Web Analytics Made Easy - StatCounter
Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Miercoles 14 Noviembre del 2018
algo de nubes 19°

El rincón del Chaman

Ríos Piter topa con muro

Jesus Sanchez

1.- Aunque lleva ventaja sobre Jaime Rodríguez –el ex Bronco– y Margarita Zavala en el número de estados necesarios para alcanzar la candidatura presidencial, Armando Ríos Piter cree que registrar un solo candidato independiente en la boleta electoral le daría más fuerza a esta figura y evitaría que se diluya el entusiasmo no partidista. Pero parece que eso nunca ocurrirá porque se lo impide un muro de vanidades. El ex Bronco, por ejemplo, tiene claro que si no prende, pues se regresa a la gubernatura de Nuevo León para seguir operando otros cuatro años desde la comodidad de su caballo equipado con Ipad y bocinas. Por lo que toca a Margarita Zavala, tampoco tiene la intención de declinar a favor de nadie y como diría don Teofilito, ni lo hará. Ni siquiera por José Antonio Meade como augura el Peje. Y MariChuy va muy rezagada. Nadie está dispuesto a sacrificar vanidad por un proyecto común, salvo Ríos Piter. Si los aspirantes pasan la investigación del INE que anda tras la pista del mercado negro de las firmas de apoyo y la libran el ex Bronco y Margarita, en la boleta electoral aparecerán al menos seis fórmulas; tres de partido y tres independientes (aunque sea de nombre).

2.- El nivel de las campañas disfrazadas de precampañas cada vez es más de pleito callejero. En un video grabado en Veracruz y difundido en sus redes sociales, el precandidato único presidencial de Morena se presentó como AndrésManuelovich, sí leyó bien, en respuesta a las acusaciones de Javier Lozano de que el tabasqueño recibe el apoyo financiero y político de los rusos. El Peje respondió a los chistoretes de sus detractores con otro chistorete. Pero eso no para ahí. Los creativos del Peje se sacaron de la manga una contraofensiva respaldada en medicinas milagro. También en un video mensaje difundido en redes, AMLO pidió “con todo respeto” a @EPN que dijo le ha dado por las indirectas, serenarse, “que no se caliente” y para evitar la presión alta tomarse una cápsula de Amlodipino. Ah qué buena medicina, dijo convencido AMLO. Ya no aclaró si el Amlodipino viene en presentación intramuscular. Los chistoretes le bajan mucho nivel a la competencia. A todos. ¿Qué no?

3.- Dicen que las protestas armadas contra Meade por quienes se ostentaron como priístas de Aguascalientes fue un fallo del priísmo estatal, pero los reclamos se los hicieron a Otto Granados Roldán, recién nombrado secretario de Educación Pública. 4.- Dante y la vuelta al oscurantismo de los boletines de prensa. A Ricardo Anaya no se le hizo lucir el chaleco Naranja (como lo hicieron los perredistas) ni tararear la tonada pegajosa de la la la la la.

Ahí viene la reforma

Jesus Sanchez

Con tantos distractores y ocurrencias en las campañas disfrazadas de precampañas, en un clima político de mucha confrontación e incertidumbre, los estudiosos de estos temas advierten que para acabarla de amolar cualquiera que gane la presidencial no tendrá mayoría en el Congreso. ¿Quieren que se los cuente otra vez?

El proceso electoral en curso, como siempre, se distingue por dar paso a una competencia desigual e injusta, como quiera que se le vea, además de cara. Y eso que de acuerdo a muchos sondeos los ciudadanos cada vez creen menos en los partidos pues se sienten menos representados. En fin, los candidatos formales, que representan a las extrañas alianzas premodernas se dedican a hacer campañas a través de la espotización y el tendido de redes sociales.

Lo suyo es prometer para hacer votos, cumplir es lo de menos. En cambio a los candidatos independientes, ni tan independientes dicen sus detractores, tienen que cumplir sobrereglamentaciones que parece que están hechas para que no pasen.

Además de que disponen de muy pocos recursos públicos y quedan limitados en el reparto de los millones de spots que los partidos tienen para su uso y totalmente gratis. En diferentes foros y charlas con comunicadores, estudiosos de la política y políticos de nueva cuña, uno de los puntos en que coincidimos es que los mexicanos vivimos el quehacer de la política de una manera totalamente distinta a la de hace unos cuantos años.

Es más, nadie imaginaba que cuando ocurrió la transición en México, en el año 2000, hoy en pleno 2018 los cambios han sido impresionantes. Pero el sistema político en el que vivimos nuestro espacio cotidiano se ha venido rezagando. Hoy por ejemplo buena parte de la política, los órganos electorales y las decisiones que se toman en la administración pública, están hechas a imagen y semejanza de los partidos.

El sistema de partidos es una figura teórica y práctica de gran importacia, pero la partidocracia lo ha desvirtuado. Acaban de cumplirse 40 años de la reforma política que le ha dado forma y vida al actual sistema democrático mexicano, la reforma política de 1977. Y cuatro décadas después, el mismo tiempo que lleva el Proyecto del Templo Mayor tras el descubrimiento de la Coyolxauhqui, el país es diferente y sigue cambiando.

Estragos a Morena

Jesus Sanchez

Los seguidores de Andrés Manuel López Obrador y los morenistas devotos están desencantados y confundidos.

Contra los usos y costumbres de no objetar ninguna de las decisiones del político tabasqueño, el acuerdo de ir en alianza con el ultraconservador Partido Encuentro Social (PES) ya mostró sus primeros estragos. Ni siquiera el acuerdo de ir junto al PT les había costado tanto.

Las protestas de activistas de movimientos lésbico-gay en contra de la coalición con el PES, al final del evento donde López Obrador dio a conocer a los integrantes de su gabinetazo y durante el registro de la misma ante el INE, parecía que quedaría como un incidente más pero la participación de Elena Poniatowska y Jesusa Rodríguez con un cartelito en el que se leía “NO al PES”, le dieron mayor peso.

El tema no es menor y ni siquiera puede quedar como anécdota con la frase del propio López Obrador de que “ser guadalupano y juarista no se contraponen”. El caso es que el tabasqueño no ha asumido posiciones ante algunos temas de controversia.

El reclamo se centró contra la participación de las iglesias en política. La posición ultraconservadora del PES, de origen evangélico, está documentada ampliamente y su dirigente Hugo Eric Flores, sostiene banderas que chocan con las posiciones de muchos morenistas, de grupos liberales y de izquierda en temas como el aborto y la unión de parejas del mismo sexo.

“Estamos del lado correcto de la historia”, presumió Flores aunque todo mundo sabe que lo mismo ha apoyado al PAN, al PRI, al Bronco y que estuvo coqueteando con el Frente Ciudadano PAN-PRDMC pero no lo admitieron.

En las recientes elecciones del estado de México, el PES fue en alianza con el PRI, el PVEM y el Panal. Morena solamente tuvo el respaldo del PT.

De por sí el PT es visto como un lastre para cualquier otra organización, pues además de tener simpatías con Maduro en Venezuela y con Corea del Norte, Alberto Anaya y su esposa María Rodríguez, están involucrados en un caso de fraude y desvío de recursos públicos. Eso sin contar con que el PT ha estado a punto de perder el registro, fue rescatado por el PRI.

Las fotos de Poniatowska y Jesusa Rodríguez en contra de esta coalición son muy elocuentes y devastadoras para los que piensan que nadie le dice no a López Obrador.

Es más, las acusaciones contra Yeidckol Polevnsky de “corrupta” y de que su respaldo al PES constituye un retroceso para el estado laico, fueron lapidarias.

“Andrés Manuel López Obrador tiene muchos puntos a su favor pero hace todo para perder”, reflexiona en Facebook una de sus fervientes seguidoras cuyas iniciales son MM.

Ahí viene la reforma (Parte 2)

Jesus Sanchez

El país no reventó. El año pasado el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM organizó un panel donde expertos examinaron los principios de la “reforma política” moderna, que para sorpresa de muchos se diseñó y concretó en la época de José López Portillo y de Jesús Reyes Heroles: esta gran reforma fincó las bases de la democracia plural que hoy conocemos.

