriño, Francisco Blake Mora y, más atrás, Manuel Couthier del Rincón. Ahora exigen, medio agazapados y con fines políticamente vergonzosos, que se proceda a investigar con rapidez mientras acusan a López Obrador.

Tregua terminada

Rafael Loret de MOLA

Cada año es lo mismo. Algunos me preguntan por qué me duelen tanto las ausencias y no me aferro a las presencias en estos días de Navidad; suele suceder, en mi caso, que las primeras son más cada año y las segundas suelen regatear sus afectos o concentrarse en otras mesas más espléndidas de las que puedo brindarles. En estos vaivenes de mi profesión nunca sé, a ciencia cierta, si cenaré pavo –ayer no lo hice–, o me acerco, a pasos agigantados, al estatus de los sabrosos nopalitos que llenan de alegría a millones de mexicanos para quienes el calor de la familia es más importante que cualquiera otra cosa.
En política, en cambio, apenas hay tregua. El presidente de la República, acaso siguiendo con más énfasis el estilo echeverriano, no suele dejar un solo día sin intentar ganar las ocho columnas cotidianas incluso al célebre ícono rojo de la Coca-Cola, el entrañable Santa Claus en quien dejé de creer hace tantos años que no me acuerdo. Lo mismo debe sucederle al mandatario cuyas ofertas desfilan, cada veinticuatro horas, por los salones del Palacio Nacional en donde, claro, intenta provocar alguna nota espectacular para acreditar que nadie, a través de tantos años, ha trabajado más. No a los sesenta y cinco años, desde luego.
Se acerca el tiempo de los propósitos para 2019 y López Obrador ha divulgado tantos como si presagiara algún corte de camino indeseable. No es para tanto, creemos. Sin embargo creemos en firme que una presidencia democrática se condolida con la capacidad de la dirigencia para saber rectificar aunque sea de manera tardía; ya lo hizo el mandatario respecto a las prerrogativas económicas de las universidades –en la Ciudad de México y en Hidalgo, cuando menos–, y parece que su esposa le ha puesto a pensar sobre los tiempos perdidos en los aeropuertos –con la inquietud de quienes se lo encuentran en sus vuelos–, y acerca de su seguridad tan expuesta por sus constantes baños de pueblo que son como él mejores a las nutrientes alimentarias –le gustan mucho las hamburguesas McDonalds, como a mí, y también el pavo de monte ya tan escaso pero exquisito–.
Por lo demás las cosas se mantienen iguales. En la Cámara de Diputados hace apenas una semana ocurrió un auténtico zafarrancho al estilo de la era radical de la izquierda tras el descarado fraude electoral de 2006. ¿El motivo? La aprobación forzada de la Ley de Ingresos para 2019 con el enfoque del mayor cinismo conocido: los autores de los gasolinazos, los gremios del PRI y el PAN, se insubordinaron porque exigían bajar los precios de los combustibles que sus gobiernos, específicamente los del alcohólico calderón y el ladrón-asesino peña, instalaron a la par con la reforma energética, ya en los tiempos del segundo citado, como la mayor falacia recordada por este columnista.
Y, mientras, la Suprema Corte de Justicia, desde donde partió la idea de reducir sus estipendios sin señalar fecha ni cuantía, recibió cuatro mil setenta millones de pesos sólo en prestaciones durante el año por terminar a Dios gracias. La misma insolente marranada de otros años con un nuevo gobierno que pretende, con razón, dar una vuelta de tuerca.
Como dice el dicho: en México no pasa nada y todo sigue aparentemente igual.

Cuento de Navidad

FOTO: VICTORIA VALTIERRA /CUARTOSCURO.COM
Rafael Loret de MOLA

Soñé, todavía es posible, con una Navidad blanca. No la artificial que impone a una parte del zócalo el hielo para el disfrute de los patinadores –escasos si los comparamos al total de una población cuya cultura no incluye las llamadas festividades del invierno estadounidense–, y regocijo de los curiosos que, a falta de poder adquisitivo, se animan observando en silencio sólo roto cuando alguien de los activos sucumbe irremisiblemente ante la ausencia de equilibrio. Las risotadas son enormes y no pocos manifiestan su sorpresa ante un paisaje que, desde luego, no nos pertenece y es tan ajeno como el de los pingüinos al sur del continente; aún con algunas reproducciones en los zoológicos las muestras nos siguen pareciendo exóticas y lejanas.

La Navidad blanca con la cual entré al paraíso de la irrealidad –o la fantasía, si no creemos en la sentencia de que cuanto pensamos adormecidos, en la oscuridad de la noche, encuadran en las premoniciones–, no tiene que ver con la nieve, tan poco frecuente como los actos de justicia en el centro de la República y sólo presente en algunos sitios del norte, sino con la urgencia de frenar la barbarie, dejar de observar a sujetos patibularios andando al lado nuestro y convencidos que portar una cadena de oro les hace tan superiores como para abrirles el paso en las estrechas banquetas o en los pasos peatonales artificiales en donde las obras públicas huelen a complicidades y corrupción.

Hace unos días, por cierto, uno de los trabajadores contratados para modificar las avenidas de Polanco, acaso uno de los sitios de la capital en donde menos falta hacía esta millonaria inversión, me abordó con voz muy suave, como si quisiera hablar en silencio lo que, naturalmente, es imposible y me susurró:

–Oiga… fíjese que nos encontramos una pulsera de oro cuando escarbábamos; ¿quiere verla?

La vi, por curiosidad. Y aunque parecía una artesanía azteca propia de un museo recordé que esta sección de la inmensa ciudad de México era un islote alejado de la Gran Tenochtitlan por lo cual era poco probable desenterrar piezas prehispánicas; acaso, dicho con el mayor respeto, podrían encontrarse algunas Menorah, el tridente del pueblo israelí utilizado para las grandes celebraciones, considerando que esta colonia defeña fue, durante muchos años, casi exclusivo de la comunidad judaica. Por cierto, no faltan lugares en donde pueda apreciarse este símbolo, incluso en centros comerciales como Antara muy cerca de lo que se denomina ya “ciudad Slim”, el segundo gran espejismo de la urbe magna en paralelo con Santa Fe.

Radicalismos

FOTO: CUARTOSCURO.COM
Rafael Loret de MOLA

No quiero pensar que sean los dirigentes partidistas cuantos alientan los radicalismos viciados y los constantes arrebatos contra la libertad de expresión para intentar silenciar a las voces disidentes e incluso a los miembros de otros poderes de la Unión a guarecerse de las tempestades sobre todo el meteoro que nos está cayendo sobre la cabeza tras el tsunami lópezobradorista del primero de julio.

Nadie duda –sería una insondable estupidez– la legitimidad democrática del presidente de las funciones aunque algunas de sus decisiones despierten el debate y animen a los desacatos con tal de ganar adherentes como en el caso del asturiano Paco Ignacio Taibol II motivo de querellas parlamentarias pasadas de tono; nunca un funcionario de tan escaso nivel había generado huracanes tan perniciosos y devastadores para el intelecto ni exhibido la ligereza de los juicios viscerales y hasta xenófobos de los miembros de sendas Cámaras; y, sin embargo, ahora las pieles están demasiado sensibles.

Uno de los episodios recientes más preocupantes se dio el pasado jueves 13 –el número del mal adagio–, cuando el presidente López Obrador asistió al último informe del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia, Luis María Aguilar Morales, quien en su mensaje final dictó una academia sobre la división de poderes y la autonomía entre éstos, casi de primer año, como una suerte de réplica al titular del Ejecutivo y a los legisladores empeñados, justamente, en el linchamiento de los togados por sus escandalosos emolumentos jamás justificados.

El sordo alegato para sostener la postura de los altos funcionario del poder judicial estriba en que así se diluyen las posibilidades de la corrupción –lo que no es cierto en la praxis–, y se blinda a quienes ejercen la justicia por las posibles reacciones de los afectados de alto nivel, por ejemplo los “capos” mayores, dispuestos a vengarse como parte de sus desviadas reglas amorales.

