Compartir
FOTO: ANDREA MURCIA/CUARTOSCURO.COM

Las entidades más afectadas en el sector restaurantero son Puebla, la Ciudad de México, el Estado de México y Nuevo León.

 

Juan R. Hernández

 

La diputada Mónica Almeida López exhortó al Presidente de la República, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y al SAT a exentar del pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Sobre la Renta (ISR), durante los meses de agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre del ejercicio fiscal 2020, a las personas físicas y morales que presten servicios de alimentos preparados, tales como restaurantes, cafeterías, pastelerías y bares.

“Esta medida se propone ante la falta de apoyos directos al sector restaurantero que, combinado con las medidas de aislamiento que tuvimos que tomar para bajar los efectos de la pandemia, han afectado severamente una fuente importante de empleos para la población, por lo cual estamos exhortando al Gobierno Federal a tener una consideración con este sector”, señaló en un comunicado.

Sostuvo que recientemente el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (CANIRAC) informó que el confinamiento, así como la falta de apoyos gubernamentales provocó el cierre de 90 mil restaurantes en todo el país, los cuales en su mayoría eran micro, pequeños y medianos negocios.

De esta forma, aseveró Almeida López, estos negocios que cerraron sus puertas dejaron sin trabajo a un aproximado de 300 mil personas, y las entidades más afectadas son Puebla, la Ciudad de México, el Estado de México y Nuevo León.

“Es necesario establecer medidas que impulsen la economía de esta gran industria para lograr una pronta recuperación y que las mesas de las fondas, cocinas económicas, pastelerías, cafeterías, bares, cantinas y restaurantes, estén de nueva cuenta llenas de comensales”, indicó.

Refirió que la industria restaurantera aporta el 15.3 % del PIB turístico en México, y del 1.3 % al PIB nacional, lo que lo convierte en uno de los sectores más productivos y representativos de la actividad turística.

Finalmente, la perredista explicó que la llamada nueva normalidad ha ocasionado gastos adicionales a este sector, ya que para lograr una apertura segura los comerciantes realizan gastos para tener espacios desinfectados, higiene del restaurante, así como de todo el personal que labora en los diferentes establecimientos para poder recibir clientes.

 


NOTA RELACIONADA: 

 

Nueva normalidad, pone en situación de fragilidad a la industria restaurantera