Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Miercoles 21 Noviembre del 2018
algo de nubes 19°

El Sindicalismo

Orgullosa unidad

Juan Ayala Rivero

El programa de reconstrucción de la Ciudad de México, no ha pasado desapercibido para los más de 135 mil trabajadores de la ciudad, pues continúan con sus labores diarias en las diferentes áreas encomendadas para el bienestar y confort de los nueve millones de habitantes, sin contar los que transitan o vienen a trabajar, pero que viven en municipios conurbados de la capital.

En el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), nos sentimos orgullosos de la unidad, pero también del compromiso que tenemos en nuestras respectivas responsabilidades para continuar con los trabajos de reconstrucción de nuestra gran capital, después de haber sido afectadas miles de familias por el temblor del 19 de septiembre de 2017.

Los más de 135 mil trabajadores de la Ciudad de México, actúan de la mano con el Gobierno capitalino, por lo que independientemente de la ley de reconstrucción, esperan el llamado para consolidar los trabajos donde sean requeridos y así más pronto terminar de edificar o reconstruir los bienes inmuebles afectados por el sismo.

En los tiempos de emergencia, los trabajadores capitalinos siempre han actuado como uno solo para apoyar a los habitantes.

Es decir, desde el 19 de septiembre de 2017, los trabajadores de la ciudad se avocaron a restablecer los servicios en energía eléctrica, agua, drenaje, salud y recolección de basura, entre otros.

Hoy sabemos que miles de hermanos capitalinos afectados en sus viviendas esperan ayuda de las autoridades centrales y delegacionales.

Nosotros realizamos tareas de escombro, acarreo de cascajo y de limpieza de las zonas afectadas. Estamos en espera de más instrucciones de nuestras máximas autoridades para trabajar de la mano con ellas.

La Carta Magna local

Juan Ayala Rivero

El pasado 5 de febrero, la Constitución de la Ciudad de México cumplió su primer aniversario. El jefe de Gobierno capitalino, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa; el coordinador de los trabajos para la carta magna, Porfirio Muñoz Ledo; el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas y diputados constituyentes, fuimos testigos del gran reconocimiento de este gran logro con cerca de 100 años que no podía concretarse.

Se dice fácil, pero basta leer el artículo 10 de la Constitución de la Ciudad de México, para notar que los derechos de los trabajadores están garantizados.

Así, mientras a nivel nacional las empresas terciarias u outsorcing avanzan con la complacencia de las autoridades federales y de las centrales obreras que se dicen defensoras de los derechos laborales de sus agremiados, la Ciudad de México con su Carta Magna, se colocó a la vanguardia, pues por el simple hecho que un mexicano del estado de la república que sea preste sus servicios en la metrópoli sus derechos estás bien protegidos.

En el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), los más de 135 mil afiliados reconocen la valía de las Condiciones Generales de Trabajo con las autoridades capitalinas, que se consolidan con lo plasmado en la Constitución en materia laboral.

Los avances alcanzados a nivel constitución benefician a todos los trabajadores por igual, independientemente del sindicato local al que estén afiliados, sin embargo, es importante precisar que quienes aportamos propuestas y participamos en la redacción no nos equivocamos y los resultados poco a poco se verán reflejados.

Un año de nuestra Carta Magna local es poco tiempo, sin embargo, será necesario armonizar las leyes secundarias en materia laboral con la constitución para que los logros como seguridad social y prestaciones sean una realidad y no los pierdan los miles de trabajadores que prestan sus servicios en la Ciudad de México.

Los constituyentes que aportamos un granito de arena para que la Constitución fuera una realidad, hoy no reciben el reconocimiento que se merecen, sin embargo, “estamos conscientes” de que nuestras aportaciones fueron con miras a que la clase trabajadora no perdiera salarios ni prestaciones sociales y se logró y eso a final de cuentas es lo que importa.

El tiempo pondrá a cada quien en su lugar. Cuando la Constitución se aplique en todo su esplendor en la Ciudad de México y los trabajadores capitalinos se den cuenta de que no perdieron ninguna prestación social, entonces los constituyentes estaremos satisfechos de que no nos equivocamos y de que siempre apostamos al bienestar de la nuestra gran metrópoli y su gente.

Respuesta inmediata

Juan Ayala Rivero

Los más de 135 mil trabajadores de la Ciudad de México, nuevamente dieron la cara el 16 de febrero, tras registrarse el temblor de 7.2 grados que sacudió a la capital, al desplegarse a lo largo y ancho de las 16 delegaciones para que los servicios continuaran ofreciéndose sin demora a los nueve millones de capitalinos.

Se dice fácil, pero no interrumpir los servicios de suministro de agua potable, energía eléctrica, recolección de basura y que se mantenga en operación toda la red hospitalaria de la ciudad, es de tal envergadura que solo la experiencia y capacidad de reacción de los trabajadores hacen posible todo eso.

Por ejemplo, en el caso de los hospitales de la CDMX, las operaciones que se tenían programadas para muchos pacientes, se realizaron sin contratiempos. Por redes sociales circula información de que en pleno movimiento telúrico, personal médico realizaba una operación a un paciente y aún por la emergencia del fenómeno natural, continuó adelante pues su objetivo fue salvar una vida.

