Nuevos tiempos exigen nueva gramática

Nuevos tiempos exigen nueva gramática

165
0
Compartir
Foto, internet

DESDE FILOMENO MATA 8

MOURIS SALLOUM GEORGE

@vocesperiodista

CUANDO LA ATMÓSFERA EMPEZÓ A SER CONTAMINADA

Cuando, en Polonia, cayó el sistema comunista y se proclamó un régimen democrático con la oferta de Solidaridad, la gente empezó a salir a las calles con este grito: Estábamos mejor… cuando estábamos peor.

Al avanzar en el ejercicio de su mandato neoliberal, Carlos Menem solía decir: La economía de Argentina marcha muy bien; la de los argentinos, quién sabe. Vemos todavía, en la Ciudad de México, personas que portan cachuchas y playeras de campaña donde se lee la leyenda: Nueva era/ Desde abajo con la gente. Se acuñó luego la propuesta de Cuarta transformación.

El discurso político a la mexicana como dicharachos y disparates En reversa: A Ernesto Zedillo Ponce de León le son agradecibles su acerado hermetismo y silencio mediáticos. Encargó la comunicación gubernamental a bocas de ganso para ocuparse él de lo sustancial. En el siguiente sexenio, se abrieron las esclusas al parloteo y los dicharachos en grado de disparate. Vicente Fox fue presa de la incontinencia verbal y llegó un momento en que uno de los miembros de su gabinetazo clamaba por tres minutos de silencio público. Desde afuera, se pedía callar el concierto de las chachalacas.

Hacemos un alto en el periodo 2004-2006, de campañas presidenciales: La atmósfera empezó a ser contaminada por declamaciones, exclamaciones, declaraciones, exabruptos, expectoraciones, etcétera, de las que se hicieron eco ensordecedor los medios electrónicos.

En 2011 se registró una sentencia inusual de los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en caso litigado por el Partido Acción Nacional, que acusó a un gobernador en funciones y precandidato presidencial -ya saben quien-, señalado por abusar fuera de su estado de la compra de publicidad personalizada en el resto del país, pagada con recursos presupuestales.