Como hoy, hace 40 años se encendieron los focos de alerta y se introdujeron cambios constitucionales que cambiaron el entarimado político nacional, con lo que evitaron que el país se nos deshiciera en las manos. El país ha enfrentado en estas últimas décadas procesos de desarrollo y experimentó además la alternancia en el poder presidencial, momentos difíciles, críticos, pero el esperamos que después de las elecciones de julio el país desaparezca, pero los resultados de la participación de los ciudadanos, el redimensionamiento de las fuerzas políticas y las instituciones, así como las nuevas formas de gobierno, seguramente tendrán que someterse a una chaineada de fondo. O sea, una reforma política de quinta generación.

Un excepcional documento que condensa la reforma política de 1977, elaborada por el constitucionalaista Jorge Carpizo, sintetiza es estas palabra las razones que dieron paso a reformar 17 artículos de la Carta Magna.

“Persigue fortalecer el proceso democratizador del país, la participación política institucional de fuerzas políticas que se habían mantenido al margen del sistema y, el fortalecimiento del poder legislativo. Se intenta que el sistema político mexicano pueda seguir operando y no vaya a ser desbordado por no poder dar cauce a los problemas del país”.

El concepto del desarrollo estabilizador había quedado muy lejos, la concentración del ingreso en unas cuantas personas y el empobrecimiento de la población en aumento, además de que no existía oposición en el Congreso, todo esto dio paso a rumores de golpes de Estado, en suma, la pérdida de confianza en el Sistema Político Mexicano. Más allá de los errores de todos conocidos del último presidente de la Revolución, José López Portillo, tuvo la sensibilidad para advertir que hacían falta reformas si se deseaba mantener la estabilidad del país. Y lo hizo.

Por primera vez se reconoció que las minorías podían convertirse en mayorías pero renunciando a la violencia. En síntesis, la reforma de hace 40 años se propuso para evitar la desestabilización del sistema político mexicano, a través de la ampliación de la representación nacional.

Meade: continuidad o sana distancia

Jesus Sanchez

Pues sí, resultará muy difícil para los estrategas de José Antonio Meade sacarse la espina y corregir la percepción de que han navegado con una brújula mal calibrada. Porque ya no se trata sólo de sus detractores o adversarios, sino de gente que recibió bien la propuesta de su virtual candidatura hasta que lo fueron transformando en lo que nadie esperaba, un candidato a imagen y semejanza de lo mismo de siempre. Los súper asesores (Godínez del círculo dorado) no pueden echarle la culpa a otros, porque la realidad es que en lugar de posicionarlo como una figura con potencial para criticar indistintamente a los partidos y los políticos, desde una posición de ciudadano sin militancia, lo metieron en una desgastante carrera por el segundo sitio de la competencia presidencial y no del primero. Aquello de que caballo que alcanza gana es puro rollo. La competencia es una y las posibilidades de que un error deje fuera a cualquiera de los competidores es una realidad. Cuando un ilustre periodista zacatecano (Isaías León, autor de El Trochilero) posteó en su cuenta de Facebook que la campaña priísta parecía repetir la etapa de Pancho Labastida, sin duda fue la mejor evaluación del desempeño de los que aconsejan a Meade. A Meade lo sacaron de su espacio natural para hacerlo parecer frente a sus adversarios como un tipo rudo, un tipo de cuidado. Pero hay más rudos y vagos que él. A veces hasta parece que Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador hacen el 1-2 para bulearlo. A Meade lo tratan como un candidato que como entonaría Facundo Cabral no es de aquí ni es de allá, la cuestión es que no aprovechan el potencial de estar libre de los pecados originales. A Meade lo han buleado con ganas. Tanto que Andrés Manuel López Obrador no se midió y propuso al PRI cambiar de candidato. Alguien muy perverso revivió la anticampaña de Manuel Camacho en contra de Luis Donaldo Colosio, unas semanas antes de su asesinato. AMLO se jugó una carta tenebrosa y como director de orquesta propuso sustituir a Meade por Aurelio Nuño y Miguel Osorio Chong. Esta ocurrencia y otras causaron mucho daño a los tricolores que no reaccionaron a tiempo. Puso a girar a los estrategas priiístas pero lo único que lograron fue mantener a Meade en el terreno reactivo, en un segundo plano. Meade comenzó a pegarle a todo, como si estuviera en posadas y sus adversarios fueran la piñata. No siempre con buen tino.

Meade, fuera del radar

Jesus Sanchez

Para José Luis Camacho nuestro apoyo y aprecio; a las amenazas anónimas, condena absoluta. A las encuestadoras se les fue la nota. Las justificaciones son muchas, una que no había elementos suficientes para anticiparlo, y otros que la candidatura de José Antonio Meade fue una jugada de salón, que nadie esperaba. Eso sí, hay que reconocer que en estos meses de especulación política las encuestadoras coincidieron en un dato clave, que el prospecto mejor posicionado del PRI siempre conservó segunda o tercera posición de las expectativas electorales.

¿Pudo influir esto para dejar fuera a Miguel Ángel Osorio Chong? Es cierto que los expertos en levantamiento de opinión no son magos, tampoco brujos y ni siquiera adivinos. Pero a veces se les nota muy interesadas, como las encuestas en las que de un día para otro Meade se convirtió en rockstar. Hagamos una rápida revisión de cómo estaban las encuestas semanas atrás. Agárrese.

Los despistados. En octubre pasado, por ejemplo, Mitofsky publicó un estudio en el que mostró a Osorio Chong como el mejor posicionado de los prospectos del PRI con el 46.9 por ciento de conocimiento, seguido de lejos por José Narro con 11.2 por ciento, mientras que José Antonio Meade tenía un escaso 5.9 por ciento, apenas arriba de Aurelio Nuño que tenía 3.3 y de Ivonne Ortega con 2.9. En los careos con prospectos de otros partidos, Osorio destacó en segundo o tercer lugar, mientras que Meade tuvo un rango de tercer sitio para abajo.

Las diferencias se profundizan en los niveles de conocimiento por nombre. Andrés Manuel López Obrador arrasó con 94.5 por ciento, seguido de Margarita Zavala con 78.3 por ciento, Osorio 76.3, Miguel Ángel Mancera 70. Anaya traía un preocupante 69.3. Y qué cree, pues que Meade estaba casi en el sótano con el 46.6 por ciento, o sea que ni en su colonia lo conocían.

En este tipo de medición Parametría no estaba tan distante. López Obrador despuntó con 96 por ciento de conocimiento de la gente; Mancera con 68, Osorio 60 y así hasta allegar a Meade con 11 por ciento. En julio El Financiero traía a AMLO de puntero con rangos de 30 a 33 por ciento en las preferencias; a Zavala entre 28 y 31 y a Osorio con 24 por ciento. En todos sus careos no apareció Meade y lo mismo ocurrió con los estudios de GEA-ISA. Fue hasta el 17 de noviembre cuando El Financiero incluyó un escenario duplex con Osorio o con Meade como posibles candidatos

¿Meade, a Los Pinos?

Jesus Sanchez

1.- Si va Meade a Banxico la candidatura presidencial tricolor en 2018 será otra historia. Y si no, como lo dicta la dialéctica, pues no. Roberto Vizcaíno tomó nota de que para el yucateco Emilio Gamboa, el secretario José Antonio Meade cumple con los perfiles tanto de presidenciable como de gobernador del Banco de México. ¿O sea? Gamboa tranquilizó a los que andan nerviosos y no concilian el sueño pues aseguró que la decisión del relevo de Agustín Carstens se conocerá en dos semanas cuando el Presidente envíe la propuesta al Senado. Lo demás, puede inferirse. ¿Hubo destape?

2.- Aunque los partidos tienen hasta finales de febrero del próximo año para apuntar a sus candidatos definitivos, algunas decisiones en las próximas horas o días definirán el futuro político de José Antonio Meade, Miguel Ángel Osorio Chong y de otros soñadores del primer círculo en Los Pinos. Vamos por partes. En febrero Carstens anunció que había aceptado la invitación para dirigir el Banco de Pagos Internacionales – muy merecido- y que permanecería en las oficinas del Banxico hasta el 1 de julio de este año.

Pero los nubarrones en el mercado cambiario generados por las presiones de Donald Trump obligaron al preciso a pedirle que se quedara más tiempo y éste aceptó, el plazo vence este 30 de noviembre. Todo mundo coincide en que el candidato natural para hacerse cargo del Banxico es Meade, pero eso implicaría sacarlo de la presidencial en la que ha visto crecer sus bonos en los últimos meses.

