Director general: Miguel Cantón Zetina | @MiguelCanton1
Somos parte de:
Domingo 19 Agosto del 2018
cielo claro 19°

En Zona de Riesgo

Renovarse

Rodrigo Mojica

Justo cuando entramos al octavo año de Diario BASTA!, parecía el momento indicado para dar el salto, porque adecuados a un 2018 tan importante en México, pues es de elecciones presidenciales, era renovarse o morir.

Fut y Más se mantiene como base, y perdurará, porque así fue como nacimos, sólo era el momento de tal vez adecuarnos a la importancia que tiene Grupo Cantón, como consorcio de medios de comunicación.

Por eso hoy arrancamos con esta nueva propuesta de diseño, en la que además se le dará prioridad a la información general, para adquirir ese caráceter serio que también los tiempos demandan.

Pero en esta era moderna, en la que sobresalen los colores y las imágenes, se mantendrá como aderezo esa pinta amable y entretenida que siempre hemos buscado, a partir de contar historias deportivas. Porque así debe de ser, sin dejar el rigor informativo, mantener la idea de que el estilo, ese es único, hasta que podamos seguir rubricando letras en papel.

Después de la tormenta

Rodrigo Mojica

mojicarodrigo@hotmail.com

En las últimas semanas, después del fatídico sismo del 19 de septiembre, la cotidianidad azteca parece cobrar de nuevo vida.

Aunque los rastros de la tragedia aún provocan nudos en las gargantas a muchos, lo ciertos es que todos hemos entendido que debemos de retomar nuestro paso.

Y qué mejor manera de hacerlo, que a través del deporte, pues como nunca, los Clásicos secuestraron muchas miradas.

En la capital, tan vapuleada por aquellas estampas desoladoras, el América y Cruz Azul se enfrentaron en par de ocasiones, pero además las Águilas tuvieron que medirse a Chivas.

El resultado, más allá del deportivo, pues éste rubricó puras celebraciones cremas, trajo consigo escenarios pletóricos, luciendo sus mejores ropas, coloridos.

El Estadio Azteca y el Azul se llenaron cada que estos conjuntos tuvieron que toparse en el rectángulo verde.

Otra vez la CDMX estuvo a tope, la gente volvió a salir a las calles, los niños regresaron a las escuelas, se respiró esa locura tan característica de la capital del país.

Haciendo una analogía, seguramente a pocos les gustó la tranquilidad del mes patrio, porque ello tuvo que ver con tristezas, pérdidas, nostalgia, añoranza.

Y, como siempre, el futbol fue un buen pretexto, pero sobre todo un buen antídoto para entender que la vida sigue, por más cruento que esto se lea.

Hoy la Liga y Copa MX, con todas las complicaciones, por un calendario aplazado, entró a su recta más emocionante y los números indican que La Máquina está fuera, que los del Piojo Herrera cayeron de sopetón, y que tendrán que enfrentar de nuevo al Monterrey en las Semifinales coperas.

Celestes y amarillo, tan populares como odiados, no la pasan tan bien ahora mismo, de ahí que los memes han sido recurrentes y son otro síntoma de que todo regresa a la normalidad.

Pero además, en otro Clásico, el llamado de Otoño, todos los Dodgers del planeta desempolvaron sus franelas.

La novena angelina se reinventó y le hizo frente a los Astros en la Serie Mundial. Houston, que tuvo un año igual de duro que el mexicano, al menos pudo curar sus penas con el rey de los deportes. La escuadra sideral y Los Ángeles regalaron siete juegos de antología, de ensueño; incluso, a quienes ni siquiera les gusta el beisbol, gozaron de la magia de una disciplina que, algún día me dijo el maestro Alejandro León: “Es el deporte de las inteligencias”.

La disputa del título se fue hasta lo máximo, y el Dodger Stadium fue testigo del primer título de los Astros de Houston. El juego cinco seguramente quedará registrado como el más emocionante en los libros de la Major League Baseball (MLB).

Las últimas semanas no fueron las más halagüeñas, pero hoy los tiempos son mejores. Hay que seguir sonriendo.

¡Queremos a Messi!

Dos Copas Amé­rica fallidas, ambas cayen­do en penaltis, es lo más cercano a gloria que tu­vo Lionel Messi enfunda­do en la elástica de la se­lección Argentina, en los tiempos recientes.

Escapando más atrás, Brasil 2014 pudo supo­ner el momento exito­so de La Pulga a nivel glo­bal, pero sucumbió an­te Alemania 1-0 en los tiempos extra, por lo que se le escapó el título.

Hablar de Messi en el Barcelona, es hacerlo a partir de puros episodios altísimos, pues se ha be­bido hasta lo que no, ha­blando de copas y más co­pas en el plano deportivo.

Y el argumento siem­pre será el mismo: en su combinado nacional no tiene los mismos com­pañeros que con el cua­dro culé, de ahí que ni si­quiera tendría que ha­ber comparaciones, dicen.

Lo cierto es que Lío tampoco es que esté rodeado de puro tron­co o jugadores de me­dio pelo en la albiceles­te, pues la gran mayoría valen una millonada y se encuentran en los gran­des clubes de Europa, los de nivel importante.

Sin embargo, parece que todo apunta a que esta generación de la que se rodeó el ‘10’ es una muy fría, displicente, que po­cas veces acepta el com­promiso de dar la cara por enci­ma de su gran es­trella y capitán.

Pareciera que todos se basan en los que ha­ce o deja de hacer Lionel, de ahí que, con el pretexto de que es el gran re­ferente, la mayo­ría cae en un con­formismo que se­guramente para todos los argentinos tiene que ser realmente desesperante.

Un claro ejemplo de todo esto fue el últi­mo partido ante Pe­rú en La Bombonera, ca­sa del Boca Juniors, pues la gran mayoría se escon­dieron a la hora buena.

Messi impactó un poste, además lanzó dos tiros que le sacaron, primero un zaguero con una barrida providencial y luego el portero Pedro Gallese, quien actúa en la Liga MX con los Tiburo­nes Rojos del Veracruz.

A cambio, le puso al menos tres balones ser­vidos a Darío Benedetto, pero éste, solo frente al ar­quero, sólo atinó a man­dar sus tiros al bulto.

Sin duda, se le ha car­gado la mano a uno, si no es que el mejor juga­dor del mundo, según con los ojos que se le mire. So­lo contra el mundo es im­posible, creo que Super­man podría, y eso a veces.

El ofensivo pampero es un tipo que siem­pre corre, lucha, intenta, que asu­me ese rol de lí­der dentro y fuera de la cancha, pe­ro aunque sea el gran Lionel Mes­si, siempre nece­sita de una mani­ta, o más bien de los pies y el ta­lento de los otros que ca­da ocho días la rompen en el Viejo Continente.

Los anti Lío y anti Ar­gentina estarán rogan­do porque hoy Ecuador se convierta en villano. Los que son devotos a Cristia­no Ronaldo también go­zarán si se quedan fue­ra de la Copa del Mundo. Yo soy CR7, pero un Mundial sin este ‘10’ no sería igual. No está a la mano, pero lo mejor que podría pasar es que los ches estén en Ru­sia 2018 y La Pulga más.

 

 

Basta! para que te enredes

49,306FansMe gusta
87,484SeguidoresSeguir
3,740suscriptoresSuscribirte