Hasta el momento, por fortuna, son pocos los casos de algunos jueces de distrito acosados por este sector, por cierto, y no se conoce de ningún ministro de la Corte azuzado, secuestrado o ultimado mientras tan sólo en los últimos veintiún meses han sido asesinados veintiún colegas periodistas. La diferencia es atroz.

En fin, los radicales se asomaron a las puertas del Palacio Nacional y hasta las de la Suprema Corte, sin vallas metálicas y con escasos cuatro policías militares para cuidar el trayecto a pie del Primer Magistrado quien fue atropellado por la multitud que no le dejaba ni andar mientras éste había esfuerzos para saludar aun cuando los “baños de pueblo” le sientan bien, mucho más que las medicinas diarias que toma para controlar sus cardiopatías desde diciembre de 2013, cuando sufrió un severo infarto que, literalmente, lo dejó yaciente durante algunos segundos en la mesa de operaciones.

Lo peor vino después cuando esa misma multitud banalizó la salida de algunos funcionarios del poder judicial, entre ellos Jorge Camargo director de Comunicación Social del Consejo de la Judicatura, cuyo vehículo fue interceptado por la fanaticada, la misma que se arremolinó al paso del presidente de la República, y severamente abollado, incluso con un cristal roto. Parecían tan bien organizados que nadie duda de la procedencia de los autores intelectuales en pleno desajuste de opiniones entre los tres poderes de la Unión.

Los frentes callejeros no son los cauces de la democracia sino los de la anarquía, entendida ésta como el extremismo de quienes detestan cualquier forma de gobierno en pro de una utópica libertad. No es esto por lo que votamos el primero de julio.

Gabinete empantanado

Rafael Loret de MOLA

Veinte días, menos de tres semanas, bastan para hacer un primer análisis del amorfo gabinete presidencial –no hablemos del ampliado por ahora para no desviarnos demasiado en los titulares arcaicos–, encuadrado en un sinfín de contradicciones que revelan, más allá de todas las dudas y defensas oficiosas, las constantes indecisiones y/o contradicciones del presidente de la República capaz de dar tres versiones distintas sobre un mismo tema cada día.

En fin, ya se ha visto el peso de la supuesta “lealtad” de Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación y jefa del gabinete de facto –el término no existe pero, hasta ahora, aplica–, quien prefirió renunciar a su sueldo como funcionaria en curso que a su pensión vitalicia, cercana a los 260 mil pesos mensuales, con tal de evitarse una confrontación con sus antiguos compañeros de la Suprema Corte de Justicia a quienes, según se evidencia, guarda más fidelidad que a su jefe en curso: el primer mandatario.

Doña Olga, por muy virtuosa que aparezca en cuanto a sus academias y cargos en el poder judicial, no es muy política ni tiene interés en serlo; por ello, naturalmente, sus subsecretarios, entre ellos Alejandro Encinas, hacen la tarea comunicándose directamente con el depositario –no dueño– del Ejecutivo.

Otro funcionario que sufre lo suyo es el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, para tratar de enderezar los entuertos creados por las inconsistencias sobre el “cancelado” aeropuerto de Texcoco y la creación de bonos para comprar los contratos millonarios establecidos de antemano que suman más, mucho más que el supuesto ahorro de cien mil millones de dólares de acuerdo a las estimaciones presidenciales un tanto fuera de la realidad… como en el caso del célebre avión “José María Morelos” puesto a la venta antes de enterarse el ofertante que era sólo arrendado como los automóviles dados en comodato a los altos funcionarios de las grandes y prósperas, siempre, empresas privadas; para ellas no hay colores partidistas.

Urzúa se encuentra en el dilema de ajustar cuentas dispares, presiones externas de gran calado, propuestas con grado de inmediatez y rezagos hijos de las malas administraciones precedentes pretensas al perdón presidencial no concedido por la inmensa mayoría de los mexicanos; aunque ya algunos, decepcionados, comienzan a revertir su rencor por el pasado en añoranza absurda y poco sustentada ante la incertidumbre creada por los funcionarios de López Obrador.

Y por el estilo se encuentran el responsable de Comunicaciones, Javier Jiménez Espiriú, y el de Turismo, Miguel Torruco Marqués, quienes ya tuvieron diferencias sobre el uso potencial del pretendido aeropuerto de Santa Lucía que proveerá de dos pistas más a la Ciudad de México la única urbe del mundo capaz de dejar a medias una obra gigantesca, la de Texcoco, por la infecta corrupción galopante ahora trasladada a la otrora base militar.

¿Rezamos?

FOTO: ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COM
Rafael Loret de MOLA

Hasta los cardenales, como el muy cuestionado Norberto Rivera Carrera, ya en el retiro, y su sucesor Carlos Aguiar Retes, solicitan la intervención de la Divinidad, en el caso de México el toque milagroso de la Virgen de Guadalupe, para aplacar las iras que salen de la conciencia de Donald “el pato” Trump MacLeod. Así avizoran las cosas hasta quienes interponen un supuesto halo de santidad entre ellos y sus interlocutores. Claro, una cosa es Dios y otros los siervos desbalagados; y dudo que sólo con oraciones, como las que he pedido, sea posible atajar el efecto de un mandato eclipsado por la intervención rusa.

Dijéramos que estamos en una posición paralela a la era de Porfirio Díaz, enterrado en Montparnasse en París, porque sencillamente su juicio histórico es indefendible desde su caída hasta la resurrección de la derecha encanada en los gobiernos de fox y calderón, más su agregado bajo la férula de peña. Sin revisión histórica alguna, la derecha en el poder festejó, a lo grande, el “centenario” de la victoria de la Insurgencia –que se dio en 1821– y el inicio de la Revolución –que debe anotarse en 1910–.

Así las cosas, quienes condenaron los efectos de la posrevolución, y los condenan, dejaron su bozal a un lado y se dieron a proclamar heroicidades en donde sólo hubo ambiciones –como en el caso del execrable Iturbide–, y poco les faltó para colocar el apellido Santa Anna con letras de oro en la Cámara de Diputados y hasta agregar el del “Chacal” Huerta. Los antihéroes, cuando regresan, pinta de cuerpo entero a sus adoradores, esto es como si Luzbel recogiera sus alas encendidas por el fuego eterno. ¡Ay, si no hay infierno qué equivocados estamos quienes señalamos a los corruptos sin castigo! Nos pudriremos al lado de quienes vivieron robándonos y gozaron de la vida mientras nosotros la sufríamos. Sólo polvo en amalgama pero diferenciados los restos de unos y otros por la buena o mala existencia, entre la miseria extrema y el bienestar como hijo primigenio de la corrupción.

Para los creyentes siempre habrá una justicia superior, divina, que suplirá a la impunidad, las mafias judiciales y los malos gobiernos protectores de sus cómplices, como los ladrones Duarte –el de Veracruz y el de Chihuahua–, Borge, Yunes, Murat, Moreira… y demás clanes repulsivos. ¿Qué Humberto pretendió ser diputado por Coahuila? Habría que revisar sus antecedentes penales si hubiera la menor lógica política –no los del complaciente gobierno español, sino las denuncias que sobre él penden en Estados Unidos–, para entender que si los coahuilenses no se arman de verdad y de honor estarán facilitando la intervención estadounidense de la mano de un febril belicista sentado en la oficina oval… en donde los atributos varoniles surgen del poder de las armas nucleares y no son seña personal.

Deformaciones

Rafael Loret de MOLA

Las deformaciones de la clase política comienzan cuando se nombran soberanas las entidades federales, que no lo son porque reconocen a un poder superior y se someten a la Constitución General de la República sobre sus propias leyes regionales, y al estimarse que existe una verdadera autonomía entre los poderes de la Unión conformando el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial el gobierno de la República; de allí se estima, erróneamente, que es el primero el superior cundo, en realidad y de acuerdo a sus respectivas funciones, es el Congreso el predominante porque allí se concentran, o deberían concentrarse, los representantes directos de la soberanía popular. Tal es la tesis, no la praxis.

