Salinas hizo la ley a modo para dar contratos

Salinas hizo la ley a modo para dar contratos

285
0
Compartir
Foto, internet

Por: FERMÍN SÁNCHEZ

CIUDAD DE MÉXICO.- El fraude a la nación en el sector energético, comenzó en 1992 cuando el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, lo entregó a particulares, así lo denuncio el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que ya se preparan denuncias contra exfuncionarios y empresas vinculadas con el otorgamiento de contratos de energías renovables y donde se detectó el cobro excesivo de electricidad en la compra a particulares.

El presidente siempre ha señalado a Carlos Salinas de Gortari como uno de los personajes que debilitaron al sector energético, ya que el promovió cambios a la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica (LSPEE), posibilitando la participación de la iniciativa privada en la generación de electricidad, como un antecedente de la apertura del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), de 1994.

Con el expresidente priísta se entregaron contratos a particulares para generar energía eléctrica cuando el artículo 27 de la Constitución no lo permitía, pero esta parte fue violada con la figura de los empresas particulares que crecieron desmesuradamente en los sexenios neoliberales de Vicente Fox, Felipe Calderón, de tal modo que a finales del sexenio de este último, firmas multinacionales ya generaban casi el 50 por ciento de la electricidad total en el país. De 2000 a 2012 la Comisión Reguladora de Energía (CRE) otorgó un total de 772 permisos de generación a empresas extranjeras como Iberdrola, Intergen, AES y Mitsubishi, entre otras, derivando en dos factores para la inminente quiebra técnica que hoy enfrenta la Comisión Federal de Electricidad (CFE); por un lado, el margen de reserva de la exparaestatal que al inicio de la administración de Fox era de 21 por ciento llegó, en 2009, con Calderón, a 44 por ciento. Los presidentes panistas no únicamente entregaron la generación a las trasnacionales sino que se comprometieron, a comprarles su energía eléctrica a precios que garantizaban sus inversiones pero representaban un millonario golpe al erario. Todo esto sin contar los contratos y lo hecho por el Gobierno de Peña Nieto, que con su Nuevo Modelo Energético dejó un total de 330 contratos adjudicados. Con EPN se dieron 86 contratos de energías limpias con una inversión de ocho mil 600 mdd, además de que cuatro mil 567 millones fueron destinados para transmisión, desarrollo tecnológico y el Fondo de Servicio Universal Eléctrico (FSUE) que cerraron el sexenio sin ningún contrato adjudicado.

El objetivo de la 4T es devolverle su papel de jugador preponderante en el mercado a la CFE, dirigida por Manuel Bartlett.

GOLPES A LA BOLSA DEL PAÍS

Antes, CFE prefería no utilizar la energía generada en sus propias plantas en aras de cumplir con los desventajosos compromisos con las firmas extranjeras; un análisis de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) alertaba sobre este proceso de descapitalización de la “Empresa de Clase Mundial” que al año 2009 le había costado por la compra de energía a los productores independientes unos 360 mil millones de pesos al país. En 2009, la empresa Luz y Fuerza del Centro fue extinguida por Felipe Calderón como parte de la privatización que logró EPN.