Fallece el gran Héctor Suárez

Fallece el gran Héctor Suárez

317
0
Compartir
Foto, internet

LUEGO DE VARIAS BATALLAS EN CONTRA DEL CÁNCER, EL PRIMER ACTOR SE FUE ESTE MARTES A LAS 7:20 AM, MIENTRAS DORMÍA EN SU HOGAR

Un dandy que siempre estaba muy bien perfumado de su loción Cartier, así lo definían los que verdaderamente conocieron a Héctor Suárez. Por desgracia, la muerte llamó a las puertas del histrión de más de 60 años de carrera la mañana de este martes en punto de las 7:20, en su hogar de Cocoyoc, Morelos. El destacado actor, conocido por sus papeles de villano en telenovelas y en comedias, dejó este mundo terrenal a los 81 años a causa de un paro cardiaco mientras dormía, víctima del cáncer de vejiga que padecía desde el 2015.

Fue su hijo, el también actor Héctor Suárez Gomís, quien se encargó de informar sobre el deceso del intérprete a través de un comunicado en sus redes sociales como Instagram y Twitter: “A los amigos, a los compañeros y a todos los medios de comunicación: con profundo dolor, queremos compartir con ustedes el fallecimiento de Héctor Suárez Hernández”, informó Gomís a los fans.

DESDE NIÑO FUE IMPARABLE

Nacido un 21 de octubre de 1938 en la colonia Obrera de la CDMX, el primer actor se ganó el cariño de los mexicanos con sus impecables interpretaciones. En 1964 inició su carrera en el cine en películas como El asalto (1965), Despedida de soltera (1966), Mecánica nacional (1972) y Picardía mexicana (1978), entre otros clásicos de la pantalla grande.

Sin embargo, su personaje más recordado dentro del cine mexicano es el de Tránsito Pérez, mismo que representó en la película El mil usos, en 1981. Héctor Suárez también probó suerte en la televisión. Entre sus personajes estuvo El Flanagan, que dio a conocer en su programa ¿Qué nos pasa? (1985). En cuanto a teatro, el actor fue parte de Toc toc, El crédito y Estoy loco, y como olvidar La señora presidenta, entre tantas obras que protagonizó con mucho profesionalismo y entrega.

Héctor tuvo cuatro hijos: Héctor Suárez Gomís, Julieta Suárez Gomís, Rodrigo Suárez Calderón e Isabella Suárez Calderón y se casó dos veces. La primera vez con Pepita Gomís y la segunda con Zara Calderón.

ADIÓS AL GENIO DE LA COMEDIA POLÍTICA

A escasas horas del fallecimiento de Héctor Suárez, su hermano Gustavo Suárez narró las últimas horas de vida del actor, mismas que pasó en su casa de Cocoyoc, Morelos, antes de sobrevenir su repentina muerte.

“Nada, fue un cansancio de su organismo, nada más, anoche (lunes) se despidió muy bien, y amaneció así, fue lo que nos tomó de improviso a todos. Estábamos trabajando, estábamos con cosas para el programa que tenía pensado hacer y todo… Pero Dios sabe por qué hace esas cosa”, dijo el hermano del histrión en entrevista. Se tiene previsto que los funerales se realizarán en total privacidad y que sus restos serán incinerados y llevados a su casa.

“SIEMPRE LO ADMIRÉ”

Tras la muerte del actor, una multitud de seguidores y de amigos expresaron su sentir en especial su exesposa, Pepita Gomís, quien siempre lo admiró y lo recordaba porque la hacía reír mucho. “Siempre lo admiré. Él era muy divertido, chistoso y me hacía reír. Nos presentó el locutor, León Michel, dice que Héctor me vio en la tele y dijo: ‘Pepita va a ser mi esposa y la madre de mis hijos’. Me echó el ojo a través de la tele”, recordó Doña Pepita. Además compartió. “Fue un hombre sumamente cariñoso con todo el mundo, sobre todo con sus hijos y muy generoso; desde que lo vi actuar por primera vez en el Teatro Ofelia lo admiré como actor y cuando trabajó con Jodorowsky, me di cuenta de lo que había dentro de él. Ese talento artístico y esa admiración que tengo por él seguirá conmigo hasta el día que yo me vaya”, comentó. Ella se enteró de su muerte a través de una llamada. “Mi hijo me avisó desde Miami y hemos estado en contacto, él llegó a casa de su papi en Cocoyoc. Me ha estado escribiendo y yo también, me han tenido al tanto… Estoy segura que está en otro plano, la misión que tenga del otro lado va a ser preciosa”, conversó la exesposa y eterna admiradora de Héctor.

TRABAJÓ HASTA EL ÚLTIMO DÍA DE SU VIDA

Don Héctor fue de una madera increbantable, pues hasta el último día de su vida estuvo pensando en el trabajo. De hecho dejó inconcluso su proyecto Ahí va el golpe. En exclusiva para Grupo Cantón, su amigo y productor, Guillermo Wiechers lamentó su deceso. “A Héctor me unió un vínculo de muchos años de amistad, pero especialmente fue un tramo de tres años y medio en el que convivimos semana a semana. Porque hacíamos gira entre semana y los fines acá en la CDMX, inicialmente en de Los locos Suárez y el tramo final de La Señora presidenta. Luchó contra la censura en repetidas ocasiones”, dijo con la voz quebrada.

Se entendía muy bien en el trabajo. “Los dos teníamos un tipo de neurosis que era compatible, había días en que a él se le calentaba la cabeza y luego a mí. A pesar de ese genio que tenía, lo habitaba una dualidad en la que siempre era un niño, cada vez que podía se escapaba a comer chocolates, a comprar un café a pesar de que lo tenía prohibido por el oncólogo. A veces nos íbamos al cine, le gustaba comprarse palomitas. Me sorprendía lo vanidoso que era, siempre andaba vestido como un Dandy, le gustaba salir a las conferencias bien bañado, maquillado, y perfumado, oliendo a su loción de Cartier. Además cuidaba todos los detalles de la iluminación y demás. Me vio como a un hijo, logramos hacer una gran dupla. Siempre agradeceré su consejos y su cariño. Él era muy divertido y tenía un buen sentido del humor. Se le va extrañar”, recordó el productor.