Una cosa que no hay que olvidar fue el tino que tuvo en días pasados el jefe de Gobierno de la CDMX, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, al no escatimar recursos financieros -12 millones de pesos- que debía Oaxaca para que siguieran operando sensores detectores de sismos que a la postre ayudaron, porque le dieron 72 segundos a los capitalinos para resguardarse después de que se activó la alarma sísmica.

Muchos capitalinos podrán pensar que es obligación de nuestras autoridades velar por sus gobernados, pero lo cierto es que fue un tino del gobernante capitalino voltear hacia los sensores detectores de sismos en territorio oaxaqueño, pues recordemos que el del viernes pasado tuvo su epicentro en Pinotepa Nacional.

Gracias a esas medidas acertadas de nuestro jefe de Gobierno, la CDMX está de pie funcionando al cien por ciento. Los servicios que presta continúan ofreciéndose sin demora pues los más de 135 mil compañeros, con su experiencia y conocimientos, saben qué hacer en situaciones de emergencia y los resultados, saltan a la vista.

El doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa ha sido muy claro al señalar que los servicios públicos que ofrece la ciudad a los nueve millones de personas por ningún motivo deberán suspenderse salvo por fuerza mayor, pero en la medida de lo posible, los trabajadores deberán poner en práctica toda su capacidad para restablecerlos lo más pronto posible y así se ha procedido.

En los tres sismos registrados en menos de cinco meses y medio; 7 y 19 de septiembre de 2017 y el del 16 de febrero, los más de 135 mil trabajadores de la CDMX respondieron con toda su capacidad para que los servicios no se interrumpieran y la metrópoli continuara de pie como todos los mexicanos queremos verla. Enhorabuena

Hasta el último día

Juan Ayala Rivero

El pasado sábado, 20 mil trabajadores hicieron sus sueños realidad, porque el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, cumplió su promesa de hacer oficial la basifiación laboral para diez mil compañeros que estaban en nómina ocho y 10 mil voluntarios pasaron a formar parte de la nómina 8.

Esto quiere decir que todos contarán con más salarios y prestaciones sociales que no tenían y lo mejor es que tendrán certidumbre laboral, pues el GDF les reconocerá sus años de labores.

Desde temprana hora miles de compañeros fueron dándose cita a la Plaza de la Constitución para constatar que cuando autoridades gubernamentales y dirigentes sindicales trabajan de la mano, los resultados salen a la vista a favor de los más desprotegidos.

Más de cien mil agremiados del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), fueron testigos del anunció público del Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, considerado el “mejor amigo de los trabajadores” porque esta basificación no se había dado en los últimos 30 años.

Al contrario, en administraciones pasadas, aquellas que se decían republicanas abusaron de su poder congelando salarios y reduciendo prestaciones a más de 110 mil trabajadores que al paso del tiempo fueron perdiendo poder de compra.

Fue hasta 2012, cuando el Dr. Miguel Ángel Mancera llegó como jefe de Gobierno y se dio cuenta del rezago que tenían los miles de trabajadores que decidió otorgar de una sola vez un 32 por ciento de aumento salarial para de esa forma empezar a recuperar el poder de compra que se había perdido en dos administraciones pasadas.

Es decir, que a partir de 2013, los más de 110 mil compañeros del SUTGCDMX, empezaron a recuperar su poder adquisitivo y prestaciones sociales, porque el gobernante capitalino autorizó prestaciones libres de impuestos, como dos mil pesos para mujeres trabajadoras, 900 pesos de canasta básica y derecho funerario.

Cualquiera pensaría que el Jefe de Gobierno capitalino, Dr. Miguel Ángel Mancera no cumpliría su promesa con los trabajadores porque ya no tiene aspiraciones políticas y porque se encuentra en el último año de Gobierno, pero no es así porque cumplió y además anunció que en lo que resta del año habrá más apoyos para los más de 110 mil trabajadores, principalmente para los que menos ganan.

Con esas medidas de apoyo a favor de los trabajadores de la capital, el SUTGCDMX, refrenda su compromiso de ir de la mano con el gobierno del Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa hasta el último día de su gestión.

Saben por quién votar

Juan Ayala Rivero

La efervescencia política que se vive en el país, pero concretamente en la Ciudad de México, no perturba en nada a los más de 165 mil trabajadores al servicio del Gobierno capitalino, porque desde hace más de 20 años les ha quedado claro por qué candidato van a votar.

Sin embargo, los agremiados al Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (UNTGCDMX), no son desmemoriados, pues reconocen que el gobernante los ha apoyado salarialmente así como en materia de prestaciones sociales que al transcurso de los años se convierten en perspectivas remunerativas que sirven para paliar los bajos salarios.

Por esa razón sería irresponsable no reconocer lo que el actual jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera Espinosa, ha hecho a favor de los más de 165 mil hombres y mujeres al servicio de la ciudad.

Cosa de recordar que durante esta gestión, fue otorgado un aumento salarial del 32. 07 por ciento. Incremento salarial jamás otorgado por una administración pasada.

Pero eso no es todo, por vez primera las mujeres trabajadoras recibieron como prestación social 2 mil pesos anuales por concepto del Día Internacional de la Mujer.

Además los trabajadores dos viernes al mes terminan sus labores a las tres de la tarde para que convivan más con sus hijos y esposas.

Asimismo, los trabajadores gozan de un permiso de tres días con goce salarial cuando sus esposas dan a luz.

