Embates discursivos, crecen cifras de Covid-19

Embates discursivos, crecen cifras de Covid-19

430
0
Compartir
FOTO: ANDREA MURCIA/CUARTOSCURO.COM

EN ENTREVISTA, EL ACADÉMICO ÁXEL VELÁZQUEZ YÁÑEZ, SOSTIENE QUE “SE LES HABLA A DOS PÚBLICOS DISTINTOS”

CIUDAD DE MÉXICO.–En la última semana de la Jornada Nacional de Sana Distancia, los casos de la Covid-19, presentaron una disminución considerable, sin embargo, los embates discursivos en la comunicación de las estadísticas diarias podría interpretarse– han generado que las personas salgan sin las medidas de prevención adecuadas, al ocasionar repuntes en el número de contagiados y fallecidos en 24 horas.

El analista del discurso de la Universidad Nacional Autónoma de México, Áxel Velázquez Yáñez, piensa que “de entrada, se comprende la intención inicial de reactivar la economía. Hablamos de un país de mayorías que trabajan en la informalidad y/o en la precariedad. Esas personas dependen de que otros estén en la calle para obtener tener un ingreso mínimo para sobrevivir.

Negar esa posibilidad a la gente puede derivar en un descontento social que rebase al gobierno. Aún en momentos de confinamiento y temor generalizado, puede haber ese tipo de respuesta social. Como ejemplo inmejorable, en este momento tenemos el caso de Estados Unidos”, destacó.

La cuarta transformación “es un gobierno que llegó al poder, entre otras cosas, por la legitimidad derivada de comprender –o comunicar que comprendía– las necesidades de ese sector de la sociedad”, a decir del académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

“Yo tengo desde el inicio de la cuarentena la hipótesis de que se le habla a dos públicos distintos. Por un lado, a quien vive al día, se le da la tranquilidad de que podrá volver a tener su ingreso, por otro lado, a quien puede quedarse en casa y teme por su vida, se le invita a mantener el confinamiento”. “Y ese es el papel de López Obrador, por un lado, y el de López-Gatell, por el otro”, sostuvo Velázquez Yañez en entrevista con Grupo Cantón, al agregar que «llegamos a la cúspide de esa contradicción en el discurso”.