3.- ¿Adiós al club de Tobi? Un enfoque interesante, el del periodista experto en finanzas José Yuste (www.dineroenimagen. com) plantea la posibilidad de que una mujer, la subsecretaria Vanessa Rubio, se convierta en la primera secretaria de Hacienda en la historia del país, lo que confirmaría que el Club de Tobi en la SHCP se acabó. En el juego de las posibilidades, otros conocedores piden no descartar a Miguel Messmacher.

Otros expertos opinan que para Hacienda podría apuntarse también al director de Pemex, José Antonio González Anaya, de ilustre e influyente familia, aunque ya pasó por el IMSS también tiene en su perfil haberse desempeñado como subsecretario de Hacienda. El mismo Yuste dice que si no va Meade al Banxico ahí están Alejandro Díaz de León o el propio Messmacher.

4.- A Meade lo han identificado muchos como el secretario plurinominal, porque nada más en este sexenio ha sido canciller, secretario de Desarrollo Social y titular de Hacienda. Nomás.

5.- Veámoslo de esta manera, si Meade va a la presidencial, sería por aclamación de los delegados priístas porque de establecerse un proceso abierto los aspirantes tendrían que registrar sus precandidaturas e ir a las precampañas a partir de este 17 de noviembre.

Bolas el engrudo

Jesus Sanchez

Graco Ramírez –el innombrable de ya saben quién- también puso a su favorito, su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda, de quien dicen era el que en realidad ha sido el poder tras el trono. Como no hubo acuerdo con el PAN, está por definirse si va o no por el blanquiazul, Víctor Manuel Caballero. En la esquina priísta está listo Jorge Meade Ocaranza, quien ganó la mano con experiencia y en algo ayudó el apellido ¿qué no? De lo que se puede estar seguro es que si gana el candidato de ya saben quién, a los morelenses les va a ir de la patada.

Vaya que parece el mundo al revés. Bien podría rodarse en Jalisco una de esas películas de charros contra extraterrestres. De entrada, el líder del sector popular del PRI, Arturo Zamora, se quedó como el chinito. Decían que era el mejor posicionado en las encuestas pero como nadie sabe para quién trabaja Aristóteles Sandoval logró colocar a su candidato, Miguel Castro Reynoso, quien para más señas fue dos veces alcalde de Tlaquepaque, se venía desempeñando como secretario de Desarrollo Social quien como en el caso de Guanajuato anduvo por el estado con su bolsa de la felicidad.

Castro es el elegido para enfrentar a Enrique Alfaro, abanderado de Movimiento Ciudadano –el de la tonadita dantesca de lala la lala– quien intentó sacar de circulación las calandrias de las calles de Guadalajara para sustituirlas por vehículos eléctricos porque los caballos contaminan, muy relevante. Sin duda que Rolando Zapata pudo colocar a su candidato, Mauricio Sahuí Rivero luego de negociar con muchos tiradores. El punto es que Yucatán es uno de los contados estados donde el PRI no tiene muchos conflictos después del triste recuerdo que dejaron los panistas en la entidad.

Pero eso no obsta para decir que se rompieron las ilusiones de Jorge Carlos Ramírez Marín. También quedó fuera Pablo Gamboa Miner –hijo del brujo de brujos políticos Emilio Gamboa-, aunque tiene más tiempo que nada. Otros que quedaron chiflando en la loma fueron Roberto Rodríguez Assad, Felipe Cervera Hernández –hijo del ex góber- y otros más. Algunos dicen que Ivonne Ortega es la artífice de esta candidatura, pero la verdad es que quién sabe.

Por el PAN va Mauricio Vila, alcalde de Mérida, aunque es más conocida Cecilia Padrón Laviada. ¡Máre! En Chiapas las cosas no pintan nada bien para el PRI pues el otro ya saben quién habilitó a Roberto Albores Gleason como el candidato debe de debe, a pesar de los gestos del PVEM y su góber. Dicen que Manuel Velasco ha venido jugando con doble cachucha porque al PRI le dice que sí pero alienta a su primer espada Eduardo Ramírez Aguilar –alias el Jaguar Negro-, quien se ha convertido en el emblema de reivindicación del PVEM. Eso dicen.

La perinola: todos quieren

Jesus Sanchez

Esta es la lista que anda circulando en pasillos formales e informales de los políticos que se perfilan para ir al Senado. Tómela con la reserva del caso aunque dicen que es la buena. Como en el tradicional juego de la perinola, todos quieren, pero no se sabe cuántos lleguen a un escaño. Aquí citamos los nombres sin considerar méritos o relaciones de altos vuelos. Miguel Ángel Osorio Chong (lleva mano aunque antes reforzará el equipo de José Antonio Meade); Luis Miranda también está perfilado para ir al Senado pero antes trabajará en lo que sabe –estuvo a cargo de la operación electoral con @EPN-; en la talis -como diría el clásico- está el rey del guacamole y ex góber queretano José Calzada, quien seguro extrañará la Secretaría de Agricultura. Hacen fila Enrique de la Madrid, como parte del fogueo en su carrera para que algún día…; se incluye en las listas a José Narro, pero con eso de que lo hicieron presidenciable, luego lo metieron a la lista de prospectos al gobierno de la CDMX y en un descuido terminaría de alcalde capitalino, pues quién sabe si quiera. Anote al hidrocálido Augusto Gómez Villanueva, quien es uno de los políticos con mayor carrera y está perfilado no sólo por su experimentada trayectoria sino porque es muy cercano a Jose Antonio Meade. También se le ven intenciones de llegar al Senado a José Reyes Baeza, ex góber de Chihuahua y actual director del ISSSTE, no lo pierdan de vista; en esa listas aparece el zacatecano Miguel Alonso Reyes, su problema es que existe una carpeta de investigación que lo pone entre los diez ex góbers en capilla. Como cosa suya consideren a Claudia Ruiz Massieu, así como a Rubén Moreira, a Carolina Viggiano y en un descuido hasta al sacrificado mexiquense Eruviel Ávila. César Camacho no le haría gestos a un escaño, aunque tendría el efecto chapulín desde San Lázaro a Reforma; en tanto a Jorge Carlos Ramí- rez Marín no le quedaría de otra luego de ver esfumados sus sueños de verano en Yucatán. Las listas también incluyen de buena intención a Ildefonso Guajardo, así como a Gerardo Ruiz Esparza, la cuestión es quién hace la chamba del gobierno. Manuel “el Meme” Garza, es una leyenda viviente de la política y también está perfilado. Ya se verá. En la feria de nombres están también Mercedes Guillén Vicente (hermana de ya saben quién); Sylvana Beltrones; Beatriz Paredes, otra leyenda y la periodista Beatriz Pagés.

Meade: continuidad o sana distancia (PARTE 2)

Jesus Sanchez

Lo peor fue que dejaron que Meade se confrontara con el gobernador Javier Corral en un episodio en el que el panista mezcló el tema del PRI y César Duarte Jacquez con la retención de 700 millones de pesos del presupuesto al estado. Y no sólo eso, los Godínes del círculo dorado permitieron que se subiera al ring @EPN y obvio Ricardo Anaya estaba feliz. Javier Corral, es un abogado callejero acostumbrado a batirse en los peores terrenos, digamos que es un gato de barrio y de eso vive. Por eso cuando Meade lo acusó de torturador, le puso alas a los alacranes.

interesante a favor de Meade fue tomar la batuta del tema del nombramiento de los fiscales en el Congreso, para responder sin rollo a los reclamos de la sociedad contra la impunidad y contra la corrupción. Meade hizo lo que sabe hacer, proponer y decir cómo. Es decir, fijó una agenda a la que los partidos le han sacado la vuelta. Meade les ganó la mano.

Primero en una carta y luego en video mensajes difundidos en redes sociales, Meade propuso incluso una pausa para que los partidos pudieran cumplir con su tarea en el Congreso, esto es, dejarse de rollos y nombrar al Fiscal General de la República, al Fiscal Especial contra la Corrupción y al auditor Superior de la Federación. Esta era la primera vez que Meade se colocaba al frente de un tema nodal y claro, Anaya y AMLO le respondieron pero se salieron por la tangente.