El razonamiento es muy simple: el Legislativo tiene facultades para revocar el mandato de un presidente por casos “graves” o de traición a la patria pero el mandatario no cuenta con instrumentos legales, salvo los del autoritarismo fuera de los considerandos jurídicos, para desaparecer a una Legislatura por resultarle incómoda.

De la misma manera, aunque el Ejecutivo propone, son los legisladores quienes aprueban o no las designaciones de los más altos ministros y magistrados de la Suprema Corte de Justicia y de los tribunales de relevancia electoral, por ejemplo, e incluso tienen funciones de sobra para acotar a quienes caen en posiciones antidemocráticas o contrarias a los intereses del colectivo removiendo el marco jurídico en busca de una dinámica de futuro más cercana a la sociedad que mantiene la soberanía popular. Por su lado, el Judicial nada puede hacer en contra del Congreso de la Unión.

De allí mi insistencia en considerar como el poder supremo de la nación al Legislativo; sin embargo, por desgracia, los diputados y senadores, sobre todo los de las fracciones mayoritarias y correligionarias del presidente en turno, suelen bajar la cabeza ante su “líder” sin saber que con ello, lamentablemente, se traicionan a ellos mismos para tratar de subir escalones en sus respectivas carreras políticas. El vicio tremendo, obtuso, se ha convertido con el tiempo en un hecho aceptado e incontrovertible.

Lo anterior cobra importancia al calor de los acontecimientos recientes: la casi revuelta de ministros y magistrados por la cuestión de los estipendios muy superiores a los del presidente; y la torpe, maniquea, antidemocrática y vil resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal revalidando los comicios para gobernador de Puebla y colocando a esta entidad en una suerte de aislamiento, contrariando las pruebas evidentes del fraude hasta videofilmadas, del resto de la República donde comienza a respirarse un aire más democrático.

Es evidente que la Suprema Corte debiera ser la última instancia para tratar los delitos electorales y no el Tribunal de marras al que blinda la condición de “inatacable” como si se tratara de la infalibilidad del Papa bajo los siete cerrojos de los Cónclaves y la doctrina.

Éste sí sería un reclamo digno, sólido, contra la tendencia a fortificar más al primer mandatario con un Congreso, por desgracia, bastante sumiso por la mayoría absoluta en manos de Morena y los connatos de chantaje que parecen cerillos ante la hoguera presidencial encendida.

Traspiés

Rafael Loret de MOLA

El presidente de la República no es TODO el gobierno, ni siquiera el único responsable del Ejecutivo federal cuyas facultades están señaladas en el Capítulo III de la Carta Magna y cernido a éstas sin derivaciones ni declinaciones de ningún género; a diferencia de los ciudadanos, que cuentan con libertad para actuar salvo en aquello que les está señalado en la ley, el primer mandatario y en general cualquier funcionario deben atenerse sólo a cumplir aquello que está específicamente concedido en el documento toral de nuestra vida republicana. En este sentido, claro, el presidente no puede “brincarse” sus límites para replicar las críticas bajo el sustento de ejercer su propia libertad de expresión pues no tiene base constitucional para ello como consecuencia de su elevada función dirigid a los mexicanos, sin excepción ni estigmatizaciones; como mexicano sí cuenta con esta posibilidad sólo si deja la jerarquía que ostenta y se suma a la soberanía popular, superior a cualquiera de los poderes de la Unión. Sé que esta controversia molestará profundamente a los incondicionales del icono de la izquierda pero jurídicamente es irrefutable. De la misma manera, el presidente López Obrador, exactamente una semana después de ser proclamado como tal con la rito de la protesta y la colocación de la banda tricolor –ya con los colores republicanos y no modificados por la derecha insolente con inclusión del priismo–, al ser notificado sobre la validación del fraude electoral en Puebla, en los comicios para gobernador porque en los demás arrasó Morena y no el PAN en decadencia, se limitó a decir que acataba la decisión aunque la consideraba “equivocada y antidemocrática”. Esto no es aceptable, bajo ningún razonamiento, porque atentar contra la democracia y equivocarse bajo influencia de terceros, en este caso el execrable senador Rafael Moreno Valle cuya consorte hereda el cargo de gobernador como cajita de resonancias, es sencillamente atentar contra los sustentos básicos de la República y, más aún, de la llamada “cuarta transformación”. En el caso anterior debe actuarse con rigor, por iniciativa presidencial o la de algún legislador, para modificarse el marco jurídico, llamar a cuenta a los magistrados contaminados, estructurar y aprobar a un nuevo modelo de control y finiquitar la condición de “inatacables” para las actuaciones del mismo. Tal sería el procedimiento, a menos de que debajo de la mesa haya acuerdos inconfesables. Por último, me indispone que quien declaró “inimaginable” el grado de corrupción registrado en Baja California, opte por solicitar a su gobernador sumarse al cambio y no iniciar el procedimiento para la declaración de desaparición de poderes de la entidad cumpliendo así la perspectiva analizada ya sobre la asfixiante inmoralidad de las fuentes del poder estatal. Hay muchos otros asuntos –Oaxaca, Veracruz, Nayarit–, de los que habremos de hablar aunque me tilden de impaciente o incluso de estar supeditado a otras fuentes. Cuando las riendas del poder están en manos del legítimo presidente, sus aduladores son los oficialistas y chayoteros, según el argot, y no cuantos hacemos labor de contrapeso.

Cuento con nieve

Rafael Loret de MOLA

Las Navidades serán felices en Moscú. Allí, los cánticos auspiciados por la Iglesia Ortodoxa –la menos evolucionista aunque Roma está dispuesta a imponerse en este renglón–, suenan fuerte al ritmo de los bailes estridentes, en todas sus modalidades y de acuerdo a cada región de las estepas, motivados por el vodka claro y la exaltación de Baco al igual que en los pueblos del occidente. Son ellos quienes, al fin, tras el finiquito de la Guerra Fría, digamos en 1989 cuando cayó el Muro de Berlín y la perestroika de Gorbachov, acaso ideada desde Washington, van recuperando espacios hasta situarse en el más alto nivel, como en el pasado, en un contexto minado por el espionaje, la cooptación de figuras relevantes y la expansión de las bandas criminales, la mafia sobre todo, hacia casi todo el orbe.

Si la Guerra Fría la ganó Estados Unidos, en apariencia, con los sucesos descritos y la pulverización de la Unión Soviética, en el mundo contemporáneo, sin duda, se reaniman las doctrinas del Tercer Reich unidas al modelo socialista que muchos creyeron vencido y sólo sobreviviente en la Cuba del extinto Fidel Castro Ruz. No es así, porque suele ocurrir que los sistemas –salvo el de México– se transforman y van adaptándose al devenir de los pueblos sea para amancebarlos o guiarlos hacia un destino sólidamente controlado. De allí el éxito del gobierno de Rusia luego de la extirpación de gran parte de su territorio dando paso a una decena de nuevas naciones con el origen común del sufrimiento.

Habrá nieve en esta Navidad. Frío en las almas e incertidumbre hasta en la naturaleza porque la gran potencia del norte, desde hace casi dos años, habrá de alejarse de los proyectos anticontaminantes, apenas esbozados por el maniatado Barack Obama cuyo futuro no es tan halagüeño como el de las mafias Bush y Clinton sobreprotegidas por los consorcios financieros… a los que pertenece, de lleno, el señor Trump, como miembro y no mero aliado en el poder; una diferencia, en verdad, sustantiva y altamente peligrosa.

En fin, antes de los festejos de Navidad, se coloca al dirigente ruso, Vladimir Putin –cuyo apellido enciende risas entre quienes no conocen los trasfondos y en aquellos dispuestos a reducir al ridículo a cualquiera por el mínimo detalle–, como el hombre más poderoso del mundo… y es el sexto año consecutivo en el que se reconoce tal liderazgo. No es cualquier cosa. Desde luego, desde la Plaza Roja de Moscú, desde donde brilla la Catedral de San Basilio con sus cúpulas redondas y doradas, se observa al mundo de otra manera, acaso desde el filtro de una política que incluso resiste la mayor secesión de la historia… sin afectar a la “madre” Rusia, ya sin zares pero con presidentes cuya firmeza y decisión desplazan a los demás líderes del mundo.