Pero hay más. Hoy en días los agremiados afiliados al glorioso Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México, pueden acceder a mejores niveles salariales a través de un certificado que les sirve como comprobante de que realizaron los cursos de capacitación.

Todos, absolutamente todos los trabajadores tienen derecho a esta novedosa prestación social, a final de cuentas es un esfuerzo individual para acceder a mejores niveles salariales.

Honor a quien honor merece, pues la nueva cultura laboral para la Ciudad de México, permite a todos los trabajadores al servicio de la gran urbe capacitarse, elevar sus niveles de conocimiento y preparación con la garantía de que van a mejorar sus condiciones salariales.

Por esa razón, la efervescencia política que vive la metrópoli no los distrae de sus tareas diarias para que más de nueve millones de capitalinos accedan al agua potable, energía eléctrica, servicios de salud, recolección de basura y otros servicios básicos.

Por todo eso, los trabajadores estarán en plena libertad y de conciencia por qué candidato emitirán su voto el próximo primero de julio.

El proceso electoral

Juan Ayala Rivero

La Ciudad de México tiene definidas las candidaturas de quienes aspiran a suceder al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa el próximo 5 de diciembre: Alejandra Barrales Magdaleno ( PRD), Claudia Sheinbaum Pardo (Morena) y Mikel Arriola Peñaloza (PRI), serán quienes recorrerán las colonias de las 16 delegaciones en busca del voto ciudadano que les dé el triunfo el domingo primero de julio próximo.

En este sentido los trabajadores afiliados al glorioso Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), queremos manifestar que somos ajenos al proceso electoral que se vive en la capital.

Los más de 165 mil trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México, en ninguna forma se han distraído en asuntos político-electorales que no son de su incumbencia, dedicándose de tiempo completo a poner en práctica sus conocimientos para que los más de nueve millones de capitalinos gocen de agua potable, recolección oportuna de basura, y otros servicios que hacen que la Ciudad de México funcione con normalidad.

Ahora bien, los más de 165 mil trabajadores al servicio del Gobierno de la Ciudad de México, aunque son ajenos al proceso electoral, desean mayores percepciones económicas y estabilidad laboral y durante el período de precampaña, no ha escuchado de los precandidatos ningún plan o proyecto en estas dos materias.

Sería deseable que ya en campañas los candidatos a la jefatura de gobierno, den a conocer sus planes en materia salarial y estabilidad laboral, para tener bien definido qué candidato esta con la clase trabajadora.

Por nuestra parte, los trabajadores capitalinos, continuaremos ofreciendo nuestra fuerza de trabajo y conocimientos, sin importar quién gane y del partido político que se trate.

Al interior del noble SUTGCDMX, sus afiliados gozan de libertad para votar por el candidato y partido político que mejor les convenga, sin embargo, a nivel organización gremial, no hay simpatía ni dados cargados hacia un candidato o un partido político. Eso debe de quedar bien claro.

Es importante señalar que desde hace tiempo la democracia al interior del SUTGCDMX es normal y cotidiana, por lo que sus afiliados gozan de todas las garantías para simpatizar por el partido político de su preferencia y también de sus candidatos a puestos de elección popular.

El Médico que hará historia

Juan Ayala Rivero

El pasado viernes 12 de enero, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa, dio a conocer el Plan para la Reconstrucción, Recuperación y Transformación de las zonas dañadas por el sismo del 19 de septiembre de 2017.

El Plan de reconstrucción consta de 45 acciones, divididas en 11 ejes, a ejecutarse en seis etapas con programas bien delimitados para la reconstrucción de las viviendas.

El Plan incluye la realización de seis censos, los cuales arrancarán durante esta semana, para conocer con exactitud el grado de gravedad en las zonas afectadas.

Desde el Sindicato Único de Trabajadores de la Ciudad de México (SUTGCDMX), queremos mandar el mensaje, de que nuestro jefe de Gobierno no está solo, que lo respaldan más de 350 mil compañeros para emprender las tareas de reconstrucción cuando los programas, planes y directrices así lo determinen.

Recordemos que los trabajadores de la CDMX, siempre han estado alertas en situaciones de emergencia, respondiendo de inmediato en las tareas de rehabilitación para que los más de nueve millones de habitantes no sufran del suministro de energía eléctrica, agua potable, camiones recolectores de basura, así como atenciones médicas en la red hospitalaria.

Los trabajadores estaremos pendientes al llamado que no haga el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Doctor Miguel Ángel Mancera, para emprender juntos las tareas de reconstrucción en beneficio de los miles de capitalinos que perdieron sus viviendas por el movimiento telúrico del 19 de septiembre del año pasado.

Y ya que de compromisos y reconocimientos hablamos, tenemos que aceptar el gran trabajo que nuestro gobernante capitalino ha realizado en materia de salud en la Ciudad de México.

El pasado 8 de enero, el Doctor Mancera nos compartió que el programa El Médico en Tu Casa que traspasó fronteras, será un legado de su administración porque ha demostrado su eficacia en materia de salud para los capitalinos y de otras entidades de la República.

El Doctor Mancera encabezó el día de la enfermera expresando que en la red hospitalaria de la capital no hay discriminación porque el 40 por ciento de los derechohabientes provienen del Estado de México y otras entidades federativas.

Es decir, que “el amigo de los trabajadores”, reconoció la labor que realizan cada día 8 mil 800 enfermeras y enfermeros quienes han hecho posible El Médico en Tu Casa que hará historia porque, seguirá funcionando para beneficio de millones de personas.