Los partidos en el Congreso también reavivaron este debate guardado en la congeladora y de alta carga política. Aunque el INE insista en que estamos en etapa de precampañas y que los mensajes son para los militantes, la verdad es que la población sigue formándose una idea de por quién van a votar. Estamos en uno de esos momentos de la política en que si Meade sigue con el sello de la continuidad de Peña, no le va a ir muy bien que digamos. Tiene que romper para crear una expectativa de que las cosas van a cambiar y a mejorar. Esta es una realidad.

El adiós a @EPN. Que se sepa, los tlatoanis desaparecieron hace varios siglos, el caudillismo populista huele a naftalina y la realidad nacional ofrece otros retos. La política ya no es como la conocimos. Quién se hubiera imaginado que las ideologías estarían en tal nivel de crisis que los partidos que se formaron bajo las alas de la derecha, de la izquierda o del centro hoy han optado por ceder a una corriente donde el pragmatismo es la llave para alcanzar al poder.

De moda la reelección

Jesus Sanchez

Para que es más que la pura verdad -como dicen las tías-, la clase política mexicana anda muy alborotada pues las elecciones 2018 están a la vuelta de la esquina, y créalo, toda su atención está en valorar sus posibilidades para amarrar un cargo de representación popular, aunque para muchos la luz al final del túnel es la Reelección.

El lema “Sufragio Efectivo, No Reelección” es cosa del pasado, hoy la Reelección está de moda.

Muchos de nuestros senadores, diputados federales y alcaldes sueñan con repetir en el cargo, pero como se trata de un ejercicio que no se veía desde hace poco más de un siglo, hoy la reforma constitucional que se aprobó en 2014 y que permite lo que pomposamente se ha etiquetada como “elección consecutiva”, tiene muchos asegunes pues ha sido interpretada a modo en cada entidad federativa.

Como usted sabe, en Guanajuato 38 de 46 alcaldes pretenden participar en las elecciones para reelegirse. Todos madrugaron, aunque faltan algunos meses para que se formalicen los tiempos marcados por el INE y entregaron sendas cartas de intención para que no los dejen fuera.

En contraste, en entidades como la mexiquense tratan de calmar los ánimos toreros de los alcaldes y les dicen que en lo que termina el año ya se conocerán las reglas que acompañarán la reforma política.

Pero hay casos extremos como el de Coahuila donde como se sabe en 2017 se eligieron alcaldes por un año. Sí alcaldes de un año, de tal manera que en 2018 habrá nuevas votaciones para elegir autoridades en las 38 alcaldías. Pero qué cree, que los ediles que tomarán posesión el 1 de enero tienen la posibilidad de participar en la “elección consecutiva” o reelección y para ello tendrían que pedir licencia antes del 20 de abril. En síntesis, estarían despachando menos de cuatro meses. Aunque usted no lo crea.

Si hacemos cuentas, en 25 estados habrá elecciones para renovar un total de mil 809 ayuntamientos y muchos de éstos, por no decir que la mayoría, entrarán en la categoría reeleccionista. Como en la perinola, todos quieren.

La misma película la podremos ver en el caso de los diputados locales pues en 27 estados se renovarán congresos estatales que en total suman 588 curules. Y para felicidad de muchos, podrán reelegirse.

Los tabasqueños andan en las mismas que los guanajuatenses, pues que se sepa 16 de los 17 alcaldes quieren repetir. En el ámbito federal, los senadores podrán participar por un periodo adicional que les permitiría un total de 12 años en la comodidad de su escaño, y los diputados podrían buscar tres periodos de tres años, para un total de nueve años. Dicen que así harían mejores leyes. Existen dudas justificadas.

Un modelo tropical

Jesus Sanchez

El modelo de seguridad propuesto por el candidato único presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, desconcierta a cualquiera, hasta a sus seguidores y uno que otro chairo. Y no es para menos.

Para los detractores del tabasqueño, analistas académicos chinchorreros y uno que otro millennial, las propuestas de seguridad de López Obrador parecen surgidas de una postal color sepia de las épocas de LEA, Jolopo y hasta Chente Fox.

Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia, coinciden los expertos en puntos del vista del equipo de la politóloga Melita Peláez en este primer análisis del año electoral 2018, que por supuesto incluirá las propuestas de todos y cada uno de los aspirantes presidenciales.

Parece una vuelta al pasado, diría Marty McFly si no fuera parte de la ficción en la trilogía Back to future, pues de entrada el consejo de seguridad de López Obrador aparece el controvertido Alejandro Gertz Manero, el primer secretario de Seguridad Pública de tres que tuvo el gobierno de Vicente Fox. En esa época comenzó el Estado fallido.

Por cierto que fue en la administración de Chente Fox cuando desmantelaron el Sistema Nacional de Seguridad Pública de Ernesto Zedillo para dar paso a la Secretaría de Seguridad Pública que con AMLO podría volver a la vida.

El modelo de seguridad de López Obrador es un modelo tropical que lleva ingredientes de chile, dulce y de manteca, aunque sus devotos seguidores no lo reconocerán nunca. Y si no que le pregunten a Alfonso Durazo, un hábil político que lo mismo se desempeñó como particular de Luis Donaldo Colosio, seis años después fue el vocero de Vicente Fox, cargo al que renunció para aparecer años más tarde cubierto bajo el manto protector del tabasqueño y hoy encarna la propuesta de secretario de Seguridad Pública.

En mayo del 2000 Durazo renunció al PRI para subirse a la campaña de Fox y su carta la rubricó así: “decir hoy que se es priísta es prácticamente una autoincriminación”. Durazo se agarró del chongo con Martita (sin h) Sahagún, uno de los motivos -si no el más importante- de que dejara la casona de Los Pinos en 2014. “TAN LUEGO GANEMOS…” El modelo de seguridad de AMLO se sustenta en la desarticulación del actual sistema de seguridad del Estado mexicano. ¿O no?

¿Y esa bufalada, apá?

Jesus Sanchez

Columnómetro de Aquiles Baeza 1.- Parecía cosa del pasado, pero no. La polvareda que dejaba a su paso la ruidosa bufalada política de los tiempos dorados de los destapes priístas, pudo sentirse una vez más. Esa es la sensación que dejaron las palabras de Joel Ayala Almeida, senador y dirigente de la FSTSE, quien de plano no se aguantó y reveló que José Antonio Meade no será propuesto para ocupar la vacante que deja Agustín Carstens como gobernador del Banco de México, porque va para candidato presidencial. Y no, no fue una declaración al aire pues en la nota de la entrevista firmada por Claudia Guerrero en el diario Reforma, el líder sindical aportó otro interesante dato, que la burocracia simpatiza con la eventual candidatura presidencial de Meade. Óooole… ¿Así o más claro? Ayala debe tener información privilegiada, ¿qué no? ¿Y si el candidato presidencial fuera Miguel Ángel Osorio Chong?, se preguntó la politóloga Melita Peláez.

El dirigente tomó sus precauciones y le dijo a la reportera: “Meade va para candidato, espero no estar equivocado”. Este episodio nos hizo recordar al desaparecido líder de la CTM, Fidel Velázquez, quien para calmar los ánimos toreros de los inquietos aspirantes priístas decía: “el que se mueve no sale en la foto”. Hay quien piensa que es al revés.

2.- Mancera va de frente y no se quita. Aunque Ricardo Anaya apuesta a agotar el tiempo para establecer el método en el que el Frente Ciudadano (PAN-PRD-MC) resolverá su candidatura presidencial, Miguel Ángel Mancera se declaró listo para lo que venga. Le salió en verso y sin esfuerzo: “Estoy listo para lo que se pueda presentar, vamos a ver los escenarios. Estamos listos y de frente, hacia el Frente o el escenario que se presente.” Está por demás decir que para variar ni Ricardo Anaya ni Alejandra Barrales le respondieron. Hasta parece que hay gatito encerrado como dijera Betito Vieyra.