Ni quien se acuerde de la nonagenaria Reina Isabel II, de Gran Bretaña, otrora jefa del “imperio” que tanto exaltaban sus súbditos hasta llegar a los desprendimientos, como el de la India, que mostraron la atrocidad de los ingleses engreídos y matones cuyas razones jamás fueron justificadas; Gandhi las deshizo con un taparrabo hilado con sus propias manos.

Indefensión

Rafael Loret de MOLA

De acuerdo a los legisladores, falsamente demócratas e hipócritamente “defensores” de la (su) libertad, cualquier crítica, siendo cierta y probada, puede ser motivo de sanción si se consideran que daña la reputación de la persona, política o no, a quien va dirigida. Esto es, la suspensión total de la libre expresión porque cualquier descendiente de Santa Anna o Victoriano Huerta puede alegar lo conducente, en defensa del honor familiar, para perseguir igualmente a los historiadores que se empeñen en ensuciar (más) el ajado rostro de los antihéroes.

Así se prepara, por desgracia, la cuarta transformación, a golpes de silencio impuesto y amenazas militares bajo el cobijo de una ley de seguridad interior incluso cuestionada por la ONU y la Comisión Internacional de los Derechos Humanos. Pero, lo sabemos ya, en este país nada importa que sea contrario a los intereses del bandidaje oficial y sus aliados en el crimen organizado, desde los “capos” en fase de amnistía, hasta los secuestradores y subversivos escondidos detrás de las carteras ministeriales, los escaños, las curules y los plenos de magistrados y ministros de la Corte. Todo alrededor destila complicidad.

Así que nos impondrán una mordaza… si nos dejamos. Es el momento justo para señalar a quienes, senadores y diputados, de ambos sexos o bisexuales o de otras preferencias, intentan coartar la libertad para protegerse las espaldas y así, por desgracia, intentar repeler la voluntad general para manejarla después al antojo de una clase política en franca putrefacción. Nada como la persecución al periodismo para demostrar la ausencia de democracia y el auge del autoritarismo que, junto a la ley de marras, nos acerca, sin remedio, a una tiranía militar y no precisamente a la “dictadura casi perfecta” de la que habló Mario Vargas Llosa logrando casi sacar de sus casillas a Octavio Paz, el gran literato que no llegó al final con la misma dignidad de sus años de madurez, quien además, en aquella misma ocasión, defendió la institucionalidad porque vivía en una residencia facilitada por el gobierno luego del incendio de la propia.

Sin crítica no hay periodismo y sin éste no existe contrapeso real para los abusos del poder ni democracia que pueda legitimarse.

Los coros de la ignominia suenan a todo volumen.

¡Justicia!

Rafael Loret de MOLA

EN EL CANTO AL OPTIMISMO DEL PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR, FUE NOTORIO QUE SOSLAYÓ HABLAR del narcotráfico como el flagelo mayor que abarca las tres cuartas partes de la violencia en nuestro país, pero sí hizo referencia a la necesidad de ponen un “punto final” para dejar atrás al pasado y comenzar a construir la cuarta transformación a la que muchos nos unimos con entusiasmo. ¡Cómo no hacerlo si clamo por un cambio de sistema desde hace años!

Pese a lo anterior, el punto final no debe caer en los lindes de la impunidad so pretexto de que sería alto el costo económico de la “persecución” –no lo es cuando se trata de encontrar y condenar a los delincuentes como se hizo dos veces con El Chapo bajo el dominio del peñismo tramposo–, y que no habría cárceles suficientes para los siniestros aunque apuntó que debería, en todo caso, comenzarse “por los de arriba”.

Y es que la confianzas hacia las instituciones no puede ganarse si los ladrones y asesinos del pasado inmediato, con basamentos de impunidad, disfrutan de la vida y de sus fortuna mal habidas en la cara de los mexicanos. En cualquier lugar donde se asienten el señor peña y sus secuaces habrá de enrarecerse el ámbito con las miasmas de la corrupción descarada. ¿No hay prisiones? Pues que se construyan sin túneles semi-habilitados por los peores para ridiculizar al gobierno en su conjunto.

Una administración que se declara incapaz de perseguir a la corrupción del pasado porque carece de celdas de seguridad, renuncia a la fuerza del Estado y a la capacidad de gobernar sin miedo y sin ataduras ni acuerdos en la parte oscura de su estructura; y no hay ni habrá jamás forma de corrupción mayor a ésta. México requiere JUSTICIA, no justificaciones..

Amanecer optimista

Rafael Loret de MOLA

AMANECIMOS Y NO HABÍA BARRICADAS ALREDEDOR DE LOS PINOS NI SE VENDÍAN DROGAS EN LAS SECUNDARIAS

–incluso también en algunas primarias–, y la policía era la institución más respetada por la ciudadanía. No había evasores fiscales porque, claro, la ciudadanía confiaba plenamente en la buena administración y destino de sus impuestos más allá de las mareas intermitentes de la política. No había incluso de habilitar, en la Carta Superior, el término corrupción como el ponzoñoso virus que destruye y carcome por dentro al sistema político mexicano. Ya ni siquiera se discutía sobre la autenticidad del indio Juan Diego, cuyas visiones de la Guadalupana fueron puntos de identidad para la naciente nación mexicana, y nadie hacía del fervor popular arma proselitista para intentar conservar el poder. ¿Se acuerdan de los fox?

Era un día despejado, sin turbulencias en el paisaje y sin agobios por la inminencia de los huracanes financieros críticos. Vivíamos bien, tan estupendamente, que el Metro ya no era materia de demagógico subsidio porque, sencillamente, el poder adquisitivo general lo posibilitaba. (En Madrid, por ejemplo, se presume tener el Metro más económico del mundo; cada viaje cuesta un euro y medio, algo así como veintisiete pesos. ¿Sabrán que allende el mar existe un país, México, donde sólo se cobra cinco pesos por el servicio y aun así no alcanza para cubrir los satisfactores básicos y un entorno, más o menos, digno y saludable?).

Pero este día, en fin. Todos contaban con empleo digno lo que hacía innecesaria las manifestaciones. No cobraban los Ministros casi $600 mil ni los legisladores viajaban más que como lo hacía Julio Verne. (Apunte el dato el señor enrique peña nieto, para tomarlo en cuenta en futuras interpretaciones maliciosas destinadas a provocarle resbalones).

Perseguidos y perdonados

CIUDAD DE MÉXICO, 03SEPTIEMBRE2018.- Enrique Peña Nieto, presidente de México, rindió su último informe de Gobierno, en Palacio Nacional. FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM
Rafael Loret de MOLA

NO ES EXPLICABLE, AUNQUE SEA EVIDENTE, LA RAZÓN POR LA CUAL ALGUNOS EX MANDATARIOS SON PERSEGUIDOS judicialmente y otros, en cambio, gozan del favor de la impunidad con la inocua aplicación de la medicina del tiempo, es decir, bajo control de la amnesia colectiva tan productiva para los sinvergüenzas que forman la escoria oficial. Pese a ello, no hemos sido capaces, los mexicanos en su conjunto, de hacer valer el peso de la soberanía popular ante la pequeña elite que nos asfixia desde las alturas del sistema.

Hace unos meses, dialogando con un grupo de amigos con enorme experiencia en las cuestiones de la vida institucional –era yo el único disidente–, uno de ellos habló con fervor sobre la dureza de nuestro establishment que rebasa la fuerza presidencial y a la partidocracia para envolvernos guiado por quien sabe cuántas manos aviesas. Y decía, claro, que tal estructura acabaría imponiéndose a la hora de los comicios del 1 de julio. Un error de antología. Entonces me negué a refrendar tal tesis porque consideré que, en cualquier caso, incluyendo las oposiciones, todos los precandidatos eran hijos del sistema, incluyendo a Andrés. Tuve razón y Andrés ya es el presidente de la República como pronostiqué entonces.