Desde el SUTGCDMX, nos congratulamos por el homenaje y reconocimiento que el doctor Mancera hizo al gremio de enfermeras y enfermeros.

¿Y los salarios?

Juan Ayala Rivero

Las pre campañas de los presidenciables cada día suben de tono, dicen, proponen y prometen de todo a los mexicanos para obtener sus votos, sin embargo ninguno – Meade, Anaya y Obrador– ha dado a conocer un compromiso para la clase obrera mexicana.

Es decir, ninguno de los que ansían despachar en Los Pinos a partir del 1 de diciembre próximo, ha declarado en sus discursos que cerca de 60 millones de trabajadores tendrán garantizada su estabilidad laboral, que habrá mejores salarios para recuperar el poder de compra perdido por más de 50 años.

Para los precandidatos a la Presidencia de la República, los cerca de 60 millones de mexicanos que representan la fuerza laboral del país, son invisibles, pues tal parece que ninguno quiere comprometerse a abanderar un programa para mejorar sus perspectivas económicas. Les piden que voten por su proyecto de nación, pero no han hecho un solo compromiso de aumentar los salarios, reducir las cargas financieras vía impuestos y ampliar las prestaciones sociales que en algunos sectores son fundamentales para hacer frente al raquítico salario que perciben.

Al contrario, hemos sido testigos de que los aspirantes presidenciales quieren desplazar a los trabajadores hacia otros lugares de la República Mexicana, bajo el argumento de descentralizar la función pública.

Hay que recordar que la austeridad republicana aplicada de 2000 a 2006, congeló salarios, desapareció prestaciones sociales, dejó a la deriva la realización de los servicios básicos para el buen funcionamiento de la Ciudad de México y obligaba a los trabajadores a jubilarse con 3 mil 500 pesos al mes, hoy se corre el riesgo de hacerse realidad en todo país.

Lo más grave es que hoy se quiere enviar a varias secretarías de estado a Querétaro, Veracruz o Quintana Roo, con el riesgo de que miles de empleados se queden sin trabajo, retornen a la CDMX y pasen a formar parte de la economía informal.

Por ello, para bien de la clase obrera nacional ,esperamos que ya en campaña, los candidatos presidenciables agreguen en sus discursos, compromisos claros y serios a favor de la recuperación salarial de cerca de 60 millones de mexicanos que enfrentan pobreza alimentaria.

Miles de trabajadores ya conocen a los candidatos que se desempeñaron en diversas áreas de la función pública, sus propuestas hasta ahora han sido poco serias para la clase trabajadora nacional. Los mexicanos que se desempeñan en las fabricas, industrias o en las áreas de gobierno necesitan propuestas más serias de los presidenciables.

De seguir esa tendencia, la fuerza laboral de nuestro país estará fastidiada y lejos de acudir a votar por algún candidato, abonara para que triunfe el abstencionismo y eso a nadie le conviene. Los aspirantes tienen la última palabra.

La cruzada por salarios

Juan Ayala Rivero

El pasado 14 de diciembre, el poderoso Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México, cumplió 80 años de vida con una membresía superior a los 350 mil afiliados y con el reconocimiento de que hay muchos pendientes que se han ido subsanando porque en los últimos cinco años el gobierno del Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, amigo de los trabajadores, decidió emprender una cruzada de mejoramiento en salario y prestaciones sociales.

Para el SUTGCDMX, la medida del Dr. Miguel Ángel Mancera, fue trascendente porque nos dio la pauta de emprender la lucha por la recuperación salarial en la Ciudad de México.

Desde el SUTGCDMX, convocamos a los más de cinco millones de trabajadores de la capital, para que se sumen a esta cruzada nacional para buscar aumentar los salarios a través de la cual también sean beneficiados 56 millones de mexicanos en todo el país.

En la Ciudad de México, autoridades y organizaciones sindicales colaboran para hacer crecer la economía generando empleos, por lo que el SUTCDMX, analiza la posibilidad de que el jefe de gobierno capitalino, sea el líder del movimiento social de los trabajadores para defender el salario mínimo y las prestaciones sociales.

En el gran SUTGCDMX, tenemos dos razones de peso para que el Dr. Miguel Ángel Mancera encabece el movimiento social de los trabajadores para defender el salario mínimo y las prestaciones sociales: Abanderó desde 2013, la demanda de aumentar el salario mínimo paulatinamente hasta llegar a 174 pesos al terminar su gestión en diciembre de 2018 y elevó salarios en una primera atapa en 32.7 por ciento a más de 350 mil trabajadores. Además autorizó aumentar los montos mensuales para quienes buscan jubilarse; de 3 mil 500 a 7 mil y actualmente a 9 mil 700 pesos.

Entonces, en el Sindicato Único de Trabajadores de la Ciudad de México, sabemos que el gobernante capitalino, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, es amigo de los trabajadores, lo ha demostrado con hechos, y seguros estamos que a nivel nacional haría lo mismo.

Recordemos que aun con limitaciones económicas, el Dr. Mancera siempre se preocupó por los que menos tienen, conviniendo con nuestra gran organización sindical garantizarles estabilidad laboral a través de bases a cinco mil mujeres y cinco mil hombres, pero también ofreció estabilidad laboral a diez mil trabajadores denominados voluntarios que no recibían ningún tipo de garantía laboral oficial.

