jueves, 23 de febrero de 2017 05:38
     







Ha sido una figura central en el teatro, el cine y la televisión mexicanos


CARMEN SALINAS CUMPLE 60 AÑOS DE TRAYECTORIA ARTÍSTICA





Publicado: Lunes, 28 de Octubre del 2013, a las 08:30 hrs.

Joel O´Farrili
@joelofarrili

"¿Quién es Carmen Salinas?", preguntó el destacado animador y empresario Carlos Amador en septiembre de 1953, cuando vio el nombre de la entonces novel cantante en la parte inferior de un cartel de una caravana artística. Esa misma semana Amador comprobaría el potencial de la entonces adolescente y la noche del 28 de octubre de aquel año Carmen debutaba con sus imitaciones en el escenario del Cine Ópera, ya en la Ciudad de México. Ese sería sólo el principio de una prestigiada trayectoria en la que artista no se ha limitado a conquistar todas las áreas del espectáculo, sino que ha logrado trascender gracias a su espíritu altruista, social y a haberse convertido en una voz popular.

Con motivo de sus 60 años de carrera. BASTA! dedicará una serie de reportajes apoyados en una larga plática sostenida con la artista en días recientes, Salinas hace un recorrido por las diversas facetas artísticas que ha abarcado, pero también habla sobre su historia personal: familia, amores, dolores y fracasos.

LA IMITADORA
La imitación fue la llave del éxito de la protagonista de esta historia. Aunque Carmen ya había logrado sus primeros aplausos con su propio canto durante sus presentaciones en concursos de aficionados en su natal Torreón, Coahuila, su labor como imitadora fue la clave para el verdadero arranque artístico y masivo. "En una estación de radio de Monterrey conocí a Juan Cejudo, el papá de El Chato. Un día no llegó Leticia Palma, que era la artista que iban a entrevistar y don Juan le dijo a la productora Alicia Martínez que por qué no me ponían a arremedar voces, así lo hicieron y la gente llamaba para adivinar a cuál personaje estaba imitando", recuerda la artista.

Las imitaciones se convertirían en su cómplice. El mismo Carlos Amador quedó maravillado con el éxito logrado por la artista a sus escasos 13 años. Libertad Lamarque, María Victoria, Toña La Negra, Ana María González y la entonces famosa cantante Esmeralda, fueron de sus primeros números, mismos con los que años después, dominó los escenarios de la capital mexicana. Desde los teatros de revista como el Lírico o el Principal, hasta los centros nocturnos más cotizados, como El Quid, propiedad de Ernesto Alonso, El Capri y El Patio.

Nancy Sinatra, Irma Serrano, Gloria Lazzo, Celia Cruz, Lola Beltrán, Amalia Mendoza, Sara Montiel, Alejandra Guzmán y Gloria Trevi son sólo algunas de las más de cien caracterizaciones recreadas por Salinas, hasta que en 1993, cuando su hijo Pedro Plascencia fue diagnosticado con cáncer y meses después pereció, abandonó la imitación.

LA TELEVISIÓN
El debut de Carmen Salinas en la televisión se dio en 1955: "fui a XHTV, el Canal 4, que estaba en un localito de Bucareli, era un programa que pasaba al mediodía y se daban consejos para el hogar". Aquel era sólo el primer programa de un largo romance de Carmen con la televisión, universo en el que realizó centenares de apariciones con sus caracterizaciones y en el que decantó como comentarista de espectáculos, conductora de matutinos o talk shows, sin contar sus apariciones estelares en más de una veintena de telenovelas, género al que ingresó en 1964 de la mano de Ernesto Alonso.

LA PANTALLA GRANDE
El inicio oficial de Salinas en el séptimo arte ocurrió en 1969, en La vida inútil de Pito Pérez, cinta en la que la actriz compartió créditos con Ignacio López Tarso; luego llegó Doña Macabra, al lado de Marga López: "fue mi segunda película y ahí ya aparecí en presentación estelar, la cosa iba mejorando".

En 1974 Salinas participó en Tívoli, donde la artista pronunció la primera mentada de madre en el cine nacional. "Yo soy más hombre que tú y más mujer que tu chingada madre", dice el personaje encarnado por Salinas. En esa misma década la artista se convirtió en figura obligada en el género de las ficheras. Con su personaje de La Corcholata apareció en un importante número de cintas como Bellas de noche, Noches de cabaret y La pulquería. En épocas recientes, Salinas ha aparecido en exitosas películas como Todo el poder, Bajo la misma luna y La otra familia. Al día de hoy ha participado en 107 películas y tiene pendientes varios proyectos por hacer que retrasó debido a su ingreso a Perfume de Gardenia.

OTRA PASIÓN, EL TEATRO
El teatro ha sido pieza clave en su formación. En sus inicios recorrió todos los teatros de revista de la ciudad de México al lado de figuras como Tin Tan y su carnal Marcelo, Lyn May , José Alfredo Jiménez y Resortes. En la década de los 70 triunfó como la Pepsicola en la puesta Cada quien su vida, personaje que retomó en los 90. En 1997, Carmen inició lo que considera el proyecto de su vida: El musical Aventurera. Obra con la que pisó los escenarios más importantes de México y Estados Unidos a lo largo de casi 16 años, misma que concluyó cuando decidió renunciar a ella, cansada de los malos manejos de parte de las productoras conocidas como Las hermanas Vallejo, en mayo pasado.

Actualmente Salinas participa como Rebecca en Perfume de Gardenia. Además de su aportación histriónica e interpretativa, Carmen Salinas ha destacado por su labor social y altruista, desde el amadrinamiento de decenas de artistas como la peruana Tania Libertad, su apoyo a la comunidad LGBT, la tramitación de decenas de casas para los damnificados del terremoto de 1985, hasta su lucha para detener la demolición del Teatro Blanquita.

Carmen acudió al estudio de 24 Horas, encabezado por Jacobo Zabludovsky, para pedir al entonces presidente Carlos Salinas su intervención para evitar el final de lo que ella denominó como "El Bellas Artes de los pobres". La petición fue escuchada. Quizá fue por esto que un periodista la bautizó como la Queridísima de México.



/mar