Se hace evidente, en esta hora, que Morena es el referente pero no absoluto; no puede, por sí solo este partido reformar la Constitución ni asegurar una próxima “moral” como dicen porque para ello se requiere de la aprobación de dos tercios de sendas Cámaras y de, cuando menos, diecisiete Congresos estatales –la mitad más uno–

Perseguidos y perdonados

Rafael Loret de MOLA

NO ES EXPLICABLE, AUNQUE SEA EVIDENTE, LA RAZÓN POR LA CUAL ALGUNOS EX MANDATARIOS SON PERSEGUIDOS judicialmente y otros, en cambio, gozan del favor de la impunidad con la inocua aplicación de la medicina del tiempo, es decir bajo control de la amnesia colectiva tan productiva para los sinvergüenzas que forman la escoria oficial. Pese a ello, no hemos sido capaces, los mexicanos en su conjunto, de hacer valer el peso de la soberanía popular ante la pequeña elite que nos asfixia desde las alturas del sistema.

Hace unos meses, dialogando con un apretado grupo de amigos con enorme experiencia en las cuestiones de la vida institucional –era yo el único disidente–, uno de ellos, quien por cierto pasó una temporada en la prisión cuando cayó en desgracia para luego levantarse sin perder su condición de priista, habló con fervor sobre la dureza de nuestro peculiar establishment que rebasa la fuerza presidencial y a la partidocracia para envolvernos guiado por quien sabe cuántas manos aviesas. Y decía, claro, que tal estructura acabaría imponiéndose a la hora de los comicios del 1 de julio. Un error de antología.

Entonces me negué a refrendar tal tesis porque consideré que, en cualquier caso, incluyendo las oposiciones, todos los precandidatos eran hijos del sistema, incluyendo a Andrés quien tanto habla de la mafia del poder pero pocas veces analiza lo que significa la estructura férrea que la sostiene. Tuve razón y Andrés ya es el presidente de la República como pronostiqué entonces.

Volver a la política

Rafael Loret de MOLA

Aseguran los economistas que jalan las carretas de las empresas “intocables”, hasta ahora, una perspectiva poca sana para los próximos meses y adjudican a las acciones de la nueva administración federal, durante el largo periodo de transición en específico, las inconsistencias en la Bolsa Mexicana de Valores, a la baja, y los vaivenes cotidianos en la depreciación del peso ante el dólar. Ni la ridícula presea entregada al yerno de Trump en el último día de gobierno del execrable señor peña redujo las tensiones; al contrario, al parecer desató más bien las ambiciones del poderoso vecino del norte.

Por cierto, fue curioso que quienes más han descalificado al señor peña, primero Trump y después Justin Trudeau quien dijo que el gobierno mexicano se afana “a propósito” por empobrecer a sus ciudadanos, accedieran a reunirse con el ex mandatario mexicano para atestiguar la firma del nuevo tratado, llamado TMEC en un arranque de imaginación, en Buenos Aires de donde salió el representante oficioso de nuestro país por piernas con tal de llegar a la capital de nuestro país justo para entregar la comandancia suprema de las fuerzas armadas al presidente López Obrador.

Lo demás es historia pero no es sencilla de digerir; todo lo contrario. Pese a las tantas sonrisas y abrazos del nuevo mandatario no puede ocultarse el rencor engendrado por los años de miseria política, de desencuentros inútiles y radicalismos partidistas –la partidocracia–, que impiden desde 1997, cuando el PRI perdió la mayoría en la Cámara de Diputados, una puesta de acuerdo seria y razonable para las grandes decisiones muchas de ellas empantanadas. El desgarre del Legislativo frente a los titulares del Ejecutivo soberbios y empeñosos en defender fueros que no tiene ha sido, por decir lo menos, desastroso.

Por desgracia los signos no cambiaron el pasado 1 de diciembre en donde el chantaje se convirtió en intolerancia ante el presidente con mayor legitimidad democrática desde la institucionalización de la Revolución en 1910. Esto es, la cuestión del fuero que enfrentó a Morena con todas las oposiciones puede ser el espejo de una correlación entre los poderes de la Unión inoculada por el mismo virus del radicalismo mortal.

Y todo como consecuencia de una demagogia superlativa: insistir en la supresión del fuero constitucional a cambio de inventarse la figura de la “inmunidad procesal” que cubre las espaldas de los altos funcionarios, desde el Primer Magistrado, asegurándoles que bajo la tutela de la nueva legislación no podrán ser llevados a juicio… como si tuvieran fuero. Un descarriarte hasta para los tontos.

De lo anterior nace el imperativo de hacer política, de volver a ella; si las iniciativas para las reformas constitucionales pretendidas deben obtener el respaldo de las dos terceras partes de los miembros de sendas Cámaras y de cuando menos diecisiete legislaturas locales –la mitad más una–, no habrá consensos si los bloques de Morena no se bajan de las nubes con todo y su mayoría y aprenden a negociar con las fuerzas adversarias para alcanzar andares claros para la vida de la República. Recuérdese: las minorías en nuestra gran nación también están conformadas por mexicanos.

De seguir como vamos, y parafraseando al mandatario en curso, estaremos “empantanados” por minucias.

Gnomo y ecoloco

Rafael Loret de MOLA

DESDE LUEGO, LA LLEGADA HACE UN AÑO DE JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ ANAYA, COMO SECRETARIO DE HACIENDA en combinación con el anuncio de que José Antonio Meade Kuribreña –Pepe–, buscaría la candidatura presidencial priista, sin ser militante y derrotado de antemano, confirmó la cercanía, como nunca, del ex presidente carlos salinas al lado del exmandatario federal peña con olor a cárcel. González Anaya –incluso físicamente parecido al ex gnomo de Dublín–, es cuñado de salinas y cerró el putrefacto sexenio con las riendas financieras en la mano, incluso para medir los apoyos soterrados al establishment. Círculo cerrado y Meade llevado al peor de los sacrificios, el de la indignidad.

Como ya narramos, Alfonso Romo Garza fue discípulo y socio de Pedro Aspe Armella, secretario de Hacienda durante el salinato trágico y uno de sus más altos representantes, hasta hoy cuando, en apariencia juega papeles decisivos en el grupo Vector, precisamente el de Romo, desde su incorporación al sector privado; actualmente es director general de El Palacio de Hierro, en donde se disparó la narco- economía, uno de los baluartes de Alberto Baillères González, el tercer multimillonario de México, sólo adelantado por Carlos Slim y el criminal Germán Larrea Mota-Velasco, el zar de la minería.

El hecho es que, con habilidad excepcional, salinas tiene las manos metidas entre los grupos ahora tibios del PRI y también en Morena, en competencia con el doctor zeta, ernesto zedillo. Una paradoja muy agobiante para México. Una democracia más sucia que la cara de aquel “ecoloco” de las fantasías televisivas. ¿Lo recuerdan?

Polvorines

Rafael Loret de MOLA

El presidente López Obrador recibió de su predecesor, el miserable enrique peña nieto, una serie de polvorines encendidos y conectados entre sí para reventar la estabilidad del país y así, en cuestión de meses, tirar al traste con el nuevo gobierno. Recuérdese que tal ha sido tradición en cada cambio sexenal, incluso entre hermanos de partido sean priistas o panistas, para marcar diferencias y romper así el sello monárquico del predecesor y cualquier tipo de influencia de éste en el campo de la política y las instituciones nacionales.

Curiosamente cuando mayor benevolencia hubo fue a lo largo de la primera alternancia, en 2000, cuando el entrante señor fox trató con algodones al señor zedillo, el doctor z, reconociéndole logros importantes en educación y salud, según dijo vicente, el de Marta; y ello a impulso de las relaciones internacionales de Ernesto quien es, sin duda, el mexicano más influyente en Washington y Nueva York en donde incluso sigue desarrollándose en la ONU.

