Chelerías buscan subsistir debido a cierre de negocios y falta de cerveza

Chelerías buscan subsistir debido a cierre de negocios y falta de cerveza

632
0
Compartir
Foto: Internet, creditos a quien corresponda.

Vendedores se han tenido que acoplar a preparar distintas bebidas e implementar el servicio a domicilio.

Ciudad de México.- El cierre de negocios y la escasez del producto derivado de la cebada han puesto en jaque a vendedores de las famosas “micheladas”, bebida que se vende en gran parte de la ciudad.

Muchas familias sobreviven de la venta de esta peculiar bebida y es la razón por la cual solicitamos una entrevista a la dueña de un establecimiento dedicado a la venta de comida y cerveza.

Ubicado al norte de la ciudad en la alcaldía Azcapotzalco, “Karla”, dueña del lugar nos comenta que se ha visto afectado su negocio en casi un 60 por ciento debido a la pandemia que acecha al mundo entero. Ya que sus proveedores dejaron de surtir bebida por el cierre temporal de la fabricación de cerveza.

Es por eso que para salir adelante y poder generar dinero se dio a la tarea de aprender a preparar bebidas alcohólicas a base de licor como; Vodka, y Ron. Debido a que estos líquidos no han presentado escasez en el país.

Por lo cual implementó la venta de; “mojitos”, “azulitos” y “peceras”, poniendo también de un día a otro el servicio a domicilio y nos comentó lo siguiente…

Foto: Ilustrativa tomada de internet.

“Para mí no es una tarea fácil, ya que en pocos días tuve que darle un giro radical a mi negocio para poder sobrevivir y salir adelante. El servicio a domicilio me genera pánico y desconfianza, ya que no sabes a quien te enfrentas al momento de realizar una entrega, debido a que los clientes son personas que nos llaman, porque los productos los ofrecemos a través de grupos de Facebook”.

“Los días que más vendemos alcohol son los fines de semana, de lunes a jueves lo que solicitan es comida como alitas, papas a la francesa, boneless y costillas”.

“Tengo que salir adelante y no bajar los brazos, aunque son tiempos difíciles tenemos que buscar algún ingreso, porque el local en el que tengo mi negocio me piden pagar la renta mes con mes, aunque no pueda abrir por la contingencia”.

Foto: Ilustrativa tomada de internet.

En Ciudad de México se ha establecido un semáforo de cuatro colores: rojo, naranja, amarillo y verde. En el primero de ellos, que es la actualidad, los negocios permanecen cerrados.

Cuando se esté en naranja, que se prevé sea en junio, los restaurantes podrán tener un aforo total de 30 por ciento, con una separación de 1.5 metros entre cada mesa y medidas de sanitización en el momento de atención a cada cliente.

Foto, Twitter

En el momento que se pase al color amarillo estos negocios podrán recibir hasta 60 por ciento del total de usuarios que puede recibir, continuando con los protocolos de distanciamiento e higiene.

En el verde los restaurantes podrán recuperar la totalidad de su aforo; sin embargo, las medidas adicionales deberán de continuar sin ninguna distinción.