Lozoya, ¿estremecerá el mundo político?

Lozoya, ¿estremecerá el mundo político?

150
0
Compartir
Foto, internet

DESDE FILOMENO MATA 8

MOURIS SALLOUM GEORGE

@vocesperiodista

LA ESPESA URDIMBRE POLÍTICA ES  ENVOLTURA DE LAS VERDADES

Desde 1993, en Guadalajara, Jalisco, se sembró la sospecha de crímenes de Estado. La espesa urdimbre política es la envoltura de las verdades históricas que pretenden implantarse a título de fe.

En diciembre de 2004, en un paraje colindante entre el Distrito Federal y el estado de México, se encontró el cadáver de Enrique Salinas de Gortari.

Intento de extorsión o tortura para arrancarle información.

El entonces procurador general de Justicia mexiquense, Alfonso Navarrete Prida, dio la versión púbica de que, en las primeras líneas de investigación, había indicios de que la víctima fue a buscar a los homicidas. La hipótesis más fuerte es que la reunión tuvo que ver con un intento de extorsión, o una extorsión ya en proceso, por personas que tenían información que podía dañar a Salinas de Gortari.

Reiteró el procurador: Tal vez la intención de los homicidas no era el asesinato -por el uso de la bolsa de plástico para asfixiarlo. Eso se hace cuando se quiere prolongar la agonía para hacer sufrir a la personas o para obtener de ella informes o la aceptación de lo que se le está exigiendo. (La sintaxis es del declarante.)

Cinco años después, Navarrete apareció como diputado al Congreso de la Unión. En 2012 fue nombrado por el ex gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, secretario de Trabajo y Previsión Social. En los últimos meses del sexenio, despachó como secretario de Gobernación. Información comprometedora, al casillero de Seguridad Nacional ¿Quién mató a Enrique Salinas de Gortari? Este tipo de asuntos es complejo y generalmente son reservados en el casillero de Seguridad Nacional.

Los móviles reales de los crímenes se pierden en la noche de los tiempos.

Ya está en México, extraditado por España, el ex director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin, al amparo de su calidad de testigo protegido, rango que se da a quien está en posesión de información comprometedora, sujeta a la más hermética secrecía ministerial.