3.- ¿Fiscal electoral a la medida? Por fin los grupos partidistas en el Senado se dignaron a aprobar la convocatoria para iniciar el proceso de selección del nuevo fiscal electoral. El tema no está totalmente resuelto pues lo que se espera es una intensa negociación entre los grupos, una vez que se conozcan las propuestas de los aspirantes a ocupar el cargo del destituido Santiago Nieto. El tema llegó a tal punto de tensión que incluso el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, llamó en un videomensaje a los legisladores a ponerse de acuerdo para completar el marco institucional de cara al proceso federal 2018 que está en curso. Haiga sido como haiga sido, el nuevo fiscal especializado en delitos electorales llevará la marca de los senadores que voten a favor y los que lo hagan en contra

Como fila de las tortillas

Jesus Sanchez

Por lo visto, muchos paisanos escucharon el llamado del pueblo para que los represente. Y nos preguntamos. ¿Cómo sonará ese llamado del pueblo? ¿Será como oír campanitas o cornetas celestiales? La verdad ni lo imaginamos pero muchos aseguran que lo escuchan y obedecen ciegamente. Vaya imaginación.

Eso sí, Margarita Zavala – la ex primera panista del país–, anunció que va por el millón de firmas. Se dice fácil, pero pocos lograrán llegar a cubrir el requisito mínimo de 866 mil 593 firmas de apoyo. La realidad es que la vida potencial de un precandidato sin partido será de poco más de tres meses, hasta el 12 de febrero cuando el INE determine quién pasa y quién se regresa a su casa. Pero eso sí, los días de gloria de haber figurado como precandidato presidencial servirá para aderezar las currículas de muchos soñadores.

2.- Todo puede cambiar pero hasta ahora se perfilan en la boleta del INE 3 candidatos presidenciales por la vía de las coaliciones PRI-PVEM-PES: la del PAN-PRD-MC y la de Morena- PT. El Panal aún está por definirse. Siendo pragmáticos, muy pocos podrían reunir tantas firmas de al menos 17 estados para que sus fotos aparezcan en la boleta del INE. Hasta ahora los únicos con posibilidades son Armando Ríos Piter, Jaime Rodríguez, Margarita Zavala y Pedro Ferriz de Con.

3.- Dicen que el Partido Verde está listo para ir solo en la contienda presidencial 2018. ¿En serio? Si no es Día de los Inocentes. La nota dice que Jesús Sesma destapó al vocero Carlos Puente como buen prospecto. Pues sería bueno que lo hicieran nada más para ver de qué lado masca la iguana ¿no? 4.- Los priístas ya no tienen de qué preocuparse, pues Ricardo Anaya –su villano favorito- ya les ahorró el proceso interno para elegir al candidato presidencial.

Con Loret de Mola, el queretano dedicó casi todo el tiempo de su entrevista a hablar del PRI y de José Antonio Meade como el candidato tricolor. Algo sabrá. 5.- Por cierto que ayer le preguntaron José Antonio Meade que por quién votó en 2012… Respondió que por Enrique Peña Nieto. En la imaginaria colectiva lo más seguro es que doña Chepina habría dicho con un dejo de reclamo ¿tú también Pepe? 6.- Por cierto que Anaya asegura que habrá candidato presidencial hasta el 14 de diciembre. La pregunta es, ¿llegará a las posadas? 7.- Una buena noticia. La Universidad de Harvard creó la Cátedra Eduardo Matos Moctezuma, por primera vez dedicada a un académico mexicano.

Bolas el engrudo

Jesus Sanchez

Una vista panorámica y a detalle de los procesos internos partidistas en la selección de sus abanderados a las 9 gubernaturas en disputa este año, confirma que a los partidos se les hizo bolas el engrudo.

Los expertos en puntos de vista de El Rincón del Chamán coincidieron en que el desenlace preelectoral que vemos en los estados no es otra cosa que el fruto de lo que ocurre dentro de los partidos, principalmente las alianzas champurradas de las llamadas izquierda, la derecha y los otros. Ya nadie puede culpar de este confuso ambiente a una crisis de las ideologías, porque parece que como diría un amigo comediante ¡Ya no hay, no hay! En realidad las cartas con las que jugarán los partidos en muchos casos no fueron las que todos esperábamos ni nos imaginábamos.

Cómo estarán las cosas que hasta las alianzas hicieron agua y nos referimos a los casos de Jalisco, Morelos y Yucatán en el caso del frente PAN-PRD-MC mientras que en Chiapas los verdes le han hecho ver su suerte a los priístas y eso puede terminar en una escandalosa separación que dará mucho material a las revistas de los salones de belleza. Mientras que Morena, el partido de ya saben quién y que no tiene ninguna gubernatura que perder, apuesta a cachar alguna en este río revuelto.

Lo que ocurra en las elecciones para las gubernaturas de la CDMX, Guanajuato, Morelos, Chiapas, Yucatán, Jalisco, Tabasco, Puebla y Veracruz será de difícil pronóstico. Todo puede suceder. Gato con ojos al revés. Pero como diría el clásico, vamos por partes. El góber de las charamuscas, Miguel Márquez Márquez, sin complicaciones logró colocar a su heredero al trono, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, quien se venía desempeñando como secretario de Desarrollo Social y Humano en la entidad.

Sus envidiosos detractores dicen que se la pasó haciendo campaña con el programa “Impulso Social” al que destinó 5 mil millones de pesos. Sinhué dejó en el camino a Fernando Torres Graciano. En el caso del PRI, que estuvo indeciso durante semanas, apenas acaba de nominar al ex senador Gerardo Sánchez García, ex líder de la CNC, pero parece que no tienen mucho que hacer en una entidad gobernada por el PAN durante 25 años. En Morelos parece que se está rodando una de esas películas de surrealismo puro. Y no nos referimos sólo a Cuauhtémoc Blanco como candidato a gobernador por Morena y su conservador aliado el PES, sino a los otros abanderados.

Predestape a tuitazos (parte 2)

Jesus Sanchez

Vaya que muchos no podían dormir de la preocupación. El number one de Los Pinos calificó estas versiones como invenciones de los opinadores. Pero estos algo sabían o algo intuían. La Alianza PAN-PRD-MC está en riesgo de la quedar en lo que pudo haber sido y no fue. Todo depende del método para elegir al candidato presidencial.

El volado está entre Miguel Ángel Mancera y Ricardo Anaya. O quedan los dos, cada quien por su lado. El 12 de diciembre se registra Andrés Manuel López Obrador. Nada más falta que enarbole un estandarte guadalupano, como Fox. Para los independientes, falta tiempo.

3.- Pues parece que el líder de los burócratas, Joel Ayala no se equivocó. El dirigente de la FSTSE, encabezó la primera bufalada a favor de Meade.

4.- Las redes sociales, ¿trinchera para la guerra sucia? Un factor insoslayable es el papel que tendrán las redes sociales en el proceso político de las mega elecciones 2018, pero no sólo el de la comunicación inmediata sino por el potencial para usarlas en la guerra sucia.

5.- Periodicazos, ¿de parte de quien? La muy vieja práctica de los golpes bajos no ha desaparecido, vea usted si no. Los expertos en puntos de vista de El Rincón del Chamán coinciden en que no fue casual el periodicazo que le acomodaron a Osorio Chong precisamente durante el Buen Fin. Para quienes saben de los mundos oscuros de donde salen notas periodísticas escandalosas, armadas para dar golpes bajos, la conclusión es que más que aportar información, la nota pretendió bajar los bonos del hidalguense. ¿De parte de quién?, se preguntaban en el primer círculos de Bucareli. Lo malo es que el sospechosismo salpica para muchos lados.

En realidad ese golpeteo interno, así fue la lectura, era innecesario si se considera el nivel de los participantes. El problema es de los afanosos que quieren quedar bien para cobrar después los favores. ¿O no? Nada más para darnos una idea de lo duro que están los golpes bajo la mesa anote para su registro: el periodicazo contra Osorio del fin de semana; la manifestación de agrupaciones campesinas que hicieron un plantón en Bucareli y finalmente el rudo tono de la comparecencia del titular de Gobernación ante el Senado de la República. A Meade hasta le aplaudieron.

Ahí viene la reforma (Parte 3)

Jesus Sanchez

Algo realmente excepcional fue la reforma al artículo 6º que consagró que el Derecho a la Información era garantía del Estado. También quedó definido en la Carta Magna que los partidos “son entidades de interés público”; se instituyó el Colegio Electoral; fue aprobado un modelo de gobierno semidirecto para el DF y se le dio a la Corte facultades para investigar a los propios jueces.