Este poder fue, sin duda, uno de los detonantes para armar el gabinete actual con el cuarenta por ciento de sus miembros con origen en el sexenio sucedáneo, es decir el que debió encabezar Luis Donaldo Colosio y no el rey de diamantes de José María Córdova Montoya, el gran manipulador de la política salinista siempre acorralada a pesar del genio atribuido al antiguo duende de Dublín próximo a instalarse otra vez allí o en otra de sus locaciones en el exterior… por aquello del 21 de marzo.

Las trampas puestas contra el nuevo régimen son evidentes, además de los signos propios y ya reseñados del gabinete:

1.- El movimiento migrante que colocó al país en el límite de un cierre de la frontera norte aun cuando, de realizarse, sería más perjudicial para el lado estadounidense cuya bonanza depende, en buena medida, de los compradores mexicanos. Desde luego hay mar de fondo para la bomba se encendió, en su momento, para que estallara en los primeros días del gobierno del presidente Andrés Manuel quien sabe disfrutar el honor de ser ya comandante supremo de las fuerzas armadas.

2.- La rebelión de los gobernadores, sobre todo panistas pero también el de Jalisco, Enrique Alfaro, quien tomará protesta pasado mañana y se cobija en el Movimiento Ciudadano favorecido más bien por él, en demanda de mejores prestaciones federales y contrario a la distribución de recursos con premios hacia los de izquierda y castigos a cuantos no se exhiben incondicionales… como algunos priistas sin dignidad.

3.- El nivel creciente del narcotráfico que ha sabido aprovechar los vacíos de la transición para armar barruntos de tormentas en media docena de entidades sometidas desde hace años con la complacencia de algunos mandos intermedios y superiores de las fuerzas armadas con la infiltración de marines de USA.

Para comenzar no es sencillo apagar tales infiernos.

La agonía

Rafael Loret de MOLA

¡No, señor presidente electo! La mayor parte de la ciudadanía, con excepción de sus incondicionales y fanáticos, reclama que el combate contra la corrupción por usted prometido supere a sus ansias de perdonar a los personajes de un pasado que hoy termina aunque aún queden algunas gotas del presente. No queremos que mañana, al despertar y cuando usted ya sea constitucionalmente el Primer Magistrado, Andrés, la cuarta transformación comience coludida con el viejo régimen así como la monarquía española surgió a partir de la muerte del abominable Franco y con todo y la gendarmería a la que usted citó recientemente.

La justicia, Andrés, nada tiene que ver con la impunidad ni con el “empantanamiento” de otras acciones como recientemente afirmó. Es esencial para asegurar las libertades, todas ellas comenzando con la de expresión, y los cauces necesarios para reconstruir el muy afectado tejido social. ¿O no era el propósito en tus largas tres campañas por la Presidencia? Así lo expresó, una y otra vez, con la voz del opositor firme contra sus instituciones corroídas y empecinado en alcanzar la meta superior del cambio político estructural a costa de no robar, no traicionar y no mentir; tres apotegmas que desgraciadamente no se han cumplido del todo en esta transición que, por fin, llega al último día.

Por allí quedan las dudas sobre los presuntos sobornos recibidos por Gabriel Regino, (a) Rojino, subsecretario de Seguridad Pública en el entonces Distrito Federal bajo la administración de Andrés Manuel, entre 2000 y 2006; provenían del cártel de Sinaloa, concretamente de Ismael El Mayo Zambada, el verdadero líder de esta organización, que ha sabido cubrirse las espaldas hasta hoy con el consentimiento de calderón, peña y los gobernadores Mario López Valdés y Quirino Ordaz Coppel. No es poca cosa.

Lo que más molesta es la coincidencia falsa entre el mandatario saliente –¡no hay mal que dure cien años!–, y el entrante sobre mantener la presencia militar en las calles pero ahora redoblada; al ejército habrá de sumarse la Guardia Nacional, continuidad de la inútil Gendarmería inventa por el colombiano Óscar Naranjo Trujillo y marginada por peña, con el objetivo de darle legalidad hasta los actos de rapiña –el botín de guerra–, de los uniformados coludidos con las mafias dominantes. ¿Esta es una novedad para los funcionarios en fase de iniciar sus gestiones?

En fin, termina el mal gobierno peñista sin necesidad de un nuevo grito de Independencia. La cuestión es si, como hiciera el Padre de la Patria, invocamos al espíritu de Fernando VII quien fue el responsable de perder las “colonias” al servicio de la corona española ante la fogosidad de los levantamientos en toda Latinoamérica. En el norte mataron a todos los aborígenes; hacia el sur, violaron a todas las mujeres para crear el mestizaje y dicen los gachupines que debemos estar agradecidos.

En fin, repito hoy con más fuerza y ante el ímpetu de perdón que, como espíritu maligno, parece haberse apoderado del mandatario entrante:

¡Cárcel para peña y sus cuarenta ladrones y asesinos! Así debe comenzar el combate contra la corrupción a trueque de un continuismo malsano que destruiría la confianza de los 30 millones de sufragantes que eligieron a López Obregón.

La llave

Nadie duda que el “pato” anaranjado, Donald Trump Macleod, pelea hasta con su sombra si observa que no le sigue con los movimientos del sol o desaparece en los túneles enormes que forman las decisiones urgentes de un gobierno tan cuestionado por su xenofobia y su racismo. El largo andar de los Obama, durante ocho años, por la Casa Blanca, no sirvió para vindicar a los afroamericanos ni para detener las fobias de superioridad de los estadounidenses belicosos que no perciben ni valoran sus propias existencias a cambio de sostener a la poderosa industria armamentista de su país en busca de las reservas naturales de las “soberanías” ajenas.

Trump llegó –este columnista no se equivocó y anunció que vencería en las urnas desde meses atrás de los comicios de noviembre del pasado año–, con cajas destempladas y amenazas que, poco a poco, han sido cubiertas por la intolerancia extrema, por ejemplo, contra los mexicanos; el propio Carlos Slim Helú, quien mantenía relaciones comerciales con él, se alejó del mismo pero sin retirarlo de sus nóminas. Tal dio lugar a arribo de otros personajes relevantes, de nuestro país, quienes, cuál si fuesen inmigrantes con pretensiones de quedarse y con mayores derechos, rodearon al magnate y apostaron por apostarse a la Casa Blanca a sabiendas de la vulnerabilidad de nuestro gobierno y los torpes escarceos políticos de los operadores peñistas tan ciegos como los caballos de pica, esto es con los ojos vendados para evitar correr ante el peligro.

El caso es que quienes se extrañaron del arribo del empresario neoleonés Alfonso Romo Garza, al círculo más cercano de Andrés y su Morena, bajo la obsesión de crear una estructura personal, y única, para acceder a una tercera campaña presidencial. Como ya no confiaba en nadie en la izquierda, o en muy pocos, optó el icono por formar su propio partido y ser él, nada más, quien dispusiera cuanto fuera necesario para abrir las puertas a algunos renegados de otras corrientes e ideologías; por ello, claro, Romo –antiguo aliado y proveedor del foxismo–, encajó y no hubo siquiera necesidad de dar explicaciones al respecto.

Lo cierto es que su socio fox, claro, calificó a Romo como “hijo de Hitler”, por considerar que pretendía aglutinar en torno suyo, bajo falacias, esto es supuestos engañosos, a los sectores patronales convirtiéndose en una especie de gurí como lo fue, hace ya varios lustros, don Juan Sánchez Navarro, cuyo espíritu merodea todavía, cada viernes, por los desayunos del grupo fundado por él. A Romo, claro, le falta mucho para compararse con el extinto patriarca de los empresarios.

Pero es el caso de que Andrés calificó a Romo como “un garbanzo de a libra”, una medida muy anglosajona. Con la información que tengo, fue el neoleonés intocable, quien acercó a Andrés con Trump y lo hizo tan bien que el “anaranjado pato” de la historieta quedó impresionado de cuanto jugo puede sacarle a la “izquierda responsable” de México. Hasta aquí por hoy.