Por esa razón nos atrevemos a postular al jefe de gobierno de la Ciudad de México, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa como el líder del movimiento social en defensa del salario mínimo y de las prestaciones sociales.

Reconocimiento a MAM

Juan Ayala Rivero

Una vez más se puso manifiesto, la alianza entre Gobierno y trabajadores en la Ciudad de México. Los más de 350 mil trabajadores que laboran día a día al servicio de la gran urbe, nos sentimos solidarios y congratulados por el premio que le entrega a los esfuerzos institucionales y políticas públicas que ha emprendido el Gobierno del Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa en contra de los efectos perniciosos del cambio global y contaminación mundial.

Los más de 350 mil trabajadores al servicio del Gobierno de la Ciudad de México, líderes seccionales y el Comité General del SUTGCDMX, felicitan al Dr. Migue Ángel Mancera Espinosa, jefe de Gobierno capitalino, por el reconocimiento obtenido en días pasados en la Ciudad de Chicago, Illinois, otorgado en la Cumbre Climática de Alcaldes de Norteamérica, en su calidad de Vicepresidente del C-40 y representante de la región latinoaméricana de este grupo de liderazgo climático; este galardón corresponde a la categoría “Cities4Action” Ciudades por la Acción Climática), en la que quedó como máxima triunfadora la Ciudad de México por su destacada innovación del (PACCM), en tres áreas. 2014-2020.

Sistema de Monitoreo en Línea, desarrollado por la Ciudad de México para dar seguimiento a cada una de las acciones contenidas en este programa; con esta herramienta, es posible dar seguimiento en tiempo real al progreso de las actividades que contempla.

Financiamiento del PACCM, mismo que se realiza a través de la creación del Fondo Ambiental de Cambio Climático para la CDMX y la emisión del primer Bono Verde y Bono Sustentable.

Perspectiva de Género, con la que se han identificado 78 acciones del PACCM a través de la metodología género-responsiva.

Entre otros aspectos, este mecanismo reconoce que el cambio climático tiene efectos diferenciados para hombres y mujeres, que los riesgos que enfrentan dependen de los roles sociales y de género, por lo que las mujeres son consideradas un grupo vulnerable ante los efectos del calentamiento global.

Gracias a este mecanismo, ha sido posible reducir la emisión de 5 millones 685 mil 387 toneladas de dióxido de carbono equivalente a la atmósfera, lo que significa el cumplimiento del 85 por ciento de la meta establecida para 2018.

Cosa de recordar que además, el Gobierno de la Ciudad de México, cuenta con un cuerpo de más de 340 bomberos forestales que día a día arriesgan su vida para proteger las áreas verdes protegidas que por cuestiones climáticas se registran siniestros de manera natural o intencional y que pueden afectar los pulmones verdes que ofrecen un mejor aire a la gran urbe.

Desde su creación, los bomberos forestales han realizado una labor de cuidado para evitar que se propaguen los incendios forestales con el objetivo de mantener en armonía el medio ambiente en todas las reservas verdes protegidas con las que cuenta la Ciudad de México.

Ley hídrica

Juan Ayala Rivero

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal, dio un gran paso con la aprobación y creación, el pasado 24 de noviembre, de la Ley de Sustentabilidad Hídrica, pues se modificará la naturaleza jurídica del Sistema local de Aguas, dándole personalidad jurídica y patrimonio propio, así como autonomía técnica y de gestión.

En diversos foros hemos dado a conocer que la postura del gran Sindicato de Trabajadores de la Ciudad de México (SUTGCDMX), es abanderar un salario digno para los más de siete millones de mexicanos que ganan entre 80 y 86 pesos diarios, estabilidad laboral para sus agremiados y que todos los capitalinos cuenten con agua potable.

Esas banderas han sido la lucha diaria de los más de 165 mil trabajadores afiliados al SUTGCDMX, por lo que vimos con gran beneplácito cómo el Poder Legislativo local creó una ley de vanguardia en materia hídrica para mejorar las condiciones de los grupos más vulnerables en materia de distribución del vital líquido.

La modalidad jurídica para modernizar al SACDMX, de ninguna manera significa la privatización del vital líquido. Que quede claro, esta ley no va en ese camino, por lo que el SUTGCDMX la respalda en su totalidad, pues será un instrumento legislativo que permitirá cambiar el actual modelo sobre la explotación de los recursos hídricos por un mejor manejo sustentable.

Recordemos que la nueva ley de Sustentabilidad Hídrica garantizará el derecho humano al agua para todos los habitantes de la gran urbe, en armonía con la Constitución de la Ciudad de México y los tratados internacionales.

También es importante señalar la nueva ley, mandata la creación de un Consejo Técnico asesor honorífico que estará integrado por la academia, la sociedad civil y el gobierno, quien se encargará de aprobar el programa de sustentabilidad hídrica para la transparencia a la política pública en materia hídrica y participación de la ciudadanía.

Asimismo se creará la contraloría ciudadana y se modificará la naturaleza jurídica del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, dándole personalidad jurídica y patrimonio propio así como autonomía técnica y de gestión.

Por todas esas razones el gran SUTGCDMX, respalda la creación de la Ley de Sustentabilidad Hídrica, porque basta recordar que los trabajadores del GDF, son los primeros que dan la cara al ciudadano cuando un servicio se ofrece mal.