Reyes Heroles dijo: “…se está pecando de gradualismo, pero esta reforma permitió dar pasos firmes y no se expone al país a retrocesos por avances deslumbrantes”. Y lo que viene si bien no puede negarse que ha habido avances en nuestro quehacer político, antes no existían las candidaturas independientes, por ejemplo, puede decirse que el actual modelo del sistema político mexicano está agotado en muchos sentidos y tiene que modificarse.

Armando Ríos Piter, político mexicano, hace una reflexión interesante: “Los naranjales dan naranjas, los árboles de peras dan peras, los nogales dan nueces y el sistema político mexicano, los políticos como los conocemos”. Visto así, los cambios que se esperan pasan por una amplia agenda de temas de nueva generación, que ya no pueden posponerse, si es que queremos evitar un colapso real en nuestro sistema político. Aquí enunciamos algunos.

*El gobierno dividido, su marco regulatorio.

*Garantías para la gobernabilidad del país.

*Los gobiernos de coalición. Su marco regulatorio.

*La segunda vuelta. (No le saquen.)

*Ajustes a la sobre regulación de los órganos electorales.

*Avances tecnológicos aplicados a procesos electorales.

*El voto en urnas electrónicas.

*Los candidatos independientes. Corregir la desigualdad.

*Reducción del financiamiento público a los partidos políticos.

*Sistema de fiscalización para evitar el dinero sucio en campañas y en los partidos.

*Partidos sujetos obligados en el Sistema Nacional de Transparencia.

*Revisión de la representación de los partidos en el Congreso.

*Reducción en el número de legisladores plurinominales y de elección directa. Después del 1 de julio, el país no colapsará, pero sí dejará lecciones importantes para revisar los nuevos retos. ¿Estamos listos? Los conservadores dicen que no, pero el país y los mexicanos se merecen mucho más

El crisol electoral (Parte 2)

Jesus Sanchez

Eso sí, se acabarán las pensiones de los expresidentes, se descentralizará el gobierno y miles de Godínez de la burocracia tendrán que irse a vivir a Chetumal o a la sierra de Chihuahua para desahogar la CDMX.

Pero que no cunda el nerviosismo, ya que por el sólo hecho de haber nacido en México tendremos una renta, lo que nos quitará la preocupación de buscar trabajo, ya veremos después de dónde saca el gobierno esos recursos; podremos ir a Querétaro a danzar con los concheros para festejar que acabaremos con la corrupción, todita. Claro que los rebeldes tendrán que irse a vivir a otro país.

Con esta expectativa hasta se nos había olvidado el video en el que Ricardo Anaya declaró que “estábamos mejor con Felipe Calderón”. Lo dijo, aunque usted no lo crea. Lo importante es que haremos realidad el gobierno de coalición, aunque el que parte y reparte, ya sabemos lo demás.

Tenemos la certeza de que seguiremos avanzando en las reformas estructurales, pues ya sabemos que “México se ha volvido referente” en el mundo, sin lugar a dudas. Y de que estamos preparados para todo, claro, no importa si Taiwan, Vietnam o China son más baratos. Trump nos pela los dientes.

Rescataremos al campo del olvido y los campesinos vivirán en un mundo feliz; los indígenas tendrán smartphones y estarán en los programas de inglés para todos.

Aunque poquito pero crecemos, y cuando nos hablen de inflación, en Venezuela están peor. Ya no está Agustín Carstens para contradecirnos.

Serán meses de promesas, muchas promesas, promesas modernas que nos harán sentir que somos otros. Serán promesas inteligentes, promesas que harán historia, promesas que nos llevarán a un futuro mejor de bienestar, seguridad y justicia social. ¿Qué más podemos pedir?

El 11 de febrero terminan las precampañas y luego en marzo con los mismos precandidatos convertidos en candidatos, inician las campañas para terminar en junio.

Con quien gane, esperamos que sea el mejor, luego hemos de volver a la realidad. Aunque nunca nos fuimos.

AVISO: Por vacaciones de fin de año esta columna aparecerá nuevamente hasta el 8 de enero de 2018. Felices fiestas a tod@s.

Un modelo tropical

Jesus Sanchez

La sola idea de que López Obrador establezca mecanismos de negociación con los líderes de las organizaciones criminales en México como una manera de pactar el fin de las disputas territoriales y de poder, a cambio del perdón a sus crímenes, ha merecido el rechazo general de la sociedad mexicana, pues eso nos remite ni más ni menos que a convertirnos en narco-Estado. No está de más recordar la carta abierta de Javier Sicilia en la que le dice a López Obrador que confunde amnistía con perdón y por eso le reclama, “quién te crees que eres”. ¿Cuántas víctimas estarían dispuestas a perdonar a sus victimarios? ¿Y los principios de la justicia? Hay que decirlo claramente, no vemos que en la calle que la gente esté haciendo movilizaciones para que el gobierno opte por crear un narco-Estado.

A la víctima que de por sí está dolida con lo que le quitaron, añádale que tenga que renunciar a lo más preciado que es la justicia. “Y tan luego ganemos… vamos a serenar el país”. Dice, eso dice. En campaña se dice cualquier cantidad de cosas que luego se olvidan. Pero en este caso preocupa la suerte de las instituciones del Estado mexicano, principalmente las dedicadas a los temas de la seguridad. Los académicos nos explican que existen tres grandes áreas de la seguridad con características propias y de importancia fundamental para nuestro sistema; la Seguridad Nacional, la Seguridad Interior y la Seguridad Pública. Por eso cuando leemos las propuestas del candidato de Morena en temas de seguridad la propuesta del Mando Único, remite a las siguientes siglas: “Yo”. López Obrador ha comentado que el Ejército, la Marina, la Policía Federal tendrán un solo mando, el del Presidente. Eso recuerda aquella vieja anécdota palaciega cuando después de un acuerdo en Los Pinos, un funcionario le preguntó a otro: –¿Verdad que los cocodrilos vuelan? El interlocutor extrañado le cuestionó, ¿Y quién lo dijo? –El Presidente. Respondió. De inmediato el interlocutor corrigió. –“Bueno, sí vuelan… pero así de bajito.”

OREJAS DE GÓBER

Y si de ocurrencias se trata, la propuesta de revivir una vez más la Secretaría de Seguridad Pública, a lo mejor no es la mejor. Con Fox hubo tres secretarios de aquella dependencia: Alejandro Gertz Manero (hoy reciclado); Ramón Martín Huerta, quien falleció en 2005 en un accidente de helicóptero y Eduardo Medina Mora, hoy ministro de la Corte. Con Felipe Calderón el secretario estrella fue Genaro García Luna encargado en aquel momento del nuevo modelo de actuación policial y de la estrategia nacional de prevención del delito y combate a la delincuencia.

El voto de los indecisos

Jesus Sanchez

Pues a lo mejor opinan otra cosa los expertos dedicados a interpretar los fantasmagóricos resultados de las encuestas nuestras de cada día, pero el dato que tiene mayor peso en los sondeos de opinión es el del voto indeciso, aquel que el ciudadano se guarda con mucho celo, no suelta prenda, hasta la hora que está frente a la boleta. Las cifras que nos muestran los reportes de las encuestadoras son abrumadores, pues en contraste a las puntuaciones que presumen el primero, segundo y tercer lugar entre los presidenciables, el voto discreto, que no se ve o “indeciso”, ha llegado a niveles de hasta 38 por ciento, lo que sin duda establece la máxima de que todavía no hay nada para nadie.

El portal Oraculus.mx que representa un esfuerzo para mostrar los resultados de todas las encuestas conocidas en torno a la elección presidencial 2018 –tiene su chiste–, es una interesante ventana de información que permite apreciar que estamos frente a una posmoderna torre de Babel, porque cada encuestadora ofrece resultados que ayudan mucho a ampliar las dudas del ciudadano promedio sobre la competencia electoral. El acierto de Oraculus.mx, lo reconocen los analistas demoscópicos, es que las encuestadoras y los resultados de sus sondeos pueden verse en un plano que permite contrastarlos y apreciar sobre todo de qué lado masca la iguana.

