¡Que pague!

¡Que pague!

252
0
Compartir

COOPERATIVISTAS DISIDENTES DE CRUZ AZUL ESPERAN QUE GUILLERMO Y ALFREDO ÁLVAREZ, ASÍ COMO VÍCTOR GARCÉS, RECIBAN EL RIGOR DE LA LEY

Ciudad de México.- Guillermo Álvarez, Alfredo Álvarez y Víctor Garcés, directivos y socio de Cruz Azul, respectivamente, son investigados por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Hacienda, y por tal motivo les fueron congeladas sus cuentas personales, pues son acusados de presunto lavado de dinero y delincuencia organizada.

Hace algunos meses, el periodista Carlos Loret de Mola escribió acerca de este mismo tema tan escabroso, por lo que fue demandado por difamación, aunque el pleito se quedó en pausa por el confinamiento.

Y fue precisamente el jueves por la noche que salió a la luz que los dichos de Loret eran tal vez ciertos, y las acusaciones, en la resaca de aquella filtración, sirvieron para que la contraparte de Billy, en este caso, un grupo de disidentes, arremetiera desnudando todas las fechorías en que habría incurrido el mandamás del conjunto celeste.

Guillermo Barradas, abogado del Consejo de Vigilancia de la Cooperativa Cruz Azul, enlistó en distintos espacios los delitos en que pudo caer Álvarez, pues aseguró que éste se ayudó de empresas fantasma para amasar una gran fortuna, que nada tiene que ver con los ingresos que comprobó ante Hacienda.

“Desde el 9 de julio del 2013 al 23 de marzo de 2020, Billy Álvarez realizó movimientos en sus cuentas personales, por 429 millones de pesos y 44 millones de dólares”, dijo tajante, y puntualizó que son cifras fuera de la realidad, que además depositó en cuentas de Estados Unidos y España, además de que es dueño de varias propiedades en la Florida.

“Son montos estratosféricos, más de mil 100 millones de pesos, realizados en su cuenta personal. Por eso la UIF presentó una denuncia a la Fiscalía, que realiza el bloqueo de cuentas bancarias”, agregó Barradas.

La UIF mantiene dos procedimientos en contra de los directivos de la Cooperativa Cruz Azul, detalló el abogado, y confió en que la autoridad, con las pruebas que tiene, y a pesar del amparo que interpuso Guillermo Álvarez, gire una orden de aprehensión en contra de él y los demás implicados.