Con esas herramientas jurídicas, los trabajadores podrán ofrecer un mejor servicio a los capitalinos, principalmente a los grupos más vulnerables, pero sobre todo con la garantía de que el vital líquido no se privatizará.

La Reconstrucción

Juan Ayala Rivero

Durante y después del sismo del 19 de septiembre, los más de 165 mil trabajadores de la Ciudad de México, acudimos al llamado del Jefe de Gobierno, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, para restablecer los servicios de agua potable, electricidad, recolección de basura y otros en beneficio de nueve millones de capitalinos.

Los miles de de agremiados al poderoso Sindicato de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), acudieron al llamado del Dr. Mancera, en agradecimiento porque al gran gesto humano que ya había mostrado con nosotros al anunciar durante su quinto informe de Gobierno que diez mil mujeres y diez mil hombres llamados “meritorios”, pasaran a ser de base, obteniendo así la tan anhelada estabilidad laboral. Esto lo podemos enmarcar como un hecho histórico e inédito porque nunca ningún jefe de Gobierno desde l997 había ayudando tanto a sus compañeros de clase.

Cosa de recordar que el jefe de Gobierno capitalino otorgó un 32 por ciento de aumento salarial a los trabajadores de esta gran Ciudad de México, con el firme propósito de que recuperarán su poder de compra.

Pero nuestro gran jefe de Gobierno, fue más allá al otorgarles tres grandes prestaciones sociales durante el año. Los más de 165 mil trabajadores agrupados en el SUTGCDMX, reciben tres picos o tres paquetes financieros equivalentes a 50 mil millones de pesos que se reparten entre todos, incluidos los funcionarios del GDF, generando economía en la ciudad al reactivar su mercado interno.

Veamos por qué: durante los primeros días del año, los más de 165 mil trabajadores capitalinos reciben una quincena y media de salario libre de impuestos; el diez de mayo reciben un apoyo económico y entre julio

y agosto por concepto de regreso a clases reciben un mes de salario sin ningún tipo de gravamen, todo ello sin contar con el Fondo de Ahorro Capitalizable (FAC), aguinaldo y vales de despensa de fin de año equivalentes a 11 mil 700 pesos. Con plena justificación afirmamos que estos últimos cinco años han sido de grandes beneficios para los trabajadores capitalinos, porque tenemos a Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, como su mejor aliado.

Por eso, en forma natural se dio una alianza entre Gobierno y los trabajadores para sacar adelante los problemas que enfrenta la ciudad.

Uno de ellos es la reconstrucción de las zonas dañadas por el sismo del pasado 19 de septiembre.

Los trabajadores afiliados al SUTGCDMX, no vacilaremos para acudir al llamado de nuestro jefe de Gobierno para remover escombro y ayudar en la reconstrucción de viviendas perdidas por miles de capitalinos que hoy están a la espera de que las autoridades capitalinas les tiendan la mano.

Por esa razón, los trabajadores capitalinos tomamos el reto de acompañar al Jefe de Gobierno, Dr. Miguel Ángel Mancera en la reconstrucción de las zonas dañadas ahora que ya fue aprobada la Ley del Programa para la Reconstrucción, Recuperación y Transformación de la Ciudad de México.

Salario

Juan Ayala Rivero

En días pasados, nuevamente el tema del salario mínimo, ha sido el tema permanente desde nuestro arribo a la dirigencia del SUTGCDMX, se convirtió en un asunto de todos los mexicanos. Desafortunadamente vemos actitudes negativas hacia esta propuesta que hizo recientemente COPARMEX.

De entrada, el presidente del Banco de México, Agustín Cartens, nuevamente con la vieja cantaleta que ya cansa, repitió como disco rayado que no se puede incrementar el salario mínimo porque se provocaría una espiral inflacionaria, cosa que hemos demostrado con hechos de que no es cierto.

Es decir, que es la clásica excusa de los grandes entes económicos para evitar su responsabilidad con un sector vulnerable de mexicanos, porque no quieren permitir que inicie el proceso de recuperación del poder adquisitivo.

Otros líderes del charrismo oficial salieron a decir que de incrementarse el salario mínimo, tendrá que hacerse de manera gradual a largo plazo, fijando determinados años y con un determinado porcentaje salarial.

Otra vez lo mismo, la traición hacia a sus compañeros trabajadores, porque de todos es sabido que los líderes sindicales están al frente para defender los intereses de sus agremiados. Nosotros hemos demostrado que en la Ciudad de México sí se puede y citamos como ejemplo el aumento salarial del 32.07; aumento salarial más grande que no se ha ofrecido a ninguna organización sindical en este país.

El jefe de gobierno de la Ciudad de México, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, amigo de los trabajadores, fue quien decidió otorgar el aumento salarial, sabedor de que lo único que se provocaría sería una recuperación del poder de compra de los trabajadores y una reactivación del mercado interno, fortaleciéndose la economía de la capital.

Desde entonces, la economía de la metrópoli ha ido creciendo año con año gracias a las finanzas públicas sanas y al empuje, al profesionalismo, a la capacitación y la productividad que tenemos todos los trabajadores que amamos a esta ciudad y que nos preocupamos por estar constantemente preparados para generar mayor productividad.

Recordemos que en la Ciudad de México se encuentra la mejor mano de obra calificada de todo el país, y el resultado es una economía próspera, productiva que crece cada día en forma permanente y sostenida.

