Es lamentable que aún no crean en el coronavirus

Es lamentable que aún no crean en el coronavirus

205
0
Compartir
FOTO: GABRIELA PÉREZ MONTIEL / CUARTOSCURO.COM
“Me aislé en mi casa durante 15 días y gracias a Dios, no fue necesaria la hospitalización».

CIUDAD DE MÉXICO – La lucha contra la pandemia provocada por el virus SARS-CoV-2, afecta aún a miles de mexicanos, otros ya vencieron a la enfermedad. Uno de los casos es el de Verónica Gutiérrez, quien hace un par de meses fue víctima de la enfermedad respiratoria Covid-19 y que actualmente sigue sin bajar la guardia.

Verónica, quien es madre de un joven de 13 años y trabajadora de una gran empresa en México, era de los ciudadanos que al inicio de la pandemia no creía en la existencia del virus, pero la situación cambió cuando empezó a afectar a gente cercana; familiares, e incluso a ella misma.

La mujer de 38 años llegó a temer por contraer el virus y que se complicara al grado de perder la vida y dejar sólo a su hijo adolescente, pues padece púrpura trombocitopénica, una enfermedad en el cual el sistema inmunológico destruye las plaquetas.

–¿Cuándo se realizó la prueba de Covid-19?

Me la hice el 22 de abril en un hospital privado y los resultados me los entregaron tres días después.

–¿Dónde cree que se pudo haber contagiado?

En mi trabajo, muchos compañeros resultaron positivos y algunos fallecieron a causa del Covid-19.

–¿Cómo fueron sus primeros síntomas?

Yo comencé con dolor de garganta y posteriormente me dio temperatura, los días más difícil fueron los primeros cinco días, fueron los más fuertes en cuestión de dolor muscular, temperaturas muy altas, dolor de cabeza, dolor de ojos.

–¿Qué fue lo que llegó a sentir en la etapa más critica de la enfermedad?

El dolor muscular, el dolor de ojos es insoportable, es mucho más intenso que tener sólo el cuerpo cortado como con cualquier gripa, el padecimiento es mucho más fuerte, más intenso.

–¿Fue necesario que la internaran en el hospital?

No, afortunadamente estuve estable, soló me aislé en mi casa durante 15 días y gracias a Dios no fue necesaria la hospitalización.

–¿Cómo afecto la enfermedad a su familia?

Yo vivo con mi hijo de 13 años, mi mama de la tercera edad, a ella le efecto anémicamente, al ser una persona de la tercera edad se preocupó demasiado, sobre todo por mi padecimiento y el miedo a que llagara a complicarse en cuestión de respiración. Fue complicado después de 15 días de estar aislada, y luego con el sentimiento de culpa de pensar que iba a contagiar a mi familia.

–¿Qué es lo que más lamenta de esta situación?

Todas las pérdidas que ha habido, es muy lamentable que a estas alturas del partido aún haya gente que siga sin creer en esta enfermedad y que de cierta manera sean irresponsables, que no llevan a cabo sus medidas de prevención.

–¿Quién la estuvo atendiendo durante la enfermedad?

Estuvo en contacto conmigo el Seguro Social, al momento de que me confirmaron que di positivo a Covid-19 me comuniqué a Locatel, después a mi clínica familiar y ellos, por parte del departamento de epidemiología, me estuvieron dando seguimiento, se comunicaron conmigo para ver cómo estaba, cómo iba con los síntomas, incluso me dieron un folio en caso de necesitar una ambulancia.

Recibí seguimiento y apoyo durante todo mi asilamiento por parte del Seguro Social, la verdad me sorprendió, incluso me dieron recomendaciones para evitar contagios.

–¿Cómo se siente hoy?

Hoy estoy bien, me siento bien, no he bajado la guardia en mis cuidados, no tengo ningún síntoma o secuela del virus, gracias a Dios estoy bien, al terminar mis 15 días de aislamiento me realicé una segunda prueba, di negativo y he vuelto a trabajar.