Con tal aval, Andrés está a dos días de superar el muro que el sistema le impuso desde 2006 para evitar su arribo al Palacio Nacional con Los Pinos deshojados, abandonados y las puertas abiertas para quienes quieran conocer la opulencia.

Autoritarismo

Rafael Loret de MOLA

La aparición de Jair Bolsonaro en Brasil, como futuro presidente de esta nación a partir del 1 de enero de 2019, poco más de un mes, revela no sólo la continuidad de la peligrosa tendencia hacia el autoritarismo en el mundo sino, lo que me resulta más alarmante, una condena a la democracia tras la manera como se han guillotinado a Lula da Silva y Dilma Rouseff –el primero en injusta prisión y la segunda indiciada sin cauce–, y las reacciones hacia la inseguridad generada por los grupos extremistas financiados desde el exterior.

Preocupa, en este ámbito, que el curso de las aguas de la derechización crezca hasta el desbordamiento de los partidos vencidos y ahora reanimados por seguidores cuya perspectiva es negar cualquier avance social en materia de tolerancia hacia las minorías, las etnias, los migrantes y, en fin, todos aquellos que no concuerden con las ideas de los dominantes. Las dictaduras –aunque las hay también de izquierda y no pocas en el mundo–, surgen de la pasividad de las comunidades y el cansancio cívico aunado a la cobardía de las masas. Esto es: lo que pasa ahora mismo entre las naciones diversas.

A unos días de que asuma la Presidencia de la República el mexicano más votado de la historia –en tres elecciones acumula sesenta millones de sufragios, la mitad de ellos el pasado 1 de julio–, la visión global no es halagüeña. Lo dije hace unos días: la Casa Blanca, la de Washington, tiene una visión enferma sobre cómo deben ser las conductas de sus aliados y hasta de sus enemigos. Muy simple: aceptar que el gobierno es intocable y puede hacerlo todo.

Tal es la misión impuesta a Steve Bannon, quien fue asesor de Trump siete meses al inicio de su administración en enero de 2017, cuya separación no fue despido sino parte de un proyecto para asegurar la derechización de algunas naciones claves, como Finlandia, donde la izquierda ha dominado desde hace décadas, Italia o Bélgica, importante porque es sede de la UNESCO y de la Asamblea de la Unión Europea, en donde los partidos de ultraderecha han subido como la espuma situándose en posiciones con posibilidades de vencer en los próximos meses.

No hay casualidades sino hechos, y estos nos indican que, pese al rechazo de las mayores inteligencias de USA, el señor Trump se aferra a su reelección y desdeña el avance mínimo de los demócratas en las recientes elecciones intermedias. Él se siente con potencial suficiente para holgar ventajas y mantenerse en su dorada suite de la residencia oficial.

El virus se extiende y no parece haber vacuna contra el mismo. Al contrario, cada que escucho o leo la expresión de un intolerante o fanático deseoso de cortar cabezas a periodistas –en vez de hablar de los empresarios corruptos–, para silenciarlos, me doy cuenta de que la brecha hacia el autoritarismo está abierta y sólo podrá cancelarla el presidente de México, a partir del 1 de diciembre, si quiere pasar a la historia como el primer mandatario verdaderamente democrático de nuestra historia, el más legitimado; digo para cumplir su sueño de pasar a ella como un buen presidente.

Es mucho lo que podemos esperar; sobre todo cuando escuchemos el mensaje de Andrés el sábado próximo sin zalamerías y con energía. Eso esperamos.

Diálogo en el Infierno

Rafael Loret de MOLA

Cuando dialogué con el general Jesús Gutiérrez Rebollo en marzo de 2002 –el 22 para ser precisos, el mismo día que hablé cara a cara con Mario Aburto Martínez, señalado como asesino material de Luis Donaldo Colosio–, el defenestrado militar puso énfasis en dos asuntos medulares:

1.- Que existía un grupo de elite, en México, adiestrado en el Pentágono de Washington, y pagado por la Comisión de Combate a las Drogas que él encabezó por unos meses aunque jamás conociera sus identidades. Eran, como los califiqué entonces, “los rambos” mexicanos preparados para acciones extremas y preparados, además, para actuar en la más completa oscuridad, cuál si se tratarse de llevar a la realidad las más taquilleras políticas de ficción.

Poco se ha sabido de ellos aun cuando no se niega su formación y existencia; mucho menos los operativos en los que, de verdad, intervienen, acaso codo con codo con los marines estadunidenses infiltrados en la Armada de México, si bien no han podido detener el flujo de narcóticos hacia el norte, si tal fuese su papel, a la vista de la permanente animación de los mercados, principalmente el mayor del mundo al norte de nuestro país, regulados por elementos de la CIA, la NSA, la DEA y el FBI. Nadie se ha atrevido a desmentir esta versión por temor a que el escándalo los rebase.

2.- Igualmente, el general Gutiérrez Rebollo –quien murió en el Hospital Militar el 19 de diciembre de 2013, en el mismo piso en donde, al otro extremo, se operaba al presidente peña de las secuelas cancerígenas–, señaló al general Enrique Cervantes Aguirre como quien proveía los encuentros entre los líderes de los cárteles más poderosos, en aquellos días –1996-97–, el de Juárez, encabezado por Amado Carrillo Fuentes, y el de Tijuana, bajo las órdenes de los hermanos Arellano Félix, a cambio de 50 millones de dólares transportados en patrullas de la Federal de Caminos adscritas –aunque tal no fuesen sus funciones–, a la residencia oficial de Los Pinos cuando el huésped principal era ernesto zedillo ponce de león.

Con ello confirmaba, desde la prisión de alta seguridad de Almoloya, la extrema colusión de los mandos castrenses con los “capos” de mayor relevancia territorial sobre nuestro suelo. Y, en ningún momento, tal circunstancia ha cambiado a pesar de las transmisiones del poder Ejecutivo federal, en zigzagueante modelo con dos alternancias de partidos ya considerando la vuelta del PRI al poder.

Detengo el relato en este punto para insistir en lo inexplicable que resultó el mantenimiento de la plutocracia partidista, con el PRI como director de orquesta, en un medio plagado de traiciones, conexiones soterradas y ententes cordiales. Diría, sí, que en estos momentos tras la devastación del país, mantenerse en el PRI es, sin duda, el mayor acto de traición que puede cometer un mexicano. Ya el tiempo dirá como serán señalados los sumisos y beneficiarios de los regímenes priístas; pero, en esta hora, son sencillamente despreciables.

El tiempo voló

Rafael Loret de MOLA

Parecían muy largos los cinco meses que dura hasta ahora la transición política; a partir de 2024, el periodo se reducirá a doce semanas, lo que es más propio para evitar cuanto se ha dado en el presente: el arrinconamiento del mandatario en funciones por la exaltación popular hacia el electo, en gran medida fruto del rencor acumulado por enrique peña y cuanto representa en la ominosa perspectiva de la violencia, la dependencia, la usura y, sobre todo, la corrupción.

Entre matanzas, reformas inútiles, alzas injustificadas, desviaciones pecuniarias multimillonarias, complicidades con empresas y constructoras de alto nivel, encarecimiento general, depreciación del peso, impunidad para los funcionarios de su régimen –Rosario Robles y Gerardo Ruiz Esparza, Luis Videgaray Caso, incluyendo a los secretarios de la Defensa y Marina y a los que han cursado por Gobernación–, abandono de proyectos sociales y subasta de prestaciones para castigar a los gobernadores no peñistas, transcurrió uno de los regímenes más funestos de la historia y acaso, como el de calderón, en los estándares de quien fue usurpador Victoriano Huerta Márquez, liderando una contrarrevolución que no fracasó del todo a la vista de las consecuencias.

Nada hay que pueda tapar lo ocurrido en estos últimos seis años de oprobio ni siquiera la apagada belleza de su consorte, Angélica Rivera Hurtado –sobrina de miguel de la madrid hurtado–, de quien, según relato de los cronistas rosas, ya se separó hace varias semanas y ni anillo portan sendos consortes. Fue una vergüenza, sí, que la llamada “primera dama”, un título sin bases que desechó ya Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del mandatario electo, y grotescamente ofensivo para millones de mexicanas mejores que ella intelectual y socialmente.

