¡Muy bravos!

¡Muy bravos!

211
0
Compartir

PUMAS NO SUPO APROVECHAR LA VENTAJA NUMÉRICA DE HASTA DOS HOMBRES, Y LE CEDE UN PUNTO A UNA AGUERRIDA ESCUADRA FRONTERIZA

Ciudad de México.- El rostro de los jugadores de Pumas fue acorde con lo que pasó en el Estadio Olímpico Universitario México 68, pues la impotencia hizo presa de ellos, porque simple y sencillamente no pudieron ante nueve, y terminaron por firmar el empate 1-1 ante el FC Juárez.

Y es que la escuadra fronteriza, que en el primer tiempo mostró una cara con mucha indisciplina, al final supo resarcirse de sus errores, y llevarse un punto que, tomando en cuenta las circunstancias, sabe a oro molido.

Mientras, Universidad, que parecía cantado para convertirse en el superlíder de la competencia, se topó con pared y terminó por perder dos unidades ante el conjunto dirigido por Gabriel Caballero, que se fue bastante tranquilo a casa.

DOS MENOS

Cuando prácticamente los dos equipos se disponían a acomodarse en el terreno de juego del fortín felino, el ecuatoriano Erick Castillo se hizo expulsar, y muy pronto parecía poner contra las cuerdas a los suyos.

Sin embargo, la poca creatividad de la ofensiva unamita terminó por minar el rendimiento de ésta, volviendo su partido uno bastante sordo y hasta por momentos predecible para la zaga visitante.

Mientras, los forasteros, con mucha gallardía, se dedicaron a aguantar atrás, siempre esperando la contra que pudiera darles resultado.

Todavía a cuatro minutos de que finalizara la primera parte, Francisco Nevarez vio la misma suerte que Castillo, ya que también salió expulsado.

LLEGA EL INVITADO

Con la polémica arbitral a todo lo que da, ahora el silbante, Óscar Macías Romo, pitó una falta dentro del área sobre Carlos González, que apuntó como muy rigorista.

El mismo delantero paraguayo, cambió el penalti por el gol de la ventaja para el anfitrión.

Parecía el escenario ideal para que viniera el festín goleador de los universitarios, pero fue todo lo contrario.

Y es que al 65’, Maximiliano Olivera entregó un golazo de tiro libre para empatar el partido; no hubo para más, los juarenses salieron muy bravos y se llevaron una buena renta actuando lejos de casa.