Por eso, empresarios progresistas como COPARMEX, depositan su confianza en la mano de obra mexicana, proponiendo un incremento salarial de quince pesos para 2018, cuando en el pasado, anualmente se otorgaban no más allá de tres pesos.

Esa medida la ven positiva los trabajadores de la Ciudad de México porque se lograría en corto tiempo la anhelada recuperación del poder de compra

El salario mínimo

Juan Ayala Rivero

Twitter/ @juanayalariver0

En días pasados fuimos testigos de que la Confederación Patronal de la República Mexicana, encabezada por Gustavo de Hoyos, se sumó y abanderó la propuesta que nuestra gran poderosa organización sindical (SUTGCDMX), ha venido impulsado desde hace cuando menos cuatro años, de aumentar el salario mínimo para más de siete millones de trabajadores que reciben esta mini percepción.

Más de 140 mil trabajadores en la CDMX, vemos con buenos ojos que el sector patronal nos secunde y proponga aumentar el salario mínimo a 95.24 pesos para el próximo año, pues sería hacerle un poco de justicia a los millones de mexicanos que viven en pobreza alimentaria.

Hay testimonios en diferentes medios de información y de organizaciones sindicales –entre ellas el SUTGCDMX– de que junto con el Gobierno de Miguel Ángel Mancera Espinosa, empezamos a proponer desde diferentes foros la importancia de aumentar el salario mínimo a pesar del escepticismo de algunos sectores productivos del país y hasta de las propias autoridades laborales, quienes siempre alegaron que hacerlo causaba inflación.

Las variables económicas nos dieron la razón de que no es cierto, pues el incremento que se autorizó a mediados de este año demostró que no se registra ningún espiral inflacionario, y por el contrario se beneficiaron a más de siete millones de mexicanos y de paso aunque poco se reactivó el mercado interno de nuestra economía.

Ahora bien, el hecho de que otros sectores productivos del país, muestren interés por abanderar la medida, es indicativo de que todos buscan mejorar las condiciones económicas de millones de mexicanos que por años han carecido de más básico.

Apenas ayer, desde la Cámara de Diputados, la legisladora federal Evelyn Parra Álvarez, se sumó a nuestra propuesta urgiendo al presidente de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), Basilio González Núñez, a cumplir con lo que establece el artículo 123 constitucional de que los trabajadores mexicanos deberán contar con un salario digno para satisfacer sus necesidades básicas.

Nosotros desde hace más de cuatro años venimos impulsando esa medida, es decir, desde diferentes foros hemos propuesto la desaparición de la Conasami, ya que hoy en día ya no responde a los intereses de los trabajadores y lejos de beneficiarlos su presencia los empobrece.

Hemos propuesto a las autoridades laborales del país y al poder legislativo que la Conasami sea sustituida por un Comité Evaluador que año con año estudie las variables económicas y, con base a ello, se otorgue un aumento salarial dos o tres veces más al índice inflacionario anual esperado, para de esa forma recuperar el poder de compra de la clase trabajadora y evitar que los precios de los productos básicos lo elimine

Salario mínimo

Juan Ayala Rivero

Durante las negociaciones del Tratado de Libre Comercio, el salario mínimo ha sido un tema recurrente entre los países del norte, la Unión Americana y Canadá, al considerar que la oferta salarial de México está rebasada por las circunstancias, lo que lo ha llevado a perder competitividad.

Es decir, al tener salarios tan bajos, nuestra nación ofrece una mano de obra barata, similar a la de un país bananero, provocando que los grandes consorcios norteamericanos y canadienses, quieran invertir aquí, pues les alcanza para pagar a 15 por uno que pagan allá.

Entonces eso, lejos de ser un motivador económico, se convierte en un dique que no permite que el crecimiento económico permee a todas las clases mexicanas, popular y trabajadora.

Cosa de recordar que un buen trabajador bien pagado puede consumir más, y generar que los recursos lleguen a más sectores productivos.

Esa es una de las metas que debemos seguir impulsando. En la Ciudad de México, se paga un salario mínimo socialmente responsable con mayor capacidad del que se paga en el resto del país y ese es un ejemplo, porque lejos de haberse creado una espiral inflacionaria ha sido un motor de crecimiento para la gran capital, por lo que debemos seguir insistiendo de que pagar más genera mayor consumo que a la vez reactiva la economía y hace que crezca el sector productivo.

No vamos a bajar la guardia, vamos seguir insistiendo con el tema, sobre todo por elevar el salario mínimo y de que el Fondo de capitalidad de la Ciudad de México sea más robusto, pues con estas condiciones de la reconstrucción no debe minimizarse de que solo se aplica para cosas básicas, sino que debe de servir para iniciar los trabajos que requiere la metrópoli para retornar a la normalidad.

Es decir, que el objetivo principal en la Ciudad de México, es y seguirá siendo cambiar el rostro de la urbe y el ánimo de los ciudadanos, pero sobre todo para reactivar la economía.

En ese sentido debemos transitar quienes queremos una mejor perspectiva de vida para la clase trabajadora nacional.

Cosa de recordar que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos ha sido el principal obstáculo para que millones de mexicanos obtengan un salario decoroso que les permita adquirir la canasta básica alimentaria para su familia.

