Jalisco nunca pierde y cuando pierde, arrebata

Jalisco nunca pierde y cuando pierde, arrebata

131
0
Compartir
Foto, internet

DESDE FILOMENO MATA 8

MOURIS SALLOUM GEORGE

@vocesperiodista

ENRIQUE ALFARO RAMÍREZ OCUPA SU TIEMPO LITIGANDO CONTRA 4T

En la segunda mitad de los años setenta, los jefes de grupos sinaloenses de la mariguana y la goma se domiciliaron en Guadalajara, Jalisco. Tomaron como colonia el estado de Colima. Seis años después, un presidente de la Asociación de Banqueros de México fue imputado de lavado de dinero en la capital jalisciense.

De ese periodo en adelante, el gobernador Flavio Romero de Velasco apareció implicado de colusión con malas compañías. El siguiente constitucional, Enrique Álvarez de Castillo, interrumpió su mandato para hacerse cargo de la Procuraduría General de la República. Guillermo Cosío Vidaurri tuvo un sexenio mocho: Se instaló en 1989. En 1992 fue enviado a retiro. Siguieron dos alternancias: Llegó el PAN con Alberto Cárdenas González y el neocristero Emilio González Márquez, afamado como Etilio. Hoy despacha en palacio Enrique Alfaro Ramírez (Movimiento Ciudadano), primero que en este siglo pretende la Presidencia de México. Área metropolitana de Guadalajara, lodos de aquellos polvos.

En ese tramo, las bandas del narco fueron modernizadas bajo la categoría de cárteles. Las sinaloenses fueron etiquetadas como el Cártel de Guadalajara. Ahora, la marca es la del Cártel Jalisco Nueva Generación, que controla un amplio territorio en el litoral del Pacífico y El Bajío.

La novedad del día es que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha emprendido una cruzada contra la evasión fiscal. El recaudador federal ha nominado un buen racimo de empresas de las llamadas factureras, que habrían expedido unos 22 millones de comprobantes falsos, desde domicilios también falsos.

En horas recientes, el SAT exhibió un paquete de 43 factureras. El dato, no precisamente accesorio, es que 90 por ciento opera desde le área metropolitana de Guadalajara: Lodos de aquellos polvos.

Enrique Alfaro Ramírez ocupa sus fines de semana en encuentros con sus pares del PAN y al menos uno del PRI, que andan litigando contra Palacio Nacional. ¿Y Giovanni López, ´apá?