Merodea el retiro

Merodea el retiro

262
0
Compartir
Foto, internet

DOS AÑOS MÁS Y DICE ADIÓS AL PANCRACIO; RECUERDA QUE SU PERSONAJE FUE OBRA DE PACO ALONSO LUTTEROTH, ÍCONO DE LA LUCHA

Ciudad de México.- Pese a que su función dentro de las carteleras del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) es la de ballet o acompañante de las estrellas, Kemonito también ha sufrido en carne propia los estragos que deja el deporte de los costalazos y, debido a los golpes recibidos, ya piensa seriamente en el retiro.

En entrevista vía online con Grupo Cantón, el carismático personaje lanza que piensa estar unos dos años más en los cuadriláteros y luego dirá adiós, pues los golpes le han cobrado factura.

De hecho, recuerda con dolor la patada que le dio Último Guerrero y lo arrojó fuera del ring: “No le guardo rencor, porque así es este deporte, pero sí fue un ejemplo para estar más atento, que no me agarren dormido.

“También recuerdo el Martinete que me aplicó El Vampiro Canadiense, o la golpiza que me dieron el Hijo del Perro Aguayo y Héctor Garza, entre otros que me han dejado muy adolorido”, agrega.

Explica que le gustaría que alguno de sus hijos tomara su estafeta, pero eso sólo el tiempo lo dirá. Tengo algunos golpes fuertes, y por eso estoy pensando en retirarme. Tengo mi descendencia con Microman, pero él está brillando como microestrella; aunque si otro de mis hijos toma la estafeta, lo haría muy bien, estoy seguro”, menciona.

NOSTALGIA

Con nostalgia escarba en la memoria, y comparte que su personaje fue creado por don Paco Alonso Lutteroth (QEPD), y él lo invitó a darle vida a esta figura de pelaje azul y piel amarilla, con cara de changuito o gorila.

“Él (Alonso) era un hombre excepcional. Su apoyo lo recibí desde el principio, él me apoyó y me dijo que tomara las riendas de Kemonito, así que estoy sumamente agradecido por todo lo que hizo por mí y por la lucha”.

Rememora que fue en 2005 cuando hizo su primera intervención en el CMLL como Kemonito al lado de gladiadores como Shocker, Místico, Atlantis, Máximo y muchos otros que lo hicieron ídolo, principalmente de los niños, por lo que cuando se vaya dejará un gran recuerdo con su personaje.

Explica que se ha arraigado tanto en los aficionados, que se animó a hacer su línea de productos como muñecos, máscaras, llaveros y ahora cubrebocas con su marca llamada Kemonito es lo bonito.

“La gente se ha entregado a mí, pero cuando me retire solamente deseo algo sencillo, una lucha en donde yo participe y ahí decir adiós”.

Finalmente, asegura que 53 años de vida, 40 ininterrumpidos dentro del deporte de los costalazos, hasta que esta pandemia vino a pararlo, por lo que desea regresar para preparar su adiós. “Estoy inquieto, me hace falta salir y recibir las muestras de cariño y los aplausos de la gente, sus regalos y las fotos que me pedían”.