Los enanos tóxicos

Los enanos tóxicos

272
0
Compartir
FOTO: ANDREA MURCIA/CUARTOSCURO.COM

VALOR CIVIL

EDUARDO LÓPEZ BETANCOURT

elb@unam.mx

SON EL TIPO DE PERSONAS DE LAS QUE DEBEMOS CUIDARNOS

Sin duda hay quienes actúan de manera pequeña y solo dejan la sensación de ser poseedores de una amargura sin par.

Sujetos tóxicos que no crecen y se quedan en un enanismo mental e intelectual, donde sólo hay traiciones, venganzas y lo más cotidiano, imitaciones o plagios descarados. Individuos despreciables que andan por el mundo arrastrando su escases de materia gris, alardeando su soberbia y mostrando su falta de ética y moral.

En el trabajo, en la escuela o en la política los enanos abundan, proliferan, siempre quieren ser como los gigantes, pero al final es imposible, deben conformarse con estar cerca del suelo, abrumados en su miseria y en su insensatez. Son seres pequeños y peligrosos, estar cerca de ellos provoca males inesperados y sin duda riesgos permanentes; es recomendable alejarse y más aún considerarlos enemigos de la colectividad.

El deterioro que han provocado en la humanidad no tiene precedentes. Se encuentran en todos los ámbitos, para ellos no existen fronteras, están siempre dispuestos a causar daño y a dejar la huella de su perversidad.

Por supuesto, la descripción formulada en estas líneas no tiene nada que ver con las personas bajas de estatura, ni se les pretende ubicar en las condiciones señaladas; el pequeño tiene grandeza en el espíritu, el enano tiene el alma corrompida; ahí está la enorme diferencia. Seguramente usted ya identificó a uno o a varios en su entorno, así es que, a cuidarnos de ellos y de su tóxica influencia.