La perinola: todos quieren (parte 2)

Jesus Sanchez

Uno de los que se quedó esperando el añorado escaño fue Otto Granados, pero le tocó un rato la SEP. Incluyen además a Heriberto Galindo, muy cercano a ya saben quién, en tanto que Manlio Fabio Beltrones podría dar la sorpresa. 2.- Y mientras tanto, en la tiendita de enfrente… no descarten que obtengan un cargo de legislador Jesús Ortega Martínez, el de los Chuchos. Los chapulinazos estarán a lo que dan con Mario Delgado, Dolores Padierna, mientras que ya se sabe que la conductora Lili Tellez está perfilada por Morena. Ah, no olviden al polifacético Ricardo Monreal. ¿Cómo olvidarlo? 3.- Sin duda que el nombramiento reciente que más ruido causó fue el del titular el Cisen, Alberto Bazbaz Sacal, quien se desempeñaba como director de la oficina antilavado. Ni cómo olvidar su paso por la procuraduría mexiquense y el caso Paulette en marzo de 2010, un tema muy desafortunado pero bastante memeable. Eso lo marcó para siempre.

Pes pidió firmar

4.- La noticia de que el ex góber de Nayarit, Roberto Sandoval enfrentará juicio político por desvío de recursos lo incorpora a la tristemente célebre decena de ex góbers sujetos a proceso penal en este sexenio. Y siguen en la mira César Duarte Jacquez y Jorge Herrera Caldera. 5.- ¿Qué PES? Consta en la bandeja de correos recibidos que el Partido Encuentro Social (PES) fue una de las organizaciones que pidió firmar un acuerdo de civilidad entre los partidos de la CDMX trás los enfrentamientos entre Morena y el PRD en la Delegación Coyoacán. Ayer sólo 7 de los 10 partidos con registro lo firmaron, y vea usted entre ellos brilló por su ausencia el PES.

Con el tío gamboín

6.- Dicen que Javier Corral hizo entripado pues el góber queretano Pancho Domínguez no le hizo segunda a sus quejas contra lo que el góber chihuahuense calificó de terrorismo hacendario. Parece que Corral se quedó chiflando en la loma. 7.- Con firmas reales o hechizas, vaya usted a saber, pero hasta ahora sólo Jaime Rodríguez (el ex Bronco), Margarita Zavala y Armando Ríos Piter han logrado reunir cada uno las poco más de 886 mil firmas de apoyo para convertirse en candidatos presidenciales sin partido. Nada más faltó incluir como requisito tener credencial del Club Quintito o ser sobrino del Tío Gamboín.

El voto de los indecisos (Parte 2)

Jesus Sanchez

El mejor ejemplo ocurrió en los comicios de 2000, cuando sólo María de las Heras anticipó el resultado de la elección presidencial. Hoy el juego tiene mucho que ver con el que dicen que lleva la delantera. El fenómeno AMLO aparece en primer lugar en enero de 2017 en una encuesta de Reforma, antes sus niveles eran competitivos pero tenían un piso de 7 por ciento y un máximo de 19 puntos. Hoy parece soufle. Aunque hoy todas las encuestas colocan a ya saben quién en primer lugar, mañana el dato puede cambiar radicalmente. De ahí que los sondeos en los que los entrevistados sí dicen por quién van a votar no tengan palabra de honor. De ahí que cuando el entrevistado no quiere responder, se convierte en un dato duro que no debe soslayarse, mucho menos minimizarse. Porque se convierte en el fiel de la balanza.

El histórico de 75 encuestas registradas por Oraculus.mx – de julio de 2015 a febrero de 2018– permite determinar que los indecisos o electores discretos constituyen un porcentaje importante, cuyo tope máximo ha llegado al 38 por ciento. Para ser más ilustrativos. en la reciente etapa de las precampañas presidenciales –entre noviembre de 2017 y febrero de 2018–, tenemos que 15 de 18 encuestas realizadas por firmas muy conocidas colocaron los niveles de los indecisos en rangos del 25 al 33 por ciento, muy por arriba de quien presume llevar la delantera en esta carrera. El contraste lo mostraron sólo 3 encuestas, realizadas a saber por Buendía Laredo, que consideró que el 13 por ciento era de indecisos y Parametría que estimó en 14 por ciento a los ciudadanos que no han decidido por quién votar.

Consulta Mitofsky, El Financiero, El Universal y Mendoza Blanco, han sido las firmas más consistentes que reflejan porcentajes elevados del voto indeciso, mientras que Reforma, Buendía & Laredo y Parametría no les otorgan tanto peso. Los encuestadores están interesados en recuperar el terreno perdido, que les crean pues. Pero sin duda la prueba del ácido ocurrirá en la etapa de las campañas, que se realizarán entre abril y junio, entonces el panorama estará más definido y quien se equivoque en sus pronósticos lo pagará con creces.

Para los estudiosos y los que no lo son, el voto es un misterio, pues aunque los partidos consideren que cuentan con un voto duro, el de la militancia, a la hora de la verdad puede ocurrir cualquier cosa, y si no que le pregunten a los panistas en las elecciones de 2012 cuando cayeron al tercer sitio con 3.7 millones de votos menos. Eso mismo puede considerarse para los priístas que en el año 2000 cuando la alternancia se abrió paso, el PRI quedó en segunda posición con 4 millones de votos menos de los que obtuvo Ernesto Zedillo. En el caso de las izquierdas el tema también es un misterio por resolver, pues de un promedio de 6.2 millones que logró Cuauhtémoc Cárdenas, López Obrador se apuntó 14 millones en 2006 y ganó otro millón en 2012.

Nada para nadie

Jesus Sanchez

Como aderezo a la guerra de descalificaciones declarada entre los suspirantes presidenciales y sus equipos -simplificado en el algoritmo TvsT (o sea Todos contra Todos)-, el próximo 1 de julio podríamos experimentar otra vez como hace 30 años, la incertidumbre generada por la mítica caída del sistema electoral. La verdad es que el déjà vu es tan intenso que sin exagerar parece que entramos a la dimensión desconocida.

Le cuento que hace tres décadas los mexicanos despertamos el jueves 7 de julio de 1988, un día después de la jornada electoral, con un encabezado memorable en el periódico El Financiero que informó de un acontecimiento que hizo estremecer los cimientos del sistema político mexicano: “Comicios: aún nada para nadie”. A juicio de la politóloga Melita Peláez, quien ya andaba en la talacha del análisis político, este fue uno de los encabezados que sintetizó un fenómeno que hoy podría reeditarse, es decir, que la ausencia de información electoral oportuna podría generar incertidumbre sobre los resultados de la elección.

Este episodio marcó para siempre a Manuel Bartlett Díaz, entonces secretario de Gobernación y cabeza de la Comisión Federal Electoral (CFE). Una cadena de errores, deliberados o no, dio como resultado lo que entonces Diego Fernández de Cevallos acusó como una acción para callar al sistema, el silencio sustituyó a la información. Todavía hoy hay sospechas de que hubo mano negra.

A la distancia se supo que Miguel de la Madrid pidio a Bartlett que no diera información preliminar –que en ese momento tenía como puntero a Cuauhtémoc Cárdenas- para evitar que se abonara más a la confusión. A la medianoche Jorge de la Vega Domínguez cantó el triunfo de Carlos Salinas, sin información oficial. Desde entonces se habló de un fraude cibernético estilo poblano, pues se hicieron camotes.

Hay que recordar que por primera vez se ponía en práctica una reforma que permitiría realizar un conteo de resultados para darle inmediatez y transparencia a la información electoral. El objetivo era disponer de resultados completos tres días después de la elección y no una semana después como se estilaba. El caso es que para quien hizo la cobertura en Bucareli de aquella sesión de la CFE, pasaron las horas y simplemente no había información oficial de la jornada electoral. Ese fue el criterio de la cabeza periodística de El Financiero. Los reporteros Yuri Serbolov y Francisco Gómez Maza dieron cuenta del ánimo de los opositores de que el sistema electoral se había caído. Manuel Bartlett habló 20 años después en una entrevista que le hizo la reportera Andrea Becerril de La Jornada, se quejó de que lo satanizaron, insistió en que no hubo tal ciberfraude pero sí presiones para no dar información que inclinara la balanza hacia otro lado.

¿Y el milagro político?..

FOTO: DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ /CUARTOSCURO.COM

Con la pena, pero parece que no hay tal milagro político, a menos que sea en abonos chiquitos. Soñar no cuesta nada y por eso siendo pragmáticos no se ve para cuándo los partidos vayan a renunciar al financiamiento público previsto para las campañas federales de 2018 y menos destinarlo a la reconstrucción posterior a los recientes sismos. Los analistas más serios que fueron compañeros de pupitre de la politóloga Melita Peláez (Mela para sus detractores), recomiendan conseguir un lugar para sentarnos y esperar a que los partidos y sus congresistas se pongan de acuerdo. Lo cual va para largo.