Por cada caso, sea de asesinatos –no olvidemos a nuestros colegas caídos por persecuciones políticas sin nombres–, o de prevaricaciones abominables, enrique peña nieto NO PUEDE SER PERDONADO. Contra él deben seguirse los debidos procesos que lo remitan a la cárcel como uno de los grandes criminales de nuestra crónica nacional; de no hacerse lo anterior quedaría en bancarrota moral la nueva administración federal cuyo hilo conductor, según han dicho los principales protagonistas, es la guerra contra la impunidad.

Sería una enorme bajeza, imposible de creer que ocurra ni siquiera entre los mayores enemigos de Andrés Manuel, asumir el cargo de presidente constitucional el sábado próximo con el viejo lenguaje de la continuidad: “agradezco al presidente peña por las garantías brindadas para la transición política… etcétera”. Francamente, ello fulminaría la autoridad moral del nuevo mandatario y pondría en jaque mate a sus incondicionales y hasta fanáticos que no tendrían cómo justificar tamaña afrenta.

No quiero pensar que suceda lo anterior. No podría traicionarse a sí mismo Andrés ni comenzar su andar con la carga inmensa de la hipocresía. ¡Demasiado hemos tenido con los nombramientos de algunos felones, remedos de otros tiempos, dentro de su gabinete y el ampliado! Por dignidad, no puede darse este escenario bajo circunstancia alguna. La única salida congruente sería sumarse al grito de batalla que le encumbró:

¡CÁRCEL a peña nieto!

Priístas sin redes

Rafael Loret de MOLA

Para los gobernadores priístas, sin duda, fue casi una tragedia el retorno del PRI a Los Pinos, acostumbrados como estaban a desafiar a los mandatarios panistas y hacer las veces de contrapeso, razón por la cual surgió la llamada Conago –Conferencia Nacional de Gobernadores–, para revertir las condiciones de poder con una mayoría considerable de priístas en los distintos palacios gubernamentales; lo interesante es que, pocos meses después de surgir la opción con tintes tricolores, los panistas y perredistas se sumaron a esta instancia tan incómoda para los presidentes emanados de la derecha.

Luego llegó peña y las aguas volvieron a su cauce, convirtiéndose la Conago en una más de las instituciones “de acompañamiento”, esto es para respaldar y NO cuestionar al titular del Ejecutivo federal, con severos estragos en la correlación entre las entidades y el centro neurálgico de la República. La cuestión se hizo más evidente con la negación a las soberanías estatales para exaltar a las corporaciones centrales de policías con designaciones diversas. En este punto, el federalismo perdió la partida y, desde entonces, cada mandatario estatal depende, en buena medida, de su acercamiento con los poderes centrales, específicamente con el presidente de la República, deformándose los ordenamientos constitucionales sobre el tejido de la República, la soberanía de los estados y la autonomía de los municipios; de paso, también, se llevó a la supuesta separación entre los poderes de la Unión.

De tal forma que la prosperidad de la mayor parte de los gobernadores –en realidad casi todos con excepciones dudosas–, surge de otras fuentes y no de las participaciones federales ni de los ingresos proveídos por la ciudadanía de sus respectivas entidades. Para evitarnos eufemismos baratos me refiero, directamente, a los nexos inconfesables con los principales cabecillas del crimen organizado, desde bandas de secuestradores –una industria muy bien protegida, por ejemplo en Morelos, desde la era de Jorge Carrillo Olea, pero acrecentada bajo la tutela del repudiado perredista Graco Ramírez, quien grita a los cuatro vientos su rencor contra Andrés Manuel–, hasta los mayores capos del narcotráfico cuya territorialidad nadie discute.

En Coahuila, por ejemplo, el pulso “fraternal” entre los Moreira, fincado en las envidias mutuas con la bendición y la puesta en orden de doña Evangelina Valdés, “Mamá Moreira”, para quien sólo sus hijos son capaces de gobernar aunque hayan demostrado lo contrario, permitió la consolidación de los “Zetas” en la entidad, misma que se evidenció con el asesinato de José Eduardo Moreira Rodríguez, hijo de Humberto, en Ciudad Acuña al correr del mes de octubre de 2012 –dos meses antes de la asunción de peña a la Presidencia–. Luego el llamado “Z-40”, Miguel Treviño Morales, fue señalado como el responsable del crimen por una venganza tras el abatimiento del sobrino de éste meses atrás.

¡Caramba!

FOTO: ELIZABETH RUIZ /CUARTOSCURO.COM
Rafael Loret de MOLA

Andrés Manuel, a una semana de su ascensión a la Primera Magistratura, da visos de negar sus banderas sociales, mismas que le llevaron a donde está, para manejar una condición de continuador detrás de bambalinas de la mano del neoleonés Alfonso Romo Garza, empresario agroindustrial que ahora se presenta como miembro de Morena en trance de convertirse en el jefe de asesores de la Presidencia, cargo que desempeñó, bajo el salinato sanguinario, el siniestro Joseph-Marie Córdova Montoya. Qué revolcón.

En unos cuantos días, de facto convertido en el supremo poder –contradiciendo con ello la autonomía del Legislativo y el Judicial–, ha enviado iniciativa para convocar a una asamblea para asegurar una “constitución moral” con escasa información sobre la misma salvo a hipótesis de que buscará enmendar algunas viejas desviaciones históricas a favor de la derecha aunque él anuncia un cúmulo de medidas francamente contradictorias y muy alejadas de sus presupuestos ideológicos de origen. Veamos.

1.- El empeño puesto en una nueva iniciativa de ley para la seguridad pública dista mucho de su deseo de cambio. Es, palabras más o menos, lo mismo que propusieron calderón y peña en la hora negra de la mayor corrupción de nuestra historia: a la gendarmería de peña que no sirvió para nada, le llamaremos ahora guardia nacional con elementos reclutados en la policía federal. Y el ejército se mantendrá en la calle sin preocuparse por las tesis jurídicas que designan como inconstitucional el nuevo ordenamiento.

2.- Durante largos años, Andrés exhibió a la mafia del poder, con razón, y la centró en instituciones privadas como las televisoras, los bancos y los empresarios rapaces aunque siempre mantuvo vínculos con personajes como Carlos Slim Helú y su gran amigo el español Felipe González Márquez, ex presidente de su país. A los demás no les tuvo consideración e incluso se cansó de insultarlos, igual que a sus colaboradores cercanos, en cuanto tenía oportunidad. Ahora, Salinas Pliego, Bernardo Gómez, Hank Rhon, lo que queda de Vázquez Raña y hasta Miguel Alemán Magnani, nieto del mandatario más ladrón antes de la llegada de enrique peña, formarán un consejo especial, sin funciones específicas, para asesorar al próximo presidente.

3.- A los constructores del aeropuerto cancelado en Texcoco ya les extendió, antes de tiempo, concesiones para realizar y explotar el de Santa Lucía, lo que tira por la borda la idea de que la consulta efímera no fue contra la corrupción sino para modificar el rumbo de ésta hacia otras latitudes en donde obtendrán ganancias similares o mayores. Un golpe al hígado de cuantos creyeron en la bondad del segundo proyecto.

4.- Porque si de combatir a la corrupción se trata, ¿qué hace Bartlett aguardando por su nuevo hueso en la CFE? ¿Y los zedillistas Esteban Moctezuma, Olga Sánchez Cordero, Alfonso Durazo Montaño, Marcelo Ebrard Casaubon y hasta el general Luis Sandoval González? Todos tienen una historia en común y sólo falta que el ex presidente Ernesto tome parte de una nueva cruzada contra el hambre… desde el punto de vista institucional.

Andrés vuelve a la ruta. No dejes perder, por los consejos de Romo, el liderazgo popular que tardaste en construir un cuarto de siglo. Regresa a tus orígenes.