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, se ha pronunciado porque el Congreso de la Unión realice modificaciónes al artículo 123 constitucional para desaparecer la CONASAMI y sea sustituida por un comité que realice los estudios necesarios que permitan incrementar permanente los salarios mínimos para recuperar el poder de compra perdido por la clase trabajadora de más del 300 por ciento en los últimos 30 años.

Nueva etapa

FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM

 

Los sismos del pasado mes de septiembre dejaron varias lecciones a los habitantes de esta generosa ciudad de México. Los trabajadores estamos listos para iniciar los trabajos de reconstrucción. Nosotros participaremos como lo hemos hecho desde un principio, colaborando y poniendo nuestro mayor esfuerzo para que las cosas se hagan bien.

La Ciudad necesita recursos para que inicien los trabajos; el Gobierno federal, el Gobierno de la capital, las cámaras de diputados y senadores, los partidos políticos y ALDF, deben acordar los montos financieros que se van a destinar, para comenzar cuanto antes los trabajos de reconstrucción.

Los edificios que fueron colapsados, los espacios deberán ser sometidos a estudios de mecánica de suelo para saber en qué condiciones se vuelve a edificar.

El Atlas de Riesgos que se presentó recientemente, deberá de servir como guía para que sepamos con precisión cómo llevar a cabo las tareas de reconstrucción, tomando en cuenta que la ciudad cuenta con varios tipos de suelo y eso debemos entenderlo y aprenderlo para que en futuro construyamos bajo esas medidas de seguridad.

La Ciudad requiere que haya inversión, porque detonaría nuestra economía, pero ojo, es muy importante que esa detonación de la economía sea sin que ningún trabajador sea liquidado o despedido. Todos los lugares donde se registraron afectaciones deben incorporarse cuanto antes a la productividad, sin que alguna plaza laboral se pierda.

La planta laboral deberá continuar intacta, sea de la iniciativa privada, del Gobierno o informales, todos deberán preservar sus fuentes de empleo y donde haya habido afectaciones, debemos solidarizarnos reactivando el área o las pequeñas empresas con programas de inversión.

El objetivo será la reactivación económica para que los trabajadores vuelvan a obtener sus salarios que sirven como sostén de sus familias.

Hacemos una invitación a toda la ciudadanía para que volvamos poco a poco, dentro de nuestras posibilidades a retornar a la normalidad.

Es muy importante señalar que debemos de ser guardianes, vigilantes de los planteles escolares donde estudian nuestros hijos. Las escuelas públicas y privadas deben seguir siendo paraísos de la seguridad donde no quede ninguna sospecha de duda.

Debemos sumarnos todos, vigilar que así sea y de haber dudas realizar las denuncias correspondientes para que los planteles escolares continúen siendo auténticos paraísos de seguridad para nuestros hijos.

La reconstrucción

 

Luego de los sismos ocurridos durante el mes de septiembre en la Ciudad de México, la respuesta ciudadana y de los trabajadores de la capital, no se hizo esperar para reincorporarla a la normalidad, aunado a ello se puso en marcha un programa de reconstrucción.

Los más de 240 mil trabajadores de la Ciudad de México, estamos comprometidos como siempre lo hemos hecho, respondiendo en situaciones de emergencia para con la fortaleza de todos para poner de pie nuevamente a nuestra gran metrópoli.

Es un reto muy importante, pero lo vamos a vencer, estamos en espera de las disposiciones para que con los recursos asignados, se lleve a cabo esa labor de reconstrucción, donde participaremos seguramente todos los trabajadores, poniendo en primer plano la seguridad de las personas, tratando de que las acciones tengan como propósito que seamos preventivos y que en un futuro nos ayuden a adelantarnos a las contingencias derivadas de los fenómenos naturales.

Es decir, las acciones que emprendamos con miras a ser preventivos, se verán reflejadas en el futuro y eso nos lo agradecerán las futuras generaciones.

En lo que respecta a los servicios, estos operan hoy en día al cien por ciento, estamos trabajando y eso se refleja en la satisfacción de los capitalinos.

Un tema importante es el agua, principalmente en las delegaciones Tláhuac, Iztapalapa e Iztacalco, donde está escaseando.

Hacemos nuestra aportación, siempre respondiendo a las exigencias ciudadanas.

Hemos hecho hincapié de la gran necesidad de renovar la red hidráulica, pues las tuberías ya dieron su vida útil y ahora con el movimiento telúrico registrado, simple y sencillamente los daños sumados con las fugas se ampliaron.

Entonces, esos trabajos deberán llevarse a cabo para modernizar la red tan importante para suministrar permanentemente el vital liquido a los habitantes, independientemente de los problemas que enfrenta el sistema Cutzamala, que abaste con un 30 ciento a la gran urbe.

Por ello es de vital importancia dar a conocer a la opinión pública que nosotros seguiremos trabajando para que el Valle de México no carezca del vital líquido, pero no solo eso, sino que no tenga problemas con el alumbrado, que los servicios médicos en la red hospitalaria del GDF operen al cien por ciento, así como la limpieza que un ejército de trabajadores levanta a diario más de 12 mil toneladas de basura.

Otro punto primordial es la recuperación de documentos personales y patrimoniales, por lo que los trabajadores de esa área estarán listos para aportar su experiencia y solidaridad.

Entonces pongámonos a trabajar, en estos momentos es cuando más nos necesitan nuestros hermanos damnificados. Mostraremos que estamos a la altura de lo que demandan los capitalinos.