La sospecha es que los partidos saben que están en campaña y sus cuartos de guerra están enfocados a prometer lo que sea para no perder simpatizantes y votos. Hay elementos que nos hacen pensar que partidos y congresistas están en otro canal, distinto al de la población civil que no pichicateó su apoyo a los afectados por los terremotos.

1.- Diputados y senadores esperan los ajustes que propondrá el Ejecutivo Federal –vía la Secretaría de Hacienda- para darle sustento a la bolsa de 38 mil millones de pesos del Presupuesto de Egresos 2018 que se destinarán a la reconstrucción. 2.- Las proyecciones de que harán falta 38 mil millones de pesos para la reconstrucción, puestas sobre la mesa por @EPN, desajustaron las estimaciones de Ricardo Anaya que había propuesto un plan de austeridad por 60 mil millones de pesos. El plan de austeridad de Andrés Manuel López Obrador, sugiere medidas y recortes para disponer de hasta 300 mil millones de pesos. ¿Quién da más? El apoyo etiquetado de Morena a los damnificados comenzará a fluir  hasta octubre. No hay prisa.

3.- Las acusaciones entre dirigentes partidistas y legisladores han empujado las buenas intenciones a callejones sin salida. 4.- Aunque usted no lo crea, no todos los partidos han renunciado a las prerrogativas de 2017. PRI, PES y PVEM pueden quedar como los únicos donantes. Enrique Ochoa Reza acusa una y otra vez a Ricardo Anaya de hacerse güaje, ¿a poco? Dice que el panista está esperando a que le liberen los dineros de octubre, para renunciar nada más a los de noviembre y diciembre. En la misma sintonía están PRD y MC. ¿Qué tanto es tantito?

5.- En el Congreso nadie tiene prisa. Guadalupe Acosta Naranjo, a cargo de la Comisión de Puntos Constitucionales asegura que tienen hasta el 15 de noviembre cuando se apruebe el PEF 2018. Falta mes y medio.

6.- Como el PRI sabe que no tiene eco para suprimir las 200 diputaciones y 64 escaños pluris, le puso el cascabel al PAN con el tema de los moches. En el principio de los tiempos se le achacaba al PRI eso de cobrar por las gestiones que realizaban los legisladores. Algunos cargaron el mote de “tenpercent”.

Predestape a tuitazos

Jesus Sanchez

 

1.- Tome nota, asistimos en México al primer predestape online y la primera bufalada tricolor vía redes sociales. Y si hace algunos años en Los Pinos el último destape conocido –al final del sexenio de Carlos Salinas de Gortari- fue a través de un videodestape, hoy todo ocurre en tiempo real gracias a la magia online y la comunicación en tiempo real. Una cosa llevó a la otra.

Hoy sólo esperamos que se confirme todo lo que en las páginas web, blogs, Facebook, Twitter y en los mensajes de Whats App, principalmente, se sintetizó en la siguiente ecuación política: Es Meade, Osorio no va y el de Pemex brinca a Hacienda. En SDPnoticias, @FedericoArreola redondeó un análisis en tiempo real: “Milenio: destape mañana; Reforma: es Meade; Berrueto (y Liébano) contra Meade; Eruviel: Narro y Nuño, no.” Reforma. com dio como nota que Miguel Ángel Osorio Chong había comentado a sus colaboradores que no se registraría. Otros comunicadores confirmaban que el chisme era que Meade iba de precandidato. Las versiones se convirtieron en tendencia de redes, tanto en el #hastag #Meade como en #Hacienda.

Con muchas horas de anticipación y sin que mediara ninguna comunicación oficial se dio por hecho que el director de Pemex, José Antonio González Anaya saltaba como chapulín a Hacienda. Todavía estaban calientitos los comentarios de ya saben quién que para atajar el entusiasmo de Luis Videgaray dijo “no se despisten”, algo que hizo recordar el “no se hagan bolas de Carlos Salinas.

En los hechos le estaban comiendo el mandado a you know who… Eso lo registró muy bien el análisis de Conspiracy Theory de Carlos Ramírez, donde planteó que El Grupo Atlacomulco aclaró que Videgaray no se saltó las trancas. Haiga sido como haiga sido, y con la duda de quién resultó finalmente el despistado, todo se reflejó el redes sociales en tiempo real, mucho pero mucho antes de los reportes oficiales. Aquí nos tocó vivir, como diría doña Cristina Pacheco.

2.- La boleta electoral va tomando forma. Sabias palabras aquellas de que en política lo que más distrae es el hubiera (aunque el hubiera no existe) y en eso estaremos ocupados al menos de aquí hasta febrero cuando se formalicen las candidaturas presidenciales del 2018 y quede la versión final de la boleta electoral. En el caso del PRI este lunes 27 de noviembre conoceremos finalmente si las versiones de que hoy será el destape del virtual candidato presidencial del PRI fueron ciertas o no.

Nada para nadie (parte 2)

Jesus Sanchez

Conteo rápido, más lento. Y tres décadas después el riesgo de que se reedite la historia, con otros actores, claro, es muy elevado. El problema nuestro de cada día es que el sospechosismo y la desconfianza siguen siendo las constantes entre políticos y gobierno. Pero esto no solamente ataca a los senadores, diputados o a la aceptación de la figura presidencial –muy devaluada en los tiempos recientes-, sino que afecta sobremanera a la autoridad electoral.

Los partidos son los que establecen las reglas electorales en el Congreso y son los responsables de haber cambiado los consejos de las instituciones electorales en al menos tres ocasiones en los últimos 20 años. Como pintan las cosas no dude usted que al staff actual del INE, incluido Lorenzo Córdova Vianello, también lo cambien después de las elecciones.

La decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de modificar las reglas en los mecanismos del conteo rápido de votos en la elección, provocará un retraso de tres o cuatro horas si nos va bien, en la tendencia general esperada para la elección presidencial. Los magistrados atendieron quejas de Morena, Movimiento Ciudadano y el PAN en el sentido de que había un manoseo de actas electorales que no daban certeza al ejercicio.

Al mismo tiempo indicaron que por el tipo de competidores se espera una elección muy cerrada y por ello se trataba de evitar un incendio político –como el de hace 30 años-, comentó José Luis Vargas. Y aunque los consejeros del INE pegaron el grito en el cielo, parece que no les queda de otra, pues advirtieron que si bien respetarán la decisión de los ministros, pues harán todo para tener resultados preliminares lo más temprano posible.

En realidad poco o nada podrán hacer para cambiar esta situación. A tronarse los dedos ¿Qué puede ocurrir? ¿Se caerá otra vez el sistema electoral? Veamos. Pues si tradicionalmente esperamos información entre las 9 y 11 de la noche, pues ahora con la pena tendremos que tronarnos los dedos hasta altas horas de la madrugada esperando que salga humo. O de plano nos dormimos con el riesgo de tener pesadillas. Que se recuerde, otra espera de miedo ocurrió en 2006 cuando ganó por medio punto Felipe Calderón ante Andrés Manuel López Obrador.

Fue hasta las 5 de la mañana cuando se desveló más o menos la tendencia final.

Este será un problema muy difícil de resolver para los medio de comunicación formales. Las redes sociales estarán en tiempo real, el problema es que justo al lado de algunas cuentas serias, hay mucho ruido e información basura de los equipos de campaña que seguirán pegando para sembrar confusión a favor de sus patrones. Y ni quien les diga nada.

Las agencias en internet o blogs se darán vuelo, pero también tendrán que esperar datos duros. Si se arriesgan a dar datos falsos, allá ellos y su descrédito. Esto mismo ocurrirá con las encuestadoras que tienen la opción de ir por la libre y con sus propios datos echarse el tirito de dar un ganador. Pero si se equivocan, no se la van a acabar, como dirían los ingleses.

Como van las cosas muchos periódicos tendrán que esperar tiempo extra para cerrar y enviar a las impresoras sus ediciones con la nota, lo cual se reflejará en un aumento considerable en sus costos de producción y saldrána tarde al mercado.